Tag

Negociación

Browsing

El Gobierno nacional depositará el próximo viernes 4 de septiembre los nuevos bonos en las cuentas de los acreedores que ingresaron al canje de deuda, que cerró durante la víspera con un alto nivel de aceptación, en base a las proyecciones de analistas del mercado.

Desde el Palacio de Hacienda señalaron que este lunes se conocerá la información oficial del canje de la deuda por US$ 66.300 millones de títulos emitidos bajo legislación extranjera, que cerró ayer con un amplio nivel de adhesión, coincidieron distintos analistas.

El equipo económico que conduce el ministro Martín Guzmán mantiene un hermetismo total en cuanto a los números finales de cierre por la «complejidad» de la operación, que requerirá muchas horas para procesar los datos, si bien dejó entrever una visión optimista.

De esta forma, la Argentina puso punto final al asunto y el próximo viernes 4 de septiembre quienes hayan ingresado a la operación tendrán en sus cuentas los nuevos bonos, con menores intereses y vencimientos más largos.

Para los analistas, el nivel de adhesión superaría los umbrales necesarios previstos en los distintos tipos de bonos, lo que -por la aplicación de las Cláusulas de Acción Colectivas- obligaría a ingresar a quienes en un comienzo no aceptaron la propuesta.

Esas cláusulas establecen, según cada tipo de título, que si entre el 65% y 85% de los tenedores aceptaron el canje, el resto debe acogerse.

Las estimaciones de los especialistas privados son que la Argentina alcanzará su objetivo con la deuda, en especial con los bonos globales emitidos en 2016, aunque mantienen cierta reserva respecto a los títulos que formaron parte del canje de 2005, que requieren un umbral de aceptación mayor.

En ese sentido, algunos analistas pusieron reparos con la suerte de alguna serie de los inversores de bonos 2005 y 2010, que necesitan una alta aceptación -de 85%- para arrastrar al resto de los tenedores a ingresar a la oferta.

El proceso de reestructuración de la deuda bajo legislación extranjera llevó ocho meses desde el momento en el que el Gobierno -el 21 de enero pasado- anunciara la intención formal de hacerlo; aunque el plazo final en sí se reduce a cuatro meses si la fecha en cuestión pasa a ser la del 21 de abril, cuando la Argentina presentó ante la SEC, el órgano de contralor bursátil de Estados Unidos, la propuesta de reestructuración de deuda, enmendada en dos oportunidades hasta la oferta última formulada el pasado 4 de agosto, tras el acuerdo alcanzado con los grupos acreedores más duros.

El canje ya cuenta con el apoyo de los tres grandes grupos de acreedores, que representan a grandes fondos de inversión como Blackrock, Ashmore, Monarch y Fidelity y fueron ellos mismos quienes alentaron a ingresar al canje.

También recibieron el aval de fondos como Fintech, Gramercy y Greylock, que ya participaron de reestructuraciones anteriores con la Argentina y en la región.

A esto se suma que la propuesta argentina tuvo también el apoyo del FMI, quien consideró que la misma cumplía con los requisitos de sustentabilidad, una nueva medida que impuso el canje argentina y que se tomará de referencia para futuras reestructuraciones de deudas en tiempos de pandemia.

En los canjes 2005 y 2010, la Argentina alcanzó una aceptación primero de 75% y luego de 93%, pero no pudo evitar a los holdouts, quienes -con menos de 7%- se quedaron al margen y lograron negociar un acuerdo en 2016; y en la actualidad aún persisten holdouts que litigan contra la Argentina por el default de 2001.

El Secretario General del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge Ávila, señaló que a última hora de este jueves quedó plasmada la continuidad del artículo 223 bis que permite a los Trabajadores que no suben a los Yacimientos, cobrar un proporcional del 60% estando en sus casas, pero advirtió que será la última vez que acuerdan una prórroga porque se va a pelear por la reactivación de la Industria. “El esfuerzo del Petrolero merece un reconocimiento salarial, para la que se ha impulsado la negociación paritaria”, determinó.

Ávila indicó que hoy mismo tuvieron la respuesta de parte de la Cámara empresarial, que también se acordó: “ya tenemos un acuerdo para que la gente pueda seguir cobrando el 60% del salario que venía recibiendo y, más allá de eso, también dejamos en forma conjunta y bien expresado que este es el último acuerdo que vamos a firmar. Después de esto ya viene la discusión más seria y responsable por parte de todas las Operadoras para poder lograr que el trabajo siga creciendo “, enfatizó.

Y agregó en el marco de la actividad atípica por la pandemia que la misma “ha evolucionado bastante bien, favorablemente para nosotros. Afortunadamente podemos decirlo porque hoy tenemos solamente 2.800 Trabajadores en la casa. Muchos de los que antes lo estaban tuvieron la posibilidad de subir, pero también tenemos al grupo de riesgo que está en su hogar”.

‘Loma’ consideró que “como no sabemos cuándo va a terminar esto, es que no finaliza este problema para esa gente, así que estamos trabajando en todos los frentes, ahora también tratando de abrir la mesa de jubilables, que es la más interesante al día de hoy para poder arreglar y reparar a todos esos compañeros que están en condiciones de retirarse del mercado. Queremos hacerlo lo más rápido posible y para eso la semana que viene va a ser fundamental”.

“Esperemos que a todos esos Trabajadores que hoy la mayoría se encuentran en situación de riesgo, los podamos jubilar para que se termine un problema para ellos que es estar en la casa y no saber qué se cobra y cómo se cobra. El más grave es el caso de YPF, que es el principal responsable de que no se pague a los Trabajadores que están con ese sistema, porque que no ha cumplido con ninguna empresa”, analizó.

“Vamos a ir por la recomposición salarial”

El líder sindicalista expresó que también lograron descubrir la mesa paritaria: “ese es un buen tema porque estuvo parada, congelada, y hoy logramos también destrabarla. Es algo fundamental para nosotros, porque si logramos abrirla también podemos plantear la situación a futuro. De todos modos, hoy lo que tenemos que reafirmar es que el trabajador cobre lo que se merece”.

“En una propuesta directa con todos los Trabajadores de todas las operadoras, lo que dijimos es que al que está trabajando hay que pagarle lo que corresponde sí o sí el total de su salario y se lo merece por el gran esfuerzo que hace para subir todos los días, cuidarse y mantenerse arriba, más ahora que ha explotado la pandemia y nos ha golpeado fuerte, pero estamos solucionándolo”, comentó Ávila.

Finalmente, afirmó: “estamos contentos de poder sentarnos a una mesa a discutir. Lo más importante que tenemos es el diálogo y es lo que nos abrió la puerta, sin necesidad de ir a un conflicto. No tengo dudas que vamos a ir por el 16,2% que es el que está faltando del aumento salarial y los trabajadores merecen. Después empezaremos a ver el 2020 con más tiempo”.

Situación sanitaria

El titular del Gremio más poderoso de la región remarcó que “en el sector Petrolero está controlado el tema de la pandemia y los Trabajadores lo saben todos los días cuando suben a trabajar, lo escuchan y ven lo que está pasando. Lo que hablen los demás no importa, lo que queremos es que el Trabajador que está haciendo ese sacrificio, a fin de mes lo vea compensado con los aumentos que tiene que tener”.

“Más de 30 han contraído Covid-19. Espero que su recuperación sea la mejor posible y no les quede ningún daño. Eso también nos obliga a cumplir con los reglamentos: a dejar el mate y muchas cosas que por ahí antes hacíamos y hoy hay que pensarlo porque debemos sobrevivir, no nos podemos enfermar, tenemos que cuidar lo que tenemos ya que esto es todo un problema para las familias. Debemos comprender que la exigencia es resguardarnos y no que la empresa lo haga por nosotros. Ellos solo deben darnos las herramientas, pero la responsabilidad debemos cumplirla nosotros”, aseveró finalmente Ávila.

Como estaba estipulado en el último acuerdo, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Esquel y Zona Oeste inició esta mañana con el Secretario Coordinador de Gestión y Finanzas, Matías Taccetta, en su oficina, para iniciar las negociaciones por la paritaria salarial del segundo semestre.

Participaron del encuentro por SOEME y ZO el Secretario General, Antonio Osorio; la Secretaria de Actas de la Seccional Esquel, Graciela Avilés; Secretario Gremial de la Seccional Esquel, Sandro Segundo; y el integrante del Consejo Directivo, Daniel Rivera.

Tras finalizar la reunión, Osorio sostuvo que el Ejecutivo Municipal manifestó que los números todavía estaban dando negativo y que no tenía nada para ofrecer. “Taccetta nos dijo que va a esperar que presentemos una propuesta y va a analizar si es factible o no”, contó.

Sin embargo el dirigente sindical manifestó que “conociendo la realidad de los trabajadores y trabajadoras municipales, entendemos que vamos a solicitar un aumento para tratar de no perder frente a la inflación este año”.

En este sentido expresó que “nosotros somos respetuosos de lo que diga la asamblea, así que vamos a pedir que cada delegado haga este planteo en cada sector y después vamos a reunirnos con cada uno de ellos y la Seccional Esquel para ver cómo avanzamos”.

Osorio señaló que hoy el municipio “nos dice que los números siguen siendo negativos”, y recordó que el gremio le dio una tregua con al acuerdo salarial anterior por la pandemia. “Nosotros entendíamos que en algún momento íbamos a necesitar plantearle no perder frente a la inflación y lo mismo que planteamos en Esquel lo hicimos en toda la Comarca. Pero pasaron varios meses y no vimos ningún cambio significativo de ajustar en algunas áreas que entendíamos que se podían ajustar”, expuso.

De esta manera remarcó que “siempre termina pagando el trabajador y nosotros entendemos que debemos hacer un esfuerzo para que los trabajadores al menos no pierdan frente a la inflación”.

Reflexionó, además, que “en la medida que no exigimos, vemos que los recursos terminan siendo mal gastados”, y planteó como ejemplo que “hay personal calificado al que no se le están asignando funciones y por otro lado vemos que se siguen contratando profesionales, entonces no se optimizan los recursos que ya tenemos y eso molesta”.

También indicó que “hay muchos que han ocupado cargos de director o de jefe y no están haciendo lo que tienen que hacer, que es brindar el servicio que la comunidad merece, utilizando los recursos que tenemos y no malgastándolos”. Aseguró que “es una discusión que siempre tenemos, cambian las gestiones y todavía no se toma en serio este planteo que hacemos”.

Por último Osorio explicó que los delegados se reunirán con cada sector, luego se realizará una reunión con todo el Cuerpo de Delegados y la Seccional Esquel y después de esto se solicitará una nueva reunión con el Ejecutivo Municipal para acercarle la propuesta de los trabajadores.

Sin avances en la negociación con Vicentin se realiza una nueva reunión de conciliación.La negociación entre los Gobiernos nacional y de Santa Fe con los directivos de Vicentin para conformar un fideicomiso que permita el salvataje de la empresa “no tuvo avances” en las horas previas al segundo encuentro de conciliación que mañana mantendrán la partes en el juzgado de Reconquista, donde se tramita el concurso de acreedores.

Así lo confirmaron a Télam fuentes relacionadas con el tema, quienes indicaron que “no hay mayores avances” por la “falta de voluntad” de la empresa de retirar a sus directivos de la conducción de la compañía agroexportadora y ceder las acciones a un fondo fiduciario.

“Hay dos cosas que no vamos a dejar de hacer: ni vamos a dejar de negociar ni de batallar judicialmente”, dijo a Télam un negociador de la provincia de Santa Fe, quien explicó que de no arribarse a un acuerdo durante la conciliación, será el juez del concurso, Fabián Lorenzini, quien deba resolver el planteo de intervención de la Inspección General de Persona Jurídica (IGPJ).

La misma fuente agregó que las negociaciones entre los representantes de los Gobiernos y los de la empresa agroexportadora se trabó ante el planteo de los directivos de Vicentin de no dejar la dirección de la empresa ni ceder las acciones al fideicomiso que se constituiría para continuar con la operación de la firma.

Voceros de Vicentin, por su parte, dijeron a Télam que no realizarán declaraciones hasta luego de la reunión de mañana en el juzgado de la localidad de Reconquista.

En el primer encuentro, el 15 de julio, las partes habían convenido avanzar en la constitución de un fondo fiduciario mixto con participación de acreedores, tanto comerciales como financieros, el Estado a través del Banco Nación y posibles interesado en el negocio agroindustrial.

El accionista de Vicentin, Máximo Padoan, que estuvo presente en la reunión, dijo que “con este fideicomiso deberían tranquilizarse un poco la situación y poder trabajar en el marco del concurso”.

“Arrancamos un camino que espero que nos lleve a un buen resultado, tenemos que analizar varias alternativas, pero fue muy interesante”, agregó, para asegurar que la vía del fideicomiso “le va a dar una garantía mayor a los acreedores”.

Sin embargo, según voceros santafesinos de la negociación, la posibilidad de avanzar en un acuerdo estaría empantanada por estas horas.

“Para rescatar a la empresa es imprescindible que los directivos que la llevaron a esta situación se retiren”, dijo la fuente, para quien “mal podríamos aceptar su continuidad si judicialmente pedimos que se intervenga”.

La misma posición asumieron los bancos extranjeros acreedores de Vicentin, que reclaman U$S500 millones, y el resto que pidió verificar créditos en el concurso.

La constitución del fideicomiso aparecía en el horizonte como una salida posible, puesto que supone que sea el fiduciario quien designe al órgano directivo de la empresa, por lo que los actuales gerenciadores -las familias Buyatti, Vicentin y Padoan- quedarán corridos de la operación.

Y, a la vez, con una participación minoritaria del paquete accionario.

Pero para eso, los 120 socios que posee Vicentin deben ceder sus acciones al fideicomiso, lo cual no estaría garantizado por estas horas.

“Las dos condiciones que exigimos para avanzar son el apartamiento de los directivos de la empresa y que pongan las acciones”, insistió el vocero consultado por Télam, y agregó que aún no están garantizadas.

El presidente Alberto Fernández transmitió a su entorno que es «optimista» en cuanto a la marcha de la renegociación de la deuda externa. El sector oficial y los bonistas coinciden en señalar que «las conversaciones están encaminadas».

El presidente Alberto Fernández transmitió a su entorno que es “optimista” en cuanto a la marcha de la renegociación de la deuda externa, según señalaron a Ámbito Financiero en la Casa Rosada. Por su parte, el ministro Martín Guzmán transmite “confianza” en cuanto a que se logrará resolver el problema, comentan en el Palacio de Hacienda. En el mercado, en tanto, se considera que las discusiones ingresan en una instancia de definición “política”, en la que las más altas autoridades del país y los directores de los fondos de inversión son los que tendrán la última palabra.

El sector oficial y los bonistas coinciden en señalar que “las conversaciones están encaminadas”. Tanto es así que no se descarta la posibilidad de efectuar algún anuncio tan pronto como el próximo fin de semana.

El Gobierno decidió prorrogar la negociación con los tenedores de la deuda externa. El ministerio de Economía, culminó la redacción de una resolución por la cual se extiende por 10 días el plazo para la renegociación con los acreedores, según señalaron a Ámbito fuentes oficiales.

Cabe recordar que mañana vence el periodo originalmente dispuesto por las autoridades como fecha límite para alcanzar un acuerdo con los bonistas. Esta decisión será trasmitida a la Security and Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos.

Si bien las negociaciones se encuentran encaminadas, según coinciden tanto fuentes oficiales como de los fondos de inversión, se considera necesario contar con más tiempo para implementar el acuerdo al que se aspira.

El presidente Alberto Fernández aseveró: “No vamos a someter a la Argentina a nuevos compromisos que no podamos cumplir. Yo quiero que el mundo nos vea como un país honorable que cumple sus compromisos y por lo tanto no vamos a hacer más que lo que debamos hacer para que los compromisos que asumamos con nuestros acreedores no signifiquen una nueva postergación de nuestro pueblo”.

Por su parte, también se conocieron declaraciones de Hans Humes, de Greylock Capital – uno de los acreedores de la Argentina – señalando que “debería haber suficiente flexibilidad por parte de los acreedores privados” al referirse, en un evento on líne, a las negociaciones para la reestructuración de deuda soberana.

El optimismo es compartido por el Fondo Monetario Internacional. “Estamos entusiasmados por la disposición de ambos lados (gobierno argentino y bonistas) por continuar las discusiones para llegar a un acuerdo”, afirmó Gerry Rice, director de Comunicaciones del organismo multilateral.

Difícil
Las conversaciones tuvieron un comienzo difícil. Los bonistas mantuvieron fuertes discusiones con el ministro Guzmán al punto que en algún momento el diálogo prácticamente estuvo cortado, según comentan fuentes de Wall Street.

Sin embargo, desde el gobierno se señala que el presidente Fernández en todo momento tuvo una posición proclive al acuerdo y su intervención habría destrabado el diálogo.

Fruto de estos avances fue que los tres grupos de acreedores presentaron propuestas. En lo sustancial, las pretensiones apuntan a un el valor presente neto para los títulos que aspiran los bonistas se sitúa, en promedio, entre los 58 y los 60 dólares (tomando una tasa de descuento del 10%), es decir al menos unos 10 dólares por encima del valor máximo que estaría dispuesto a aceptar el país, según trascendidos.

En lo concerniente al cupón promedio, los intereses esperados por los acreedores varían entre el 4,44% y el 5,03%, es decir aproximadamente duplican el rendimiento promedio de 2,25% propuesto inicialmente por la Argentina.

Entre las diferencias centrales se encuentra el período de gracia y los intereses acumulados durante ese lapso. Los tres grupos de acreedores plantearon sólo un año de espera, contra los tres que aspira el Gobierno, y el pago de intereses acumulados – unos 1.800 millones de dólares – contra el canje de títulos, mientras que la Argentina planteó no efectuar desembolsos hasta 2023.

La presentación de las contrapropuestas dio lugar a intensas conversaciones con los bonistas en un contexto en el que “tienden a acercarse las puntas”, según fuentes cercanas a la negociación.

En las últimas horas trascendieron informaciones en los mercados en cuanto a que se están registrando progresos. Algunas versiones dan cuenta de la posibilidad de algunos pagos en efectivo antes del período de gracia de tres años (inicialmente pedido por la Argentina) que termine de destrabar el acuerdo.

Mientras continúan las negociaciones, trascendió que el presidente Alberto Fernández ya ha tomado la decisión de no pagar los 503 millones de dólares correspondientes a bonos globales que vencen el próximo viernes.

De esta forma, la Argentina caerá en un default selectivo, pero en medios oficiales se considera que este evento no tendrá mayores implicancias. Explican que, con las conversaciones en marcha y una resolución favorable a la vista, difícilmente vayan a prosperar demandas en contra del país en los tribunales de Nueva York.

El intendente de Lago Puelo, Augusto Sánchez, acompañó el documento de respaldo al proceso de renegociación de la deuda externa liderada por el Presidente de la Nación Alberto Fernández.

“Tenemos que recuperar la soberanía monetaria, no podemos ser rehenes de sectores privados que no se interesan por la realidad de los argentinos y argentinas”, remarcó Sánchez y señaló: “Nuestra prioridad siempre va a ser el vecino y vecina, brindar los mejores servicios posibles y garantizar un Estado eficiente, pero para eso necesitamos recuperar la autonomía financiera”.

Asimismo, el intendente recordó que «cómo lo hicieron Néstor y Cristina, y hoy lo ratifica nuestro presidente Alberto Fernández, no vamos a dejar que ningún argentino pase hambre para pagar esta deuda”.

1400 jefes y jefas comunales expresamos nuestro respaldo, al coincidir en que “queremos poner a la Argentina de pie, con responsabilidad pero defendiendo los intereses de la Nación y de nuestra patria».

Mirá la lista completa de firmantes en https://www.argentina.gob.ar/economia/solicitada

El presidente de la CAPIP se reunirá con el intendente de Puerto Madryn Gustavo Sastre con el fin de negociar acuerdo sobre el impuesto al sector pesquero. A través de una entrevista por un medio de comunicación, dijo que «hoy tenemos programada una reunión para terminar de delinear la letra fina de todo esto con Gustavo Sastre”.

Entre las propuestas hechas por el empresario destacó que “proponemos una ayuda directa al problema de la ciudad. Aportar alimentos, por ejemplo. Las empresas pesqueras toman un compromiso en mantener el empleo. Este uno de los desafíos más grande, y nosotros lo tomamos. Mostramos una alta responsabilidad social».

En cuanto a las diversas opiniones de otros empresarios en el sector, Santos precisó que “la confrontación no ayuda a la comunidad. No sabemos cómo vamos a estar en junio. Tenemos que trabajar juntos».

«Si bien todos los actores conocíamos la situación, los concejales no lo habían visto. Primer paso, presentar la situación. Una muy buena aceptación, y de ahí en más buscando alternativas. Independientemente cómo consideramos la medida, no se condice con nuestra situación», explicó.

La medida de impuesto al sector pesquero, para Damian Santos, presidente de la CAPIP (Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras) “no está ajustado a derecho. No son decisiones personales. Los asesores legales nos indican que no es legal crear un nuevo impuesto y que sí pueden colocar una tasa, pero por una contra prestación. Más allá de eso, queremos llegar a un acuerdo y estamos reuniéndonos con ese fin».

Santos aseguró que “la negociación está prosperando, y en estos días lo vamos a cerrar. No amenazamos y estamos buscando el diálogo. Hay una situación de crisis. Nosotros estamos dispuestos a colaborar. Planteamos que la situación de todas las empresas no es la misma en situación».

Declaraciones a través de  Twitter de Damian Santos, presidente de la CAPIP

El ministerio de Trabajo de la Nación autorizó el inicio de la negociación formal entre los gremios petroleros de todo el país y las empresas del sector, para buscar una salida a la crisis que afecta la situación laboral y los sueldos de miles de empleados de todas las cuencas productoras.

El organismo sugirió que por el momento esta negociación, “por razones sanitarias y preventivas”, producto de la pandemia de de coronavirus, se haga “en forma privada”.

El documento donde realiza el llamado, rubricado por Gabriela Marcello, directora nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, indica que “podrán instrumentar las negociaciones respectivas en los ámbitos correspondientes a nivel de cada cuenca, con participación de la cámara empresaria y de las entidades sindicales de primer grado y/o segundo grado con personería gremial para representar a los trabajadores de dichas cuencas”.

Tal como lo había adelantado, los gremios del sector le reclamaron al ministerio la semana pasada la disposición de este ámbito de negociación. Las empresas habían avanzando en los días previos con un intento de presentar preventivos de crisis, ante el complejo panorama económico que están afrontando.

Con todo, aceitaron el diálogo con los sindicatos y buscaron una salida acordada. En concreto, se negocia la situación de miles de empleados que están en sus viviendas. Esto es, el tenor de sus sueldos para los meses que vienen y qué parte pondrá cada uno en esta discusión que se dará en los próximos días.

El ministerio expresa en esa nota que “las partes serán convocadas por esta Cartera de Estado a una audiencia –cuyo modo de implementación será indicado en la próxima convocatoria que les será cursada– para que, en el marco de la misma, informen el estado de las negociaciones mantenidas”.

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, dijo hoy que el viaje que el canciller Felipe Solá realizó ayer a Brasil sirvió para «desestresar el vínculo» y resaltó que vio al presidente Jair Bolsonaro «muy dispuesto, muy abierto y muy atento» ante la exposición de la delegación argentina.

En diálogo con radio Mitre, Scioli contó que el objetivo del viaje fue explicar «la situación de la Argentina, hacia dónde vamos, qué país recibimos, y lo que significa en términos político el liderazgo de Alberto Fernández».

Durante la visita de ayer Brasilia, Solá le pidió a Bolsonaro apoyo para la renegociación de la deuda argentina con el Fondo Monetario Internacional, mientras que el mandatario brasileño propuso la primera cumbre con el presidente Alberto Fernández para el 1 de marzo en Montevideo, durante la asunción del nuevo gobierno uruguayo.

Para Scioli, «la mejor carta de presentación fue la reciente gira del Presidente, con las conversaciones que tuvo con líderes mundiales y el respaldo que consiguió» en sus viajes a Israel y Europa.

Al remarcar la importancia de las reuniones mantenidas en Brasil, el designado embajador dijo que sirvieron para «desestresar el vínculo» y que se encontraron con «un presidente Bolsonaro muy dispuesto, muy abierto y muy atento a toda la exposición de la delegación argentina».

Consultado sobre la invitación del mandatario brasileño a Fernández para reunirse el 1 de marzo en Uruguay, Scioli explicó que están viendo «cómo se pueden compatibilizar los horarios», ya que ese mismo día el mandatario argentino hablará ante la asamblea legislativa en el Congreso Nacional para dar apertura a las sesiones ordinarias, y Bolsonaro debe regresar a Brasil esa misma noche.

«Se verá de qué manera se pueden congeniar las agendas» para cumplir con esos compromisos y encontrarse, adelantó Scioli.

En materia económica, el ex gobernador bonaerense aseveró que «Brasil está creciendo y eso es una buena noticia, porque ayuda a una mayor demanda de productos argentinos», y eso a su vez genera «dólar genuino y empleo».

Además recordó que «el sector automotriz representa el 45% de las exportaciones al país vecino», y celebró los acuerdos ratificados en ese sector productivo.

En la misma línea explicó que otros puntos en la agenda de las reuniones fueron el tema energético, el alimentario, y la defensa y cooperación militar.

«Ambos países tienen problemas similares, como el desempleo y lograr expandir la producción en camino al crecimiento», analizó el embajador, que abogó por «un Mercosur que se fortalezca y busque las oportunidades» en acuerdos con otros países y bloques.

La expresidenta, Máximo Kirchner y el propio Alberto Fernández sumaron o convalidaron las críticas a las condiciones en las que el organismo le permitió al Gobierno de Mauricio Macri utilizar el préstamo. La negociación en su tramo inicial y el visto bueno pendiente de Trump.

La delegación del FMI que está en Argentina desde el miércoles pasado quizás nunca pensó que iba a quedar en medio de un cruce de dimensiones inesperadas con Cristina de Kirchner y también el propio Alberto Fernández. La historia que comenzó en Cuba, se presume que con la intención de ser una herramienta más de presión dentro de la negociación con el FMI para fijar nuevas metas y sobre todo plazos, terminó comprometiendo a todo el Gobierno.

Cristina de Kirchner había planteado un argumento que, en realidad, técnicamente ya fue mencionado en varias ocasiones por economistas de todos los colores en medio de los desembolsos del acuerdo que habían cerrado Mauricio Macri y Nicolás Dujovne. Desde el principio de ese salvataje de u$s57.000 millones había quedado claro, por definición misma del acta constitutiva del FMI, que esos fondos no podrían utilizarse para intervenir ante turbulencias cambiarías.

La vicepresidenta había pedido desde Cuba una quita a la deuda que Argentina había contraído con el FMI y aprovechó para denunciar una violación de ese estatuto. Sabía claramente que eso no es técnicamente posible, pero que con el razonamiento estaba dejando al desnudo una situación que el propio organismo hoy no puede explicar acabadamente. Es cierto que parte del préstamo, aunque se eligieron caminos financieros zigzagueantes, terminó siendo usado para calmar el incendio cambiarlo tras las PASO. Tanto en ese momento como ahora que el país está intentando postergar vencimientos hasta límites impensados hace seis meses. La palabra de Donald Trump definió y definirá cualquier decisión que tome el Fondo.

“¿Cómo que el estatuto prohíbe hacer una quita? También prohíbe que se den préstamos para la cuestión cambiaria y permitir la fuga del dinero. ¿Y por qué vamos a hacer valer una prohibición y la otra no? Quiero que me apliquen el estatuto del Fondo entero, del primero al último capítulo, no me elijas el capítulo. Me aplicás que no pueda hacer quitas, pero te aplicás el que dice que no me podías prestar para fugar como la fugaron”, razonó, divertida, Cristina de Kirchner en ese momento.

El Convenio Constitutivo del FMI indica que “ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”, se dijo desde Cuba.

Desde Washington, mientras el clima en Buenos Aires comenzaba a complicarse y no sólo con el FMI, sino también con acreedores y bonistas y con las colocaciones en pesos que intentó el Gobierno en estos días, Gerry Rice en el habitual tono burocrático que utilizan en el organismo le respondió que no se había violado ninguna norma con el préstamo a la Argentina. Aunque el cruce hubiera quedado solo en esas palabras allí, el episodio ya podría haber inscripto como histórico, pero continuó y siguió ayer subiendo de tono.

“Sobre la deuda y la capacidad del FMI para reestructurar su deuda, el FMI se ve limitado por nuestro departamento y marcos legales”, sentenció Rice desde EE.UU. mientras en Buenos Aires sus hombres seguían revisando números y se preocupaban por la recaudación.

Cristina retrucó: “Hoy leía al vocero del FMI, Gerry Rice, quien señaló que no hubo violación de la reglas del FMI cuando le prestó a la Argentina en 2018 más de u$s44 mil millones, pero vamos a leer, porque por ahí piensa que los argentinos y argentinas no sabemos leer, qué dice el estatuto del FMI en su artículo 6. Dice: ‘Salvo en el caso previsto en la Sección 2 de este Artículo, ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital’, la llamada fuga de capitales”, precisó. Máximo Kirchner la siguió desde un acto en Escobar.

Y Alberto F. no pudo quedar afuera, el momento exigía definiciones. “Su observación es muy pertinente”, dijo sobre la denuncia de Cristina. “Cuando me vinieron a visitar los del Fondo y después con el comunicado, yo les marqué cómo habían incumplido normas que prohíben prestar plata para cubrir corridas cambiarias”.