Tag

nuevo cepo cambiario

Browsing

Tras las PASO cambió el clima que había mejorado con el plan de descuentos que había lanzado el Gobierno. “Las restricciones cambiarias, profundizaron el freno de la actividad”, explicaron fuentes del sector.

Los primeros días de septiembre comenzaron con malas noticias para el sector automotor. Los patentamientos de 0km están mostrando un retroceso de 25% respecto a igual período del año pasado. Sin bien la baja es menor a la que se venía registrando hasta el momento –que rondaba el 50% – es lógico que esto suceda ya que se está comparando con meses malos del 2018, por el impacto de la primera devaluación fuerte de fines de abril de ese año. De todas maneras, el peor momento se comenzó a vivir desde septiembre pasado.

Más allá de esto, la situación en las concesionarias es muy dura. “La actividad cayó muy fuerte este mes. Con el resultado de las PASO cambió el clima que algo había mejorado con el plan de descuentos que había lanzado el Gobierno. Pero las restricciones cambiarias, profundizaron el freno de la actividad”, explicaron en una concesionaria.

La suba del dólar que se produjo después de las elecciones del 11 de agosto, golpearon al sector. Las terminales dispusieron desde esa semana nuevas subas de precios (en algunos casos hasta 23%) que pusieron a los 0km en niveles inaccesibles. Si bien, casi todas las marcas salieron a bonificar algunos modelos, no fue suficiente para compensar el aumento de precios. A esto se sumó que en septiembre no se prorrogó el plan de subsidios oficiales por lo que desapareció de las concesionarias ese descuento adicional.

Tomando el mercado de agosto pasado, la caída de los primeros días de septiembre es de 23,8%. Si bien todavía queda la mayor parte del mes para registrar vehículos, la expectativa es que el mercado cierre por debajo de las 35.000 unidades, así lo reseña El Comodorense.

Las autoridades del Banco Central recibirán este miércoles a los principales referentes del sector inmobiliario para discutir mecanismos que agilicen las operaciones de compra-venta de propiedades, tras las nuevas medidas de control de cambios dispuestas por le Gobierno desde principios de septiembre.

Fuentes de la entidad monetaria confirmaron hoy a Télam que las principales asociaciones del sector inmobiliario serán recibidas por el gerente general del Central, Nicolás Gadano, y que la reunión será de carácter técnico.

A la cita fueron convocados el presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), Armando Pepe, y la vicepresidenta, Marta Liotto; el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Alejandro Bennazar, y el secretaria}o general Claudio Vodanovich; entre otros convocados, como la Cámara Empresaria de Desarroladores Urbanos (Cedu), así lo reseña Télam.

La decisión del Gobierno de aplicar controles sobre el mercado de cambios interrumpió el desembolso de créditos en dólares para financiar las operaciones de las pymes industriales exportadoras, que aseguran estar «en jaque» por esta medida oficial.

Así lo alertó el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, quien explicó que «desde que se implementó el control de cambios, los bancos decidieron no renovar la prefinanciacion de exportaciones, algunos directamente no las cotizan y otros sí, pero con una tasa de interés en dólares prohibitiva».

El dirigente comentó que existen cartas de crédito emitidas en el exterior y que ahora no pueden ser descontadas en los bancos locales por las restricciones, lo cual generó «un fuerte perjuicio por el atraso en la cadena de cobros de las exportaciones. Y atraso también en la cadena de pago de la pyme para hacer frente a salarios, materia prima, energía e impuestos».

En un comunicado, Rosato aseguró: «ser una pyme exportadora en este país es un castigo, gobierne quien gobierne. Los bancos dejaron de dar créditos en dólares, las prefinanciaciones no son renovadas ni cotizadas, las cartas de crédito no pueden ser descontadas».

«Así, no va a quedar ni una pyme que pueda ser competitiva para vender al exterior, reduciendo aún más la capacidad de generar dólares para el país», así lo reseña Diario Jornada.

El economista liberal Rodolfo Santángelo consideró hoy que «la Argentina no está para tener libertad de cambio» debido a la alta inflación y a sus desequilibrios macroeconómicos, por lo que las medidas de restricción recientemente anunciadas «llegaron para quedarse».

Santángelo consideró que el control de cambios «está funcionando bien» dentro de lo previsto y señaló que esto era «una medida necesaria e inevitable» dado que estaba habiendo mucha demanda de divisas para atesoramiento.

Dijo el economista esa demanda de dólares estadounidenses siempre existió y se cubría con otros ingresos como las divisas financieras que ingresaban al país, pero «últimamente se hizo insoportable».

En declaraciones a radio La Red, el economista agregó que el objetivo de este control de cambio junto con la reprogramación de las letras de deuda es que haya un tipo de cambio que salte del centro de las escena.

«No podemos decir estable, no sabemos cómo va a seguir, pero al menos se busca que deje de ser un gran problema y evitar que las reservas internacionales del Banco Central caigan a ritmo insostenible», sostuvo.

Santángelo consideró que de apoco se va a ir logrando el objetivo si los argentinos entienden «que el control del cambio vino para quedarse porque de ninguna manera va a ser transitorio y hasta es probable que en algún momento tenga que ser endurecido».

«Si el límite hoy es de 10.000 el día de mañana sea 8.000 o 5.000 o cero eventualmente en algún momento. Estábamos en una situación e la que la demanda de divisa superaba a la oferta. Este es sólo el primer round», sostuvo.

El economista opinó que para «confianza y tranquilidad» son dos «palabras muy fuertes», por lo que él prefiere considerar que las medidas anunciadas por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, son en principio para «ayudar a cuidar la caja».

«Tenemos control de cambio para rato. A mi me etiquetan como economista liberal y ortodoxo y lo soy, pero la Argentina no está para tener libertad de cambios, no estuvo en el 2015 tampoco», advirtió.

Y señaló que para tener libertad de cambio hay que tener una moneda estable y confiable con inflación baja, mientras que la Argentina «no tiene moneda» y necesita recuperar la «estabilidad macroeconómica».

«La libertad de cambio es un país que se dan los países con estabilidad macroeconómica», añadió.

«Yo siempre dije que la libertad de cambio es una Ferrari, pero la Ferrari no la podés usar en el conurbano sino en autopistas.

Entonces, el día que tengamos moneda y estabilidad volveremos a tener libertad de cambio, mientras tanto tenemos que andar con muletas», así lo reseña Diario Jornada.

El sector inmobiliario pidió al gobierno nacional que contemple las operaciones inmobiliarias, ya que las mismas se hacen mayoritariamente en dólares, para que puedan concretarse con normalidad, en el marco de las nuevas condiciones de política cambiaria establecidas por el Poder Ejecutivo.

A través de un comunicado, trece entidades representativas del sector solicitaron una modificación del esquema de control de cambios que dispone que las personas físicas tendrán un tope mensual de US$ 10.000 para la compra de divisas.

Consideraron que modificar el esquema contemplando las operaciones inmobiliarias, «podrá dar un impulso a la economía, la construcción, el trabajo y el bienestar de las familias que desean concretar el sueño de un hogar».

«Dada la evidente caída que viene sufriendo el sector inmobiliario y a las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno, solicitamos a las autoridades que se contemplen las transacciones inmobiliarias, ya que las mismas se realizan mayoritariamente en dólares», indicó el comunicado, así lo reseña Télam.

Las acciones de empresas que cotizan en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (Argentina) vuelven a reflejar una abrupta caída este martes y en promedio se registra un retroceso general del 13 % en el índice del Mercado de Valores (Merval) de la capital argentina.

Así, tras la suba del 6,45 % de este lunes, solo una jornada después muchas de las grandes compañías que operan en ese país sudamericano sienten el derrumbe en su valorización. De esta forma, las bajas más pronunciadas fueron para los bancos y las firmas energéticas.

De hecho, compañías bancarias como Galicia o Macro, y la eléctrica Edenor, retroceden un 17 % en el país sudamericano.

Las complicaciones financieras para las empresas de aquella nación también están presentes en Wall Street: en algunos casos, hay caídas del 10 %. En efecto, es el primer día de la semana que la bolsa de Nueva York (EE.UU.) abre sus puertas, ya que el lunes no hubo actividad por el Día del Trabajo.

  • Tensión después de las elecciones primarias

Tras las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, cuando el opositor Alberto Fernández ganó con el 47,65% de los votos, la cotización del dólar se disparó en pocas horas, lo que significó una depreciación de la moneda argentina del 30%. Así, este lunes entró en vigencia una política de control cambiario, donde se limita la compra de dólares: se permite hasta 10.000 por persona, para reducir la demanda, así lo reseña RT.

La última vez que Alberto Fernández habló sobre el «cepo cambiario» fue el 22 de agosto.

Lo hizo para referirse a las medidas restrictivas impuestas entre 2011 y 2015 por la expresidenta Cristina Kirchner, hoy su compañera de fórmula en la carrera electoral. Recordó que durante la gestión pasado fue muy crítico de la medida y explicó: «El cepo es como poner una piedra en una puerta giratoria: nadie sale pero nadie entra. Eso fue lo que nos pasó. No fue una buena solución».

Sin embargo, ahora con la decisión tomada por el gobierno de Mauricio Macri para frenar la suba del dólar, llevar tranquilidad a los ahorristas y evitar que a la corrida cambiaria se sume una bancaria, el exjefe de Gabinete kirchnerista evitó hablar del tema.

Aprovechó el viaje que tenía programado a España para llamarse a silencio y que el gobierno de Cambiemos resuelva los problemas económicos del país.

Pero usó la celebración del Día de la Industria para enviar un mensaje a los «especuladores» a través de su cuenta en Twitter.

   Alberto Fernández  | @alferdez

Entre quienes especulan y quienes producen, estamos con los que producen.

Un abrazo a todos los trabajadores y empresarios de la industria en su día. Tienen mi compromiso: vamos a levantar las persianas de las fábricas y vamos a poner a la Argentina de pie.#DíaDeLaIndustria

View image on Twitter

En el primer día de vigencia de las restricciones cambiarias, el dólar minorista se negoció a 53,32 pesos para la compra y 58,41 para la venta. Es decir, bajó más de tres pesos respecto al valor del viernes. Esa respuesta por parte de los mercados representó un alivio para el Gobierno, que estará atento hoy, cuando operen todos los mercados en forma global, teniendo en cuenta que este lunes fue feriado en Estados Unidos.

Desde el Ministerio de Hacienda garantizaron que los ahorros son «intocables». El ministro Hernán Lacunza insistió en que los topes a la adquisición de divisas «son de emergencia».

En Casa Rosada el presidente Mauricio Macri reunió al Gabinete para seguir la evolución del tipo de cambio. A la salida del encuentro, el titular de Hacienda se mostró confiado y aseguró que el Gobierno trabaja para «cumplir con el cuidado de los argentinos». Además, dijo encontrarse «sereno, tranquilo» ante el difícil escenario económico, mientras reiteró que las medidas tomadas por el Ejecutivo son «incómodas».

«El comportamiento del mercado fue positivo»
El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, subrayó que las medidas anunciadas durante el fin de semana tienen por objetivo crear un «paraguas cambiario» que permita a la economía transitar de la mejor manera posible el proceso electoral.

«El comportamiento que vimos en el mercado cambiario fue bastante positivo, teniendo en cuenta que recién empiezan a entrar este sistema», dijo durante una rueda de prensa brindada este lunes por la tarde en la sede del Banco Central.

Para el funcionario se trató de una jornada «atípica» debido a que hubo feriado en los EEUU -algo que suele repercutir en el volumen de los negocios- y porque fue la primera rueda cambiaria tras los anuncios. Ante eso, las entidades bancarias debieron ajustar sus sistemas a las nuevas disposiciones, por lo cual advirtió que habrá que ver cómo responde el mercado en los próximos días.

Sandleris, tras ratificar la continuidad del programa monetario, señaló que el Banco Central inició «conversaciones» con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) con el objetivo de «redefinir» las metas previstas para septiembre, debido a la incidencia que pueden tener sobre estas variables las medidas dispuestas este fin de semana.

Al ser consultado sobre esas negociaciones, el titular del organismo monetario evitó brindar precisiones. «Quiero dejar en claro que estas medidas no reemplazan a la estricta política monetaria que venimos implementando desde septiembre del año pasado, y que mantendremos hacia adelante. Son medidas complementarias, en un contexto de alta incertidumbre», enfatizó.

  • La postura de industriales

Los máximos dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) coincidieron en que las medidas anunciadas por el Gobierno «no eran deseables», pero las calificaron como «inevitables».

«Hay que trabajar entre todos los sectores porque la situación es lo suficientemente crítica. De lo contrario vamos a estar con graves problemas», pidió José Urtubey, presidente de la UIA.

«La situación de la industria después de la gestión de Macri es pésima. Se perdieron casi 200 mil puestos de trabajo, es un desastre», analizó. Al ser consultado por el precio de la moneda estadounidense señaló: «No se puede decir cuál es una cotización ideal del dólar».

Mientras tanto, Daniel Funes de Rioja subrayó que los anuncios lo tomaron por «sorpresa». «Muestra la complejidad de la situación que nos toca vivir. Hay preocupación. Eran no deseables pero sí inevitables», añadió el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, así lo reseña Todo Noticias.

«El movimiento de reservas del día de hoy se explica casi en su totalidad por billetes transferidos a los bancos en forma precautoria para atender la eventual demanda que hubiera de billetes físicos en sus sucursales», explicaron desde la entidad monetaria a la agencia oficial Télam. Según indica Clarín, está previsto que esas transferencias de billetes regresen al Banco Central.

Desde el 9 de agosto, día hábil previo a las PASO, hasta este lunes las reservas internacionales cayeron US$ 13.165 millones. Aquel viernes antes de las elecciones primarias las reservas habían cerrado en US$ 66.309 millones. En tanto, según el último dato oficial, desde el 9 de agosto hasta el 29 de agosto los depósitos en dólares del sector privado (bancos) bajaron 4.735 millones de dólares.

Los informes indicaron que este lunes el mercado de dólar mayorista tuvo una operatoria prácticamente testimonial en el primer día de vigencia del control de cambios, debido a la adecuación a las nuevas normas y en el marco del feriado en Nueva York.

El BCRA volvió a elevar fuerte la tasa hasta los 85.703%, que la tasa promedio de corte en la licitación de la tarde. En una jornada caracterizada por la demanda de dólares de los ahorristas, y luego de las limitaciones a las empresas y personas físicas para comprar la divisa, el dólar minorista cayó y cerró en $58,41.

A través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU) que fue publicado el domingo en el Boletín Oficial, el Gobierno dispuso que las «personas humanas» podrán para comprar hasta USD 10.000 por mes y necesitarán autorización para comprar sumas mayores. Además, la medida establece que los exportadores de bienes y servicios deben liquidar sus ingresos de divisas en el mercado local.

El presidente Mauricio Macri encabezó hoy una reunión de Gabinete en la Casa Rosada y al salir dijo a los periodistas acreditados en la sede gubernamental que estaba «tranquilo», un día después del anuncio de medidas tendientes a asegurar el abastecimiento de dólares a empresas y ahorristas.

La reunión comenzó a las 10.30 y estuvieron presentes el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, quienes detallaron ante el Gabinete las medidas comunicadas ayer.

Al salir, los periodistas le preguntaron al mandatario cómo estaba, y él respondió «tranquilo» y siguió su marcha.

Entre las medidas anunciadas se destaca que las exportadoras deberán liquidar las divisas producto de sus ventas en el país y que todas las compañías, no solo los bancos, tendrán que pedir autorización a la entidad monetaria para girar divisas al exterior, así lo reseña Télam.