Tag

Maduro

Browsing

El presidente Donald Trump anunció el miércoles (01.04.2020) que Estados Unidos está enviando buques de la Armada hacia Venezuela para reforzar sus operaciones antinarcóticos en el Caribe, luego de presentar cargos por narcotráfico contra el presidente Nicolás Maduro.

«Hoy Estados Unidos está fortaleciendo sus operaciones contra las drogas en Latinoamérica para proteger al pueblo estadounidense del azote mortal de las drogas. No dejaremos que los carteles del narcotráfico se aprovechen de esta pandemia para amenazar la vida de los estadounidenses», anunció Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Se trata de una de las mayores acciones militares de Washington en la región desde la invasión de Panamá en 1989 para derrocar al general Manuel Antonio Noriega y llevarlo a Estados Unidos para que enfrentara cargos por drogas.

En la misión participan buques de guerra de la Armada, aeronaves de vigilancia y equipos de fuerzas especiales rara vez vistos anteriormente en la zona. Detalló que las operaciones militares ya han comenzado, y que cuentan con el apoyo de otras 22 naciones, que aportaran efectivos castrenses e información de inteligencia.

«Estamos desplegando destructores navales, barcos de combate, helicópteros, aviones de la fuerza aérea para labores de vigilancia y patrullas de la Guardia Costera, duplicando nuestras capacidades en la región», afirmó Trump, que compareció flanqueado por los militares de su Gobierno.

Objetivo: Maduro y los cárteles

El objetivo de la operación serán los cárteles mexicanos y el círculo cercano al presidente venezolano, Nicolás Maduro, contra el que la Justicia de Washington presentó cargos la semana pasada por narcotráfico y por el que ha ofrecido una recompensa de 15 millones de dolares por cualquier información que lleve a su captura.

«El pueblo venezolano sigue sufriendo tremendamente debido a Maduro y su control criminal sobre el país, y los narcotraficantes están aprovechando esta anarquía”, dijo el secretario de Defensa Mark Esper tras el anuncio presidencial.

«El régimen ilegítimo de Maduro en Venezuela confía en los beneficios que le llegan de la venta de droga para mantener su poder opresor», agregó Sper.

Los miembros del gobierno explicaron que, en los últimos días, la inteligencia estadounidense detectó que grupos de narcotraficantes planeaban aprovecharse de la crisis generada por la pandemia del coronavirus para introducir más droga dentro del país.

Preguntado sobre por qué ha decidido lanzar ahora esta operación, Trump aludió esos informes de inteligencia.

Justo este martes, las autoridades estadounidenses anunciaron que habían descubierto un túnel de 600 metros en la frontera entre México y el estado de California (EE.UU.) y en el que había un cargamento de drogas valorado en 30 millones de dólares.

Duplicarán fuerza militar de EE.UU. en la región

El objetivo es el de casi duplicar la capacidad antinarcoticos de Estados Unidos en el hemisferio occidental, con fuerzas operando tanto en el Caribe como en el este del Pacífico.

“Mientras los gobiernos y naciones se enfocan en el coronavirus, existe una creciente amenaza de que los cárteles, delincuentes, terroristas y otras organizaciones criminales intentarán aprovechar la situación para su beneficio”, comentó Trump. “No podemos dejar que suceda eso”.

Maduro ha fustigado la decisión del gobierno de Trump de ofrecer una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto, diciendo que es obra de un “vaquero racista” que busca dar a Estados Unidos control de las vastas reservas petroleras de Venezuela, las más grandes del mundo.

El gobierno de Trump ha insistido desde hace tiempo que todas las opciones para sacar a Maduro del poder están sobre la mesa, incluyendo las militares. Aun así, no hubo ni hay indicios de que se esté planeando una invasión.

En una primera reacción del gobierno venezolano, el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez dijo que Maduro estaría «dispuesto a colaborar» con Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico «si es un intento serio».

En una intervención televisada, Rodríguez señaló que «Venezuela saluda que, por primera vez en décadas, las autoridades de Estados Unidos tomen medidas para salvaguardar sus fronteras, históricamente permeables ante las miles de toneladas de drogas que ingresan a ese país provenientes de su aliado y socio, Colombia».

Fuente: Deutsche Welle

El gobierno de Donald Trump acusó el jueves al líder venezolano Nicolas Naduro de narcoterrorismo por coordinar actividades con la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante dos décadas y ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por su captura.

El General William Barr anunció cuatro imputaciones contra Maduro y otros de sus funcionarios durante una conferencia de prensa que ofreció en su despacho. Barr dijo que los cargos anunciados el jueves elevan a 15 los funcionarios de Maduro imputados por la justicia estadounidense por narcoterrorismo, corrupción y narcotráfico.

Maduro reaccionó en Twitter calificando la medida como una conspiración para generar violencia.

El anuncio de Barr no implica designar a Venezuela como estado patrocinante de terrorismo, una lista en la que están Corea del Norte, Irán, Sudán y Siria, como habían informado erróneamente varios medios la mañana del jueves.

«Es un paso a la vez, no tengo nada que decir sobre eso ahora mismo. Obviamente habrá consideraciones de política exterior, pero no es el caso aquí», dijo el fiscal Barr cuando se le preguntó si estaba en los planes del gobierno incluir a Caracas en esa lista.

El canciller venezolano Jorge Arreaza acusó en Twitter al gobierno de Trump de arrementer contra el pueblo venezolano, usando una «nueva modalidad de golpe» sobre acusaciones

Miserables, vulgares e infundadas». Agregó que «ofrecer recompensas al estilo de los vaqueros racistas del Lejano Oeste demuestra el desespero de la élite supremacista de Washington».

«El régimen de Maduro está inundado de corrupción y criminalidad», dijo Barr, quien aseguró que el gobierno de Maduro «traicionó al pueblo venezolano y corrompió sus instituciones. Mientras el pueblo venezolano sufre, esta camarilla se llenó los bolsillos. Esto ha llegado a su fin».

«El régimen de Maduro deliberadamente se ha concentrado en Estados Unidos con FARC con la finalidad de traficar cocaína a Estados Unidos. No estamos actuando como policía para el planeta sino como policía para nosotros mismos, estamos protegiendo al pueblo estadounidense», dijo al rechazar que Washington esté actuando como un policía global.

Barr dio a conocer una imputación de cuatro cargos en el distrito sur de Nueva York contra Maduro, el jefe de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello Rondón; el ex jefe de inteligencia militar, general Hugo Carvajal Barrios; y el excomandante de la cuarta división blindada del Ejército, general Clíver Alcalá Cordones.

Alcalá publicó horas después un video en Twitter donde asegura que no piensa huir.

«Desde hace 48 horas le informé al gobierno colombiano que estoy en mi casa. No estoy huyendo. Dejo en evidencia acá que no voy a huir, no tengo por qué huir porque tengo la defensa de que mi trabajo era por la defensa del pueblo venezolano», dice mirando a la cámara en lo que parece ser el interior de su vivienda en Colombia.

Barr se refirió a este grupo como el «Cartel de los Soles», en referencia a la insignia de un sol que portan los altos oficiales de las fuerzas armadas venezolanas, y dijo que coordinó con las FARC el tráfico de toneladas de cocaína, suninistró de armamento a las FARC, coordinó con Honduras y otros países ese tráfico de drogas, y solicitó que las FARC brindara entrenamiento a una milicia privada.

El Departamento de Estado ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por información que permita el arresto de Maduro y de 10 millones de dólares por la captura de los otros funcionarios.

La segunda imputación dada a conocer el jueves acusa en el Distrito de Columbia al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, de asociación ilícita para distribuir cocaína a bordo de aeronaves resgistradas en Estados Unidos.

La tercera acusación penal anunciada el jueves está radicada en el distrito sur de Florida contra el presidente de la Corte Suprema Maikel Moreno por asociación ilícita para lavar dinero, y lavado de dinero de fondos millonarios obtenidos por sobornos para alterar docenas de casos civiles y penales en Venezuela.

Una cuarta imputación presentada el jueves acusa en el distrito sur de Nueva York al vicepresidente económico Tareck El Aissami, al superintendente de criptomonedas (Sunacrip) Joselit Ramírez, y al empresario Samark López de varios crímenes para evadir sanciones contra ellos impuestas por el Departamento del Tesoro.

Al preguntarle si Estados Unidos planea enviar un contingente militar a Venezuela o coordinar con policías extranjeras para practicar los arrestos, Barr rehusó entrar en detalles.

«Hay muchas opciones que podemos intentar. Esperamos que el pueblo venezolano esté pronto en una posición en la que puedan entregarnos a estas personas», indicó Barr.

La fiscal federal para el sur de Florida, Ariana Fajardo, quien partici´pó en el anuncio vía conexión de video dijo que la evidencia de corrupción en Venezuela estaba a plena vista en el sur de Florida, como en la compra de condominios y yates de lujo. «Todo esto se ha convertido en parte de nuestra sociedad. Esta fiesta está llegando a su fin».

«Maduro no es jefe de Estado»

La acusación de un jefe de Estado en funcionamiento es muy inusual, pero como indicó Barr en la rueda de prensa, «Estados Unidos no reconoce a Maduro como presidente de Venezuela».

Estados Unidos y otros 60 países no reconocen a Maduro como presidente de Venezuela por considerar fraudulenta su reelección en 2018 y ven al líder opositor Juan Guaidó como el líder interino de la nación sudamericana.

Pero el desconomiento a Maduro no es la postura mayoritaria entre los cerca de 200 países que integran la Organización de Naciones Unidas. Naciones de gran influencia como China y Rusia no reconocen a Guaidó, lo cual ha impedido a organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial a adoptar esa postura formalmente.

Los cuerpos de seguridad venezolanos permanecen leales a Maduro, por lo que ha logrado conservar el control sobre el territorio venezolano y sus fronteras.

Un precedente similar en la región fue cuando en 1988 los fiscales federales de Miami acusaron al general panameño Manuel Noriega por cargos de narcotráfico. No era jefe de estado, aunque manejaba el poder desde la Comandancia de las Fuerzas Armadas. Noriega fue capturado en enero de 1990 durante la invasión militar de Panamá y luego fue declarado culpable al final de un juicio. Falleció en Miami en 2017.

El año pasado Estados Unidos congeló los bienes venezolanos en Estados Unidos y anunció sanciones a la empresa estatal de petróleo PDVSA. La administración Trump retiró el reconocimiento oficial a Maduro como presidente de Venezuela y respaldó formalmente al líder de la oposición, Juan Guaidó, como gobernante legítimo de la nación.

La economía de Venezuela se ha derrumbado durante el mandato de Maduro, provocando el éxodo de al menos cinco millones de venezolanos.

El Departamento de Justicia ya ha presentado varios casos de corrupción contra altos funcionarios del gobierno venezolano, incluido el ex Tesorero Nacional, Alejandro Andrade; ejecutivos de PDVSA y empresarios, algunos con propreidades lujosas en Estados Unidos.

La crisis del coronavirus

Cuando se le preguntó sobre la oportunidad del anuncio, dado el brote de covid-19, Barr dijo que la acusación había estado «en proceso durante mucho tiempo. Podríamos haber ido un poco antes». Agregó: «Es hora de denunciar a este régimen por lo que es».

Barr fue más allá y dijo que pensaba que «este es un buen momento porque el pueblo de Venezuela está sufriendo … La mejor manera en que podemos ayudar al país en este momento es librar al país de esta camarilla corrupta».

Algunos funcionarios extranjeros y grupos de derechos humanos han pedido a la administración Trump que alivie las sanciones económicas por considerar que podrían contribuir a la pandemia de coronavirus.

La idea ha ganado el apoyo de destacados izquierdistas en los Estados Unidos, incluido el candidato presidencial demócrata Bernie Sanders.

«Es absolutamente desmesurado mantener las sanciones en este momento», dijo a AP Jeffrey Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia. «La única cosa moral, sensata y legal que se puede hacer es detener la locura que está paralizando los sistemas de salud de otros países», agregó.

Las compañías estadounidenses enfrentan desde hace casi dos años una prohibición de hacer negocios con Venezuela después de que la administración Trump lanzó una campaña para destituir a Maduro por corrupción pública masiva y acusaciones de fraude en su reelección de 2018.

Las autoridades estadounidenses han hecho a un lado las críticas, diciendo que las sanciones permiten la entrega de alimentos y medicinas. Pero la mayoría de los expertos dicen que las sanciones tienen el efecto de crear gran desconfianza en las empresas occidentales para continuar haciendo negocios el gobierno de Maduro.

AFP

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, anunció este jueves la presentación de cargos criminales por narcotráfico contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

En rueda de prensa, Barr añadió que la denuncia incluye cargos de lavado de dinero y tráfico de drogas.

Además de contra Maduro, que ya contaba con sanciones individuales, Barr también presentó cargos contra otros miembros y exmiembros del Estado venezolano.

La medida supone profundizar la presión de Washington para forzar la salida del poder de Maduro, al que califica como gobernante «ilegítimo» y «dictador» y al que ahora considera también como líder de un cartel de drogas en colaboración con la guerrilla colombiana de las FARC.

Según reporta la agencia Reuters , el ministro de Industria de Venezuela, Tareck Zaidan El Aissami, también fue acusado este jueves de evadir las sanciones impuestas en febrero de 2017 al contratar empresas estadounidenses para reservar vuelos privados y de violar la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico.

Cada cargo conlleva una pena máxima de 30 años de prisión, señaló BBC.

La administración de Donald Trump designó a Venezuela como Estado patrocinador del terrorismo este jueves y presente cargos contra el asediado presidente, NicolásMaduro, según cinco fuentes familiarizadas con la situación, en un movimiento trascendental que marcará un punto bajo moderno en las relaciones entre EstadosUnidos y el fallido Estado socialista.

La designación coloca a Venezuela en compañía de solo otros cuatro países, Corea del Norte, Irán, Sudán y Siria, que han “brindado apoyo en repetidas ocasiones a actos de terrorismo internacional” y permitirán al gobierno de Estados Unidos implementar sanciones más paralizantes al régimen de Maduro.

La denuncia del mandatario venezolano coincidió con un operativo realizado por las autoridades colombianas que incautaron de un arsenal de armas automáticas cerca de la frontera entre ambos países.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció que existe un supuesto plan violento, que se teje desde «el poder» en Colombia y bajo las órdenes Washington, en una jornada en la que Bogotá informó de la incautación de un arsenal de armas automáticas cerca de la frontera entre ambos países.

«Un núcleo terrorista que se entrena en Riohacha (Colombia) que está compilando armas y dice que va a atacar a Venezuela en cualquier momento» denunció el presidente durante una declaración realizada el martes a la noche desde el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas.

Maduro precisó que informó que un sujeto, de nombre Jorge Molinares, confesó estos planes al ser detenido el lunes, cuando «se trasladaba de Barranquilla a Riohacha» con un «arsenal de armas» y «equipos tácticos de guerra» que le fueron decomisados por la Dirección de Contrainteligencia Militar venezolana.

«Todos esos fusiles», prosiguió Maduro, iban a ser entregados a otro sujeto, «alias Pantera», de quien se conocerán detalles hoy, cuando se prevé una comparecencia del ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, para explicar este asunto.

El gobernante se mostró «comprometido» a «defender la paz y la estabilidad de Venezuela en cualquier circunstancia», y consideró «miserable» que existan estos supuestos planes cuando el país atraviesa por una cuarentena que busca evitar la propagación del Covid-19.

La denuncia del mandatario venezolano coincidió con un operativo realizado por las autoridades colombianas que incautaron un arsenal de 26 fusiles de asalto AR-15 y accesorios de uso militaren el norte el país, informó la agencia de noticias EFE.

En el vehículo las autoridades también encontraron 30 miras láser, 37 visores nocturnos, ocho silenciadores, chalecos antibalas, cascos y otros elementos que fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la Nación.

En la operación fue capturado el conductor del vehículo, que según las autoridades se dirigía hacia el departamento de La Guajira, fronterizo con Venezuela.

La tensa relación entre ambos países se había distendido la última semana cuando los ministros de Salud de Colombia y Venezuela acordaron una estrategia conjunta, con ayuda de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para contener la pandemia en los más de 2.000 kilómetros de frontera común.

Este acercamiento, aunque virtual, fue el primero en más de un año debido a la negativa de Colombia, que hace parte del más de medio centenar de países que no reconocen a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, señaló Télam.

El ex presidente brasilero sostuvo que el diálogo es la única salida posible a la crisis venezolana, pero uno en el que Maduro esté presente.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva defendió al mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, y aseguró que «Europa y Estados Unidos no deberían haber reconocido a un farsante que se autoproclamó presidente», en relación al líder de la oposición venezolana Juan Guaidó, de quien dijo que «debería haber sido detenido».

«Cualquier impresentable se puede autoproclamar presidente», expresó Lula anoche durante una entrevista concedida al portal de noticias brasileño Uol mientras prosigue con su gira por Europa.

«Quien está tomando la iniciativa de hablar es Maduro, no Guaidó», insistió Lula, para quien el líder opositor «hasta intentó forzar que los americanos invadiesen Venezuela». 

«Él debería estar preso y Maduro es tan democrático que no lo detuvo cuando él se fue a Colombia a intentar instigar la invasión de Venezuela», enfatizó.

Lula manifestó que «en todos los países que no están bien» no se comete un golpe de Estado y denunció que las sanciones y el bloqueo económico contra Venezuela «matan inocentes», recogió la agencia de noticias Europa Press.

A su vez, sostuvo que el diálogo es la única salida posible a la crisis venezolana, pero uno en el que Maduro esté presente, pues «no tiene sentido establecer un acuerdo si no está en torno a una mesa de negociación con las personas que piensan a favor y en contra».

Durante la entrevista, Lula también abordó la actual crisis migratoria en Europa y resaltó que se trata de «un asunto muy difícil para la izquierda y muy fácil para la derecha».

«La izquierda intenta explicar por qué es preciso dejar entrar a los refugiados y migrantes que huyen de la guerra y de la pobreza de sus lugares de origen y la derecha es directa. No van a entrar porque nosotros queremos empleos para los italianos, para los suizos. Marginan al desgraciado del pobre, que a diferencia del capital no tiene pasaporte», evaluó.

Lula estuvo el martes en París, donde fue homenajeado y se le nombró ciudadano de honor de la capital francesa. 

En los próximos días, seguirá su ruta por Europa visitando Alemania y Suiza, señaló Télam.

Serán ejercicios por sorpresa, a cualquier hora y de manera permanente y pueden incluir a cientos de miles de miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la realización de ejercicios militares «por sorpresa, a cualquier hora y de manera permanente», en maniobras que pueden incluir a cientos de miles de miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), mientras que volvió a enfrascarse en una dura disputa verbal con su par estadounidense, Donald Trump.

«Anuncio que los ejercicios militares ‘Escudo Bolivariano 2020’ se van a mantener activos y vamos a sorprender. A partir de hoy no avisaremos el día del ejercicio militar ni la región», dijo el mandatario anoche durante una reunión con jefes militares, en la que ofreció un balance sobre maniobras realizadas el fin de semana.

Maduro, que apareció vestido de militar, explicó que «horas antes» de producirse estos ejercicios los jefes de batallones de la FANB y de la Milicia, conformada por civiles integrados en las Fuerzas Armadas, «serán orientados».

«Se trata de ejercicios que podrán empezar en las madrugadas y que serán debidamente informados a la ciudadanía», detalló.

Explicó que «por ejemplo, si se ordenasen maniobras sorpresivas a las dos de la mañana el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, aparecerá diciendo a los ciudadanos que el despliegue de tropas se debe a un ejercicio de determinadas características».

«Eso será permanente para tener la felicidad de la paz y la seguridad. Teniendo paz y seguridad todo es posible», enfatizó.

En otro momento de su alocución, reiteró que Trump quiere agredir militarmente a Venezuela, consignaron medios locales y las agencias de noticias EFE y Europa Press.

«Está pensando en terrorismo, en violencia, en invasiones, en guerra, en eso está pensando Donald Trump», alertó Maduro para luego aclarar que su gobierno está preparado para el combate.

«No queremos guerra, no queremos terrorismo, no queremos violencia, pero no le tenemos miedo a combatir con las armas en la mano para defender la paz, la integridad territorial y el futuro de Venezuela. No le tenemos miedo al combate militar y vamos a garantizar la paz», sentenció.

  Maduro respondió así a las advertencias de Trump, quien hace unas semanas aseguró tener un «plan» para Venezuela.

«Hace dos semanas dijo que iba a aplastar a Venezuela y ahora dice que él se encargará de Venezuela, es porque está pensando en terrorismo, en violencia, en invasiones, en guerra, en eso está pensando Donald Trump», denunció el líder chavista.

Maduro aseguró que a Trump lo convencieron «de que es fácil meterse en Venezuela» y que lo lograrían gracias a los «mercenarios» con los que cuenta Washington «en Colombia». En ese sentido, acusó a Trump de actuar «como si fuese un emperador» y Venezuela, «una colonia», informó Télam.

Es de carácter defensivo y en plena crisis política abierta por el enfrentamiento entre el mandatario y su rival, Juan Guaidó.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, inauguró hoy los ejercicios militares Escudo Bolivariano 2020, de carácter defensivo y en plena crisis política abierta por el enfrentamiento entre el mandatario y su rival, el presidente encargado proclamado por el parlamento Juan Guaidó.

«Iniciamos el Ejercicio Escudo Bolivariano 2020, con el despliegue de nuestra gloriosa Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en unión Cívico Militar, con más de 2.300.000 combatientes movilizados para defender la integridad territorial, la independencia y la soberanía nacional. ¡Preservaremos la Paz!», proclamó Maduro en Twitter.

El Ejército también celebró la actividad y marcó su alineamiento con el gobierno chavista en un comunicado en el que marcó que «en unión cívico militar la FANB siempre consecuente y activa, demuestra su máximo nivel de Apresto Operacional en la Defensa Integral de la Nación. ¡Leales siempre! ¡Traidores nunca!»

Iniciamos el Ejercicio Escudo Bolivariano 2020, con el despliegue de nuestra gloriosa FANB en unión Cívico Militar, con más de 2 millones 300 mil combatientes movilizados para defender la integridad territorial, la independencia y la soberanía nacional. ¡Preservaremos la Paz!

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, confirmó que los ejercicios comprenden el despliegue del Ejército en todo el territorio nacional, reseñó la agencia de noticias Europa Press.

«Con el Ejercicio Militar Escudo Bolivariano 2020 continuamos desplegados en cada buque, en cada puesto fronterizo, en todo el espacio aéreo, en cada ciudad, en cada calle; determinados por el amor a defender la Patria. ¡Vamos soldados, vamos milicianos, vamos pueblo! ¡Venceremos!», manifestó el ministro.

El 8 de enero, Maduro describió estos ensayos como unos ejercicios militares especiales, mediante los cuales desplegarán el sistema de armas y de todas las fuerzas de la FANB hoy y mañana.

Los ejercicios se ejecutarán en las ciudades de Caracas, Maracay (estado Aragua, en el norte), Valencia (estado Carabobo, en el centro), Barquisimeto (estado Lara, en el oeste) y Maracaibo (estado Zulia, también en el oeste).

El jefe de Estado aseguró que los ejercicios militares no solo servirán para prepararse para hacer frente a las agresiones de Estados Unidos o Colombia, sino para responder a las mafias implicadas en el contrabando de combustible hacia países vecinos, señaló Télam.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro , reveló hoy que se puso en contacto con los gobiernos de la Argentina, España, México, Panamá y Rusia para trasladarles su propuesta de crear un grupo de «países amigos» que se encargue de favorecer el diálogo en el país caribeño.

«Es público y notorio que nosotros le hemos propuesto al gobierno argentino oficialmente que participe de un conjunto de gestiones y acciones para ayudar al diálogo nacional de Venezuela», dijo Maduro en una conferencia de prensa en el Palacio de Miraflores, al ser consultado sobre la postura del presidente Alberto Fernández respecto de Venezuela.

El mandatario señaló que su intención es «conformar un grupo de países amigos que favorezca el proceso de diálogo antes, durante y después» de las elecciones parlamentarias previstas para este año, y subrayó la importancia de que el diálogo se produzca antes de los comicios, para lograr un Consejo Nacional Electoral (CNE) «de consenso». La oposición rechaza la composición actual del organismo electoral dominado por personas afines al chavismo.

Asimismo, Maduro sostuvo que dicho proceso «debería conocer todas las acciones ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) para exigir el cese de todas las medidas coercitivas contra Venezuela por parte del Gobierno de Estados Unidos», en referencia a la denuncia presentada anteayer por su ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, ante el TPI por supuestos crímenes de lesa humanidad propiciados por las sanciones de Estados Unidos contra el país, que considera «ilegales».

Reunión secreta

Maduro también se refirió al encuentro que protagonizaron la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, y el ministro de Transportes de España, José Luis Ábalos, el mes pasado en el aeropuerto internacional de Madrid, del cual se desconoce el contenido.

«Eso es secreto de Delcy, ella no me ha contado ese secreto, qué habló con Ábalos», dijo Maduro con una sonrisa en una conferencia de prensa en el Palacio de Miraflores. En España «han hecho una novela (…), el ‘Delcygate’. Siempre con la idea de perjudicar a Venezuela, una campaña permanente en España contra Venezuela», agregó Maduro, que precisó que Rodríguez emprendió una gira internacional «normal».

El acontecimiento provocó un fuerte rechazo de los partidos opositores al gobierno de Pedro Sánchez, que aludieron a la medida que impuso la Unión Europea (UE) para restringir el tránsito de Rodríguez y otros funcionarios del régimen chavista dentro de su territorio, a mediados de 2018.

La polémica se conoció días antes de una visita de Guaidó a España, uno de los países que lo reconocen como el legítimo líder de Venezuela. Por su parte, Ábalos, presionado por la oposición, dio distintas versiones sobre lo ocurrido en el aeropuerto.

Advertencia a Guaidó

Por otro lado, el presidente afirmó que el líder opositor Juan Guaidó -que desafió una orden judicial al salir del país el mes pasado- no fue detenido por las autoridades porque los tribunales no lo ordenaron, pero advirtió que ese día «llegará».

«El día que los tribunales de la república den el mandato de detener a […] Guaidó, por todos los delitos cometidos, ese día va la cárcel», sentenció el dirigente socialista.

España, junto a la mayoría de los países de la UE, no considera legítimo al gobierno de Maduro y reconoce en su lugar al opositor, Juan Guaidó, como presidente de Venezuela.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, autorizó el miércoles a las compañías locales emitir títulos valores en moneda extranjera, en medio de la relajación de los estrictos controles a la economía.

El anuncio se produce inmediatamente después que la empresa Ron Santa Teresa vendiera acciones como una forma de buscar financiamiento, tras la inesperada flexibilización de las regulaciones que por años cercaron a la industria.

“Lo otro importante que me proponen sería la autorización normativa y legal para que las empresas del país puedan emitir títulos de valor en moneda extranjera para su financiamiento y autofinanciamiento !Aprobado!”, dijo Maduro en un acto con empresarios transmitido por la televisión estatal.

Ejecutivos de Ron Santa Teresa y de la empresa Fondo de Valores Inmobiliarios dijeron recientemente que la liberación que registra la economía venezolana difícilmente pueda revertirse y consideran que en el país petrolero hay un giro económico similar al de China y Rusia.

Los líderes de esas empresas, que forman parte de un grupo que se define como “optimistas anónimos” y en el que están ejecutivos e inversores, señalaron que buscaban persuadir a las autoridades para que permitieran a las compañías locales emitir acciones en divisas, porque estiman que hay industrias con potencial para crecer y vender títulos.

El año pasado, el gobierno de Maduro flexibilizó los controles a la economía, lo que ha generado transacciones en divisas que hoy alimentan el libre comercio local en medio de la severa crisis y las sanciones de Estados Unidos, sin embargo, las leyes regulatorias aún siguen vigentes.

Ante las mayores operaciones en moneda extranjera, al menos media docena de bancos locales ya comenzaron a custodiar en sus bóvedas una porción de esos millones de dólares y euros en efectivo que están acumulando empresas y comercios.