Tag

María Eugenia Vidal

Browsing

María Eugenia Vidal contó en Twitter que recibió el alta tras ser diagnosticada con coronavirus el pasado 17 de junio. La exgobernadora bonaerense celebró poder reencontrarse con sus tres hijos y compartió una foto de la mesa familiar.

«Volvimos a ser cuatro», contó la exmandataria de la provincia de Buenos Aires en la red social. Minutos antes había informado: «Hoy finalmente con el alta médica llegaron mis hijos a casa. Quiero agradecer a todos los que me acompañaron y me mandaron mensajes de recuperación. Cada uno ayudó a curarme».

María Eugenia Vidal nombró especialmente a los médicos Javier Pollan, Victoria Ceretti, Jorge San Juan, Fernán Quirós, actual ministro de Salud porteño, y al titular del SAME Alberto Crescenti. «Gracias por acompañarme, cuidarme y darme tranquilidad hasta que llegó el alta», les escribió.

La referente de Juntos por el Cambio pasó los 26 días entre el diagnóstico y el alta sin síntomas, aislada en su domicilio. Pese a que contó que había sentido «un poco de cansancio y falta de gusto», se recuperó rápidamente.

Se había especulado de que podría haberse contagiado tras estar en contacto con el diputado bonaerense Alex Campbell, que pocas horas antes se había confirmado que estaba infectado luego de haber estado reunido con dirigentes cercanos a Martín Insaurralde, el intendente de Lomas de Zamora, que estuvo 12 días internado con coronavirus.

El periodista deportivo Enrique «Quique» Sacco, pareja de Vidal, también dio positivo por COVID-19 48 horas después que la exgobernadora.

En la noche de este martes se confirmó que María Eugenia Vidal había dado positivo en el test de COVID-19, por lo que la ex gobernadora bonaerense fue aislada y todas las personas con las que había tenido contacto estrecho fueron sometidas a un hisopado. Es así que este miércoles, su actual pareja, Enrique Sacco, confirmó que también contrajo la enfermedad.

“Acaban de comunicarme el resultado del hisopado y es COVID-19 positivo. Continuaré aislado y con seguimiento médico. Me siento bien y soy asintomático. ¡Muchas gracias por los innumerables mensajes! ¡A seguir cuidándonos!”, escribió el periodista en su cuenta de Twitter.

Anoche, Vidal confirmaba en redes sociales los resultados del examen tras una reunión que mantuvo la semana pasada con Alex Campbell, el legislador provincial de Juntos por el Cambio que contrajo la enfermedad.

«Quiero contarles que hace un par de horas me confirmaron el diagnóstico de COVID-19 positivo. Agradezco a todos los que me escriben con preocupación. Estoy bien, cumpliendo con el aislamiento y las indicaciones médicas correspondientes. Cuídense y cuiden a sus familias», expresó Vidal pasada la medianoche en su cuenta de Twitter.

Está claro que, si bien en los lugares de trabajo es más factible mantener el distanciamiento social, esto se hace más difícil en el ámbito privado.

La ex gobernadora no había transitando la cuarentena con sus hijos, Camila, María José y Pedro, quienes se habrían quedado en la casa de su padre, Ramiro Tagliaferro, y por ende no debieron ser sometidos a ninguna prueba. Pero sí con su su pareja Enrique Sacco, quién se contagió del COVID-19.

Por su parte, Campbell había confirmado que tenía coronavirus el lunes, luego de realizarse el estudio por haber mantenido contacto con personas del entorno de Martín Insaurralde, el intendente de Lomas de Zamora contagiado la semana pasada.

Vidal compartió un almuerzo el viernes último con Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau​ y Emilio Monzó, en Uspallata, la sede central del Gobierno de la Ciudad. Allí analizaron la situación en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por la pandemia.

Rodríguez Larreta decidió hacerse la prueba y este miércoles se confirmó que dio negativo en la prueba de coronavirus a la que se sometió anoche.

Es por 2018 y 2019. El año pasado había reclamado $19 mil millones de compensación.

No logró torcerle el brazo a Mauricio Macri en 2018, cuando la crisis impactaba sobre todo en el Gran Buenos Aires; ni en 2019, en el crucial año electoral. A una semana de dejar el poder, María Eugenia Vidal anunció que llegó a un acuerdo con el Presidente para actualizar el Fondo del Conurbano, que había quedado desactualizado tras las devaluaciones de los últimos dos ejercicios.

“Gracias al Gobierno, hemos recuperado el Fondo del Conurbano con esta actualización. Estamos trabajando con el gobierno nacional para poder instrumentarlo”, sorprendió la gobernadora. Ocurrió este mediodía, durante la “rendición de cuentas”, que encabezó junto a todo su Gabinete en Vicente López.

La mandataria bonaerense evitó brindar detalles sobre el monto y la instrumentación de la actualización. “Vamos a tener precisiones técnicas los próximos días, están trabajando”, respondió en la conferencia de prensa posterior a su balance.

En 2017, cuando casi la totalidad de los gobernadores firmaron el pacto de responsabilidad fiscal, Vidal logró avanzar con el histórico reclamo de la Provincia.

El Fondo de Reparación Histórica del Conurbano había nacido en 1992 para equilibrar el monto insuficiente que recibía la Provincia por Coparticipación y estipulaba que se transfiriera al principal distrito nacional el 10 por ciento del total del impuesto a las Ganancias. Sin embargo, en 1996, se puso un tope de $650 millones, que nunca más fue actualizado. El excedente lo recibían el resto de las provincias, la mayoría de las cuales terminaron por cobrar más que la propia Buenos Aires.

“Recuperamos gran parte del Fondo del Conurbano. Recuperamos $21 mil millones en 2018; $44 mil millones en 2019 y a partir de 2020 se van a actualizar por inflación automáticamente. Después de esta recuperación que fue histórica, las estimaciones de inflación fueron superadas por la realidad. Y empezamos a reclamar la actualización del fondo del conurbano”, recordó Vidal este martes, durante su exposición.

En 2018, cuando todavía ocupaba su sillón en el Ministerio de Economía bonaerense, Hernán Lacunza calculó que la actualización debía ser de $19 mil millones. El reclamo de la gobernadora chocó siempre con el ex ministro de Hacienda Nicolás Dujovne.

La exigencia de Vidal y la negativa de Macri erosionó la relación entre la gobernación y la Casa Rosada. En diciembre de 2018, Federico Salvai y Marcos Peña, los jefes de Gabinete de Provincia y Nación, acordaron poner una pausa en el reclamo. La discusión por la actualización continuaría en 2019 y podría cubrirse con obras, que podrían haber sido vitales en la campaña electoral. El tamaño de la crisis y la voluntad de Macri y Dujovne de cumplir con las metas impuestas por el FMI lo impidieron. También, la resistencia que podrían haber impuesto los gobernadores del peronismo.

Nunca más se volvió a hablar de un número. Vidal pidió por la cabeza de Dujovne y la consiguió tras las primarias. Lacunza, quien estuvo sentado en primera fila durante la exposición de la gobernadora, insistió con el reclamo desde su nuevo cargo en el Gabinete de Macri.

Clarín le preguntó a Vidal si no se arrepentía de no haber presionado más al Gobierno para recibir la compensación antes. “Es algo histórico. Nadie lo había reclamado, así que no me arrepiento. Hubo silencio durante años. Fuimos el primer gobierno que fue a la Corte, el Presidente lo acompañó. Siempre querríamos que las cosas sucedieran antes y nos vamos orgullosos de haberlo logrado y de dejárselo al próximo gobierno», indicó.

En efecto, la actualización impactará sobre todo al próximo gobierno nacional y bonaerense. “Esto le va a permitir a los bonaerenses estar mejor el año que viene. Va a ser una suma de recursos que nosotros no tuvimos, son recursos de coparticipación automática. No dependen de la voluntad del presidente o del resto de los gobernadores”, insistió la gobernadora.

Vidal lo discutió con su sucesor, Axel Kicillof, durante la primera reunión de transición que mantuvieron en La Plata. “Conversaron sobre las necesidades de cerrar las cuentas y reclamar lo que le debía el gobierno nacional”, confirmaron cerca del gobernador electo.

En la Casa Rosada, hasta el momento, también evitaron brindar precisiones sobre el monto o sobre la implementación. Fuentes oficiales arriesgaban que seguramente parte de la actualización se cancelaría a través de un bono y recordaban que en 2016 la Nación le condonó una deuda de $10 mil millones de un giro previo de $25 mil millones.

Acotaban que sería conveniente evitar un DNU ante la posibilidad que el Congreso lo derogara. La pregunta, que también se hacen en el oficialismo saliente, es si los gobernadores podrían entorpecer las arcas bonaerenses que ahora deberá administrar Kicillof, con ayuda de Alberto Fernández, informó Clarín.

«No quisiera los próximos dos o cuatro años vivir de la política. Quiero volver a trabajar», dijo hoy la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, en una conversación mano a mano con el secretario general de Redacción de LA NACION, José Del Rio. De esta manera la funcionaria dio pistas de cómo seguirá su carrera luego del 10 de diciembre, día en que deberá entregarle el mando a su sucesor, Axel Kicillof.

En una charla que fue el cierre de la quinta edición del evento «Mujeres líderes», organizado por LA NACION y realizado hoy en el auditorio del hotel Four Seasons, la gobernadora dijo que no tiene intenciones de alejarse definitivamente de la política, pero sí de tomarse un descanso. «Estamos planificando unas vacaciones largas con mis hijos y a partir de marzo estoy buscando trabajando», sostuvo Vidal, y bromeó: «Para todas las head huntersque hay acá, se aceptan ofertas». Luego, seria, agregó: «Yo necesito trabajar, vivo de mi sueldo».

«Viene un tiempo lindo para todos los que somos parte de mi familia de repararnos, de estar más juntos y de disfrutar de cosas que en estos cuatro años no pudimos», dijo, y contó que pasó los últimos fines de semana «embalando cajas» para dejar la casa en la que vive, en la base militar de Morón. De la relación con su familia, también dijo, con tono de broma: «Enfrentar a mis hijos a veces es más difícil que enfrentar a los barones del conurbano». Pero aseguró que siempre la acompañaron, en las buenas y en las malas, sobre todo luego de las últimas elecciones: «Esto es un trabajo, con triunfos y derrotas. Hay que desdramatizar».

Cuando decida retomar su carrera en el ámbito público, anticipó que quisiera hacerlo en la provincia de Buenos Aires. «Mi corazón está ahí y yo tomé un compromiso con los bonaerenses de no dejarlos solos. Y ese compromiso se tiene que cumplir. Después en qué cargos, de qué manera, se va a ir definiendo. No tengo ansiedad ni apuro; hoy me importa más la consolidación de Cambiemos en esta etapa que las candidaturas», agregó.

Vidal dijo que está atravesando esta etapa previa al traspaso «con muchas emociones». «Por un lado hay despedidas todo el tiempo que generan tristeza; por otro lado, lo vivo con mucha tranquilidad, porque más allá de los aciertos o errores siento que hemos dejado todo lo mejor de lo que podíamos dar en estos cuatro años. No nos hemos guardado nada».

Respecto del lugar en el que queda posicionado Cambiemos, dijo que tiene «cierta expectativa». «Se abre una nueva etapa para Cambiemos y para mí, que es la de ser opositores y mostrar una oposición constructiva, que no haga ‘oposicionismo’ pero que al mismo tiempo sea firme en la defensa de sus valores», apuntó.

En el marco del evento centrado en las mujeres líderes, Del Rio le preguntó a la gobernadora cuántas veces se sintió subestimada. «No llevo la cuenta», dijo. «Aprendí a no enojarme y a que los hechos fueran acomodando todo en su lugar. Y sucede. En algunos casos me hicieron un favor, porque no me vieron venir», sostuvo. En el mismo sentido, agregó: «En 2015 un adversario me hizo un gran favor que fue bautizarme Heidi».

Por otro lado, Vidal relativizó los rumores sobre el deterioro de su relación con Mauricio Macri luego de que se decidiera no desdoblar las elecciones nacionales y la de la provincia. «Hace más de 15 años que conozco a Mauricio y trabajamos juntos. Hace cuatro años leo todos los días opiniones sobre nuestro vínculo. El último sábado estuve con él dos horas hablando en la quinta Los Abrojos», comenzó. «Nuestro vínculo personal no cambió nunca, ni en los momentos más difíciles de estos cuatro años. Nuestro vínculo político tuvo las tensiones que naturalmente tiene ocupar dos roles distintos: el de presidente y el de gobernadora, pero siempre se terminaron zanjando», aseguró.

La gobernadora consideró que la Argentina que viene necesita «un Cambiemos sólido, unido, y que represente cabalmente ese 40%» de los votos que recibió. Consultada acerca de si quiere ser presidenta, insistió en que nunca planificó su carrera política. «Hay políticos, incluso amigos, que me cuentan que desde los cinco años quieren ser presidentes. A mí no me pasa. La política me fue poniendo en distintos lugares y fui ocupando esos espacios. Soy más del paso a paso», informó La Nación.

Los trabajos, ejecutados y financiados por el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos provincial, tienen una inversión de más de $231 millones.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, recorrió la obra de Desagües Pluviales de la Cuenca del Arroyo Dupuy en La Matanza, que se encuentra próxima a finalizarse, se informó oficialmente. La mandataria bonaerense estuvo acompañada por el diputado nacional Héctor “Toty” Flores y vecinos del barrio Laferrere que fueron afectados por inundaciones.

Los trabajos, ejecutados y financiados por el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos provincial, tienen una inversión de más de $231 millones, comenzaron en noviembre de 2017 y finalizarán a fines de diciembre de este año.

El proyecto comprende la etapa 1 del saneamiento de la Cuenca aguas abajo de la Ruta Nacional N°3, en la localidad de Gregorio de Laferrere, con el objetivo de mejorar las condiciones de drenaje.

Según indicaron fuentes de la gobernación, el desarrollo de la red pluvial completa «proporcionará un saneamiento hidráulico para la zona y las mejoras en la infraestructura del drenaje urbano traerán aparejados beneficios sociales y económicos para la comunidad».

En esa línea, apuntaron que, desde diciembre de 2015, «la provincia llevó adelante un plan de obras hidráulicas con una inversión total de más de 800 millones de dólares, que se traducen en más de 300 obras finalizadas y otras 190 en ejecución que benefician a millones de bonaerenses en 125 partidos», informó Télam.

Reunió a 500 funcionarios de Cambiemos en La Plata. Estuvieron también Hernán Lacunza y Carolina Stanley. Fue la última reunión del gabinete ampliado antes de dejar la gobernación.

Estrictamente acotada en el discurso, María Eugenia Vidal ratificó que se queda en la Provincia para hacer política y que “la unidad” dentro de la coalición bonaerense de Juntos por el Cambio garantizaría una oposición consistente y alguna posibilidad de construcción electoral exitosa para 2021.

La otra relevancia es quién ejerce la conducción de ese proceso. La gobernadora concede que debe ser una expresión colegiada, como pide la UCR. Aunque no resigna la voluntad de ejercer ella misma la jefatura. Lo insinúa con cada convocatoria. Este miércoles fue en el Salón de Usos Múltiples de la Gobernación, con 500 funcionarios, en una reunión de gabinete ampliado.

“El mayor desafío es seguir juntos sin el Estado, consolidar el equipo dentro de Juntos por el Cambio. No perder esto que construimos y que nos costó tanto. Todo el esfuerzo y el compromiso valió la pena así como sostener esto también lo vale”, les explicó Vidal.

Desde allí estriba su estrategia, que incluye encabezar la nómina de Diputados o al Senado nacional dentro de dos años. Todavía es convocante por la investidura y por cierta imagen pública que sus colaboradores intentan poner a resguardo del tropezón del 27 de octubre.

Después del 10 de diciembre, habrá que ver cómo se articula el poder territorial y legislativo de JpC. Los 62 intendentes, los 44 diputados y una veintena de senadores. El desafío es único: ¿La UCR y el PRO, parcelarán esa representación?.

Surge un dato con la decisión radical de conformar un bloque partidario en Diputados y otro en el Senado. Con autonomía de decisión, aunque sin abandonar la pertenencia al interbloque.

Al parecer, Vidal percibe ese cambio de época. “Ahora empieza una nueva etapa, es un momento muy importante para cada uno de nosotros. Durante estos años dije y comprobé que el poder desnuda a las personas, muestra lo mejor y lo peor de cada una. La derrota también. Es ahora donde vamos a demostrar de qué estamos hechos, ese es el desafío. El camino es siempre el mismo porque la vocación es siempre la misma, lo que cambia es el rol”, explicó a la audiencia reunida en La Plata.

Es decir, volver desde el llano. No tanto si se incorpora el espacio legislativo y las comunas como un activo de la fuerza. Quedan los nichos institucionales a ocupar directorio del Banco Provincia, organismos de control, etc. Nadie hace política en la Provincia sin recursos.

Por cuerda separada, como dicen los leguleyos, Vidal procura una salida de gestión decorada de un puñado de aciertos y con las cuentas en orden. Este último ítem está en revisión por Axel Kicillof, su sucesor, y equipo. Exponen el rojo de entre 50.000 millones y 70.000 millones de pesos que dejaría la actual administración. Un crecimiento de la deuda de 9.500 millones de dólares a casi 12.000 millones. Además del “reperfilamiento” de 4.200 millones de pesos del fisco provincial con el Banco Provincia.

Todo ese detalle, más el inventario área por área de los recursos disponibles y los programas en ejecución, determinan una postergación del tratamiento del Presupuesto 2020 hasta el primer trimestre del año que viene.

En la pulseadas de los números, la herencia y los debe de gestión, Kicillof cuenta con alguna ventaja. Toda flamante administración, después de un triunfo, empieza con un período de gracia. Estaría en mejores condiciones para imponer relato político. El macrismo tuvo el suyo y ahora está disponible para el Frente de Todos.

Por eso, como mecanismo de defensa, es probable que Vidal instruya para el armado en la web de un detalle sobre las cuentas fiscales que deja en el traspaso.

Vamos a hacer una transición ejemplar y democrática. Lo tenemos que hacer bien hasta el final, como lo hicimos estos cuatro años, defendiendo los valores en los que creemos hasta el 10 de diciembre, con generosidad, ayudando al que viene. Hay que seguir cuidando a la gente hasta el último día porque somos responsables frente a los bonaerenses”, dijo en el Gabinete.

“Todo lo que hicimos tiene sentido si entendemos que detrás de cada cosa hay nombres, personas, familias, que sintieron que estábamos cerca. Es lo que nunca tenemos que olvidar, porque son esas personas las que nos trajeron hasta acá”, insistió la gobernadora.

Hubo asistencia casi perfecta. Y algún faltazo con aviso. Jorge Macri (Vicente López), ganador cómodo en la general, no concurrió. Estaba con el presidente Mauricio Macri.

El martes, el intendente del PRO mantuvo un encuentro con Vidal en las oficinas de Retiro, en la Ciudad Autónoma. Es un sobreviviente partidario en el Conurbano. Instalará más temprano que tarde su intención de postularse a la Gobernación en 2023. Ranquea de la mano de su primo como jefe excluyente de la oposición. Ambos se reunieron dos veces en los últimos diez días.

Los intereses son levemente diferenciados entre Vidal y Jorge Macri. La gobernadora se sostiene por la ligazón con el radicalismo. El viceDaniel Salvador, presidente del Comité UCR, estuvo en el gabinete ampliado. Reconoce el liderazgo de Vidal en Buenos Aires. No está muy determinado en el espacio que preside que Macri continúe con esa representación absoluta.

Si estuvieron intendentes como Julio Garro(La Plata) y Néstor Grindetti(Lanús). Se incorporó a Matías Rappallini,que logró retener Maipú, después de un largo proceso de escrutinio que terminó el martes. El jefe de Gabinete, Federico Salvai, como bastonero.

También los ministros nacionales Hernán Lacunza y Carolina Stanley. También estuvieron la senadora Gladys González, y las diputadas nacionales electas María Lujan Rey, Camila Crescimbeni (Presidente Juventud PRO) y Mercedes Joury, informó Clarín.

“La relación está bien”, resumió la gobernadora a sus colaboradores. Hablaron del futuro de la coalición.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal se vieron las caras por primera vez, a solas, desde la jornada electoral del domingo que terminó con las derrotas de ambos. Fue una reunión extensa de 90 minutos.

La gobernadora llegó a las 16.30 a la Casa Rosada, minutos antes de que Cristian Ritondo saliera del encuentro en el que el Presidente le dio su aval para convertirse en el presidente del bloque PRO en Diputados. Vidal se retiró a las 18 sin hacer declaraciones y evitó el contacto con los periodistas.

Hablaron de gestión, de la política que viene, de todo”, resumieron muy cerca del Presidente sin dar mayores precisiones. En el entorno de la gobernadora buscaron bajar el tono de las acusaciones cruzadas entre Nación y Provincia. “Fue una reunión para ver temas de cierre. Ya nos habíamos visto el lunes. La relación está bien como en todos estos años”, relató la gobernadora en la intimidad a sus colaboradores, según pudo saber Clarín.

En efecto, Macri y Vidal habían coincidido en la mesa de acción política del lunes donde Elisa Carrió comunicó que renunciaría a su banca en Diputados y tuvo un fuerte cruce con el Presidente y el ministro del Interior Rogelio Frigerio. La fundadora de la Coalición Cívica defendió a la gobernadora. “La dejaron sola”, se quejó. Esta vez Macri y Vidal estuvieron a solas.

Desde el domingo a la noche, en el mismísimo búnker, avanzan las acusaciones cruzadas entre dirigentes de Nación y de la Provincia. Los primeros -entre los que hay dirigentes cercanos a Marcos Peñay a Frigerio- sostienen que la remontada de Macri podría haber sido mayor si hubiera habido una campaña más activa en el mayor distrito electoral del país. Cerca de Vidal rechazaron esas versiones.

Las especulaciones aumentaron luego de que el martes el Presidente recibiera a solas al intendente de Vicente López, Jorge Macri, quien no oculta sus ganas de relevar a Vidal como referencia bonaerense. “Ya no hay una gobernadora que nos represente a todos, va a haber una mesa amplia. Nadie puede representar todo lo que somos”, dijo el primo del jefe de Estado en declaraciones a la prensa tras el Foro de intendentes de Cambiemos que compartió con Vidal en La Plata.

En la Casa Rosada le quitaron importancia al encuentro del martes entre los Macri. «Si hubiéramos ganado, igual le hubiera dado aire a Jorge, porque María Eugenia no hubiera podido ser candidata en 2023», dijeron.

Vidal, en tándem con el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta -el único dirigente del PRO con poder territorial- piensa en forjar una estructura de toma de decisiones más horizontal y en declarar la muerte de la grieta.

En la Casa Rosada, en cambio, piensan que el 40 por ciento de los votos los cosechó ante todo el Presidente. De todos modos apuestán a un discurso más moderado. “Los que estan haciendo ruido político no entienden lo que pasó el domingo. O no pueden leer el resultado o se confunden”, explica uno de los funcionarios que les sigue los pasos a Vidal.

Mientras el Presidente y Macri dialogaban, Peña encabezó otra reunión con su equipo a pocos pasos de distancia. A pesar del ruido inocultable, en la Casa Rosada y en La Plata confían en que el vínculo se acomodará en la flamante futura oposición, informó El Clarín.

La gobernadora bonaerense destacó que el encuentro fue “muy cordial” y aseguró que los “equipos van a continuar dialogando”.

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal mantuvo este jueves su primer encuentro con el mandatario electo Axel Kicillof para coordinar la transición de cara al 10 de diciembre. Hasta ahora el único que había hablado de la reunión había sido el ex ministro de Economía kirchnerista, quien a la salida del encuentro contó que le pidió a Vidal que «retrotraiga el aumento de tarifas», en relación a la suba del 25% de la electricidad. 

La gobernadora, en cambio, eligió expresarse sobre la reunión con Kicillof en la sede de la Gobernación, en La Plata, a través de su cuenta de Twitter. 

«Esta mañana tuvimos una reunión de trabajo muy cordial con Kicillof para comenzar a trabajar en la transición de gobierno en la Provincia de Buenos Aires. Nuestros equipos van a continuar dialogando para que sea una tarea ordenada, siempre cuidando a cada bonaerense», expresó la gobernadora en Twitter, informó El Clarín.

Este jueves se reunirá con intendentes de Cambiemos en Gonnet. Busca seguir presente en el territorio.

María Eugenia Vidal arrancará la transición con Axel Kicillof este jueves en La Plata y a la vez ya empezó a trabajar con el objetivo de mantener la centralidaden la provincia en la próxima etapa. Después de la reunión con el gobernador electo pasará por el encuentro de intendentes de Cambiemos, en la República de los Niños. Ya se había juntado con diputados y senadores provinciales. “Los quiere ver para confirmar su voluntad de seguir conduciendolo que viene”, marcaron cerca de Vidal, en medio de la tensión y los pases de factura con la Casa Rosada.

El Foro de Intendentes estaba convocado en Vicente López, con Jorge Macri como anfitrión, pero será en Gonnet para que sea encabezado por Vidal. El primo del Presidente pasó por la Casa Rosada el martes, para una foto que se interpretó como un respaldo al jefe comunal más votado del oficialismo (62,53%) y una cuña para la mandataria en la pulseada de rolesa partir de diciembre. Jorge Macri insistirá con su intención de pelear por el sillón que dejará Vidal.

«Es un sueño que tengo, en el 2023 veremos. Creo que un intendente que se transforma en gobernador puede ser un buen avance para la provincia”, dijo este miércoles a radio La Red. Aunque en La Plata buscaron bajarle el tono – e ironizaron con que le costará con el apellido -, los movimientos coincidieron con losreproches a Vidal que dejaron trascender en el Gobierno, tanto en el ala política como el sector referenciado en Marcos Peña: “La mayor diferencia fue en el Conurbano. Se podría haber hecho mejor campaña, sacar mejor resultado y hubiera tenido un correlato en lo nacional”.

Vidal ratificó su propósito de sostener el liderazgo en la provincia el mismo domingo en Costa Salguero y el martes reunió a los legisladores provinciales con amplio respaldo, según sus colaboradores. Lo mismo hará este jueves con los intendentes de Cambiemos, que serán 62 en la nueva etapa. “El 95% está de acuerdo con mantener el espacio. Es un proceso distinto y tendrá que haber una mesamás horizontal, pero María Eugenia es la que mejor imagen tiene”, aseguró Joaquín De La Torre, ministro de Gobierno bonaerense.

Como en el plano nacional, más allá de las coincidencias en la necesidad de conservar unido el actual oficialismo en el próximo rol de oposición, arrancaron las pulseadas por los liderazgos en medio de los reproches por la derrota. “Nadie puede creer que María Eugenia tenga algo de responsabilidad en el resultado. Macri en el Conurbano sacó lo mismo que en el norte del país. En el interior de la provincia le fue mejor y ella trabajó la boleta completa para ayudarlo”, argumentaron en La Plata.

Allí también hubo pases de factura para Peña: “Vino hace un año a una reunión de Gabinete y dijo que la inflación bajaba en febrero, que el salario recuperaba 11 puntos, que Cristina era seguro la candidata a presidenta, que no se necesitaba una tercera vía, que no iba a haber opciones por derecha y que el antikirchnerismo era más fuerte que el antimacrismo. No se cumplió ni una”.

Como parte del plan de contención, Vidal reservará para los intendentes y candidatos derrotados los cargos que corresponden a la oposición en la provincia: organismos de control, directores en empresas del Estado y en el Banco Provincia. Federico Salvai, jefe de Gabinete, avisó que volverá a la actividad privada. A su vez los jefes comunales actuales y electos buscarán defender los recursos y las obras en la discusión del Presupuesto. Será otro de los temas de la reunión en la República de los Niños, informó El Clarín.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, reconoció este domingo, alrededor de las 22 hs, el triunfo electoral del candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof, y dijo que el economista «hizo una excelente elección».

«Siempre dije que mi compromiso era con todos los bonaerenses. Mi lugar es de servicio así que en los próximos días espero que empecemos juntos una transición democrática como se debe», dijo Vidal al hablar en el bunker de Juntos por el Cambio.

Y agregó: «Voy a seguir al lado de ustedes. Las urnas no matan los sueños, en todo caso nos dicen que este no es nuestro momento, que tenemos que mejorar. No matan lo que pensamos, por eso voy a seguir estando ahí».

«Sigo lista para defender todo lo que logramos juntos estos años. Para seguir luchando contra el narcotráfico, para seguir mejorando los hospitales públicos», afirmó la gobernadora.

«Ustedes nunca me dejaron sola. En todo caso, hoy Dios me dio un descanso para que recupere mis fuerzas y para que volvamos a dar juntos las peleas que hagan falta», planteó.

Victoria aplastante de Kicillof

Axel Kicillof se convirtió este domingo en el gobernador electo de la Provincia de Buenos Aires al cosechar un aplastante triunfo con el 51,92 por ciento de los votos y terminaba definitivamente con el proyecto de reelección de la actual mandataria provincial, María Eugenia Vidal, quien quedaba más de 13 puntos por debajo.

Con el 74,28 por ciento de las mesas escrutadas, el postulante del Frente de Todos le sacaba una ventaja de casi un millón de votos a la referente del PRO: el ex ministro de Economía contaba con 3.886.363 sufragios a su favor, al tiempo que Vidal obtenía 2.901.950.

Al ser una elección en la que se triunfa por mayoría simple y tras haber obtenido 52 puntos en las PASO, el actual diputado nacional le devolvía al peronismo la Gobernación del principal distrito electoral del país, que cuenta con 13.183.598 de ciudadanos habilitados para sufragar.

Afectada por la crisis económica, la gobernadora bonaerense fracasó tiempo atrás en su intento por desdoblar los comicios de los nacionales, para tener más posibilidades de concretar la reelección a la que aspiraba.

En contraposición, el postulante del Frente de Todos se vio beneficiado por ese escenario electoral, tras haber obtenido el respaldo de los intendentes del PJ bonaerense para postularse y representar al principal escenario de la oposición.

De esta manera, así como Kicillof sucederá a Vidal en la Gobernación, la saliente intendenta de La Matanza, Verónica Magario, asumirá el 10 de diciembre al frente del Senado provincial en lugar del radical Daniel Salvador.

En tanto, el candidato de Consenso Federal, Eduardo «Bali» Bucca, cosechaba el 5,13 por ciento; su par del Frente de Izquierda-Unidad, Christian Castillo, 2,79; y el del Frente Nos, Gustavo Álvarez, 1,37, informó iProfesional.