Tag

Nobel

Browsing

El expresidente de Finlandia y premio Nobel de la Paz Martti Ahtisaari, de 82 años, tiene coronavirus, anunció este martes la presidencia islandesa.

«El presidente Ahtisaari se encuentra bien teniendo en cuenta las circunstancias», indicó la presidencia en un comunicado, y explicó que el exjefe de Estado dio positivo el lunes.

Ahtisaari fue presidente de Finlandia entre 1994 y 2000 y en 2008 recibió el premio Nobel de la paz por su papel como mediador y en la resolución de conflictos, entre otros en Indonesia, Namibia, Irlanda del Norte y los Balcanes.

El sábado su esposa Eeva, de 83 años, también dio positivo.

En Finlandia hay oficialmente 700 casos y un fallecido pero solo se someten a un test las personas con alto riesgo. Según las autoridades la cifra podría ser 30 veces más elevada.

La semana pasada la primera ministra Sanna Marin declaró el estado de urgencia que cierra la frontera a los no residentes y prohíbe ademas reuniones de más de diez personas.

El caso del expresidente finlandes no es el primero de un Nobel de la Paz con coronavirus. El miércoles, el científico brasileño Sergio Trinidad, uno de los integrantes del equipo que en 2007 ganó el premio Nobel de la Paz junto con el expresidente estadounidense Al Gore, murió como consecuencia del virus.

Greta Thunberg, Reporteros sin Fronteras y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los candidatos principales.

Octubre es el mes de los Nobel. Ya se develaron los ganadores en Medicina, Física y Química, y en los próximos días se sabrán quienes se llevan de los galardones en Literatura y Economía, como así también el Premio Nobel de la Paz.

El ganador de este último, el único que no es otorgado por Estocolmo, sino por Oslo, se sabrá el viernes 11 de octubre, a las 11 (las 6 de la mañana hora Argentina).

La cantidad de nominados que recibe el comité todos los años es seguramente vastamente extenso (la lista de nominados de cada año no puede ser revelada hasta 50 años más tarde). Sin embargo, siempre hay un puñado de candidatos que pican en punta en las casas de apuestas, y son los que terminan por ser considerados los que tienen más chances de alzarse con el premio.

En 2018, el premio fue para el médico congoleño Denis Mukwege y la activista Nadia Murad, ambos involucrados en la lucha por detener la violencia sexual, y prevenir que sea una usada como arma de guerra.

Entre los favoritos de 2019, hay activistas que luchan contra el cambio climático, dos Primeros Ministros, una organización que vela por la libertad de expresión y otra que lucha por los derechos humanos. Existe siempre la posibilidad de que el ganador sea alguien sorpresivo que no esté en el radar de nadie.

Greta Thunberg

La joven danesa de 16 años se ha erigido como la gran favorita a llevarse el Premio Nobel de la Paz 2019. Su activismo para despertar conciencia respecto a la gravedad de la crisis climática la llevó a la primera plana de los medios del mundo.

Además de encabezar una huelga global por concientizar sobre la gravedad del tema, fue invitada a las mismísima Naciones Unidas, donde habló en la Cumbre por la Acción Climática el mes pasado.

Su apasionado discurso cosechó elogios y adhesiones de todas partes del mundo. Pero también despertó críticas de sectores conservadores, quienes le «aconsejaron» que no hablara de cosas de las que no sabía.

Tal vez la mayor cosa que le juega en contra sea el hecho de que su mensaje es percibido como muy confortativo. «Su problema es que el tema de la ‘vergüenza de volar’ (el hecho de hacer que la gente se sienta responsable por su huella de carbono) hace que sus chances se reduzcan. La vergüenza no es un sentimiento constructivo en torno al cual se pueda construir el cambio verdadero», declaró a Reuters Sverre Lodgaard, un ex miembro del Comité Nobel entre 2003 y 2011.

Si Thunberg se alza con el premio, será la más joven de la historia en hacerlo. Esa distinción le corresponde actualmente a Malala Yousafzai, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2014, con 17 años.

Abiy Ahmed

El Primer Ministro de Etiopía no es una figura muy reconocida en Occidente, pero en 2018 logró poner fin a un conflicto entre su país y Eritrea que llevaba 20 años.

La guerra entre Etiopía y Eritrea comenzó en 1998, cinco años después de que el segundo lograra independizarse del primero, y duró hasta 2000. Sin embargo, una disputa sobre cuál sería la línea fronteriza entre ambas naciones continuó sin resolverse, lo que perpetuó un estado de tensión constante que se prolongaría por dos décadas.

Fue poco después de asumir que Abiy Ahmed procedió a liberar presos políticos y firmó un acuerdo de paz con su par de Eritrea Isaias Afwerki. En ese tratado, Ahmed se comprometió a que su país respetaría las fronteras pactadas, y devolvería todo territorio en disputa.

Ahmen también se ha caracterizado por avanzar las mujeres en los puestos de gobierno. La mitad de los 20 ministerios están comandados por mujeres, y nombró a la primera ministra de Defensa de la historia del país.

En la casa de apuesta londinense Ladbrokes, las chances de que el Primer Ministro de Etiopía se alze con el premio se calculan en 4/1.

Jacinda Ardern

La Primera Ministra de Nueva Zelanda se ha convertido en una suerte ícono para gente de todas partes. Si bien ya había despertado comentarios y admiración debido a lo que su trayectoria política representaba para el avance de las mujeres (dio a luz a su hija como titular del Ejecutivo, y volvió a trabajar seis semanas después del parto), fue la matanza de Christchurch lo que terminó por solidificar su imagen como un símbolo de compasión, entereza y fortaleza.

Luego de que se produjeran los tiroteos en dos mezquitas, los cuales dejaron un saldo de 51 muertos, Ardern actuó rápido. Menos de un mes después, el parlamento neozelandés prohibió la venta de armas automáticas y semiautomáticas.

También comprendió que parte de los objetivos de asesinos como el de Christchurch era conseguir publicidad, y se comprometió a no hacer nada que pudiera difundir el mensaje de supremacistas blancos. «Jamás escucharán su nombre salir de mi boca», afirmó.

Si Ardern se alza con el galardón, será la primera persona de Nueva Zelanda en recibir el Premio Nobel de la Paz.

Raoni Metuktire

Metuktire es un jefe indígena brasileño que ha pasado toda su vida defendiendo la Amazonia, que ha sido el hogar de sus antepasados por generaciones. El hombre, que tiene 89 años, viajó este año al encuentro del G7 para discutir la gravedad de la situación con los líderes de los países más industrializados del mundo.

La militancia de Metuktire es conocida desde hace años, pero la llegada al poder de Jair Bolsonaro ha puesto su labor en el centro de la atención mundial.

Los incendios que sufrió el Amazonia este año fueron vastamente superiores a los de años anteriores. Según los expertos, las medidas tomadas por Bolsonaro resultaron en un alza de más del 70% en incendios respecto a 2018. La deforestación, por su parte, registró un incremento de más del 90%.

Reporteros sin Fronteras

La organización no gubernamental de origen francés existe desde 1985, y su objetivo central es defender la libertad de expresión y de prensa en todo el mundo.

La ONG estuvo en el centro de la escena este año debido a su dedicación a exponer el caso de Jamal Khashoggi, el periodista saudita asesinado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul en 2018.

Si Reporteros sin Fronteras gana el premio, será la primera organización de este tipo en ganar el Nobel de la Paz.

Alto Comisionado de las ONU para los DD.HH.

La división de la ONU, creada tras la Segunda Guerra Mundial, busca ayudar y proteger personas que huyen de guerras, o bien son perseguidas por motivos religiosos, étnicos o sexuales.

Actualmente liderada por la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, el organismo ya recibió el galardón en 1954 y 1958.

Este año, se ha mostrado muy activo a la hora de denunciar el tratamiento que el gobierno de EE.UU. dispensa a los migrantes en su frontera.

“Es curioso. Chernobyl fue vista por más personas que Juego de tronos”, comparó esta tarde la Premio Nobel de Literatura, Svetlana Alexiévich. La autora bielorrusa reflexionó sobre el éxito de esta producción de HBO que cosechó hasta ahora 650 millones de espectadores. Con su tono sereno habló sobre los desastres naturalesque asechan a la humanidad. «Necesitaremos diez Chernobyl más para que el hombre cambie su modo de pensar. La cultura no puede convencer, solo el miedo. El hombre no puede ganarle la guerra a la naturaleza», agregó la escritora, que prepara dos nuevos libros, aún sin fecha de publicación. El primero de ellos tendrá como hilo conductor al amor; el segundo, a la vejez, dado que el concepto ha cambiado en las últimas décadas ya que la vida humana se ha prolongado gracias a los avances científicos. Quizá, admitió, luego de ellos publique los diarios de su escritura, un exquisito arte que cincela con empatía y al que compara con la labor que Auguste Rodin realizaba sobre el mármol.

Alexiévich confesó que le gustó leer que el guionista de Chernobyl había acudido a sus libros sobre este desastre nuclear. «Dijo que buscaba la belleza y la tristeza en mis páginas y eso es exactamente lo que quise transmitir. Sin embargo hay que decir que esta visión hollywoodense no es completa«, admitió la autora de Voces de Chernobyl, célebre por haber obtenido el máximo galardón de las Letras y por haber retratado y advertido sobre los estragos que estos hechos pueden ocasionar a la humanidad, muchos de ellos, aún visibles.

«Somos testigos del nacimiento de una nueva conciencia ecológica. A los jóvenes les dejamos un mundo en mal estado. Tendrán que enfrentarse a una larga lista de problemas, donde ni Trump ni Putin estarán presentes. Ellos son personajes del pasado», dijo la autora en una entrevista pública en Fundación Telefónica de Madrid. Alexiévich elogió a la joven líder Greta Thunberg cuyas palabras reverberaron la semana pasada en todo el planeta: «Esta niña sueca logró levantar a toda la juventud. En esta época necesitamos más gente como ella. Las ideas ya están en el aire. Lamentablemente no se formulan tan rápido como es necesario».

Las voces y la mirada, no solo de los jóvenes, sino de las mujeres resultan cruciales para cambiar el mundo, sostiene la autora La guerra no tiene rostro de mujer. «En mi familia todos se reían de mí cuando les decía que quería ser escritora», expresó no solo en alusión al contexto del férreo comunismo de su juventud, sino al hecho de ser mujer. «Tengo una visión muy positiva del feminismo. Soy feminista. No estamos hablando de extremismo. La mujer debe ser más activa en el proceso histórico. Ella es capaz de cambiar el mundo. Los hombres no fueron capaces de resolver los problemas. Si un hombre fuera capaz de gestar a un niño, a lo mejor no mataría tan fácilmente. He estado en la guerra y he visto cuán felices estaban ellos matando».

Pocos días antes de que se entregue el Premio Nobel de Literatura, una edición que tendrá dos ganadores dado que el año pasado el galardón, envuelto en un escándalo, no se entregó, Alexiévich se refirió a esta distinción. «No escribí mis libros para ganar el Nobel de Literatura. Escribí para entender ciertas cosas». Así como todos los autores rusos o que vivieron bajo la esfera soviética y obtuvieron esta distinción, ella tuvo una relación conflictiva con el poder. «A mí me llamaban. ¿cómo era? Sí, «cordero con piel de lobo». Es una tradición de nuestra cultura: no reconocemos a los nuestros que son bien considerados por los demás. No diría que esto me afecta o me hiera, pero cuando leía estos insultos, me preguntaba: ¿Por qué Rusia no puede integrarse al mundo? ¿Por qué vivimos en un mundo tan cerrado, en estado permanente de semiguerra? Además, una cosa es tener un conflicto con el poder de Putin, sin embargo, cuando ves que es tu pueblo el que vota a Putin, la situación se convierte en una tragedia». El desastre, para Alexiévich, no es solo ecológico, es, en muchos casos un error en la fe que algunos ciudadanos depositan en sus líderes.

A modo de anticipo del Festival de No Ficción Basado en Hechos Reales, que se realizará entre el 28 y el 30 de noviembre en el CCK, hoy se puede asistir, a las 19, a la proyección del documental Las mentiras más grandes son las documentadas, del sueco Staffan Julén, sobre la obra de Alexiévich, en el Centro Cultural Kirchner , Sarmiento 151, informó La Nación.

Se trata del reconocido médico cirujano infantil y ex jefe del Servicio de Trasplante Cardíaco del Hospital Garrahan de Buenos Aires, Horacio Vogelfang, quien estuvo al frente del equipo médico itinerante que realizó con éxito la primera Cirugía Cardiovascular Pediátrica de la provincia en la institución valletana.

El Centro Materno Infantil de Trelew, que depende del Ministerio de Salud del Chubut, fue sede días atrás de la primera Cirugía Cardiovascular Pediátrica que se lleva a cabo en la provincia y que fue realizada por un equipo médico itinerante conducido por el reconocido médico cirujano infantil y ex jefe del Servicio de Trasplante Cardíaco del Hospital de Pediatría “Prof. Dr. Juan Garrahan” de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Vogelfang.

La paciente operada fue una beba prematura, que nació con 28 semanas de gestación y bajo peso, y que padecía de una patología denominada “ductus”, que es una arteria abierta que no se termina de cerrar en la gestación, y que se encuentra dentro de las denominadas cardiopatías vasculares de baja complejidad.

La intervención fue posible gracias a las gestiones realizadas por los profesionales que integran el Servicio de Neonatología del Centro Materno Infantil de Trelew, la obra social ADOS y la presencia del equipo médico que realizó la intervención, que estuvo conformado por tres cirujanos, un anestesista y una instrumentadora quirúrgica.

Primera cirugía de este tipo en Chubut

Consultada al respecto, la directora provincial de Maternidad, Infancia y Adolescencia, Devora Flores Sahagún, destacó que “es la primera vez que se realiza este tipo de operación en la provincia”, y al evaluar las características que tuvo el procedimiento, comentó que el mismo “nos dejó como evidencia la importancia que tiene la posibilidad de que se traslade el equipo médico y no al paciente, ya que muchas veces por lo delicado del cuadro clínico es riesgoso”.

Equipo provincial de excelencia

Por su parte, el reconocido médico cirujano que encabezó la operación, Horacio Vogelfang, manifestó que “el equipo médico y la Unidad de Neonatología que encontramos en el Centro Materno Infantil de la ciudad de Trelew, nos pareció de un nivel excelente”.

No tiene “nada que envidiar a las mejores en las que estamos habituados a trabajar en Buenos Aires”, resaltó, agregando que “la provincia cuenta con gente muy esforzada y que está haciendo un trabajo maravilloso”.

El doctor Vogelfang es uno de los más prestigiosos cardiocirujanos infantiles del país, es candidato al Premio Nobel de Medicina y fue reconocido por la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires como personalidad destacada en el año 2017.

Continuar con las experiencias

Finalmente, la referente provincial del Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas, Laura Sacchetti, señaló que “la idea es que esta experiencia se pueda repetir para todos los pacientes que necesiten este tratamiento, porque evita entre otras cosas un traslado riesgoso del paciente así como también el traslado de la familia”.

Además, Sacchetti valoró que “es una cirugía para la que nuestra Neonatología se encuentra preparada, por lo que esperamos que sea el inicio de muchos más tratamientos así, en los casos que sea necesario”, concluyó.

El premio Nobel de Física de este año fue para, por un lado, el estadounidense Arthur Ashkin y, por otro, en forma conjunta, para el francés Gérard Mourou y la canadiense Donna Strickland «por revolucionarios inventos en el campo de la física láser», informó este martes la Real Academia Sueca.

«Los inventos galardonados este año han revolucionado la física láser. Objetos extremadamente pequeños y procesos increíblemente rápidos se ven ahora con una nueva luz», destacó el organismo. Se trata de avanzados instrumentos de precisión que están abriendo nuevas áreas de investigación y una gran cantidad de aplicaciones industriales y médicas, añadió.

Los ganadores del Nobel de Física son anunciados en la Real Academia de las Ciencias de Suecia, en la ciudad de Estocolmo (EFE).

Los ganadores del Nobel de Física son anunciados en la Real Academia de las Ciencias de Suecia, en la ciudad de Estocolmo (EFE).

Una mitad del premio va para Ashkin, galardonado «por las pinzas ópticas y su aplicación en sistemas biológicos» y la otra en conjunto para Mourou y Strickland por «su método para generar impulsos ópticos ultra cortos y de alta intensidad», que han «abierto nuevas áreas de investigación y llevado a muchas aplicaciones industriales y médicas».

Arthur Ashkin inventó las pinzas ópticas, que atrapan partículas, átomos, virus y otras células vivas con sus «dedos» de rayo láser. Esta nueva herramienta le permitió a Ashkin realizar un viejo sueño de ciencia ficción: utilizar la presión de la radiación de la luz para mover objetos físicos. Logró que la luz láser empujara pequeñas partículas hacia el centro del rayo y las mantuviera allí. Se habían inventado las pinzas ópticas, explicó en el comunicado oficial sobre el premio la Real Academia Sueca en un comunicado.

Un gran avance se produjo en 1987, cuando Ashkin usó las pinzas para capturar bacterias vivas sin dañarlas. Inmediatamente comenzó a estudiar sistemas biológicos y las pinzas ópticas ahora se usan ampliamente para investigar la maquinaria de la vida.

Gérard Mourou y Donna Strickland abrieron el camino hacia los pulsos láser más cortos e intensos jamás creados por la humanidad. Su artículo revolucionario se publicó en 1985 y fue la base de la tesis doctoral de Strickland.

Nos ganadores del Nobel de Física 2018, en pantalla durante el anuncio de este martes en la Real Academia Sueca (AFP).

Los ganadores del Nobel de Física 2018, en pantalla durante el anuncio de este martes en la Real Academia Sueca (AFP).

Usando un enfoque ingenioso —señaló la Academia Sueca— lograron crear pulsos láser ultracortos de alta intensidad sin destruir el material amplificador. Primero, estiraron los pulsos del láser a tiempo para reducir su potencia máxima, luego los amplificaron y finalmente los comprimieron. Si un pulso se comprime en el tiempo y se acorta, entonces se empaqueta más luz en el mismo espacio diminuto: la intensidad del pulso aumenta dramáticamente.

Ashkin nació en 1922 en Nueva York y se doctoró en la estadounidense Universidad de Cornell; Mourou nació en Albertville (Francia) en 1944 y se doctoró en la Universidad de París, en Orsay, mientras que Stirckland nació en 1959 en Guelph (Canadá) y trabaja actualmente en la Universidad de Waterloo, en Ontario, indicá la agencia de noticias EFE.

El año pasado, el Nobel de Física fue para Reiner Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne, miembros de la colaboración Ligo/Virgo, por la confirmación de la existencia de las ondas gravitacionales predichas por Albert Einstein hace un siglo.

Cada Premio Nobel está dotado con nueve millones de coronas suecas (alrededor de un millón de dólares) y la ceremonia de entrega del galardón tiene lugar los 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel.

Los retratos de los tres ganadores del Nobel de Física, el estadounidense Arthur Ashkin (izq), el francés Gérard Mourou (c) y la canadiense Donna Strickland, son expuestos en la Real Academia de las Ciencias de Suecia (EFE).

Los retratos de los tres ganadores del Nobel de Física, el estadounidense Arthur Ashkin (izq), el francés Gérard Mourou (c) y la canadiense Donna Strickland, son expuestos en la Real Academia de las Ciencias de Suecia (EFE).

Este lunes se dio a conocer el Nobel de Medicina, concedido a los inmunólogos James P. Allison y Tasuku Honjo por sus avances en la inmunoterapia, que se sirve de la habilidad del sistema inmune para atacar las células cancerosas.

Este miércoles se dará a conocer el Nobel de Química, para el que se considera candidato al microbiólogo español Francisco Martínez Mojica por descubrir el mecanismo genético CRISPR-Cas9, que contribuyó al desarrollo de una nueva herramienta de edición del ADN.

El viernes se dará a conocer el de la Paz y el lunes 8 de octubre el de Economía. Este año no se entregará el Nobel de Literatura, pues la Academia Sueca de las Letras se encuentra inmersa en un escándalo de abusos sexuales y corrupción que hizo que se postergara su concesión para 2019, junto al premio correspondiente de ese año.

 

 

Clarín

Los creadores de la inmunoterapia, el estadounidense James P. Allison y el japonés Tasuku Honjo, obtuvieron el  Premio Nobel de Medicina 2018, que fue anunciado hoy por la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo. «Soñaba con esto pero no pensé que se produciría. Me parecía demasiado», agradeció el estadounidense Allison. Al premio de Medicina seguirá el martes el de Física, el miércoles el de Química y el lunes próximo el de Economía, mientras que el viernes se conocerá en Oslo el Nobel de la Paz.

«Por su descubrimiento de una terapia contra el cáncer mediante la inhibición de la regulación inmunonegativa», describió la Asamblea Nobel el trabajo de los flamantes galardonados que revolucionaron el tratamiento contra el cáncer. La terapia creada por Allison y Honjo busca inhibir las proteínas generadas por algunas células inmunitarias, así como algunas células cancerígenas, que evitan que las defensas naturales del cuerpo maten las células cancerígenas.

Allison, de 70 años, es profesor de la Universidad de Texas, y Honjo, de 76 años, es docente de la Universidad de Kyoto. Por su método terapéutico que permite al sistema inmunitario actuar más rápido para combatir el cáncer ya habían sido premiados en 2014 por su investigación con el premio Tang, considerado como la versión asiática de los Nobel. Ambos se repartirán el monto de 1 millón de dólares con el que se recompensa a los galardonados.

El rey Carlos XVI Gustavo de Suecia entregará el premio en una ceremonia en Estocolmo el 10 de diciembre, aniversario del fallecimiento en 1896 de Alfred Nobel, creador de los premios como su última voluntad. El año pasado tres genetistas estadounidense fueron recompensados con el Nobel por sus trabajos sobre el reloj biológico, que ilustra la adaptación del cuerpo a los ciclos del día y la noche, así como los trastornos del sueño.

El Nobel de Medicina abrió la temporada del galardón sueco que continuará hasta el próximo lunes con los reconocimientos para Física, Química, Economía y el de la Paz. Este año, por primera vez desde 1949, el anuncio del Nobel de literatura será aplazado un año por la Academia Sueca, sumergida en el escándalo #MeToo, en divisiones internas y la renuncia de varios de sus miembros que le impiden funcionar normalmente.

 

 

Pagina 12