Tag

manifestantes

Browsing

Un grupo de manifestantes autoconvocados se congregaron este sábado por la tarde en el Centro Cívico de Bariloche para protestar contra las tomas de tierras en Villa Mascardi y los episodios de violencia que varios vecinos de la zona denuncian haber vivido desde que empezó el conflicto por la usurpación de terrenos, en el 2017. Autoridades nacionales y provinciales dialogan con los involucrados con el fin de llegar a un acuerdo.

“Estamos en defensa de nuestros derechos constitucionales, nuestra seguridad, la libre circulación, nuestra soberanía, el derecho a disfrutar de nuestro Parque Nacional y la protección de la propiedad privada”, explicaron los manifestantes en un documento que leyeron esta tarde, donde cientos de vecinos se acercaron con carteles y banderas argentinas.

Los organizadores convocaron a los asistentes a firmar dos petitorios: uno dirigido a la gobernadora de Río Negro Arabela carreras y otro para el Juzgado Federal de Bariloche. “Son para que rija la Constitución en Villa Mascardi, para que terminen los robos y saqueos. Pedimos paz, no solo para nosotros, sino también para los turistas”, explicó a TN un hombre que denunció penalmente a la ministra de Seguridad de la Nación Sabina Frederic y a otro funcionario de la cartera “por el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.

Por su parte, la cartera que encabeza Frederic presentó una denuncia penal ante la Justicia Federal por “la posible comisión de delitos” en la que podrían haber incurrido los organizadores de la manifestación que se llevó a cabo el sábado pasado. El Ministerio de Seguridad pidió que se investigue si convocaron a los vecinos a que se armen para ir a enfrentar a los violentos.

Los manifestantes tenían preparado un petitorio para entregarle a la gobernadora este sábado en la plaza del Centro Cívico, pero Carreras no asistió. El sábado pasado, se había acercado hasta la ruta nacional 40 para dialogar con los manifestantes e impedir que avancen en caravana hasta la zona de Villa Mascardi, para prevenir un posible hecho de violencia.

“La gobernadora estuvo en la marcha del sábado pasado y ella misma comprometió una respuesta para hoy a esta hora. No está y no va a venir, pero esperamos que la semana que viene, cuando su agenda se lo permita, pueda comenzar a reunirse con los pobladores de Mascardi”, señaló el denunciante.

Un vecino del barrio Virgen Misiones en donde, según denuncias, ocurrieron los primeros conflictos por la usurpación de terrenos afirmó que los atacantes “se hicieron mapuches para tomar tierras”. “Antes eran vecinos comunes. Cuando volvieron de Chile se hacían llamar ’mapuches comuneros’. Últimamente se hacen llamar ’la RAM’”, afirmó Nelson Cárdenas en diálogo con TN.

“Desde entonces fue un infierno vivir en el barrio. Junto a mi esposa hemos sido golpeados, perseguidos, me han corrido con machetes por la calle, me han tirado tiros con arma de fuego y fui golpeado delante de una fiscal”, contó. “Estamos viviendo prácticamente encerrados en nuestro domicilio por temor a que nos pase algo, porque nos amenazaron de muerte si no nos íbamos”, agregó.

La gobernadora diferenció las tomas

“Hay que ser claros: la toma de tierras es un delito”, definió la gobernadora Carreras este sábado en declaraciones a CNN Radio. Al hablar sobre la problemática en el ámbito de su provincia, diferenció la ocupación de terrenos que se produce en Villa Mascardi respecto de la de la zona de El Bolsón.

“Las tomas en Villa Mascardi y en El Bolsón son profundamente distintas. En Villa Mascardi los tomadores tienen una actitud violenta, están encapuchados y reivindican algunas cuestiones que tienen que ver con los mapuches”, aseveró.

Sin embargo, aclaró que en ambos casos se trata de “tierras nacionales” y manifestó: “Si bien son un delito, en democracia no podemos volver a permitirnos que pase una tragedia como la muerte de Rafael Nahuel, que se dio en el marco de una toma”.

Por otra parte, dijo que si bien las autoridades locales “todavía no hablamos de las tomas en Río Negro con el Presidente, es un tema que estamos siguiendo con su Gabinete”. Para Carreras, “hay un problema habitacional en la Argentina y muchas personas que no logran acceder a su casa, pero también hay un problema de seguridad e ilegalidad”.

El conflicto

El conflicto en la zona de Villa Mascardi comenzó en 2017, cuando integrantes de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu tomaron tierras pertenecientes en su mayoría al Parque Nacional Nahuel Huapi. Hoy ocupan una superficie de unas 60 hectáreas.

El Gobierno mantiene reuniones con actores involucrados en la toma de tierras con el objetivo de fijar condiciones para un futuro acuerdo que permita poner fin a este conflicto, que lleva más de tres años.

 

Un grupo de manifestantes que se acercó al Congreso para protestar contra la modalidad virtual parlamentaria y la reforma judicial intentó entrar al recinto tras forzar la puerta sobre la Avenida Rivadavia.

En un momento de la manifestación, unas 20 personas se acercó hasta la puerta y empezó empujarla para ingresar al Congreso. En medio de los empujones había quedado el diputado nacional Héctor «Toty» Flores, quien finalmente logró ingresar.

Luego de algunos minutos de tensión, alguien abrió la puerta desde adentro y salió personal de seguridad, que logró tranquilizar los ánimos.

Muchos de los manifestantes que hablaron con el canal América TV dijeron estar en contra de las medidas del Gobierno nacional, la reforma judicial y otros reclamos diversos.

Si bien la labor parlamentaria comenzó a las 11:40, la sesión se postergó tres veces. La oposición reclama un debate presencial.

La sesión convocada para este martes es para sancionar la Ley de Emergencia Turística -que ya tuvo luz verde del Senado- y un proyecto sobre la pesca ilegal en Malvinas, dos temas poco conflictivos.

Sin embargo, la pelea se generó por la continuidad del funcionamiento remoto. ​​El protocolo virtual venció semanas atrás y Juntos por el Cambio se niega a ratificar su continuidad si no hay un compromiso de que la Reforma Judicial no se debatirá bajo esa modalidad.

La protesta en rechazo a la reforma judicial impulsada por el Ejecutivo se realizaba esta tarde en las inmediaciones del Congreso Nacional, con manifestantes portando banderas argentinas y carteles con mensajes de rechazo a la iniciativa que mañana se debatirá en el Senado a partir de las 14.

Los manifestantes se apostaron desde las 16 frente al Parlamento. La convocatoria fue realizada a través de las redes sociales con el#26AAcampeEnElCongreso, tal como ocurrió el 17 de agosto, cuando tuvo epicentro en el Obelisco.

Con el llamado a «abrazar» la sede del Poder Legislativo, en rechazo a la aprobación de la ley de Reforma Judicial, comenzó a las 16 la vigilia que se anunció que se prolongará durante la noche y hasta mañana cuando el Senado trate el proyecto en una sesión especial a partir de las 14.

Ya desde el inicio, la concentración de manifestantes obligó a interrumpir el tránsito sobre la Avenida Entre Ríos, donde muchos llegaron a pie y se manifestaron con el sonido de aplausos y cacerolas y otros participaron con bocinazos desde sus vehículos particulares, la mayoría portando banderas argentinas.

La protesta se desarrolló con total normalidad, hasta que un grupo de manifestantes comenzó a agredir con golpes de puño y patadas al periodista Ezequiel Guazzora, quien tuvo que ser auxiliado por efectivos de la Policía de la Ciudad.

Desde temprano, el Congreso estuvo vallado, sobre la avenida Entre Ríos, pero a las 15, por un pedido de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, fue retirado.

Frente al Congreso se pudieron ver desplegadas banderas vinculadas a distintas agrupaciones, como Apertura Republicana, Argentinosunidos.org, Fuerza Unitaria Argentina, Unión por la República y Juntos por la Democracia y la República.

Apenas iniciada la concentración, un grupo de personas intentó instalar una carpa para hacer una vigilia hasta mañana, pero la Policía de la Ciudad lo impidió.

Ya sin el vallado, los manifestantes, entre los que se pudo ver a Juan Carlos Blumberg, cruzaron hasta la puerta principal del Congreso, con cánticos en contra de la reforma, pero la policía les impidió colgar banderas sobre la amplia reja del acceso.

El proyecto tiene dictamen mayoritario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales de la Cámara alta y comenzará a ser debatido mañana a las 14.

El secretario general de la ONU, António Guterres, está preocupado por la situación en Bolivia y quiere que, pese a las protestas, se garantice el paso de ambulancias y materiales médicos con seguridad, según dijo este miércoles su portavoz, Stéphane Dujarric.

En su conferencia de prensa diaria, Dujarric dijo que Guterres “llama a los organizadores de las protestas a que garanticen el paso de ambulancias, oxígeno y medicinas en condiciones de seguridad y permitan la entrega de bienes y servicios esenciales para la población”.

Trabajadores del SUPA se acercaron hasta la entrada del acceso al Puerto Comodoro Rivadavia con la intención de que abandonen el piquete que montaron manifestantes del STIA en el lugar y tras discusiones subidas de tono e insultos cruzados se produjeron corridas y golpes.

🔴⚓✊🏻 | TENSIÓN EN EL PUERTO DE #COMODORORIVADAVIAPortuarios desalojan a manifestantes del STIA Trabajadores del SUPA…

Publicado por Cholila Online Portal de Noticias Digital en Lunes, 10 de agosto de 2020

Dos gremios pesqueros protagonizaron serios incidentes con palos. Las trabajadoras de STIA que realizaban el bloqueo tuvieron que abandonar la medida de fuerza.

Quienes protagonizaron el conflicto se arrojaron elementos e intervino la policía.

«Nos amenazaron con armas», aseguró una de las manifestantes en el lugar, en diálogo con ADNSUR. «Le pedimos a la policía que los revisen porque tienen armas».

Manifestantes y policías se enfrentaron hoy en la capital libanesa al poco de comenzar una protesta en la que miles de personas exigen frente al Parlamento la dimisión de las autoridades tras la explosión registrada el martes en el puerto de Beirut, que ha causado más de 150 muertos y 5.000 heridos.

La marcha se convocó frente al Legislativo y ya se están produciendo los primeros enfrentamientos con los policías, que arrojan bombas de gas y gases lacrimógenos a los manifestantes, mientras estos les lanzan piedras.

Miles de libaneses se manifiestan tras las explosiones que dejaron más de 150 muertos y 5.000 heridos (REUTERS/Thaier Al-Sudani)

La protesta, convocada bajo el nombre de “Día de la Ira”, reúne a miles de personas en la simbólica Plaza de los Mártires y, al grito de “Dimisión”, un grupo intentó entrar en el Parlamento a la fuerza.

Manifestantes y policías se enfrentaron hoy en la capital libanesa al poco de comenzar una protesta (REUTERS/Hannah McKay)

El amplio contingente de fuerzas antidisturbios desplegado en el lugar desde esta mañana respondió con bombas lacrimógenas. Los manifestantes lanzan piedras a los agentes y estos se las devuelven.

Poco antes de los enfrentamientos, la gente comenzó a reunirse en el lugar para expresar su rechazo al Gobierno y al régimen político al que responsabilizan de la grave crisis y el deterioro en que ha caído el Líbano.

El contingente de fuerzas antidisturbios respondió con bombas lacrimógenas (REUTERS/Hannah McKay)

“Hablamos y hablamos, pero nadie nos escucha”, dijo a la agencia de noticias EFE una de los manifestantes, que acudió a la convocatoria llena de indignación por la explosión de 2.750 toneladas de nitrato ni amonio almacenados desde hace seis años en el puerto de Beirut.

“Vengo como un ciudadano que quiere asegurar su futuro”, declaró otro joven de 18 años, que llevaba una flor blanca como símbolo de las almas de los muertos en la explosión.

El siniestro, que ha dejado más de 150 muertes, al menos 60 desaparecidos y miles de heridos y a entre 200.000 y 250.000 personas sin casa, se produjo en medio de una crisis económica y política que ya provocó masivas manifestaciones contra el régimen sectario del Líbano en septiembre.

Los periodistas Lautaro Maislin y Claudio Cardozo, así como el móvil del canal C5N, sufrieron agresiones por parte de los manifestantes concentrados en pleno microcentro de Capital Federal.

Durante otra convocatoria de la oposición contra la intervención de la empresa Vicentin, el “Banderazo Nacional” que también tuvo consignas anticuarentena, los periodistas Lautaro Maislin y Claudio Cardozo, así como el móvil del canal C5N, sufrieron agresiones por parte de los manifestantes concentrados en el Obelisco.

Al grito de “¡Ladrones, ladrones, ladrones!”, cerca de las cinco de la tarde, un grupo de individuos rompió el distanciamiento social y comenzó a agredir cuando los movileros se acercaron a preguntar por las razones de la movilización.

Algunos de ellos se acercaron a la camioneta del canal y a los golpes rompieron una ventana mientras camarógrafos, asistentes y periodistas, así como personas de otros medios se encontraban en el momento cubriendo la marcha.

Aunque pidieron que detengan las agresiones, los ataques continuaron, por lo que tuvieron que formar un cordón humano para permitir a los agredidos salir del lugar. Así lo detalló Filo News.

Un grupo que protestaba en las cercanías de Downing Street, la residencia oficial del gobierno británico, se enfrentó con la policía al intentar abrirse paso a través de un área restringida.

Manifestantes que marcharon por segundo día consecutivo en el centro de Londres pidiendo justicia para George Floyd, asesinado por un oficial de la policía en Minneapolis, volvieron a enfrentarse con la policía que custodiaba los edificios públicos que rodean la Plaza del Parlamento, en Westminster.

Después de un día de manifestaciones mayormente pacíficas contra el racismo en todo el Reino Unido, un grupo que protestaba en las cercanías de Downing Street, la residencia oficial del gobierno británico, se enfrentó con la policía al intentar abrirse paso a través de un área restringida.

Empujaron de forma violenta a los agentes que custodiaban la zona, dispararon bengalas y bombas de humo.

A su vez, en la Plaza del Parlamento, la estatua de Winston Churchill, fue pintada con grafitis y se le colgó un letrero con la consigna del movimiento Las Vidas Negras Importan (Black Lives Matter).

Ayer unos 14 agentes resultaron heridos después que decenas de manifestantes se concentraron en la puerta de Downing Street y arrojaron, bengalas, botellas y hasta bicicletas, contra los oficiales de la policía montada.

La comisaria de la Policía Metropolitana, Cressida Dick, informó hoy a los medios británicos. que veintinueve personas fueron detenidas y que 14 policías resultaron heridos, dos de ellos de gravedad.

Dijo que la cantidad agresiones a los agentes de policía en las protestas contra el racismo es «escandaloso e inaceptable».

Por la tarde, el epicentro de la protesta fue frente a la embajada de Estados Unidos en Londres.

Allí se les entregó tapabocas, guantes y gel de manos para protegerse durante de los contagios de coronavirus y se les pedía por parlantes que mantuvieran la distancia social.

En ese sentido, el ministro Salud, Matt Hancock, alertó que sin duda existe un riesgo de que haya un aumento en los casos de coronavirus después de las protestas de este fin de semana.

Mientras tanto, en la ciudad Bristol, al suroeste de Inglaterra, una multitud marchó por el centro de la ciudad y mantuvieron un silencio de ocho minutos para marcar la cantidad de tiempo que el oficial de policía, Derek Chauvin, se arrodilló en el cuello de Floyd antes de morir el 25 de mayo en Minnesota y un grupo de manifestantes derribó la controvertida estatua de bronce del comerciante de esclavos del siglo XVII Edward Colston.

Unas 250 personas fueron arrestadas durante la noche del jueves al viernes en Nueva York, después de que varias marchas contra el racismo continuasen pasado el toque de queda impuesto en la ciudad y la Policía interviniera con contundencia.

Poco después de las 20.00 hora local, momento en el que se inicia el toque de queda, los agentes comenzaron a rodear a grupos de manifestantes en distintos puntos de la Gran Manzana y a efectuar arrestos, a pesar de que nuevamente las protestas fueron en general pacíficas. Según informó este viernes el Departamento de Policía de Nueva York, al menos 250 personas fueron detenidas.

Horas antes, las autoridades de la ciudad habían avisado de que, aunque respaldan las manifestaciones en respuesta a la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la Policía en Mineápolis (Minesota), no se iba a permitir que se ignorase el toque de queda.

La medida fue impuesta después de varias noches con destrozos y saqueos en las calles de la ciudad, problemas que no se han visto en los últimos días.

Las cargas policiales contra grupos de manifestantes pacíficos han desencadenado fuertes críticas, sobre todos tras las escenas que se vieron el miércoles en el distrito de Brooklyn, donde los agentes utilizaron porras y gases lacrimógenos.

Este viernes, en un editorial, el diario The New York Times acusó a la Policía de la ciudad de estar “fuera de control” y consideró que el alcalde, Bill de Blasio, es responsable de la incapacidad de los agentes “para proteger la seguridad de sus residentes”.

El progresista De Blasio, que llegó al cargo prometiendo reformas policiales, se encontró desde el primer momento con fuerte resistencia dentro del cuerpo y en los últimos días ha buscado un difícil equilibrio entre la defensa de la actuación de los agentes y su creencia de que son necesarios cambios para acabar con la brutalidad y el racismo institucional.

El jueves, el alcalde fue recibido con abucheos cuando intervino en un acto en recuerdo de George Floyd, en el que participó su hermano Terrence y que congregó en Brooklyn a miles de personas, que luego marcharon pacíficamente hacia Manhattan.

También ha recibido críticas el gobernador estatal, Andrew Cuomo, que el jueves aseguró no haber visto ningún tipo de exceso policial, a pesar de numerosas imágenes de los últimos días que muestran a agentes excediéndose.

En la última noche, por ejemplo, en un vídeo que circuló a través de las redes sociales se veía la detención de un repartidor de comida, supuestamente por violar el toque de queda, a pesar de que estos servicios están exentos.

A través de Twitter, De Blasio subrayó que el episodio fue “inaceptable” y arremetió también contra las detenciones de periodistas que cubren las protestas, tras varios casos en los últimos días. “También son trabajadores esenciales. Vamos a proteger sus derechos”, señaló el alcalde, que prometió medidas en la Policía para que eso no vuelva a ocurrir.

 

Manifestantes serán “identificados y notificados” por la Justicia, anuncio el Ministro de Seguridad, Federico Massoni, al referirse por un lado a las manifestaciones y al otro al aumento de hechos delictivos en el contacto de la cuarentena.

Precisamente, sobre este punto el Ministro remarcó que se ha resuelto disminuir la cantidad de policías afectados a los retenes de control vehicular desplegados en las ciudades para controlar el acatamiento de la cuarentena.

Así, los efectivos serán trasladados a las tareas de prevención del delito, ante el aumento de casos registrados en los últimos días en las diferentes localidades.

Massoni informó que esto se planteó en el Comité de Crisis y “por unanimidad se decidió disminuir la cantidad de efectivos en los retenes”.

Agregó que “a medida que se fueron habilitando actividades fue aumentando de manera proporcional la comisión de delitos”.

Respecto a los controles de la cuarentena, el funcionario anticipó que “vamos a empezar nuevamente con los operativos dinámicos de control de la gente que está circulando en las distintas ciudades”.

El otro tema abordado, estuvo relacionado con las manifestaciones, asegurando que las mismas se comunicarán a la Justicia Federal.

“Lo primero que hacemos es poner en conocimiento a la Justicia Federal, con respecto al decreto que prohíbe expresamente este tipo de movilizaciones”, relató.

Señaló que en este sentido, “la instrucción de los juzgados es identificar a las personas y notificarlas que están incumpliendo con la normativa y comienza el trámite judicial”.

“Estamos pidiendo que se respete la normativa porque esto no es un juego. Si bien Chubut hizo las cosas como corresponde, no podemos tirar todo por la borda, aunque el reclamo sea legítimo”, reconoció.

Massoni sentenció que “es una cuestión sanitaria que puede costar la vida a comprovincianos por un reclamo que no se puede hacer en este momento”.