Tag

pedofilia

Browsing

E.G.V, cabo de la Policía Federal Argentina, parte de la División Central de Video, fue detenido en su casa por personal de la Policía Bonaerense tras ser acusado de pedofilia al pedirle fotos íntimas a una nena.

La Unidad Federal de Investigaciones N°5 de Morón acusa a E.G.V, cabo de la Policía Federal Argentina, de un delito aberrante: grooming, pedofilia, según confirmaron fuentes cercanas al caso a Infobae, el artículo 131 que castiga a quien le pide fotos sexuales a una menor.

Así, el cabo, de 34 años de edad, fue trasladado a una comisaría de Morón y renunció a ser defendido por un abogado de la institución, luego de que se secuestraran sus computadoras y teléfonos.

Según medios zonales, el cabo se habría hecho pasar por un chico para iniciar conversaciones por Instagram con una nena de 11 años, a la que le habría pedido fotos de índole sexual, además de videollamadas en las que no le habría mostrado su rostro completo a su víctima.

Fuentes en la fuerza aseguran que el jefe de la institución, el comisario Juan Carlos Hernández, ya firmó su pase a disponibilidad y se le iniciará un sumario administrativo más allá de la causa penal en su contra.

Por su presunto delito, E.G.V puede esperar una pena máxima de cuatro años de cárcel. Su identidad se mantiene en reserva para no exponer a otras potenciales víctimas.

Lo que inicialmente parecía un caso local se ha expandido pero investigan un enorme complejo de abuso infantil. En octubre de 2019, comenzaron las investigaciones contra un hombre de 43 años de Bergisch Gladbach. Se sospecha que había abusado sexualmente de su hija, una niña, y que filmaba el acto. El hombre compartió los videos en Internet. Ahora está claro: hay un total de 30.000 huellas de los perpetradores, es decir, las direcciones IP que se conectaban a la red de abuso.

«Estoy profundamente sorprendido», dice Johannes-Wilhelm Rörig, Comisionado del Gobierno Federal para el Abuso, en entrevista con DW. Y esto a pesar de que «cada día tengo que lidiar con la violencia sexual contra niños y jóvenes en nuestra sociedad», agrega. Se Investiga pero aún no está claro cuántos criminales están detrás de las 30.000 pistas. Algunos pueden haber usado múltiples direcciones IP. Pero el número de pistas y sospechosos podría aumentar aún más.

El objetivo es sacar del anonimato de Internet a los perpetradores y encubridores del abuso infantil, dijo el Ministro de Justicia de Renania del Norte-Westfalia (NRW), Peter Biesenbach (CDU), en Düsseldorf. La oficina central de Cibercrimen (ZAC) está investigándolo.

Este 1° de julio, este estado federado creará un nuevo grupo de trabajo para procesar a los delincuentes involucrados en el abuso de niños. En el caso Bergisch Gladbach ya se han identificado 72 sospechosos, diez de los cuales están en custodia. Se han presentado cargos contra ocho de ellos.

El Comisionado Federal de Abusos, Rörig, pide más personal y mejor tecnología para luchar contra los abusadores en toda Alemania. El gobierno de Renania del Norte-Westfalia afirma haber demostrado cómo es posible: «Nuestro estado federado asignó más personal a la investigación de los delincuentes de abusos en la red, modernizó la tecnología, utiliza la inteligencia artificial, creó una unidad de persecución digital y también estableció una fiscalía especial».

Bergisch Gladbach podría superar en sus dimensiones a todos los casos anteriores de abuso infantil en Alemania. Pero no es un caso aislado, dice Rörig. «Piense en los monstruosos casos de Staufen, de Lügde y de Münster. También me gustaría recordarles que el fenómeno no es nuevo». Rörig se refiere al caso Elysium, en el cual también alemanes estuvieron involucrados. La plataforma de Internet Darknet fue cerrada en 2017. 110.000 cuentas de usuarios en todo el mundo estaban registradas en esa red de intercambio.

En Alemania, el número de casos que se investigan y están oficialmente registrados de violencia sexual y de los llamados delitos de pornografía infantil ha ido aumentando durante años. En 2019, se investigaron casi 16.000 casos de violencia sexual contra niños. El año pasado, la Policía alemana realizó pesquisas en más de 12.000 casos de delitos de pornografía infantil, más del doble que en 2016.

Sin embargo, el número de casos que se investigan no indica necesariamente un aumento real de los casos de abuso, dijo el cibercriminólogo Thomas-Gabriel Rüdiger, en entrevista con DW. «Lo que estamos experimentando ahora mismo es un clásico fenómeno criminológico», dice Rüdiger. Si se investigan más intensamente, se conocerán más crímenes. Se cree que sólo se descubre uno de cada 15 o 20 casos de abuso sexual infantil.

¿Qué se puede hacer por las víctimas?

En el caso de Bergisch Gladbach, los investigadores asumen que hay más de 30 víctimas. El apoyo psicológico es a menudo vital para ellos. En Alemania, por ejemplo, se puede recurrir a la «Línea de ayuda contra el abuso sexual» para obtener ayuda anónima para las personas afectadas por la violencia sexual, así como para los familiares. En otros países se dispone también de servicios similares.

El Comisionado Federal para el Abuso, Rörig, exige que las escuelas y guarderías sirvan cada vez más como lugares de protección donde los niños puedan confiar en los adultos. «Las chicas y los chicos sólo hablan de la violencia que se les hace si tienen un ambiente de confianza, una situación de confianza. Y esto se puede crear en escuelas y guarderías, pero por supuesto también en clubes deportivos». Rörig ve la protección y ayuda a las niñas y los niños como una tarea nacional permanente, «para acabar con esta alta e insoportable cantidad de casos de violación».

Anna Chiara del Boca, realizó varias acusaciones contra su padre en donde declaró que Amalia Granata se metía en la cama con él y ella, mientras veían películas pornográficas

Anna Chiara, hija de la actriz Andrea del Boca, denunció que durante su infancia su papá la maltrataba psicológicamente y la obligaba a dormir con él y su novia por ese entonces mientras ellos estaban desnudos.

Según Rachel Holway, fundadora de Alerta Vida ONG y quien asesoró a la familia del Boca desde el 2004 al 2009, cuando Anna Chiara reveló los abusos que sufría, explicó que la pareja del empresario en el momento era Amalia Granata.

«Hoy me comuniqué con el fiscal general nacional, voy a presentar una denuncia para que no asuma. No está en condiciones de que asuma como diputada una mujer que metía en la cama, con su pareja, a una nena de cuatro años para ver películas porno, eso consta en autos.

Esto está en los expedientes de la causa de violencia sino también en las causas por impedimento de contacto. Ahí están los dichos de Anna Chiara que decía que su padre la metía en la cama con su novia, Amalia Granata, que en ese momento era totalmente desconocida porque todavía no había pasado el episodio de Robbie Williams», relató la asesora.

La fiscalía y la querella pidieron 10 y 13 años de prisión, respectivamente, para el ex jefe de Reumatología e Inmnunología del Hospital Garrahan, Ricardo Russo, por encontrarlo responsable de los delitos de «producción, tenencia y distribución de pornografía infantil», mientras que la defensa pidió su absolución.

Fue en el marco de la jornada de alegatos de clausura del juicio oral que se le sigue al pediatra, quien, al hacer uso de sus últimas palabras, dijo que «jamás» vulneró «el derecho de un niño».

El titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°6 que lleva adelante el debate, Gonzalo Segundo Rua, fijó la lectura de la sentencia para mañana a las 15:30.

Después de alegar durante casi una hora, la fiscal Daniela Dupuy, pidió hoy 10 años de prisión e «inhabilitación perpetua para ejercer el cargo de médico» y que, en caso de ser condenado con pena de prisión, permanezca detenido en una cárcel común hasta que la condena quede firme.

La fiscal aseguró haber cumplido su «promesa» de demostrarle al tribunal que Russo «distribuyó 336 videos de explotación sexual infantil, que tenía con fines inequívocos de distribución de 964 fotos y 68 videos de menores de 13 años realizando actividades sexuales explícitas, y que produjo 5 sesiones fotográficas de niñas exhibiendo sus partes genitales».

Esos videos encontrados en sus computadores «muestran horas y horas de bebés y niños abusados en reiteradas oportunidades», dijo.

En su alegato la fiscal se preguntó si «¿hay algún límite?» para no pasar de «lo virtual a lo real» (del consumo, distribución y tenencia de imágenes al abuso propiamente dicho) y recordó que uno de los peritos psicológos explicó que el coto lo ponen sólo «los frenos inhibitorios» del perpetrador.

«Dependemos, su señoría, nuestros hijos, o quienes se van a atender a un hospital público de los frenos inhibitorios del doctor: es alarmante», afirmó.

Respecto a las fotografías producidas en el consultorio, donde se pueden ver niñas acostadas en una camilla solamente con ropa interior que una mano masculina les descorre para dejar ver los genitales o las tomadas en la playa a niñas haciendo zoom en sus genitales cuando se cambiaban de ropa, la fiscal dijo que «bajo ningún punto de vista esas fotografías son las que saca un médico: son casi un abuso, violan todo protocolo».

Por su parte, la abogada querellante por el hospital Garrahan, Susana Ciruzzi, solicitó hoy 13 años de prisión e inhabilitación perpetua para el pediatrao Russo.

«Hemos visto y aprendido en este juicio el horror de la pornografía infantil que se asienta siempre en el abuso infantil», sostuvo.

A su turno, el abogado defensor Mario Izquierdo pidió la absolución de todos los delitos por «la inexistencia de los verbos típicos que requiere el artículo 128 del Código Penal: comercializare, divulgare, ofreciere, produjere y distribuyere» pornografía infantil y solicitó, además, que “en caso de que se le condene», permanezca en libertad hasta que la sentencia quede firme.

“Russo se pudo haber equivocado, consultado o tomado de una red accesible a todos, contenidos censurables que tenía en su computadora, pero que no compartió porque quiso: lo compartió el programa eMule” sin que él lo supiera, sostuvo el letrado.

Izquierdo insistió con que las cinco producciones fotográficas realizadas por el pediatra “tenían una finalidad médica” y que «Russo no tuvo ninguna víctima sino pacientes».

Además, aseguró que una madre que se ve en una de las fotografías del consultorio desvistiendo a su hija «tiene un concepto excelente de Russo» y quería testimoniar en el juicio pero no tuvo los medios para hacerlo.

En su alegato, el asesor tutelar Rodrigo Dellutri, apoyó las definiciones de la querella y la fiscalía y solicitó al magistrado «que tenga en cuenta que se ha superado un umbral de prueba necesario para acreditar la hipótesis de la Fiscalía y la querella».

Antes de dar por finalizada la audiencia, el acusado hizo uso de la palabra para decir «jamás vulneré el derecho de un niño» y que si le tomó fotos a sus pacientes era porque las “consideraba necesarias, pero siempre con el consentimiento y presencia de los padres”.

Esas tomas no sólo lo ayudaron a él en su práctica diaria sino también a sus «colegas de todo el país y del exterior que pudieron conocer enfermedades nuevas» con estos documentos.

Respecto de la distribución y material de pornografía infantil que se le atribuyen dijo: “Jamás quise divulgar ningún tipo de imagen y si esto ocurrió fue sin que yo pudiera haberlo advertido”

El británico Richard Huckle, condenado a cadena perpetua en Reino Unido por violar a numerosos niños en Malasia, murió en la cárcel, informaron las autoridades, y la prensa agregó que habría sido apuñalado.

El hombre, de 33 años, que se había declarado culpable de 71 agresiones sexuales y violaciones, estaba recluso en la prisión de máxima seguridad HMP Full Sutton, ubicada en Yorkshire, en el norte de Inglaterra.

«Richard Huckle, preso en HMP Full Sutton, murió el 13 de octubre», informó en un comunicado el departamento de Prisiones, dependiente del ministerio de Justicia. «Se está realizando una investigación policial», agregó sin más precisiones.

Según una fuente citada por el diario The Sun, «parece que Huckle fue apuñalado con un cuchilla de fabricación casera».

La policía sospechaba que el hombre había cometido más violaciones de menores que las que confesó, entre su llegada a Malasia en 2006 y diciembre de 2014, cuando fue detenido en el aeropuerto londinense de Gatwick.

La investigación identificó a 23 víctimas, la menor de las cuales tenía seis meses. La policía encontró asimismo un registro en el que detallaba abusos cometidos a 191 víctimas, sirviéndose de su posición como voluntario de una asociación cristiana. Huckle se centraba en los niños pobres de Kuala Lumpur y preparaba una guía destinada a los pederastas.

Los medios británicos indicaron que se estima que Huckle pudo abusar de hasta 200 menores, principalmente procedentes de comunidades de escasos recursos. «Los niños pobres son más fáciles de seducir que los niños de clase media occidentales», informó El Clarín.

 Jeffrey Epstein, el multimillonario estadounidense amigo del presidente de Estados Unidos Donald Trump acusado de tráfico y abuso sexual de menores, se suicidó en prisión, informó hoy el diario The New York Times.

El financista de 66 años fue hallado muerto esta mañana en su celda del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, aparentemente tras colgarse.

Epstein ya había sido hallado en su celda semiinconsciente y con marcas en el cuello el pasado 25 de julio, en lo que era investigado como un intento de suicidio.

Según el diario neoyorquino, «no estaba claro si las autoridades habían puesto guardias adicionales para vigilarlo» después de ese episodio.

Ayer se habían conocido nuevos documentos que daban mayores detalles sobre el reclutamiento de jóvenes y niñas para una red de tráfico sexual que Epstein presuntamente encabezaba, incluidas fotos, denuncias y unas memorias escritas por una supuesta víctima.

Epstein fue arrestado a principios de julio, imputado por tráfico sexual de menores y conspiración, tras la aparición de nuevos testimonios que lo situaban como líder de una «vasta red» de explotación de menores -algunas de 14 años- desde sus mansiones en Manhattan y Palm Beach, Florida, entre 2002 y 2005, así lo informó La Nación.

Anteriormente había estado bajo investigación por parte de las autoridades federales y locales por delitos sexuales contra niñas menores de edad que tuvieron lugar entre 2002 y 2005 en Nueva York y Florida. Pero en 2008 un acuerdo extraoficial con la fiscalía permitió cerrar la investigación a cambio de sólo 13 meses de cárcel y un pacto económico con las víctimas.

El empresario llegó a codearse con la élite de Estados Unidos, comenzando por el presidente Trump o el ex presidente Bill Clinton, así como el príncipe Andrés de Inglaterra.

Cuando el miércoles pasado se conoció la noticia de la detención del pediatra Ricardo Alberto Russo, jefe de Inmunología y Reumatología del prestigioso Hospital Garrahan, el estupor atravesaba todo: sitios de noticias, canales de televisión y, sobre todo, la conversación social. Sobre el médico de 55 años, pesa la sospecha de haber distribuido pornografía infantil. La investigación, que se inició en los Estados Unidos y tuvo también un correlato en Brasil, apunta a una red internacional de pedofilia.

Aunque son muchas son las aristas del caso, hay un aspecto que, además del la conmoción, genera muchos interrogantes. ¿Qué es exactamente un pedófilo? ¿Qué implica esta denominación para la psiquiatría? ¿Pueden detectarse? ¿Es el submundo más sórdido de Internet (la Dark Web) y la posibilidad del anonimato -por consiguiente, la relativa impunidad-, un elemento que complejiza la detección de estos criminales? ¿Son necesariamente psicópatas? ¿Cómo llevan adelante sus vidas?

La doctora en Psicología y docente de la materia Psicología del Delito y del Delincuente de la Universidad de Buenos Aires, Verónica Llul, responde algunas de estas preguntas y asegura: «El individuo busca proveerse de un nicho para estar cerca de sus potenciales víctimas».

-¿Qué es conceptualmente un pedófilo?

-Hay dos definiciones. Por un lado, la que ubica a la pedofilia dentro del conjunto de la parafilia, entendida como una conducta sexual desviada de la norma. Después, hay una definición conceptual más reciente, que es la que está en el DSM, el manual de psiquiatría que va por su quinta edición, y que establece tres criterios: uno temporal, que implica que el individuo lleve al menos por seis meses con ese tipo de fantasías. Por otro lado, que se repita la conducta con dos o tres niños distintos. Y luego, la edad de la persona, que tiene que tener al menos 18 años. Cuando se trata de personas jóvenes, la diferencia de edad tiene que ser de al menos de cinco años.

-En este caso, aparece un pediatra en el centro de las sospechas. Y ya han sido muchos los casos (incluidos miembros de la Iglesia) en los que los perfiles de los victimarios son justamente personas que buscaron una profesión que les de la cercanía con los niños…

-Desde la Criminología se interpreta exactamente así. El individuo busca proveerse de un nicho para estar cerca de sus potenciales víctimas. Pero pensándolo desde otra dimensión, también podríamos preguntarnos si no es la misma vía perversa del deseo la que los lleva a armar toda su vida en torno a su objeto de deseo. Es decir, puede tener que ver con que quiere estar cerca o con que no puede estar lejos. Por eso, pueden buscar estar donde el objeto que los atrae va a estar permanentemente presente y, de alguna manera, los mantiene sobreestimulados. 

-Internet por supuesto complejiza este tipo de crímenes, porque buscan garantizarse en esa suerte de submundo, la propia impunidad. Vos has hablado incluso de una suerte de «cofradía de los pedófilos» que se crea allí…

-Podemos seguir pensando en dos niveles. Por un lado, Internet les garantiza el anonimato y cierta dimensión de impunidad. Pero por otro, les da también la posibilidad de hacer una suerte de comunidad de goce. Parece armarse como una comunidad que cree que goza de lo mismo. E intercambian sus objetos, como era con los adictos el intercambio de jeringas. Intercambian un objeto muy visceral. Esas cofradías pueden pensarse, en resumen, en dos niveles: se juntan porque Internet les facilita la intimidad y el anonimato, pero también tiene que ver con que creen que hay un goce que puede pasar por vía transitiva al campo del otro. Como si ellos creyeran que pueden gozar todos de lo mismo. 

«Hay categorías que hablan de psicópatas integrados. Se camuflan y se meten, logran legitimarse socialmente. Tienen un fuerte mecanismo disociativo que les hace poder habitar dos escenas paralelas en simultáneo». Verónica Llul, doctora en Psicología.

-¿Es casi imposible detectar a un pedófilo por su conducta diaria?

-En principio, es difícil que alguien pueda hacer una lectura donde se correlacionen signos que hacen a un cuadro sin la información necesaria. No es posible dar tips. A mí no me parece serio. La pedofilia es un diagnóstico que de acuerdo al marco teórico desde el que se lo aborde, tiene distintas pautas. 

-Colectivamente, son hechos que nos conmocionan como pocas cosas…

-Por un lado, se genera la reacción de alarma social. ¿No se puede creer en nadie? Eso sucede frente a lo que supone que era un semblante de autoridad. Porque a pesar de que muchas instituciones se han visto vapuleadas en la posmodernidad, para muchos de nosotros continúan siendo ordenadores. Cuando uno de esos referentes, se ve cuestionado en su autoridad, se sacude el tejido social. Cuando se trata de hechos que tienen que ver con la parte más sórdida del ser humano, la reacción de repudio se relaciona con que no encaja con la normalidad en la cual se ordena el lazo social. Por eso muchas veces se habla de categorías como el monstruo, la bestia. 

-En algunas crónicas periodísticas, se reprodujeron las conversaciones entre pedófilos en foros y lo que se oberva es que también ellos construyen un relato de autojustificación. ¿Este es otro rasgo recurrente?

-Si, algunos psicólogos hablan de distorsiones cognitivas. La persona utiliza argumentos de legitimación que distan mucho del razonamiento válido. Y dicen cosas como: «A los niños le gusta explorar su sexualidad». Pero eso es un argumento cínico, porque que exista una sexualidad infantil, no habilita a un adulto a abusar de un niño. El cinismo es una posición subjetiva, en la que estás usando un emblema noble para justificar una canallada. Esto es lo complicado de este tipo de personajes, porque es como si entre ellos se autojustificaran y de esa manera, bajaran el nivel de autorreproche. 

-Cómo suelen llevar adelante su vida?

-Hay categorías que hablan de psicópatas integrados. Se camuflan y se meten, logran legitimarse socialmente. Tienen un fuerte mecanismo disociativo que les hace poder habitar dos escenas paralelas en simultáneo. Hay un mecanismo de funcionamiento muy particular. Los obsesivos pueden tener una doble vida: tener a la madre de sus hijos en la casa y a la amante en otro sitio. Pero acá se trata de algo que está especialmente prohibido por la ley. Esa clandestinidad implica un fenómeno de otro orden. Acá se trata de una conducta abusiva sobre el cuerpo de un niño. Ahí hay un salto cualitativo en la idea de doble vida. Es mucho más que eso. 

-¿Hay necesariamente una tendencia psicopática en una persona así?

-No necesariamente. Son conceptos de marcos teóricos diferentes. La pedofilia viene de la psiquiatría. La psicopatía generalmente tiende a estar asociada con una cosa manipulatoria, que no todo pedófilo tiene. Porque no necesariamente alguien que tiene fantasías sexuales con niños se instala en una posición psicopática. El que lleva adelante un abuso, sí. Si quiere hacer uso del niño y pasar al acto, el abusador sí tiene esa tendencia. Son diagnósticos que explican fenómenos distintos. Son muchas las variables que intervienen al mismo tiempo, por eso los conjuntos se interceptan de una u otra manera dependiendo de cada caso. 

-¿Cómo suelen relacionarse con sus familias?

-No suelen ser personas agresivas ni violentas. Fenomenológicamente, nada los distingue de un neurótico común y corriente que no cometió mayores delitos. Lo que hay que evaluar es otra cosa, más allá de la conducta. No va a ser por esa vía que aparezcan los signos.

 

 

TN

El procedimiento se llevó a cabo en noviembre del año pasado. Así lo informó la ministra de Seguridad Patricia Bullrich al brindar una conferencia de prensa.

La ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich afirmó, esta mañana, que por el caso del pediatra del hospital Garrahan acusado de distribuir pornografía infantil se realizó un operativo el año pasado en Río Negro.

Así lo detalló esta mañana al brindar una conferencia de prensa junto al vicejefe de la ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli. En diálogo con la prensa, la ministra sostuvo que el 22 de noviembre del año pasado se realizaron 40 allanamientos en simultáneos efectuados por distintas fuerzas en varias provincias del país y en Brasil.

“Se realizaron 40 allanamientos en simultáneo en Brasil y la Argentina, donde trabajó en forma conjunta la Homeland Security (organismo del gobierno de Estados Unidos), la Policía Federal, de la Ciudad, Gendarmería Nacional y la justicia a través de la fiscalía especializada en ciberdelitos”, explicó la ministra.

“En Argentina se hicieron: dos en Chaco, uno en Santiago del Estero, uno en Catamarca, uno en La Rioja, uno Mendoza, uno en La Pampa, uno en Río Negro, 16 en la provincia de Buenos Aires, 11 en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, uno en Entre Ríos y cuatro en Santa Fe”, detalló Bullrich.

Ayer, el médico pediatra del Hospital Garrahan Ricardo Russo, acusado de tenencia y distribución de pornografía infantil y vinculaciones con una red internacional, se negó a declarar ante la fiscalía. Según precisaron fuentes del caso se encontraron más de cien videos en la computadora del detenido.

“Desde el 22 de noviembre el departamento de cibercrimen de la Policía de la Ciudad y Gendarmería trabajaron para llegar a las detenciones de ayer, como la de Russo, que conmocionó a todo el mundo médico y la sociedad”, agregó Bullrich.

Por otro lado, indicó que un hombre de 23 años fue detenido anoche en la localidad cordobesa de Río Tercero por la misma causa.

La ministra reiteró que se trató de “un trabajo en equipo con la Homeland Security de Estados Unidos y la policía de Brasil, un verdadero trabajo en equipo como el que nos pide el presidente Mauricio Macri”.

 

Río Negro

De los 32 obispos que presentaron la renuncia, Jorge Bergoglio decidió remover a siete y nombrar «administradores apostólicos» en las sedes que quedaron vacantes.

El papa Francisco recibió hoy en el Vaticano a la cúpula de la Iglesia chilena, en medio de la larga crisis por los abusos de sacerdotes a menores en el país trasandino.

El pontífice se reunió este lunes con el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Jaime Silva Retamales; el vicepresidente de la institución, René Osvaldo Rebolledo Salinas; el cardenal Ricardo Ezzati Andrello, arzobispo de Santiago; y los obispos Juan Ignacio González Errázuriz y Luis Fernando Ramos Pérez.

La reunión se dio a poco más de un mes de la cumbre extraordinaria sobre pedofilia convocada por el pontífice del 21 al 24 de febrero en Roma y a la que llamó a los presidentes de todos los episcopados del mundo.

Además, el encuentro de esta mañana, sobre el que el Vaticano prefirió no hacer declaraciones, se da tras la histórica renuncia en masa de 32 obispos chilenos en mayo de 2018, jaqueados por la crisis de abusos en su país que explotó durante el viaje de Francisco en enero pasado.

Télam