Tag

Ley Justina

Browsing

Durante el año pasado la Argentina alcanzó su récord histórico de donantes, con 15,75 por millón de habitantes (en 2017 habían sido 13 por millón), y logró bajar drásticamente la negativa a la donación, pasando del 40 al 17 por ciento. Y se realiza un trasplante más por día desde la implementación de la llamada Ley Justina.

Todos esos datos le dan un muy buen marco a lo que se celebra hoy, 30 de mayo: el Día Nacional de la Donación de Organos y Tejidos. Desde el Incucai destacaron el cambio social que significó generar la conciencia sobre la importancia de la donación.
«Se lograron grandes avances. Pasamos de hacer un promedio de 3,5 trasplantes diarios a 4,8. Es un aumento muy significativo en comparación con el primer cuatrimestre del año pasado. Proyectamos terminar este año cercanos a los 18 donantes por millón de habitantes», explicó Alberto Maceira, presidente del Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (Incucai).

Justina Lo Cane tenía 12 años y se transformó en un símbolo de la lucha cuando murió a la espera de un trasplante. En agosto de 2018 y con el impulso del senador pampeano Juan Carlos Marino (Cambiemos) se aprobó la Ley 27447, que regula las actividades relacionadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en nuestro país.

«Esto claramente es un punto de partida. Veníamos con una historia de amecetamiento y a partir de la nueva ley en agosto, lo único que ha pasado es que mes a mes ha ido aumentando la procuración. Con una persona fallecida se salvan siete vidas en promedio, pero pueden llegar a ser 9», detalló Maceira al tiempo que remarca la importancia de la comunicación en este aumento de donantes.

El presidente del Incucai cree que también este aumento en la donación de órganos es porque la gente se siente representada por la ley Justina pero reconoce que también hay un cambio en general en el sistema sanitario y «esa combinación hace que hoy puedan mostrar estas cifras alentadoras que resultan de un trabajo que ya fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud, al designarlo como el tercer centro Colaborador en la materia en el mundo, luego de España e Italia».

 

 

La Arena

Profesionales del hospital zonal «Ramón Carrillo» de Bariloche realizaron esta mañana una ablación de órganos tras la muerte de un joven de 30 años que se encontraba internado en terapia intensiva.

Los órganos fueron trasladados a Buenos Aires, Rosario y Neuquén en el marco de un riguroso protocolo que establece el Incucai para ser trasplantados a los pacientes en lista de espera.

El donante tuvo muerte cerebral como consecuencia de un accidente cerebro vascular (ACV) y estaba inscripto como donante de órganos.

De todos modos, la ley Justina, reglamentada recientemente, permite que todas las personas mayores de 18 años sean donantes excepto que hayan dejado constancia expresa de lo contrario.

Se trata de la quinta ablación que se realiza en Río Negro en los primeros 20 días del año. La última se practicó el martes en el hospital de Cipolletti. En ese caso, dos personas pudieron recuperar la visión por la donación de tejido ocular.

El Cordillerano

La legisladora del PJ-FpV, Estela Hernández presentó un proyecto de ley, con respaldo del cuerpo parlamentario, propiciando la adhesión de la Provincia de Chubut en todos sus términos a las disposiciones de la Ley Nacional N° 27. 447/2018, disponiendo la correspondiente comunicación al Poder Ejecutivo Provincial.

“Justina Lo Cane tenía 12 años, esperaba un trasplante de corazón y murió en noviembre del año pasado en la Fundación Favaloro, y fue ella quien inspiró para la reforma de la ley. Justina tuvo más de 10 operativos (posibilidades de recibir un corazón) durante su internación en la Fundación Favaloro. Sin embargo, ninguno pudo concretarse: en algunos casos porque había pacientes de mayor gravedad, en otros casos por falta de compatibilidad. Además, hubo un caso en el que el órgano era
compatible, pero sufrió una complicación y debieron descartarlo”, expuso la legisladora chubutense al fundamentar el proyecto de ley.

“Con esta reforma podemos destacar algunos cambios con los que se busca dar respuesta a los más de 11 mil personas que se encuentran en lista para un trasplante de órganos, tejidos y células”, destacó.

Aspectos significativos

“Se incorpora la declaración de principios, en la que se destacan los principios en los que se enmarca la ley: dignidad, autonomía, solidaridad y justicia distributiva en la asignación de órganos, equidad. Se explicitan los derechos de donantes y receptores: a la intimidad, privacidad y confidencialidad; a la integridad; a la información y al trato equitativo e igualitario. Se establece la prioridad de traslado aéreo y terrestre de los pacientes con operativos en curso”, explicó.

Refirió que “se crea el Servicio de Procuración en los hospitales públicos y privados, que deberán contar con servicios destinados a la donación de órganos y tejidos, que permitan garantizar la correcta detección, evaluación y tratamiento del donante. Este servicio deberá contar al menos con un profesional que deberá detectar potenciales donantes, proveer a las familias la información completa y precisa sobre la donación de órganos, garantizar el desarrollo del proceso de donación y generar acciones de difusión y capacitación dentro de la institución”.

“También se establece un régimen de capacitación permanente para el recurso humano afectado al proceso de donación y trasplante. Se incorpora la Donación Renal Cruzada. Se mantiene la manifestación de voluntad expresa negativa o afirmativa a la donación de órganos para los mayores de 18 años”, precisó seguidamente.

“Donantes presuntos. Se mantiene la posibilidad de realizar la ablación de órganos y/o tejidos sobre toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos. En caso de no encontrarse registrada la voluntad del causante, el profesional a cargo del proceso de donación debe verificar la misma conforme lo determine la reglamentación. Menores: se posibilita la obtención de autorización para la ablación por ambos progenitores o por aquel que se encuentre presente. Certificación del fallecimiento: se simplifican y optimizan los procesos de diagnóstico de muerte. Se seguirá el protocolo establecido por el Ministerio de Salud de la Nación con el asesoramiento del INCUCAI. Se dispone como hora del fallecimiento de la o él paciente aquella en que se completó el diagnostico de muerte”, aludió la diputada Hernández.