Tag

motochorro

Browsing

Un motochorro de nacionalidad colombiana, que contaba con tobillera electrónica, fue detenido este miércoles en el barrio porteño de Recoleta, tras sustraer una mochila con dinero de un automóvil, rompiendo el vidrio de la ventanilla.

Personal de División Sumarios y Brigadas de Prevención de la Comisaría Comunal 2 de la Policía de la Ciudad realizaba patrullaje de rutina sobre la calle Agüero al 1700, cuando observó una disputa entre varias personas.

Al llegar al lugar, unos vecinos le señalaron a los oficiales cuál era el delincuente, que momentos antes viajaba como acompañante en una moto de color blanco y había roto el vidrio de la puerta de un automóvil Ford Focus para sustraer una mochila negra, que tenía en su interior 10 mil dólares y documentación personal.

La plata fue recuperada gracias al rápido accionar policial y el damnificado, de 68 años, comentó que suponía que dos motos lo venían siguiendo de una sucursal bancaria, ubicada en avenida Corrientes y Reconquista.

Al momento de identificar al motochorro, en presencia de dos testigos, se confirmó que portaba una tobillera electrónica por una denuncia de violencia de género.

En ese aspecto, se le secuestraron un teléfono celular, 20 dólares, 400 pesos, un guante de tela amarillo, un par de auriculares y un lápiz cortavidrio.

El Juzgado Criminal y Correccional número 56, a cargo de Alejandro Litvack y ante la Secretaría número 56 de la doctora Rojas, dispuso el traslado del delincuente a la Comisaría Vecinal 2 B.

Una señora de 50 años quedó herida luego de que un motochorro la arrastró casi una cuadra para robarle la cartera en San Juan.

El episodio se produjo cuando una mujer caminaba por la vereda y fue sorprendida por dos delincuentes que la sorprendieron para quitarle su cartera. Como ella se resistió comenzaron los golpes por parte de uno de ellos, que descendió de la moto.

Una persona que se encontraba a metros de la situación dio inmediato aviso a la policía que se acercó al lugar. En simultáneo un grupo de personas logró detener a uno de los malvivientes y comenzaron a golpearlo hasta que llegaron los efectivos. Posteriormente fue trasladado al Hospital Guillermo Rawson para ser atendido por las heridas que le habían provocado. Al mismo hospital fue la víctima del robo que se encontraba en estado de schock.

Ocurrió en la localidad de Famaillá en Tucumán. Una joven de 26 años salió del trabajo hacia la parada del colectivo y un motochorro le disparó para robarle. La bala impactó en su teléfono.

Nancy Patricia Lazarte tiene 26 años. Es docente y trabaja en una escuela especial para chicos con discapacidad. El miércoles a la noche salió de su trabajo y caminó hacia la parada del colectivo en la esquina de Alem y Lucas Córdoba en la ciudad Famaillá en Tucumán.

Eran apenas dos cuadras. No era una zona que frecuentaba porque no había buena luminosidad. Prefería hacer otra vuelta e ir hacia otra parada. Antes de llegar, dos motochorros la interceptaron e intentaron robarle sus pertenencias. En una de sus manos tenía su celular. Nancy se resistió. Llevó el celular cerca de su abdomen y trató de alejarlos. Uno de los dos delincuentes le disparó dos veces y se dieron a la fuga.

La joven no sufrió heridas porque la bala impactó de lleno en el teléfono celular. El aparato le salvó la vida.

«Sin mediar palabra me manoteó el celular para quitármelo. Yo me resistí. Entonces, forcejeamos y en ese momento alcancé a llevarme el aparato a la zona del abdomen. El tipo enseguida me apuntó con la pistola y me disparó», contó Lazarte en declaraciones a C5N.

La joven contó que salió del trabajo hacia la parada del colectivo. Según cuenta, no solía ir a esa parada por inseguridad. «Hay mucha falta de iluminación. Esta vez fui porque estaba lloviendo y me quedaba cerca», explicó.

«No me imaginé que iba a reaccionar así. No sé por qué me resistí así tampoco se si le hubiera dado el celular, sino me disparaban igual. Todavía no puedo creer lo que pasó», contó en declaraciones a C5N.

Nancy explicó que de repente apareció una moto negra. El que iba atrás saltó cuando la moto todavía estaba en movimiento y, trastabillando, se dirigió directamente a mí», detalló.Escuché uno o dos estruendos, no recuerdo bien por el susto», agregó. Los asaltantes escaparon. Ella recibió la asistencia de otro hombre que fue testigo.

El hombre que la asistió, la llevó al hospital pero ella no tenía ninguna herida. El teléfono le salvó la vida.

El hecho está siendo investigado por la Fiscalía de Instrucción III del Centro Judicial de Monteros, a cargo de María Eugenia Posse.

Hasta el momento no se sabe nada de los delincuentes y ya se están realizando todos los peritajes para poder indentificarlos.

«Claramente que mi vida cambió, tengo que volver a trabajar pero no sé cómo voy a hacer. Tengo mucho miedo», dijo.

El fiscal confirmó que el hombre permanecerá en libertad, ya que «no hay ninguna medida coercitiva en su contra”.

Un vecino de la ciudad de Córdoba mató de un disparo en el pecho a un motochorro al que interceptó cuando huía tras el arrebato a una mujer.

El trágico episodio ocurrió cerca de las 9. En una esquina del barrio Jardín, el ladrón chocó su moto contra un vehículo cuando era perseguido por el vecino que aseguró que había visto cuando asaltaba a una mujer. Tras accidentarse, el hombre siguió fugando a pie.

Según se informó, el vecino le dio alcance y lo intimó para que se entregara. Cuando el sospechoso hizo un movimiento simulando tener un arma, el vecino reaccionó efectuando un disparo al tórax.

El deceso del motochorro ocurrió poco después en el Hospital de Urgencias. El trágico episodio tuvo como testigos a los empleados y a los custodios de una sucursal bancaria ubicada a metros del lugar.

El hombre dijo tener habilitación para portar el arma, aunque la Policía investiga si efectivamente es así. El arma fue secuestrada y el hombre fue imputado de «homicidio en el exceso de la legítima defensa», indicó el fiscal del caso, Gustavo Dalma.

Dalma confirmó que el hombre permanecerá en libertad, ya que «no hay ninguna medida coercitiva en su contra”.

 

telefenoticias.com

La jueza que liberó al motochorro colombiano tras un pago de 700 pesos ahora autorizó su expulsión del país. De esta manera, Migraciones necesita la aprobación del Juzgado Contencioso Administrativo Federal de turno para poder ordenarle a la Policía la detención de Jair Stevens Jurado Mora y avanzar luego en el proceso que terminaría con su expulsión.

Este jueves, el Ministerio del Interior, a través de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), informó que el pedido de expulsión del país del ciudadano colombiano Jurado Mora quedó firme al vencer el plazo que el motochorro tenía para interponer un recurso jerárquico contra la medida.

La situación de Jurado Mora, que cuenta con antecedentes penales en su país, había vuelto a quedar en manos de Patricia Guichandut, la magistrada que lo liberó dos días después de ser arrestado por un robo de un teléfono celular a una joven en Almagro.

Para poder solicitar una nueva detención del delincuente mientras se tramita la deportación, Migraciones necesitaba el aval de Guichandut. Finalmente, la jueza notificó que no se opone al proceso de extradición.

Jurado Mora, un joven de 25 años que llegó al país hace poco más de tres meses y nunca tramitó su residencia, había sido arrestado el pasado 22 de enero. El Juzgado Nacional en lo Criminal en lo Correccional N° 62 a cargo de Guichandut le concedió una probation en una causa por «robo en grado de tentativa».

En un juicio abreviado, la magistrada le impuso la obligación de cumplir cuatro condiciones: regularizar su situación en Migraciones, presentarse todos los meses en el Área de Control y Dirección de Ejecución Penal, no consumir drogas ni alcohol durante un año y resarcir a la víctima del robo con $700. Así, Jurado Mora recuperó la libertad dos días después.

Sin embargo, al día siguiente, el viernes 25, fue informado de la expulsión del territorio dispuesta por Migraciones. De acuerdo a la normativa para estos casos, el lunes 28 empezó a correr el plazo de tres días para que Jurado Mora pudiese interponer un recurso jerárquico. Este plazo terminó ayer.

El fallo despertó críticas por los antecedentes penales del ciudadano extranjero. En su Colombia natal, Jurado Mora cuenta con un importante historial delictivo: en 2011 fue condenado por «hurto calificado agravado», en 2016 le abrieron una causa por violencia intrafamiliar y en 2017 lo sentenciaron a 4 años y 6 meses por tráfico de armas.

Al mismo tiempo se sumó un caso similar, cuando la Policía detuvo a Antonio José Franco, ciudadano uruguayo de 36 años que tenía prohibido entrar a la Argentina y, pese a ello, fue liberado al día siguiente.

En su caso, la DNM explicó que dispuso su expulsión el 10 de noviembre del 2016, pero fue apelada el 23 de abril de 2018 y tiene todavía el expediente en trámite. Es distinta a la situación del colombiano.

Al igual que ocurrió con Jurado Mora, la liberación de Franco generó fuerte rechazo en las altas esferas de poder: el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta cuestionaron las polémicas resoluciones.

Guichandut, por su parte, emitió un comunicado en el que explicó y justificó su accionar en el caso del delincuente colombiano, aunque dijo que no intervino en el caso del ciudadano uruguayo.

La DNM recordó que el Decreto 70/2017, que permitió agilizar judicial y administrativamente los trámites de expulsión, fue dictado hace dos años, el 27 de enero de 2017. «El trámite no debería demorar más de seis meses», se aseguró.

 

INFOBAE

Un ciclista logró atrapar a un motochorro que terminó detenido en las avenidas Córdoba y Pueyrredón, del barrio porteño de Recoleta, a plena luz del día. El joven había sido víctima de un robo y persiguió al ladrón pedaleando, hasta que logró reducirlo por el cuello.

El joven había sido víctima de un robo y persiguió al ladrón pedaleando, hasta que logró reducirlo.

Las imágenes de las cámaras de seguridad registraron la secuencia de la persecución y el momento en que el delincuente, un venezolano de 27 años, termina siendo derribado por quien había sido blanco del hurto.

Juan Pablo Telez, la víctima del robo, salió a buscar al asaltante después de darse cuenta de que le habían quitado la mochila del canasto. El joven circulaba en unas de las bicicletas públicas del Gobierno de la Ciudad.

En el momento cúlmine de la persecución, Telez se lanza desde atrás hacia el cuello del delincuente y logra detenerlo. Un policía de civil que circulaba por la zona en moto vio la situación, cruzó su vehículo y ayudó en la detención.

«No tenía muchas opciones, o me quedaba viendo cómo se iba mi mochila o tratar de correrlo. Le tenía fe al tráfico de Buenos Aires, y a que lo pueda ver un policía para que lo detenga. No soy Batman, pero no me quedó otra opción que tratar de alcanzarlo», manifestó el joven en diálogo con Telefé.

Según Telez, el motochorro no opuso demasiada resistencia durante la persecución. «No llegó a decir nada, no estaba armado. No fue un robo violento como uno ve en televisión», agregó.

«Ahora en frío no sé si tomaría la misma decisión, probablemente sí, pero seguro ataría la mochila para que no me vuelva a suceder», finalizó.

Diario Jornada