Tag

NBA

Browsing

Los Angeles Clippers (4-2) accedió a las semifinales de la Conferencia Oeste, al derrotar a Dallas Mavericks (2-4), por 111-97, en partido disputado en la ‘burbuja’ de Orlando, donde se reanudó la competencia en el marco de la pandemia.

En el gimnasio AdventHealth del complejo ESPN Wide World of Sports, a puertas cerradas, la franquicia californiana selló su pasaje, al quedarse con la serie de cuartos.

El alero Kawhi Leonard, excompañero de Emanuel Ginóbili en San Antonio Spurs, se erigió en la figura del quinteto ganador, con una planilla de 33 puntos (13-19 en dobles, 1-4 en triples, 4-4 en libres), 14 rebotes, 7 asistencias y 5 recuperos.

También hubo interesante performance del alero Paul George, que terminó con 15 unidades, 9 rebotes y 7 pases gol.

En los Mavericks sobresalió, otra vez, el armador esloveno Luka Doncic. El exbase del Real Madrid, quien jugó junto a Facundo Campazzo, deslumbró con un balance de 38 tantos, 9 rebotes y 9 asistencias.

El ala pivote Dorian Finney-Smith concluyó, por su lado, con 16 puntos y 6 rebotes.

A primera hora, y en el marco del primer cotejo por una semifinal del Este, Boston Celtics (1-0), dominó completamente a Toronto Raptors (0-1), superándolo por 112-94

El alero Jayson Tatum anotó 21 unidades, tomó 9 rebotes y entregó 2 pases gol en el conjunto que dirige el DT Brad Stevens. También se destacó el escolta Marcus Smart, con 21 puntos y 6 rebotes, mientras que el armador Kemba Walker finalizó con 18 tantos, 10 asistencias y 3 recobres bajo el cesto.

En el equipo canadiense, campeón vigente, el base Kyle Lowry acumuló 17 puntos y 6 rebotes.

Pasada la medianoche y comenzando este jueves en Argentina, terminó una reunión multitudinaria entre los jugadores de la NBA que disputan los playoffs en la burbuja de Orlando. Buscaban un consenso respecto a cómo seguir luego del boicot que comenzó con la baja de Milwaukee Bucks del partido con Orlando y terminó, sorprendentemente, con muchos otros equipos y ligas con encuentros suspendidos. Y no hubo acuerdo: mientras los representantes de Los Angeles Lakers y Los Angeles Clippers votaron por bajarse del torneo y finalizar la temporada, el resto no los acompañó.

La reunión comenzó luego de las 21 de nuestro país, cuando -después de casi tres horas y media encerrados en el vestuario- los jugadores de Milwaukee salieron a leer un comunicado luego de hacer tambalear la estantería de la NBA.

El equipo había decidido no salir a jugar contra Orlando a causa del ataque sufrido por un joven negro llamado Jacob Blake, a quien un policía blanco (identificado este miércoles como Rusten Sheskey) le disparó siete tiros en la espalda y lo dejó gravemente herido, con la posibilidad de que no vuelva a caminar.

A partir de entonces, aunque no había nada planificado, el resto de los equipos fue tomando la misma decisión, la propia NBA decidió suspender los partidos del día y otras franquicias de distintas ligas tomaron el mismo camino.

En el meeting entre los basquetbolistas, en el que se manifestó cierta molestia con los Bucks por haber encarado la situación unilateralmente, y de acuerdo a lo informado por The Athletic, Los Angeles Lakers, equipo liderado por LeBron James y Anthony Davis; y Los Angeles Clippers, con Kawhi Leonard y Paul George a la cabeza, votaron por sostener la medida de boicot y darse de baja de lo que resta del campeonato.

Sin embargo, los jugadores del resto de las franquicias no se mostraron de acuerdo con tan drástica medida. Para muchos de ellos había que hacer valer el sacrificio de haberse metido en la «burbuja» que se armó en Disney, Orlando, en la que están obligados a permanecer encerrados, cumpliendo estrictos protocolos y, claro, lejos de sus familias.

Udonis Haslem, veterano tres veces campeón de la liga y hoy hombre con mínima presencia en la cancha pero suma ascendencia en el vestuario de Miami Heat, les preguntó a sus compañeros: «¿Cómo seguimos una temporada sin los Lakers ni los Clippers?».

Sucede que no sólo son dos equipos importantes: también son dos de los tres o cuatro máximos candidatos a campeón y cuentan en sus filas con cuatro de los 10 mejores de la NBA. Charladas todas las cuestiones y ante la división en la votación, uno de los jugadores LeBron James -que opinó que los dueños de las franquicias deben involucrarse más fuertemente en la cuestión- se retiró de la reunión y detrás suyo salieron el resto de los Lakers y Clippers.

Más allá de la disidencia, esto no implica que los dos equipos californianos vayan a abandonar la temporada dejando al resto, sino que será tema de debate.

Para la mañana de este jueves, en tanto, se espera otra reunión entre los jugadores y una videollamada entre las autoridades de la liga y la Junta de Gobernadores, conformada por los propietarios de los equipos. Todo indica que no se jugarán los partidos programados (Utah-Denver y LA Clippers-Dallas).

Serán horas decisivas para definir la continuidad de una NBA que ya había sido pospuesta por la pandemia de Covid-19 y cuyo regreso ya había estado en duda precisamente por la problemática de la injusticia racial.

El boicot de los Milwaukee Bucks al partido 5 de playoffs de la NBA del miércoles inspiró a otros deportistas a realizar acciones similares en Estados Unidos, todo como protesta por el tiroteo de Jacob Blake, un hombre negro, el pasado domingo a manos de la policía. Las protestas fueron muy eficaces y crearon mucho revuelo en contra del racismo, sin embargo, no son una acción que Lewis Hamilton vea viable para la Fórmula 1.

El piloto de Mercedes, en declaraciones a Nextgen-Auto, expresó sus dudas sobre la eficacia que podría tener un boicot en la F-1 con motivo del Gran Premio de Bélgica de este fin de semana, principalmente porque el foco de las protestas se encuentra en la violencia vivida en Estados Unidos.

Eso sí, Lewis Hamilton alabó la decisión de los jugadores de la NBA y demás deportes. “Me parece asombroso lo que mucha gente en Estados Unidos está haciendo en su deporte, organizadores de eventos, comentaristas, por ejemplo. Hay mucha gente apoyando a los jugadores y realmente presionando por un cambio”, dijo.

El británico se mostró orgulloso de los participantes en las protestas, y se comprometió a hablar con la Fórmula 1 para buscar otras formas de concienciar a los aficionados sobre el problema del racismo y ayudar al movimiento en su contra. Durante esta temporada, él y otros pilotos se han arrodillado antes de las carreras, emulando el gesto que comenzó Colin Kaepernick en 2016 en la NFL, durante la escucha del himno antes de los partidos, y que muchos otros deportistas han adoptado para mostrar su postura antirracista.

Tras el boicot histórico del miércoles, los basquetbolistas de la NBA votaron este jueves continuar con los playoffs en la «burbuja» en la ciudad de Orlando, en disconformidad con los episodios de violencia racial que se producen en su país.

La movida comenzó el miércoles cuando los jugadores de Milwaukee Bucks, el equipo de mejor récord de la Conferencia Este, decidieron «no jugar» el quinto partido de la serie ante Orlando Magic, en protesta por la agresión de parte de la policía, sufrida días atrás por el ciudadano de raza negra Jacob Blake en el estado de Wisconsin, donde está ubicada la franquicia.

Tras esa decisión histórica y la posterior cancelación de los partidos de ese día y de este jueves, los jugadores mantuvieron varias horas de distintas reuniones, que derivaron en la continuidad de la competición, tal como informó la cadena estadounidense ESPN en sus redes sociales. Como dueña de los derechos de televisión y como la Burbuja creada se está desarrollando dentro de sus instalaciones, ESPN adelantó la noticia de la continuidad, en la voz de uno de sus periodistas más reconocidos, Adrian Wojnarowski: «Los jugadores de la NBA han decidido reanudar los playoffs». En ese sentido, los tres partidos de que debían jugarse durante el jueves y los tres del miércoles se reprogramarán para los siguientes días.

Mientras tanto, la junta de gobernadores, los propietarios de las 30 franquicias y el comisionado, Adam Silver, también se juntaron en paralelo y coincidieron en darle continuidad a la actividad pero sin sanciones sobre quienes se manifestaron de esta manera. «La reanudación de los juegos de playoffs podría llegar incluso el viernes, pero se espera que haya una reanudación de la temporada para el fin de semana», escribió Wojnarowski, el periodista más cercano a los jugadores, en su Twitter.

De esta manera, la postura de Lebron James, la principal figura de Los Angeles Lakers y de la competición, y de sus compañeros de franquicia de cancelar la temporada no prosperó, aunque la acción de los Bucks desencadenó en algo impensado para los sectores que defienden el negocio por encima de todo.

La lucha consiguió forzar otro cónclave, en horas de la noche de Argentina, entre los deportistas y los propietarios de la NBA para discutir la forma a seguir y una discusión que «incluya planes de acción para avanzar en temas de justicia social».

Por su lado, James, un militante contra el racismo desde sus inicios, escribió este jueves en las redes sociales: «¡El cambio no ocurre con solo hablar! ¡Sucede con la acción y debe suceder AHORA! Para comunidades de todo el país, está en nosotros poder marcar la diferencia. Juntos. Por eso hay que apoyar a ‘More Than Vote’ (NdeR: ONG que lucha contra el racismo».

La NBA confirmó este viernes que 16 de los 302 jugadores que se sometieron a pruebas de detección de coronavirus dieron positivo, por lo que permanecerán en aislamiento en sus domicilios hasta que superen el virus.

«En las pruebas realizadas a 302 jugadores de la NBA el 23 de junio, un total de 16 jugadores positivos por coronavirus», confirmó la liga norteamericana, que aclaró que cualquier jugador contactado «permanecerá en autoaislamiento hasta que cumpla con los protocolos de salud público para dar fin al aislamiento y haya sido autorizado por un médico «.

La temporada regular se reanudará, con 22 equipos, el 31 de julio en el Walt Disney World Resort de Orlando (Florida).

La actual campaña se había suspendido el pasado 11 de marzo, después de que el pivote francés de Utah Jazz Rudy Gobert diese positivo por COVID-19 justo antes del partido contra Oklahoma City Thunder.

Los equipos participantes serán Milwaukee Bucks, Los Angeles Lakers, Toronto Raptors, Los Angeles Clippers, Boston Celtics, Denver Nuggets, Utah Jazz, Miami Heat, Oklahoma City Thunder, Philadelphia 76ers, Houston Rockets, Indiana Pacers, Dallas Mavericks.

Y Brooklyn Nets, Memphis Grizzlies, Orlando Magic, Portland Trail Blazers, Sacramento Kings, New Orleans Pelicans, San Antonio Spurs, Phoenix Suns y Washington Wizards.

Adam Silver, máximo dirigente de la competencia norteamericana, sugirió que no hay garantías de que los aficionados puedan regresar a los estadios ni siquiera la próxima temporada y que de la venta de localidades depende el 40 por ciento de los ingresos de la liga.

El comisionado de la NBA, aseguró hoy que los jugadores deberían prepararse para un panorama potencialmente «sombrío» de la liga tomando en cuenta lo que generó la pandemia de coronavirus, que mantiene interrumpida la actividad desde marzo pasado.

El máximo dirigente de la NBA sugiere que no hay garantías de que los aficionados puedan regresar a los estadios ni siquiera la próxima temporada y que de la venta de localidades depende el 40 por ciento de los ingresos de la liga.

Silver dio su parecer sobre la situación de la liga en una videoconferencia que sostuvo con la Asociación de Jugadores (NBPA), representada por Director Ejecutivo, Michele Roberts, y el Presidente Chris Paul, y en la cual varios jugadores le hicieron preguntas al comisionado.

Silver dijo que no era necesario tomar una decisión al regresar a jugar esta temporada en mayo, ni a principios de junio y habló de «uno o dos» sitios potenciales para volver a jugar esta temporada, incluidos Orlando y Las Vegas.

«No tiene sentido aumentar el riesgo de volar de ciudad en ciudad si no va a haber aficionados. Creemos que sería más seguro estar en una sola ubicación, o en dos, para comenzar», indicó, según EFE.

Silver agregó que desea que la NBA complete su temporada con una estructura tradicional de playoffs que incluye series de siete juegos en cada ronda de la postemporada, pero dejó abierta la posibilidad de torneos de play-in para acomodar a más equipos en una reanudación de la temporada recortada.

En cuanto a la temporada 2020/2021, Silver señaló que el comienzo de la próxima temporada podría demorarse hasta diciembre, independientemente de si esta temporada se complete o no.

Silver finalmente puntualizó: «La esperanza de la NBA es que los jugadores que den positivo por el virus no requieran el cierre de un equipo o una temporada, sino sólo la eliminación de ese deportista en medio de las pruebas constantes de aquellos que han estado en contacto con él», señaló EFE.

A pesar de la decisión que se tome en cuenta al regreso de la actividad, la organización anticipó una serie de posibles obstáculos para que los aficionados vuelvan de inmediato a los estadios en los próximos meses.

La temporada 2020/2021 de la NBA comenzaría en diciembre próximo y la decisión definitiva se conocerá en los próximos días según se informó hoy luego de una reunión virtual del comisionado de la NBA, Adam Silver, y la junta de directivos de las franquicias de la liga más importante del mundo.

Por otra parte, el «Sorteo del Draft» programado para el 19 de mayo de este mes en Chicago, que determina el orden de las primeras 14 selecciones entre los peores equipos de la temporada, fue cancelado aunque el «Draft principal» mantiene la fecha del 25 de junio venidero si la pandemia de coronavirus lo permite.

En cuanto a la temporada 2020/2021, la planificación se tendrá en los próximos días, al margen de lo que suceda con la reanudación de la competición de lo que resta de la temporada del 2019-20, que fue suspendida el pasado marzo.

En la últimas charlas hubo un gran avance en la planificación de la próxima temporada mientras se evalúa permanentemente el desarrollo de la pandemia del coronavirus en Estados Unidos, indicó EFE.

Para la NBA el objetivo principal de retrasar el inicio de la próxima temporada se centra en la capacidad de ganar más tiempo para que los aficionados puedan volver a los estadios y presenciar los partidos.

A medida que continúa la incertidumbre en torno a la pandemia, la NBA anticipa una serie de posibles obstáculos para que los aficionados regresen de inmediato a los estadios en los próximos meses.

La decisión de comenzar la temporada del 2020-21 en diciembre para nada garantiza que vaya a jugarse con gente en los estadios pero si será más probable en marzo próximo, además, si la actual temporada se reanuda y se completa en algún momento de septiembre, o incluso en octubre, el retraso de la 2020-2021 es inevitable.

La temporada comenzará antes de Navidad y se extenderá hasta finales de julio o principios de agosto del 2021, seguida del sorteo universitario y de los agentes libres.

En cuanto al draft, se mantiene la fecha del 25 de junio próximo pero puede seguir el mismo camino del aplazamiento, sobre todo si se toma la decisión de reanudar la temporada regular interrumpida en marzo pasado, señaló EFE.

Ante la incertidumbre de cuándo podrá retomar la actividad ante la pandemia de coronavirus que golpea fuerte en todo el mundo, la NBA estudia distintos escenarios para conseguir la finalización de la temporada en cuanto sea posible.

De acuerdo con la cadena estadounidense CNBC, la liga prevé la posibilidad de realizar un mini torneo en Las Vegas, en donde se definirán los clasificados a playoffs y a partir de ahi determinar al campeón con el típico sistema.

Entrando en detalles, el formato para el cierre de la temporada regular sería de cinco encuentros entre los equipos que tienen posibilidad de clasificar a la postemporada y ya en el mano a mano, series que se disputarían al mejor de tres.

Los escenarios elegidos para este posible desenlace de la mejor liga de básquet del mundo serían el Thomas & Mack Center y el Cox Pavilion, lugares en donde la NBA realiza las tradicionales Ligas de Verano en donde los novatos intentan ganarse un lugar en los equipos.

 

«Soy optimista por naturaleza y quiero creer que vamos a poder salvar al menos una parte de la temporada», dijo el comisionado de la NBA, Adam Silver.

El comisionado de la NBA, Adam Silver aseguró hoy que si bien no es posible anticipar cuanto tiempo durará el receso por la pandemia de coronavirus, considera que aún se puede «salvar parte de la temporada».

«Soy optimista por naturaleza y quiero creer que vamos a poder salvar al menos una parte de la temporada. Quizá hay cosas que podamos hacer con el formato, recién pasó una semana y los jugadores están locos por jugar y competir», explicó Silver en declaraciones a ESPN y difundidas por la agencia DPA.

Silver reconoció no saber cuanto puede durar la inactividad obligada por las medidas de prevención de la pandemia y dijo que «pensamos que iba a ser una pausa corta pero ahora honestamente no tenemos certeza cuanto durará».

«Vamos a intentar todo lo que podamos hacer para volver a jugar, pero la seguridad de nuestros jugadores y aficionados está primero», recordó Silver, quien también aclaró que los jugadores que contrajeron el virus «están en proceso de recuperación y que ningún caso es grave», informó Télam.

La decisión se conoció luego de que el jugador francés Rudy Gobert, de Utah Jazz, resultara «positivo» en un examen de coronavirus (COVID -19) y a causa de ello seis planteles han iniciado hoy una cuarentena.

La NBA, la liga profesional estadounidense de básquetbol, suspendió «por tiempo indefinido» la temporada 2019-2020 debido a que el jugador francés Rudy Gobert, de Utah Jazz, resultó «positivo» en un examen de coronavirus (COVID -19) y a causa de ello seis planteles han iniciado hoy una cuarentena.

Los planteles que jugaron ante Utah Jazz en los últimos 10 días se pusieron en cuarentena según lo determinó la NBA y son Cleveland Cavaliers, New York Knicks, Boston Celtics, Detroit Pistons y Toronto Raptors, además de los propios jugadores de los Jazz, que pasaron pruebas en el Chesapeake Energy Arena de Oklahoma.

Anoche un comunicado de la liga indicó: «La NBA ha anunciado que un jugador de Utah Jazz dio positivo por COVID-19. Los resultados del test se conocieron antes del salto inicial del partido entre Jazz y Oklahoma City Thunder en el Chesapeake Energy Arena. En ese momento el partido fue cancelado. El jugador afectado no estaba en el estadio».

La liga agregó: «La NBA decidió suspender todos los partidos de esta noche y hasta próximo aviso. La NBA utilizará ese tiempo para determinar los próximos pasos respecto a la pandemia del coronavirus»

Horas antes del comunicado, la NBA había decidido jugar a puerta cerrada el partido Golden State Warriors-Brooklyn Nets, y se consideraba postergar los partidos o hacer todo a puerta cerrada, en una decisión esperada para hoy, señaló Marca.

La suspensión de Jazz-Oklahoma generó confusión, ya que los jugadores salieron a calentar y estaban a instantes de iniciar el partido, cuando un médico de Oklahoma Thunder habló con los árbitros.

Los jugadores y árbitros volvieron a los vestuarios y después se hizo el anuncio. «Por causas de fuerza mayor, el partido ha sido pospuesto», dijo el vocero oficial del Chesapeake Energy Arena y agregó: «Están todos a salvo, tomen su tiempo y abandonen la arena de forma ordenada. Todos están a salvo».

Utah Jazz explicó en un comunicado que el pivote Gobert había dado negativo a la gripe, faringitis y una infección de las vías respiratorias superiores «pero en una medida de precaución, y en consulta y cooperación con el personal médico de la NBA y los funcionarios de salud de Oklahoma, se tomó la decisión de evaluarlo para el COVID-19. Un resultado positivo preliminar se dio a conocer justo antes del inicio del partido».

El dueño de la franquicia Dallas Mavericks, Mark Cuba, opinó: «Esto es una locura, no puede ser verdad, parece más bien sacado de una película. Pero confío en Adam Silver (comisionado de la NBA), esto ya nada tiene que ver con el básquetbol o el dinero, cada uno piensa en su familia en momentos así», señaló Télam.