Tag

Naufragío

Browsing

Marta Yañez llamó a declarar como imputados al ex jefe de la base naval de puerto Belgrano y al ex comandante de la fuerza de submarinos, entre otros. Apuntaría a que la nave no habría estado en condiciones de navegar.

La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez llamó a indagatoriaa cuatro ex altos jefes de la Armada en la causa que investiga el naufragio del submarino ARA San Juan y sus 44 tripulantes en el Atlántico Sur, quienes se suman a los tres primeros marinos que ya habían sido imputados y se negaron a declarar. Así avanza más en la búsqueda de responsabilidades penales sobre oficiales que integraban la cúpula de la Armada en el momento de la tragedia.

La nueva tanda de imputaciones y citaciones dispuesta por la magistrada alcanzó al capitán de navío Claudio Villamide, quien se desempeñaba como comandante de la Fuerza de Submarinos (COFS) con sede en Mar del Plata cuando el buque perdió contacto, el 15 de noviembre de 2017, y al entonces jefe del Comando de Alistamiento y Adiestramiento de la Armada (COAA), contraalmirante Luis Enrique López Mazzeo. Están acusados de «incumplimiento en los deberes de funcionarios público».

Yáñez citó, también, a prestar declaración indagatoria al jefe de Operaciones del COAA, con asiento en la ciudad bonaerense de Puerto Belgrano, capitán de navío José Marti Garro y al jefe de Mantenimiento de la Armada (JEMA), el contraalmirante Eduardo Luís Malchiodi.

López Mazzeo pidió el pase a retiro después de que en el ministerio de Defensa le anularon el sumario que le había abierto Srur. Villamide sigue en actividad, igual que Marti Garro y Malchiodi también pidió el retiro

Las cuatro nuevas declaraciones dispuestas se desarrollarán entre el miércoles de la semana próxima y el lunes 11 de noviembre, pocos días antes de que se cumpla -el 15 de este mes- el segundo aniversario de la desaparición del San Juan y sus tripulantes, y el primero desde su hallazgo en el lecho marino, a 907 metros de profundidad.

Así la juez investiga la hipótesis de «el San Juan no estaba en condiciones para navegar, después de dos años de investigación judicial y parlamentaria», comentaron fuentes judiciales.

Fuentes allegados a los imputados consultadas por Clarínafirmaron que «se trata de una imputación a toda la marina(desde los arsenales que proveen el mantenimiento inmediato a los astilleros, comandos logísticos y operativos, que fueron supervisando cada etapa de alistamiento)». Pero «en particular, a la tripulación del San Juan, quienes eran los responsables de operar la nave. Esinverosímil pensar que Fernández y su tripulación navegaron el submarino a sabiendas de los problemas técnicos que supone la Jueza», agregaron.

«Sacar a navegar a un buque con las falencias que supone la Juez, pese a todos los controles internos y autorizaciones necesarias sería como afirmar que nadie hizo bien su trabajo en la Armada», agregaron esas fuentes. Para éstas fuentes, se llama a indagatoria «pese a que aún no se comprobó cuál fue la causa del naufragio».

Villamide y López Mazzeo fueron los dos marinos suspendidos en diciembre de 2017, en pleno operativo de búsqueda del submarino, por el entonces jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur, quien los responsabilizó por el hundimiento de la nave. Villamide fue pasado a retiro en julio último. Srur y López Mazzeo mantuvieron una dura pelea sobre las causas del naufragio.

Srur insistió además en las presuntas responsabilidades de ambos cuando declaró como testigo ante Yáñez en abril de 2018 y al hacerlo en dos ocasiones ante la Comisión Bicameral del Congreso que investigó el siniestro.

López Mazzeo declaró como testigo ante la jueza en Caleta Olivia en noviembre de 2018, pocas horas antes de que los restos del buque fueran hallados por el barco Seabed Constructor, de la empresa estadounidense Ocean Infinity, pero fuentes cercanas a la investigación aclararon que lo hizo en el marco de la causa paralela sobre las operaciones de búsqueda de la nave.

El marino se había presentado además seis meses antes de manera espontánea en el juzgado santacruceño para tratar de declarar voluntariamente ante Yáñez, acompañado entonces por su abogado, pero la magistrada no se lo permitió, porque no estaba resuelto si eventualmente sería citado como testigo o como imputado.

Las nuevas indagatorias dispuestas por la jueza tendrán lugar luego de que la semana última se negaron a prestar declaración los tres primeros marinos que fueron imputados: el jefe de Logística del COFS capitán de corbeta Jorge Andrés Sulia, el ex jefe de Operaciones de esa fuerza capitán de fragata Hugo Miguel Correa y el jefe del Estado Mayor del COFS cuando se produjo el hundimiento, el capitán de navío Héctor Alonso.

Más allá de su negativa a declarar, Sulia, Correa y Alonso dejaron abierta la posibilidad de realizar una ampliación cuando puedan conocer en mayor profundidad la causa, indicaron fuentes de la investigación.

Las citaciones se conocen semanas después de que la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los doctores Gustavo M. Hornos, Mariano Hernán Borinsky y Javier Carbajo, hizo lugar, por unanimidad, a un recurso presentado por Luis Alberto Tagliapietra, padre de uno de los más jóvenes oficiales del submarino y abogado de un grupo de familiares, para acceder a la información reservada en la causa sobre el San Juan. Tagliapietra, quiere que se acuse a los marinos de «homicidio con dolo».

Por otra parte, diputados de Cambiemos rechazan adjudicarle responsabilidad política al ministro de Defensa Oscar Aguad, por el naufragio.

«Hay un decreto, número 1691 de 2016, que es de la época del kirchnerismo donde dice que el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadasserán el organismo responsabledel empleo de los medios militares en tiempos de paz», explicó el diputado radical Luis Petri, miembro de la Bicameral.

Petri agregó que, según esa resolución, es la cúpula de la Armada la que «ejerce el control funcional pero también el control operacional» por lo que «mal puede responsabilizarse al ministro de Defensa respecto de lo que tiene que ver con el control funcional y operacional que dependía del Estado Mayor Conjunto en este caso de (Marcelo) Srur».

Srur fue desplazado de la fuerza tras la desaparición del submarino, por disposición del ministro Aguad, informó Clarín.

En la escollera norte de Mar del Plata, a pocos metros de la Base Naval, se inauguró una réplica del submarino ARA San Juan, en homenaje a los 44 tripulantes que murieron en el naufragio de la embarcación, hace casi dos años.

Se trata de una estructura de hierro, que pesa 11 toneladas y mide más de 16 metros de largo, realizada por la Agrupación Isabel, una asociación civil de Comodoro Rivadavia, y el emplazamiento del monumento fue presenciado hoy por el comandante del Área Naval Atlántica de la Armada y jefe de la Base Naval Mar del Plata, capitán Gabriel Eduardo Attis, y familiares de las víctimas. El sitio estará abierto a vecinos y turistas.

«Estamos muy felices de haber logrado que la réplica esté en un lugar determinado y que de acá no se mueva más. Para nosotros, es como estar cerca de los chicos», dijo en la inauguración Juan Fernández, padre del suboficial segundo Daniel Fernández, fallecido en la tragedia.

Marcela Moyano, esposa del jefe de máquinas del submarino Hernán Rodríguez, señaló que «lo importante es tener la memoria activa de 44 familias que siguen queriendo saber la verdad y que se haga justicia». Y agregó: «Queremos saber qué pasó con el ARA San Juan. Lo importante es que sigamos recordando a los 44, y este va a ser un lugar para compartir con ellos».

La réplica permaneció más de cuatro meses en el estacionamiento de un balneario de Punta Mogotes. Finalmente, fue trasladada hacia la escollera norte y montada sobre seis pilares de hormigón construidos especialmente, junto al Museo de la Fuerza de Submarinos.

El acto se realizó pocos días después de la decisión de la jueza de Caleta Olivia, Martha Yáñez, de citar a indagatoria a los primeros tres oficiales de la Armada, en la investigación judicial para determinar las responsabilidades de la tragedia. «»Esperamos que caigan todos», dijo la viuda del maquinista Rodríguez. Y añadió: «Pasaron dos años, pero creemos que vamos a llegar a que se cumpla la ley para que esto no suceda más, para que ningún barco salga de la base sin cumplir lo necesario».

Por otra parte, según pudo saber LA NACION, la Armada está preparando un homenaje a los 44 tripulantes, que se hará el 15 de noviembre próximo, a dos años de la desaparición del submarino.

La decisión de rendir tributo oficial a los 44 marinos que ofrendaron sus vidas en un acto de servicio fue resuelta por la conducción naval, encabezada por el jefe de la Armada, almirante José Luis Villán. La idea es realizar el homenaje en la Base Naval Mar del Plata, donde se descubrirá una placa recordativa y se entregarán medallas a los familiares, informó La Nación.

La tragedia volvió a golpear a los inmigrantes y refugiados que intentan alcanzar Europa a través del Mediterráneo central, donde anoche naufragó una embarcación frente a la costa de la isla italiana de Lampedusa con unas 50 personas a bordo.

De las personas que estaban a bordo, una una veintena fueron rescatadas con vida, mientras el barco español Open Arms salvó a otras 40 personas que iban a bordo de una patera.

«No pueden seguir muriendo así a pocos kilómetros de la isla. Se necesita un dispositivo de rescate», aseguró el alcalde de Lampedusa, Toto Martello, citado por el diario La República.

La Guardia Costera italiana logró salvar a 22 migrantes y recuperó los cadáveres de dos mujeres que se encontraban entre los ocupantes de la embarcación, que se encontraba a la deriva a solo seis millas de la costa, y volcó debido a las malas condiciones del mar.

«A pesar de la intervención, no pudimos evitar el hundimiento del barco con unas 50 personas a bordo», lamentó por su parte la ministra de Infraestructura y Transporte italiana, Paola De Micheli.

«Hace cuatro días advertíamos de la situación (…) qué vergüenza da todo esto», escribió en Twitter el fundador de la ONG española, Pro Activa Open Arms, quien también lamentó la pérdida de vidas.

Oscar Camps recordó que el barco de su ONG permanece a pocas millas de la costa de Malta a la espera de que las autoridades decidan si autorizan el desembarco de otras 40 personas rescatadas.

Un niño y un bebé fueron hallados sin vida y otras cuatro personas estaban desaparecidas, tras naufragar hoy una embarcación con 18 migrantes o refugiados cerca de la isla griega de Quíos, en el mar Egeo, informaron autoridades.

A media mañana, un barco de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas​ (Frontex) detectó una embarcación volcada, dijo la Guardia Costera griega.

El barco rescató a 12 migrantes o refugiados: cinco hombres, tres mujeres y cuatro niños, tres de ellos menores de 6 años y el cuarto de 12 años, así lo reseña Télam.

Los equipos de una ONG socia del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) «están en el punto de desembarco de Al Joms asistiendo a unos 60 refugiados y migrantes recientemente rescatados en el mar después de que su embarcación comenzara a hundirse frente a la costa libia y tememos que haya unos 40 desaparecidos», refirió a su vez esta agencia de la ONU.

La organización Alarm Phone había sido la encargada de dar la voz de alarma por este nuevo naufragio. Según contó, a las 3.30 recibieron una llamada de un barco con unas 100 personas a bordo que había partido tres horas antes de Al Joms y que estaba en peligro.»Gritaban y lloraban, diciendo que algunos de ellos ya habían muerto», añadió Alarm Phone en su Twitter.

Aunque intentaron conseguir la posición GPS de la embarcación, los migrantes a bordo no fueron capaces de comunicarla ya que estaban «en pánico», por lo que dada su proximidad con Libia, alertaron a las autoridades de este país y a las italianas.

La embarcación fue localizada por un barco de los guardacostas libios, que rescató a 65 migrantes y recuperó los cuerpos de cinco personas -tres hombres, una mujer y un niño-, informó la Marina libia, según la agencia de noticias DPA, precisando que los rescatados proceden de Sudán, Egipto, Marruecos y Túnez, así lo reseña Télam.

 

Autoridades en Honduras confirman que al menos 26 personas fallecieron en un naufragio en el sector La Mosquita en el departamento de Gracias a Dios en la costa Atlántica.

José Domingo Meza, vocero de las Fuerzas Armadas de Honduras, dijo a medios locales que en la embarcación “Capitán Waly” iban al menos 73 personas cuando ocurrió el accidente.

47 personas lograron ser rescatadas, agregó José Domingo Meza.

Por su parte, Richard Bonilla, presidente de la Asociación de Pescadores Industriales del Litoral Atlántico, dijo a Televicentro, afiliada de CNN, manifestó que es una situación lamentable que se da en pleno inicio de la temporada de pesca.

Más temprano este miércoles ocurrió otro incidente similar cuando una embarcación con 40 personas naufragó en la misma zona en esta oportunidad, sin reportarse cifras fatales.

Con información de Elvin Sandoval

CNN Español