Tag

Néstor Kirchner

Browsing

La familia del empresario, Fabián Gutiérrez, ex secretario presidencial de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, consideró que «fue víctima de un crimen brutal» y pidió «respeto, empatía y paz» para «dejar que la Justicia actúe» sin que se hagan «especulaciones interesadas» sobre el hecho.

«Ante el brutal crimen de Fabián, amigos, familiares y gente que lo quiere, rogamos a los medios, periodistas y dirigentes de todo el arco político, respeto, empatía y paz, pero sobre todo calma, dejando actuar a la Justicia, apartándose de hacer especulaciones dolorosas, interesadas, de todo tipo y color», señaló el comunicado difundido a través de las redes sociales.

«Fabián era, ante todo, una persona. Dueño de un corazón inmenso y una calidad humana extraordinaria. Para nosotros no se fue, porque siempre estará. Le pedimos a Dios que nos ayude en este difícil momento y en la imperiosa búsqueda de Justicia. Gracias», remarcaron la familia en el breve texto.

Gutiérrez, exsecretario de Néstor y Cristina Kirchner, fue encontrado asesinado y enterrado hoy en una casa de la localidad santacruceña de El Calafate y por el crimen fueron detenidos cuatro sospechosos, uno de los cuales confesó el hecho ante la Justicia, informaron a Télam fuentes judiciales.

El hallazgo se concretó esta mañana en los fondos de una casa de la calle Cañadón Seco, del barrio Aeropuerto Viejo, de esa localidad turística ubicada a unos 250 kilómetros de Río Gallegos, y de acuerdo a los primeros resultados de los peritajes forenses, Fabian Gutiérrez presentaba golpes principalmente en la cabeza y un corte en el cuello.

El empresario había sido procesado por el juez federal Claudio Bonadio en noviembre de 2019, sin prisión preventiva, como supuesto coautor del delito de lavado de dinero en el marco de un expediente vinculado con la causa de los Cuadernos.

Cabe destacar, que las personas detenidas son por ahora cuatro hombres jóvenes. La vivienda donde fue hallado el cuerpo era ocupado por uno de ellos, que podría alquilar ese domicilio o ser propietario.

La candidata a vicepresidenta del Frente de Todos subió dos fotos del ex Presidente en sus redes.»Siempre en el corazón de los argentinos y las argentinas», escribió.

Cristina Fernández recordó este domingo a su ex marido y ex presidente Néstor Kirchner en redes sociales, al cumplirse nueve años de su muerte.

«Siempre en el corazón de los argentinos y las argentinas», escribió la candidata a vicepresidenta del Frente de Todos, seguido de un corazón y una bandera argentina.

Además, subió dos fotos del ex Presidente saludando a la gente en diferentes actos mientras fue jefe de Estado, entre 2003 y 2007.

Cristina se encuentra en Río Gallegos para votar durante el mediodía, con la idea de regresar a Buenos Aires para esperar los resultados electorales junto con Alberto Fernández​, quien encabeza la lista el candidato a presidente por el Frente de Todos.

El candidato presidencial del Frente de Todos pidió estar tranquilos y dijo que la situación “la cambian todos los argentinos”.

Antes de emitir su voto en las elecciones de este domingo, el candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández​, sacó a pasear su perro Dylan en un parque cercano al departamento de Puerto Madero en el que vive. Allí, en una breve rueda de prensa, se emocionó al recordar a Néstor Kirchner, al cumplirse 9 años de su muerte.

Fernández contó que antes de que Cristina Kirchner le ofreciera ser el candidato presidencial, había arreglado con Alicia Kirchner una visita a Santa Cruz para el 20 de mayo, para concurrir al mausoleo donde descansan los restos del ex presidente.

“Yo creo en Dios, creo que Dios existe. Yo había resuelto mucho antes de ser candidato, había arreglado con Alicia Kirchner el día 20 (de mayo) ir a Santa Cruz y visitar su mausoleo. El día 18 Cristina anunció. Mi primera salida fue a visitarlo, y le prometí lo que tenía que tenía que prometerle”, aseguró, visiblemente emocionado.

“Lo quiero mucho (a Néstor Kirchner). Creo que hoy me diría: ‘Hacé lo que tenés que hacer que yo te acompaño’. Él sabe lo que tenía que hacer», añadió.

Pese a evitar dar definiciones por la vedad electoral, Fernández pidió “estar tranquilos” y aseguró: “Todos los argentinos vamos a cambiar esto, no es Alberto y Cristina, somos todos los argentinos”.

El Tribunal Oral Federal 2 le otorgó este miércoles la excarcelación a Carlos Santiago Kirchner, primo del ex presidente Néstor Kirchner, en la causa en la que se investiga el supuesto direccionamiento de la obra pública de Santa Cruz en favor de Lázaro Báez, y en la que también está procesada Cristina Kirchner.

Con el voto de los jueces Jorge Gorini y Rodrigo Giménez Uriburu, y la disidencia de Andrés Basso, el tribunal le impuso además una caución real de 12 millones de pesos y la prohibición de salida del país.

El TOF 2 está juzgando el supuesto direccionamiento de la obra pública de Santa Cruz en favor de Lázaro Báez. En ese proceso, Cristina Kirchner está acusada de ser jefa de la asociación ilícita que defraudó al Estado al favorecer al Grupo Austral. Carlos Kirchner es el único detenido en ese expediente.

El arquitecto está procesado como partícipe de la asociación ilícita junto al delito de administración fraudulenta agravada, y quedó detenido porque habría extraído dinero de cajas de seguridad a su nombre y de cuentas bancarias cuando ya pesaban restricciones para disponer de su patrimonio.

En medio de las excarcelaciones ordenadas por la justicia federal, el primo de Néstor Kirchner volvió a insistir ante el Tribunal que lo juzga para que le concedan la libertad. Este lunes, durante la audiencia y frente a los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, se negó a declarar pero dijo en la sala que estaba «injustamente detenido».

Entre otros planteos, el ex funcionario kirchnerista remarcó que sólo tiene dos causas abiertas en los Tribunales de Comodoro Py y «ambas se abrieron en este gobierno».Y advirtió que no debería estar con prisión preventiva, «Siempre trabajé y siempre estuve a derecho, hubo un malentendido con mi domicilio», deslizó. El malentendido al que se refiere es que había brindado a la justicia dos domicilios que no eran los correctos. Kirchner agregó que a raíz de su detención atraviesa «serias dificultades económicas por mi detención y embargo de mis bienes».

En paralelo, el ex secretario de coordinación del ministerio de Planificación Federal adujo problemas de salud.

El primero en pronunciarse en contra de su requerimiento fue el fiscal de juicio Diego Luciani, quien en su resolución sostuvo que aún existen los riesgos procesales que lo condujeron a la prisión. Por otro lado, señaló que el estado de salud debe ser verificado por especialistas.

Su detención

El primo del ex presidente se entregó la tarde del viernes 22 de diciembre de 2017 en los tribunales federales de la Avenida Comodoro Py, luego de enterarse por los medios que los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques le habían pedido al juez Julián Ercolini que ordenara su detención, lo que el magistrado dispuso esa mañana.

Los fiscales acusaron a Kirchner de haber realizado maniobras financieras para ocultar su patrimonio a la Justicia. «El acusado ha realizado un sinnúmero de maniobras económicas y financieras elusivas tendientes a ocultar parte de su patrimonio y a frustrar la posibilidad del rastreo y recupero de activos, logrando sustraer del alcance de la justicia la suma de prácticamente 4 millones de pesos», dijeron aquella vez Mahiques y Pollicita.

La Justicia incautó cinco vehículos del ex funcionario, a quien además se le secuestraron unos 80 mil dólares y 239 mil pesos que estaban guardados en una caja de seguridad del Banco de Santa Cruz. Los fiscales determinaron que Kirchner vació el contenido de una caja de seguridad que tenía en una sucursal del Banco Francés en la ciudad de Buenos Aires una semana después que ellos pidieran medidas para preservar su patrimonio, en agosto de 2016.

Además, al día siguiente de su indagatoria, en setiembre de ese año, el primo del fallecido presidente retiró más de medio millón de pesos y 120 mil dólares de sendas cuentas que tenía en el Banco Nación, pese a que al día anterior se había dispuesto la inhibición general de bienes.

El juez Claudio Bonadio llamó a indagatorias e inhibió los bienes de un grupo de personas que aparecen vinculadas a las inversiones del ex secretario privado de Néstor Kirchner en el país, entre los que se encuentran un hijo de Muñoz y un financista ligado a Lázaro Báez.

Aunque el capítulo de las millonarias inversiones en el exterior del secretario privado de Néstor Kirchner ya se encamina a juicio oral, la justicia ahora profundiza la investigación sobre una cifra aún mayor: el dinero que movió Daniel Muñoz, sus socios y testaferros, con distintas compras de propiedades y empresas dentro de la Argentina, que fueron expuestas en las revelaciones del ex contador Víctor Manzanares. Por eso ahora el juez federal Claudio Bonadio decidió llamar a indagatoria a más acusados en las maniobras de lavado de dinero del millonario secretario del ex presidente Néstor Kirchner que falleció en 2016 y a quien le detectaron decenas de propiedades repartidas en el mundo a nombre de testaferros. Además, el juez les dictó la prohibición de salida del país y dictó medidas sobre sus bienes.

Según revelaron fuentes judiciales a Infobae, los nuevos acusados son los ex asesores presidenciales Ricardo Fabián Barreiro –al que los medios bautizaron como el «jardinero» de los Kirchner- y Roberto Sosa. Los dos estuvieron presos en un primer tramo de la causa de los cuadernos por orden de Bonadio cuando se conocieron los viajes con dinero al sur, pero la Cámara Federal los liberó en diciembre al entender que las pruebas en su contra no alcanzaban para procesarlos. También fue imputado el hijo mayor de Muñoz, Franco, quien según el contador arrepentido Víctor Manzanares estaba vinculado a la empresa Armoring Systems, una de las firmas usadas para blanquear dinero. Esa empresa pertenece a Gustavo Dorf, quien ya está procesado en el expediente.

Ricardo Barreiro

Ricardo Barreiro

La lista de imputados se completa con Fernando Martín Herrera, Mariano Antonio Montes, Susana Noemí Muñoz, y Marcelo Adrián Timpanaro. Todos quedaron bajo sospecha por las «maniobras de lavado del dinero ilícito obtenido por Héctor Daniel Muñoz como consecuencia de las actividades delictivas investigadas en el marco de la causa n° 9608/18». Es decir: la de los cuadernos.

Por último, el juez ordenó ampliar la indagatoria de José Sebastián Jabbaz, quien fue directivo de la firma Provalor. El nombre no es menor: esa financiera aparece ligada a las operaciones financieras que llevó adelante Lázaro Báez en las ruta del dinero K y el fiscal Abel Cordoba pidió incorporarlo junto a otros involucrados en el juicio oral contra el ex dueño de Austral Construcciones y sus hijos. Bonadio ya había ordenado indagar al financista Jorge Galitis, quien figuraba como beneficiario final de la empresa Aldyne de las Islas Seychelles.

La decisión de Bonadio llega en momentos en que la primera parte de la investigación por la plata que movió Muñoz –activado a partir del caso de los cuadernos- se había considerado «cerrado» para ser elevado a juicio oral. -La fiscalía pidió mandar al banquillo a la viuda de Muñoz Carolina Pochetti; a su primo Carlos Gellert y su abogado Miguel Plo y la hija y el yerno de éste. También al ex secretario privado de Cristina Kirchner, Isidro Bounine, y al ex ministro de Hacienda de Santa Cruz Juan Manuel Campillo. La lista se completa con la agente inmobiliaria Elizabeth Ortiz de Municoy, su madre Elba Municoy y su ex marido Sergio Todisco; al empresario Carlos Cortez; los farmacéuticos Leonardo y Rubén Llaneza, el asesor de inversiones Osvaldo Parolari y el abogado Marcleo Danza.

Se trata solo de la parte internacional del lavado de dinero que emprendió el ex secretario de Kirchner, pero no así la parte nacional: las revelaciones de Víctor Manzanares, el contador de los Kirchner que se convirtió en arrepentido, dio cuenta de una serie de inversiones que se hicieron en la Argentina, por más dinero que el que se descubrió en el exterior, sobre el que todavía hay que profundizar

«Resulta que, en rigor, las revelaciones brindadas por ese imputado han abierto un panorama mucho más amplio sobre la hipótesis de lavado que se habría diagramado en el plano nacional, lo que imponen seguir avanzando en la dilucidación de la correcta dimensión de aquellas participaciones e intervenciones de modo de no parcializar y/o escindir hechos con una anticipada elevación a instancia oral», dijeron los fiscales Carlos Rívolo y Carlos Stornelli en el dictamen presentado el último viernes.

A fines de abril, Bonadio llamó a indagatoria a Alejandrina Pochetti, hermana de Carolina Pochetti; su ex marido Pablo Raies; y su madre, Stella Marys Blanco. También el chofer de Muñoz, Fausto Machado; Daniel Omar Blanco, al contador ligado a los Kirchner Ricardo Leandro Albornoz y Segundo Pantaleón Córdoba, abogado de la Unión Obrera Metalúrgica. La lista se completaba con Daniel Roberto Eloy Bona, Pablo Alejandro Buscaglia, Gabriela Fernando Dieguez, Jose Alex Fallas, Jorge Antonio Galiti, José Jabbaz, Gregorio Sebastián Ludman, Jorge Ludueña, Fausto Machado, Andrés Mercuri, Rubén Silva y los financistas Alejandro Raele y Pablo Rippel. Aún no se resolvió la situación procesal de ninguno.

juez Claudio Bonadio (Gustavo Gavotti)

juez Claudio Bonadio (Gustavo Gavotti)

Ahora el juez dispuso más indagatorias bajo la sospecha de que los nuevos imputados también están involucrados en maniobras de lavado de activos. «Teniendo en cuenta la naturaleza de los hechos investigados, no puede obviarse que al menos parte de los bienes de los prenombrados podrían haber sido adquiridos con dinero de origen ilícito, como así también que podrían intentar disponer de ellos con anterioridad a una eventual sentencia, para frustrar el cumplimiento de la misma en sus aspectos patrimoniales», sostuvo Bonadio al llamarlos a declarar para el próximo 3 de julio, señaló la resolución a la que accedió Infobae.

Por eso el juez también ordenó trabar una inhibición de bienes y cuentas de todos los imputados, incluso sus cajas de seguridad. La orden se emitió a los Registros de la Propiedad Inmueble, a la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor, al Registro Nacional de Buques, al Registro Nacional de Aeronaves de la Administración Nacional de Aviación Civil y al Presidente del Jockey Club Argentina y a la Caja de Valores SA.

Se dispuso también que la AFIP levante el secreto fiscal sobre ellos para investigar sus declaraciones juradas  desde 2003 hasta ahora, si compraron dólares –ellos o sus familiares- y si se acogieron al blanqueo que promovió el gobierno de Mauricio Macri.

El ex contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares

El ex contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares

Un repaso de Infobae por las declaraciones de Manzanares señala que el hijo de Muñoz aparece ligado a la firma Armoring System. «Daniel Muñoz me dice eso es mío y quiero que Franco sea mi cara visible. Pasa más tiempo y me pide que le genere un blanco a Franco   para que pueda comprar las acciones. Posteriormente decide que Franco ingrese a la sociedad para lo cual se suscribe un contrato de compraventa de acciones. El pago de la cuota de compra de las acciones se hizo bancarizado, a favor de Gustavo Dorf», contó en su declaración como arrepentido Manzanares.

Según explicó, cuando la santacruceña aliada a Lilita Carrió Mariana Zuvic «pone en los medios a esta sociedad, Daniel Muñoz, decide dejar sin efecto la compra  de las acciones y Franco sale de la sociedad de manera formal». Pero hasta en una de las declaraciones juradas Franco Muñoz se llegó a consignar su participación societaria en Armoring y «hasta la fecha Franco vive de su participación en Armoring System por lo que la salida de Franco fue simulada al solo efecto de protegerse de la denuncia de Zuvic».

En tanto los ex colaboradores de los Kirchner también son mencionados por Manzanares. Según dijo, en 2015 Muñoz le pidió transferir «un camión Volvo con acoplado» que estaba incorporado a una sociedad de Manzanares donde «también era socio Roberto Sosa, Vial Sur SA». Según precisó hubo una venta «ficticia».

A Barreiro, en tanto, lo mencionó el contador cuando contó que Fausto Machado, el chofer de Muñoz, «llevó 2 millones de dólares a una cooperativa para que realice una operación con cheques, y en Río Gallegos acompañé a Barrenechea (la esposa del vendedor de Transtecnológica) al Banco del Sur a depositar pesos y valores para poder blanquear ese dinero». Y precisó que, allí, Machado trabajaba con el ex jardinero de los Kirchner, Ricardo Barreiro, «en una sociedad que capitalizaron junto con Muñoz; esa sociedad tenía una empresa de transporte, de recolección de residuos, y tenía otras actividades pero que no hacían parte de la asociación con Muñoz». Se trata de la empresa de colectivos RB Transportes y departamentos que habían construido en un terreno fiscal.

Mientras desde su oficina estudian casos famosos de recuperación de activos en el mundo para aplicarlos en la Argentina, la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, se refirió al frente judicial que afronta en ese aspecto la ex presidente Cristina Kirchner y apuntó contra ella y quien fuera su marido como dos de los gobernantes “más corruptos de la historia moderna”.

“En la causa de la ruta del dinero K, Lázaro Báez era una pieza fundamental, pero la cadena no terminaba ahí. El eslabón original es el matrimonio Kirchner. Y quiero agregar algo: porque estamos hablando ya no de 5 millones de dólares o de 10 millones, sino que estamos hablando de 150, 200 y hasta, dicen por ahí, 400 millones de dólares, lo que colocaría al matrimonio Kirchner en el Olimpo de los cleptócratas”, afirmó Alonso durante una entrevista con #Feinmann910 en Radio La Red AM 910.

“Estamos frente a una situación impactante no solo para la Argentina, sino a nivel global. Los Kirchner se ubican entre los 10 o 15 gobernantes más corruptos de la historia moderna”, agregó.

Respecto del proyecto para recuperar activos, se trata de casos emblemáticos, como las del matrimonio de Ferdinando e Imelda Marcos, en Filipinas; el nigeriano Sani Abacha; el libio Muhamar Qaddafi y transferencias del fraude y el lavado de activos que se efectuaron bajo el régimen del peruano Alberto Fujimori. La idea es tomar esos ejemplos como referencia y aplicarlos en el país.

A24

Juan Manuel Campillo, el ex ministro de Hacienda de Santa Cruz, contó la preocupación de Daniel Muñoz por el dinero que manejaba. Según él, no hizo falta aclarar que pertenecía al matrimonio Kirchner.

«Mirá, tengo este problema. Yo me quedé con todo este dinero a mi nombre y no se lo quiero dejar a mi mujer, esto es parte de una fortuna que no es mía». Con estas palabras, a punto de morir de un cáncer fulminante, Daniel Muñoz, el ex secretario de Néstor Kirchner, le reveló a Juan Manuel Campillo, el ex ministro de Hacienda de Santa Cruz, que los millones que había repartido en propiedades, compañías e inversiones tenían otros dueños. No dio nombres, pero no hizo falta. «Si bien no lo dijimos puntualmente, se dio por sobreentendido y estaba ‘en el aire’ que eran de Néstor y Cristina», apuntó el ex funcionario.

La escena forma parte de la declaración que Campillo prestó a fines de enero ante el fiscal Carlos Rívolo, cuando amplió su exposición como imputado-colaborador, para ratificar qué rol cumplió cada uno en el entramado de lavado de dinero que funcionó detrás de Muñoz y su viuda, Carolina Pochetti, para poder vender a las apuradas los 16 departamentos que habían comprado por 70 millones de dólares en Miami y Nueva York y que habían quedado al descubierto con el escándalo de los Panamá Papers. Fue Isidro Bounine, secretario de Cristina Kirchner, quien lo contactó para hacer la operación y para Campillo era claro que seguía trabajando para la ex presidenta.

«Siempre supuse que todo esto podía provenir del matrimonio presidencial, entiéndase a Néstor y Cristina, y que no era de Muñoz. Era una obviedad que él nunca lo pudo haber generado este dinero por su cuenta y de manera lícita –afirmó Campillo en la declaración a la que accedió Infobae-. Yo no pregunté el origen de los fondos, ya que como ellos eran secretarios ‘de’, implica guardar secretos y trae aparejadas muchas cosas. Yo solamente le conocí como trabajos sus cargos públicos y un día me llamó y me planteó este problema», amplió.

Hasta ahora, la investigación por los cuadernos de la corrupción ha establecido que Muñoz era la persona que recibía el dinero que iba dirigido hacía Néstor y Cristina Kirchner. Las entregas se hacían en el departamento de la calle Uruguay o incluso en la residencia de Olivos. Pilotos y ex secretarios privados también dijeron que, en los viajes al sur, era Muñoz el que custodiaba los bolsos.

«No sé si la plata era de Néstor o si la compartían. Es un secreto que se llevaron los dos a la tumba», dijo Carolina Pochetti en su declaración como arrepentida, que fue publicada por Infobae el sábado pasado.

En un viaje a Estados Unidos, un fuerte dolor de espalda lo obligó a ir a atenderse a una clínica. Sergio Todisco, uno de los testaferros que se convirtió en arrepentido, relató: «Daniel Muñoz me manda un mensaje de que le dolía mucho la espalda y yo le recomiendo que tome un calmante. Consultó con un médico en un hospital en Miami, Mont Sinaí, adonde lo acompañó Liz (Elizabet Ortiz Municoy, una de las testaferras arrepentidas), y le descubren un tumor del tamaño de una naranja en la columna». Al día siguiente volvieron todos a la Argentina y lo operaron en la clínica Fleni. Poco tiempo antes había estallado el escándalo de los Panamá Papers (3 de abril de 2016). Muñoz murió el 25 de mayo de 2016, justo al cumplirse un aniversario de que Néstor Kirchner llegaba a la casa de Gobierno.

Según se desprende de las declaraciones a las que accedió este medio, Todisco también afirmó: «Alguna vez escuché, de parte de Muñoz que tenía algo así como 250 propiedades y no sabía qué hacer. Lo contó como si fuese un problema».

La palabra «problema» también surge en boca de Muñoz a través de Campillo, cuando el ex hombre de confianza de Néstor estaba muriendo y le pidió ayuda. Fue un diálogo en clave espiritual e intimista en el que Campillo le aseguró que lo que lo estaba matando a él no era el cáncer sino el problema. Es que Campillo estudió metafísica y por eso también hasta le había hablado de la ley del karma a la ex presidente, en una carta que nunca llegó a enviarle.

La confesión

«Muñoz estaba preocupado por sus hijos, tanto los del primer matrimonio como los que tenía Pochetti. Esa fue una reunión en el domicilio de la calle Williams que comenzó por la tarde y terminó por la noche. En el mismo encuentro habían estado presentes Bounine y Pochetti por la tarde, quienes luego se retiraron de la reunión, siendo que Bounine se retiró de la vivienda y Pochetti se quedó, ya que vivía allí con su madre, sus hijos y Muñoz», contó al ampliar su declaración. De paso, describió a Pochetti como una persona «muy ambiciosa» que quería todos los bienes para ella, para su familia y para sus hijos» y así perjudicar a los que Muñoz había tenido con su primera mujer.

Cuando finamente se quedaron los dos solos, como lo vio cansado, Campillo le preguntó «si quería seguir en otro momento» y él dijo que no porque «le hacía bien hablar. Él tenía una carpeta con la descripción de todos sus bienes, en donde había declaraciones juradas firmadas por el contador Víctor Manzanares. En esa carpeta estaban sus bienes y sociedades en Argentina y en el exterior. Mi convocatoria era para los bienes en el exterior. En esa reunión que duró varias horas él me confiesa: ‘Tengo un problema'».

«Me dice, ‘mirá, yo me quedé con todo este dinero a mi nombre y no se lo quiero dejar a mi mujer, esto es parte de una fortuna que no es mía’. Me muestra una carpeta color amarilla y hace un repaso de las cosas. Dio por entendido que yo sabía que eso no era de él y que provenía de otras personas más importantes y no le quería dejar ese ‘problema’ a su esposa ni a nadie de su entorno. Me dice que Manzanares era su socio y contador por la parte local y que lo de Argentina no entraba en la negociación, que solo era convocado por lo del exterior, destacando que estos bienes de Argentina también formaban parte del ‘problema'», relató.

La respuesta de Campillo fue inmediata: «Le dije que lo podía ayudar y me preguntó cuánto le iba a cobrar. Le comenté que cualquiera le iba a pedir el 20% y a él le pareció mucho. Le ofrecí el 10% y le pareció bien. Le dije, ‘si pretendés que alguien se juegue su cabeza, tenés que pagar bien'». Fue en ese momento que le pidió que viajara a Estados Unidos y hablara con Elizabeth Ortiz Municoy, la agente inmobiliaria que aparecía como la principal prestanombre junto al que fuera su marido, Sergio Todisco.

«Él (Muñoz) en esa reunión no ofreció ninguna propuesta de qué hacer con los bienes y yo le propuse que lo reintegre, a lo que me respondió que eso le iba a generar un grave problema con su mujer. Ante esto le pregunté, ¿quién se está muriendo, vos o tu mujer? Y le dije: ‘Solucioná tu problema con ella’. Yo reintegraría todo a quien corresponda. Lo que te está matando a vos es esto, este problema. Yo estudié tres años de metafísica y tengo tercer nivel de energía zen y larga vida. Yo le dije que ‘el cáncer lo causan los rencores y los odios, entonces sacate de encima los odios y los rencores y dásela a sus legítimos dueños y no te morís más’. Yo te puedo ayudar más con el cáncer que con los bienes».

Campillo avanzó en el relato: «Cuando me refiero a sus legítimos dueños, si bien no lo dijimos puntualmente, se dio por sobreentendido y estaba en el aire que eran de Néstor y Cristina. Yo le repetía: ‘Desarmá, reintegralos y se te solucionan todos los problemas. El todo es la sumatoria de las partes, con esto quiero decir que si sumamos a Muñoz, Gutiérrez, Bounine, Álvarez y Compañía, en grado de importancia, se llega al todo. Yo tomé esa reunión como que se estaba sincerando. Fue una de las pocas veces que estuvimos solos. Para mí él estaba coaccionado por su esposa. Con Isidro eran parte de un todo, se conocían mucho, hablaban en un mismo código».

A criterio de Campillo, Bounine fue una suerte de «custodia», que participó «en todas las reuniones» y fue nombrado por Muñoz como su interlocutor. «A mí me llamó la atención que el día que Muñoz muere, Bounine estaba en Estados Unidos. Entendí que evidentemente estaba haciendo algo tan importante como para no estar acá. Fallecido Muñoz, yo no tenía más nada que hacer ahí, a excepción que Bounine me dé alguna nueva instrucción. Toda vez que ello no sucedió fue que Isidro me pagó los doscientos mil euros y luego de ello no nos vimos más por este tema. Con la muerte de Muñoz se dio una especie de ‘silencio de final'».

«Yo no lo iba a estafar a Muñoz en su lecho de muerte y no quería que sea estafado por Pochetti, pero no se pudo hacer porque en el medio de todo esto se murió», añadió. Ratificó que cuando finalmente vio cómo el abogado Miguel Angel Plo y el resto iban a hacer las cosas, con un simple «cambio de ropaje», decidió no participar. Lo comunicó y se apartó. Tuvo que reclamarle el pago por sus servicios a Pochetti y a Bounine, que le entregó 200 mil euros. Los planteos fueron hechos por mensajes de Telegram que se autodestruyeron.

Infobae

La viuda del ex secretario de Néstor Kirchner Daniel Muñoz, declaró hoy en la investigación judicial que investiga pagos de coimas de empresarios de la construcción durante los gobiernos kirchneristas.

Carolina Pochetti, la viuda del ex secretario de Néstor Kirchner Daniel Muñoz, se convirtió este martes en la nuevca arrepentida de la causa de los cuadernos que investiga pagos de coimas de empresarios de la construcción durante los gobiernos kirchneristas, luego de que el juez federal Claudio Bonadio homologara su acuerdo como imputada colaboradora.

Fuentes judiciales informaron a la agencia NA que la audiencia que durante horas se llevó a cabo este martes entre Pochetti y Bonadio en los tribunales federales de Comodoro Py finalizó con la homologación del acuerdo como arrepentida, aunque por ahora seguirá presa.

 

Diario Popular