Tag

meteorito

Browsing

Así informó este sábado el Observatorio Espacial Heller y Jung, que registró el pasado jueves cómo el bólido (un tipo de meteorito de brillo muy intenso) cayó en la región de Hortensias, en un secto de las cordilleras del estado de Río Grande do Sul.

Según explicó el profesor Carlos Fernando Jung, del citado observadorio, el meteorito ingresó en la atmósfera terrestre a una latitud de 106,4 kilometros y explotó a una latitud de 67,1, apenas a un kilómetro de las ciudades de Nova Petropolis, Canela y Gramado. 

Ese estallido fue registrado por dos cámaras del observatorio, ubicado en Taquara, lo que permitió establecer que el fenómeno tenía una velocidad de 44.8 kilómetros por segundo, informó el medio G1RS.

«El impacto de la proximidad de Taquara a esta región (de montañas), produjo un brillo intenso cuando explotó», indicó el profesor, quien a la vez agregó: «Aunque estamos en el período de la lluvia de meteoros Lyrid, el meteorito registrado no pertenece a esta lluvia. La lluvia original es la phi Ophiuchids que alcanzará su punto más alto el 11 de mayo».

Fuente: Diario Jornada

Entre 2015 y 2019, los investigadores descubrieron 31 nuevos minerales de carbono, la mayoría de ellos vívidamente coloridos. La edscottita es uno de los nuevos hallazgos menos llamativos, pero también es el que ha despertado la atención de los geólogos.

La edscottita es una de las fases por las que pasa el hierro cuando se enfría desde una temperatura alta cuando se funde en acero. Pero la edscottita descubierta en un pequeño meteorito y oficialmente nombrada este año es la primera en surgir en la naturaleza.

El meteorito Wedderburn ha estado sentado en los Museos Victoria en Australia desde que fue encontrado cerca en 1951, y los investigadores lo han abierto para buscar su contenido por el mismo tiempo.

“Hemos descubierto entre 500.000 y 600.000 minerales en el laboratorio, pero menos de 6.000 que la naturaleza ha hecho por sí misma”, dijo Stuart Mills, curador senior de geociencias de Museums Victoria, al periódico de Melbourne The Age.

Lleva el nombre de Ed R.D. Scott, cosmoquímico de la Universidad de Hawai en Manoa e investigador pionero de meteoritos. Identificó por primera vez el carburo de hierro único en 1971 mientras estudiaba el meteorito, pero la tecnología no había avanzado lo suficiente como para caracterizar su estructura.

Podría haberse formado en el espacio

Los investigadores Chi Ma de Caltech y Alan Rubin en UCLA examinaron una losa del meteorito y se sorprendieron al encontrar edscottita bajo un microscopio electrónico.

Todavía no está claro cómo se formó. Geoffrey Bonning, un científico planetario de la Universidad Nacional de Australia que no participó en el estudio, dijo a The Age que habría sido expulsado del núcleo de otro planeta.

El planeta hipotético, dijo, se formó cuando los asteroides se agruparon en un gran planeta. El planeta se calentó durante su formación, y el metal caliente goteó en su núcleo.

“Este meteorito tenía una gran cantidad de carbono. Y a medida que se enfriaba lentamente, el hierro y el carbono se unieron y formaron este mineral”, dijo Mills.

Eventualmente, el planeta podría haber sido golpeado por otro cuerpo astronómico y destruido, arrojando los escombros a través del sistema solar.

Bonning postuló que los escombros se convirtieron en el meteorito Wedderburn. La edscottita podría haberse creado cuando todo ese metal se calentó en el antiguo planeta.

Un objeto luminoso que cayó del cielo durante el atardecer del miércoles causó preocupación entre los habitantes del archipiélago de Chiloé, región de Los Lagos, al sur de Chile.

La noticia se conoció anoche cuando distintos pobladores de la zona comenzaron a reportar en las redes sociales la caída en el bosque de un objeto rojizo, brillante e incandescente que sería un meteorito. El cuerpo extraño también fue visto surcar el cielo en las zonas de Osorno, Llanquihue, Palena y Valdivia, del mismo archipiélago.

El director de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) de Los Lagos, Alejandro Vergés, dijo que el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) investiga el hecho y que también evalúan la hipótesis de que, además de un meteorito, podría tratarse de «chatarra espacial».

El funcionario dijo que recolectaran «muestras que permitan validar la eventual hipótesis de la caída de un cuerpo extraño del espacio, un meteorito o eventualmente, incluso, chatarra espacial«, aseguró a la CNN de Chile.

Inmediatamente después de la caída del objeto extraño, se reportaron cinco focos de fuego en el bosque que, sostuvo Vergés «no llegaron a constituir incendios» en la zona donde habría impactado el objeto, en el sector rural de Dalcahue, informó La Nación.

Un astrofotógrafo aficionado logró grabar el evento mientras buscaba meteoros en el cielo con su telescopio.

Un astrofotógrafo aficionado de EE.UU. ha logrado captar el destello provocado por la colisión de un meteorito contra la atmósfera de Júpiter.

La imagen fue registrada la noche del 7 de agosto por Ethan Chappel, de Texas. «Se ve como el flash de un terrible impacto en el SEB [Cinturón Ecuatorial Sur]» del gigante gaseoso, escribió Chappel en su cuenta de Twitter junto a la imagen.

 

En el material se puede apreciar un breve resplandor en el extremo izquierdo de Júpiter, justo debajo de su ecuador. El impacto de un meteorito no es inusual en el quinto planeta del Sistema Solar, e incluso se considera que el gigante gaseoso suele absorber objetos como asteroides que pasan cerca de él.

En declaraciones al portal ScienceAlert, Chappel relató haber captado la imagen con su telescopio mientras buscaba meteoros de las Perseidas y que no se dio cuenta en el momento de que había grabado el destello. El astrofotógrafo se percató de la escena más tarde gracias a un software llamado DeTeCt, diseñado específicamente para detectar este tipo de resplandores.

El destello del impacto de un objeto contra la atmósfera de Júpiter vista en diferentes formatos

Es posible que el impacto haya dejado una cicatriz en la superficie de Júpiter que podría ser estudiada por otros instrumentos, por ejemplo, la sonda Juno de la NASA. Aunque se desconoce el tamaño del objeto que se estrelló, se estima que podría haber sido relativamente grande para producir un evento visible desde la Tierra.

Este pasado lunes un meteorito iluminó el cielo en Australia central causando la sorpresa y asombro de todas las personas que pudieron observar el hecho, siendo captado en video por las cámaras del control de tránsito que existen en la zona.

Este particular fenómeno provocó un intenso brillo en el cielo a mitad de la noche, seguido luego de un fuerte ruido el cual no dejo indiferente a ninguno de los habitantes del sector.

Es más, el ruido fue tan intenso que generó el pánico total por parte de las personas causando que estos alertaran a la policía de forma inmediata luego de ocurrido el suceso.

Caída del meteorito

Para los expertos, es normal que se produzcan este tipo de fenómenos en aquel país debido a la gran extensión de territorio total en donde se extiende Australia. Sin embargo, algo que les llamó profundamente la atención fue el ruido que acompañó al hecho el cual alertó a todos los habitantes de la zona.

Aunque se desconoce el lugar donde pueden haber caído algunos restos del meteorito, los científicos aseguran que es difícil que haya quedado algún resto de las rocas debido a que por la fuerte ruido ocurrido en el momento previo a la luz la atmósfera debe haberlo desintegrado por completo.

Las autoridades señalaron que no se registraron heridos tras ocurrido el hecho y confirmaron que no se han hallado restos del meteorito en la zona donde este se habría precipitado, haciendo un llamado a la comunidad amantener la calma y que este fenómeno sería un acontecimiento de origen natural.

Sin embargo, durante los últimos años se han registrado el aumento de estos fenómenos en la zona, lo que según los expertos sería normal y advierten a los habitantes de Australia que deben estar siempre preparados ya que estos seguirán ocurriendo de forma más habitual de lo normal.

 

 

fayerwayer

Científicos de la Escuela Centroamericana de Geología de la Universidad de Costa Rica, confirmaron ayer el reconocimiento de un meteorito que cayó el pasado 23 de abril en la localidad de Aguas Zarcas de San Carlos, en la zona norte del país.

La caída del objeto fue registrada como un resplandor en el cielo durante la noche del 23 de abrir y quedó grabada en diversas cámaras de seguridad y de monitoreo de volcanes de las universidades costarricenses.

«El meteorito formó un fenómeno luminoso conocido como bólido, que atraviesa rápidamente la atmósfera previo a su caída, el cual fue observado en muchos lugares del territorio nacional», señaló la Universidad de Costa Rica en un comunicado.

Los expertos de la universidad tuvieron acceso a una piedra de 1.071 gramos y fue analizado en el lugar del hallazgo con ayuda de un equipo especializado de la Sección de Petrografía y Geoquímica de la Escuela de Geología.

«Se trata de un meteorito pétreo condrítico, compuesto principalmente por silicio, hierro y magnesio. Los cóndrulos son partículas internas de escala milimétrica que se formaron como pequeñas esferas fundidas en procesos de alta temperatura durante la formación del Sistema Solar y la Tierra», asegura el reporte científico.

Los científicos también estimaron que la edad probable del meteorito sea de 4.560 millones de años, aunque aún debe realizar las dataciones correspondientes para confirmarlo.

La investigación del hecho estuvo a cargo de los geólogos Gerardo Soto Rodríguez, Óscar Lücke Castro y Pilar Madrigal Quesada, quienes hicieron la visita al lugar donde cayó el fragmento principal.

«El evento de Aguas Zarcas es un hallazgo extraordinario y de gran interés científico a nivel nacional e internacional, que trasciende cualquier posible valor económico que pueda ser asignado a los fragmentos», aseguraron los geólogos.

Esta es la primera vez que científicos costarricenses pueden analizar un meteorito recuperado en su país; pues un fragmento que cayó en 1857 fue llevado en aquella época para ser estudiado en la Universidad de Chile.

 

 

http://spanish.xinhuanet.com

El impacto se produjo a 25 kilómetros de la superficie terrestre, en una zona remota de Rusia.

Una gran bola de fuego explotó en la atmósfera a la altura del mar de Bering, frente a la península rusa de Kamchatka. Se trata del segundo fenómeno más grande de su tipo en 30 años, y el más grande desde la lluvia de meteoritos que cayó sobre Chelyabinsk en Rusia hace seis años.

El hecho ocurrió en diciembre, pero fue dado a conocer este lunes por la NASA ya que pasó desapercibido por su lejana ubicación. Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la agencia del gobierno estadounidense, indicó que un meteorito de ese tamaño solo se espera dos o tres veces cada 100 años.

Sin ser detectado previamente, el 18 de diciembre, el asteroide recorrió alrededor del mediodía la atmósfera a una velocidad de 32 kilómetros por segundo, en una trayectoria pronunciada de siete grados. Con varios metros de tamaño, la roca espacial explotó a 25.600 metros de altura sobre la superficie de la Tierra, con una energía de impacto de 173 kilotones.

«Eso fue un 40% de la energía de Chelyabinsk, pero fue sobre el mar de Bering, por lo que no tuvo el mismo tipo de efecto ni apareció en las noticias», dijo Kelly Fast, gerente del programa de observaciones de objetos cercanos a la Tierra en la NASA. «Esa es otra cosa que tenemos en nuestra defensa, hay mucha agua en el planeta», señaló.

En diálogo con BBC News, el oficial de la NASA informó que la bola de fuego llegó en un área no muy lejos de las rutas utilizadas por los aviones comerciales que vuelan entre América del Norte y Asia. Por este motivo, los investigadores verificaron con las aerolíneas para ver si lograron presenciar el evento.

A pesar de que no llegó a impactar contra el mar, los expertos de la NASA estimaron que la explosión fue diez veces superior a la que descargó la bomba atómica lanzada en Hiroshima por Estados Unidos.

 

TodoNoticias