Tag

Marihuana

Browsing

Si algún día trascienden todas las actuaciones que llevó a cabo el juez en este caso, en el que están involucrados los hijos y la ex pareja del millonario sindicalista Héctor Rubén González, se van a conocer seguramente por qué el magistrado actuó con tanto hermetismo; a tal punto de no revelar diligencias que concretó ni siquiera a los empleados o funcionarios de su Juzgado. Hoy, ese secreto continúa y actúa como “blindaje” a favor de los González, cuando se comenta que ya el procesamiento aparentemente sin prisión preventiva para todos estaría listo.

Aunque hay crecientes versiones en estos días en las que se dice que uno de los hijos del gremialista dueño del diario Jornada de Trelew podría quedar afuera de la causa.

Al proceso se sumaron hace unas semanas al menos cuatro imputados más, de los que no dejan en el Juzgado Federal de Rawson que trascienda absolutamente nada.

La lógica indica que si están involucrados en la causa es porque son del cercano entorno de los principales acusados, a los que el juez les endilga distinta participación en los delitos que se descubrieron a partir de aquel inédito allanamiento del 19 de mayo, cuando la policía llegó a la mansión de los González y se encontró con ese verdadero “bosque” de cannabis, según la investigación, plantado en medio de “toda una estructura preparada para sembrar, cultivar y cosechar marihuana, aparentemente, con fines de comercialización para producir droga”.

El procedimiento fue muy importante y trascendió a nivel nacional, pese a las incansables operaciones que hubo desde el Grupo Jornada para que el caso “se apagara enseguida” mediáticamente. De hecho, el verborrágico Massoni con este inédito operativo se llamó a silencio, habló solo una vez porque quedó en evidencia de que había intentado “borrarse” y después no se refirió nunca más al tema.

En el allanamiento se secuestraron más de cien plantas de marihuana, varios cientos de plantines, y otras especies que producen sustancia alucinógena como “el cactus San Pedro”, además elementos, objetos, según los investigadores, que son utilizados habitualmente en el fraccionamiento de droga.

Ahora en la Justicia, el caso estaría a punto de ser cerrado en su etapa instructoria con los procesamientos de la mayoría de los involucrados y la elevación a juicio para que sea ventilado por el TOF, el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, a más tardar en los primeros meses del año que viene si es que el abogado de los imputados no pide que se revise la decisión del juez Gustavo Lleral, si es que esta no les conviene.

Es llamativo que en el Juzgado Federal de Rawson hayan instalado un verdadero blindaje entorno a esta causa. ¿Será por los personajes que están involucrados? ¿Tendrá algo que ver que jueces y fiscales aparecen cada tanto en el diario del sindicalista González, en notas en las que se les destaca sobre manera su actuación en determinadas causas?

Desde que se inició el proceso judicial, el mismo día en que descubrieron la plantación de marihuana en la vivienda de los hijos y la expareja del gremialista lucifuercista; el juez federal Gustavo Lleral, ha decidido trabajar en el más estricto secreto.

En los tribunales aseguran que es todo un misterio lo que pasa en el proceso judicial pese a tratarse de una causa que despierta el interés de la opinión pública por la cantidad impresionante de plantas de cannabis secuestrada aquella jornada del 19 de mayo en ese domicilio de la calle Cangallo al 100, a metros de una escuela primaria y por los personajes que están imputados como presuntos narcotraficantes. Tal como lo entendió el magistrado al momento en que al citarlos a indagatoria resolvió atribuirles los delitos de “comercio de estupefacientes”, “almacenamiento de semillas”, “cultivo de plantas para la elaboración de estupefacientes” y hasta “ejercicio ilegitimo del arte de curar”; que estaría vinculado, según se presume, a la supuesta venta de aceite de cannabis que se hacía en el lugar.

Para el juez los hijos de González y su expareja “cultivaban plantas de marihuana para elaborar estupefacientes”; dicho en pocas palabras. A esa conclusión habría llegado, luego que la policía descubriera en el patio principal del domicilio de los imputados “toda una estructura preparada para sembrar, cultivar y cosechar marihuana, aparentemente, con fines de comercialización para producir droga”, recuerdan algunos de los investigadores del implacable comisario Eduardo Alonzo.

Notas relacionadas:

Plantación de marihuana en la casa donde vive el hijo de Héctor Gonzalez

Causa Drogas: Hermetismo con la banda de «Los González»

“Bosque de marihuana”: la ex mujer y un hijo del sindicalista Héctor González pidieron declarar ante el juez

Las drogas de «Los González» tenía luz clandestina

A los González los salvó de la cárcel la pandemia

Hay mucha expectativa en el Juzgado Federal de Rawson con que van a decir este viernes 7 de agosto la exmujer y uno de los hijos del millonario sindicalista Héctor Rubén González. ¿Contarán algo que no está en la causa? ¿Involucrarán a alguien más? ¿Dirán quién es el verdadero dueño del bosque de marihuana? Son solo algunas de las especulaciones que generan la ampliación de indagatoria que les concedió el juez luego que ambos pidieran declarar.

Como ya se sabe, a la expareja de González y a sus dos hijos la Justicia Federal los cree narcotraficantes y podrían ir a la cárcel por un concurso de graves delitos que les endilgan por aquel “bosque de marihuana” que la policía les encontró el 19 de mayo pasado en el patio de la imponente propiedad en la que viven.

Allí, además del centenar de plantas de cannabis, los quinientos plantines y una decena de cactus San Pedro; las autoridades descubrieron toda una estructura creada para la siembra, el cultivo y la cosecha de marihuana, y desde un primer momento los investigadores sospechan que quienes viven en la mansión no han sido los artífices o creadores de esa estructura sino “alguien más”.

Es por eso que se piensa que este viernes 7 de agosto los imputados van a dar algún nombre o que quizás van a aportar datos que no están en la causa.

Dicen que las alarmas se encendieron inmediatamente en el Grupo Jornada, en el propio González y en algunos “frecuentadores” de la mansión en donde descubrieron la droga, cuando se enteraron que la exmujer y uno de los hijos de “El Gordo” habían pedido declarar. Claro, ven que “las balas les están picando cerca”.

Vale recordar que después que el magistrado los escuche tendría diez días hábiles para resolverles la situación procesal y determinar si los procesa con prisión preventiva o no.

Los delitos que les atribuyen son gravísimos y de no haber sido por la pandemia hubieran estado tal vez presos en la Unidad 6 de Rawson, esperando allí el día del juicio.

Dicen que las alarmas se han encendido en el Grupo Jornada, en el cercano entorno de González y en él mismo, a partir de esta sorpresiva decisión que han tomado dos de las tres personas que están imputadas en una causa federal por narcotráfico, por tener en el patio de la casa más de un centenar de plantas de marihuana presuntamente para producir droga. ¿Por qué quieren declarar ahora? ¿Qué van a contarle al juez? ¿Dirán algo que pueda involucrar al “Gordo” Héctor González en la causa?

Son todas preguntas que por el momento no tienen respuestas y que originan muchas expectativas en la investigación que se lleva adelante en el Juzgado Federal de Rawson, a partir de aquel inédito hallazgo que hizo la policía el pasado 19 de mayo, cuando allanó la mansión de los González en la zona sur de Trelew y descubrió toda una estructura preparada para sembrar, cultivar y cosechar marihuana, aparentemente, con fines de comercialización para producir droga.

El procedimiento que tuvo repercusión nacional, fue llevado a cabo por personal de la División Drogas Peligrosas de Trelew, al mando del comisario Eduardo Alonso; en una imponente propiedad de la calle Cangallo al 100, ubicada a metros de una escuela primaria y en un barrio en el que antaño, curiosamente y como dato de color; vivieron varios jueces y funcionarios del Poder Judicial de Chubut, según recuerdan hoy algunos vecinos.

En esa casa también supo vivir hace un tiempo atrás el (por ahora) “capo máximo” del Gremio de Luz y Fuerza de la Patagonia. Héctor González se domicilió ahí hasta antes de separarse de la mujer que hoy “está en problemas” junto a sus dos hijos.

Desde ese inmueble la policía –aquel 19 de mayo—se llevó más de un centenar de plantas de marihuana, unos quinientos plantines también de cannabis sativa y más de una decena de cactus “San Pedro”, una especie de la que –al igual que la marihuana– se extrae una sustancia alucinógena.

Esto fue lo que dio inicio a la causa federal que tanto preocupa a González y a sus socios en el Grupo Jornada: Jorge “El Turco” Aidar Bestene y Walter “Toco” García Moreno.

En el marco de esta investigación judicial entonces es que el próximo 7 de agosto a la mañana van a declarar la expareja de González y uno de sus hijos. Según una alta fuente judicial, ellos pidieron ser escuchados por el juez quizás para decir cosas que en la indagatoria inicial no se animaron a contar o para aportar algún dato que les ayude a mejorar su situación en la causa. El fantasma de la figura de “el arrepentido” sobrevuela este proceso, dicen, desde un comienzo.

Después de que el magistrado los escuche tendría diez días hábiles para resolverles la situación procesal y determinar si los procesa con prisión preventiva o no. Vale recordar que los delitos que se les atribuye son gravísimos y que de no haber sido por la pandemia hubieran estado tal vez detenidos en la Unidad 6 de Rawson, esperando allí el día del juicio.

En las próximas horas se va a conocer si la exmujer y los hijos del millonario sindicalista lucifuercista, Héctor Rubén González, terminan presos o no, por la causa de narcotráfico en la que el propio juez les endilga un concurso de graves delitos, por la plantación de marihuana que les descubrieron en la casa.

Es muy factible que el magistrado termine mandándolos a juicio, pero lo que no se sabe a ciencia cierta es si dejará que aguarden el proceso oral en libertad o si ordenará sus inmediatas detenciones.

Hay algunos especialistas del Derecho, acostumbrados a litigar en el fuero federal de Rawson, que no desestiman la posibilidad de que el juez los procese con prisión preventiva ante un peligro de fuga, teniendo en cuenta la pena a varios años de cárcel que si son hallados culpables podría caberles. Los delitos que se les enrostra a la exmujer de González y sus hijos tienen una escala punitiva que va desde los 5 a los 15 años de encierro.

No hay que olvidar que el magistrado cree que cultivaban marihuana para producir estupefacientes a metros de una escuela, en esa imponente mansión de la calle Cangallo y Belgrano, que en su momento fue domicilio particular de “El Gordo” Héctor González; el capo máximo del gremio de Luz y Fuerza de la Patagonia, hoy también millonario y dueño del diario Jornada de Trelew.

En ese lugar de la zona sur de la ciudad, la policía descubrió el pasado 19 de mayo un patio poblado de plantas de marihuana, plantines y de varios cactus “San Pedro”, una especie de la que se extrae una sustancia altamente alucinógena y adictiva, quizás, más potente que el “cannabis sativa”.

Así fue como se comenzó a sustanciar la causa que hoy tanto preocupa y complica a los González, y de la que –extrañamente—nunca habla el ministro de Seguridad de la provincia Federico Massoni, pese a que se la pasa declamando sobre narcomenudeo y de su particular lucha contra el narcotráfico, paradójicamente con el subjefe de Policía, Néstor “El Tero” Gómez Ocampo, amigo de un narcotraficante condenado a 9 años de prisión.

Causa:

¿Cuándo se podría conocer el dictamen del juez en la causa del bosque de marihuana de los González? Es muy probable que la semana que viene, y si el abogado de ellos decide apelarlo –que es muy factible– el caso iría a Comodoro Rivadavia para que allí lo resuelva la Cámara Federal de Apelaciones, y eso haría indudablemente que el proceso se empantane, que tal vez es lo que va a intentar buscar el defensor.

Causa:

A la expareja y dos hijos del influyente “Gordo” González les atribuyen los delitos de “comercio de estupefacientes”, “almacenamiento de semillas”, “cultivo de plantas para la elaboración de estupefacientes” y hasta “ejercicio ilegitimo del arte de curar”.

Causa:

 

Es una de las figuras delictivas que les endilgó al indagarlos en las últimas horas junto a una sucesión de otros graves cargos a los que una fuente cercana al despacho del magistrado enumeró como: “comercio de estupefacientes”, “almacenamiento de semillas” y hasta “ejercicio ilegitimo del arte de curar”.

Este último delito que en otras palabras es “ejercicio ilegal de la medicina”; estaría vinculado, según se presume, a la supuesta venta de aceite de cannabis.

Es importante aclarar que el concurso de delitos que les atribuye el juez tienen un agravante y que es: ser cometido por tres personas y en las inmediaciones de un establecimiento educativo, como lo es la escuela primaria que funciona a metros de la mansión de los González.

El comercio de estupefacientes a gran escala es una figura muy grave que está severamente castigada en el Código Penal Argentino con penas que van de 15 a 20 años de cárcel, clarificó un abogado que dijo haberse enterado de algunos pormenores del llamado a indagatoria que les hizo el magistrado a los hijos y la exmujer del sindicalista Héctor Rubén González, un hombre con mucho poder –por lo que dicen—en el sindicalismo argentino y dueño ahora de una cadena de medios de comunicación que tienen sus sedes en Trelew, Chubut, tales como el diario Jornada y unas emisoras de frecuencia modulada llamadas “Tiempo”.

¿Qué va a suceder ahora? ¿Después de este notable avance que ha tenido la investigación del caso del “bosque de marihuana” de Trelew? El juez tiene 10 días hábiles para decidir si procesa o no a los imputados. Y, a partir de este miércoles 15 de julio comienza a correr ese plazo.

¿Qué puede pasar si decide procesarlos? Un conocido penalista de la zona, acostumbrado a litigar en la Justicia Federal, no descarta que pueda ordenar detenciones ante la posibilidad de que –de acuerdo a la expectativa de la pena que pueda recaer sobre los imputados—estos decidan profugarse. Puede pasar.

Si ocurre lo contrario es muy probable que los embargue por una suma millonaria, que no les permita salir de la ciudad y que esperen el juicio en libertad. En cualquiera de los dos escenarios, es altamente posible también que el abogado de los González, Federico Ruffa apele el veredicto y que todo vaya a Comodoro Rivadavia, a la Cámara de Apelaciones de la Justicia Federal.

Ante el hallazgo, la policía le dio intervención a la Justicia Federal de Rawson y el juez que actúa en el caso, es el mismo que está al frente de la causa del “bosque de marihuana” que les encontraron en la mansión a los hijos y la exmujer del sindicalista Héctor Rubén González en mayo pasado.

¿Actuará con el mismo hermetismo que en la causa de los González?

Aunque en este caso se trataría de “siete plantines” y no de un verdadero bosque de más de 100 plantas; como el que tenía la familia del sindicalista lucifuercista y dueño del diario Jornada de Trelew, en el patio de esa residencia de la calle Cangallo 195 y Belgrano. A metros de una escuela primaria.

A la vivienda en la que descubrieron el pequeño invernadero la allanaron junto a otras dos, buscando el arma con el que le dispararon a un hombre el jueves a la tarde en el barrio Presidente Perón de Trelew, cuando fue a reclamarle al que le había robado el celular que se lo devolviera.

 Justamente, los procedimientos que se hicieron este viernes a la mañana se concretaron en los domicilios de los tres sujetos que están sindicados de haber participado de la feroz agresión y viven a metros de la alcantarilla de Calle Canal y avenida De Los Trabajadores en donde hirieron a la víctima.

 En el mismo domicilio en donde se encontraron los plantines de cannabis hallaron un cargador de una pistola 9 milímetros que sería robado.

 

Este portal tiene una versión respecto de la decisión del juez sobre el futuro procesal de la ex mujer y de los hijos del millonario sindicalista Héctor Rubén González, hoy también uno de los dueños del diario Jornada de Trelew; pero todavía carece de sustento para ser publicada. Nadie confirma, tampoco desestima y el operativo “no sé nada” está en su máximo esplendor entre los que tienen habitual contacto con los expedientes en el Juzgado Federal de Rawson.

Es impresionante el blindaje que tiene el caso. Es más que evidente que se está tratando de “tapar” el fallo judicial que dejaría quizás muy cerca de la cárcel a quienes tenían un verdadero bosque de marihuana en el patio de su casa. Encima a metros de un colegio primario.

Hasta ahora, en las historia de los procedimientos contra el narcotráfico de la región no se había secuestrado semejante cantidad de plantas de cannabis sativa y nadie dice nada en los medios de comunicación tradicionales de la zona; esos que son sumamente inquisitivos con un joven al que le encuentran tres porros o dos envoltorios con marihuana o que titulan “Golpe al narcotráfico” cuando publicitan el circo que cada tanto arma el ahora cuestionado ministro de Seguridad Federico Massoni y sus secuaces los hermanos Gómez, de la jefatura de Policía.

¿Será porque quien aparece rozado (por ahora) es alguien temido por sus actitudes mafiosas y sus influencias con los poderosos?

El caso que ahora está bajo la lupa de la Justicia Federal de Rawson y que si se hace todo como la Ley manda debería terminar en un juicio oral y público es el del secuestro de las más de cien plantas de marihuana logrado por la policía el pasado 19 de mayo en una verdadera mansión ubicada en la calle Cangallo 195 y Belgrano.

Allí donde supo vivir en su momento el sindicalista Héctor Rubén González, alías El Gordo. En ese lugar, además de un patio lleno de plantas de cannabis, encontraron al menos una decena de cactus “San Pedro”, que en un té o preparado son también altamente alucinógenos. Y se dijo que la policía liderada en el aquel entonces por el implacable comisario Eduardo Alonso, había hallado un “secadero de hojas” como los que suelen utilizar los narcos para secar las hojas de marihuana, que tras ser fraccionadas y procesadas terminan en el clásico porro o cigarrillo.

Ese chalet –parecido a una casa quinta de cualquier barrio privado de Buenos Aires–, con un imponente patio poblado por la plantación de marihuana; tenía cámaras de filmación por todos lados, cuyo DVR (el disco donde se almacenan las grabaciones) fue secuestrado durante el allanamiento por la policía, seguramente porque en el Juzgado Federal de Rawson querían ver quiénes además de sus moradores entraban y salían del domicilio de los González. ¿Les habrá servido ese material?

Ese día del procedimiento deber haber sido uno de los peores para el sindicalista dueño del diario Jornada. De hecho, entre los varios rumores que corrieron tras la culminación del allanamiento se dijo que se le había ido “la presión por las nubes” y que hasta habría tenido que ir a una clínica privada a hacerse ver.

Es evidente que “El Gordo” González no quiere que salga nada en ningún lado del dictamen del juez y más, si su ex mujer y sus hijos terminan procesados. Su diario cuando trascienda el fallo seguramente no va a sacar nada. No habrá ningún título en sus páginas que diga “Golpe al narcotráfico”, y tampoco en la web de la que ellos haciéndose propaganda dicen que es vista por varios miles de millones de personas por minuto.

Pero, no se puede tapar el sol con las manos y por más operativo “no se nada” que haya, tarde o temprano se sabrá por Cholila Online si llevan a juicio a la exmujer y los hijos del millonario, empresario y temido sindicalista Héctor Rubén González.

Una mujer llevó carne en un recipiente para un detenido, pero la policía logro hallar los envoltorios escondidos.

Numerosas son las estrategias que han utilizado familiares y amigos de detenidos, que intentan pasar drogas y celulares escondidos en alimentos o pertenencias que les acercan.

En las últimas horas, se detectó un nuevo caso en el que intentaron pasar oculta marihuana en un recipiente con comida en Chubut.

Según indicaron fuentes policiales, una mujer intentó pasar 10 envoltorios de marihuana en un asado a un interno de la Alcaidía de la ciudad de Trelew.

Fuente: ADNSur.

Por la plantación de drogas en la casa de sus hijos. Marihuana y cactus alucinógenos.

Todavía no tienen fecha las indagatorias de la exmujer del gremialista y de los hijos, pero se presume que sería en el curso de la semana que viene. La causa del increíble hallazgo de una plantación de marihuana en la mansión en la que González vivió en su momento, comienza a moverse en el Juzgado Federal de Rawson. Ahora, los investigadores dicen que le están prestando mucha atención a varios cactus “San Pedro” de los que se sacaría una sustancia altamente alucinógena, que están también plantados en el lugar.

Parece que en la Justicia quieren escuchar al millonario empresario y capo del gremio de Luz y Fuerza Héctor González y algunos especulan que podrían citarlo a declarar en los próximos días, aunque no saben en calidad de qué lo llamarían a exponer si como imputado, a dar una explicativa o como testigo.

En la casa en donde se dice que él también vivió tiempo atrás la policía halló más cien plantas de cannabis de entre uno y medio y dos metros y medio de altura, “un secadero” y también alrededor de una decena de “cactus San Pedro”, que producen una sustancia altamente alucinógena, aseguran los entendidos.

Ayer, en el Juzgado Federal de Rawson estuvieron toda la mañana abocados a esta causa, según trascendió; seguramente preparando los secuestros para ser analizados a los efectos de armar las audiencias de indagatoria que se estarían efectuando la semana que viene.

Entre las incautaciones, vale destacar, la Justicia ordenó que se secuestrara el DVR en el que se almacenan las filmaciones de las cámaras de seguridad que hay en el lugar, los teléfonos celulares de las tres personas que están imputadas (de los moradores de la casa) y otros elementos que hasta el momento no han trascendido.

Tal como se informó el allanamiento en la mansión de los González, que terminó con un secuestro sin antecedentes en la historia policial de Chubut, se llevó a cabo el martes pasado en la calle Cangallo al 195 y Belgrano de Trelew, no hubo detenidos pero los moradores del lugar tendrían una prohibición impuesta por la Justicia Federal de abandonar la ciudad sin una previa notificación.

Ahora deberán esperar la citación para presentarse con un abogado en Rawson en donde serían indagados por el juez Gustavo Lleral, según se supo. González es el sindicalista que conforma «Tridente» del Grupo Jornada con Walter «Toco» Garcia Moreno y su socio histórico Jorge Aidar Bestene alías el «Turco».

 

La policía confirmó este miércoles que recibió instrucciones del Juzgado Federal de Rawson para notificar a la dueña de la propiedad en donde encontraron este martes un centenar de plantas de marihuana y a sus hijos de 30 y 32 años, de que están imputados por una infracción a la Ley 23.737 que castiga con varios años de cárcel el narcotráfico.

Además del verdadero vivero de marihuana descubierto en ese domicilio de la calle Cangallo 195 esquina Belgrano, las autoridades de la Drogas Peligrosas encontraron también en el patio un cactus que produciría un alucinógeno, y en una dependencia de la casa “polen de flor de marihuana”, algo muy buscado por los adictos y que es caro, comentó un especialista.

También la Justicia Federal ordenó algo que no dejó de llamar la atención de los investigadores: el secuestro del DVR en el que están grabadas todas las filmaciones de las cámaras de seguridad de la casa. Quieren saber seguramente quiénes iban a ese lugar y a qué iban, por ejemplo. Y además dispuso que se le incautaron los teléfonos celulares a los imputados, a los moradores de la vivienda.

Hasta las primeras horas de este miércoles cuando se dio por concluido el allanamiento que había empezado el martes cerca del mediodía; desde el Juzgado Federal de Rawson no habían ordenado ninguna medida con respecto a la dueña de casa y sus hijos; esto es detenciones o alguna diligencia en particular.