Tag

Londres

Browsing

Uno de los puntos más turísticos de Londres, Inglaterra, es Trafalgar Square . Lugar que este domingo amaneció con sangre, pero no se trató de un crimen sino de una activación de militantes veganos que tiñeron la emblemática fuente para manifestarse en contra del consumo de animales.

La agrupación Animal Rebellion dedicó esta oportunidad para poner el foco sobre la pandemia que, según ellos, está ligada a la industria ganadera en Londres. Además de generar un impacto visual, los manifestantes veganos se metieron en la fuente y expusieron sus ideas respetando el distanciamiento social. Dos personas fueron arrestadas.

Con carteles como «el gobierno tiene sangre en sus manos», los activistas se refirieron al coronavirus como una alerta que puede servir a cambiar hacia hábitos más sustentables para el medio ambiente y menos crueles: «El gobierno tiene que empezar una transición hacia un sistema de alimentación basado en plantas o arriesgarse a otra pandemia zoonótica de proporciones catastróficas».

Cabe recordar que una de las teorías más fuertes sobre el origen del coronavirus tiene que ver con el consumo de carne de murciélago, que hizo que una infección de los animales pasara a los humanos.

Un grupo que protestaba en las cercanías de Downing Street, la residencia oficial del gobierno británico, se enfrentó con la policía al intentar abrirse paso a través de un área restringida.

Manifestantes que marcharon por segundo día consecutivo en el centro de Londres pidiendo justicia para George Floyd, asesinado por un oficial de la policía en Minneapolis, volvieron a enfrentarse con la policía que custodiaba los edificios públicos que rodean la Plaza del Parlamento, en Westminster.

Después de un día de manifestaciones mayormente pacíficas contra el racismo en todo el Reino Unido, un grupo que protestaba en las cercanías de Downing Street, la residencia oficial del gobierno británico, se enfrentó con la policía al intentar abrirse paso a través de un área restringida.

Empujaron de forma violenta a los agentes que custodiaban la zona, dispararon bengalas y bombas de humo.

A su vez, en la Plaza del Parlamento, la estatua de Winston Churchill, fue pintada con grafitis y se le colgó un letrero con la consigna del movimiento Las Vidas Negras Importan (Black Lives Matter).

Ayer unos 14 agentes resultaron heridos después que decenas de manifestantes se concentraron en la puerta de Downing Street y arrojaron, bengalas, botellas y hasta bicicletas, contra los oficiales de la policía montada.

La comisaria de la Policía Metropolitana, Cressida Dick, informó hoy a los medios británicos. que veintinueve personas fueron detenidas y que 14 policías resultaron heridos, dos de ellos de gravedad.

Dijo que la cantidad agresiones a los agentes de policía en las protestas contra el racismo es «escandaloso e inaceptable».

Por la tarde, el epicentro de la protesta fue frente a la embajada de Estados Unidos en Londres.

Allí se les entregó tapabocas, guantes y gel de manos para protegerse durante de los contagios de coronavirus y se les pedía por parlantes que mantuvieran la distancia social.

En ese sentido, el ministro Salud, Matt Hancock, alertó que sin duda existe un riesgo de que haya un aumento en los casos de coronavirus después de las protestas de este fin de semana.

Mientras tanto, en la ciudad Bristol, al suroeste de Inglaterra, una multitud marchó por el centro de la ciudad y mantuvieron un silencio de ocho minutos para marcar la cantidad de tiempo que el oficial de policía, Derek Chauvin, se arrodilló en el cuello de Floyd antes de morir el 25 de mayo en Minnesota y un grupo de manifestantes derribó la controvertida estatua de bronce del comerciante de esclavos del siglo XVII Edward Colston.

Hace solo dos días, el ministro salud británico Matt Hancock salió a desmentir una publicación del diario «The Telegraph» en la que se afirmaba que el primer ministro, Boris Johnson, volvería este lunes a tomar las riendas del Gobierno tras haberse recuperado de Covid-19. No obstante, un portavoz de Downing Street confirmó hoy que la información era precisa: el «premier» está listo para volver a su puesto, que desde que fuera ingresado el 5 de abril había sido ocupado por el ministro de Exteriores y primer secretario de Estado, Dominic Raab. Según la fuente oficial, Johnson está «ansioso por empezar», aunque ya aprovechó toda esta semana para ponerse al día sobre la situación del país con respecto a la emergencia.

Johnson regresará en un momento convulso, en el que las críticas contra su Ejecutivo van en aumento desde varios frentes y cuando 20.732 personas han fallecido por causa del virus en los hospitales, lo que convierte al Reino Unido en el quinto país en superar la cifras de los 20.000 muertos, tras España, Italia, Francia y Estados Unidos y a sabiendas de que el número real podría ser hasta un 50% mayor si se toman en cuenta los decesos en viviendas particulares y residencias.

Además, las quejas por la lenta respuesta del gobierno al inicio del brote y su supuesto coste en vidas humanas, la falta de test y la escasez de equipo de protección para el personal sanitario del NHS (el sistema nacional de salud) se unen a la exigencia de la oposición y de algunas voces dentro del Partido Conservador de que el Gobierno aclare cuál será la estrategia para que la población salga del confinamiento en el que se encuentra desde el pasado 23 de marzo. Por si este panorama no fuera suficiente, una nueva polémica se encendió tras conocerse, por una revelación de «The Guardian», que el principal asesor de Johnson, considerado no solo su mano derecha sino quien mueve los hilos tras bastidores, participó en algunas reuniones del grupo de expertos científicos para emergencias (SAGE) que asesora al gobierno sobre las medidas necesarias para luchar contra la pandemia.

El Partido Laborista considera que la presencia de Cummings en las reuniones pone en duda la credibilidad de las decisiones tomadas por el gobierno y los liberal demócratas han pedido la apertura de una investigación y han exigido «transparencia», ya que la presencia del político no tiene razón de ser en un grupo independiente de especialistas.

Durante las tres semanas que Johnson ha estado ausente, tras pasar siete días ingresado en un hospital de Londres, tres de ellos en la unidad de cuidados intensivos, muchos han destacado la falta de un liderazgo claro dentro del Ejecutivo, que coincide además con la creciente frustración de la población por las medidas impuestas y sin tener una idea de cómo se van a suavizar ni cuándo; y con desconfianza sobre las decisiones venideras considerando que las metas anunciadas hasta ahora no se han cumplido. Por ejemplo, hace solo un mes el principal asesor científico del Gobierno Patrick Wallace aseguraba que «20.000 muertes sería un “buen resultado” de la gestión de la epidemia», pero el número ya ha sido superado, y también el Gobierno prometió que para finales de abril estaría realizando cien mil test diarios, pero a día de hoy no se ha llegado ni a la mitad.

Fuente: ABC.es

El Excel Center albergará 4.000 camas y dos morgues por si continúa aumentando el número de muertos en el país, que ayer alcanzó los 1.415.

El Servicio Nacional de Salud británico (NHS por sus siglas en inglés) está finalizando los últimos preparativos para poner en funcionamiento esta semana al primer hospital de emergencia de la ciudad de Londres para tratar a miles de enfermos de coronavirus.

El NHS Nightingale, como se lo denominó, se construyó en tiempo récord en el Excel Center, el principal centro de exposiciones y conferencias de Londres, alberga 4.000 camas y cuenta también con dos morgues por si continúa aumentando el número de muertos en el país, que ayer alcanzó los 1.415 y más de 22.000 contagios detectados.

Para acelerar la construcción, intervino el Ejército, se convocaron además a miles de enfermeras y médicos jubilados y se capacitó en primeros auxilios al personal de las aerolíneas británicas EasyJet y Virgin que estaban sin trabajar debido a la crisis de las compañías aéreas, que redujeron la mayor parte de sus operaciones por la pandemia.

Los trabajadores cambiarán las camas, realizarán otras tareas no clínicas y ayudarán a los médicos y enfermeras que trabajan en las salas, informó el NHS.

En declaraciones a la BBC, el director del NHS de Inglaterra, Simon Stevens, dijo que los servicios estarían listos para absorber un aumento de pacientes esta semana.

«Hoy hay más de 9.000 pacientes con coronavirus positivos en hospitales de toda Inglaterra y sabemos que ese número va a aumentar», afirmó.

Según Stevens, este fue un esfuerzo extraordinario por parte de enfermeras, médicos, terapeutas y farmacéuticos en todo Londres, pero también de voluntarios, paramédicos y personas que regresan para ayudar.

Agregó también que se están adaptando otros hospitales de campaña en el centro de Conferencias Central de la ciudad de Manchester y posiblemente en el centro de exposiciones escocés en Glasgow.

Como parte del esfuerzo para combatir el coronavirus, el gobierno británico informó hoy que extendió las visas a los médicos, enfermeras y paramédicos extranjeros sin cargo, durante un año.

La extensión se aplicará a alrededor de 2.800 médicos, enfermeras y paramédicos inmigrantes, empleados por el NHS cuya visa vence antes del 1 de octubre.

La medida también se aplicará a los miembros de su familia, y para obtener más médicos y enfermeras, el Ministerio del Interior levantó la restricción sobre la cantidad de horas que los estudiantes de enfermería y médicos pueden trabajar en el NHS, señaló Télam.

Desde este jueves cierran 40 estaciones de subterráneos y reduce sustancialmente su servicio para intentar contener la propagación de la pandemia.

El metro de Londres, la red de subterráneos más importante de Europa, cierra desde este jueves 40 estaciones y reduce sustancialmente su servicio para intentar contener la propagación del coronavirus, según informó el operador de la red de transporte de la ciudad, Transport for London (TfL).

La medida coincide con el aumento de las medidas de seguridad tomadas por el gobierno británico ante la rápida expansión de la enfermedad en el Reino Unido, donde Londres registra el mayor número de infectados.

Además del metro, TfL dispuso una reducción del servicio de autobuses de la ciudad, mientras que no se descarta, según los medios, que las autoridades dispongan el cierre de la ciudad, informó la agencia de noticias EFE.

Las últimas cifras oficiales indican que fueron detectaron hasta ahora 2.626 casos en ese país, de los cuales 900 corresponden a Londres. En tanto, la cifra de muertos por la enfermedad ya alcanzan los 104, 34 de ellas registradas en la ciudad capital.

En este marco, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, le pidió a la población que no viaje a menos que sea esencial.

«Los londinenses deberían evitar la interacción social a menos que sea absolutamente necesario, y eso implica que deberían evitar utilizar la red del transporte», insistió el gobernador de la capital británica en un comunicado.

Para contener la expansión del coronavirus, el gobierno británico dispuso el cierre de las escuelas al término de la jornada escolar de mañana viernes y le pidió a la población que evite el contacto con otras personas a menos que sea «esencial». También, solicitó que no acudan a cafeterías, clubes, cines ni teatros, señaló Télam.

Una recién nacida resultó positivo para una prueba de coronavirus en un hospital de Londres y se trata de la persona más joven infectada en Gran Bretaña y en todo el mundo.

La madre de la niña dio positivo de covid-19 tras el parto y había sido ingresada en un hospital en el norte de la capital británica unos días antes de dar a luz con una neumonía.

El viernes por la noche, ella y su bebé estaban siendo tratadas en hospitales separados, según detalló este sábado la prensa británica. La madre fue examinada en el Hospital North Middlesex, pero su resultado positivo solo se conoció después del nacimiento y entonces se realizaron inmediatamente estudios a la bebé.

Los médicos están tratando de determinar si el bebé se infectó durante el parto o si contrajo el virus en el útero, un dato que podría entregar revelaciones científicas claves para eventuales tratamientos y prevenciones.

Es uno de los eventos literarios internacionales más grandes del mundo y estaba programada entre el 10 y el 12 de marzo. La deicisión recibió elogios de escritores, editores y público en general.

La Feria del Libro en Londres, uno de los eventos literarios internacionales más grandes del mundo, programada entre el 10 y el 12 de marzo, fue cancelada hoy por temor a una escalada mayor del brote de coronavirus COVID-19, anunció Reed Exhibitions, a cargo de la organización.

El evento, que debía desarrollarse en Kensington Olympia, en Londres, fue objeto de intensas especulaciones en los últimos días y se vio afectado por una ola de cancelaciones de parte de editores.

Penguin Random House, el editor de libros más grande del mundo, anunció ayer en un comunicado la cancelación de su participación en la feria, mientras que Amazon se retiró a principios de la semana al igual que otras importantes editoriales.

«Con reticencia hemos tomado la decisión de no seguir adelante con el evento de este año», dijo el organizador en un comunicado.

Además, explicó que los efectos, reales y proyectados, del coronavirus se están haciendo evidentes en todos los aspectos de la vida en el Reino Unido y en el mundo y muchos de los asistentes a la feria están enfrentando restricciones de viaje.

«Hemos estado siguiendo las pautas del gobierno y trabajando con los consejos continuos de las autoridades de salud pública y otras organizaciones, por lo que tomamos la decisión de no seguir adelante con el evento de este año», reiteró.

«Reconocemos que los negocios tienen que continuar. Con esto en mente, por supuesto apoyaremos y colaboraremos con expositores y visitantes para mantener nuestro mundo en movimiento durante este período difícil», agregó.

En las redes sociales, la decisión de cancelar la Feria del Libro en Londres recibió elogios de escritores, editores y público en general, señaló Télam.

La policía metropolitana de Londres ha matado este domingo en Streatham, en el sur de la capital británica, a un hombre en un «incidente terrorista», según ha informado este cuerpo en su cuenta oficial de Twitter. Según los agentes, hay varias personas que han sido apuñaladas, aunque no han detallado el número exacto de heridos en el ataque. «Se están examinando las circunstancias», ha informado en esta red social el cuerpo policial, que ha recomendado a la gente evitar la zona del suceso, un barrio del municipio londinense de Lambeth situado unos ocho kilómetros al sur de Charing Cross, una de las estaciones más importantes de la capital británica. La policía metropolitana ha matado al supuesto autor del atentado en torno a las 14.00 hora local (las 15.00 en la España peninsular).

El anterior atentado en Londres ocurrió el pasado noviembre, cuando la policía metropolitana mató a tiros al terrorista que se disponía a sembrar el caos en el puente de Londres, el mismo escenario donde hacía dos años y medio se produjo otro atentado. Dos personas murieron y otras tres resultaron heridas durante el ataque.

El grupo yihadista dijo que fue en respuesta a los ataques de la coalición internacional en Siria, que terminaron con la vida de su líder, Abu Bakr al Bagdadi.

El grupo yihadista ISIS reivindicó este sábado el ataque perpetrado el viernes por un hombre que asesinó a cuchilladas a dos personas y dejó además varios heridos en las inmediaciones del Puente de Londres, según la consultora especializada en terrorismo yihadista SITE.

«El autor del ataque de ayer en Londres es un combatiente del Estado Islámico», indicó SITE, que reprodujo un mensaje de la agencia Amaq, vinculada a los terroristas y cuyas cuentas en las redes sociales mayoritarias han sido bloqueadas en los últimos días por las autoridades.

Según el comunicado obtenido por SITE, el ataque fue perpetrado «en respuesta a los llamamientos de atacar a los ciudadanos de la coalición» internacional, liderada por Estados Unidos, que lucha en Siria contra el grupo yihadista y que terminó con la vida de su líder y fundador, Abu Bakr al Bagdadi, el pasado octubre.

En realidad, el ISIS ha quedado muy golpeado y debilitado en los últimos años, y aunque varios ataques se han cometido en nombre de la banda yihadista, lo cierto es que muchas veces son atacantes solitarios que sólo usan esa bandera.

El terrorista que mató a cuchilladas a dos personas y dejó varios heridos el viernes en las inmediaciones del popular Puente de Londres, en el centro de la ciudad, había salido de la cárcel hacía un año, tras cumplir la mitad de una condena de 16 años por planear atentados yihadistas en la capital británica.

Usmar Khan, de 28 años, identificado por la policía como el autor del ataque, había pertenecido a una célula inspirada en Al Qaeda que fue desarticulada antes de que perpetrara un gran atentado en las semanas previas a la Navidad de 2010.

Entre la lista de objetivos del grupo que halló entonces la policía estaba el edificio de la Bolsa de Valores, el Big Ben, la abadía de Westminster, la embajada estadounidense en Londres y la casa de Boris Johnson, entonces alcalde de la capital británica y ahora primer ministro del Reino Unido.

Johnson visitó este sábado el puente de Londres y defendió la necesidad de endurecer las penas contra los criminales más violentos, así como de asegurarse de que los terroristas cumplen sus sentencias íntegramente.

A menos de dos semanas para las elecciones generales del 12 diciembre, Johnson, líder del Partido Conservador británico, indicó que su programa electoral prevé cambiar la ley para que ese tipo de individuos pasen más tiempo en prisión, informó Clarín.

El tenista español Rafael Nadal, quien recuperó esta semana el número uno del mundo, viajará mañana a Londres confiado en que podrá jugar desde el domingo el Masters, pese a que no superó los problemas físicos que motivaron su deserción de las semifinales de París, el sábado pasado.

En ese contexto, el tenista nacido en Mallorca hace 33 años, se sometió a una resonancia magnética en Madrid con la que se comprobó que padece una «distensión a nivel recto abdominal derecho», que le impidió presentarse el sábado pasado ante el canadiense Deni Shapovalov en las «semis» de París, torneo que finalmente quedó en manos del serbio Novak Djokovic.

No obstante, «Rafa» decidió someterse a un tratamiento específico en la zona afectada y tiene previsto viajar y entrenar este miércoles en Londres, aunque recién el viernes comenzará progresivamente a ejecutar el saque, que es el golpe que le genera molestias en la zona afectada, según allegados al tenista.

Nadal desea jugar el Masters que reunirá a los ocho mejores tenistas del año junto al serbio Djokovic, el suizo Roger Federer, el ruso Daniil Medvedev, el austríaco Dominic Thiem, el griego Stefanos Tsitsipas, el alemán Alexander Zverev y el italiano Matteo Berrettini, indicaron.