Tag

los

Browsing

La OMS informó que la pandemia parece haberse estabilizado desde mediados de agosto. Globalmente, el ritmo de la pandemia parece haberse estabilizado desde mediados de agosto, con alrededor de 260.000 casos y 5.500 muertos declarados diariamente a escala mundial.

Cerca de 28 millones de contagios y 900.000 muertos provocó la expansión del coronavirus en el mundo en seis meses, desde que fuera declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 11 de marzo, cuando se habían registrado, oficialmente 120.000 infectados y 4.200 fallecidos, principalmente, en la región de Wuhan en China.

Al momento de ser declarada la pandemia, el virus ya circulaba en los cinco continentes, pero más de dos tercios de los casos registrados desde el inicio de la propagación del virus se encontraban en Asia, según informó la agencia de noticias AFP en base a datos oficiales.

Sin embargo, fue en Europa donde el virus se propagó con mayor rapidez: la segunda quincena de marzo, más del 80% de los nuevos casos mundiales fueron detectados en este continente.

Europa conoció su peor semana del 10 al 16 de abril, cuando se registraron 282.763 nuevos casos en siete días y 27.447 muertes.

El epicentro de la pandemia se desplazó, luego, a Estados Unidos, después a América Latina y el Caribe.

En Estados Unidos, luego de Nueva York, los estados se enfrentaron uno tras otro a una primera ola que parece no querer bajar y el país llegó a registrar más de 470.000 casos en una semana a fines de julio.

América Latina experimentó un fuerte incremento de casos y muertos a partir de junio, registrando alrededor de la mitad de las nuevas muertes durante todo el verano europeo, hasta convertirse hoy en la región del mundo más afectada, con más de 300.000 muertos y cerca de 8 millones de infectados.

En tanto, Medio Oriente registra 1.625.285 casos y 39.038 muertes, África 1.323.325 contagiados, 31.893 fallecidos; mientras que Oceanía 30.306 infectados, 841 víctimas fatales siguen siendo los menos afectados, según cifras oficialmente registradas, aunque la epidemia empieza a crecer en Asia, con un promedio 80.000 nuevos casos declarados por día, especialmente en India.

Globalmente, el ritmo de la pandemia parece haberse estabilizado desde mediados de agosto, con alrededor de 260.000 casos y 5.500 muertos declarados diariamente a escala mundial.

Pero las disparidades entre regiones y países perduran, hasta el punto que algunos temen la llegada de una segunda ola.

India (4.465.863 casos, 75.062 muertos), Estados Unidos (6.363.276, 190.873) y Brasil (4.197.889, 128.539) contabilizan más de la mitad de casos declarados y junto a México (647.507, 69.095) registran la mitad de las muertes mundiales.

En cuanto a rebrotes locales, Israel superó el fin de semana pasado el umbral de los 1.000 muertos, triplicando -así- el número de fallecidos por coronavirus durante los meses del verano europeo.

La OMS explicó que España superó, el lunes, el medio millón de infecciones y en Francia -país que hace más pruebas que al inicio de la pandemia- preocupa a las autoridades el número de nuevos casos registrados diariamente con más de 7.000, un aumento de 30% de nuevos casos en una semana.

En Medio Oriente, Irán registra alrededor de 2.000 nuevos casos diarios, y en África, Marruecos observa un alza casi constante desde mediados de julio con más de 1.700 casos registrados diariamente en promedio, en los siete últimos días, lo que significa un alza de 30% con relación a la semana anterior.

Por el contrario, algunos países no registraron nuevos casos desde hace varias semanas como Macao y Laos, en Asia, o el pequeño archipiélago de Palaos, en Oceanía.

China no anunció oficialmente ninguna nueva muerte desde mediados de mayo y registra diariamente solo unas diez nuevas infecciones.

El Vaticano es una excepción en Europa, con solo 12 infecciones declaradas, la última a comienzos de mayo.

Unos pocos países en el mundo aseguran haber escapado a la pandemia, entre ellos Turkmenistán -que enfrenta sin embargo, según la OMS, un incremento preocupante de casos de neumonía-, Corea del Norte -que nunca confirmó un caso considerado «sospechoso» a fines de julio- y algunas islas del Pacífico.

Los restaurantes y hoteles de la Ciudad piden ampliación horaria. La presidenta de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías, Bares y Afines de Puerto Madryn (Ahrcoba), María Georgina Frutos, señaló los efectos diferentes que causaron la reapertura de actividades en los distintos rubros y aseguró de vital importancia la habilitación de la circulación comarcal y nacional.

“Para la hotelería no es un gran cambio. Abrir los hoteles para un turismo comarcal no tiene sentido, no es que va a haber una demanda muy grande. Mucha gente de Trelew ya tiene un departamento en Madryn”, indicó Frutos.
En cambio, “para los restaurantes sí. Hay mucha gente que viene de la zona a almorzar y pasar el día. Hay restaurantes que tienen mucha clientela de Trelew y Rawson. Pero los hoteles necesitamos que se abran las rutas nacionales y que venga gente de otras provincias”, pidió la titular de Ahrcoba al aire de LU17.

Del mismo modo, señaló que hasta que la gente de Buenos Aires no empiece a movilizarse por el país, “no podemos esperar mucho acá en la Patagonia, dependemos mucho de esa cuestión. Así es muy difícil pronosticar una temporada”.

MAS HORARIOS
Respecto al funcionamiento de los restaurantes en Puerto Madryn, la presidenta de la Asociación indicó que muchos de ellos “están trabajando bien”, mientras que hay otros que sólo abren los viernes y sábados porque en la semana hay poco movimiento.

“El horario también es acotado. A las 12 el personal tiene que está en su casa porque no pueden circular después de la medianoche. Entonces muchas veces los restaurantes se ven obligados a pedirle a la gente que está sentada, compartiendo una cena con amigos o familiares, que se vayan porque es la hora que el personal se tiene que ir. Así es difícil”, reclamó Georgina Frutos, titular de Ahrcoba.

Estados Unidos superó este domingo las cifras de 5.401.167 casos confirmados de COVID-19 y de 170.019 fallecidos con la enfermedad, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.Este balance, a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes), supone 55.557 contagios más y 706 muertes más que el sábado.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 32.840, más que los contabilizados en Francia o España.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.628 personas.

Al estado de Nueva York le siguen en número de fallecidos los de Nueva Jersey, con 15.912, California (11.231), Texas (10.271) y Florida (9.452).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts con 8.826, Illinois (7.955), Pensilvania (7.453) y Michigan, con 6.592.

En cuanto a contagios, California suma 620.271, le sigue Florida con 573.416, tercero es Texas con 546.986, y Nueva York cuarto, con 425.508.

El balance provisional de fallecidos -169.841- ha superado ya con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos habrá superado los 250.000 fallecidos y para el 1 de diciembre los 295.000.

El Dr. Ian Williams, jefe de la Rama de Prevención y Respuesta a Brotes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU. (CDC, por sus siglas en inglés) y quien investiga enfermedades transmitidas por los alimentos y el agua, explicó anteriormente que no existía evidencia de que el covid-19 se «contagie por los alimentos o por el servicio de alimentos».

«Esto (el virus) realmente es respiratorio, de persona a persona», insistió Williams. «En este punto, no hay evidencia que realmente señale la comida (o) el servicio de alimentos como formas que impulsan la epidemia».

El covid-19 se transmite en gran medida a través de gotas respiratorias, cuando una persona contagiada tose, estornuda o habla a menos de 2 metros de distancia de alguien más, según los CDC. La mejor manera de prevenir la propagación es con el distanciamiento social, el uso de máscaras, un buen lavado de manos y cubrirse al toser o estornudar.

¿Son seguros los envíos de comida a domicilio durante la pandemia de coronavirus? Sí, dicen los expertos
El punto de Williams fue reiterado recientemente por la Administración de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por su siglas en inglés) y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, que informaron en una declaración conjunta en junio pasado que «no hay evidencia» de que las personas puedan contraer el virus a través de alimentos o envases de alimentos.

Ahora, según los CDC, es posible que te contagies de covid-19 al tocar una superficie contaminada ––incluyendo el empaque de alimentos–– y luego llevarla la cara. Pero, puedes reducir el riesgo lavándote las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos después de manipular los envases de alimentos.

Es poco probable que el virus persista después de envíos, dice la OMS
Los expertos internacionales parecen coincidir.

«Las personas no deben temer a los alimentos, o el empaque de alimentos ,o el procesamiento o la entrega de alimentos», afirmó el jueves el Dr. Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la Organización Mundial de la Salud.

«Odiaría pensar que demos la impresión de que existe un problema con nuestra comida o que hay un problema con nuestras cadenas alimenticias», dijo. «No hay evidencia de que los alimentos o la cadena alimenticia estén involucradas en la transmisión de este virus, y las personas deben sentirse cómodas y seguras», manifestó.

MIRA: ¿Muere el coronavirus en la comida si la caliento en el microondas?
La OMS había señalado previamente que es «muy poco probable que las personas puedan contraer covid-19 a través de alimentos o envases de alimentos», y reiteró que el virus es una enfermedad respiratoria que se transmite principalmente de persona a persona.

Además, también es poco probable que el coronavirus se propague a través de productos fabricados en otros lugares, de acuerdo a la OMS.

«Aunque el nuevo coronavirus puede permanecer en las superficies durante unas horas o hasta varios días (dependiendo del tipo de superficie), es muy poco probable que el virus persista en una superficie después de haber sido movido, transportado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas», aclaró la OMS.

Si aún estás preocupado, ten en cuenta que tu cuerpo tiene otra línea de defensa.

Incluso si el coronavirus entrara a tu comida, el ácido del estómago lo mataría, explicó la Dra. Angela Rasmussen, viróloga de la Universidad de Columbia.

«Cuando comes cualquier tipo de alimento, ya sea caliente o frío, esa comida irá directamente al estómago, donde hay un ambiente de alta acidez y bajo pH que inactivará el virus», indicó.

En el caso de las alitas de pollo en Shenzhen, David Hui Shu-cheong, un experto en medicina respiratoria de la Universidad de Hong Kong, dijo que probablemente se contaminaron durante el empaque. Pero eso no significa necesariamente que sean infecciosas.

Las pruebas podrían estar recogiendo el ARN, el material genético, del coronavirus muerto, dijo, que se sabe que causa resultados de falsos positivos en pacientes que se han recuperado de covid-19.

Nectar Gan, Mallory Simon, Sandee Lamotte y Holly Yan, todos de CNN, contribuyeron a este informe.

La estremecedoras similitudes entre los antivacunas y los antimascarillas. En medio de la confusión y el caos de una pandemia global, ha surgido un pequeño pero significativo grupo de personas que se niegan a usar mascarillas a pesar de la evidencia ya establecida de su eficacia.

Si su énfasis en la libertad personal, su tergiversación de la ciencia y la pasión que tienen por defender su posición les resulta familiar, es probable que sea porque las tácticas han sido utilizadas durante años por otro grupo: los antivacunas.

Pensar que los antimáscaras o los antivacunas son un «tipo» de personas sería un error. Ambos son tan diversos como el propio Estados Unidos. Vienen de diferentes orígenes raciales y socioeconómicos y llegan a sus creencias a partir de una amplia gama de circunstancias y experiencias personales. Sin embargo, el antimáscaras y el antivacunas comparten similitudes importantes.

Primero está el énfasis en la elección personal, la libertad y los derechos. «Mi hijo, mi elección», en el caso del antivacunas, y «Tengo derechos. No puedes obligarme a usar una mascarilla», en el caso del antimáscaras. Ambos se han afianzado en el contexto de un momento cultural que pone énfasis en el individuo por encima de la comunidad, en el interés propio por encima del bien común.

No es casualidad, entonces, que las súplicas de usar una máscara para mostrar respeto y proteger a los demás o vacunarse para conseguir lo que habitualmente se conoce como inmunidad colectiva hayan caído en oídos sordos.

Ambos movimientos también han tergiversado la ciencia, han puesto en duda el conocimiento científico y, a veces, incluso han atacado a expertos en salud en un esfuerzo por desacreditarlos. Los antivacunas continúan afirmando que las vacunas causan autismo, a pesar de la abrumadora evidencia de lo contrario, y la antimáscaras han afirmado que usar una mascarilla hace que los niveles de dióxido de carbono del usuario aumenten a niveles peligrosos (no lo hacen).

Los antivacunas y los antimáscaras han usado este tipo de ciencia errónea para asustar, intimidar y reclutar, y en sus esfuerzos por reunir a más personas en torno a la causa, ambos han declarado un enemigo público número uno. Para los antimáscaras parece ser el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de la nación, y para los antivacunas es el Dr. Paul Offit, pediatra y coinventor de la exitosa vacuna contra el rotavirus.

Esta unión en torno a una causa ha sido innegablemente efectiva para ambos grupos y la identidad que ha resultado de las tácticas es tan fuerte que parece completamente resistente a nuevas evidencias o argumentos. Pero su éxito no debe ser atribuido solo a sus tácticas.

Brasil registró en las últimas 24 horas 632 nuevas muertes por COVID-19, con lo que el total de fallecidos llega ahora a 80.120, en tanto que el número de casos confirmados se eleva a 2.118.646, según informó este lunes el Ministerio de Salud.

De acuerdo a estos datos, y por segunda jornada consecutiva, el número de muertes registrado en 24 horas ha caído del millar, una cifra que se había establecido casi como promedio diario durante las últimas semanas.

Aún con una ligera reducción en relación a los datos diarios de la semana pasada, el número de nuevos casos desde el domingo llegó a 20.257.

Sin embargo, el propio Ministerio de salud ha informado en otras ocasiones que las cifras de nuevos casos y fallecidos suelen caer los domingos y los lunes, debido a que durante los fines de semana se reduce el personal que trabaja en la recopilación de los datos.

Según las autoridades sanitarias, Brasil registra al día de hoy 1,4 millones de pacientes recuperados, en tanto que otros 629.324 continúan en observación.

Brasil, precisamente por la fuerte incidencia que aún mantiene la pandemia, es uno de los países escogidos para los ensayos clínicos de dos de las vacunas que se estudian actualmente en el mundo contra la COVID-19.

Uno de los estudios es liderado por la Universidad de Oxford y el otro tiene al frente al laboratorio chino Sinovac, que en conjunto con entidades científicas brasileñas se propone comenzar a aplicar el proyecto de vacuna a 9.000 voluntarios brasileños.

Las dosis, en principio 20.000, llegaron este lunes a Sao Paulo y se prevé que empezarán a ser suministradas a partir de este martes a los primeros voluntarios, que son todos funcionarios del área de la salud.

Aún cuando representan las mayores esperanzas, las previsiones de los científicos en relación a las vacunas es que, en caso de que las pruebas de la llamada fase 3, la última del proceso experimental, arrojen resultados satisfactorios, la etapa de producción solamente podría comenzar a inicios o mediados del año próximo.

Los centros de Jubilados se han visto perjudicados en el marco del aislamiento preventivo, social y obligatorio, como muchos lugares que reunían una cierta cantidad de personas para realizar distintas actividades.

Al ser instituciones sin fines de lucro, se mantienen con las cuotas de sus socios, con el alquiler de sus salones, algunas actividades y talleres arancelados, pero todas esas cuestiones están suspendidas, no así la llegada de las facturas de luz, gas, Internet, impuestos, etc.

CENTRO DE JUBILADOS Y PENSIONADOS PUERTO MADRYN

Susana Diez, integrante del Centro de Jubilados y Pensionados Puerto Madryn, ubicado en 1° de Marzo 483, detalló que al no poder hacer uso de los salones para fiestas ni hacer nuestras tradicionales cenas-bailes, el albergue también está cerrado, y al estar cerrado el Centro, nos vemos en la imposibilidad de que nuestros socios sigan pagando sus cuotas.
A partir de la próxima semana vamos a ir abriendo dos o tres veces en la semana cumpliendo los protocolos existentes para que puedan acercarse.

Les contamos que ya empezaron los talleres de Yoga, Zumba, Más Deporte Más Salud y algunos talleres de Agitando Pañuelos, los mismos están debidamente autorizados y con el protocolo correspondiente. El resto de los talleres aún no están autorizados.

Lo que sí nos siguieron llegando, aunque sin usar, son los impuestos, la luz, el gas, Internet, etc. y aunque adultos mayores como somos tenemos que abonarlos, a raíz de todo esto es que organizamos los tradicionales locros del 25 de Mayo y el del 9 de Julio.
Otra cuestión es que la Provincia y la Municipalidad por las Olimpiadas no nos dio nada todavía y estamos debiendo a todos los que contratamos.

Todos los años se comprometen y nos dan una parte, pero este año nuestro año nuestra situación es caótica, al no poder alquilar el hotelito, no poder alquilar para fiestas, las bochas no funcionan la confitería que hay ahí tampoco; la situación es muy mala”.

Estados Unidos alcanzó este martes la cifra de 2.629.372 casos confirmados de COVID-19 y la de 127.322 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del miércoles) es de 42.528 contagios más que el lunes y de 1.199 nuevas muertes, de las cuales más de 600 corresponden a decesos antiguos de la ciudad de Nueva York añadidos hoy al sistema.

La media de nuevos casos diarios en Estados Unidos está desde la semana pasada por encima de los 40.000 arrastrada por el repunte en estados del sur y del oeste como Florida, Texas, California y Arizona.

Nueva York, sin embargo, se mantiene todavía como el estado más golpeado en Estados Unidos por la pandemia con 393.454 casos confirmados y 32.032 fallecidos, una cifra solo por debajo de Brasil, el Reino Unido e Italia.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.096 personas.

A Nueva York le siguen la vecina Nueva Jersey con 15.035 muertos, Massachusetts con 8.053 e Illinois con 6.923.

Otros estados con un gran número de fallecidos son Pensilvania con 6.649, Michigan con 6.193, California con 6.013 o Connecticut, con 4.322.

En cuanto a contagios, California es el segundo estado solo por detrás de Nueva York con 226.851.

El balance provisional de fallecidos -127.322- ha superado ya la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque en sus últimos cálculos auguró ya hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que Estados Unidos llegará al mes de octubre con unos 175.000 muertos.

Estados Unidos y varios países europeos intensificaron en las últimas horas los testeos masivos y en algunos casos decidieron una vuelta a los confinamientos parciales para tratar de contener un alarmante aumento de los casos de coronavirus, que amenaza con borrar dos meses de progresos contra la pandemia y agravar el ya tremendo impacto en la economía global.

En Europa: Alemania, Francia, Italia, Portugal y España debieron doblegar sus esfuerzos en las últimas horas para contener rebrotes que amenazan con repetir la pesadilla vivida hace apenas dos meses y encarar una amplia práctica de testeos para intentar identificar a la mayor cantidad de contagiados posibles y ponerlos en aislamiento.

Uno de los casos fue el de Alemania, cuyas autoridades debieron poner a dos condados otra vez en cuarentena y anunciaron la apertura de cinco nuevos centros donde la ciudadanía podrá hacerse una prueba gratis de detección de la enfermedad.

Sven-Georg Adenauer, jefe de Gobierno del condado de Gütersloh, en el centro-oeste de Alemania, dijo que la intención es realizar unos 10.000 test por día, y advirtió a la gente que podría tener que hacer largas colas, informó la cadena estatal alemana Deutsche Welle.

En el mismo sentido, el gobierno francés anunció hoy que realizará test sistemáticos y voluntarios a los habitantes de zonas consideradas de riesgo para identificar posibles focos latentes de coronavirus.

El ministro de Salud, Olivier Véran, dijo en una entrevista con el diario Le Monde que empezarán testeando en la región parisina y, en función de la respuesta de la ciudadanía, se extendería a otras zonas del país.

Al mismo tiempo, la Torre Eiffel, el monumento más emblemático de París, reabrió hoy a los visitantes tras permanecer cerrada un récord en tiempos de paz de 104 días por la pandemia, en otro hito en la salida de Francia de su cuarentena para contener la propagación de la enfermedad.

España también encaraba hoy una nueva etapa con la aprobación parlamentaria de las normas que regulan la convivencia con el coronavirus que ya rigen desde que el domingo último se levantó el estado de alarma y que incluyen el desarrollo de un plan de contingencia ante los pequeños rebrotes que se están multiplicando.

Actualmente en España hay una docena de brotes activos repartidos por toda la geografía, la mayoría en geriátricos, zonas agrícolas, en una empresa cárnica, en un centro de recepción de inmigrantes y refugiados, y algunos vinculados a casos «importados» de Latinoamérica.

Uno de los rebrotes más grandes es en un centro de la Cruz Roja en Málaga con 80 casos positivos confirmados hoy, pero el que más preocupa es el brote de Aragón, que afecta a unas 250 personas, afirmó el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

El gobierno italiano también seguía hoy con suma atención la evolución de rebrotes en el sur (en la región Campania) y en la norteña Lombardía, donde se verificó una casi duplicación de nuevos casos en las últimas 24 horas.

A más de un mes del inicio de las flexibilizaciones, en Italia hay actualmente 18.303 casos activos de coronavirus, según informaron hoy las autoridades, de los que el 65% se concentra en Lombardía, donde también se registró el 48% de las víctimas totales desde iniciada la pandemia.

El gobierno de Portugal se sumó a la alarma generalizada en Europa y anunció este jueves que varias áreas de Lisboa serán confinadas de nuevo desde la semana que viene para frenar un rebrote.

La población de un total de 19 distritos de la Gran Lisboa tendrá que volver a encerrarse en sus casas y sólo podrá salir de sus hogares para comprar productos esenciales, como alimentos o medicamentos, así como ir al trabajo. Las medidas no afectan al centro de la capital portuguesa.

«La única manera efectiva de controlar la pandemia es quedándose en casa cuando sea posible, mantener la distancia social en todo momento y cumplir siempre con los estándares de protección e higiene», afirmó el primer ministro António Costa.

Estados Unidos volvió a registrar otro día de más de 34.000 nuevos contagios y, si se mantiene esta tendencia podría volver a alcanzar a nivel nacional el pico que superó con Nueva York, un pronóstico que preocupa a muchos gobernadores, que comenzaron hoy a tomar medidas concretas para frenar la pandemia.

Uno de los dirigentes que más apoyaron la reapertura económica en un primer momento, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, ordenó hoy frenar ese proceso de flexibilización de la cuarentena, luego de ser uno de los estados que registraron récords de casos, hospitalizaciones o muertos en la última semana.

En un año electoral, la presión de la Casa Blanca para seguir avanzando en la reapertura de la economía y frenar la hemorragia de empleos -otros 1,5 millones de trabajadores pidieron el seguro de desempleo esta última semana y el gobierno confirmó una caída del 5% del PBI en el primer trimestre- aún es fuerte en todo el país.

En Chile el gobierno pudo anunciar la primera noticia relativamente buena en varias semanas, porque registró una disminución del 14% en nuevos contagios de coronavirus, aunque el total bordea los 260.000, con casi 5.000 muertes desde el inicio de la pandemia.

El ministro de Salud, Enrique Paris, anunció en esta oportunidad 172 nuevas muertes inscriptas en el Registro Civil como producidas por la Covid-19 y 4.648 casos positivos detectados en las últimas 24 horas, tras la realización de más de 1 millón de pruebas PCR desde el inicio de la pandemia.

En Perú, que hoy cumple 102 días en estado de emergencia y aislamiento social obligatorio por la pandemia, el Ministerio de Salud informó que hay 264.689 casos confirmados de la Covid-19, de los cuales 151.589 fueron dados de alta.

El coronavirus ha causado la muerte de 8.586 personas. Tras el aumento de casos en el Perú, el Presidente anunció la ampliación de la cuarentena hasta el 30 de junio.

Tras registrar más de 1.000 muertos diarios por cinco jornadas consecutivas y superar el millón de casos, Brasil se acerca ahora a las 50.000 muertes, lo que ha encendido las alertas e hizo que diversas regiones volvieran a endurecer las medidas restrictivas para frenar la pandemia.

Según los datos del más reciente boletín del Ministerio de Salud, divulgado la noche de este sábado, los infectados en el gigante suramericano suman ya 1,06 millones, en tanto que la cifra de fallecidos asciende a 49.976.