Tag

mato

Browsing

Un hombre de 26 años fue asesinado el domingo pasado en la localidad de Tapalqué, en el centro de la provincia de Buenos Aires, por lo que habría sido una broma de parte de su vecino, quien reconoció que le apuntó con una pistola Magnum 44 y le disparó por accidente.

Fuentes policiales confirmaron a Infocielo que la víctima, identificada como Tomás Echegaray, murió cuando era trasladado en ambulancia a un Hospital Municipal de Azul, ubicado a unos 45 minutos de Tapalqué.

Medios locales informaron que el asesinato ocurrió el domingo a la madrugada a la casa del padre de un amigo de Echegaray, un hombre de 66 años identificado como Néstor Hirtz.

Todavía no se conocen detalles de qué ocurrió en ese domicilio, pero Hirtz confesó que quiso hacer una broma con su pistola y le disparó en el abdomen a la víctima, lo que le provocó lesiones en el hígado y la columna vertebral.

«Me mandé la cagada. Le quise hacer una joda y le pegué el tiro», confesó el hombre apenas llegó la policía a su hogar. Investigadores policiales encontraron un revólver Magnum y una pistola calibre 38 en la camioneta de Hirtz, que ya fue detenido.

Hirtz le afirmó a sus allegados que había hecho «una macana grande», según informó el portal bonaerense, pero este lunes iba a ser indagado por el fiscal Marcelo Fernández, titular de la UFI N° 1 de Azul. El hombre quedó imputado por homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego.

Un hombre mató a cuchilladas al perro de su vecino en el barrio San Martín de Comodoro. Efectivos de la policía identificaron al agresor y secuestraron el arma que utilizó para asesinar al animal.

El hecho tuvo lugar a las 16:40 horas en avenida Rivadavia al 4000. Según precisaron fuentes policiales, todo comenzó con una pelea entre la mascota agredida y el perro del atacante. Es ahí que el hombre sale con un cuchillo y apuñala al can en el lado derecho del abdomen, provocando su muerte.

Los efectivos lograron identificar al autor del asesinato y secuestraron un cuchillo de 30 centímetros de hoja utilizado por el agresor.

De esa manera, la policía inició las actuaciones por maltrato animal y daño, que serán derivadas a la Justicia ordinaria, donde el agresor será imputado por maltrato animal, informó El Patagónico.

Se trata de Sonia Rebeca Soloaga (35), quien cumple prisión preventiva y será juzgada ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de la Capital Federal como presunta autora del doble asesinato de Alberto Antonio Chirico (71) y su esposa, María Delia Speranza (63),cometido el 11 de junio de 2019 en su casa de la calle Eugenio Garzón 3581.

El juicio -que aún no tiene fijada una fecha- tendrá como segundo imputado al por entonces novio de Soloaga,el también policía porteño Diego Alberto Pachilla (36), quien está excarcelado e imputado por «encubrimiento doblemente agravado».

Ambos acusados eran pareja en el momento del hecho y trabajaban en la Comisaría 9C de la Policía de la Ciudad, fuerza de la que fueron separados ni bien los detuvieron. Soloaga será juzgada por «robo agravado por haber sido cometido con un arma de fuego en concurso real con homicidio criminis causa, reiterado en dos oportunidades, cometidos mediante armas de fuego y alevosía, y falsa denuncia», delitos que prevén la pena de prisión perpetua.

El macabro doble crimen

En su requerimiento de elevación a juicio, la fiscal que investigó el caso, Estela Andrades, dio por probado que el hecho ocurrió el 11 de junio de 2019, entre las 12 y las 14.30, ocasión en la que Soloaga entró a la casa de la calle Garzón «aprovechando la relación que había logrado forjar» con el matrimonio.Es que ese domicilio era cercano a la parada donde, por meses, la policía prestó sus servicios de calle, y Chiricole permitía a la oficial el uso del baño y solía darle café y comidas.

Andrades sostuvo que Soloaga «pergeñó un plan para así ingresar a la vivienda y apoderarse de dinero en efectivo -entre 70.000 y 80.000 dólares en moneda extranjera y pesos-, perteneciente a los nombrados Speranza y Chirico, ejerciendo violencia sobre aquellos y mediante la utilización de un arma de fuego, luego de lo cual dio muerte a los nombrados con alevosía y a fin de asegurar su impunidad».

Torturados a culatazos

La fiscal afirmó que las víctimas«fueron golpeadas fuertemente en sus cabezas (a culatazos), lo que le permitió obtener el dinero en cuestión, que se hallaba escondido en diferentes sectores de la casa»,entre ellos»una caja de leche marca ’Verónica’, una caja de ’Maicena’ ubicada en la alacena, un caño plástico con dos tapitas y una caja de zapatillas.

El «demonio rubio», la bella joven que en 2002 mató a sus padres para heredar su fortuna. Un caso impresionante que sacudió Brasil. En la vida de Suzane von Richthofen había sangre aristocrática, millones de dólares, padres profesionales y preocupados, buena educación. Pero un amor inconveniente, las drogas y el capricho de ser libre pudieron más.

A sus 18 años, planeó matar a sus padres. Le encargó la tarea a su adorado novio. Ella estuvo presente y supervisó el crimen. La historia conmovió a Brasil y provocó cambios en la ley de herencias.

El padre de Suzane era un aristocrático ingeniero alemán: Manfred Albert von Richthofen. Introvertido, pero sumamente inteligente era un hombre exitoso. Venía de una familia europea con prosapia donde había filósofos, aviadores, diplomáticos y arqueólogos. Su mujer, Marísia Silva Abdalla, era descendiente de portugueses y libaneses y se había graduado en psiquiatría. Era una eminencia respetada.

Tuvieron dos hijos. El 3 de noviembre de 1983 nació la primogénita: Suzane Louise von Richthofen. Unos años después, el 26 de abril de 1987, nació su hermano menor. Andreas Albert von Richthofen.

Daniel, su novio, era un competidor de aeromodelismo y exhibía su destreza en el parque. Suzane, con 15 años, lo veía muy atractivo, la bella y sexy joven de clase alta quedó seducida por un chico que provenía de un origen humilde. Podría haber sido una novela. Fue una tragedia.

Al principio sus padres no se preocuparon por el creciente coqueteo. Y cuando les empezó a importar ya era demasiado tarde. Las brasas ardían. Como en las novelas, el romance prosperó pese a la oposición paterna. Poco tiempo después se pusieron de novios y comenzaron las andanzas menos felices.

Suzane tuvo su primera relación sexual con Daniel a los 16, y luego comenzó a consumir marihuana y éxtasis.

Pero la ambición pudo más y Suzane planeó el parricidio junto con su novio Daniel, quien fue finalmente el autor material, junto a su hermano, Cristián. Ambos de apellidos Cravinhos .

Ella lo confesó así: “Llegamos a casa, entré y fui a la habitación de mis padres. Estaban durmiendo. Luego bajé y les dije que podían ir. Me senté en el sofá con las manos tapándome los oídos. No quería oír… pero luego me di cuenta de que no tenía nada más que hacer, era demasiado tarde”.

Los jóvenes Cravinhos entraron al dormitorio con objetivos definidos: Daniel fue directo hacia Manfred, mientras que Cristián se dirigió hacia Marísia. Golpearon al mismo tiempo a los dos en la cabeza, pero con distinta puntería. Manfred murió en el acto por los golpes de Daniel. Marísia, en cambio, llegó a enterarse de que estaban siendo atacados. Se despertó e intentó defenderse con sus manos: tres dedos se le fracturaron en el intento.

Después de confirmar que estaban muertos, con la ayuda de Suzane abrieron la caja de seguridad y dispersaron algunas alhajas por el piso. En el escritorio tiraron papeles y libros para simular un robo. Daniel colocó el revólver calibre 38 de Manfred cerca del cuerpo. Metieron la ropa llena de sangre en las bolsas de basura y llevaron los hierros mortales hasta el jardín para lavarlos en la pileta.

Alexandre Paulino Boto fue el primer oficial de policía en llegar a la escena. En su declaración durante el juicio, calificó el asesinato como un crimen de aficionados. Aseguró estar sorprendido por el comportamiento de Suzane que le preguntó cuáles serían los procedimientos: “Me chocó la pregunta y su actitud impasible frente a la muerte de su familia”.Luego ella le inquirió cómo estaban sus padres: «Cuando le dije que estaban bien, se sorprendió y dijo. ‘¡¿Cómo?!’”.

Al día siguiente de los crímenes los vecinos habrían visto a Suzane bañándose en la pileta con Daniel, como si tal cosa. Y el 3 de noviembre (tres días después de ser asesinados sus padres y a horas de haberlos enterrado llorando a mares) habría festejado su cumpleaños 19… ¡en su casa con amigos!

Pero sería la codicia la que los terminaría de hundir. Cristian Cravinhos, mareado con el súbito dinero, compró una moto importada el 2 de noviembre. Pagó cash, con billetes de 100 dólares. El dispendio, para alguien que no tenía recursos ni ocupación, disparó las alertas. Cristian fue detenido el 9 de noviembre.

No demoró mucho en confesar: admitía haber sido el autor del asesinato de Marísia, pero involucró a Daniel y a Suzane que también fueron detenidos. El plan de la hija mayor de los von Richthofen había sido quedarse con todo el dinero familiar para hacer lo que le diera la gana.

Suzane y Daniel fueron condenados a 39 años y 6 meses de prisión; Cristian Cravinhos fue sentenciado a 38 años y 6 meses de prisión.

Los chicos regresaban de una fiesta, caminando por la ruta 38, en Tucumán. El conductor primero huyó del lugar y cuando regresó y dimensionó  lo ocurrido, se quitó la vida.

Intervino la Fiscalía de Instrucción II del Centro Judicial de Monteros. Intervino la Fiscalía de Instrucción II del Centro Judicial de Monteros.

Después de atropellar a cuatro jóvenes y matar a uno de ellos, un hombre se quitó la vida de un disparo en la cabeza en la localidad tucumana de Río Seco.

Todo ocurrió en la madrugada del viernes cuando cuatro chicos identificados como Gonzalo Sarancho (16), Lourdes María Roldán (17), Sofía Tamara Herrera (16), y Elin Gabriel Hartaza (20), caminaban por la banquina de la ruta 38 tras regresar de una fiesta de la zona, y fueron embestidos de atrás por una Volkswagen Suran conducido por Enrique Adolfo Mentz.

Tres de ellos quedaron heridos en el lugar, en tanto el cuarto, de apellido Sarancho murió en el acto, y fue arrastrado al menos cien metros sobre el capot del vehículo que lo chocó, según dijo un testigo de la zona al diario La Gaceta de Tucumán.

Sarancho murió en el acto, luego de ser arrastrado en el capot del vehículo aproximadamente unos cien metros.

El responsable, que primero huyó del lugar de los hechos, luego regresó y cuando dimensionó el fatal escenario, se quitó la vida de un tiro en la cabeza.

Los tres heridos fueron trasladados al hospital de Concepción, aunque luego uno de ellos tuvo que ser derivado al hospital Padilla de la capital tucumana porque se encontraba en un estado más delicado. Intervino la Fiscalía de Instrucción II del Centro Judicial de Monteros.

 

cronica

El Tribunal del juicio por el caso del marinero que provocó la muerte de una enfermera, dará a conocer el próximo jueves a las 12.00 el tipo de delito que cometió y si es culpable o inocente. Se trata del caso que tiene como protagonistas al imputado Gabriel López y como víctima a Sandra Méndez cuyos padres y hermanos viajaron especialmente desde Río Negro para seguir las instancias finales del juicio oral y público que tiene en el banquillo de los acusados a quien está responsabilizado de causar el fatal accidente.

Al momento de los alegatos, el fiscal general Osvaldo Heiber se refirió a la culpabilidad del marinero que en marzo del año pasado produjo una colisión alcoholizado y tras haber consumido cocaína, provocando la muerte de una enfermera. A la vez el querellante Romano Cominetti, coincidió con el representante del Ministerio Público Fiscal y pidió al tribunal que se le impute el delito de “homicidio simple con dolo eventual”. Este delito prevé penas que van desde los 8 a los 25 años de prisión. Fue en la audiencia de alegatos que se realizó en la Oficina Judicial de Rawson, en la etapa final del juicio oral y público iniciado la semana pasada.

El imputado es Gabriel López, un marinero oriundo de Mar del Plata y capitán de un barco del Puerto de Rawson, al momento del accidente. Viajaba en su camioneta Dodge Journey desde Trelew hacia Rawson, luego de haber consumido bebidas alcohólicas y cocaína. Sandra Méndez fue la víctima fatal. Tenía 46 años y era madre de una pequeña niña. Al momento del fatal hecho se dirigía a trabajar a una clínica de Trelew en su WW Gol. El choque causado por el marinero se produjo entre las 7.20 y las 7.25 del 19 de marzo del año pasado, en el acceso a Rawson por la ruta provincial 7.

La audiencia de alegatos fue presenciada por los padres y hermanos de la víctima fatal que viajaron especialmente desde la ciudad de Choele Choel, en Río Negro para estar en las instancias finales del juicio oral y público. Tras los alegatos, se cree que sobre fines de esta semana el Tribunal dé a conocer el veredicto sobre si López es culpable o inocente del delito que se le reprocha. El tribunal está integrado por los jueces Ivana González, María Tolomei y Fabio Monti. Maniobras “temerarias”.

Al momento de alegar el fiscal general Osvaldo Heiber dijo que puntualmente fueron cinco los testigos que dieron cuenta de las maniobras imprudentes y “temerarias” de López, hasta que se cruzó de carril y dar de frente con el vehículo que conducía la víctima fatal. También dio cuenta del propio reconocimiento que en el juicio hizo López de haber producido el accidente. Heiber también dio cuenta de los testigos y los análisis científicos que probaron en el juicio el consumo de alcohol y de cocaína por parte dela marinero en momentos previos al accidente. Puntualmente afirmó que el testigo Oscar Giovanelli “dio cátedra sobre los efectos del alcohol y la cocaína en el ser humano que los consumen” y cómo se potencian sus efectos.

Mantuvo la imputación original, pero destacó que subsidiarmente la fiscalía postula también la imputación de homicidio culposo doblemente agravado por la ingesta de alcohol y cocaína. “Quiero que el tribunal tenga en cuenta que no sólo se ha perdido una vida, sino que también se ha destruido una familia y que una pequeña niña ya no tiene a su madre”, indicó Heiber al finalizar su alegato.

“Pudo haberlo evitado”

Por su parte el querellante Romano Cominetti, dijo que el accidente fatal “pudo haberse evitado”, a raíz de los numerosos automovilistas que a lo largo de la ruta 7 entre Rawson y Trelew, le realizaron señas de luces y bocinazos por sus maniobras imprudentes bajo los efectos del alcohol y la cocaína “que quedó acreditado científicamente que había consumido, drogas además que se potencian una con la otra tal como lo explicó claramente el testigo Oscar Giovanelli”.

Adelantándose a la postura del defensor de López, el abogado Matías Cimadevilla y la posibilidad de que no pudo evitar la colisión porque el marinero fue encandilado por el sol, el querellante Cominetti dijo que “no invadió el carril contrario sino que se cruzó al carril contrario. No estaba en condiciones de conducir y no le importaron los resultados de su imprudencia”. Agregó que “los peritos y testigos nos permiten además asegurar que el sol aún no había salido”.

Concluyó que el marinero “era consciente de su conducta y tenía previsto que podía causar un accidente. Además varios automovilistas se lo advirtieron. Pero se sentía omnipotente y no tuvo en cuenta las posibilidades que tuvo de detener su marcha a lo largo de todo el trayecto, entre Rawson y Trelew. Le sobraron motivos para detenerse y no los hizo”, destacó el querellante.

“Fue encandilado por el sol”

Para el defensor de López, su cliente fue encandilado por el sol y esta fue la causa del accidente. Basó su conclusión en los dichos de uno de los peritos que al salir de Trelew para dirigirse a su trabajo en Rawson, le hizo un comentario a su acompañante sobre los efectos nocivos para los conductores la posición del sol. Minutos después se encontraron con el accidente, unos 400 metros antes de llegar a la rotonda de acceso por ruta 7. Cimadevilla expresó que esa fue la única referencia que hizo el perito sobre las causales del accidente “porque nada se le preguntó sobre las consecuencias en el hecho que pudieron haber producido el alcohol y la cocaína”.

Agregó que la cantidad de alcohol consumido “no fue suficiente como para haber perdido la conciencia” y provocar el accidente. También cuestionó la calificación legal escogido por el fiscal Heiber que hizo que el marinero haya aguardado el juicio oral en prisión. “A López nunca se le cruzó por la cabeza que podía provocar una muerte, iba con las luces encendidas y a baja velocidad”. Concluyó en que en este caso se está frente al delito de “homicidio culposo” con penas menores a las previstas por los acusadores. Al respecto citó jurisprudencia sobre casos similares ocurridos en nuestra zona que terminaron en “probation” o juicios abreviados con penas en suspenso. “Es una barbaridad que mi cliente haya llegada preso a este juicio. Lleva preso un año y dos meses. El no salió a la ruta con intenciones de matar. Es un pescador, no un asesino”, concluyó el defensor del marinero.

En el Hospital le habían dado el alta el pasado domingo por la noche.

Tras el aberrante homicidio de una nena de 6 años por parte de su padre, la ciudad de Puerto Madryn fue el escenario de otro crimen que estremece a la comunidad. Un joven mató a golpes a su padre en las últimas horas en las 630 viviendas. Por estas horas, toman declaraciones a familiares, informaron fuentes de la fiscalía a ADNSUR.

Según informaron fuentes a esta agencia de noticias, el hombre fue golpeado brutalmente por su hijo este domingo a la noche y terminó en el Hospital, en donde le dieron el alta. Sin embargo, horas después murió por hemorragias internas.

El joven que asesinó a su padre a golpes en el populoso barrio 630 viviendas está detenido, según informaron fuentes de la Fiscalía de Puerto Madryn.

Por estas horas trabaja Criminalística en la zona, en donde toman testimonios a la madre del joven y a vecinos de la víctima.

El nuevo homicidio, ocurrido también dentro de una familia, sacude a la ciudad del Golfo.

 

ADNSur

Manuel Ávila asesinó a su hija de seis años. Los fiscales le imputan un delito previsto con prisión perpetua.

Manuel Antonio Ávila (40) quedó detenido en prisión preventiva por el homicidio de su hija Martina, de seis. “Según constancias en autos, la niña presentaba un retraso mental con trastorno de la función motriz”, relataron los fiscales, quienes calificaron el homicidio como “una inusitada violencia desplegada contra una criatura”.

El homicidio se cometió la noche del sábado en el barrio San Miguel, cuando Ávila –según imputan los fiscales Alex Williams y Fernando Blanco- “le propinó múltiples golpes en la cabeza a su hija, provocándole serias lesiones en el cráneo. También efectuó un corte transversal en la base del cuello de 19 centímetros ocasionándole la muerte”.

La policía lo detuvo en la vía pública, donde esgrimió el cuchillo y se autolesionó en el pecho. Fue trasladado al Hospital y luego de recibir el alta fue trasladado a la Comisaría, donde quedó detenido.

La audiencia de apertura de investigación y control de detención se realizó el mediodía del lunes en Tribunales ante el juez Marcelo Orlando.

Los fiscales Alex Williams y Fernando Blanco formularon la imputación por “homicidio agravado por el vínculo y cometido con alevosía”, previsto en el artículo 80 del Código Penal con una pena única de prisión perpetua en caso de ser encontrado culpable en juicio. Ávila, quien lloró al escuchar el relato de los fiscales, decidió no declarar en la audiencia y el defensor público Gastón Ledesma solicitó su libertad mientras continúa la investigación, pero su planteo fue rechazado.

Finalmente, el juez Marcelo Orlando dispuso la apertura de investigación por un plazo de seis meses y resolvió que Ávila continúe detenido en base a los peligros de fuga y de entorpecimiento de la investigación. “La pena en expectativa es la prisión perpetua”, indicó el magistrado y afirmó que “es un hecho grave en perjuicio de una niña de poca edad cometido con violencia inusitada”.

Mariela Edith de los Milagros Mañé fue sentenciada a cinco años de prisión efectiva por haber matado a un ciudadano colombiano en Punta Arenas, cuando estaba ebria a bordo de su auto.

Tras varias diligencias, la Sección de Investigaciones Policiales de Carabineros detuvo este domingo a la ciudadana argentina, luego de que la Corte de Apelaciones revocara la decisión del Tribunal Oral en lo Penal de permitirle cumplir la pena de cinco años impuesta, pero con el beneficio de la libertad.

Dicha resolución fue emanada en septiembre del año pasado, cuando se dio orden de ingreso para la sentenciada. No obstante, se le perdió la pista.

En la tarde del domingo, la policía logró dar con su paradero en un domicilio de la población Carlos Ibáñez y la detuvo.

Al respecto, el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson, dijo que la mujer al verse cercada al ver cercada por los efectivos policiales  intentó escapar por el patio, pero fue atrapada.

Ahora, Mañé deberá enfrentar audiencia de control de detención este lunes en el Centro de Justicia, en una audiencia en que se dispondrá su ingreso a la cárcel, informó El Magallanico.

 

ADNSur

Un hombre mató a su pareja con un arma de fuego, hirió de gravedad a un vecino tras realizar varios disparos al voleo y se suicidó con un tiro en la cabeza.

La brutal secuencia ocurrió en las calles José León Suarez y Dardo Rocha, en el partido de Lanús. La Policía tomó conocimiento del crimen hacia las 10 de la mañana de este viernes.

El femicida fue identificado como Alejandro Saraceni, de 48 años de edad. El hombre estaba de novio con Analía Veroníca Gauna, de 46, quien fue encontrada sin vida en una vivienda ubicada en José Leon Suarez al 1800, indicaron fuentes policiales a Infobae. Saraceni la había matado con su arma.

Pero el rapto de locura de Saraceni no terminó ahí. El segundo acto siguió en la calle, con varios disparos al azar que hirieron de gravedad a Héctor Parrilla, el dueño de un corralón lindero a la casa donde se produjo la tragedia. El vecino, de 45 años, había salido a la vía pública para ver qué ocurría, alertado por la balacera. Dos tiros impactaron en su pecho y abdomen.

Por último, en plana vereda, Saraceni se disparó un tiro en la cabeza.

Efectivos de la Comisaría 4° de Lanús llegaron a la escena del crimen y tomó intervención UFI 4 Lomas de Zamora. En la inspección del domicilio, se supo que Saraceni tenía un pequeño arsenal: un revólver calibre .38 marca Jaguar, dos carabinas y dos escopetas que fueron halladas en el dormitorio del primer piso.

Los investigadores encontraron dinero de baja denominación, cocaína, marihuana y una balanza de precisión.

 

INFOBAE