Tag

NASA

Browsing

Objetivo: Ultima Thule, un objeto celeste situado a 6.400 millones de kilómetros de la Tierra, al que la sonda New Horizons se acerca a gran velocidad para poder fotografiarlo la noche de Año Nuevo en un sobrevuelo de alto riesgo.

Se trata del objeto más lejano que se ha estudiado nunca y con su captación la NASA celebrará su entrada en 2019, que será transmitida en directo en su sitio de internet (www.nasa.gov/nasalive) a partir del momento en que New Horizons pase sobre esta reliquia helada de los confines del sistema solar.

Una película de animación simulará el vuelo de la sonda, previsto para el martes a las 00H33 locales de Washington (05H33 GMT), con una canción compuesta para la ocasión por el guitarrista de Queen, Brian May, que también es doctor en astrofísica.

Será imposible, sin embargo, tener imágenes en directo de la sonda, ya que a esta distancia hacen falta más de seis horas para que una señal procedente de la Tierra llegue a New Horizons, y otro tanto para que regrese. Pero si todo marcha bien, las primeras imágenes de Ultima Thule llegarán a la Tierra a primera hora de la noche.

A medida que se acerca la hora, la excitación aumenta entre el equipo encargado de la misión: “¡Ya está! ¡El vuelo está en marcha! ¡@NewHorizons2015 está en forma y en camino! ¡La expedición más lejana de la historia!”, tuiteó el sábado el científico Alan Stern.

– Cuidado con la velocidad

Ultima Thule se encuentra en el cinturón de Kuiper, un enorme disco cósmico que se remonta a la época de la formación de los planetas que los astrónomos llaman a veces “granero” del sistema solar.

Los científicos no saben si ese cuerpo celeste, descubierto en 2014 por el telescopio espacial Hubble, es redondo, alargado, o si se trata de un único objeto o de un agregado de materia. Tampoco están seguros de su tamaño, pero se calcula que es unas 100 veces más pequeño que el planeta enano Plutón.

Para comprobarlo, decidieron enviar a la sonda New Horizons a estudiarlo después de que ésta acometiera con éxito en 2015, nueve años después de su lanzamiento, su misión principal: enviar a la Tierra imágenes extremadamente detalladas de Plutón.

Esta vez “vamos a tratar de obtener imágenes de Ultima con tres veces más resolución que las imágenes de Plutón”, explica Stern.

“Si lo conseguimos será espectacular”.

Pero la misión es peligrosa. New Horizons recorre el universo a 51.500 kilómetros por hora y a esa velocidad si le impacta un fragmento del tamaño de un grano de arroz se destruiría instantáneamente. Si todo va bien, sin embargo, la sonda llegará a 3.500 km de la superficie de Ultima y sobrevolará el objeto a una velocidad de 14 km por segundo.

– Una isla lejana

Ultima Thule debe su nombre a una isla lejana de la literatura medieval. “Significa más allá de Thule, más allá de los límites conocidos de nuestro mundo, lo que simboliza la exploración más allá del cinturón de Kuiper”, explicó la agencia espacial en un comunicado.

Descubierto en los años 1990, este cinturón se encuentra a unos 4.800 millones de kilómetros del Sol, más allá de la órbita de Neptuno, el planeta más alejado del sistema solar.

“Es la frontera de la astronomía”, indica el científico Hal Weaver, de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

“Por fin hemos llegado a los límites del sistema solar”, se entusiasma. “Esos objetos están ahí desde el principio y creemos que no han cambiado. Vamos a verificarlo”.

A pesar del cierre parcial de las administraciones federales, a causa de un forcejeo entre el presidente Donald Trump y la oposición demócrata sobre la financiación del muro en la frontera con México, la NASA, que depende de fondos federales, ha prometido que seguirá en funcionamiento.

Su administrador, Jim Bridenstine, ha prometido noticias también de otra sonda: OSIRIS-REx, que se pondrá en órbita alrededor del asteroide Bennu la noche de San Silvestre.

Jornada

La agencia espacial estadounidense NASA confirmó que Saturno está perdiendo rápidamente sus anillos por el campo magnético del planeta. El estudio publicado en la revista Icarus informó que los anillos son atraídos por la gravedad de Saturno como una lluvia de partículas de hielo.

¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO CON LOS ANILLOS DE SATURNO?

Los anillos de Saturno son en su mayoría trozos de hielo de agua que varían en tamaño desde granos de polvo microscópicos hasta cantos rodados de varios metros de ancho. Las partículas del anillo quedan atrapadas en un acto de equilibrio entre la atracción de la gravedad de Saturno, que quiere atraerlas hacia el planeta, y su velocidad orbital, que quiere lanzarlas hacia el espacio.

Las partículas diminutas pueden cargarse eléctricamente por la luz ultravioleta del Sol o por las nubes de plasma que emanan del bombardeo micrometeoroide de los anillos. Cuando esto sucede, las partículas pueden sentir el tirón del campo magnético de Saturno, que se curva hacia el planeta en sus anillos.

En alguna parte de los anillos, una vez cargados, el equilibrio de fuerzas sobre estas diminutas partículas cambia dramáticamente, y la gravedad del sexto planeta del sistema solar Saturno las empuja a lo largo de las líneas del campo magnético hacia la atmósfera superior.

Una vez allí, las partículas del anillo helado se evaporan y el agua puede reaccionar químicamente con la ionosfera de Saturno. Un resultado de estas reacciones es un aumento en la vida útil de las partículas cargadas eléctricamente llamadas iones H3 +, que se componen de tres protones y dos electrones. Cuando son energizados por la luz solar, los iones H3 + brillan en luz infrarroja.

Una impresión artística de cómo Saturno puede verse en los próximos cien millones de años. Los anillos más internos desaparecen cuando primero llueven sobre el planeta, seguidos muy lentamente por los anillos externos.

“ESTIMAMOS QUE ESTA ‘LLUVIA DE ANILLOS’ DRENA UNA CANTIDAD DE PRODUCTOS DE AGUA QUE PODRÍAN LLENAR UNA PISCINA DE TAMAÑO OLÍMPICO DESDE LOS ANILLOS DE SATURNO EN MEDIA HORA”, DIJO JAMES O’DONOGHUE, DEL CENTRO DE VUELOS ESPACIALES GODDARD DE LA NASA EN GREENBELT, MARYLAND EN UN COMUNICADO.

“ESTO ES RELATIVAMENTE CORTO, EN COMPARACIÓN CON LOS MÁS DE 4 MIL MILLONES DE AÑOS DE ANTIGÜEDAD DE SATURNO”, DIJO O’DONOGHUE.

Los primeros indicios de que existía la lluvia de anillos provinieron de las observaciones de Voyager 1y 2 de fenómenos aparentemente no relacionados: variaciones peculiares en la atmósfera superior (ionosfera) con carga eléctrica de Saturno, variaciones de densidad en los anillos y un trío de bandas oscuras y estrechas que rodean el planeta en las latitudes medias del norte. Estas bandas oscuras aparecieron en imágenes de la brumosa atmósfera superior de Saturno (estratosfera) realizada por la misión Voyager 2 de la NASA en 1981.

A los anillos les quedan menos de 300 millones de años para sobrevivir, incluso antes. Y según la tasa de infall, los anillos son sorprendentemente jóvenes, posiblemente no más de 100 millones de años.

“SOMOS AFORTUNADOS POR CONTEMPLAR EL SISTEMA DE ANILLOS DE SATURNO, EL CUAL PARECE ESTAR A LA MITAD DE SU VIDA. SIN EMBARGO, SI LOS ANILLOS SON TEMPORALES, QUIZÁ NOS PERDIMOS LOS GRANDES SISTEMAS DE ANILLOS DE JÚPITER, URANO Y NEPTUNO QUE AHORA SON DELGADOS TIRABUZONES”, DIJO O’DONOGHUE.

Al equipo le gustaría ver cómo cambia la lluvia de anillos con las estaciones en Saturno. A medida que el planeta avanza en su órbita de 29.4 años, los anillos se exponen al Sol en diversos grados. Dado que la luz ultravioleta del Sol carga los granos de hielo y los hace responder al campo magnético del sexto planeta, la exposición variable a la luz solar debería cambiar la cantidad de lluvia de anillo.

El próximo 29 de agosto el planeta transpirará “la gota gorda”, porque un asteroide de importantes dimensiones, “rozará” la Tierra.

Según informó la NASA, el cuerpo celeste conocido como 2016 NF23 pasará muy “cerca” del planeta a una velocidad de 32,186 kilómetros por hora.

El asteroide, explicaron desde NASA,  tiene las dimensiones de la Gran Pirámide de Guiza: aproximadamente entre 70 y 160 metros de diámetro.

El cuerpo celeste pertenece a la categoría elaborada por la agencia espacial como de “objetos potencialmente peligrosos”.

Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA explicó al sitio Space.com que el asteoroide conocido como 2016 NF23, no representa peligro para el planeta tierra porque pasará a una distancia, cercana a la órbita terrestre (pasará a cinco millones de kilómetros) “no hay nada extraordinario acerca del paso del asteroide” explicó Johnson.

 

 

El Ciudadano

Astrónomos de la NASA lograron capturar una de las mayores vistas panorámicas del “fuego y la furia” en la formación de las estrellas en el universo. La obtuvieron gracias a la visión ultravioleta del telescopio espacial Hubble.

“La luz ultravioleta era la pieza que faltaba en el rompecabezas cósmico”, informó la NASA en un comunicado. Combinando esta capacidad del Hubble y otros telescopios terrestres y espaciales, los astrónomos pudieron ensamblar uno de los retratos más completos de la historia evolutiva del universo.

La visión ultravioleta de Hubble abre una nueva ventana al universo en evolución, rastreando el nacimiento de las estrellas en los últimos 11 mil millones de años hasta el período de creación de estrellas más activo del cosmos, unos 3 mil millones de años después del Big Bang.

El telescopio espacial Hubble, en una imagen difundida por la NASA en 2009 (AP).

El retrato contiene alrededor de 15.000 galaxias, 12.000 de las cuales son formadoras de estrellas. La imagen se extiende a ambos lados de la brecha entre las galaxias distantes, que solo pueden ser vistas con luces infrarrojas, y galaxias cercanas, que se pueden ver a través de un amplio espectro.

La imagen que obtuvieron los astrónomos es 14 veces más grande que la publicada por el “Campo ultravioleta ultra profundo del Hubble” en 2014.

El telescopio Hubble cumplió 28 años en el espacio. Entró en funcionamiento en abril de 1990, tras ser colocado en órbita por el transbordador Discovery. Es un proyecto de cooperación internacional entre la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA).

 

 

Clarín