Tag

Parque Nacional los Alerces

Browsing
La Administración de Vialidad Provincial (AVP), bajo la conducción de Nicolás Cittadini, continúa con el mantenimiento de las rutas provinciales. El trabajo rutinario se realizó en la ruta provincial Nº 63 entre Gobernador Costa y José de San Martín, mientras que en la ruta Nº 71 se trabajó entre Cholila y el ingreso al Parque Nacional Los Alerces.
Específicamente, en estas dos vías se realizaron trabajos de repaso en los tramos de ripio y de limpieza de banquinas en los tramos asfaltados.
Estas tareas son de suma importancia para mantener la comunicación entre las localidades, principalmente en los trayectos de ripio donde se acumula humedad y si no se realizan movimientos de suelo se producen anegamientos.
También es fundamental el trabajo de limpieza cerca de la calzada porque de esta manera se le brinda a los conductores banquinas en óptimas condiciones mejorando la seguridad en la transitabilidad.
Con la organización del Ministerio de Turismo del Chubut que encabeza Herman Müller, tuvo lugar un encuentro de informantes turísticos y responsables de áreas municipales vinculadas con la actividad, al cual también asistieron intendentes de diferentes localidades de la Comarca. La convocatoria giró en torno a la declaración del Parque Nacional “Los Alerces” como Sitio Patrimonio de la Humanidad.
Más de 80 personas fueron parte de la propuesta celebrada en el Parque Nacional, primero con una enriquecedora capacitación y luego con la tradicional excursión por el Alerzal Milenario, donde los concurrentes conocieron en situ las bondades de este atractivo natural paradisiaco ubicado en plena Cordillera chubutense.
El director regional del Ministerio de Turismo, Américo Austin, trazó un balance más que positivo del evento que congregó a delegaciones de distintos puntos de la Comarca, incluso de El Bolsón y del vecino país de Chile. A su vez, realzó la predisposición y el compromiso demostrado por cada uno de los participantes. 
Señaló el funcionario provincial que la nutrida presencia de secretarios, directores, informantes turísticos e intendentes habla a las claras del significado que reviste el turismo en la zona como motor de la economía y fuente de ingresos genuinos para múltiples sectores.
Recordó que desde la cartera a cargo de Herman Müller “se viene trabajando permanentemente en la capacitación y formación de los integrantes de las áreas de Turismo, destacando lo fundamental del factor humano y con el fin de llegar a tener un cuerpo de informantes que logren ser asesores turísticos”, indicando que “todos somos informantes turísticos de nuestro destino”.
Por otro lado, contó que un alto porcentaje de los asistentes al encuentro de este miércoles no conocía al Alerzal Milenario y tampoco disponía de información en profundidad relacionada con la declaración de Sitio Patrimonio de la Humanidad realizada por la Unesco el pasado año, distinción que posiciona al Parque Nacional a nivel mundial. 
“La actividad realizada toma mayor significado ya que resulta muy difícil describir o asesorar sobre un lugar que uno no conoce o que no tuvo la posibilidad de vivir la experiencia”, manifestó.
En otro orden ponderó el grado de interrelación entre todos los participantes, aspecto que consideró sumamente destacable “teniendo en cuenta la necesidad de formar un verdadero equipo de trabajo y que todos los destinos turísticos estén vinculados entre sí para un mejor intercambio y actualización de la información”.
Reveló además que hubo propuestas y sugerencias para concretar a futuro encuentros de similares características en otros atractivos de la Cordillera de forma tal que pueda fortalecerse el conocimiento de los mismos.
Durante la jornada, y aprovechando la presencia de los directores de Promoción, Ulises Zadoff, y de Calidad Turística, Gissela Huayquimilla, se generaron reuniones para planificar y coordinar acciones a lo largo del año en curso.
Por último, Austin explicó que desde el Ministerio de Turismo “se quiere hacer llegar un agradecimiento tanto al intendente del Parque Nacional Los Alerces, Ariel Rodríguez, y a todo su equipo de trabajo, como a la empresa CLEONA y en especial al señor Carlos De Bernardi, que hicieron posible que la actividad realizada haya sido un total éxito, quedando demostrado que cuando se coordinan esfuerzos y voluntades entre instituciones y el sector privado pueden conseguirse excelentes resultados”.
En el día de ayer el Intendente de Trevelin, Omar Aleuy, y el Secretario de Turismo, Víctor Yáñez, participaron de un encuentro en el Centro de Informes del Parque Nacional Los Alerces.
Estuvieron presentes intendentes, secretarios, informantes turísticos, responsables de las áreas de turismo y referentes del sector, tanto de la cordillera, como de El Bolsón y Futaleufú, Chile.
En la oportunidad, los presentes recibieron una charla sobre el alcance y las características de la declaración del Parque Nacional Los Alerces como Patrimonio de la Humanidad.
Una vez finalizada la charla, los participantes realizaron la excursión al Alerzal Milenario con el fin de conocer este magnífico lugar que se encuentra dentro del área protegida y luego darle mayor publicidad en sus ciudades.
En este marco, el Intendente Aleuy agradeció la invitación para participar del encuentro y la posibilidad de continuar trabajando en conjunto con los demás municipios para promocionar e incentiva el turismo en la zona.
Por su parte, Víctor Yáñez señaló “hay varias localidades, con informantes y autoridades que vienen a conocer el Parque Nacional Los Alerces y es muy importante que lo hagan para poder hablar del tema. No se puede conservar y preservar lo que no se conoce, por eso agradecemos al intendente Rodríguez por abrirnos las puertas”.
Por último, el Intendente del área protegida, Ariel Rodríguez, resaltó la importancia del encuentro, ya que desde la declaración de Patrimonio de la Humanidad restaba reunir a todos los municipios para brindarles mayores detalles al respecto.
“Fue muy positiva la participación de informantes de la región y también de la vecina localidad de Futaleufú. Creemos que la mejor difusión es conocer el área y pretendemos que los turistas tengan la mejor información con un conocimiento real del lugar”, concluyó Rodríguez.

La misma tuvo como objetivo, realizar un intercambio de experiencias entre productores y técnicos que trabajan en la zona.

La jornada la inició Rodrigo Arezo, técnico asesor del Grupo de Cambio Rural II “Aldea Las Pampas” e integrante de la comisión directiva de la Asociación Los Pioneros, en conjunto con su presidente, Fermín Solís y Juan Iribarne, tesorero de la asociación.

Luego integrantes del grupo “La Revancha”, abordaron el tema del convenio que llevan adelante con el Parque Nacional Lago Puelo, y compartieron diferentes observaciones respecto de experiencias productivas y su relación con el avance de determinadas especies vegetales. En la presentación se agradeció a los técnicos de INTA por el impulso y el acompañamiento que le dan al grupo.

El Dr. Axel Von Müller expuso el trabajo que se viene desarrollando en la localidad de Carrenleufú, con la construcción de instalaciones comunitarias para el manejo del ganado vacuno.

En este sentido explicó cuál fue el punto de partida teniendo en cuenta las necesidades de la población, y las características culturales y ambientales de la zona.

Participaron de la jornada, productores de diferentes lugares del noroeste de Chubut: Lago Puelo, El Hoyo, Río Pico y Aldea de Las Pampas. Además se hicieron presentes Nicolás Stier, coordinador territorial para Patagonia del programa Cambio Rural II; Hernán Colomb, coordinador del Programa Nacional de Protección de los Bosques Nativos; Osvaldo Buratovich, director de la Estación Experimental INTA Esquel; Pablo Rimoldi, asistente de Vinculación Tecnológica; Mario Pinilla de la Delegación de Guardaparques del Parque Nacional Los Alerces; Cristina Solís, presidenta de la Comuna Rural Atilio Viglione, entre otras técnicos que trabajan en la zona.

La jornada generó un intercambio de datos útiles entre productores, que compartieron diferentes tópicos y compararon diferentes costos y precios productivos de cada predio, además de incorporar nuevos conocimientos e innovación que les permitan eficientizar su producción.

Las actividades concluyeron en horas de la tarde, tras finalizar una recorrida por el campo.

El “Alerce Abuelo” tiene 2600 años y es uno de los tesoros de la naturaleza de Esquel Crédito: Administración de Parques Nacionales (APN)

En el sur del país, el Parque Nacional Los Alerces, atesora árboles milenarios. Pero uno, El Alerce Abuelo, echó raíz aquí hace 2600 años: en tiempos en que en otras latitudes del planeta un príncipe de Babilonia derrotaba al imperio Egipcio. Ajeno a guerras y batallas de la humanidad, El Alerce Abuelo creció lentamente aquí mientras Alejandro Magno conquistaba desde Grecia hasta la India, mientras se construía la Murralla China.Ya era un árbol adulto cuando nació Jesucristo.

El Alerce Abuelo, que se mantiene en pie a orillas del lago Menéndez, fue contemporáneo al desarrollo de las culturas andinas y a las cruzadas de oriente. Fue testigo temporal de la llegada de Colón a América y de la declaración de la independencia de la corona Española.

Su ubicación geográfica fue clave para sobrevivir a cambios climáticos, a volcanes e incendios. Y a todas las revoluciones del mundo moderno.

El “Alerce Abuelo” tiene 2600 años y es uno de los tesoros de la naturaleza de Esquel

Es necesario navegar más de una hora, caminar otra hora y recorrer unos cien kilómetros desde el aeropuerto más cercano, situado a 1900 kilómetros de Buenos Aires, para contemplarlo.

Desde Esquel hay que viajar unos cien kilómetros hasta la pasarela que cruza el río Arrayanes en la desembocadura del Lago Verde para arribar al Parque Nacional Los Alerces, desde allí caminar unos mil metros para llegar a Puerto Chucao, embarcarse en un catamarán, navegar por las aguas verdes del Lago Menéndez, hasta llegar finalmente al alerzal: un bosque donde los alerces conviven con arrayanes, lianas y pequeñas orquídeas salvajes a orillas del Río Cisne.

El “Alerce Abuelo” tiene 2600 años y es uno de los tesoros de la naturaleza de Esquel Crédito: Administración de Parques Nacionales (APN)

El Alerce Abuelo, en peligro de extinción en el mundo entero, es visitado por admiradores de todo el planeta. Entre ellos Tall Fisher y Yiftah Blumberg viajaron desde Israel atraídos por este árbol milenario: “Vinimos porque un amigo de Jerusalén nos recomendó verlo”, cuenta la pareja de turistas.

Son miles los extranjeros que llegan desde distintos continentes fascinados por este árbol milenario. Dries Bevers llegó desde Bélgica. “Precioso”, susurra en ingles frente al alerce abuelo. “Lo más lindo del país” coinciden sus compañeros de viaje, la mayoría de Holanda.

El atractivo de este árbol de 57 metros de alto y 2,8 metros de diámetro, consiste sin duda, en su secreto milenario. Es segundo árbol más longevo del planea, detrás del Pinus Longaeva que se encuentra en Estados Unidos, sostiene Ariel Rodríguez intendente de este parque nacional.

El alerce abuelo sobrevivió a 10 generaciones de arrayanes; 400 generaciones de cóndores y 87 generaciones de huemules. Sobrevivió al cambio climático, protegido por la cordillera de Los Andes, y un bosque prácticamente inexplorado.

El “Alerce Abuelo” tiene 2600 años y es uno de los tesoros de la naturaleza de Esquel Crédito: Administración de Parques Nacionales (APN)

Es que la mayor parte de las 263.000 hectáreas del Parque Los Alerces es territorio virgen. Territorio sin rutas, sin energía eléctrica. El alto grado de preservación hizo posible que 188.000 hectáreas fueran distinguidas este año como Patrimonio Mundial.

Unesco ponderó el alto nivel de conservación del parque para otorgar el sello que sólo tienen cuatro parques en la Argentina. Y apenas 300 alrededor del mundo. También ponderó características propias del árbol que dio nombre al parque: “Los genes exclusivos del Alerce, son de alta diversidad genética, pero dentro de los seres vivos es mono típico”, explica el biólogo Gabriel Bauer.

Otro biólogo, Martín Izquierdo explica porqué el Alerce es de un linaje milenario: “La flora y la fauna de estos bosques se remonta a los tiempos en que los continentes estaban unidos”, sostiene.

Tras la división de los continentes y a lo largo de los siglos el alerce siempre fue venerado. Los pueblos originarios lo reivindicaron antes que la Unesco. Ellos lo nombraron Lahuan o Abuelo Solitario, debido a que perduraba de pie en el bosque mientras que otros cientos de ejemplares caían a su lado.

El “Alerce Abuelo” tiene 2600 años y es uno de los tesoros de la naturaleza de Esquel Crédito: Administración de Parques Nacionales (APN)

La formación del alerzal fue un proceso lento. Cada árbol crece un milímetro de diámetro por año. Y requiere un ambiente especial de humedad: en el alerzal llueve 300 días de los 365 días del año.

La experiencia de las personas que llegan a visitarlo es casi mística. Muchos visitantes recorrer cientos de miles de kilómetros para meditar, o hace yoga en esta especia de santuario donde sólo se llega embarcado, a través de un pequeño embarcadero denominado Puerto Sagrario.

“La mitad de los 150.000 visitantes que llegan aquí cada año vienen por el alerzal. La experiencia principal es el contacto íntimo con la naturaleza”, sostiene Mariela Gauna, coordinadora de uso público y conservación del parque nacional Los Alerces.

“Este árbol es mágico”, dice Natalia Quintana, asistente de guardaparques. “Sueño con dormir una noche acá, junto al alerce abuelo”, sostiene la mujer que integra un equipo de un centenar de agentes de conservación asignados a esta área protegida. La mujer cree haber develado el secreto que atrae a visitantes de distintas latitudes. “Todos nosotros vamos a irnos de este mundo y el alerce seguirá aquí”, dice la mujer. La experiencia de su contemplación es única. La presencia de este árbol, en este bosque milenario, enciende acaso, la ilusión de la permanencia ante el paso del tiempo.

Por: María José Lucesole

Más de tres millones de visitantes por año disfrutan la experiencia de realizar actividades en los entornos naturales de las áreas protegidas. Un recorrido por las distintas regiones de Argentina, vinculando los destinos turísticos con los parques nacionales de cada zona para descubrir la reserva de emociones del país.

Buenos Aires, 14 de diciembre de 2017.- Llegan las vacaciones de verano y, a la hora de planificarlas, el lugar de descanso elegido puede incluir tanto a los parques nacionales cercanos al destino como a aquellos que se encuentran conectados a las rutas de ingreso a las ciudades turísticas.

Cerca de todos los destinos del país hay un parque nacional, ya que fue en estas áreas donde empezó a desarrollarse, hace casi un siglo, la actividad recreativa de los argentinos. Ese diseño original, que enlaza rutas, servicios turísticos y circuitos comarcales, permite acceder a experiencias en el entorno natural propio de cada región, despegadas de los grandes centros urbanos.

CON RUMBO SUR

La Patagonia andina propone un eje vial, la Ruta 40, para unir los parques desde Aluminé, en el norte del Neuquén, hasta El Calafate, en el suroeste de Santa Cruz. Son más de mil setecientos kilómetros de aventuras que van desde el montañismo hasta las excursiones náuticas, sumando senderismo, acampe, cabalgatas y rafting a esta oferta única de actividades en la base oriental de los Andes patagónicos.

Los parques nacionales Lanín, Nahuel Huapi, Los Alerces, Perito Moreno y Los Glaciares se conectan entre sí gracias a esta emblemática ruta, que además vincula a los lagos de la zona de Aluminé y Junín de los Andes con el tramo de “la 40” conocido como Ruta de los Siete Lagos, situado entre San Martín de los Andes y Villa La Angostura.

Siguiendo hacia el sur de San Carlos de Bariloche -y pasando por los parajes de El manso y El Foyel- en la zona de El Bolsón y Lago Puelo se impone la cultura gastronómica de la Comarca Andina del Paralelo 42. Allí, en el límite de Río Negro y Chubut, se rescatan sincréticamente los sabores locales combinados con antiguas recetas traídas por los primeros inmigrantes a principios del siglo pasado desde los Alpes europeos, a la vez que puede disfrutarse del paisaje protegido del Parque Nacional Lago Puelo.

Cholila, Esquel y Trevelin enmarcan por sus accesos norte, centro y sur al Parque Nacional Los Alerces, recientemente incorporado por la UNESCO al listado de Sitios Patrimonio Mundial por albergar y conservar desde hace más de ochenta años el Alerzal Milenario, el bosque más antiguo de América del Sur. La zona es ideal para organizar una visita que asocie los atractivos del parque, sus áreas de acampe conectadas por senderos y lagos y la oferta de servicios de los municipios circundantes al área protegida, incluyendo en este circuito los pasos internacionales a Chile que permiten acceder a Futaleufú y Palena para disfrutar de la cultura trasandina.

De camino al sur de Santa Cruz, la Ruta 40 acerca al viajante al Parque Nacional Perito Moreno, vinculado a Bajo Caracoles, Lago Posadas y Gobernador Gregores. Un espacio de inmensas estepas, lagos de origen glacial y montañas de piedra que ofrece nuevos refugios para visitantes como el ubicado en el Valle del Río Lácteo, con vistas al Cerro San Lorenzo, uno de los más importantes de la Patagonia austral argentina.

Más adelante en el recorrido, El Calafate y El Chaltén son las localidades que sirven de base operativa para las excursiones al Parque Nacional Los Glaciares, el más extenso del país. Campos de hielo, glaciares milenarios y sendas únicas entre bosques y montañas ponen de manifiesto la magnitud del paisaje que rodea al visitante.

Excursiones náuticas, caminatas sobre el hielo y una extensa red de senderos con diverso grado de dificultad hacen de esta área protegida el lugar ideal para combinar distintas actividades como pesca deportiva, trekking, camping y avistaje de fauna.

Para continuar viaje, las opciones incluyen un puente aéreo hasta Ushuaia o seguir la ruta y llegar por tierra hasta el Fin del Mundo para conocer el Parque Nacional Tierra del Fuego, donde los Andes y sus bosques se juntan con el mar. Navegar los canales fueguinos, caminar por senderos rodeados de lengas, disfrutar de las historias del siglo pasado a bordo del Ferrocarril Austral Fueguino -conocido como “tren del fin del mundo”- y disfrutar de la gastronomía local son algunos de los atractivos que ofrece el lugar, que es además punto de partida de los cruceros que visitan la Antártida en temporada estival.

Al regresar del Sur por la Ruta 3 es posible visitar el Parque Nacional Monte León, con sus miradores para avistar fauna marina y un centro de visitantes con la historia ganadera de estos campos que desde el año 2004 se han reconvertido en área protegida. Los accesos y caminos internos del Parque fueron recientemente habilitados para todo tipo de vehículos, por lo que se puede recorrer las pasarelas del sector costero.

ENTRE LOS ANDES Y EL LITORAL

En la franja central del país, dos ambientes de particular magnitud unen los montes y las formaciones geológicas con vestigios de la era de los dinosaurios en Talampaya, La Rioja, en y Sierra de las Quijadas, San Luis. La provincia puntana cuenta con ciudades preparadas para la recepción de visitantes, como es el caso de Potrero de los Funes y Merlo, destacando por su cercanía con el área protegida el complejo La Aguada, que ofrece cabañas, cabalgatas, travesías a pie y en bicicleta.

En La Rioja, los cañones del río Talampaya esperan a los visitantes con una amplia oferta de excursiones para todos los públicos y una reproducción a escala de los dinosaurios del Triásico, que pueden ser complementadas con travesías en los alrededores de Villa Unión, ciudad que aglutina los servicios turísticos tanto alojativos como gastronómicos y logísticos. Junto con el Parque Provincial Ischigualasto, en San Juan, conforman una unidad de conservación declarada Sitio patrimonio Mundial por la UNESCO.

Para los que eligen la ciudad de Carlos Paz, a poco más de 50 kilómetros -sobre la ruta provincial N°34- se accede al Parque Nacional Quebrada del Condorito, parte esencial del sistema de protección de las cuencas. Protege ambientes como la planicie de Pampa de Achala, reserva hídrica que abastece a más de la mitad de la provincia de Córdoba, y ofrece una red de senderos que permite acceder a un mirador desde donde se puede disfrutar a los cóndores enseñando las primeras lecciones de vuelo a sus crías.

En el Este del país, en cambio, los humedales y riberas del Litoral presentan una variada gama de parques nacionales en Entre Ríos, con El Palmar y Pre Delta, y Corrientes, con Mburucuyá. Los ríos Paraná y Uruguay y los Esteros del Iberá enmarcan una región caracterizada por sus tradiciones culturales, donde destacan la música y la gastronomía como característica diferencial.

El Palmar, cercano a la ciudad de Ubajay y equidistante de grandes centros urbanos como Colón y Concordia, cuenta con camping, proveeduría y restaurante y confitería, además de ofrecer una serie de opciones como adentrarse entre los palmares de Yatay para el avistaje de fauna o disfrutar de actividades náuticas. El vecino Refugio de Vida Silvestre La Aurora del Palmar completa la oferta local en cuanto a servicios turísticos.

HISTORIAS DEL NORTE GRANDE

Sin duda, una de las estrellas del sistema nacional de áreas protegidas es el Parque Nacional Iguazú, visitado cada año por más de 1.300.000 personas de todo el mundo. Este destino, que forma parte del Corredor Verde de Misiones junto a los Saltos del Moconá y las Ruinas Jesuíticas de San Ignacio, mantiene la cultura guaraní en el marco de uno de los últimos relictos de Selva Paranaense. Este Parque es Sitio de Patrimonio Mundial y las Cataratas del Iguazú son consideradas una de las maravillas naturales del planeta.

Más al norte, en el límite de Formosa con Paraguay, se encuentra el Parque Nacional Río Pilcomayo, un sitio Ramsar donde pueden avistarse unas 324 especies de aves. Una región de pastizales y palmares con abundante fauna nativa y clima subtropical húmedo con estación seca, que modela el paisaje y las costumbres de los habitantes. Los dos pueblos vecinos, Laguna Naineck y Laguna Blanca, cuentan con alojamientos, comedores, proveedurías y estaciones de servicio. Muy cerca se encuentra Clorinda, la ciudad cabecera de la zona con múltiples servicios y actividades frente a la capital paraguaya, Asunción.

El viaje desde Formosa hasta Jujuy por la Ruta Nacional 81 permite conocer sitios de especial belleza, como el Bañado La Estrella y la Reserva Natural Formosa, hasta llegar al próximo destino en la yungas jujeñas: el Parque Nacional Calilegua. Este espacio protegido ofrece senderos y miradores para disfrutar de los distintos estratos de una selva muy particular, que culmina conectándose en su parte más alta con la Puna.

Pueblos ocultos en las quebradas verdes, como San Francisco y Valle Grande, ofrecen su hospitalidad a los visitantes. Allí los habitantes locales prestan servicios turísticos como caminatas guiadas a las Termas del Jordán y cabalgatas por esta selva de altura, en la que se han registrado unas 123 especies de árboles, 120 de mamíferos y 350 de aves.

Ascendiendo aún más hacia los Andes, los Valles Calchaquíes se presentan con una riquísima cultura propia, representada por la gastronomía y la producción artesanal de productos textiles y de alfarería. En este entorno único se encuentra el Parque Nacional Los Cardones, que alberga ambientes característicos de varias ecorregiones: Altos Andes, Puna, Monte de Sierras y Bolsones y Yungas. Payogasta y Cachi son los poblados más cercanos a este gran cardonal de más de diez mil hectáreas de extensión, con alrededor de un millón de ejemplares de este enorme cactus de porte arbóreo y forma de candelabro.

Para llegar desde la capital salteña, se accede por las rutas Nacional 68 y Provincial 33 hasta el paraje Piedra del Molino, a más de 3.000 metros de altura, transitando en el recorrido previo por la emblemática Cuesta del Obispo, un camino sinuoso que asciende unos mil ochocientos metros desde los valles bajos.

Desde Cachi, siguiendo en sentido norte la Ruta 40, una travesía por la Puna acerca al viajante a destinos consagrados en las agendas turísticas de América del Sur: San Antonio de los Cobres, Purmamarca, Tilcara y Humahuaca son recorridos por visitantes de todo el mundo.

Más al norte aún, antes de llegar al límite con Bolivia en La Quiaca, la ciudad de Abra Pampa marca la puerta de ingreso al Monumento Natural Laguna de los Pozuelos. Este humedal, situado a unos cuatro mil metros de altura y reconocido como Sitio Ramsar, recibe durante el verano aves migratorias del hemisferio norte como el falaropo tricolor y la becasa de mar. Sin embargo, son los flamencos quienes reinan en este espejo de agua, habiéndose contabilizado más de 30.000 ejemplares de las tres especies que pueden encontrarse en Argentina: el flamenco común y las parinas grande y chica.

Más imágenes: click aquí

Buenos Aires, 12 de diciembre de 2017.- Conforme a lo ordenado por el Juzgado Federal de Esquel, en el día de hoy se llevó a cabo la restitución del inmueble del área relativa al Camping Agreste Bahía Solís, en el Parque Nacional Los Alerces, que se encontraba siendo operado sin la habilitación correspondiente para la prestación del servicio de campamento.

El procedimiento judicial se basó en lo sentenciado por la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia y el Juzgado Federal de Esquel, en función de haberse acreditado la expiración del permiso de explotación del Camping y haber sido rechazada por la justicia la acción de amparo iniciada por la Sra. Alarcón el año pasado.

El permiso de explotación de este Camping había sido inicialmente otorgado al Sr. Alarcón en carácter de “prueba piloto” para el período entre el 1° de enero y el 1° de mayo de 2011, siendo luego prorrogado en diferentes oportunidades hasta el año 2015. Ante el vencimiento de dicho permiso y el cese de la última autorización emitida -vigente hasta el 30 de abril de 2016-, el organismo notificó el 3 de mayo de 2016 a la Sra. Alarcón el procedimiento de recepción de las instalaciones para el día 10 de ese mismo mes.

En función de la negativa de atender al pedido de restitución formulado por el organismo, y avalado por la justicia, el 26 de diciembre de 2016 se inició el proceso que motiva la medida del día de la fecha.

La Administración de Parques Nacionales no niega ni desconoce el carácter de pobladores de los integrantes de la familia Alarcón en cuanto al Permiso Precario de Ocupación y Pastaje (PPOP) Nro. 272, el cual refiere al Lote 18 del Parque Nacional Los Alerces, distante a varios kilómetros del predio del camping Bahía Solís (correspondiente al Lote 14).

Diputados provinciales iniciarán gestiones esta semana ante diferentes organismos a los efectos de lograr evitar una medida de acción directa contra pobladores del Parque Nacional Los Alerces, quienes han sido intimados a “desalojar un espacio el próximo 12 de diciembre bajo apercibimiento de ser lanzado bajo la fuerza pública” según reza el escrito del oficial de Justicia.
El viernes pasado el Diputado Provincial del PJ-FpV, José María Grazzini se reunió con una treintena de pobladores a los efectos de interiorizarse de la situación en general que vienen atravesando con respecto al accionar de la administración local. Durante más de dos horas se hizo un repaso histórico de las luchas constantes de los primeros pobladores, muchos de ellos ya fallecidos, quienes aceptaron la puesta en marcha del Parque para sumarse al cuidado y control de las bellezas naturales.
Posteriormente, se incursionó en la información de cada caso en particular, donde el más urgente es la acción de desalojo de un camping familiar cuyos primeros pobladores se afincaron hace más de cien años. “Es clave modificar este estatus de presión para correr la gente sin ton ni son y buscar un canal de dialogo para acción” sostuvo el legislador provincial al finalizar la reunión.
“La idea, por un lado, es analizar que se tomen medidas preventivas para evitar males mayores que solo generan bronca y enfrentamientos y por el otro poner en marcha el Convenio suscripto en el año 2005 entre el Estado Nacional, la provincia y el Municipio” remarcó Grazzini.

Intervención del Senado

Por otra parte, el Diputado estableció que “es la idea analizar que se involucre el Senado de la Nación y me comunicaré con nuestra representante, Nancy González; a los efectos de prestar atención y promover tareas efectivas con amplia participación de los interesados”.

Como se recordará, a los inicios del 2005 el Gobierno Provincial suscribió con la Administración Nacional de Parques y la municipalidad de Esquel un convenio que luego fue ratificado por Ley, donde se fijan mecanismos de acción directa para evaluar actividades y desarrollar proyectos, incluyendo financiamientos para los mismos, con intervenciones de diferentes estamentos.
Finalmente, Grazzini indicó que “la mejor forma de evitar acciones violentas es la promoción del diálogo y cumplimiento de los acuerdos suscriptos y considero que es la Administración de Parques quien tiene aquí que poner su mayor voluntad de llegar a buen puerto”.

INGRESÓ UN PROYECTO DE DECLARACIÓN A LA LEGISLATURA DE CHUBUT

A fin de requerir la inmediata puesta en marcha y ejecución del Convenio celebrado el 25 de febrero de 2005 entre la Administración de Parques Nacionales, la Provincia del Chubut y la Municipalidad de Esquel, el bloque del PJ-FpV presentó un proyecto de Declaración. La iniciativa promueve además que se abstenga la Administración del Parque Nacional de toda presentación legal que implique multas, desalojos o presiones de diversa índole a todos los pobladores o sus herederos, habitantes de las diferentes zonas del Parque Los Alerces, en función de sus actividades socio económicas.

Los legisladores solicitan comunicar el proyecto de declaración al Poder Ejecutivo Provincial, a la Administración de Parques Nacionales, a las Municipalidades de Esquel, Trevelin, Corcovado y Cholila y sus respectivos Honorables Concejos Deliberantes y a la Asociación de Pobladores del Parque Nacional Los Alerces.

Maltrato y atropello

El proyecto surge debido a reiterados reclamos de pobladores del Parque Nacional Los Alerces, con asiento en la región noroeste de la Provincia del Chubut, que afirman ser acosados, con casos de maltrato y atropello de parte de autoridades y funcionarios dependiente de la Administración Nacional de Parques Nacionales.

Se indica que esos pobladores, en algunos casos hasta en tercera y cuarta generación, han ocupado las tierras desde principios del siglo anterior, con respaldo del Estado Nacional para afincar en territorio argentino a ciudadanos que tuvieran permisos escritos en sentido de pastaje y cuidado de animales y bienes, pero fundamentalmente con sentido de ocupación territorial.

En los fundamentos se reconoce que fueron precisamente esos viejos pobladores que, con notable esfuerzo humano y en muchos casos con sacrificio, aceptaron el desafío de afincarse con sus familiares directos para generar un mínimo desarrollo en un rincón de la patria casi inaccesible y a su propio costo de lo que implicaba zonas inhóspitas, climas intensos de invierno y lejos de centros poblacionales con mínimos servicios.

Reserva

Se recuerda que con posterioridad a la presencia de esos pobladores, mediante Decreto N° 105.433 del año 1937, se fijó distintos territorios en la Patagonia Andina la condición de reservas con destino a la posterior creación de Parques Nacionales. Uno de esos territorios, con más de 259 mil hectáreas de bosques milenarios, glaciares, ríos y lagos; es de la Reserva de Los Alerces;

En el mes de abril de 1945, a través del Decreto Ley N° 9.504, ratificado por la Ley N° 13.895, se declaró Parque Nacional a varias reservas y entre ellas a la Reserva Los Alerces, a partir de ese momento, asumía la categoría de Parque Nacional. A lo largo de más de sesenta años, según los criterios de la Administración Nacional y su correlato en los funcionarios asignados en el territorio, denominados Intendentes, se ha variado con el accionar para y con los pobladores, con momentos especialmente críticos por el abuso de autoridad y la determinación de qué, cómo y cuándo debían los pobladores afincados y sus herederos, realizar actividades de carácter comercial o lucrativa mínima para hacer sustentable su vida en esa región.

Que paralelamente el criterio de autoridades de hace más de dos décadas, permitió por un lado el asentamiento de entidades intermedias como clubes o asociaciones, construyendo mínimas instalaciones de servicios que llegaron a tener hasta formato de barrios privados comparables a zonas urbanizadas de comunidades cercanas.

Plan de manejo

En los fundamentos del proyecto se recuerda también que como producto del pedido y lucha de los pobladores (algunos ya fallecidos que no llegaron a ver o disfrutar su tesón y entrega por el beneficio común) se alcanzó un acuerdo histórico mediante un Convenio de Colaboración celebrado el 25 de febrero de 2005 entre la Provincia representada por el Gobernador Mario Das Neves; la Administración Nacional de Parques, representada por el Presidente del Directorio Ing. Héctor Espina y la Municipalidad de Esquel por el Intendente Rafael Williams; con el objeto de elaborar un Plan de Manejo Conjunto que comprenda el Parque Nacional Los Alerces y la zona Este del mismo hasta las Altas Cumbres del Cordón Rivadavia.

El Plan de Manejo estipula una planificación territorial que contemple los intereses y necesidades de las distintas jurisdicciones y que garantice el adecuado manejo de las cuencas hídricas; la creación de corredores biológicos que permitan la conectividad entre áreas protegidas de diversa jurisdicción con una clara proyección binacional; que garantice la sustentabilidad de bienes y servicios ambientales, culturales bases de la actividad productiva y de servicios, para las generaciones presentes y futuras.

Agregan que el acuerdo contribuye a mejorar la calidad de vida de sus habitantes mediante políticas de sustitución voluntaria de actividades no compatibles por otras que resulten económicamente rentables y ambientalmente sustentables, a través de diferentes formas de subsidios, compensaciones o incentivos económicos que garanticen el autosostenimiento de los pobladores.

Los legisladores advierten que, han sido precisamente los primeros pobladores y sus sucesores, los principales custodios y de servicios comunitarios a los largo de un siglo para que el hoy Parque Nacional Los Alerces signifique un orgullo nacional e internacional, por cuanto el pasado 7 de julio la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declare Sitio de Patrimonio Mundial a más de 188 mil hectáreas, de las cuales más de siete mil protegen los Bosques Milenarios de Alerces con ejemplares que alcanzan más de 2.600 años de existencia.