Tag

Luis Lacalle Pou

Browsing

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, informó este martes que su gobierno cerrará algunas embajadas y consulados, entre ellos uno en la Argentina, en el contexto de las medidas de austeridad dispuestas con el fin de generar ahorro en las cuentas públicas.

Se trata de “una embajada en Europa, otra en África, un consulado en la Argentina y algunos en Brasil”, dijo el mandatario, que aclaró que la medida podría ser solo temporal.

Lacalle Pou no precisó cuál de los ocho consulados uruguayos en la Argentina será cerrado.

Uruguay tiene en la Argentina cuatro consulados generales -en Buenos Aires, Córdoba, Paraná y Rosario- y otros cuatro simples, en Mendoza y en las ciudades entrerrianas Colón, Concordia y Gualeguaychú, según la página web de la embajada uruguaya.

Días atrás, el canciller Francisco Bustillo dijo al salir de una reunión con la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, que ésta le había hecho “pelo, barba y depilación” con los recortes presupuestarios, según el diario montevideano La República.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, informó que dio negativo la prueba de coronavirus a la que se sometió después de saber que una funcionaria provincial, con la que se había reunido el lunes pasado, estaba infectada.

“El test dio negativo. Tengo por costumbre tratar de estar arriba de los temas, estar en el lugar de los hechos, es la manera en que entiendo la función de gobernar”, expresó Lacalle Pou a través de su cuenta de Twitter.

El jefe del Estado se sometió a la prueba tras enterarse de que la directora del Ministerio de Desarrollo Social en Rivera -en la frontera con Brasil-, Natalia López, había sido diagnosticada con coronavirus.

Además de Lacalle Pou, se hicieron exámenes similares los cuatro funcionarios que lo acompañaron en esa visita: el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado; el ministro de Defensa, Javier García; el presidente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Leonardo Cipriani, y el secretario privado del mandatario, Nicolás Martínez.

Los resultados de los tres primeros también dieron negativo -esta noche aún no se conocía el caso de Martínez-, así como los que se efectuaron 23 funcionarios de la delegación del Ministerio de Desarrollo Social en Rivera, según los diarios El Observador y La República.

Por otra parte, Tabaré Vázquez, el antecesor de Lacalle Pou, se hará un examen similar la semana próxima dado que estuvo con el actual mandatario después de que éste tomara contacto con la funcionaria contagiada. Si resulta negativo, podrá continuar con la segunda etapa del tratamiento oncológico.

Al momento, Uruguay contabiliza 821 casos confirmados de coronavirus (cinco en las últimas 24 horas), y 22 personas fallecidas. Mientras que, 682 ya se curaron, según informó el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae).

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, deberá someterse mañana a un test de coronavirus y cumplirá aislamiento hasta que se conozca el resultado, luego de haberse reunido el lunes último con la directora del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de la ciudad de Rivera, Natalia López, quien dio positivo de Covid-19, informó el gobierno nacional.

En un comunicado, la presidencia de Uruguay confirmó que el mandatario y un grupo de funcionarios deberán realizarse un hisopado y esperarán el resultado cumpliendo el aislamiento correspondiente, publicaron los diarios El País y La República.

Además del mandatario, deberá someterse al examen el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado; el ministro de Defensa, Javier García, y el presidente de la Administración de los Servicios de Salud (ASSE), Leonardo Cipriani, entre otros.

Alejandro Sciarra, director nacional de Gestión Territorial del Mides, indicó a El País que tras conocerse el resultado positivo de López, este viernes a la tarde se realizó hisopados a todos los funcionarios de la oficina de Rivera (norte de Uruguay), que se cerró.

Los trabajadores, en tanto, están en cuarentena a la espera de los resultados. Son 24 los funcionarios de la cartera en esta situación.

Alma Galup, intendenta de Rivera, dijo que se enteró de la situación a través de una llamada del subsecretario del Mides, Armando Castaingdebat.

Debido a que todos los funcionarios del Mides de Rivera están ahora en cuarentena, será la intendencia la que tendrá que hacerse cargo de la llegada y distribución de alimentos al departamento, agregó en entrevista con Telenoche de Canal 4.

“Lamentamos profundamente, pero esperemos que se pueda superar bien”, dijo Galup sobre este episodio.

La intendenta añadió que mañana sábado ella se realizará el examen de Covid-19. Uruguay presenta hasta hoy 811 casos confirmados, con 22 muertos.

El gobierno de Luis Lacalle Pou habilitó este jueves el retorno a clases en las escuelas de Uruguay en tres fases a partir del el 1 de junio, levantando el cierre de aulas ordenado el 13 de marzo y enmarcado en la estrategia para evitar la propagación del coronavirus.

El mandatario uruguayo explicó que se implementará una combinación de clases presenciales y virtuales para que se mantenga un distanciamiento social y que habrá cambios en el modo en que se realizan los recreos. Los directivos de escuelas tanto públicas como privadas están preocupados por los procedimientos para cumplir con las medidas de “la nueva normalidad”.

Luego de reactivar la construcción, las escuelas rurales y las oficinas públicas, el presidente Lacalle Pou autorizó un regreso voluntario y gradual a las clases en todos los grados de las escuelas en Uruguay con un monitoreo permanente.

“El gobierno decidió habilitar el retorno a clases, pero el retorno es voluntario”, remarcó el mandatario uruguayo este jueves en una rueda de prensa y anticipó que las tres fases de la apertura se iniciarán los días 1, 15 y 29 de junio.

Autoridades de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) señalaron que la idea es que este lunes 25 de mayo se comiencen a reabrir los centros educativos para que concurran los directores, docentes y auxiliares de servicio para coordinar la reanudación de las clases.

Este es el programa de reapertura:

ETAPA 1: Desde el 1/6 Clases presenciales en escuelas rurales de Canelones, escuelas Aprender y de Tiempo Completo, excepto las ubicadas en Montevideo, Canelones y Área Metropolitana. Escuelas especiales en todo el país. Educación Secundaria rural, sextos años de bachillerato diversificado y terceros de Bachilleratos tecnológicos y profesionales, excepto los de Montevideo, Canelones y Área Metropolitana.

ETAPA 2: Desde el 15/6 Primera infancia, educación inicial pública y privada, en todo el país. Escuelas primarias urbanas comunes, de práctica y de tiempo extendido públicas y privadas, excepto las ubicadas en Montevideo, Canelones y áreas metropolitanas. Enseñanza Secundaria, ciclo básico general y tecnológico, público y privado, excepto Montevideo, el área metropolitana y Canelones. Formación profesional básica, UTU, excepto Montevideo, Área Metropolitana y Canelones.

ETAPA 3: Desde el 29/6 se incluye la reapertura en todo el país de todos los demás centros de educación primaria, secundaria y técnica, tanto público y privadas. Esto incluye Montevideo, el Área Metropolitana y Canelones. Detalle de Educación Media: ciclo básico general y tecnológicos públicos y privados en Montevideo, Canelones y Área Metropolitana. Liceos Propuesta 2016 y planes semestrales de Montevideo, Canelones y Área Metropolitana.

Otro criterio para la reapertura es el geográfico. Con las escuelas rurales ocurrió que se excluyeron las ubicadas en zonas con mayor incidencia del virus. Y desde el gobierno de Lacalle Pou se decidió mantener esa diferenciación con las escuelas urbanas.

“Las combinaciones de apertura son de índole territorial, de la vulnerabilidad de los distintos alumnos y obviamente de la densidad poblacional”, declaró Lacalle Pou.

Y agregó: “La vuelta a clases del 22 de abril en escuelas rurales fue voluntaria. Empezó con una asistencia del 30 por ciento, ahora está sobre el 50 por ciento. Me imagino las dudas de los padres. Por eso hemos decidido que el retorno sea voluntario, al menos mientras dure la emergencia sanitaria. Y este paso lo damos porque estamos convencidos de que el riesgo es mínimo”.

Según el diario El País, la nueva normalidad en las escuelas incluirá pausas escalonadas, además de los recreos convencionales, pero en los patios estarán clausurados los juegos de uso colectivo como toboganes o hamacas y no funcionará el servicio tradicional de comedor.

En una región que escala hacia el pico de la epidemia de coronavirus, Uruguay se ha convertido en una «rara avis»: la curva de contagios está aplanada, la letalidad es baja y las personas que cursan la enfermedad son cada vez menos.

Con 746 casos detectados, 20 fallecidos y 588 recuperados de COVID-19 de acuerdo a los números oficiales, este pequeño país de 3,4 millones de habitantes que nunca decretó cuarentena general se encamina hacia una apertura de las actividades casi total.

Desde el comienzo de la pandemia, Uruguay decidió tomar una postura diferente al resto de los países de América Latina en la lucha contra el coronavirus. El gobierno de Luis Lacalle Pou optó por una estrategia cuidadosa, enfocada en hacer sintonía fina entre salud y economía. Así, evitó la cuarentena obligatoria y apeló a la responsabilidad de la población. Esta estrategia hasta ahora ha dado buenos resultados: los contagios —con 734 casos confirmados y 20 víctimas mortales— pudieron contenerse y los indicadores económicos están sufriendo caídas menos severas en comparación con los países vecinos.

Los primeros cuatro casos confirmados de coronavirus se conocieron en el país el martes 13 de marzo. El mismo día el gobierno declaró la emergencia sanitaria y anunció las primeras medidas: se suspendieron las clases, los eventos masivos, las actividades no esenciales y se ordenó el cierre de fronteras. A la vez, el Ejecutivo lanzó la “Operación Todos en Casa”, para repatriar a los uruguayos que quedaron varados en el exterior en medio de la pandemia.

Por otro lado, el gobierno evitó dictar una cuarentena obligatoria, tal como venía pidiendo la oposición del izquierdista Frente Amplio. En lugar de esa medida, apeló a la responsabilidad de los ciudadanos, recomendando limitar las salidas a la calle. De esta forma, permitió que la actividad laboral continuara.

“Para nosotros la libertad del individuo es muy importante, el presidente nunca quiso tomar una medida que no tuviera en cuenta ese aspecto fundamental que es nuestra filosofía de vida”, explicó a Infobae la vicepresidenta de Uruguay Beatriz Argimón. “Nos sentimos muy cómodos con un mensaje que nos comprometía porque sabíamos que la libertad tiene como límite el cuidado del resto de la sociedad”.

“Es fácil decir que no trabajen, pero hay que estar ahí. Estamos tratando de que los motores de la economía anden para que los uruguayos puedan salir adelante”, dijo por su parte Lacalle Pou a principios de mayo.

El país está usando un nuevo enfoque incluso para recaudar los fondos necesarios para la respuesta al brote. Uruguay, un país de tres millones de habitantes, aprovechó su relación con los bancos regionales de desarrollo pidiendo prestados US$1.400 millones en líneas de crédito de bajo costo para financiar las medidas contra el Covid-19 sin depender de los volátiles mercados de bonos, como lo hacen sus pares regionales.

Paralelamente, el gobierno creó un “Fondo Coronavirus» para el que ministros y legisladores y otros funcionarios públicos rabajaran un 20 % su salario para hacer frente a la enfermedad de la COVID-19. La medida, aprobada con la votación unánime de la Cámara de Diputados, recaudó hasta ahora 12 millones de dólares.

Al mismo tiempo se desató la solidaridad de los privados: el agro donó 100 millones de dólares, las marcas de comida alimentos para canastas, distribuidas gracias a miles de voluntarios.

El gobierno planea gastar USD 400 millones y canalizar más de USD 2.600 millones en préstamos a empresas para mitigar las consecuencias para la sociedad de la pandemia. Lacalle Pou, quien comenzó su mandato de cinco años el 1 de marzo, está lidiando con la mayor desaceleración de su país desde que una crisis financiera regional provocó que la economía se desplomara en 2002. El Ejecutivo heredó además un alto déficit fiscal y altos niveles de gasto público.

En mayo, el país comenzó su regreso a la normalidad. A principios de mes reabrieron las oficinas de la administración pública para atender a los ciudadanos y las escuelas rurales, mientras en las próximas horas podría darse el anuncio de una vuelta paulatina de toda la actividad escolar, incluso en las grandes ciudades.

Se reanudaron además algunas actividades comerciales, que se ha dejado en mano de los propietarios, y 400 obreros volvieron al trabajo a modo de experimento para comprobar cómo reacciona el sector de la construcción.

El presidente uruguayo ha defendido que, “si se toman los recaudos, si se aplica el distanciamiento social y se usa tapaboca, salir no está desaconsejado”. “Cuando pasa el tiempo, la gente empieza a sufrir las consecuencias del aislamiento”, sostuvo.

Así, adelantó que en las próximas semanas se producirán “más aperturas”. “Ya ahí, esperamos el buen uso de la libertad por parte de los uruguayos», apostilló.