Tag

Lula

Browsing

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva arrojará la toalla en su batalla legal para postularse para las elecciones del 7 de octubre y permitirá que el Partido de los Trabajadores anuncie a Fernando Haddad como candidato.

Lula esperaba que el Tribunal Supremo acordara una apelación para tener más tiempo para cambiar la candidatura del Partido de los Trabajadores (PT) después de que la principal corte electoral de Brasil le prohibiera la carrera por una condena por corrupción y le dio 10 días para eliminar su nombre de las listas.

Dos fuentes conocedoras de la decisión de Lula dijeron que Haddad se convertirá en el candidato oficial con un anuncio frente a la sede de la Policía Federal en la ciudad sureña de Curitiba donde el icono de la izquierda permanece encarcelado desde abril, cumpliendo una sentencia de 12 años por recibir sobornos.

A pesar de las apelaciones pendientes ante el Tribunal Supremo, Lula ha decidido que es hora de pasarle el relevo a Haddad en el plazo establecido por el tribunal y no correr el riesgo de que el tribunal electoral anulara los votos del partido.

Lula fue presidente entre 2003 y 2010 y sigue siendo, con mucho, el político más popular de Brasil. Pero él no es elegible para el cargo bajo la ley brasileña “Clean Slate”, que prohíbe a los candidatos postularse si tienen condenas que se han confirmado en apelación.

La estrategia de Lula ha sido mantener viva su candidatura el mayor tiempo posible, y luego trabajar para transferir su apoyo a Haddad, que apenas es conocido en muchas partes de Brasil.

 

 

El Sol

El Tribunal Superior Electoral de Brasil votó el viernes en contra de que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva se postule a los comicios presidenciales de octubre a pesar de que encabeza las encuestas, fallo que agrega incertidumbre a una contienda en la que ya no hay un claro favorito.

En una sesión que se extendió hasta la madrugada del sábado, los jueces sufragaron 6-1 en contra del alguna vez enormemente popular presidente, que está encarcelado por una condena de corrupción que considera una farsa.

El izquierdista Partido de los Trabajadores de Lula emitió un comunicado en el que afirma que apelará, pero parece haber pocas probabilidades de que tenga éxito. Aparentemente eso dejaría el destino del partido en manos de su actual candidato a vicepresidente Fernando Haddad, un exalcalde de Sao Paulo que hasta ahora ha registrado un solo dígito en las encuestas y tendría que apoyarse en el carisma de Lula para poder ganar.

El juez del Supremo Tribunal Federal Luis Roberto Barroso emitió el primer voto contra Lula, diciendo que el fallo fue “muy simple” porque la ley prohíbe la participación de candidatos cuya declaración de culpabilidad ha sido refrendada por una corte de apelaciones.

“Aquí no hay margen para que el tribunal electoral haga ninguna otra evaluación salvo la que muestra que hay una declaración de culpabilidad, y esa condena afecta los requisitos del candidato para poder participar”, señaló Barroso.

El juez Edson Fachin no estuvo de acuerdo, y mencionó una exhortación reciente de una comisión de derechos humanos de las Naciones Unidas para que se permitiera que Lula se postulara mientras sigue apelando su declaración de culpabilidad.

Incluso mientras los jueces debatían, el Partido de los Trabajadores difundió anuncios en las redes sociales protagonizados por Lula, apegándose a una estrategia de mantener al expresidente a la vista del público lo más posible.

Lula, exlíder sindical de 72 años, fue el mandatario de Brasil durante un período de auge de 2003 a 2010, promoviendo políticas sociales que sacaron a millones de personas de la pobreza. El expresidente estadounidense Barack Obama lo llamó alguna vez “el político más popular de la Tierra”.

Pero Lula y su partido han perdido mucho de ese atractivo en los últimos años debido a un desplome económico durante el gobierno de Dilma Rousseff, la sucesora que él eligió, y una amplia pesquisa anticorrupción en la que se han visto involucrados muchos altos empresarios y políticos, incluido el mismo Lula.

El expresidente cumple una sentencia de 12 años por corrupción y lavado de dinero tras ser declarado culpable de favorecer a la compañía constructora Grupo OAS a cambio de que le prometiera darle un apartamento en la playa.

Barroso dijo que el Partido de los Trabajadores debería reemplazar a Lula en un plazo de 10 días, y que él no debería aparecer como candidato presidencial en el tiempo gratuito que se les concede a los partidos políticos en la televisión y radiodifusoras nacionales a partir del sábado.

En un comunicado el viernes por la noche, el Partido de los Trabajadores dijo que apelará el fallo del Tribunal Electoral, de la misma forma en que Lula lucha para revocar su condena por corrupción.

Con Lula fuera de la contienda, se espera que Haddad ocupe su lugar en la postulación del Partido de los Trabajadores. Las encuestas muestran un apoyo tibio a la postulación de Haddad, pero el partido espera que la popularidad de Lula pueda impulsar las aspiraciones del exalcalde.

Haddad visitará el sábado Garanhuns, una ciudad en el empobrecido noreste de Brasil donde Lula nació.

 

Los Andes

Luiz Inácio Lula da Silva y Jair Bolsonaro se ubicaron primero y segundo en una encuesta publicada hoy, donde el candidato favorito del mercado, Geraldo Alckmin, apareció en cuarto lugar lo que hizo subir el precio del dólar.

A menos de dos meses de las elecciones del 7 de octubre, el exmandatario Lula da Silva cuenta con el 37,7 por ciento de las intenciones de voto, de acuerdo con un sondeo de la consultora MDA contratado por la Confederación Nacional del Transporte (CNT).

Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), está detenido desde el 7 de abril en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba donde cumple una condena de doce años y un mes por corrupción y lavado de dinero en la causa Lava Jato. El capitán retirado del Ejército Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), obtuvo el 18,8 por ciento y Marina Silva, de la Red de Sustentabilidad (Red), se ubicó tercera con el 5,6 por ciento.

En esa encuesta se confirmó la tendencia observada por los otros sondeos a cargo de diversas consultoras desde el inicio del año con Lula y Bolsonaro como favoritos. Respecto del sondeo realizado por MDA en mayo pasado, Lula avanzó el 5,3 por ciento mientras la medición Bolsonaro tuvo un crecimiento del 2,1 por ciento.

La consulta divulgada hoy ubicó que en el quinto lugar, con el 4,9 por ciento, al exgobernador de San Pablo Alckmin, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), y en el sexto, con el 4,1 por ciento, a Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT).

El PT presentó la fórmula Lula presidente, Fernando Haddad vice, el miércoles pasado ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) (TSE), en Brasilia. La mayoría de los analistas y dirigentes políticos, incluso algunos del PT, consideran improbable que el TSE autorice la candidatura de Lula que violó la Ley de la Ficha Limpia.

Esa norma establece que ningún ciudadano puede ser candidato si pesa contra él una sentencia en segunda instancia, que es el caso de Lula. Ya se presentaron siete pedidos de impugnación contra el postulante del PT, uno de ellos promovido por la procuradora general de la República, Raquel Dodge.

Si Lula no participa Fernando Haddad, ex alcalde de San Pablo, se convertirá en el candidato presidencial del PT. La encuesta de MDA indicó que Haddad obtendrá el 17 por ciento de los votos potenciales de Lula, si éste queda afuera de la disputa. Mientras que el 11,9 por ciento de los que escogerían a Lula emigrarán a Marina Silva si el líder del PT no compite el 7 de octubre.

El sondeo de MDA fue recibido con preocupación por los inversores privados que, en un buen número, apuestan a Alckmin por entender que es el candidato que dará continuidad a las reformas iniciadas por el presidente Michel Temer.

Alckmin prometió que mantendrá las reforma previsional y laboral, sancionadas por el actual gobierno así como el techo al gasto público. El reflejo de la preocupación de los privados fue que el dólar llegó a venderse hoy a 3,95 reales, en lo que fue su cuarto día consecutivo de valorización en el mercado de cambio de San Pablo. “La incertidumbre electoral afecta a los mercados y el dólar toca los 3,95 reales”, tituló el portal del diario Valor Económico.

 

 

El Intransigente

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas reclamó al gobierno de Michel Temer que efectivice la autorización al ex presidente Lula da Silva para realizar campaña desde la prisión, como candidato a las elecciones presidenciales del 7 de octubre en Brasil.

“Es una decisión de efecto inmediato y obligatoria”, indicó al diario Folha Paulo Sergio Pinheiro, titular de la comisión de la ONU que investiga la situación de los derechos humanos en Siria. Sin embargo, la Cancillería brasileña emitió un comunicado donde señala que el pronunciamiento del Comité tiene apenas “carácter de recomendación” y “no posee efecto jurídico vinculante”.

Según Itamaraty, la comisión es “un órgano de supervisión del Pacto de Derechos Civiles y Políticos”, integrado por peritos y no por países. Añadió, además, que “Brasil es fiel cumplidor del Pacto de Derechos Civiles y Políticos” que suscribió, para subrayar que el gobierno “implementa en forma puntillosa la independencia del poder judicial”. Quien también habló sobre la resolución de las Naciones Unidas fue el ministro de Justicia Torcuato Jardim. Sostuvo que la determinación la ONU es “una intromisión política e ideológica indebida en un tema técnico-legal”.

La Comisión de Derechos Humanos “es el órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, que Brasil firmó en 1986, bajo el gobierno de José Sarney. En esa condición se basó el comité para “requerir al Estado brasileño que tome todas las medidas necesarias para garantizar al ex presidente el disfrute y el ejercicio de sus derechos políticos mismo dentro de la prisión, como candidato a las elecciones presidenciales de 2018”.

Pide también que se incluya “el acceso apropiado a los medios de comunicación y a dirigentes de su partido político”. Esos son los derechos que asisten a Lula hasta tanto se analice y se dictamine respecto de todos los recursos que fueron presentados contra las condenas de primera y de segunda instancia.

Según indicó Pinheiro, la decisión que adoptó la ONU “es el resultado de un largo proceso de informaciones. Esta medida era de esperar”. Dijo también que el no cumplimiento de la decisión por parte del gobierno de Brasil implicará una “sanción moral y una mala fama internacional”. Para evitar estos percances, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil deberá cursar al gobierno federal la nota de la ONU y luego informar de la misma al Tribunal Superior Electoral y a la Corte Suprema de Justicia.

La postulación del ex presidente Lula para un nuevo gobierno brasileño fue presentada el miércoles en la corte electoral en Brasilia. Y, de acuerdo con una ley votada en 2010, el ex mandatario no tendría condiciones para continuar en carrera debido a que tiene una sentencia en contra en segunda instancia, por un tribunal de Porto Alegre.

Pese a carecer, según la Cancillería brasileña de “vínculos jurídicos”, el ministerio resolvió encaminar la resolución al poder judicial. El ministro de Justicia, Jardim, insistió que la medida “no tiene ninguna relevancia”, lo que indica una postura en ese sentido del propio presidente Michel Temer. El funcionario, que es también jurista, insistió en la tesis de la “manipulación política” por parte de la organización internacional: “Es la manipulación sectaria que se permite la ONU”. Dada la complejidad de la situación, que creó la detención del ex jefe de Estado (por un caso de corrupción vinculado a la supuesta propiedad de un departamento en la playa de Guarujá), ha provocado un desplazamiento del foco de interés electoral. Hoy se da atención prioritaria a los entretelones de la situación legal del candidato Lula antes que a las propuestas programáticas de los distintos partidos y alianzas.

 

 

Clarín

La procuradora General de la República de Brasil y procuradora General Electoral, Raquel Dodge impugnó, la noche de este miércoles, el registro de lacandidatura del expresidente de Luiz Inácio Lula da Silva, la petición fue entregada al rector de registro de candidaturas en el Tribunal Superior Electoral (TSE), Luís Roberto Barroso.

La fiscal alega la presunta inelegibilidad de Lula por estar condenado en segunda instancia, lo cual lo encuadra en la llamada Ley de Ficha Limpia.

Dodge ya había advertido que solicitaría la impugnación de la candidatura de Lula en el momento adecuado.

“Tomaremos, evidentemente, todas las medidas necesarias para que aquellos que no son elegibles tengan una respuesta rápida de la Justicia Electoral”, indicó Dodge.

Varios candidatos a diputados también introdujeron la impugnación a la candidatura de Lula, uno de ellos fue el actor Alexandre Frota, del Partido Social Liberal (PSL), así como, Kim Kataguiri, aspirante de los Demócratas (DEM) y uno de los coordinadores del Movimiento Brasil Libre (MBL).

El pueblo brasileño continúa respaldando al expresidente Lula

En un hecho sin precedente, el pueblo brasileño marchó en reclamo de la libertad de Lula y luego unos 50 mil manifestantes se concentraron en las afueras del TSE para inscribir a Lula como su candidato a las venideras elecciones presidenciales en octubre del presente año.

El expresidente envió una carta al pueblo en la que subrayó que la Ley Electoral garantiza que solamente podría dejar de ser candidato si muere, renuncia o fuera descartado por la justicia.

“No pretendo morir, no considero renunciar y voy pelear por mi registro hasta el final”, recalcó Lula, a lo que añadió, “no quiero favores, quiero justicia. No cambio mi dignidad por mi libertad”.

Además, insistió en que solo pide que los derechos que hace años vienen siendo reconocidos por los tribunales en favor de otros candidatos también sean observados para él, pues “no puedo admitir casuismo ni juicio de excepción”.

Entre tanto, el candidato a la vicepresidencia de Brasil, Fernando Haddad, indicó que no se irán de las calles hasta que Lula sea nuevamente presidente de Brasil y aseguró que el único candidato que puede sacar a Brasil de la crisis es Lula.

 

 

TelesurTv