Tag

París

Browsing

Integrantes de la denominada Asamblea de Ciudadanos Argentinos en Francia (ACAF) realizaban hoy una manifestación frente a la Torre Eiffel, en la ciudad de París, en repudio a la visita del ex presidente Mauricio Macri.

“Su ostentación de lujo desde el hotel ‘La Reserve’, contrasta con la grave situación económica que sufre el pueblo argentino producto de las nefastas consecuencias sociales y económicas y del endeudamiento sin precedente en que dejó al país su gobierno entre 2015 y 2019 y de los estragos de la pandemia”, sostuvo la organización de Argentinos en un comunicado.

En este sentido, en el marco del acto que se desarrollaba desde poco después de las 13 de la Argentina (las 18 en París) en la Esplanada de los Derechos Humanos, Trocadero, los integrantes de la ACAF señalaban que el exmandatario viajó «ignorando las consignas nacionales de confinamiento y la normativa de excepción en el ingreso a Francia».

«No deja de llamar la atención que la ‘fuga’ del expresidente coincide con el pedido de pericia de su teléfono en el marco de la causa por el hostigamiento ilegal al Grupo Indalo», indicaron los organizadores de la protesta, a la que invitaron a acompañar con un «tuitazo».

Con estos argumentos, reclamaron en ese sentido «basta de impunidad, de corrupción y de fuga de capitales estatales», y bregaron «por un Poder Judicial independiente».

Mauricio Macri viajó el pasado jueves junto a su esposa Juliana Awada y su hija Antonia a la capital francesa, donde permanecerá 14 días tal como lo dispone el protocolo por la cuarentena, y luego se dirigirá a Zurich, Suiza, según se indicó desde su entorno.

Con la Torre Eiffel de fondo, unas 300 personas con barbijos y manteniendo distancia se congregaron en la manifestación, a la que llevaron carteles en español y en francés que reclaman por «basta de corrupción» macrista.

A la manifestación también se llevó una valija que a modo metafórico y con logos como el del Correo Argentino, simbolizaban todas las causas en las que el expresidente está implicado.

La noche del martes hubo nueve detenciones y que se lanzaron diferentes tipos de proyectiles y artefactos pirotécnicos contra algunas patrullas.

Algunos barrios populares de ciudades de la periferia de París vivieron la cuarta noche consecutiva de disturbios, en pleno periodo de confinamiento, una situación generada tras un incidente con una patrulla de policía de un hombre que resultó herido por un accidente de moto.

Un portavoz de la Prefectura de Policía explicó que durante la noche del martes y la madrugada del miércoles, hubo nueve detenciones y que se lanzaron diferentes tipos de proyectiles y artefactos pirotécnicos contra algunas patrullas de agentes, pero sin que se produjeran enfrentamientos directos ni heridos.

«La situación fue globalmente más tranquila que la jornada precedente», precisó el vocero a la agencia de noticias EFE, cuando las fuerzas del orden también arrestaron a nueve personas.

Los hechos más graves sucedieron en Gennevilliers, donde hubo un incendio en la escuela de educación primaria Paul Langevin, que pudo ser rápidamente controlado.

La oficina de la directora quedó destruida y también resultaron dañadas otras dos salas del centro.

Igualmente se constataron incidentes en otras dos ciudades del mismo departamento de Hauts de Seine (al noroeste de París), Nanterre y Villeneuve la Garenne, así como en Montreuil y Aulnay sous Bois, en el vecino departamento de Seine Saint Denis (en la periferia noreste de la capital).

El detonante de los disturbios, que ocurren durante la sexta semana de confinamiento social obligatorio por el coronavirus, fue un supuesto accidente que sucedió la noche del pasado sábado en Villeneuve la Garenne.

En ese episodio, un hombre de 30 años que circulaba en moto y sin casco resultó herido de gravedad al chocar contra un coche de policía de civil.

En los barrios habituados a casos de violencia policial, los videos del hecho empezaron a circular en las redes sociales y surgieron acusaciones contra los agentes a los que apuntan por haber causado el accidente adrede, abriendo una puerta de su coche para golpear al motociclista.

Desde el hospital donde está internado para ser tratado de una fractura expuesta en la pierna y de otra fractura en el fémur, el accidentado lanzó el martes un llamamiento a la calma para que cesen los incidentes e insistió en que se hará justicia.

El hombre, que se encuentra bajo control judicial y cuenta con un extenso prontuario, incluidas tres multas por violar la cuarentena, presentó una denuncia contra la policía.

Para evitar que se extiendan los disturbios, la Prefectura de Policía resolvió el martes prohibir la compra y la tenencia de fuegos artificiales y otros artículos pirotécnicos en toda el área metropolitana de París hasta el 27 de abril.

Francia se encuentra bajo medidas de confinamiento, ordenadas para contener el brote de coronavirus, que se extenderá hasta el próximo 11 de mayo.

Francia es el cuarto país más afectado por la pandemia, con un registro de 117.324 contagios y 20.796 fallecidos, según informó ayer el Ministerio de Sanidad, señaló Télam.

Las dos principales atracciones de París no recibirán visitantes por tiempo indeterminado. Francia registra 4.600 casos, con 118 muertes.

La Torre Eiffel y el Museo del Louvre, las dos atracciones más visitadas de París, permanecerán cerrados desde este viernes y «hasta nuevo aviso» debido a la pandemia de coronavirus, informaron ambas entidades.

El museo cerrará desde las 18 (hora de Francia) y permanecerá así hasta nueva orden, según un comunicado de la entidad.

El museo más visitado del mundo ya había cerrado sus puertas a comienzos de marzo por pedido de sus empleados, quienes reunidos en asamblea habían expresado su temor a contagiarse del Covid-19.

Dos días después, el 4 de marzo, la dirección del museo reabrió sus puertas, según anunciaron en su momento, “después de una reunión con el personal”.

En tanto, el monumento más emblemático de París, la Torre Eiffel, también anunció este viernes el cierre de las visitas a partir de las 21 (hora de Francia), según el comunicado de Sete, la compañía que administra a una de las atracciones más visitados del mundo.

“Debido a la epidemia de Covid-19, la Société d’Exploitation de la Torre Eiffel anuncia el cierre de las visitas a partir de las 9 PM de esta noche”, informó la compañía.

También expresó la esperanza de «reabrir muy rápidamente, cuando la situación sanitaria lo permita”.

A la Torre Eiffel y al Museo del Louvre se sumó también el Palacio de Versalles, otro sitio turístico importante en la región de París.

Horas antes, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció el cierre de escuelas y universidades a partir de la próxima semana a causa del coronavirus, «hasta nuevo aviso», durante un discurso en cadena nacional en el que pidió a las personas mayores de 70 años que permanezcan en sus casas como medida de prevención.

“Esta epidemia ha afectado a todos los continentes y golpea a todos los países europeos”, afirmó el mandatario y destacó que “es la crisis sanitaria más grave que ha conocido Francia en el último siglo».

Hasta el momento, en Francia se comprobaron poco más de 4.600 casos positivos con 118 decesos, informó El Clarín.

El museo había cerrado por decisión de sus empleados, quienes habían expresado su preocupación ante el nuevo coronavirus.

El emblemático museo del Louvre, en París, que permanecía cerrado desde el domingo por temor al contagio del coronavirus COVID-19, reabrió hoy sus puertas, anunció la dirección después de una reunión con el personal.

El museo más visitado del mundo había cerrado por decisión de sus empleados, quienes reunidos en asamblea habían expresado su temor a contagiarse el nuevo coronavirus que surgió en la ciudad china de Wuhan, desde donde se expandió a 81 países hasta el momento con 94.209 casos detectados en todo el mundo.

Hoy, a pesar de reconocer las «preocupaciones legítimas» de los empleados, la administración del museo explicó que la «máxima prioridad» es «garantizar la seguridad del personal y de los visitantes», informó la dirección del museo, según ANSA.

Y subrayó que las autoridades competentes de Francia «ahora recomiendan la reapertura de los museos», señaló Télam.

Del 18 al 20 de octubre, Tomás Schinelli participará con sus obras en hierro del Salón Internacional de Arte Contemporáneo  que se llevará adelante ni más ni menos que en el Louvre, uno de los museos más importantes del mundo.

Schinelli es escultor, además de secretario de Producción de la Municipalidad. Es el creador de trabajos reconocidos en la ciudad como por ejemplo el bellísimo dragón ubicado en la Plaza Luis Jorge Fontana y los carteles que identifican a Trevelin y Esquel en las rutas de acceso.

Este vecino que reside en el “Pueblo del Molino” ya partió rumbo a la capital francesa para ser parte de la edición 2019 del Salón Internacional de Arte Contemporáneo que tiene desarrollo en el famoso Museo De Louvre.

La exposición es el fin de semana próximo, de viernes a domingo, y reunirá en la sala a cientos de artistas procedentes de diversos países. El de Trevelin estará en el denominado “Art Shopping”, en la galería “Carrousel du Louvre”, así lo detalló el Patagonico.

Schinelli tiene previsto exhibir trabajos en hierro. Serán obras pequeñas debido a las dificultades que hubiese presentado trasladar esculturas de gran tamaño. Cabe mencionar que fue invitado por un artista de Buenos Aires que administra un stand en el “Art Shopping”.

Este mes se inaugura la primera gran muestra del pintor en París, sin tres tesoros que Madrid no prestó.

En la primera gran retrospectiva dedicada al Greco en Francia, coproducida entre el Museo del Louvre y el Grand Palais, que se inaugurará en este último el próximo día 16, no habrá cuadros del pintor procedentes de las colecciones del Museo del Prado. Las instituciones francesas reclamaron tres obras del artista, nacido como Doménikos Theotokópoulos (1541-1614): Una fábula(1580), La huida a Egipto(1570) y La Trinidad (1577). Pero ninguna obtuvo el permiso para salir. La razón que alega la dirección de la institución española es que se ha aprobado «una moratoria de préstamos para 2019» por conmemorarse el 200º aniversario del Prado. «La mejor forma de celebrar el Bicentenario es mostrando íntegras sus colecciones», reza el programa de la celebración.

Sin embargo, la propia institución se ha saltado esa moratoria en varias ocasiones este año: prestó para una exposición temporal de la National Gallery de Londres El tránsito de la Virgen(1462), de Andrea Mantegna, «una de sus más sublimes creaciones», según el propio museo. El Mantegna viajó después a la Gemäldegalerie de Berlín. Y volvió a hacer una excepción con el museo londinense dirigido por Gabriele Finaldi, exdirector adjunto del Museo del Prado, con la muestra dedicada a Sorolla. Para eso el Prado mandó Y aún dicen que el pescado es caro(1894), Retrato de Aureliano de Beruete (1902) y Chicos en la playa(1909).

El Prado volvió a renunciar a su moratoria con la Obra Social de La Caixa, que ha mostrado pinturas de Rubens, José de Ribera y Van Eyck. Desde el Prado explican que la moratoria «lógicamente no afecta a compromisos previos ya adquiridos o acuerdos plurianuales». Sin embargo, la primera reunión entre ambas instituciones fue dos años antes de la celebración de la muestra. El Grand Palais formuló una petición escrita y recibió una respuesta negativa en septiembre de 2017.

«Los préstamos fueron solicitados de manera totalmente oficial por los comisarios, apoyados por la RMN y el Louvre», asegura una portavoz del museo parisino. Por su parte, el Prado sostiene que «no se ha denegado ninguna obra porque no ha habido ninguna petición formal de ninguna obra».

La muestra que presentará al artista al público francés cuenta con 69 pinturas del Greco sobre un total de 73 préstamos concedidos. De todas, 17 obras pertenecen a instituciones españolas como la Biblioteca Nacional de España, los museos Lázaro Galdiano de Madrid, el Thyssen-Bornemisza, el Nacional de Cataluña, el de Bellas Artes de Sevilla y el de Santa Cruz de Toledo, entre otras.

Impotentes ante la negativa del Prado, los responsables de la muestra aceptaron este desenlace en junio pasado, tras una última mediación in extremisde la embajada de España en París, informó La Nación.

El ataque tuvo lugar ayer hacia las 13 en pleno corazón de París, en el seno del edificio más emblemático de las fuerzas del orden: la Prefectura de Policía. Cuatro funcionarios, entre ellos tres policías, fueron apuñalados a muerte por un agente administrativo, quien fue abatido. Una investigación fue abierta por «homicidio voluntario», sin intervención de la fiscalía antiterrorista.

El hombre de 45 años, nacido en Martinica, en las Antillas francesas, se había convertido al islam,la religión de su esposa, 18 meses antes de la tragedia. Sin embargo, por ahora no se privilegia la pista terrorista y una investigación fue abierta por «homicidio voluntario».

Trabajaba como técnico informático en la Dirección de Inteligencia de la Prefectura de París desde 2003. De su vida personal, se sabe que estaba casado, era padre de dos hijos y sufría de sordera.

Según una fuente cercana a la investigación, con un cuchillo de cocina,mató a dos policías y a un empleado administrativo en el primer piso del edificio. Atacó luego a dos mujeres en las escaleras, antes de ser abatido minutos después en el patio del edificio.

«No había mostrado nunca dificultades de comportamiento» destacó el ministro de Interior, Christophe Castaner, que aplazó un viaje a Turquía y Grecia a causa de la tragedia. El presidente Emmanuel Macron lamentó por su parte «un verdadero drama» tras haber acudido junto a Castaner al lugar del ataque.

Alucinaciones y voces

La esposa del atacante, detenida el jueves en el marco de la investigación, afirmó que tenía «un comportamiento extraño y nervioso» la víspera del ataque. Según el medio France Info, ella dijo que había tenido alucinaciones y escuchaba voces.

Los registros llevados a cabo el jueves en el domicilio de la pareja en las afueras de París no suministraron pruebas de una radicalización ideológica del autor del crimen.

Varias voces lo describen como un empleado ejemplar. Para el sindicato Unité SGP Police – Force Ouvrière, este drama podría no tener nada que ver con el trabajo de policía. Además de una posible crisis de demencia, se dibuja también la tesis de un conflicto profesional. También se investigará si hubo premeditación o no, informó La Nación.

El 9 de septiembre pasado, el alemán Michael Schumacher fue llevado a un centro médico de París para ser sometido a un tratamiento del que no se ofrecieron inicialmente mayores detalles. Bajo un estricto operativo de seguridad, el expiloto de Fórmula 1 llegó al Hospital Europeo Georges Pompidou y se mantuvo el hermetismo. Hasta ahora, que Philippe Menasché, director del lugar, concedió una entrevista con el diario italiano «La Repubblica» y dejó algunas señales entrelíneas.

El especialista, al que la prensa europea lo describe como «pionero de la terapia celular para curar la insuficiencia cardíaca», sostuvo que «no hubo experimentos» con Schumacher, luego de que se diera a conocer que el multicampeón podría haber sido sometido a un tratamiento regenerativo con células madre que consiste en transfusiones para lograr una acción anti-inflamatoria sistemática.

No obstante, Menasché se mostró molesto con los trascendidos y, sin romper el secreto profesional, enfatizó: «Yo no hago milagros. Con mi equipo no estamos haciendo ningún experimento, que es un término abominable que no se corresponde con una visión sería de la medicina».

«Es cierto que fui el primero en hacer trasplantes de células madre del corazón, pero ese ciclo de pruebas terminó hace dos años. Hubo un gran progreso en los últimos 20 años, pero la verdad es que todavía sabemos poco. Aún cuando hubo una explosión de atención hacia nuestro departamento al principio», reconoció el médico.

«Eso ya se ha normalizado. Incluso, cuando mi nombre se vinculó con Schumacher, recibí pedidos de todo el mundo por un tratamiento similar», agregó el director, sin detallar qué fue lo que sucedió con el alemán durante el tiempo que permaneció internado. Un medio francés aseguró, además, que el operativo de seguridad para llevarlo al servicio de cirugía de ese hospital fue tan gigantesco que hicieron evacuar a los vecinos durante el arribo. Además, se dijo, fue admitido con un nombre falso para sumar al hermetismo que rodea cada acción alrededor del séptuple campeón.

La familia de Schumacher no emitió ningún comunicado al respecto, por lo que todavía sigue pendiente conocer en detalle el estado de salud del expiloto, a casi seis años del accidente de esquí en el que sufrió daños cerebrales. El último que ha dicho algo al respecto fue Jean Todt, actual presidente de la FIA y exjefe de equipo, informó La Nación.

En 1888, el escritor Eugenio Cambaceres fue comisionado a París con el encargo de tramitar la participación de la República Argentina al año siguiente, en la Exposición Universal conmemorativa del centenario de la Revolución Francesa.

Si bien el delegado no consiguió que le otorgaran seis mil metros cuadrados, sino mil seiscientos, logró convencer a los organizadores de que la Argentina armaría un pabellón independiente del resto de las naciones latinoamericanas. Sería montado en el Campo de Marte, casi al pie de la flamante torre que estaba construyendo Gustave Eiffel, majestuoso símbolo de la exposición.

La rebeldía argentina, al querer aislarse del resto de la región, tuvo imitadores. Finalmente, casi todos los pabellones de las naciones sudamericanas fueron independientes. Para el proyecto argentino se presentaron veintisiete diseños que debían cumplir con un requisito fundamental: que la obra fuera desmontable para que pudiera ser llevada a Buenos Aires, una vez finalizada la exhibición. Eran tiempos en que se había puesto de moda la combinación de hierro con vidrio, como así también, las cerámicas y los mosaicos. Por lo tanto, su desarmado y transporte no sería complicado.

El arquitecto francés Albert Ballu fue obtuvo la licitación. Proyectó una mole de hierro y vidrio que alcanzaba los veintitrés metros de altura, exhibía cinco cúpulas y presentaba cuatro figuras aladas que coronaban las torres de sus vértices. Aclaremos que Ballú también fue elegido para diseñar el espacio de Argelia. ¡Ni que se los hubieran asignado por orden alfabético!

Durante su construcción, un grupo de soldados argentinos concurrieron a montar guardia en torno de las obras. Fueron escogidos considerando sus buenos antecedentes y se determinó que se quedaran todo el tiempo que durara la mega exposición que abrió sus puertas el 6 de mayo. La inauguración oficial de nuestro pabellón tuvo lugar el 25 de mayo. Ese día, el presidente francés, Sadi Carnot, concurrió a saludar al anfitrión, el vicepresidente argentino Carlos Pellegrini. Ambos entraron a la magnífica edificación al son de La Marsellesa.

Debemos reconocer que las instalaciones que nos representaban tenía una particularidad. Mientras el resto de la exposición finalizaba a las once de la noche, el Pabellón Argentino cerraba sus puertas a las seis de la tarde. Esto se debía a que estaba incompleto y se aprovechaban esas horas para avanzar con su construcción.

En el interior se destacaban grandes paneles con valiosas obras de arte, todas de artistas extranjeros. Tanto en la construcción como en la decoración, no participaron argentinos. Uno de los sectores estaba decorado con imponentes retratos de San Martín, Belgrano, Sarmiento, Rivadavia, Moreno, Lavalle, Dorrego, Paz, Vicente López, Vélez Sarsfield y ¡el delegado Cambaceres! También se exhibía una cámara frigorífica, clara invitación a que alguien más, además de Londres, nos comprara carne.

Por razones de inconsulta y embriaguez, los soldados argentino fueron enviados de regreso antes del 31 de octubre, que fue el último día de la Exposición Universal. Se procedió, entonces, a desmontar el pabellón. La situación económica por la que atravesaba la Argentina hizo que las autoridades nacionales evaluaran venderlo, pero luego de idas y vueltas se resolvió cumplir con el plan original.

El transporte a Buenos Aires se realizó con un buque de bandera argentina, el Ushuaia, que se encontraba en Liverpool. Excesivamente cargado con unos seis mil bultos -solo de hierros había seiscientos cincuenta toneladas- acomodados en trescientos cajones, el barco inició la travesía transoceánica.

Una tormenta complicada obligó a deshacerse de enormes envoltorios que impedían las maniobras en la cubierta. Por este motivo, una parte del pabellón fue devorada por el Atlántico. Entre las pérdidas, figuran los paneles con las pinturas más valiosas, realizadas por Albert Besnard.

Asimismo, en esos días, se iba a pique la economía. Cuando desembarcaron las partes del pabellón, algunas en bastante deterioradas, la única preocupación era dónde podrían llevarse los hierros y las obras de arte. Fueron depositados en galpones de la Sociedad Rural de Palermo y allí se mantuvieron por dos años, empeorando su estado, hasta que se decidió su emplazamiento en Plaza San Martín, de Retiro, sobre una cuadra hoy inexistente (Arenales, entre Maipú y Florida), donde hubo cuarteles desde la época de los Granaderos de San Martín. Dicho espacio era conocido como «la barranca de Maipú».

Se completó el armado en 1894, gracias a la firma Juan Waldorp y Co. que tomó la concesión por quince años para realizar allí obras de teatro y conciertos. Pero no alcanzó a completarse el período porque la sociedad concesionaria quebró.

En 1898, la plaza San Martín fue escenario de una gran exposición nacional y el pabellón recuperó su función original. Volvió a pasar por un período neutro, pero fue decisivo en otro sentido: le dio distinción a la zona. Comenzaron a construirse palacetes y casonas por los alrededores.

En 1910, el año del Centenario, el Pabellón Argentino fue sede de la Exposición de Bellas Artes. Su éxito fue tal, que la estructura importada de París fue convertida formalmente en el Museo Nacional de Bellas Artes, a pesar de que el calor de verano y el frío invernal se hacían sentir en su interior y lo padecían las telas.

El histórico edificio vivió su época dorada durante unos veinte años, pero en 1932 se mostraba bastante deteriorado. Fue desarmado en 1933, cuando se resolvió la ampliación de la plaza San Martín hasta la barranca de la avenida Alem, a metros de la estación Retiro.

Los vitraux, las mayólicas y las estructuras metálicas fueron a parar a un depósito municipal en Austria y la actual Libertador. El Consejo Nacional de Educación propuso reconstruirlo en Entre Ríos y Constitución, en la zona sur de la ciudad, pero la iniciativa no tuvo eco. Las partes quedaron en el depósito. Allí solo eran hierro y paneles. Cuando dos años después se vendió el terreno público, ya nadie reparó en su pasado.

Las cuatro figuras aladas de bronce se salvaron y aún hoy adornan rincones de Buenos Aires en: Crámer y Virrey del Pino, Cabildo y San Isidro, Ristra y Leguizamón, y la plaza Sudamérica, ubicada en Villa Lugano.

Hace veinte años, la historiadora Josefina del Solar contó que se había topado con fragmentos del Pabellón Argentino en el fondo de una casa de Mataderos. Nos preguntamos qué hubiera sido de la torre Eiffel si nos la hubieran enviado, informó La Nación.

Attachment.png

¿Cuántas veces los futbolistas pasaron de los silbidos a los aplausos por una genialidad? Un clásico de las idas y vueltas de los hinchas, que pueden sentirse decepcionados o desilusionados por algunas actitudes de los cracks de sus equipos, pero a la vez capaces de cambiar de estado de ánimo cuando los villanos vuelven a ser héroes. Este sábado le tocó a Neymar, en su reencuentro con los aficionados del PSG.

Los silbidos a Neymar

Los coqueteos del astro brasileño para regresar al Barcelona a jugar con Lionel Messiy Luis Suárezno cayeron bien en los hinchas parisinos. Lo demostraron ya con carteles en las tribunas e insultos. Parecía una relación quebrada. Incluso este sábado, cuando Neymar salió a hacer el calentamiento previo para el partido con el RC Estrasburgo, por la fecha 5 de la Ligue 1 francesa, recibió silbidos. Que se repitieron en largos pasajes del encuentro cada vez que tocaba la pelota. No estaba fácil la cuestión evidentemente. Hasta que Neymar mostró su clase y desató la euforia en el Parque de los Príncipes.

El golazo del brasileño

Con el partido 0-0, pese a los numerosos intentos por desequilibrar al conjunto visitante, el PSG, que contó con Angel Di Maríaentre los titulares, no ocultaba la impotencia por no poder quebrar la resistencia rival. Inclusive, a los 15 minutos del segundo tiempo se produjo el debut de Mauro Icardi, otro personaje polémico tras sus desencuentros con Inter, de Italia. Pero no había caso: ni siquiera con su habitual virtud para convertir era suficiente para alterar el resultado.

Ya en tiempo adicional. Icardi pivoteó y abrió el juego hacia la izquierda. Desde ahí salió el centro de Abdou Diallo. El resto lo hizo la magia de Neymar: de aire, clavó un zurdazo de espaldas al arco. Golazo. Que festejó seriamente primero y poco después más distendido, al advertir el cambio de actitud de la gente del PSG, que lo reconoció con aplausos.

Dos minutos más tarde, tras una asistencia de Di María, Neymar marcó el segundo, pero fue anulado por el VAR, que detectó una posición fuera de juego en la acción previa, en pleno contraataque del PSG. Que sigue como líder del torneo, con 12 puntos, producto de cuatro triunfos y una derrota. Aunque lo más saliente, para el equipo y también para los hinchas, es saber que Neymar está de regreso. En todo sentido, aseguró La Nación.