Tag

obispo

Browsing

El monseñor Ronchino fue elegido obispo de la ciudad petrolera en enero de 1993 por el Papa Juan Pablo II. Este miércoles por la mañana se conoció su muerte. Habrá una misa por Facebook.

La Conferencia Episcopal Argentina comunicó este miércoles por la mañana, el fallecimiento del monseñor Pedro Ronchino a los 92 años.

Según se conoció, el ex obispo de Comodoro Rivadavia, falleció en la noche del miércoles producto de una “muerte súbita”, en la provincia de Córdoba.

Ronchino nació en Rosario, provincia de Santa Fe, el 14 de junio de 1928, fue doctor en Filosofía (Pontificio Ateneo Salesiano de Turín) y fue ordenado sacerdote en la Sociedad Salesiana de Don Bosco el 1 de agosto de 1954, en Córdoba.

Además fue nombrado como obispo de Comodoro Rivadavia el 30 de enero de 1993 por Juan Pablo II, ordenado obispo el 19 de marzo de 1993 por el cardenal Antonio Quarracino, arzobispo de Buenos Aires, desde el 19 de marzo de 1993 y renunció por edad el 19 de febrero de 2005. El monseñor también fue miembro del Consejo de Asuntos Económicos en la Conferencia Episcopal.

Desde la Diócesis de Comodoro Rivadavia comunicaron el fallecimiento del Monseñor y confirmaron que este miércoles a las 15 horas, por el Facebook del Decanato Sur celebrarán una misa “uniéndonos a la misa de cuerpo presente que se celebra en Córdoba”, indicaron en un documento firmado por el Obispo Joaquin Gimeno Lahoz.

 

Un obispo que compartió una reunión con el papa Francisco hace una semana, dio positivo por coronavirus y generó preocupación en el Vaticano.

Monseñor Emmanuel Delmas , obispo de la diócesis de Angers, advirtió los primeros síntomas durante su estadía en Roma, donde mantuvo una reunión con el Papa el pasado 9 de marzo . La información fue comunicada por la diócesis francesa.

Monseñor Delmas formó parte de una delegación de 31 obispos franceses que se reunieron con el Papa Francisco durante su visita ad limina el 9 de marzo. Los medios del Vaticano compartieron fotos de los prelados sentados cada uno con un metro de separación y a una distancia significativa del Pontífice .

El obispo francés » está afectado de manera ligera y su estado no suscita preocupación por el momento», añadió la diócesis, que aclaró, además, que se encuentra aislado, publicó La Nación.

El intendente se reunió con monseñor Joaquín Gimeno Lahoz en la víspera de un nuevo año, con la intención de aunar esfuerzos para actuar en la contención de los barrios. “Es necesario articular un trabajo en red con todas las instituciones de los barrios”, expresó.

Se trata de la primera reunión que Juan Pablo Luque mantuvo con el Obispo desde su asunción como intendente, aunque es la continuidad de un diálogo permanente con la intención de que la iglesia trabaje en conjunto con el Municipio y las distintas instituciones barriales en torno a la contención social.

En este primer encuentro protocolar, el intendente explicó que “pudimos avanzar sobre diferentes temas que tienen que ver con la realidad de nuestra ciudad desde el punto de vista social, sobre todo la preocupación de la iglesia respecto al tema de la pobreza”; aunque advirtió que “Comodoro tiene un municipio que trabaja mucho y el Obispo lo reconoció, pero tiene la necesidad de seguir afianzando ese plan de trabajo en conjunto con las distintas diócesis de Comodoro”.

En este sentido, Luque expresó la necesidad de “articular y hacer un trabajo en conjunto permanente, tanto con el Obispado como con las diferentes iglesias de nuestra ciudad, como hacemos también con algunas iglesias evangélicas. Nos parece importante aunar esfuerzos para llegar entre todos al mismo fin”.

Asimismo, avanzaron en la intención de articular una red de instituciones barriales en donde cada organización pública y privada colabore con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los vecinos y atender las necesidades de cada sector. En este marco, el obispo Gimeno Lahoz advirtió que “si uno está en un lugar no puede prescindir de nadie. Me duele cuando en un barrio las instituciones no se conocen entre sí, no tienen vínculos, cuando lo ideal es que justamente el barrio trabaje en red, vea las necesidades que tiene y torno a eso priorice las necesidades”.

En esta línea, el obispo reconoció que “falta afianzar esto y tenemos que intentar unirnos, estudiar qué podemos aportar cada uno, qué soluciones presentamos que pueda ser posibles, porque no es cuestión de estar mendigando siempre”.

Por último, el encargado de la diócesis Comodoro Rivadavia, valoró la invitación que le hizo el intendente “para poder charlar, encontrarnos y ver de qué manera podemos colaborar para una ciudad mejor. Es positivo siempre encontrarse y dialogar porque nos ayuda a conocer las necesidades de cada uno. Ha sido la oportunidad de desear feliz año y una buena gestión”.

Víctor Manuel Fernández, a cargo de la Diócesis de La Plata, se refirió a los dichos del presidente electo sobre la prioridad que le daría al proyecto una vez que asuma en diciembre.

Con un extenso descargo en Facebook, Víctor Manuel Fernández, el obispo más cercano al papa Francisco, cruzó al presidente electo, Alberto Fernández, por el impulso que le dará al proyecto de legalización del aborto en el Congreso, una vez que asuma en diciembre. 

«Me preguntan si no estoy en contra del aborto. Siempre lo estuve, desde que tengo 12 años. No por ser conservador o misógino o machista, sino porque creo que esa niña que está creciendo dentro de su madre también tiene derechos», encabezó su publicación obispo de La Plata y también ex rector de la Universidad Católica Argentina. Y luego fue al nudo del tema.

«Vamos al asunto: valoro la capacidad del presidente electo, Alberto, y espero que pueda levantar y pacificar el país. Pero me llamó la atención leer que enviará inmediatamente un proyecto de ley para avanzar en el aborto. Teniendo en cuenta lo que él dijo creo que hay que hacer dos aclaraciones: una cosa es despenalizar a la mujer que ya abortó y otra cosa es legalizar el aborto. La realidad es que casi ninguna mujer va presa por haber abortado. Despenalizar sería simplemente blanquear esa situación. Pero otra cosa es legalizar el aborto libre, facilitar el aborto para quien quiera hacerlo por cualquier causa», expresó. 

Fernández, que ya tuvo su momento de gran exposición mediática durante la apertura del Encuentro de Mujeres en la ciudad de las diagonales, los pasados 12,13 y 14 de octubre, cuando se refirió al paso de las participantes por las calles céntricas, e incluso les dio la bienvenida, vuelve a encender la mecha del debate con su texto.

«Si yo pudiera hablar con Alberto le preguntaría si vale la pena comenzar su mandato con un tema que tanto divide a los argentinos y que tanta tensión ha provocado. Pero me preocupa más otra cosa: yo le escuché decir, antes de las elecciones, que no consideraba que este tema fuera una prioridad o una urgencia, que dividía al país y que había que analizarlo bien y con tiempo. Muchos le votaron confiando en estas palabras», lanza casi al final del posteo en tono de chicana.

En una entrevista publicada por el diario Página 12 el domingo último, el futuro presidente sostuvo que el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que en 2018 obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados pero que no logró la aprobación en el Senado, aborda «un problema de salud pública».

“Quisiera que el debate no sea una disputa entre progresistas y conservadores, entre revolucionarios y retrógrados, es un problema de salud pública que debemos resolver y hay que asumirlo así”, lanzó, al tiempo que aseguró que «Voy a intentar que salga cuanto antes. No depende solo de mí»

En el mismo artículo, Fernández se describió como «un activista de ponerle fin a la penalización del aborto» y aseguró que enviará un proyecto de ley al Congreso «tan pronto» llegue al gobierno 10 de diciembre, informó Clarín.

El obispo emérito de Neuquén, Marcelo Melani, se despidió de la Patagonia para emprender un nuevo camino. A sus 81 años, partirá hacia el Perú en el marco de la Expedición Misionera Salesiana Nº 150, de la que participará como misionero ad vitam en la Amazonia. Ser misionero ad vitam (entrega de por vida) no es para él una distinción: “Desde hace 48 años estoy como misionero en la Patagonia. Ahora siento que se ha renovado en mí ese llamado: ‘Deja tu tierra’, porque la Patagonia es mi tierra”, aclaró el prelado nacido en Florencia, Italia.

El obispo es enviado como presencia salesiana amazónica, en vísperas del Sínodo Extraordinario para la Amazonia convocado por el papa Francisco. Siguiendo su lema episcopal “No para ser servido, sino para servir”, asume este nuevo llamado “maravillado” al pensar que Dios tenga un proyecto nuevo para él en este momento de su vida, según reconoció en declaraciones a la agencia católica de noticias AICA.

Consultado sobre los puntos en común entre su recorrido como pastor y su nuevo destino, consideró: “Creo que voy a encontrar muchos puntos comunes: minería a cielo abierto, derrames de petróleo, luchas para la tenencia de la tierra, corrupción”, son algunos de los temas que aquejan a la población peruana en la región donde ejercerá su tarea misionera, “pero también me encontraré con hermanos y hermanas que aman al Señor y que trabajan por el Reino de Dios”, aseguró.

A Roma y luego a Perú

El religioso llegará al Perú en diciembre, ya que antes participará en Roma de un curso de misionología. En cuanto a su estadía, admitió que no sabe si permanecerá todos los años que le quedan, pero espera poder estar allí “mientras pueda ser útil”.

“La única expectativa que tengo es poder servir a los hombres y a Dios”, dijo. Por eso explicó: “No me preocupa saber qué actividad tendré. Ciertamente podré confesar, escuchar y aconsejar”, anticipó.

En cuanto a la convocatoria, reconoció: “Me maravilló sentir en mí de nuevo con fuerza ese llamado y me asombró pensar que Dios tenga un proyecto nuevo para un viejo de 81 años”, aunque para dar su respuesta “el camino fue largo: hubo mucha oración, búsqueda de discernimiento con la ayuda de mis hermanos, el ofrecimiento al Superior General de los Salesianos”, etapas que culminaron con un sí.

Miembro de la Sociedad Salesiana de Don Bosco, el obispo reconoció aspectos del carisma presentes en este camino que se abre: “El carisma de los salesianos es por sí mismo misionero. Don Bosco buscaba a los misioneros donde ellos estaban, no esperaba a que vinieran. Cuando la congregación tenía pocos miembros, envió a los mejores a América”, recordó.

Tal como lo hicieron sus predecesores al frente de la diócesis de Neuquén, se caracterizó por un fuerte compromiso social y en la lucha por el respeto a los Derechos Humanos. En ese sentido, integró la comisión de Pastoral Aborigen, y actualmente la de Migrantes e Itinerantes, así lo informó IMNeuquén.

El obispo emérito envió un mensaje a la comunidad: “La vida cristiana es una vida misionera, no tengamos miedo a recorrerla. Con Jesús todo es posible”, y dirigiéndose especialmente a quienes sienten el llamado misionero, animó: “No se olviden de rezar, participar de los sacramentos, busquen a alguien que los ayude a discernir la llamada del Señor y prepárense a no buscar muchas comodidades”.

Un homenaje a don Jaime

Durante un homenaje a don Jaime de Nevares, primer obispo de Neuquén, monseñor Melani afirmó: “Uno no puede ser misionero si no está totalmente enamorado de Cristo”. Hoy Cristo lo convoca una vez más, a sus 81 años, con un mensaje claro. “Creo que el Señor me continúa diciendo ‘No temas, yo estoy al lado tuyo’. Un poco lo decía San Pablo: ‘Yo corro hacia el Señor y Él corre junto a mí’”, sostuvo.