Tag

Macrismo

Browsing

El gobierno de Mauricio Macri tiene dos prioridades extractivas en el país: Vaca Muerta y la minería. No cesa en su intento de quebrar la vigencia de la legislación que prohíbe la minería en Chubut y sigue mostrando las «potencialidades» de los yacimientos Navidad y Suyai, además de los de uranio.

Mauricio Macri ofreció en Canadá la explotación minera del yacimiento Suyai (Esquel) y ahora aparece en catastro minero provincial según lo hizo público el sitio No a la Mina, que denunció que “solo falta calcular cuánto se necesita para comprar algunas voluntades y modificar una ley que prohíbe la megaminería a cielo abierto desde hace 16 años”.

En la reciente publicación denominada “Agregan a Chubut al catastro minero unificado”, el No a la Mina denunció que “Pese a la ley que prohíbe la megaminería en Chubut, incluyeron a la provincia en el Catastro Minero Unificado que provee la Secretaría de Política Minera, dependiente del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.

Según informa el portal de noticias El Extremo Sur, allí aparecen las solicitudes de cateos y exploración, así como los proyectos mineros en sus diferentes estados o discriminados según el mineral. También se les ofrece a las empresas mineras información sobre infraestructura, establecimientos educativos y “comunidades de pueblos originarios”.

QUEBRAR LA RESISTENCIA

La avanzada minera macrista se propone quebrar la resistencia minera chubutense, busca todos los resquicios posibles para gambetear la legislación que prohíbe la actividad en la provincia. Ya embistió de todas las maneras posibles para lograr algo de licencia social, pero hasta el momento no consiguió hacer avanzar ninguno de sus ambiciosos intentos.

La sociedad chubutense en su mayoría rechaza las explotaciones mineras en la provincia. El resquicio se abrió desde distintos sectores políticos. El gobernador Mariano Arcioni aparece a la cabeza de las estrategias que buscan una aprobación, pero buena parte de la oposición está en sintonía con el oficialismo.

El gobierno provincial aceptó el desembarco de funcionarios nacionales para impulsar la minería en la Meseta Central. Sin embargo, ese posicionamiento no resultaba rentable en materia electoral y los candidatos prefirieron guardar su coincidencia con el macrismo para evitar cualquier tipo de pérdida de votos.

El lobby pro minero sigue hiperactivo, pero se topó con la misma resistencia mayoritaria que en marzo de 2003 se le paró de manos a la avanzada minera.

Agazapado, violando las leyes que deniegan la minería en Chubut, y acompañando al empresariado que busca quebrantar la férrea voluntad popular -que desde Esquel se proyectó como un ejemplo de resistencia dentro y fuera del país- el macrismo sigue impulsando el desarrollo minero en la provincia. De allí que haya incluido los proyectos Navidad, Suyai y los de uranio en el catastro minero y mantenga la misma tesitura de prepotencia, como cuando los ofertó en la feria mundial de minería efectuada en Canadá el año pasado.

NUEVAS ESTRATEGIAS

Y MAS RECURSOS

“La avanzada megaminera del gobierno nacional se encuentra con el rechazo de las poblaciones que se verán afectadas. Es por ello que la cuestionada actividad debe repensarse continuamente y buscar estrategias para intentar doblegar las resistencias. Cada vez son más los recursos que las empresas destinan para buscar la necesaria licencia social, sin la cual pueden ver frustrados sus intentos de saqueo como ya han demostrado numerosos pueblos de Argentina y Latinoamérica”, sintetizó el artículo de No a la Mina.

Los ambientalistas expresaron que el macrismo sumó este año a la Argentina en la “Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas” (EITI por sus siglas en inglés), que se autodefine como un estándar global para promover la gestión abierta y responsable de los recursos petroleros, gasíferos y mineros.

La novedad es que el Estado Nacional se propone como garante de esta transparencia. Es por ello que tras la inclusión este año de nuestro país como miembro, la Secretaría de Minería lanzó el Catastro Minero Unificado, junto a la Oficina Anticorrupción. Se puede encontrar en el flamante sitio web del “Centro de Información Minera de Argentina” y ofrece datos sobre las empresas, los precios, los tratados internacionales, las leyes y los proyectos mineros.

“La información geográfica se ofrece cargada sobre una imagen satelital, en la que se pueden elegir las distintas capas con información de interés. Se puede tildar la opción del padrón de establecimientos mineros, así como discriminar los proyectos según su estado o bien por mineral. La Secretaría de Minería no discrimina en provincias mineras o aquellas que prohíben la actividad: Mendoza estuvo desde el comienzo y recientemente sumaron a la provincia del Chubut.

Así, por ejemplo, aparece el Proyecto Suyai (Cordón Esquel-Yamana Gold), el Proyecto Navidad (norte de la meseta chubutense-Pan American Silver) y cuatro proyectos de uranio. Estos proyectos, cuando se los busca según su estado, aparecen como en Evaluación Económica: solo falta calcular cuánto se necesita para comprar algunas voluntades y modificar una ley que prohíbe la megaminería a cielo abierto desde hace 16 años”, denunció No a la Mina.

El Patagónico

La elección de Carlos Caserio (Córdoba) como nuevo jefe de los senadores peronistas obró como un bálsamo en un bloque que había quedado totalmente desconcertado tras la abrupta partida de Miguel Pichetto . Sin embargo, la decisión adoptada ayer es provisional y apenas si alcanza para disimular las fuertes diferencias que atraviesan al PJ en la Cámara alta.

Las divisiones en el peronismo son de tal magnitud que, según pudo saber LA NACION de fuentes confiables, la elección de Caserio no se alcanzó por consenso como se informó de manera oficial, sino que se trató de una pulseada política entre dos candidatos que se resolvió en una cerrada votación.

En esa compulsa, el cordobés terminó imponiéndose por 7 a 5 al formoseño José Mayans, quien también tenía pretensiones de presidir la bancada peronista de la Cámara alta. El entrerriano Pedro Guastavino terció en la votación al recibir el apoyo de dos de sus compañeros.

Para más detalle, al menos dos senadores confirmaron que la votación estuvo a punto de hacerse de manera secreta, al extremo de que se llegaron a repartir papeles para que los senadores pusieran el nombre de su candidato. El sistema terminó descartándose luego de la intervención de un senador que pidió votar «a viva voz». «Cómo vamos a votar de manera secreta, como si tuviéramos desconfianza entre nosotros», fue la frase con la que hizo entrar en razones a sus compañeros de bancada.

Así fue como uno a uno 14 de los 17 legisladores presentes -los tres postulados no emitieron opinión-, fueron anunciando su apoyo.

A favor de Caserio lo hicieron los sanjuaninos Rubén Uñac y Cristina López Valderde, los chubutenses Alfredo Luenzo y Mario Pais; Inés Blas (Catamarca) y Omar Perotti (Santa Fe).

Mayans, en tanto, recibió el voto de su coterránea, María Teresa González y de los fueguinos Julio Catalán Magni y José Ojeda, y los pampeanos Daniel Lovera y Norma Durango. Rodolfo Urtubey (Salta) y Sigrid Kunath (Entre Ríos) apoyaron a Guastavino para la jefatura de bloque.

El detalle de la votación muestra de alguna manera cuál es el mapa que muestra el peronismo en la actualidad. Los votos de Mayans son de las provincias que nunca disimularon su alineamiento detrás de la conducción de Cristina Kirchner , como formoseños y fueguinos; y de aquellos dirigentes que, como el gobernador Carlos Verna (La Pampa), han decidido supeditar sus viejas cuentas pendientes con la expresidenta en aras de la unidad del PJ y del más pragmático objetivo de lograr el regreso del peronismo al poder.

Del otro lado, el apoyo a Caserio expresa a aquellos dirigentes que sin jugar en contra de la fórmula presidencial kirchnerista mantienen cierto nivel crítico al estilo de conducción de la expresidenta y, sobre todo, apuestan a preservarse de cara al futuro que los espera.

Es el caso de los sanjuaninos, que responden al gobernador Sergio Uñac, uno de los peronistas que ya tienen la mira puesta en 2023; y de Perotti, flamante gobernador electo de Santa Fe y a quien le conviene mantener un delicado equilibrio hasta saber quién será su interlocutor en la Casa Rosada después de diciembre.

No sólo los votos expresan la división del peronismo. Incluso las ausencias en la reunión de ayer también dejan al descubierto el mosaico de posturas que es el PJ desde la derrota electoral de 2015.

Así, el faltazo de Carlos Espínola (Corrientes) fue leído por muchos de sus compañeros como una señal más de que ha abandonado el bloque para seguir los pasos de Pichetto. En un breve diálogo con LA NACION, el correntino rechazó esa lectura y ratificó, de momento, su pertenencia a la bancada.

El chaqueño Eduardo Aguilar, que también faltó, se pronunció hoy a favor de la fórmula encabezada por Roberto Lavagna , sumándose así al sub-bloque en el PJ que apoya al economista integrado, además, por Urtubey y Dalmacio Mera (Catamarca), que tampoco participó de la reunión de bloque de ayer.

Todas estas diferencias lograron quedar disimuladas por Pichetto y su personalísimo estilo de conducción de la bancada, el cual la gran mayoría de los senadores peronistas aceptaron por comodidad política.

Desde hace tres semanas, ése dique que contenía las diferencias y peleas internas ya no está. «Los melones se van a acomodar en el camión después de las elecciones», graficó la situación un senador peronista muy afecto a las comparaciones sencillas y campechanas para explicar la política interna de su partido.

Por: Gustavo Ybarra – La Nación

Lo que era un secreto a voces ahora es una certeza: el macrismo inaugura la campaña a través de WhatsApp y apunta a los grupos de «padres y madres del colegio».

La estrategia la terminó de develar Federico Morales, un funcionario del riñón de Marcos Peña que es resistido por los sectores más políticos del PRO y que se encarga de parte de la logística de la campaña macrista. Morales reunió hace una semana a colaboradores y funcionarios de todos los ministerios nacionales en el subsuelo de las oficinas partidarias de la calle Balcarce, a cuatro cuadras de la Casa Rosada.

Acompañado por Lucía Aboud, otra funcionaria de extrema confianza de Peña, Morales trazó una radiografía de las bases de datos con las que cuenta el PRO, dio una visión bastante optimista de la carrera electoral -una constante en los despachos de la Jefatura de Gabinete, a pesar de la crisis política y económica que atraviesa al Gobierno- y avisó que, este año, la campaña se basará principalmente en las intervenciones en WhatsApp. Los funcionarios y asesores ministeriales -poco más de cuarenta- se fueron del encuentro con una batería de inquietudes por la implementación de la estrategia.

Morales habló de detectar «indecisos», de «armar una red de personas» e intervenir en «los grupos» con material de gestión. Hay funcionarios asignados en cada ministerio que harán de nexo con el equipo de campaña. «Estrategia nacional de campaña 2019», resaltaba la pantalla gigante del subsuelo en la que se desarrolló la reunión, en la tarde del pasado jueves 25.

Un rato antes de ese encuentro había sido el turno de Jaime Durán Barba, que hizo una presentación para dirigentes partidarios.

El consultor ecuatoriano y Joaquín Molla, el publicista de la Casa Rosada que pasa buena parte de sus días en los Estados Unidos, son dos de los cerebros que también están detrás de la estrategia.

Durán Barba es un fanático de estos temas, aunque no tiene una buena relación con la tecnología. El ecuatoriano, que suele relatar historias extravagantes, contó hace tiempo a los funcionarios de confianza del Gobierno que alguna vez olvidó por unas cuantas horas su teléfono celular dentro de la heladera.

Es la primera campaña del macrismo a cargo del gobierno nacional, y las estrategias que estudian en las oficinas de Balcarce apuntan a que no sea la última. Todos los «fierros» del oficialismo están abocados a la reelección de Mauricio Macri, cuya popularidad está seriamente dañada por la crisis económica.

El macrismo, de hecho, ya oficializó entre sus dirigentes que dio de baja los tradicionales timbreos por el creciente mal humor social. Hay distritos que aún los mantienen, pero la actividad como estrategia nacional, que coordinaba Morales, fue desactivada.

El último timbreo de Macri, por caso, fue hace casi ocho meses, en septiembre del año pasado, tras la crisis cambiaria que lo obligó a recortar su gabinete y echar a Mario Quintana para preservar a Peña, su funcionario de mayor influencia. La gobernadora María Eugenia Vidal tocó timbre hasta noviembre del 2018. La crisis en el Conurbano bonaerense se recrudeció hacia fin de año.

En las últimas semanas, Vidal implementó una nueva modalidad de «actividad de cercanía», como la llaman en el PRO, que imitó de Horacio Rodríguez Larreta: cada semana se reúne con una treintena de vecinos «desencantados» de los municipios del conurbano gobernados por Cambiemos. Escucha reclamos sobre la crisis económica y ensaya respuestas de gestión.

En el caso de la nueva estrategia de campaña, el Gobierno busca capitalizar sus mensajes a través de la penetración en el servicio de mensajería WhatsApp, que predomina en las 40 millones de líneas activas que hay en el país. Si bien seguirá en redes, el PRO ya no hará tanto hincapié, por ejemplo, en Facebook, que fue la vedette de las últimas campañas.

El puntapié inicial, sin embargo, lo dio el jefe de Gobierno porteño. En estos días, los funcionarios de la Ciudad recibieron un mensaje con la nueva modalidad.

«Se vienen las elecciones y todos podemos dar una mano para que Horacio siga transformando la Ciudad. Esta campaña va a estar muy enfocada en WhatsApp», resalta el mensaje.

«Te pedimos por favor que agendes nuestro número (¡si no lo agendás no te van a llegar nuestros mensajes!). Muy pronto vamos a comenzar a pasarte videos, stickers, imágenes, audios y textos con los temas de tu barrio y de tu interés», sigue.

Y termina: «La idea es que los compartas con tus grupos de WhatsApp, tu familia, tus vecinos, el grupo de padres y madres del colegio».

 

 

 

Infobae

Como consecuencia de las políticas del Gobierno que destruyeron el consumo y ante los fuertes gastos que afrontan los comerciantes, durante el último bimestre del 2018 se registró una importante alza de locales desocupados en las principales zonas comerciales respecto a igual mes del 2017.

Durante el último bimestre del 2018 se registró un aumento del 57 por ciento en la cantidad de locales vacíos en la Ciudad de Buenos Aires respecto a igual período de 2017, según el informe de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

Como consecuencia de la recesión, la caída del consumo y los enormes gastos que implican la mantención de un comercio, durante noviembre y diciembre la cantidad de unidades sin actividad (ya sea en venta, alquiler, clausurados o cerrados) en las más importantes zonas comerciales de Capital trepó un 11,8 por ciento en comparación con el bimestre anterior.

Durante el bimestre pasado se constató que había 255 locales ociosos en las áreas relevadas de la Ciudad, contra 228 del anterior. Pero en el sexto bimestre de 2017 los locales vacíos eran 162.

Portal de Noticias

En el marco de los anuncios efectuados por el presidente, Mauricio Macri, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, compartió un mensaje de apoyo en su cuenta de Twitter.

«Fuerza presidente Mauricio Macri. La Coalición Cívica lo apoya, apoyando a la República, no es época de tibios ni de cobarde», escribió la líder de la Coalición Cívica, quien en estos últimos días pronunció fuertes declaraciones en relación a los cambios dentro del Gabinete.

Durante el domingo pasado, la legisladora afirmó «no se toca el programa del campo de disminución de retenciones», al tiempo que expresó su completo apoyo a los vicejefes de gobierno: «Los mejores funcionarios son Quintana y Lopetegui». «Yo sostengo a la República, al Presidente, a su equipo y no pido cargos», sentenció en otro mensaje.

En un contexto de crisis económica y política, el Presidente grabó un mensaje en el cual afirmó que el país «está en emergencia», confirmó la reducción del gabinete y una serie de medidas económicas para lograr el equilibrio fiscal.

 

 

El Destape Web