Tag

Narcotráfico

Browsing

Hasta hace unos días eran el uno para el otro y el actual subjefe de Policía la única persona con posibilidades ciertas de dirigir la agencia antinarcóticos que quiere crear el polémico ministro de Seguridad. Es más, Massoni siempre hizo caso omiso a las críticas que le han llovido de todos lados cuestionando al controversial Gómez Ocampo. Pero ahora, parece que las cosas han cambiado.

El otro día, en una entrevista que le hicieron en Comodoro al polémico funcionario, le preguntaron sobre si pensaba designarlo a Néstor Ángel “El Tero” Gómez Ocampo, actual subjefe de la Policía, al frente de la Unidad Antinarcóticos, a lo que Massoni respondió que por el momento no había nada concreto.

Después, le consultaron sobre las fotos en las que aparece “El Tero” Gómez con su amigo, el narcotraficante Omar “El Cura” Segundo, actualmente condenado a 9 años de prisión por traficar más de 100 kilos de cocaína y el ministro de Seguridad de la provincia, contestó: “El tema de las fotos me tiene muy sin cuidado”, e insistió después en relación a la Jefatura de la DEA chubutense: “No hay nada firme. No hemos tomado ninguna determinación, no existe la agencia y por el momento no podemos tomar determinaciones de quién la va a ocupar”.

Agregó finalmente, poniendo más dudas sobre Gómez Ocampo: “Lo que sí vamos a hacer, es buscar a la mejor persona para que lleve adelante el proyecto”.

Puede que Massoni se haya dado cuenta que es poco serio y contraproducente poner al amigo de un narco al frente de un organismo que debería luchar contra el narcotráfico.

A propósito del “Tero” Gómez, algunos en el Poder Judicial aseguran que es muy probable que termine desembarcando ahí, si un íntimo amigo de él llegara a ocupar un altísimo cargo en la Justicia de Chubut.

Notas relacionadas: 

El narcotraficante amigo del subjefe de la policía del Chubut violó la prisión domiciliaria y lo detuvieron

 

Massoni insiste en poner al “Tero” Gómez al frente de la Unidad Antinarcóticos: ¿ganará la pulseada?

 

La “DEA” chubutense manejada por “El Tero” Gómez, el comisario amigo de un narcotraficante

 

Massoni sería investigado por sus vínculos con el narcotráfico

 

Si la Ley se cumpliera, “El Tero” Gómez no podría ser subjefe de la Policía del Chubut

 

Massoni y el comisario amigo de un narco en el combate contra las drogas en Chubut  

 

Massoni maneja con un tridente la policía

 

La “narcopolicía” de Massoni y el silencio de los medios dependientes de la publicidad oficial

 

 

Que “El Tero” Gómez Ocampo haya sido el encargado de bajar el cuadro de Juan Luis Ale de esa galería de la Jefatura de Policía en donde están los retratos de todos los jefes de la institución, habla a las claras de la profunda crisis en la que ha caído la policía del Chubut.

Uno, el del cuadro, fue condenado por haber abusado de dos nenas mientras convivía con la madre y el otro es un amigo del Cura Segundo un narcotraficante que se cree impune, del que todavía la ciudadanía chubutense no entiende cómo sigue siendo subjefe de la repartición.

Descolgar este cuadro es un acto con el que se lo pretende borrar de la historia por su conducta delictual, indecorosa. Y que el encargado de llevar adelante esa acción haya sido un sujeto que aparece relacionado al narcotráfico en la prensa nacional, es un verdadero contrasentido difícil de disimular.

Massoni, el controvertido ministro de Seguridad, se hace el desentendido y lo avala mirando para otro lado, seguramente con el respaldo del gobernador. Pero, la oposición ¿qué hace? ¿Dónde está? Al igual que los legisladores provinciales y los nacionales. ¿Nadie va a decir nada del Subjefe de Massoni amigo del “Narco”?

El fin de semana, en la prensa nacional salió que la cúpula de la policía del Chubut “tendría vínculos con el narcotráfico” y ¿nadie se dio por enterado? ¿Ninguno de los diputados, por ejemplo, pidió algún tipo de explicación por eso?

Quizás es más fácil jugarla de preocupado por el coronavirus o quejarse de la cuarentena, que hacer algo para luchar contra el desgobierno que hay en la provincia y en contra del narcotráfico.

Notas relacionadas:

El narcotraficante amigo del subjefe de la policía del Chubut violó la prisión domiciliaria y lo detuvieron

Massoni insiste en poner al “Tero” Gómez al frente de la Unidad Antinarcóticos: ¿ganará la pulseada?

 

La “DEA” chubutense manejada por “El Tero” Gómez, el comisario amigo de un narcotraficante

Massoni sería investigado por sus vínculos con el narcotráfico

Si la Ley se cumpliera, “El Tero” Gómez no podría ser subjefe de la Policía del Chubut

Massoni y el comisario amigo de un narco en el combate contra las drogas en Chubut  

 

Massoni maneja con un tridente la policía

La policía de Massoni es noticia nacional por vínculos con el “Narco”

La “narcopolicía” de Massoni y el silencio de los medios dependientes de la publicidad oficial

La presencia del Ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni en Puerto Madryn permitió que se consultara sobre su opinión con respecto al procedimiento que se llevó a cabo al inicio de la semana sobre el Buque Conarpesa 1 donde se informó que se había “levantado con la red” varios paquetes con unos cuantos kilos de cocaína en su interior y cuya intervención había obedecido por jurisdicción a la Prefectura Naval Argentina.

El polémico ministro manifestó: “Provincia no tuvo intervención de ningún tipo por ser jurisdicción de Prefectura Naval Argentina pero es raro, extremadamente raro se deberá profundizar la investigación porque es poco explicable la situación”.

Las grandes preguntas son, ¿qué es lo que le parece raro al ministro de seguridad de Chubut? ¿Qué hayan encontrado la droga? ¿saber quién dijo que la droga estaba ahí? o ¿que el negocio se haya caído?.

Si bien el barco no tuvo restricción alguna para volver a la zona de pesca, el Ministro sugirió que se continúe con una investigación más profunda. “Las hipótesis pueden ser variadas y también las que se imagine son raras, tiene visos ridículos”, además se preguntó: ¿Qué hacen 10kg de cocaína a 168 millas de la costa chubutense bajo el mar y a esa profundidad?», lo mismo nos preguntamos todos.

Sin embargo, la División Antidrogas de la Federal, por su lado, descubrió el lugar en donde vendían la droga; en un domicilio particular del barrio San Miguel y allí detuvo al “dealer”.

Esto evidencia que la droga pasa, llega y sale de la provincia con una facilidad casi increíble y también deja al descubierto el discurso puramente declamatorio de quienes supuestamente deberían evitar que el narcotráfico se instale en Chubut. Lo de Massoni –claramente—es “vender humo” para los medios que por intereses puramente pecuniarios lo quieren posesionar como el paladín de la Justicia que irá a fondo contra la delincuencia.

En pocas horas en Puerto Madryn, entre la Policía Federal y la Prefectura Naval Argentina secuestraron casi quince kilos de cocaína, de máxima pureza. La División Antidrogas de la Federal, por su lado, descubrió el lugar en donde vendían la droga; en un domicilio particular del barrio San Miguel y allí detuvo al “dealer”. Y la Prefectura incautó los ocho panes que trajo hasta el muelle Storni el buque que “misteriosamente” los pescó en alta mar.

Esto evidencia que la droga pasa, llega y sale de la provincia con una facilidad casi increíble y también deja al descubierto el discurso puramente declamatorio de quienes supuestamente deberían evitar que el narcotráfico se instale en Chubut. Lo de Massoni –claramente—es “vender humo” para los medios que por intereses puramente pecuniarios lo quieren posesionar como el paladín de la Justicia que irá a fondo contra la delincuencia.

Pero ese mensaje se cae enseguida cuando se lo confronta con la realidad. Massoni sigue diciendo que le quiere “dar una trompada en la cara” a la venta de drogas en la provincia y su policía no sale de “los porros” que le secuestran a algún jovencito desprevenido que anda con sus amigos en el auto.

Una alta fuente judicial le confió a este portal de noticias que de no haber sido por la pandemia los hijos y la exmujer del millonario sindicalista Héctor Rubén González hubieran estado presos, porque son graves los delitos que les imputan en la causa por narcotráfico que les abrieron en el Juzgado Federal de Rawson.

Lisa y llanamente el juez considera a los González narcotraficantes, dado que cree –según el análisis que debe haber hecho de toda la prueba que colectó la policía– que tenían ese “bosque de marihuana” en la casa con intenciones de comercializarlo para producir droga.

Ahora trascendió que habrían pedido declarar y que en las próximas horas el magistrado los citaría a una audiencia para ampliar “lo poco” que dijeron cuando se los llamó a indagatoria.

Es que se deben estar dando cuenta de que pueden ir a prisión por unos cuantos años y hasta no suena a descabellado de que alguno de los imputados esté pensando en declarar como arrepentido, a cambio de beneficiarse con una rebaja de pena.

Si esto se llegaría a concretar al “Gordo” González, el polémico sindicalista lucifuercista, devenido ahora en empresario de medios, le podría subir bastante la presión arterial. Como aquel día en que le allanaron la mansión en donde él supo vivir y descubrieron el bosque de marihuana.  

Aquellos que conocen gran parte del expediente sostienen que la exmujer y los hijos del dueño del diario Jornada de Trelew no saben cómo zafar del concurso de delitos que les endilgan y que si no dicen la verdad: lo que saben, inminentemente van a terminar en la cárcel.

El juez no los ha metido presos hasta ahora por la pandemia, porque no quieren llevar “gente de afuera” a un centro de detención, esa es la explicación que dan allegados al magistrado con respecto a la libertad que gozan momentáneamente los González.

Después de la ampliación de la indagatoria que se les estaría recibiendo por estas horas, el magistrado tiene de nuevo diez días hábiles para resolver la situación procesal de cada uno disponiendo un procesamiento con prisión preventiva o no.

Bien vale recordar que ya han pasado dos meses de aquel día en que la policía allanó la mansión de los González y descubrió que en el patio principal de la propiedad tenían más de cien plantas de marihuana, varios cientos de plantines diseminados en distintos lugares y más de una decena de plantas de “cactus San Pedro”, una especie que como té o preparado es también altamente alucinógena.

Ese procedimiento fue efectuado al mediodía del 19 de mayo en una imponente propiedad de la calle Cangallo al 100 y Belgrano, a metros de un establecimiento educativo y sus moradores hasta ese entonces ni se imaginaban que iban a estar en una situación como la actual; involucrados en una causa judicial y con posibilidades de ir a prisión en cualquier momento.

Para el juez “cultivaban plantas de marihuana para elaborar estupefacientes” y por ese ardid los cree presuntos autores de los delitos de “comercio de estupefacientes”, “almacenamiento de semillas” y hasta de “ejercicio ilegitimo del arte de curar” que estaría vinculado, según se presume, a la supuesta venta de aceite de cannabis.

Es importante aclarar que el concurso de delitos que les atribuyen en la Justicia Federal tiene un agravante y que es ser cometido por tres o más personas, y en las inmediaciones de un establecimiento educativo, como lo es la escuela primaria que funciona a metros de la mansión de los González.

El comercio de estupefacientes a gran escala es una figura muy grave que está severamente castigada en el Código Penal Argentino con penas que van de 15 a 20 años de cárcel; un futuro que puede hacerse realidad para los hijos y la expareja del millonario sindicalista Héctor González, hoy también integrante de una sociedad que tiene varios medios de comunicación en Trelew, como lo son el  diario Jornada y unas emisoras de frecuencia modulada llamadas “FM Tiempo”.

No son pocos los que se preguntan en los tribunales federales sobre qué pasaría con González si alguno de los hijos decidiera “hablar”.

Massoni sería investigado por la Justicia según fuentes judiciales ya que nombró como Sub Jefe de la Policía a Néstor “El Tero” Gómez Ocampo amigo personal del narcotraficante más grande en la historia de Chubut, “El Cura” Omar Segundo.
¿Massoni está protegiendo al “Tero Gomez”?

¿Massoni creó la «Narco Policía» para terminar con los que no se someten al narcotráfico organizado?

Según Massoni el poder ejecutivo, judicial y legislativo protegen a los «Transas». De fondo sería una guerra narco en la que el crimen organizado querría terminar con el narcomenudeo independiente para monopolizar todo el negocio de las drogas.

Néstor Gómez Ocampo no podría ser nunca Subjefe de la policía en un Estado serio y profesional pero sin en cambio Massoni lo tiene como uno de sus brazos ejecutores lo que hace presumir que sería su nexo con el narcotráfico organizado.

Por esto buscarían estigmatizar a los barrios humildes de Trelew dejando pasar al elefante blanco sin ningún control. Presos los que fuman porros, libres los narcos que trafican toneladas de cocaína provocando asesinatos en varias ciudades de la provincia, este sería el lema que mejor le quedaría a este relato.

Massoni se pegó un tiro solo al decir que el poder judicial, legislativo y ejecutivo protegen a los “transas” ya que su propio Subjefe de policía es amigo del narco más peligroso que se conoció en está provincia.

En las últimas horas indagaron a los hijos y la exmujer del millonario sindicalista Héctor Rubén González y por los delitos que les atribuyeron, de acá a diez días, van camino a un procesamiento seguro. De causalidad están libres, decía una fuente judicial.

En la Justicia Federal de Rawson sospechan que “cultivaban plantas de marihuana para elaborar estupefacientes”; es muy probable que vayan a juicio oral y si son condenados podrían ir a prisión con penas que van desde los 15 a los 20 años de cárcel.

Así lo estimó una alta fuente judicial, al confirmar este martes la sorpresiva definición que en las últimas horas se precipitó sobre el caso del “bosque de marihuana”, hallado en la mansión de los González el pasado 19 de mayo.

Ese día la policía arribó al lugar por una denuncia, llegó con una orden de allanamiento y cuando el personal a cargo del comisario Eduardo Alonso ingresó a la imponente construcción de la calle Cangallo 195 y Belgrano –en la zona sur de Trelew—se encontró con la sorpresa de que no eran tres, sino más de cien plantas de marihuana que allí había.

Lo sorprendente también fue que durante la diligencia, fueron encontrando cientos de plantines de cannabis sativa (plantas pequeñas, que recién estaban creciendo), diseminados por distintos lugares de la propiedad y más de una decena de cactus “San Pedro”, otra especie de la que se extrae una sustancia altamente alucinógena, quizás peor que la marihuana.

Cuando la policía anotició al Juzgado Federal de Rawson de lo que había encontrado en la mansión de los González,inmediatamente dispusieron desde allí que se les secuestrara los teléfonos celulares a todos los ocupantes de la casa, que se incautaran además las computadoras que hubiere en el lugar y la máquina de DVR, donde estaban almacenadas todas las filmaciones realizadas por el circuito cerrado de cámaras de seguridad instalado en el lugar.

Las fuentes que este portal consultó en relación a la indagatoria de los imputados, sostienen que estos secuestros, sumados a la prueba física del hallazgo del centenar de plantas de cannabis; habrían sido fundamentales para que el magistrado tenga la sospecha de que los González “cultivaban marihuana para elaborar estupefacientes”.

Claro, abrieron los celulares y se enteraron de las conversaciones que mantenían por Whatsapp, mensajes de texto o hablando directamente por teléfono e indagaron en las computadoras de los hijos de González y conocieron quiénes y por qué se contactaban con ellos.

De igual manera tuvieron acceso a través del DVR de las cámaras de seguridad, al movimiento que había en la mansión, sobre quiénes iban y a qué. Si bien, estos contenidos se mantienen en el más estricto secreto no son pocos los cercanos al Juzgado Federal de Rawson que confirman que ahí estaría la prueba del negocio que hacían con esa plantación de marihuana que tenían en el patio principal de la propiedad y que cuidaban celosamente.

Además de querer designar al amigo de un narco, increíblemente, al frente del organismo que luchara contra el narcotráfico en la provincia; el ministro de Seguridad Federico Massoni no para de “venderle humo” a la ciudadanía.

Desde los “operativos truchos” con un montón de policías, fuerzas especiales, perros y caballos para secuestrar un revolver o un porro de marihuana, hasta anuncios que con el paso del tiempo quedan en eso, en anuncios: como el supuesto convenio con la DEA que Chubut iba a firmar.

Ese adelanto lo hizo en enero, en Puerto Madryn y hasta el momento no hay ninguna noticia de su concreción. Es más, Massoni ya venía anticipando la creación de la “Agencia Antinarcóticos” y sin temor a que alguien se le riera en la cara decía que iba a tener un esquema parecido al de la DEA de Estados Unidos.

Con la única diferencia de que acá en Chubut, al frente de la lucha contra el narcotráfico, Massoni quiere imponer al amigo de un narcotraficante al que le hallaron en su empresa pesquera de Puerto Madryn en 2013, un cargamento de 110 kilos de cocaína disimulados en cajas de langostino que iba a ser enviado a España.

Ya con que el comisario Néstor Gómez Ocampo, alias “El Tero”, sea en la actualidad subjefe de Policía teniendo semejante amigo, es algo que debería merecer la atención de la DEA pero no para hacer un convenio con la provincia, sino para investigar esa relación con Omar “El Cura” Segundo y las cosas que se dicen de “El Tero” Gómez Ocampo.

Es muy poco lo que se conoce del pasado de Néstor Gómez Ocampo, el actual subjefe de la policía provincial. Y, llamativamente, lo poco que hay no habla muy bien de él. Se cita, por ejemplo; una oscura amistad con un narcotraficante y las sospechas que hubo en su momento de su aparente vinculación con el caso “Langostino Santo”; el de los 110 kilos de cocaína interceptados, cuando estaban a punto de salir del puerto de Madryn rumbo a España, escondidos en cajones de langostino.

Gómez Ocampo en esos tiempos era jefe de la Brigada de Investigaciones de Puerto Madryn y hasta se llegó a decir –cosa que la Justicia no pudo comprobar— que él “en una Kangoo roja que era de la Brigada, había “movido” del lugar otra parte del cargamento que nunca habría aparecido; algo que impulsado por los detractores que tiene en la propia policía se ha venido repitiendo hasta estos días. Al igual que su inocultable relación amistosa con Omar “El Cura” Segundo, el dueño de la pesquera en donde hallaron la cocaína, que terminó condenado a varios años de cárcel y que ahora, curiosamente, está cumpliendo esa sentencia con una prisión domiciliaria.

Gómez

Todavía anda dando vueltas por las redes sociales y en algunos portales de noticias esa fotografía en la que se los ve de jolgorio después de un asado, junto a otros invitados.

Gómez Ocampo hizo la última parte de su carrera policial en Madryn, también trabajó como investigador en la fiscalía de esa ciudad; en donde no pocos lo recuerdan como el que usaba vehículos secuestrados por la Justicia para pasear o ir a buscar a su mujer al trabajo y llevar a sus hijos a la escuela.

Sería el extinto Mario Das Neves, como gobernador de la provincia, quien pondría el fin abrupto a su vida policial al ordenar que se lo pasara a retiro en 2015, en una de las últimas resoluciones que haría antes de irse el jefe de Policía de ese entonces Ricardo César Hughes.

Esto bien podría ser una pequeña reseña con lo poco que se conoce del pasado de alguien a quien el ministro de Seguridad Federico Massoni quiere designar como el máximo responsable de la lucha contra el narcotráfico en Chubut.

Gómez Ocampo es posiblemente un personaje controversial, oscuro, del que algunos camaradas suyos hoy se preguntan cómo hizo para llegar a ser subjefe de Policía y otros creyendo tener la verdad aseguran que con el apoyo de un fiscal y de un legislador. Los mismos que también estarían interesados, al igual que Massoni, de que sea jefe de la Agencia Antinarcóticos.

Mientras en los barrios disminuye el consumo de drogas por la crisis y crece la estigmatización sobre los más vulnerables, los padres esconden bajo la alfombra sus flagelos.

Muchos empresarios se dedicaron por muchos años a hacer dinero robando de la teta del estado con sobreprecios pero desatendieron la crianza de sus hijos que hoy sufren las consecuencias. La hija de un conocido empresario vive con custodia puesta por el padre porque cada vez que se escapa la encuentran drogada tirada en cualquier lado.

Las mujeres del Jet Set de la política viven en su mayoría empastilladas con ansiolíticos, antidepresivos y estabilizadores de ánimo, y solo basta con mirar a través del sistema de seros y farmacias para enterarse que consumen. Rivotril lo más consumido.

Sus familias destruidas por la ambición y codicia de ser poderosos y vivir como castas. En Trelew se quisieron diferenciar de la sociedad y comenzaron a construir barrios privados y countrys en donde viven la mayoría de ellos. Un ejemplo es el country Bonorino, Los Pinos, Las Margaritas etc.

El año pasado un conocido empresario de Chubut según fuentes judiciales de Capital Federal tuvo que pagar más de 3 millones de pesos a un Juez para que despeguen a su hija de una causa de drogas en Bs. As. Cocaína y drogas sintéticas iban a ser traídas a fiestas electrónicas en Playa Unión. Finalmente se hizo cargo su “noviecito” a quién después también “lo safaron”.

Hace apenas una semana los hijos de Héctor González unos de los dueños del Grupo Jornada fueron allanados y le encontraron un “Bosque de Marihuana” y hongos alucinógenos.

Y qué decir de los violadores en “manada”, todos hijos de reconocidos hijos del poder y el dinero. A Cholila Online ya llegó un video de una de las hijas de un poderoso empresario en la que no vamos a relatar lo que se ve pero demuestra hasta dónde son capaces de llegar por la droga. No es que no queramos dar el nombre, es que la ley ampara a los hijos del poder y no se puede dar nombre sino la denuncia se la “come” el medio y no el padre que no crío a su hija y permitió que sea una drogadicta.

La Justicia cumple su rol, a un hijo de un pobre la Polícia de Massoni lo golpea y el Juez lo condena, a un trabajo que circula con su móvil realizando su trabajo le secuestran el vehículo. Ahora a un hijo del poder que viola, trafica drogas, lo disfrazan de “desahogo sexual” o de plantación para “aceite de cannabis” para uso terapéutico, y sale hasta el Ministro de Seguridad a anunciar un proyecto para el aceite de cannabis.

De los “Jóvenes brillantes” la Justicia dice que no robaron, dicen que se enriquecieron y no lo pueden justificar, mientras a los hijos de los pobres por cazar una liebre, o un guanaco para comer, lo escrachan con filmaciones, le secuestran el vehículo, y le dan una buena paliza.

Y qué decir si sos un trabajador honrado que por sacar tu bolsa de basura al cesto te llevan preso mientras que en Playa Unión los mismos funcionarios de Arcioni se la “ponen de cabeza” y hasta la policía los escolta hasta sus mansiones alquiladas por el Gobierno por el deplorable estado en el que salen.

Dos caras de la misma moneda. De todas manera el poder y el dinero no son todo en la vida. A veces solo sos un pobre millonario. Felicitaciones a todos aquellos que todavía se mantienen siendo honrados con tan solo un mate cocido para pasar el día.