Tag

Máximo Kirchner

Browsing

El conductor del Frente Renovador, Sergio Massa, se reunió en dos oportunidades con el diputado y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, para negociar detalles de un posible pacto electoral entre ambos sectores opositores, un acuerdo que “estaría más cerca”, aunque aún faltan definiciones importantes, según confiaron hoy a Télam fuentes cercanas a ambos dirigentes.

Sin una confirmación tajante y advirtiendo que en las negociaciones contra reloj antes del cierre de la presentación de los frentes electorales este miércoles, desde el Instituto Patria y las filas del massismo coincidieron en que “habrá reuniones secretas y llamadas cruzadas durante todo el fin de semana”.

Mientras el precandidato a presidente por el PJ-Unidad Ciudadana, Alberto Fernández, recibía el alta médica tras 48 horas internado en el Sanatorio Otamendi, Massa y Máximo Kirchner mantuvieron ayer un primer encuentro en la ciudad de Buenos Aires para comenzar a analizar las distintas variantes para lograr un pacto.

En esa oportunidad, el resultado habría sido “nulo”, porque no hubo avances sino que cada uno planteó lo que estaría dispuesto a ceder, qué cosas son inamovibles para el kirchnerismo y qué pide el massismo para rubricar el tan mentado acuerdo de la unidad peronista.

Con la intervención del recuperado Alberto Fernández, hubo un segundo encuentro entre las partes por la noche -no se confirmó el lugar- y allí sí se habría avanzado en la negociación que todavía no está sellada y tiene varias situaciones diferentes.

Ante la confirmación de las fórmulas presidencial Alberto Fernández-Cristina Fernández, y la bonaerense de Axel Kicillof-Verónica Magario como “inalterables”, el margen que le quedó a Massa es participar como precandidato a presidente en competencia en unas PASO contra Fernández, o encabezar la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, lo que le ofreció el kirchnerismo, señalaron las fuentes.

Otra de las posibilidades es que Massa no sea candidato y negocie varios lugares para los massistas en puestos importantes de las listas de legisladores nacionales, provinciales y municipales, lo que generaría un fuerte roce especialmente con los intendentes del conurbano bonaerense, que ven cada vez más limitado su poder de decisión e influencia en la confección de la ingeniería electoral.

Desde el Frente Renovador aclararon que sea o no candidato Massa, la participación del massismo en las listas de legisladores entre los primeros 12 lugares es una de las “claves” para lograr un acuerdo.

Uno de los primeros “no” a Massa por parte de Alberto Fernández fue, según trascendió, la posibilidad de que el intendente de Tigre, Julio Zamora, no busque su reelección y la elegida para esa postulación sea Malena Galmarini, la esposa de Massa.

Este pedido fue rechazado por Fernández porque Zamora fue el primero de los massistas en sumarse el año pasado a las reuniones del PJ bonaerense en pos de la unidad, y por eso recibió el respaldo desde el kirchnerismo.

Los más creyentes en que se firme un acuerdo entre el peronismo K y el massismo para integrar un mismo frente para competir en las elecciones nacionales y en la provincia de Buenos Aires, sostienen que podría haber un anuncio entre el próximo lunes o martes, dependiendo de los acuerdos de último minuto.

De la mesa de negociaciones participan, además de Massa, Máximo Kirchner y Alberto Fernández, el titular del PJ nacional, José Luis Gioja, el diputado Eduardo ‘Wado’ de Pedro y los dirigentes massistas Raúl Pérez y Diego Bossio, aunque este último es muy resistido por los kirchneristas.

El diputado nacional del Frente para la Victoria Máximo Kirchner ironizó sobre el documento de diez consensos en base al cual el presidente Mauricio Macri convocó a la oposición al diálogo, e invitó al Gobierno a firmar «cuatro puntos» esenciales: «Desayuno, almuerzo, merienda y cena todos los días».

«Lo invitamos al gobierno a firmar cuatro puntos que son esenciales para millones de argentinos y argentinas: el primer punto es desayuno todos los días, el segundo punto es almuerzo todos los días, el tercer punto es merienda todos los días y el cuarto punto, cena todos los días», resaltó.

Así se expresó el líder de La Cámpora en el cierre de la Marcha de las Antorchas que el Movimiento Evita llevó adelante este martes por la noche en el centro porteño en homenaje a María Eva Duarte de Perón al cumplirse 100 años de su nacimiento. .

Luego de felicitar al Movimiento Evita por «esta formidable demostración de que las calles siguen siendo un lugar de expresión de las mayorías populares», Kirchner pidió construir una alternativa política «superadora a los 12 años en que gobernaron Néstor y Cristina».

Muy crítico del rumbo económico, el diputado de Unidad Ciudadana indicó que a Cambiemos «los números no les cierran siquiera con la gente afuera». «Los números en la Argentina tienen que volver a cerrar pero con las familias de cada argentina y argentino adentro», fustigó.

Y cargó contra quienes «buscan estigmatizar y humillar al humilde» diciendo «que no hay que darles el pescado y hay que darles la caña de pescar». «Como si trabajaran mucho los que lo dicen, aparte. A la sociedad argentina le dieron la caña de pescar pero en medio del desierto del Sahara. Imposible pescar algo en el desierto, señor presidente. Hace falta trabajo», enfatizó.

 

 

Telefé Noticias

 

El diputado nacional y jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, arengó este sábado a los militantes que coreaban el nombre de su madre, Cristina Fernández, que lo hagan «más fuerte así escucha» y se postula a la Presidencia para las elecciones de octubre.

Las declaraciones del diputado se produjeron en el marco de un acto de homenaje al ex presidente Néstor Kirchner, al cumplirse este sábado 16 años desde su llegada al Gobierno nacional cuando fue designado presidente luego de que su contrincante, el ex mandatario Carlos Menem decidió bajarse del ballottage.

Durante el acto, realizado esta tarde en el municipio bonaerense de José C. Paz, Kirchner afirmó que haya “un candidato o candidata a presidente, la responsabilidad de los dirigentes es no mentirle a la gente”, lo que provocó la reacción de los militantes que gritaron para que la candidata sea «Cristina» Fernández.

El hijo de la ex presidenta no fue contundente en afirmar que la candidata a presidenta sea su madre, lo que provocó un griterío en la multitud, a lo cual el jefe de La Cámpora respondió: “Más fuerte, así escucha”, en alusión a la senadora nacional.

Luego, continuó con su discurso y señaló: “El 27 de octubre las urnas van a rebalsar de votos para volver a poner a la Argentina de pie, en el camino del desarrollo, de la ciencia y tecnología y de la producción”.

Entonces, la gente volvió a corear «Cristina» y Kirchner advirtió: “Sepamos que no hay apellidos providenciales y que una sola persona no puede sacar a la Argentina del pozo que la metieron. Debemos hacerlo entre todos».

«Háganse parte y no se quiebren, resistan, que van a venir tiempos mejores”, acotó y, en un tono proselitista, planteó que “las tarifas deben estar congeladas hasta el 2021 y la paritarias debe estar a la suba en 2020”.

También consideró que «el FMI (Fondo Monetario Internacional) está a la cola, porque primero está la deuda interna con el pueblo argentino que generó el presidente (Mauricio) Macri”.

Acompañado por el intendente Mario Ishii en el escenario, Kirchner remató: “Puede ser que en mis manos haya tenido un joystick de Playstation pero nunca voté contra el pueblo en el Congreso”.

Al abrir el acto, Ishii aseguró que “hoy estamos peor que en el 2015” y le envió un mensaje a la interna peronista: “Necesitamos estar todos juntos para poder salir para adelante”.

El intendente tuvo una muy buena relación con Néstor Kirchner pero luego se distanció del kirchnerismo y criticó que los jóvenes de La Cámpora ocuparan varios cargos en la función pública.

El acto fue para recordar que hace 16 años se consagraba Kirchner presidente luego de que en las elecciones generales de 2003, ganó Carlos Menem con el 24,45% de los votos contra el 22,25% de Néstor Kirchner, pero días después el riojano desistió de presentarse a la segunda vuelta, por lo que el entonces gobernador santacruceño se quedó con la Presidencia tras el interinato de Eduardo Duhalde.

El diputado desligó a su madre ante la acusación como arrepentido que hizo el exsecretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo.

La declaración del exsecretario de Obras Públicas José López como imputado colaborador fue contundente: confesó que los 9 millones de dólares encontrados en el convento de General Rodríguez pertenecían a la expresidenta Cristina Kirchner. El diputado del FpV Máximo Kirchner rechazó de plano la acusación del exfuncionario kirchnerista : «Es obvio que no», manifestó.

Tras desmentir a José López, Máximo Kirchner recordó que le «inventaron no sé cuántas tapas diciendo que tenía millones de dólares con Nilda Garré en Estados Unidos» y vinculó la declaración a poderes fácticos: «A esta altura de la situación hay que tener mucha paciencia porque los factores de poder juegan en la Argentina que estamos viendo hoy», indicó en radio El Destape.

Según publicó este domingo el periodista Joaquín Morales Solá en La Nación, en el marco de la causa por los cuadernos de las coimas, el exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo admitió ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli que el dinero de los bolsos pertenecía a la expresidenta Cristina Kirchner.

De acuerdo a la declaración de López, el dinero se lo habría entregado el exsecretario privado de la actual senadora, Fabián Gutiérrez, quien también enfrentó un juicio por enriquecimiento ilícito por haber aumentado su patrimonio en más del 700%. El pedido que le había dado en nombre de Cristina era simple: cambiar el escondite de los dólares.

Sin embargo, la encomienda desconcertó al exsecretario de Obras Públicas cuando llegó a su casa. López contó que no sabía qué lugar seguro podía encontrar para esconder los dólares y las joyas, hasta que se acordó del convento de monjas. El monasterio había recibido varias donaciones de exfuncionarios kirchneristas, entre los que se encontraban el propio López y Julio De Vido.

Elecciones e inflación
De cara a la contienda electoral de 2019, Máximo planteó que el escenario de una PASO entre las diferentes facciones del peronismo es «deseable, pero tiene que haber un mínimo común denominador en lo que se quiere». «Tiene que ser una PASO lógica. Nosotros no queremos reconstruir lo que fue, queremos construir lo que viene», indicó.

El diputado reconoció que durante el kirchnerismo la inflación fue un problema, pero fue magnificado: «Uno hubiese deseado que fuera menor, pero fue un problema sobredimensionado. En términos económicos neoliberales, cualquier número es alto de inflación. Fue un problema sobredimensionado y ahora mal resuelto», agregó.

«Él (por Mauricio Macri) decía que con un chasquido de dedos se solucionaba la inflación, y ¡no! Nosotros entre la paz de los cementerios y la tensión de los precios, elegimos la tensión y la administración del Estado», cerró.

TN