Tag

Mundial de Básquet

Browsing

El combinado argentino que logró la medalla de plata en el último mundial de China, arribó al país y el entrenador Sergio Hernández dejó en claro que hará lo imposible para que Scola dispute los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Una parte del plantel argentino de básquetbol que obtuvo el segundo puesto en el Mundial de China 2019, con su entrenador Sergio Hernández a la cabeza, retornó esta mañana al país.

En una conferencia de prensa brindada en el aeropuerto de Ezeiza, el «Oveja» afirmó: «Si estoy yo como entrenador, lo voy a obligar a que juegue. Luis es como Ginóbili, son difíciles. No me dijo si va a estar. Falta mucho aún, pero yo tengo la sensación de que va a querer jugarlo».

Además, Hernández definió al basquetbolista de 39 años como «uno de los líderes más importantes de la historia del deporte argentino».

«Nunca me imagino mucho. No vivo de expectativas o de sueños. Pero sí veía que el equipo tenía química y potencial. Desde Toronto 2015 que lo palpo. Algo había ahí. De todos modos, llegar a la final fue una locura, es maravilloso lo que logramos», expresó.

Sobre su continuidad al frente del equipo, confesó que «está todo dado» para que continúe en la Selección en los Juegos Olímpicos.

El presidente Mauricio Macri recibió en Casa Rosada a parte del plantel.

El primero en llegar a la Casa Rosada fue el pivot Marcos Delía, quien arribó acompañado por su esposa, hermanas de su abuelo, quienes estaban visiblemente emocionados por el logro del equipo.

En diálogo con los periodistas en el Patio de Palmeras, Delía, aseguró que se realizó «un torneo increíble».

Además, sostuvo que «en lo personal recibimos afecto tremendo de la familia, amigos y de la Argentina».

«Jugar la final del mundo es algo muy grande, es un premio merecido para este equipo que trabajó muchos años para llegar bien a este torneo tan importante», manifestó.

Sobre la final ante España, felicitó al campeón por «habernos dominado», aunque destacó que se debe «valorar» lo que se hizo.

Delía, que se irá a jugar a Fuerza Regia de México, ingresó a la sede gubernamental para participar del encuentro con el Jefe de Estado, acompañado por el entrenador Sergio Hernández y el presidente de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), Federico Susbielles.

Sólo cinco jugadores vinieron en el vuelo proveniente de Amsterdam ya que el resto del plantel optó por ir directamente hacia Europa, donde se desempeñan.

El capitán y símbolo del equipo, Luis Scola, decidió quedarse en Pekín, esperando conseguir un equipo antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Junto al entrenador Hernández retornaron al país los jugadores Marco Delía, Agustín Caffaro, Tayavek Gallizzi, Lucio Redivo y Máximo Fjellerup.

En tanto, los jugadores que militan en España se fueron directo a Europa: se trata de Nicolás Brussino, Facundo Campazzo, Gabriel Deck, Patricio Garino, Nicolás Laprovittola y Lucas Vildoza.

«El equipo tenía química y potencial, esto no es casualidad»

Hernández, reconoció a su arribo al país luego del subcampeonato obtenido en la Copa del Mundo China 2019 que

«esto no es casualidad» y que «el equipo tenía química y potencial».

«Esto no es casualidad, nunca imagino mucho. No vivo de expectativas o de sueños, pero sí veía que el equipo tenía química y potencial. Desde Toronto 2015 que lo palpo», destacó el DT.

«Llegar a la final fue una locura. Es maravilloso lo que logramos», resaltó el entrenador bahiense quien detalló la principal razón que llevó a la Argentina al subcampeonato mundial.

La selección nacional afrontó, con el mismo plantel que alcanzó el subcampeonato en China, los Juegos Panamericanos de Lima 2019, en los que se colgó la medalla dorada, «llegamos un poco más de lo esperado», remarcó Hernández.

«Las sensaciones son las mejores. Había dos torneos en uno. El hecho de estar, paralelamente buscando otros resultados para clasificar a los Juegos (Olímpicos 2020, en Tokio, Japón) fue muy desgastante en el día a día. Cuando entramos, ya nos tranquilizamos un poco. Fue un festejo casi igual que cuando nos metimos en la final del Mundial. Y por dentro decís, ya está, pero siempre querés más», resaltó el DT que ya piensa en el futuro.

«Mi sensación es que (Luis) Scola va a estar en Tokio 2020», apuntó Hernández en la conferencia de prensa desarrollada en la Sala Malvinas Argentinas del Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

«Y si estoy yo como entrenador, lo voy a obligar a Scola que juegue. Es uno de los líderes más importantes de la historia del básquet argentino», puntualizó el DT de 55 años.

Por otra parte destacó: «Luis Scola ya me había anticipado, en la intimidad, hace como un año, que teníamos que empezar a hablar de semifinales. Porque estábamos para cuartos con este equipo. Pero… Llegamos a la final», explicó.

En tanto, Marcos Delía se refirió al espíritu de la selección : «Sergio se hizo cargo del recambio en un momento complejo. Había dudas en el entorno e incluso nuestras. Pero conseguimos una identidad, aprendimos de las derrotas. Ahí hay mérito. Él respeta la naturaleza del jugador y en eso fue fundamental. Potenció nuestra confianza».

Argentina perdió la final del mundial de China al caer ante España el pasado domingo, pero clasificó para los próximos juegos olímpicos de Japón del año próximo. Se clasificó finalista invicto luego de superar en primera fase a Corea del Sur, Nigeria y Rusia, en la segunda fase a Venezuela y Polonia, en cuartos de final a Serbia y en semifinales a Francia.

Desde el banco, Sergio Hernández lideró con lucidez a un grupo de talentosos, que en los dos últimos meses de competición, perdió apenas dos partidos: con México (64-72) en los Panamericanos y la final del Mundial frente a España (75-95).

El presidente Mauricio Macri recibirá hoy en la Casa de Gobierno al entrenador de la selección nacional masculina de Básquetbol, Sergio Hernández, y al titular de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), Federico Susbielles, luego de haber logrado el domingo pasado el subcampeonato del mundo en China y la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La agenda del jefe de Estado continuará con una reunión que mantendrá en su despacho con directivos de Y Combinator, una aceleradora de startups estadounidense, según se informó.

A las 11, el jefe de Estado junto al secretario de Deportes de la Nación, Diógenes de Urquiza, recibirá a Sergio Hernández, a Federico Susbillles y al pivote Marcos Delia, tras lograr el subcampeonato mundial de básquetbol en China.

A las 12, el mandatario recibirá en su despacho a directivos de Y Combinator, una de las aceleradora más grande del mundo fundada en marzo del 2005 y que la revista Fortune la consideró «un criadero de gigantes tecnológicos emergentes».

Y Combinator llegó a la Argentina para brindar un taller y clínicas para grupos reducidos, encabezado por el titular de esa organización, Geoff Ralston, así lo reseña Télam.

El jefe de Estado estará acompañado en el encuentro por el vicejefe de Gabinete y secretario de Modernización, Andrés Ibarra.

El presidente Mauricio Macri reiteró hoy su felicitación a los jugadores de la selección de básquetbol de Argentina que ayer obtuvieron el segundo lugar en el Mundial en China y anunció que mañana los recibirá en la Casa Rosada.

«Hablé con Luifa -como lo apodan al capitán argentino, Luis Scola-, y lo felicité y les mandé un saludo a todos, y mañana los recibo en la Casa de Gobierno», contó esta mañana Macri a los periodistas acreditados en la Casa Rosada.

Macri realizó estas declaraciones luego de saludar esta mañana a los alumnos del Colegio San Agustín, del barrio porteño de Recoleta, que visitaban la Casa de Gobierno, al ser consultado sobre la actuación de Argentina, que cayó 95 a 75 con España, pero logró el segundo puesto en el campeonato mundial, así lo reseña Télam.

El entrenador argentino de básquetbol, Sergio Hernández, reconoció hoy que la actual selección es el «mejor» equipo que dirigió en su vida tras derrotar a Francia por 80-66 en Beijing y pasar a la final del Mundial de China.

«Este es el mejor equipo que dirigí en mi vida, no tenemos distracciones, tenemos jugadores en altísimo nivel, somos aplicados y valientes. Esta tarde dejamos a jugadores de alto nivel en poquísimos puntos y tal vez sea porque los nuestros también lo son. Esto con huevos solamente no se consigue», apuntó Hernández en una nota con TyC Sports.

«Estamos felices por nosotros y por todo. Poder aportarle felicidad a la gente en estos días que corren en el país es algo maravilloso», valoró.

Además, el ex DT de Peñarol de Mar del Plata contó la charla con el campeón olímpico Emanuel Ginóbili, que estuvo en la platea: «Me di un abrazo con Manu Ginóbili y me dijo ‘esto es maravilloso, no sé qué hicieron, jugaron bien siempre y no le dieron chance a Francia'».

El seleccionado argentino de básquet derrotó a Francia por 80 a 66 en las semifinales del Mundial de Básquet que se juega en la República Popular China.

En el primer tiempo, una  alta intensidad defensiva fue el punto clave para que la Selección argentina de básquetbol termine arriba por 39-32 sobre Francia al término del primer tiempo de la semifinal del Mundial de China 2019, que se disputa esta mañana en Beijing.

El planteo del entrenador Sergio Santos Hernández fue llevado a la perfección por los jugadores, que limitaron el juego interior de los franceses y permitieron apenas 16 puntos en contra dentro de la pintura.

Del otro lado, rozó la perfección la tarea del capitán Luis Scola, que con 39 años es el máximo anotador del partido, gracias a sus 13 tantos y un par de rebotes clave.

El cierre de la primera mitad fue a pura orquesta con un triple bárbaro del base cordobés Facundo Campazzo, que organizó el juego y desestabilizó a la defensa de Francia, que llega envalentonado tras haber eliminado a Estados Unidos.

La Selección Argentina de básquet se mide desde las 9 con Francia en las semifinales del Mundial de China, en busca de alcanzar la tercer final de un Mundial en su historia.

El elenco conducido por Sergio Hernández se presentará en el en el estadio «Wukesong Sport» de Pekín, con televisación de TV Pública, TyC Sports, DeporTV y DirecTV Sports, y la presencia estelar de Manu Ginóbili en la tribuna.

Argentina disputó dos finales, ganó como anfitrión el primer Mundial de la historia en 1950 y, luego, en Indianápolis 2002 fue superada en la final por Yugoslavia.

Tanto Francia como Argentina disputarán un duelo para muchos inesperado, teniendo en cuenta que en cuartos de final dieron el golpe al eliminar a dos peso pesados como Estados Unidos (89-79) y Serbia (97-87), respectivamente.

Hernández tiene equipo que mezcla la experiencia de Luis Scola con la sangre joven de Facundo Campazzo, Patricio Garino y Gabriel Deck. Frente a ellos estará una Francia que fue tercera del Mundial en 2014 y que se apoya especialmente en cuatro jugadores de la NBA: Evan Fournier, Nicolas Batum, Frank Ntilikina y Rudy Gobert.

Tras la hazaña ante Serbia, Manu Ginóbili viajó a China para presenciar el partido y en la primera semifinal, en la que España venció a Australia por 95 a 88, el argentino estuvo junto a Kobe Bryant en la tribuna.

Argentina ya tiene rival en la semifinal del Mundial de China. Será Francia, que logró un histórico triunfo ante los NBA de Estados Unidos y ese cuerpo técnico soñado con Gregg Popovich, DT de San Antonio, y Steve Kerr, coach de Golden State.

Había quedado claro ante Turquía que Estados Unidos no era imbatible. Y si bien aquel primer susto hizo que el equipo de Gregg Popovich se despertara y empezara a jugar más cerca de sus posibilidades, la sensación quedó flotando por ahí. Qué lo terminó de confirmar fue la poderosa Francia, que dio el golpe no tanto por la actualidad de los norteamericanos sino por el contexto histórico: el 89-79 significó la primera derrota del Dream Team (no tan Dream Team) en 13 años.

Estados Unidos pagó caras las ausencias de sus máximas estrellas. Y sucumbió ante el primer rival que tenía en su plantel nombres que podían hacerle fuerza. Rudy Gobert, al cabo, probablemente sea un mejor NBA que todos los que fueron en representación estadounidense. Y el resto tiene una paridad que podía volcar la balanza para cualquier lado. Al cabo, cinco de los seis primeros hombres de la rotación europea (el mencionado Gobert, Evan Fournier, Nicolas Batum, Nando De Colo y Frank Ntilikina) no tienen mucho que envidiarle al grupo que le quedó al entrenador de San Antonio.

Porque por allí pasa gran parte del traspié yankee. Popovich ni siquiera pudo cortar jugadores en la preselección. Se fueron bajando todos y los 12 que quedaron fueron los descartes con los que se terminó conformando el plantel. Incluso, buena parte del grupo ni siquiera estaba entre aquellos 35 nombres iniciales seleccionados en 2018 como parte del programa de cara a este Mundial y a los próximos Juegos Olímpicos.

Y Francia, un equipo duro, serio y con hambre de gloria, desnudó todas aquellas falencias. De la mano de un Gobert (lleva dos años seguidos siendo elegido Mejor Defensor de la NBA) que cerró todos los caminos al aro y castigando adelante con Fournier y el pivote. La defensa del pick and roll estadounidense por momentos dio pena y así Francia se escapó al entretiempo 45-39.

En la segunda parte los franceses llegaron a sacar 10 de ventaja, pero Donovan Mitchell (tal vez el único «distinto» de este grupo) salió al rescate y casi como única herramienta de su equipo se calzó el partido al hombro y le devolvió la ventaja a los de Pop de cara al período final.

Sin embargo, allí se dio otra situación quizás inesperada. Estados Unidos, que para entonces ya había perdido el apoyo del público local, empezó a fallar libres imperdonables. Lo mismo que lo había salvado ante Turquía (los turcos erraron cuatro simples que podrían haber cambiado la historia) lo condenó ante Francia. Y de la desesperación se pasó a la resignación: apenas 13 puntos en los últimos 10 minutos. Mientras, los de azul, apegados a su libreto, cerraban el partido sin dudas.

Gobert firmó una planilla soberbia con 21 puntos y 16 rebotes; Fournier, 22 y 4 triples; De Colo, 18 con 9-10 desde la línea…

Francia hizo historia. 48 partidos entre Juegos Olímpicos y Mundiales habían pasado con éxito de Estados Unidos desde que Grecia lo venciera en la semifinal de Japón 2006. Los europeos se sienten como Argentina en 2002. Ahora buscarán tener su propia Generación Dorada. Primero tendrán que vencer al equipo que creó la original…

La cita para el equipo de Sergio Hernández, que el martes se convirtió en uno de los mejores equipos del certamen tras derrotar a Serbia, será el viernes, desde las 9, hora argentina.

Campazzo, Garino, Scola, Vildoza, Deck, Laprovíttola, Delía, Fjellerup, Brussino, Gallizzi, Caffaro, Redivo, Hernández, Santander… Apellidos para la historia. Sin jugadores NBA, los representantes del Nuevo Básquet Argentino dieron la nota en el Mundial de China 2019 al eliminar a la favorita Serbia por 97-87 y avanzar a semifinales. El próximo rival saldrá del ganador de Estados Unidos vs. Francia, que juegan este miércoles.

Lo que se planteaba imposible, inverosímil, desde la previa; finalmente se convirtió en realidad. El corazón gigante de la Selección Argentina se impuso a los interminables metros de los lungos serbios. Los 18 puntos, 12 asistencias y 6 rebotes de Campazzo, los 20 de Scola, los 15 de Garino, y los 13 puntos y 8 rebotes de Deck; traducen numéricamente de alguna manera el trabajoso triunfo albiceleste.

Las cartas estaban echadas desde el inicio. Los metros de Serbia impondrían las condiciones del juego. Así, con el dominio balcánico en las alturas, Argentina debería ganarse la vida por abajo. Y lo hizo, al menos en los primeros dos cuartos, para irse al descanso arriba por 54-49.

La propuesta de la Selección de salir al parquet con una de sus formaciones de mayor altura (con Facundo Campazzo, Patricio Garino, Nicolás Brussino, Luis Scola y Marcos Delía) se desactivo rápidamente debido a la incontenible lluvia de faltas personales. Primero se tuvo que ir Delía con 2. En su lugar entró Tayavek Gallizzi, quien sumó tres casi de inmediato. Así, ya en el primer cuarto quien estaba marcando al gran Nikola Jokic (2,09 metros) por momentos era el alero Gabriel Deck (2,02).

Claro que si la altura era un problema para Argentina, quien mejor que Campazzo para salir a su rescate. Acostumbrado a luchar en la adversidad con su 1,79 metro en el deporte de los gigantes, el base cordobés dio cátedra en el primer cuarto, donde finalizó con 6 puntos y 6 asistencias. Cual flautista de Hamelin, Campazzo hipnotizaba rivales con su dribbling y aprovecha el gran juego de cortinas y desmarque de su compañeros para terminar encontrando a alguno de los suyos debajo del aro, lejos de cualquier defensor serbio. Un terrible pase de faja a Delía y otro casi de costado a Deck dieron prueba de ello.

El ataque argentino tenía que ser elaborado en exceso, porque en el uno contra uno, se imponían las manos serbias, castigando cada intento nacional con tapones. Por ende, cuando no era una definición clara debajo del aro, había que tomar triples. Y ahí, Argentina fue construyendo su ventaja. En el primer tiempo, fueron 9/16 en tiros de larga distancia para un 56 por ciento de efectividad (3/10 para Serbia).

En defensa, fue donde más se visibilizaron los metros serbios: 12 rebotes ofensivos para los balcánicos (25 en total) contra 5 defensivos argentinos (8 en total). La fórmula albiceleste fue entonces, a sabiendas de que el rebote sería serbio, atacar intensamente una vez que la pelota bajaba para tocar el piso. Y dio resultado: 10 pérdidas para Serbia (contra 4) y 7 robos para Argentina (contra 2).

Al entretiempo, los líderes anotadores del juego para Argentina son Garino (10), Deck y Vildoza (9); mientras que por Serbia, Jokic tiene 14 y Bogdanovic 10, así lo reseña Página 12.

 

 

Argentina enfrenta en la ciudad de Dongguan a Serbia con el pase a semifinales en juego. El equipo de Sergio Hernández llega invicto en cinco partidos y su rival, que viene de caer ante España, tiene cuatro jugadores NBA y es uno de los candidatos.

El comienzo de la Albiceleste fue impecable con un parcial 12-4 bajo la excelsa conducción de Facundo Campazzo. Sin embargo, en la segunda mitad del primer cuarto el rival ajustó en defensa y la selección se cargó de faltas. El juego interno sintió la diferencia de tamaño y jerarquía, ya que Delía y Tayavek Gallizi cometieron varias infracciones.

Los fallos arbitrales tampoco ayudaron, como una falta en ataque que le cobraron a Campazzo cuando claramente era infracción del jugador que lo estaba marcando. Igualmente, Argentina se mantuvo al frente en los primeros 10 minutos por 25 a 23.

El Oveja movió el banco y puso a Laprovittola, Vildoza, Fjellerup, Deck y Cáffaro. La selección jugó mejor que su rival en el arranque del segundo parcial y pasó al frente de nuevo: 36-28. El recambio anduvo bárbaro y le permitió descansar a los titulares, así lo reseña Río Negro.

El seleccionado argentino de básquetbol, dirigido por Sergio Hernández, obtuvo hoy la clasificación para los Juegos Olímpicos Tokio 2020 debido a la eliminación de Brasil en la segunda ronda del Mundial China 2019.

La victoria del actual campeón del mundo, Estados Unidos, sobre el seleccionado brasileño (89-73) le aseguró al equipo de Sergio Hernández su posicionamiento como uno de los dos mejores equipos americanos de la competencia y el consiguiente boleto olímpico.

Argentina y Estados Unidos serán los dos seleccionados del continente que competirán en la fase final de la Copa del Mundo, a la que también accedieron España, Polonia, Serbia, República Checa, Australia y Francia.

En el camino quedó el resto de los equipos americanos que llegaron a China 2019: Canadá en la primera ronda; Venezuela, Puerto Rico, Brasil y República Dominicana, en la segunda.