Tag

marcha del millón

Browsing

La Marcha del Millón» fue planeada por el oficialismo con la máxima de llegar a alcanzar a ese número de personas demostrando su respaldo a la candidatura de Mauricio Macri en la 9 de Julio, una cifra similar a la que logró Raúl Alfonsín en su cierre de campaña en 1983, en ese mismo sitio.

«Es impresionante. Miren cuántos son», exclamó el mandatario desde el escenario y ante un nutrido público con banderas argentinas y carteles. Entre ellos, la gobernadora María Eugenia Vidal que no dejó de alentar al líder de Juntos por el Cambio en modo «hincha». También se la vio a Patricia Bullrich muy cerca del público y a los saltos.

Fuentes del Ministerio de la Nación indicaron a TN.com.ar que 800 mil personas estuvieron frente al escenario montado a los pies del Obelisco y a lo largo de la avenida porteña. Aunque es un número importante, no alcanzaron la cantidad deseada. «Casi un millón», celebraron de todos modos en el oficialismo.

Además, las marchas de respaldo al actual Presidente se replicaron en varias ciudades argentinas y hasta en el exterior: Toronto, Londres, París, Madrid, Sidney y Miami, entre otras.

Desde la Policía de la Ciudad indicaron que aún no podían precisar un número pero detallaron que la multitud ocupó cuatro cuadras, es decir, desde la avenida Corrientes, hasta Córdoba. Aclararon, sin embargo, que Diagonal Norte «estaba llena», al igual que «la zona detrás del escenario». El deseo macrista era ocupar la principal arteria porteña hasta Libertador.

Mauricio Macri al llegar al escenario sobre la 9 de Julio. (Foto: NA)

Otras estimaciones privadas, ejecutadas a través de un programa de Google Earth, hablaban de un número mucho menor: algunas de 320 mil asistentes, otras de 460 mil personas.

Con la movilización el Gobierno espera contagiar a otros electores y dar vuelta el resultado de las PASO ante la fórmula del Frente de Todos.

El empresario se mostró en el Obelisco junto a familiares y amigos. Pero, ¿dónde estaba su futura esposa?

Su nombre se hizo conocido para todo el mundo en las últimas semanas: Roberto García Moritán. Primero, porque se confirmó que estaba comenzando una relación sentimental con Pampita Ardohain. Y después, porque se casa con la modelo y conductora, información que llegó gracias a la impactante propuesta de matrimonio que le hizo en un hotel de Punta Cana.

Este sábado 19, García Moritán mostró «otro gran compromiso» que tiene en su vida. El empresario, quien está vinculado con sectores cercanos al gobierno provincial de María Eugenia Vidal, se mostró caminando en los alrededores del Obelisco porteño, en el marco de lo que fue la multitudinaria convocatoria organizada por el presidente Mauricio Macri para la llamada marcha del «Sí, se puede».

Moritán subió unas cuantas historias a su cuenta de Instagram en donde se lo ve rodeado de compañeros, amigos y familiares, todos expresando su apoyo a la reelección del presidente Macri.

«Sí, se puede, en familia», escribió Roberten uno de sus posteos. ¿Y Pampita? No, la modelo y conductora no es de expresarse políticamente, y esta vez no fue la excepción.

Mientras su novio caminaba por la Avenida 9 de Julio, Pampita posteaba fotos junto a sus hijos y unas amigas en una famosa cebichería peruana ubicada en Santiago de Chile.

En estos terrenos, Rob y Caro parecen transitar veredas, no opuestas, sino más bien diferentes. Sin embargo, la militancia política no es totalmente ajenaa la vida de la polémica jurado del Bailando.

Carolina tiene un primo, Martín Ardohain, que es un reconocido referente de Cambiemos en la provincia que la vio nacer, La Pampa. ¿Se juntarán todos en el casamiento, pautado para el 22 de noviembre, en el Palacio Sans Souci de San Fernando? Habrá que esperar a que llegue el gran día, informó El Clarín.

Poco a poco, desde las 14 horas, las principales avenidas del microcentro porteño reciben a miles de personas que llegan hasta aquí con la voluntad de respaldar a Mauricio Macri en el tramo final de la campaña de cara a las elecciones del 27 de octubre.

Clyde y Edelmia Botaro son hermanas, ambas fueron maestras de escuela y nacieron en la provincia de Santa Fe. Tienen banderas argentinas sobre sus espaldas y la mirada firme. Han vivido 82 y 73 años. «Si se va el gato, vuelven las ratas», dijo Clyde, sonriendo, notablemente feliz por estar aquí. Edelmia, por su parte, agregó: «Son cinco las generaciones antiperonistas de mi familia. Hasta ahora, los actos de Macri estuvieron sensacionales; y los demás candidatos, impresentables».

En los alrededores del Obelisco se reunieron decenas de grupos de inmigrantes venezolanos. Sobre la calle Lavalle, una ingeniera de 45 años que llegó a la ciudad hace ocho meses y se llama Nancy Contreras, aseguró: «Vengo para manifestarme en apoyo a la democracia; en defensa de los derechos y de un país que nos recibió con una segunda oportunidad».

Junto a Nancy, otra venezolana llamada Angélica Delgado, que tiene 38 años y trabaja en un callcenter, explicó: «Me gustaría que los argentinos vean en nosotras un espejo; que luchen por la libertad, el futuro y la paz».

En medio de los carriles del Metrobus, adonde el tránsito estuvo cortado desde temprano, una joven psicóloga de 31 años, oriunda del barrio de Saavedra y llamada Nadin Pereyra, bailaba en soledad al ritmo de la música de los altoparlantes: «Estoy acá porque defiendo a la patria y no quiero corrupción, nunca más. No creo que el asistencialismo sea el camino para que el país salga adelante, porque es un camino de opresión».

Frente al escenario principal, todos los miembros de la familia Mendizábal llevaban banderas argentinas anudadas a sus cuellos; Luis, un comerciante de 55 años, miraba cómo el lugar se iba colmando; junto a su esposa Alba y sus hijas, confió en decir que jamás habían asistido a un acto político, que es la primera vez que apoyan a un candidato en las calles. Dijo: «Vinimos desde Gualeguay, Entre Ríos. Macri se equivocó en muchas de sus decisiones, pero hay que darle la posibilidad de que arregle esos errores en un nuevo mandato».

No muy lejos de allí, una familia se tomaba fotos; un médico de 32 años llamado Martín Molina, junto a su novio, Javier Rojas dijo que vino porque «hay que sacrificarse por lo que uno quiere; sin esfuerzo no hay logros». La tía de Javier vino con ellos. Se llama Alejandra Bayarri, tiene 54 años y es abogada. «Creo en el cambio, en la democracia. No quiero volver al pasado», dijo la mujer.

Esta familia trajo a sus cachorros, dos perros bautizados como Prada y Moss. Mientras los acariciaban, Javier concluyó: «Este es el partido que mejor representa mis principios. Espero que en los siguientes cuatro años se pueda cambiar todo lo que aún no fue posible mejorar», informó La Nación.

El Presidente encabeza en el Obelisco un multitudinario acto, a ocho días de las elecciones generales. Lo acompañan Vidal, Larreta y Pichetto.

A solo ocho días de las elecciones generales, el presidente Mauricio Macri encabeza esta sábado un multitudinario acto en el Obelisco, desde donde volvió a cuestionar con dureza al kirchnerismo.

“Vamos a seguir teniendo desafilas que enfrentar, pero no los vamos a resolver volviendo a los mismos del pasado. No caigamos en espejismos. Son las mismas promesas vaciás de aquellos que tanto nos defraudaron. No aceptemos que aquellos que destruyeron el país ahora nos digan con el dedo en alto que ellos son los que saben”, afirmó desde el escenario montado sobre la 9 de Julio.

“Estamos acá para decir que no nos vamos a quedar callados viendo como nos roban el futuro. No nos vamos a quedar callados por más que pensemos distinto. Ya lo vivimos muchas veces, con deditos, con atril, con canchereadas, con soberbia”, añadió.

Además, remarcó la importante convocatoria a la marcha. “Esta es la rebeldía de las personas de paz, que no queremos violencia, pero que no estamos dispuestos a dejarnos pasar por encima una y otra vez”, señaló.

En ese sentido, pidió transformar “la energía en acción. Y la primera acción es que tenemos que dar vuelta la elección”.

El acto es una continuación de las marchas del «Sí se puede»que inició Mauricio Macri el mes pasado para tratar de «dar vuelta» el resultado que obtuvo en las elecciones primarias, en las que el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, se instaló como favorito.

El Presidente, que busca su reelección a través del frente Juntos por el Cambio, se comprometió a realizar 30 actos, cada uno en una ciudad distinta del país. La antesala de ese formato proselitista fue la movilización de autoconvocados a la Plaza de Mayo, a fines de agosto, para respaldar a Macri frente al duro revés que afrontó en las primarias y el cimbronazo financiero que se produjo luego de esos comicios y que complicó el frente económico.

«Quiero decirles que los escuché, que decidimos cambiar porque podemos ser mejoresy no podemos abandonar, tenemos que seguir juntos, ahora más que nunca, porque tres años es poco para cambiar una historia», manifestó Macri al saludar a sus seguidores desde el balcón de la Casa Rosada.

Semanas después, Macri inició la convocatoria formal para las marchas del «Sí se puede». Y más allá de que recurrió a un discurso similar en cada uno de los lugares que visitó, también aprovechó para reforzar sus críticas contra Alberto Fernández y para ratificar sus chicanas, como la del «dedico acusador», con la que buscó descalificar a su rival en la primera ronda del debate presidencial. 

Esa suerte de caravana electoral arrancó con el acto que Macri encabezó el 28 de septiembre en el barrio porteño de Barrancas de Belgrano. En cada oportunidad, el Jefe de Estado se mostró acompañado por su esposa, Juliana Awada, y por alguno de sus principales socios políticos, como su compañero de fórmula, el peronista Miguel Angel Pichetto; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y la titular de la Coalición Cívica, la diputada Elisa Carrió , entre otros.

Macri trasladó la marcha del «Sí se puede» a Junín (Buenos Aires); Tránsito, Santiago Temple y Río Primero (Córdoba); Esperanza, Humboldt, Nuevo Torino y Rafaela (Santa Fe); Concepción del Uruguay y La Paz (Entre Ríos); Bahía Blanca (Buenos Aires); la capital de Mendoza; la capital de Tucumán; la capital de Salta; Paraná (Entre Ríos); Olavarría (Buenos Aires); Reconquista (Santa Fe);  Saenz Peña (Chaco); y la capital de Corrientes. 

Y luego del acto en la Avenida 9 de Julio, Macri continuará con su recorrida hasta el cierre de la campaña, para el cual regresará al territorio cordobés. El aspirante a su reelección tiene previsto estar el lunes en la capital de Jujuy; el martes en Rosario, Santa Fe; el miércoles, en Mar del Plata y el jueves, antes del inicio de la veda, enPatio Olmos, Córdoba.

Hubo también algunas situaciones extraordinarias con las que el presidente interrumpió su arenga electoral. Algunos de esos episodios fueron el de la jubilada que perdió su calzado, y a la cual Macri le besó los pies llamándola «Cenicienta», y el del nene de 6 años que desconcertó al Presidente con una inesperada respuesta.

En el marco de esos actos, el Jefe de Estado se ocupó de dejar en claro cuál es su postura frente a los reclamos para despenalizar el aborto. «Siempre a favor de las dos vidas«, sentenció Macri y repitió esa voluntad en distintas ciudades

Promesas de campaña

Durante esa caravana proselitista Macri intensificó la presentación de sus propuestas para sumar votos. Algunas de ellas son la creación de espacios para fortalecer el programa de primaria infancia; la extensión de las licencias por nacimiento y adopción; la construcción de más autopistas, metrobuses y rutas doble mano; la mejora de trenes y puertos; financiamiento para las PyMEs; y la baja de impuestos para incentivar la creación de puestos de trabajo, entre otras, informó El Clarín.

Fue horas antes del comienzo del acto de Juntos por el Cambio en la 9 de Julio. «Hubo problemas con el transporte», dijo el jefe de Gabinete Marcos Peña.

Cientos de personas comenzaban a llegar esta tarde al Obelisco para participar de la «Marcha del Millón», convocada por el presidente Mauricio Macri. Mientras tanto, varios manifestantes se encontraban «atrapados» en las estaciones de subterráneo de las líneas B y D. Según denunciaron en las redes, los metrodelegados quisieron dificultarles la llegada al acto del oficialismo.

«Resulta que la línea B de subte no funciona, que los trenes por desperfectos hasta las 17:20 no se mueven», » Estación Tribunales Línea D, metrodelegados cerraron la puerta de egreso de la estación», y «Los que volvían mejores te interrumpen el servicio del subte para que no puedas ir a una marcha democrática». Estas fueron algunas de las denuncias de militantes de Juntos por el Cambio que empezaron a viralizarse horas antes de la llegada de Macri al Obelisco.

Ante esta situación, el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, dijo en el escenario del acto: «La marcha va a empezar un poco más tarde, porque hay mucha gente viniendo». Asimismo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, advirtió ante la multitud: «Hubo problemas con el subte, hubo problemas con el tren, pero acá estamos y lo vamos a dar vuelta».

A raíz del acto, el Metrobús de la avenida 9 de Julio fue interrumpido desde las 12, mientras que desde las 15 fue total el corte de calles en el perímetro delimitado entre las avenidas Santa Fe, San Juan, Cerrito y Carlos Pellegrini.

La marcha del «Sí, se puede» comenzó el pasado 28 de septiembre en Barrancas, barrio porteño de Belgrano, y continuó en ciudades del interior. El acto en el Obelisco se replicó en diferentes ciudades del exterior, en apoyo a la reelección de Macri, informó TN.

Con María Eugenia Vidal a la cabeza, el equipo del gobierno de la provincia de Buenos Aires participará hoy en una nueva edición de la marcha del «Sí, se puede» para mostrar su apoyo al presidente Mauricio Macri.

Desde las 18 horas la gobernadora junto a ministros, secretarios, subsecretarios y otros funcionarios de la provincia se concentrarán en la esquina de Libertad y Viamonte para comenzar desde ahí una caminata hasta cercanías del escenario principal.

Acompañarán a Vidal miembros de su gabinete como Federico Salvai, Fabian Perechodnik, Gustavo Ferrari, Cristian Ritondo, Andrés Scarsi, Alex Campbell, Mariano Mohadeb, Gabriel Sanchez Zinny y Roberto Gigante, entre otros.

Por su parte, Macri hoy repasó su discurso en la quinta de Olivos. Desde allí tenía previsto trasladarse por tierra al acto, donde lo espera un cordón humano de voluntarios que le marcará el sendero hasta el escenario.

Fuentes oficiales señalaron a LA NACIÓN que Macri intervino sobre el discurso que habitualmente prepara la subsecretaria de Discurso oficial, Julieta Herrero y la jefatura de Gabinete. Se prevé una alocución más extensa de lo habitual, que comenzará cerca de las 18.30. «Le hizo correcciones al discurso. Tiene mucha impronta personal», aseguraron, informó La Nación.

Comenzó el acto que el presidente Mauricio Macri encabezará hoy en la denominada «marcha del millón» en el Obelisco porteño. Con esto el frente Juntos por el Cambio apuesta a desplegar una demostración de fuerza en el último tramo de la campaña electoral rumbo a la general del 27 de octubre.

La convocatoria fue realizada por el propio jefe del Estado desde sus redes sociales y busca ser la de mayor masividad de las 30 marchas del «Si, se puede» que el frente oficialista lleva adelante en todo el país para revertir la derrota de las PASO.

«Hay que transformar en acción toda la energía», reza el llamado a Macri a sus seguidores para este sábado.

El acto comenzó a las 17 desde un palco en el avenida 9 de Julio con unas pocas palabras del jefe de Gabinete, Marcos Peña que agradeció a los presentes. Junto a él estaban Hernán Lombardi, Titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos de la República Argentina, y Fernando de Andreis, secretario general de la Presidencia.

«Dicen que hay problemas con el subte, dicen que hubo problemas con el tren, ¡Pero acá estamos y la vamos a dar vuelta!.», exclamó Peña, que ofició de «telonero». Al jefe de Gabinete se lo vio expresivo como pocas veces antes. «Disfrutemos en paz», pidió.

Se adelantó que el presidente Macri estará escoltado por su compañero de fórmula, Miguel Pichetto; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la confundadora de Cambiemos, la diputada Elisa Carrió.

Alrededor de las 15.30, sin embargo, ya había una gran concentración de gente en el Obelisco.

La idea es que el Presidente sea el único orador, aunque no se descarta que a último momento se incorporen palabras de otros líderes del frente oficialista.

Los pilares centrales del escenario desde el cual hablará Macri comenzaron a ser montados hoy sobre la avenida 9 de Julio, en el Obelisco, con la mira puesta hacia el bajo porteño.

Habrá además pantallas gigantes a lo largo de la avenida para que todos los asistentes puedan seguir las palabras del jefe del Estado, agregaron los voceros.

Juliana Awada en las Marchas del «Sí, se puede»

Macri estará nuevamente acompañado por su esposa, Juliana Awada, que se incorporó a la campaña electoral tras la derrota en las PASO y viajó a cada una de las ciudades en las que se concretaron las marchas del «Sí, se puede».

«Acá está el verdadero poder de la Argentina», es el lema que impulsan los organizadores de las movilizaciones y que apuestan a sumar seguidores del macrismo de todo el país, aunque la marcha también se replicará en las principales ciudades del interior.

También hubo movilizaciones en ciudades del exterior del país donde residan simpatizantes de Cambiemos, como Adelaide, en Australia; o Toronto, en Canadá, además de Madrid, París, Roma, Río de Janeiro, Montevideo y Miami.

La información sobre lugares y horarios fuera del país fue volcada en la web votemosenelexterior.com, que coordina el grupo de Juntos por el Cambio Exterior, de la militancia oficialista.

Con un video de un minuto e imágenes de las marchas que protagonizó en el interior del país, Macri pidió «salir a decir con el corazón» a amigos y familiares que se puede «dar vuelta la historia» la elección de agosto en las que el oficialismo perdió por 16 puntos ante el kirchnerismo.

«Este octubre es un octubre especial, porque saben que se está decidiendo mucho, mucho más que una elección», destacó al Presidente.

Los organizadores apuestan a que la movilización funcione «como una inyección de optimismo» que imite la marcha del 24 de agosto en la Plaza de Mayor en la que el jefe del Estado salió a saludar al balcón de la Casa Rosada, aunque aclaran que no será el cierre de la campaña.

El broche final será el jueves 24, tres días antes de la elección presidencial, nuevamente en la provincia de Córdoba, donde el Presidente dirigirá el último discurso para pedir el voto antes de la elección final, informó La Nación.

El presidente Mauricio Macri encabezará este sábado la denominada «marcha del millón» en el Obelisco porteño, con la que el frente Juntos por el Cambio apuesta a desplegar una demostración de fuerza en el último tramo de la campaña electoral rumbo a la general del 27 de octubre.

La convocatoria fue realizada por el propio jefe del Estado desde sus cuentas en las redes sociales y busca ser la de mayor masividad de las 30 marchas del denominado «Si, se puede» que el frente oficialista lleva adelante en todo el país para revertir la derrota en las PASO.

«Hay que transformar en acción toda la energía», reza el llamado a Macri a sus seguidores para este sábado.

El acto comenzará a las 17 desde un palco ya montado en la avenida 9 de Julio y el presidente Macri estará escoltado por su compañero de fórmula, Miguel Pichetto; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la confundadora de Cambiemos, la diputada Elisa Carrió.

La idea es que el Presidente sea el único orador, aunque no se descarta que a último momento se incorporen otros líderes del frente oficialista, dijeron a Télam los organizadores.

Los pilares centrales del escenario desde el cual hablará Macri comenzaron a ser montados ayer sobre la avenida 9 de Julio, en el Obelisco, con la mira puesta hacia el Bajo porteño.

Habrá además pantallas gigantes a lo largo de la avenida para que todos los asistentes puedan seguir el discurso del jefe del Estado.

Macri estará nuevamente acompañado por su esposa, Juliana Awada, quien se incorporó a la campaña electoral tras la derrota en las PASO y viajó a cada una de las ciudades en las que se concretaron las marchas de la campaña «Sí, se puede».