Tag

México

Browsing

El actor y empresario estadounidense, junto al chef, Nobu Matsuhisa y el productor de Hollywood,  Meir Teper, celebraron el lanzamiento del Nobu Hotel Los Cabos.

En medio de una ceremonia Sake, Robert De Niro celebró el lanzamiento oficial del resort, Nobu Hotel Los Cabos. La apertura inició con el tradicional corte de cinta liderado por el chef Nobu Matsuhisa, quien con su espada japonesa realizó el memorable acto protocolario.
.
Posteriormente, los invitados se reunieron para dar inicio a la ceremonia Sake, ritual milenario para los nuevos comienzos y la buena fortuna, originario de China y heredado a la cultura japonesa, el cual fue amenizado por el sonido inaugural de los tambores Taiko.
.
Para ello, los hombres rompieron con mazos de madera la tapa del barril de vino o cerveza de arroz y luego realizaron un gran brindis en honor a la apertura oficial del resort, bebiendo el sake en copas masu tradicionales (recipiente japonés utilizado para medir porciones de semillas de arroz).

Al caer la tarde, el cielo se encendió sobre el hotel en un show de coloridos juegos artificiales que ocurrió durante la cena de apertura, resaltando así la alegría de sus dueños al emprender este nuevo camino en Los Cabos, un paraíso mexicano ubicado al extremo sur de la Península de Baja California.

A la cena fueron invitadas estrellas del entretenimiento como Leonardo DiCaprio, quien junto a los anfitriones, disfrutó de una espectacular comida en el restaurante Nobu, conocido por mezclar la variedad tropical de la gastronomía peruana con la japonesa. Allí, destacaron exquisitos platillos diseñados por el chef, Nobu Matsuhisa, como camarones al tempura, bacalao negro miso y sashimi de aleta amarilla con jalapeños finamente rebanados.

La apertura oficial del hotel culminó con una velada ambientada por un espectacular show de bailarines de fuego y contó con la actuación exclusiva del reconocido DJ y productor estadounidense, Cassidy.

El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, agradeció la invitación de Alberto Fernández a radicarse en la Argentina a partir del 10 de diciembre, pero aseguró que por ahora continuará en México.

“No pierdo la esperanza de volver en cualquier momento. Si me acerco a Bolivia mediante Argentina, mejor todavía. Lo estamos analizando. Vamos a esperar que pase un poco más de tiempo para retornar a la Argentina o a Bolivia para seguir esta lucha”, aseguró Morales en una entrevista concedida a la emisora radial argentina El Destape.

El futuro jefe de Estado argentino declaró durante una visita a Uruguay que sería un honor que el ex mandatario boliviano se asilara en Buenos Aires. Morales, señalado por la OEA por haber realizado fraude con el objetivo de perpetuarse en el poder, renunció el domingo pasado y voló hacia el DF en medio de un clima de violencia generalizada.

El líder boliviano criticó la posición diplomática que asumió el gobierno de Mauricio Macri. “Al margen de cualquier diferencia ideológica, primero hay que defender la democracia”, planteó, y pidió el relanzamiento del Unasur como oposición al Grupo de Lima que responde “a los designios del imperio”.

El ex mandatario hizo una distinción con la actitud que adoptó “la hermana Fernández” -en alusión a Cristina Kirchner-, quien se interiorizó sobre su futuro y le envió mensajes de aliento en una comunicación con el ex vicepresidente Álvaro García Linera.

Un pedido al papa Francisco y a las Fuerzas Armadas

El líder cocalero dijo que abandonó su país porque corría riesgo su vida y acusó a la “derecha” de “inventar el tema del fraude” y “organizar grupos vandálicos” para generar violencia en las calles. “Renunciamos no por cobardes, sino porque había grupos armados que empezaron a quemar casas y amenazaban a familiares y dirigentes sindicales comprometidos de quemarlos”, especificó.

De acuerdo a su visión, hubo un “golpe de Estado” propiciado por la derecha y por la Policía, que se amotinó. Con respecto a las Fuerzas Armadas, aseguró: “Tengo información de que los subalternos se rebelaron y sólo los comandantes se prestaron al golpe”, indicó El Chubut.

Y agregó: “Participaron sólo algunos comandantes del golpe, que serán juzgados; yo estoy seguro de que nuestras Fuerzas Armadas se sumarán a la lucha del pueblo boliviano defendiendo la democracia”.

Ante una consulta, Morales aseguró que no mantuvo diálogos con el papa Francisco, pero abogó por su participación como mediador en el proceso de pacificación que se inició en Bolivia rumbo a las elecciones. Este viernes, la presidenta interina puso en duda la participación del partido de Morales en esos comicios.

“Estando en Bolivia tuve una reunión con el cardenal Ticona, con algunos obispos, pedimos su intervención, sin embargo no se pudo. No tengo personalmente un contacto con el papa francisco, pero le tengo mucho respeto y ojalá pueda participar en esta mediación”, pidió.

Una ONG pidió a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México atender y reconocer la violencia contra la prensa luego de que su nueva presidenta, Rosario Piedra Ibarra, pusiera en duda que hayan asesinado a periodistas en el país.

Piedra Ibarra prestó juramento a su cargo en el Senado el martes, y ante las preguntas de los reporteros sobre los problemas que afrontará, entre ellos los asesinatos de periodistas, la nueva defensora del pueblo contestó con la pregunta «¿Han asesinado periodistas?».

Sus palabras generaron reacciones en contra de varias organizaciones defensoras de la libertad de prensa y expresión, entre ellas Artículo 19 y Periodistas Desplazados, que reprocharon su desconocimiento del tema.

En el marco de la designación de Piedra Ibarra como nueva defensora de derechos humanos de México, Artículo 19 llamó anoche a la CNDH a través de un comunicado a que «abone al reconocimiento del trabajo periodístico en una vida democrática y a atender las violencias a las que se enfrenta».

«Fuimos varios invitados a la cena», arrancó su relato Máximo Vedoya, CEO de Ternium, sobre la velada organizada para que el presidente electo, Alberto Fernández, se cruzara con los principales industriales mexicanos: el magnate Carlos Slim, y Alfonso «Pocho» Romo, mano derecha de Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México. «Charlamos sobre lo que él veía, sobre el panorama de caída del PBI», siguió Vedoya hoy, durante una conferencia de prensa organizada para el cierre del 60° Congreso de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) en el Hotel Hilton.

«Dijo que la Argentina debe reconstruir su aparato productivo a través de exportaciones competitivas, para poder afrontar los compromisos (por la deuda)», contó Vedoya que dijo esa noche un Fernández recién elegido. «Él tiene claro que el aparato productivo de la Argentina está en una situación muy problemática. Una de las maneras de crecer es reconstruir el aparato productivo», agregó Vedoya, acompañado en el escenario por el CEO de Ternium Argentina, Martín Berardi, y por el director de Alacero, Francisco Leal.

Luego de una extensa presentación para remarcar los peligros que engendra China para las manufacturas y el acero de la región, de reclamar por una mirada hacia la regionalización -particularizada hacia el amenazado Mercosur-, y de señalar la necesidad de establecer una alianza con el eje del Atlántico (Brasil, EE.UU. y Europa) y no con el Pacífico (China), Vedoya se refirió también a la necesidad de mejorar la competitividad de la industria en México, Brasil y la Argentina.

Aunque enseguida reconoció que en el país que lidera Jair Bolsonaro se están encarando importantes reformas. «Brasil está más avanzado», dijo el número uno de Ternium, con base en México. «Hay una carga impositiva no competitiva y una logística complicada», explicó el empresario, que dijo que aún «es muy temprano para saber qué va a hacer» el nuevo gobierno de Alberto Fernández.

«Este año fue difícil, con una devaluación y una crisis financiera», describió Berardi, quien señaló que se registró una caída de entre un 10% y un 15% en la producción de acero. Pese a que recalcó -como su jefe directo- que no hay equipo ni plan económico aún, estimó que un nuevo gobierno tendrá que negociar la deuda como primera medida importante. «Este será un año de transición», dijo.

«El Mercosur es una política de Estado más allá de los líderes políticos de turno. El rol de los industriales es transmitir que el Mercosur está para quedarse, que no es un tema de corto plazo», afirmó sobre los chispazos existentes entre Fernández y Bolsonaro, que lograron que algunos académicos ya acuñaran el concepto del «Braxit», como posibilidad de una ruptura desde Brasil del bloque regional.

El propio presidente y CEO de Techint, Paolo Rocca, había señalado anteayer que había que «ampliar» el Mercosur. No lo hizo en un contexto cualquiera, sino en momentos en que, como se mencionó, la relación entre el presidente electo de la Argentina y el actual primer mandatario brasileño no goza de la mejor salud, pero también cuando Fernández comenzó un tironeo retórico por Bolivia con Donald Trump, hombre de significativa influencia en el Fondo Monetario Internacional(FMI), prestamista en última instancia del país. El otro gran acreedor de la región, por ejemplo en Venezuela, es China.

«China subvenciona toda su producción, lo que terminó en esta guerra por el empleo. Todos los países de América Latina tienen que reaccionar», alertó Vedoya en una presentación previa a la conferencia de prensa. «China, con políticas desleales, toma el empleo de calidad de la región. Es un tema muy importante», agregó el CEO de Ternium, que señaló además que el mundo pasa de la globalización a una regionalización.

Es un mensaje que ya había pasado ayer el propio Rocca, keynote speaker estrella en el cierre de la primera jornada de Alacero. Vedoya dijo que no busca protección -sinónimo de ineficiencia- para la industria, pero sí defensas. «Lo que pedimos es una cancha pareja. Normas en América Latina que sean las mismas que en otras regiones», informó La Nación.

El presidente depuesto explicó que «el 9 de noviembre un militar recibió una oferta de 50.000 dólares» a cambio de entregar al político, de igual forma agradeció nada más llegar a México al gobierno de este país por «salvarle la vida».

«Estoy muy agradecido con el Gobierno de México porque me salvó la vida. El 9 de noviembre un militar recibió una oferta de 50.000 dólares a cambio de entregarme», dijo el mandatario desde el aeropuerto de la capital mexicana, a donde llegó tras recibir asilo político.

El político explicó que en las horas posteriores al golpe de Estado en su contra, integrantes de su equipo de seguridad le mostraron grabaciones con ofrecimientos de dinero en efectivo para entregar a Morales a sus enemigos políticos.

«Mientras tenga la vida, seguimos en política, sigue la lucha, y estamos seguros que los pueblos tienen todo el derecho de liberarse. Pensé que habíamos terminado con la opresión, la humillación, pero surgen otros grupos que no respetan la vida y menos a la patria», apuntó.

El avión de la Fuerza Aérea de México aterrizó al aeropuerto de la ciudad capital minutos después de las 14, tras varias horas de vuelo.

El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, ya está en México, país que le otorgó el asilo político. Tras más de doce horas de vuelo y gestiones de varios países latinoamericanos, el ex mandatario fue recibido por el canciller Marcelo Ebrard.

Minutos antes de que aterrizara el avión de la Fuerza Aérea de México que lo rescató, hubo algunos incidentes con policías que realizaban un reclamo en el aeropuerto internacional de la ciudad de México.

Ahora, Morales, será asistido por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Mientras el avión que el gobierno de México envió a Bolivia empezaba las maniobras de aterrizaje, Evo Morales​ compartió en las redes sociales una fotografía para mostrar cómo pasó la primera noche después de su renuncia a la presidencia. «Recordé tiempos de dirigente», escribió el exmandatario.

Con apenas una manta sobre el suelo y refugiado debajo de una sábana suspendida entre tres alambres, a Morales se lo ve consultando la pantalla de un teléfono, en una postal de la precariedad de sus horas más recientes. Informó Diario El Mundo

«Así fue mi primera noche después de dejar la presidencia forzado por el golpe de Mesa y Camacho con ayuda de la Policía», expresó el expresidente boliviano, este lunes a la noche.

Así recordé tiempos de dirigente. Muy agradecido con mis hermanos de las federaciones del Trópico de Cochabamba por brindarnos seguridad y cuidado», recordó.

En otro mensaje, denunció nuevos intentos de vandalizar una de sus propiedades.

«Después de saquear y tratar de incendiar mi casa en Villa Victoria, grupos vandálicos de los golpistas Mesa y Camacho atracaron mi domicilio en el Barrio Magisterio de Cochabamba. Agradezco mucho a mis vecinos que frenaron esos allanamientos», dijo al respecto. Y reiteró: «El golpe de Estado destruye la paz».

Tras su renuncia​, la incertidumbrerodeó a Evo Morales. Luego se supo que se encontraba en El Chapare, en Cochabamba, uno de sus centros políticos, protegido por campesinos e indígenas.

​Mientras revelaba cómo pasó la noche, el avión destinado a llevarlo a México iniciaba su aterrizaje en el aeropuerto internacional Chimoré, al noreste de Cochabamba.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, considera que lo que sucedió en Bolivia es efectivamente un golpe de Estado. Por lo tanto, envió una aeronave para ofrecerle asilo a Morales, ya que «su vida y su integridad corren riesgo», según las palabras del canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

La embajada mexicana en Bolivia sirvió en las últimas horas de refugio para decenas de dirigentes del MAS, el partido de Evo.

En el operativo participó Alberto Fernández, que resultó clave para armar el corredor de resguardo diplomático para Morales.

Se espera que, si se cumple el plan, el avión realice una escala en Lima, antes de continuar su camino a México.

El avión del dimitido presidente de Bolivia, Evo Morales, ha despegado la mañana de este martes rumbo a México tras hacer escala en Asunción (Paraguay) para cargar combustible. En estos momentos la aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana sobrevuela Brasil.

Horas antes, el Gobierno de México, presidido por Andrés Manuel López Obrador, otorgó asilo político a Morales, después de que varios hechos de violencia cometidos contra él y su familia por grupos opositores evidenciaran que su vida corre peligro en Bolivia. Morales agradeció el gesto del país latinoamericano, agregando que, aunque le duele abandonar su nación, volverá pronto «con más fuerza y energía».

«La cancillera mexicana ha decidido concederle asilo político al señor Evo Morales por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que se enfrenta en Bolivia, en donde su vida y su integridad corren riesgo», ha declarado este lunes en rueda de prensa Marcelo Ebrard, secretario de Asuntos Exteriores de México.

«Agradezco a todas y a todos por darme seguridad. Nunca me abandonaron y nunca los abandonaremos. ¡Muchas gracias compañeras y compañeros!», asegura Morales en un mensaje de audio difundido por televisión. «Pronto volveré con más energía para seguir trabajando por nuestra querida patria», añadió el depuesto presidente boliviano.

Paralelamente, el ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta, presentó la noche del lunes su renuncia, aclararando que tanto su voluntad como la del capitán general de las Fuerzas Armadas fue siempre la de «preservar la institucionalidad» del organismo al servicio de la población. «Señor Carlos Mesa, señor Fernando Camacho, un asunto político no se resuelve aumentando el calibre de la represión», dijo Zavaleta en el mensaje de renuncia. «Las balas no son la respuesta ni la solución a un problema. La política son las ideas contra las ideas y no el zumbar de las balas», concluyó.

Bolivia se encuentra sumida en una grave crisis política desde que el pasado 20 de octubre se celebraran comicios generales. Si bien los resultados dieron por ganador a Morales, lo que habría supuesto su cuarto mandato consecutivo, la oposición denunció fraude electoral y el Gobierno aceptó convocar nuevas elecciones.

Sin embargo, el jefe de las Fuerzas Armadas y el comandante general de la Policía de Bolivia pidieron al mandatario que dimitiera, bajo el supuesto de buscar la estabilización de la nación.

«Volveré con más fuerza y energía»: Evo Morales anuncia su partida a México

El pasado 10 de noviembre Morales presentó su renuncia a la Presidencia a petición del Ejército del país, denunciando el golpe de Estado que tenía lugar en el país. Según explicó el mandatario, con su dimisión quiere evitar que los opositores, comandados por el excandidato presidencial Carlos Mesa y el jefe del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, persigan a dirigentes sindicales, dejen de quemar casas de funcionarios públicos, y cese la política de «secuestrar y maltratar» a los familiares de los líderes indígenas.

Miles de indígenas y simpatizantes del depuesto mandatario salieron a protestar este lunes contra el golpe de Estado, protagonizando choques con los cuerpos de seguridad. «¡Ahora sí, guerra civil!», gritan algunos de ellos, según se aprecia en imágenes que circulan por las redes sociales.

El Comandante de las Fuerzas Armadas (FFAA) de Bolivia, Williams Kaliman Romero, anunció que el Ejército ejecutará operaciones conjuntas con la Policía «para evitar sangre y luto a las familias bolivianas», Morales llamó a los bolivianos a «cuidar la paz y no caer en la violencia».

En opinión del analista político Amauri Chamorro, existe «una doble moral» sobre la situación en Bolivia, ya que la comunidad internacional se pronuncia y posiciona de forma diferente dependiendo del país en el que ocurren los hechos. «Las Fuerzas Armadas bolivianas se posicionaron en contra de Morales, le retiran el apoyo en una actitud pro golpe de Estado y la comunidad internacional se silenció», indicó Chamorro, señalando a organismos como la OEA o la ONU.

Según Chamorro, «la ciudadanía tiene capacidad de contrastar la actual situación de un modelo neoliberal con lo que vivía bajo un comando de un país progresista» que permitió sacar millones de personas de la pobreza, redistribuir la riqueza y mejorar todos los indicadores socioeconómicos del país.

El analista recalcó que Morales, al que calificó de «luchador social», fue torturado y casi asesinado por la Agencia de Antinarcóticos de EE.UU. «Es un animal político que no va a entregar su patria a estos golpistas», aseveró Chamorro, asegurando que el depuesto presidente boliviano busca con su marcha temporal evitar una guerra civil, al tiempo que cree que volverá para presentarse a las elecciones generales. Informó Diario la Actualidad

México anunció que concedió el asilo político que pidió el ex presidente de Bolivia Evo Morales.

«Hace unos momentos recibí una llamada de Evo Morales mediante la cual solicitó formalmente asilo político en el país», dijo en una declaración pública el canciller de México, Marcelo Ebrad.

«Y México -siguió- ha decidido concederle el asilo por razones humanitarias; en Bolivia, su vida y su integridad corren peligro», añadió el canciller.

Añadió el diplomático que puso en marcha los trámites necesarios para conseguir un salvoconducto.

México fue el primer país en ofrecer asilo político a Morales, quien renunció ayer a la presidencia de Bolivia, forzado por presiones de sectores de las Fuerzas Armadas y agentes de seguridad, además de protestas populares nacidas del resultado de las elecciones del pasado 20 de octubre.

Esos comicios le dieron a Morales la reelección en primera vuelta, sin necesidad de un balotaje, pero fueron considerados fraudulentos por la oposición y tachados de irregulares por una misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), informó Télam.

El ministro de Exteriores indicó que su país hizo el ofrecimiento «de conformidad a su tradición de asilo y no intervención».

El canciller de México, Marcelo Ebrard, informó este domingo que un grupo de 20 exmiembros del Ejecutivo boliviano han sido acogidos en la residencia oficial de ese país en La Paz.

Ebrard destacó que esa acción de México se hace, «de conformidad a su tradición de asilo y no intervención», por lo que también extendieron el ofrecimiento de acogida al mandatario saliente, Evo Morales.

Minutos antes, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, detalló que será este lunes cuando su Gobierno dé a conocer «con amplitud» la postura ante la dimisión del mandatario boliviano, «quien prefirió renunciar a exponer a su pueblo a la violencia».