Tag

Papa Francisco

Browsing
El Papa Francisco se reunirá a principios del año próximo con los principales líderes de la Iglesia católica en los diferentes países para hablar sobre cómo proteger a los niños de abusos por parte de sacerdotes, anunció hoy el Vaticano.
La reunión con los presidentes de las conferencias episcopales nacionales se llevará a cabo del 21 al 24 de febrero de 2019, precisó el Consejo de Cardenales, de nueve miembros, que asesora al pontífice sobre asuntos internos de la Iglesia y que ha mantenido amplias conversaciones con Francisco sobre los abusos sexuales.
El Papa se ha visto sometido a una creciente presión para abordar el problema de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica después de una serie de sonados escándalos en Chile, Australia y Estados Unidos.
La Capital

El papa Francisco recomendó este domingo recurrir a la psiquiatría cuando los padres constaten una tendencia homosexual en sus hijos desde la infancia, en una rueda de prensa este domingo en el avión que lo llevaba de vuelta a Roma desde Irlanda.

Un periodista le preguntó qué le diría a los padres que detecten orientaciones homosexuales en su hijo.

“Les diría, en primer lugar, que recen, que no condenen, que dialoguen, entiendan, que den espacio al hijo o a la hija”, respondió el Papa.

“Cuando eso (la homosexualidad) se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría”

Papa Francisco

Al mismo tiempo, consideró que había que tener en cuenta la edad de las persona.

“Condenamos estas declaraciones que hacen referencia a la idea de que la homosexualidad es una enfermedad”.

Clémence Zamora-Cruz, portavoz de Inter LGBT

“Cuando eso se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas. Otra cosa es cuando eso se manifiesta después de los 20 años”, dijo Jorge Bergoglio.

“Nunca diré que el silencio es un remedio. Ignorar a su hijo o hija con tendencias homosexuales es un defecto de paternidad o de maternidad”, declaró.

El papa hizo estas declaraciones en su habitual rueda de prensa que ofrece a bordo del avión que lo regresa tras una visita oficial al exterior.

Repudio de grupos LGTB

Asociaciones LGTB francesas denunciaron este lunes las palabras “irresponsables” del papa.

“Condenamos estas declaraciones que hacen referencia a la idea de que la homosexualidad es una enfermedad. Si hay una enfermedad es esta homofobia arraigada en la sociedad”, dijo a la AFP Clémence Zamora-Cruz, portavoz de Inter LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales).

Sus palabras “graves e irresponsables” “incitan al odio contra las personas LGBT en nuestras sociedades ya marcadas por altos niveles de homofobia”, reaccionó por su parte SOS Homofobia en Twitter.

La visita a Irlanda y una carta explosiva

El papa Francisco se despide desde la puerta del avión al partir de Irlanda./ dpa

La visita a Irlanda este fin de semana giró en torno a los escándalos de abuso sexual de menores por parte del clero. El Papa se reunió con las víctimas y el domingo durante la misa campal pidió perdón.

Pero hacia el final de la visita y poco antes de subirse al avión, se difundió una explosiva carta del ex nuncio del Vaticano en Estados Unidos que acusa a Francisco de encubrir los abusos sexuales del ex arzobispo de Washington.

La carta de once páginas, lapidaria y sin presentar pruebas, fue escrita Carlo Maria Viganò. Allí aseguraba que el pontífice conocía desde 2013 las acusaciones de abusos sexuales contra el cardenal Theodore McCarrick.

Consultado al respecto, Francisco contestó: “Yo no diré una palabra sobre eso. Creo que el comunicado habla por si mismo, y ustedes tienen la capacidades periodísticas suficientes para llegar a las conclusiones”.

Un manifestante sostiene un cartel con la inscripción "El papa protege a los pedófilos" en Dublin. / dpa

“Es un acto de Fe. Cuando haya pasado el tiempo, y ustedes tengan las conclusiones, quizá hable más. Pero quiero que su madurez profesional haga este trabajo, pero de verdad. Juzguen ustedes”, zanjó así Francisco el tema.

El ex nuncio pedía la dimisión de Francisco al asegurar que el pontífice sabía la situación de McCarrrick, que en junio fue apartado del colegio cardenalicio y el papa argentino “dispuso su suspensión en el ejercicio de cualquier ministerio público, así como la obligación de que permanezca en una casa que le será asignada para una vida de oración y penitencia”.

 

 

Clarín

En medio de las protestas por la tibia reacción de la Iglesia Católica ante los abusos sexuales cometidos por el clero irlandés, el papa Francisco se reunió hoy en Dublín durante una hora y media con ocho víctimas.

La primera jornada del viaje a Irlanda del Pontífice, para participar en el Encuentro Mundial de las Familias, fue sumamente difícil ya que la mayoría de las víctimas se mostraron “decepcionadas” por la falta de medidas concretas.

El encuentro con las víctimas, que ya había sido anunciado por el Vaticano en vísperas del viaje, se celebró en la nunciatura de la capital irlandesa durante un momento de pausa en la agenda del pontífice argentino.

En un comunicado de la Coalición de los Hogares Madre e Hijos de Irlanda, dos personas de este grupo que participaron en el encuentro explicaron que Francisco condenó la corrupción y los encubrimientos y los calificó de “caca”, y que el interprete se lo tradujo como “aquello que se hace en el baño”, para usar un eufemismo.

Entre los presentes en el encuentro se hallaban los reverendos Patrick McCafferty y Joe McDonald, Damian O’Farrel, Paul Jude Redmond, Clodagh Malone y Bernadette Fathy, mientras que otra víctima, de la que abusó el sacerdote Tony Walsh, prefirió quedar en el anonimato.

Clodagh Malone, que nació en la Casa de la Madre e Hijos de San Patricio en Dublín y fue adoptada a las diez semanas, “solicitó al papa que declarara clara y públicamente que las madres naturales que perdieron a sus bebés por adopción no habían hecho nada malo y pidió reconciliación y reunión para estas familias que fueron destrozadas por la Iglesia Católica tanto en Irlanda como en España y en el resto del mundo”. “El papa acordó incluir el mensaje en su misa mañana”, aseguró en la nota.

Redmond, nacido en el Hogar de Castlepollard y adoptado a los 17 días, pidió al papa que se reclame a las monjas que dirigían estos lugares “que acepten sus responsabilidades por el horror que sucedió durante generaciones en los Hogares” y que paguen los costes de las investigaciones.

Entre las víctimas se encontraba también Marie Collins, que fue miembro del grupo asesor de Francisco, pero renunció el año pasado y desde entonces ha sido una crítica implacable del Vaticano y en ocasiones del Papa.

El Pontífice pidió perdón a las víctimas de los abusos. (EFE)

Cuando ayer los periodistas le preguntaron sobre la actitud de Francisco, Collins fue terminante: “Decepcionante, nada nuevo“.

Otro activista irlandés, Colm O’Gorman, víctima de abusos sexuales cometidos por el clero en este país, fue también muy crítico de Jorge Bergoglio. Afirmó que el mensaje lanzado por el papa es un “vergonzoso intento” de evitar asumir su responsabilidad.

O’Gorman, director también de Amnistía Internacional (AI) en Irlanda, consideró que el pontífice tenía la “oportunidad perfecta” para abordar este asunto, en la primera jornada del viaje de dos días que efectúa a la isla, “Una oportunidad para hablar claro, para decir la verdad a la gente de Irlanda. De nuevo, se ha negado a hacerlo. Aún peor, ha desviado la atención extraordinariamente”, escribió el activista en su cuenta de Twitter.

En declaraciones a los medios, O’Gorman también opinó que, en su intervención en el Castillo de Dublín, el papa argentino se dirigió a “los fieles”, en vez de a toda la ciudadanía, como le correspondería, según él, por su papel de “jefe de Estado” del Vaticano.

“Podía habernos hablado a todos de una manera contundente, clara, franca, humana, accesible. Claramente, rehusó hacerlo. Francamente, es una gran vergüenza”, agregó.

El historial de abusos en Irlanda ha dejado su huella. En un país donde los obispos católicos ejercieron tal influencia que asesoraron a los redactores de la constitución de la república en la década de 1930, los votantes de los últimos años han dado la espalda a las enseñanzas católicas fundamentales: revocaron una prohibición constitucional del aborto y legalizaron el divorcio, la anticoncepción y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

 

Clarín

El papa Francisco se reunirá con víctimas de abusos sexuales cometidos por clérigos durante el viaje a Irlanda que arranca el sábado, según confirmó este martes el portavoz Greg Burke en la Santa Sede.

Burke no ofreció detalles sobre el lugar y la hora del encuentro, pero explicó que el pontífice argentino de 81 años considera importante escuchar a las víctimas.

Además señaló que Francisco rezará por las víctimas el sábado, en el primer día de su viaje a Irlanda, durante la visita a la catedral en Dublín.

El pontífice argentino se encuentra bajo una fuerte presión para que incremente la lucha contra los curas pederastas y contra la práctica de la Iglesia católica de encubrir estos delitos.

Tras la publicación la semana pasada de un informe en el que se revelaba el nombre de más de 300 clérigos que habían abusado en Pensilvania durante un periodo de 70 años, el pontífice pidió perdón en una carta abierta por los abusos cometidos.

El Papa habló de delito y pidió que se persiga tanto a los autores de los abusos como a los que los encubrieron, en muchos casos obispos.

Se trata de una carta dirigida a toda la comunidad de católicos que suma más de 1.300 millones de personas en todo el mundo. El pontífice reconoció que el dolor de las víctimas “durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado” fue ignorado durante mucho tiempo.

La visita a Irlanda este fin de semana supone la primera de un pontífice en décadas luego de que Juan Pablo II fuera el último papa en ir a ese país a fines de los 70.

Devastadores informes de comisiones independientes sobre el abuso sistemático de menores en Irlanda por parte de curas terminó de minar la confianza de los fieles con la Iglesia, en un país que solía ser “el más católico del mundo”.

Este lunes, el arzobispo de Dublín recordó a Bergoglio que “con pedir perdón no alcanza” y le exigió hablar del tema de los abusos en la Iglesia de manera “abierta y franca”.

 

 

Clarín

Asediado por los escándalos sucesivos de masivos abusos sexuales de menores por curas pederastas, cubiertos en sus crimines por obispos y otros superiores en varios países, el Papa afrontó este lunes la peor crisis de sus más de cinco años de Pontificado con una carta abierta “al Pueblo de Dios” en la que admite que el dolor de las víctimas “durante mucho tiempo fue ignorado callado o silenciado”.

“No mostramos ningún cuidado por los más pequeños, los abandonamos”, agregó dramáticamente el Pontífice, seriamente golpeado en una Iglesia de 1300 millones de bautizados, cada vez más desprestigiada por la continua reiteración de estos escándalos desde hace años.

“Con vergüenza y arrepentimiento como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y gravedad del daño que se estaba causando con tantas víctimas”.

La carta abierta de Francisco se hizo necesaria ante el estallido delpeor escándalo en Estados Unidos, donde ya hubo varios, por la cadena de horrores revelados en un informe en el estado de Pensilvania, donde se estableció que en décadas, 300 sacerdotes abusaron de más de mil niños y adolescentes.

“No mostramos ningún cuidado por los más pequeños, los abandonamos”, agregó dramáticamente el Pontífice (AP).

“El tiempo se acaba para todos nosotros, líderes de la Iglesia. Los católicos han perdido la paciencia en nosotros”, dijo el Papa. “Tanto los católicos como la sociedad civil han perdido además la confianza en los obispos de la Iglesia de Estados Unidos”, afirma en otra carta abierta el cardenal Sean O’ Malley, arzobispo de Boston, quien sustituyó en 2002 en el cargo al cardenal Bernard Law, quién protegió a numerosos curas pederastas y debió refugiarse en el Vaticano para salvarse de la cárcel en Estados Unidos.

La contemporaneidad de las cartas del Papa y O’Malley describe la amplitud y gravedad de la crisis, pues el arzobispo de Boston es el presidente de la Pontificia Comisión de Defensa de los Menores que Francisco nombró en el Vaticano.

“Hay momentos en que las palabras nos fallan, cuando no captan la profundidad de las situaciones abrumadoras que enfrentamos en la vida”, escribió O’Malley, de gran prestigio pues limpió la arquidiócesis de Boston de curas pederastas y obispos que los protegían.

La cobertura de las jerarquías eclesiásticas es actualmente el aspecto más deplorable y agudo que sufre la Iglesia, pues prácticamente ningún obispo o cardenal ha sido juzgado por el Vaticano y condenado por ocultar o ser directamente cómplice de los curas abusadores sexuales.

Que el Papa haya elegido la carta abierta al Pueblo de Dios, un mensaje que raramente emplea el Pontífice, dramatiza aún más la situación.

Que el Papa haya elegido la carta abierta al Pueblo de Dios, un mensaje que raramente emplea el Pontífice, dramatiza aún más la situación (AFP).

Jorge Bergoglio viajará este fin de semana a Irlanda para presidir los actos finales de la fiesta mundial de las Familias. Irlanda convalece con dificultad con una devastadora crisis por la acción durante décadas de sacerdotes depredadores de niños y adolescentes. También por el espantoso mal trato que sufrieron miles de muchachas pobres, madres solteras internadas en escuelas católicas donde eran cruelmente tratadas. Tras el estallido del escándalo, el catolicismo irlandés ha sufrido un notable desprestigio, con millones de fieles que abandonaron la Iglesia. En un reciente referéndum, los irlandeses votaron en favor del aborto.

En su carta abierta a los católicos del mundo, el Papa destaca también la relevancia de admitir y condenar los hechos. Francisco escribió que “los católicos laicos deben implicarse en los esfuerzos para eliminar abusos y encubrimientos”.

En su carta abierta a los católicos del mundo, el Papa destaca también la relevancia de admitir y condenar los hechos. Francisco escribió que “los católicos laicos deben implicarse en los esfuerzos para eliminar abusos y encubrimientos” (EFE).

Jorge Bergoglio criticó la cultura clerical, “mediante la cual los líderes de la Iglesia se preocupan más por su reputación que por la seguridad de los menores”.

“El dolor de estas víctimas es un gemido que clama al cielo, que llega al alma y que durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado”, expresó el Papa.

En las tres páginas de la misiva el Papa argentino critica que hubo “decisiones que aumentaron la gravedad, cayendo en la complicidad”.

Señala que en varias partes del mundo se está trabajando para proteger la integridad de niños y adultos, aplicando la “tolerancia cero”, pero reconoce la Iglesia se demoró “en aplicar estas acciones y sanciones tan necesaria” aunque confía e que ayudarán a garantizar una mayor cultura del cuidado”.

El Papa invita también a los miembros de la Iglesia a la oración y el ayuno, para que “despierte nuestra conciencia, solidaridad y compromiso con el ‘nunca más’ a todo tipo y forma de abuso”.

“Es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas, clérigos e incluso por todos aquellos que tenían la misión de cuidar a los más vulnerables”.

El Papa insta a impulsar “caminar en la verdad apoyando todas las mediaciones judiciales que sean necesarias”.

“Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos”, concluye la carta abierta (AP)

“Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos”, concluye la carta abierta.

Es inevitable que el próximo fin de semana el tema de la crisis de la Iglesia, por su deficitaria acción en la lucha contra los curas abusadores y las jerarquías eclesiásticas que los protegen, esté presente con el Pontífice en la reunión mundial de las familias en Dublín.

Por pedido de la Pontificia Comisión de defensa de los menores que preside el cardenal O’Malley, el Papa creó hace más de dos años un tribunal pontificio para juzgar a los obispos negligentes o cómplices de los pederastas, que no aplican la “tolerancia cero”. El tribunal recibió fondos y todo lo necesario para comenzar a funcionar pero pasó el tiempo y de este importante organismo no se dio más información. Al final se supo que había sido suprimido porque dicasterios como la Doctrina de la Fe y la Congregación para los Obispos “tenían los poderes para juzgar estos eventos”.

Hasta ahora no se sabe de ningún obispo que la Iglesia haya procesado. Un obispo australiano fue hallado culpable y condenado a prisión en su país. Como el Vaticano no se movía, el premier australiano pidió al Papa que destituyera al obispo, que recién un mes después aceptó renunciar. Pero no se sabe si la Iglesia ha decidido echarlo de sus filas.

En general, todas las causas canónicas se llevan adelante sin dar ninguna información en el caso de los curas abusadores. El silencio es hermético cuando se trata de un obispo o cualquier otra autoridad eclesiástica.

Muchos se preguntan como hará la Iglesia para salir de entre las cuerdas. El Papa, obispo de Roma, pidió a los episcopales italianos que denuncien a la justicia penal del país a los curas abusadores. Pero muchos obispos respondieron que de acuerdo al concordato entre Italia y el Vaticanos, están excluidos de esa obligación.

 

 

Clarín