Tag

Lenguaje inclusivo

Browsing

Todos los días, el Ministerio de Salud de la Nación reporta la situación sanitaria del país en relación con el avance del coronavirus a través de una conferencia. En esta ocasión el anuncio captó la atención de los usuarios de las redes sociales por la incorporación de Lucas Grimson a la mesa.

El joven de 19 años integra la Dirección de Adolescencias y Juventudes que integra esa cartera. Según su perfil de Twitter, estudia Ciencia Política y milita en la agrupación Nueva Mayoría, un espacio político que forma parte del Frente de Todos.

Lucas Grimson participó hoy del reporte diario para informar sobre la pandemia. El funcionario se sumó a la conferencia con motivo del Día Internacional de la Juventud para alentar «la participación» de los jóvenes.

Durante su presentación, se comunicó utilizando lenguaje inclusivo y señaló que «les jóvenes históricamente buscan tener un lugar en la sociedad y muchas veces se encuentran con obstáculos, estigmatizaciones y prejuicios».

«Es clave que nosotres, les jóvenes, también nos cuidemos. Nadie es más piola por no usar el barbijo en la calle o ponérselo mal. Los pibes, las pibas, les pibis, podemos ser parte de enfrentar esta pandemia, pero no vamos a poder ser protagonistas del mañana si no tenemos un lugar desde ahora», dijo en la conferencia de prensa.

La participación de Grimson se volvió viral en las redes sociales por su utilización del lenguaje inclusivo y la referencia al término «les pibis», y el video de la conferencia cosechó decenas de miles de reproducciones en Twitter.

Si bien muchas personas apoyaron su participación, especialmente adolescentes que celebraron su discurso, mientras que otros manifestaron su rechazo y lo criticaron por su joven edad

En medio de sus recorridas de campaña, el candidato a presidente Alberto Fernández habló este viernes en el Colegio Nacional Buenos Aires y, a tono con el público adolescente que lo escuchaba, recurrió al lenguaje inclusivo en un tramo de su discurso.

“Prometo trabajar cada día para que cada chico, cada chica, cada chique… que todavía no lo aprendo… tenga un lugar en la escuela pública para poder aprender y construir su futuro”, afirmó el postulante del Frente de Todos, quien se llevó los aplausos de los jóvenes.

Ya en una exposición más política, el ex jefe de Gabinete reiteró este viernes que «la Argentina está absolutamente endeudada y con un futuro complicado» porque «queda una difícil situación económica».

«La Argentina está absolutamente endeudada, con un futuro complicado y, con todo, uno siempre tiene la certeza de que podemos cambiar las cosas», remarcó al compartir una actividad con el expresidente de Uruguay José «Pepe» Mujica y el candidato a jefe de Gobierno porteño, Matías Lammens.

Pepe Mujica y alberto Fernández en el aula magna del Colegio Nacional de Buenos Aires

 

Fernández subrayó que, si se impone en las próximas elecciones, deberá conducir un «país difícil, difícil por cómo queda la situación económica y cómo quedan las ganas de la sociedad».

«No es que chocamos con la misma piedra, es que cada tanto los mismos toman el poder y hacer las cosas que estos tipos hacen», dijo para renovar sus críticas contra su principal rival, el presidente Mauricio Macri.

A su turno, Mujica pronosticó que Argentina “va a salir de la angustia que tiene”. “No sé el rumbo que va a tener, pero va a salir como ha salido miles de veces. Es un país riquísimo y tal vez su desgracia están en ese exceso de riqueza”, afirmó.

Además, le pidió a los jóvenes “pelear contra ese egoísmo que nos amenaza de un holocausto ecológico”.

Al salir del emblemático edificio ubicado en Bolívar 263 de la Capital, Fernández minimizó el cruce con la ministrab de Seguridad, Patricia Bullrich, al sostener que «no sabe nada de derecho» y apuntó contra el ministro de Justicia, Germán garavano.

«Me río (de lo que dice Bullrich) porque es alguien que no sabe nada de derecho. Me preocupa más Garavano, que dice ser ministro de Justicia», lanzó Fernández, en referencia al proyecto del Gobierno proyecto para castigar con multas y cárcel a quienes mientan en un juicio.

El candidato del Frente de Todos contó que mantuvo una charla con Cristina Fernández, tras su regreso de Cuba: «Hablamos de las cosas que nos preocupan. La vi muy bien y ya nos pusimos a trabajar», sostuvo.

Evita emplear el genérico masculino y lo sustituye por la letra «e». Aseguró que nunca recibió cuestionamientos ni de sus colegas, ni de las partes. Con esto busca darle otra legitimidad al lenguaje inclusivo y promover un cambio cultural.

“Muchas veces hago votos unánimes, y nadie, nunca, ninguno de mis compañeros o compañeras me dijo: “che, no, corregí”, afirmó Leticia Lorenzo, jueza de Garantías de Zapala, que escribe sus fallos en lenguaje inclusivo. Aseguró que las resoluciones judicialesno se vuelven incomprensiblespor el uso de la «e», sino que “cuando usamos latinazgos, párrafos interminables, oraciones con tantas comas en el medio, es ahí cuando hacemos poco comprensibles nuestras decisiones”.

La magistrada asegura que tampoco recibió cuestionamientos de fiscales, defensores, víctimas, imputadospor la redacción de sus resoluciones en las que evita usar el genérico masculino

Lorenzo indicó que siempre empleó lenguaje inclusivo. “Usaba el asterisco, después el arroba, después la equis. Tenía el inconveniente de que no podían traducirse en la lectura, la «e» si. “Les” me parece maravilloso, porque de alguna manera economizas, en estos términos, de que no tenes que estar escribiendo las juezas y los jueces, sino que pones “les jueces” y estas abarcando a todos. Por otro lado me parece que las palabras significan el mundo, entonces en la medida en que nosotros usamos lenguaje inclusivo estamos hablando detodos, todas y todes. En las sentencias judiciales también hay que considerar que en general una no está hablando de toda la población, sino que estas hablando de un conflicto específico, pero muchas veces hay que referirse a conjuntos mayores y ahí creo que el lenguaje inclusivo para nosotros es una obligación», indicó al Diario Río Negro.

En cuanto a si el uso de la “e” compromete la posibilidad de una resolución comprensible, Lorenzo manifestó: “el hacer comprensible las resoluciones para mí no tiene que ver con estructurar de una forma la comunicación y el lenguaje, sino que tiene que ver conpensar a quien le estás comunicando y estructurar la resolución en función a todas las herramientas que tenés disponibles. Eso es para que ese mensaje sea lo más claro y preciso posible para los destinatarios y destinatarias de la resolución directas, en primer lugar, pero también para toda la comunidad, porque no nos podemos olvidar de que la sentencia es un acto público. Es el único acto público y controlable que tenemos los jueces.”

Lorenzo planteó que el empleo de lenguaje inclusivo en una sentencia le da otra legitimidad. “Cuando lo usan los adolescentes y las adolescentes lo toleramos, que la tolerancia es una palabra horrible: “lo aguanto más allá de que sé que no corresponde porque: “bueno, son chicos, son disruptivos, ya sé les va a pasar”. Cuando lo usa una autoridad pública en un acto público le está dando, en esta caso al “les”, una legitimidad distinta y está intentando, por lo menos esta es mi intención, provocar el inicio de un cambio cultural. Que no es un cambio estético, o no lo es solamente, sino que también es un cambio en como nosotros construimos nuestra convivencia social en relaciones igualitarias entre todes, y no en relaciones de poder entre: “él que manda, y la que obedece”, subrayó.

El uso del lenguaje inclusivo en distintos ámbitos

Esta semana, una magistrada porteña, Elena Liberatori, le ordenó al gobierno de CABA garantizar el acceso de los chicos a la primaria y a la secundaria. En su fallo, expresa que «miles de niñesy adolescentes no logran obtener una vacante en el sistema de educación de gestión estatal de la ciudad”, escribió.

El lenguaje inclusivo ya se admite formalmente en la academia. La facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires aprobó el reconocimiento del lenguaje inclusivo “como recurso válido en las producciones realizadas por estudiantes de grado y posgrado”.

También lo hizo la facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional del Comahue. En el artículo 22 del reglamento de Posgrado se establece que en las presentaciones de cursos, seminarios, programas de actualizaciones y carreras se sugiere la utilización artículos y pronombres en todos sus géneros o bien el uso de la “x” o de la “e”, informó ADN SUR.

La definición de la Real Academia Española ni se hizo esperar ni sorprendió. Para que no quedaran dudas, este lunes la entidad ibérica usó el capítulo que abre su primer manual de estilo del idioma español para volver a expresar su rechazo al lenguaje inclusivo.

En las primeras páginas de su «Libro de estilo de la lengua española», la entidad que se arroga la tarea de velar por la lengua castellana considera innecesarias las variables que se han desarrollado en Hispanoamérica para incluir el género masculino y femenino en su formulación. «Todos y todas», «todes», «todxs» o «tod@s» son construcciones que la Real Academia rechaza. Es que la institución considera que el género masculino de las palabras, «por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos».

La opinión que la Academia tiene sobre el lenguaje inclusivo se incluyó en su manual de estilo porque ese volumen, editado junto a Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), pretende funcionar como guía ante interrogantes idiomáticos que han surgido en los últimos años y que, en casos como el del lenguaje inclusivo, han llegado a despertar alguna polémica.

Este rechazo, que se suma a varias expresiones contrarias al lenguaje inclusivo que ya tuvieron lugar entre autoridades de la RAE, llega algunas semanas antes de que la Academia deba expedirse con un informe sobre la posible modificación del texto de la Constitución española que encargó la vicepresidenta de Gobierno de ese país con el objetivo de que esa Carta Magna reflejara mayor paridad entre hombres y mujeres.

«El problema es confundir la gramática con el machismo», dijo Darío Villanueva, director de la RAE, ante esa solicitud: es la postura que la Academia vuelve a tomar en su manual de estilo y que, adelantaron desde la institución, muy probablemente tomará al elaborar su informe sobre la Constitución.

A pesar de la posición institucional, el lenguaje inclusivo ha ganado espacio en distintos ámbitos. En Latinoamérica, la cadena televisiva Fox Premium estrenó en octubre la serie «Pose», pionera en tener subtítulos con lenguaje inclusivo, tanto en castellano como en portugués. «Les chiques» se lee, por ejemplo, en las letritas blancas que acompañan los diálogos de sus personajes.

También en octubre, una campaña gráfica de la Ciudad de Buenos Aires usó la «x» en sus carteles: «Todxs tenemos derecho a información, educación y atención gratuita de nuestra salud sexual», decía uno de ellos. En ese entonces, Guadalupe Tagliaferri, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, sostuvo: «Tal vez la Real Academia Española se enoje un poco, y alguno tal vez nos acuse de que estamos destruyendo el idioma, en este contexto nos parece muy importante porque estamos hablándoles a los jóvenes».

Es que, aunque de forma incipiente, el lenguaje inclusivo empieza a expandirse en Argentina, especialmente entre adolescentes que lo usan en su habla cotidiana, tanto oral como escrita. Un ejemplo de esto que cobró notoriedad fueron las palabras de Natalia Mira, integrante del Centro de Estudiantes del Carlos Pellegrini, que en junio de este año, dos días antes de que la Cámara Baja votara a favor de la legalización del aborto, instó a «les diputades indecises» a pronunciarse positivamente en ese debate legislativo.

El manual de estilo que acaba de editar la RAE, del que se imprimió una primera tirada de 10.000 ejemplares y que en España se vende a 24,90 euros, no sólo se dedica a rechazar el lenguaje inclusivo. También se refiere a dudas que surgen de una vida cotidiana cada vez más asociada a la tecnología: para eso, el libro incluye un glosario con términos como «tuit», «yutubero» o «guasap». Y hace recomendaciones tales como escribir «pirata informático» en vez de «hacker». O, en todo caso, apelar a la castellanización y tipear «jáquer». Algo parecido ocurre con el dispositivo de almacenamiento «pen drive»: la RAE invita a escribir «memoria USB» o «lápiz de memoria». Son expresiones que, al menos en Argentina, resultan muy ajenas al habla cotidiana. Pero como en el caso del lenguaje inclusivo, la RAE se aferra a sus convicciones.

Clarin

Este miércoles, se lanzó el primer spot oficial de campaña de la fórmula Alberto Fernández – Cristina Fernández y, en consonancia a los tiempos que corren, decidieron utilizar el lenguaje o estilo inclusivo.

«Hace tiempo que una gran parte de nuestra sociedad espera que nos unamos para salir adelante», escribió el precandidato a presidente en redes sociales para acompañar el video corto en el que se ve la palabra ‘Todxs’.

En el twitt agrega: «la construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible. El camino para ponernos de pie es entre todas y entre todos».

Durante la última sesión del Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco se aprobó el uso del lenguaje inclusivo en cualquier tipo de actividad académica. El proyecto fue avalado por unanimidad para su incorporación al reglamento de alumnos de la Facultad. Los estudiantes podrán imprimir la resolución y exhibirla a aquellos docentes que se nieguen a corregir trabajos o tesis redactados en ese estilo.

Los trabajos prácticos, tesis de grado, monografías o cualquier otra actividad académica de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHCS) de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco podrá ser presentada en lenguaje inclusivo. Así lo determinaron por unanimidad los miembros del Consejo Directivo en la II Sesión Extraordinaria que se desarrolló el lunes último. La resolución será publicada en la página web de la Facultad y estará disponible para que cualquier miembro de la comunidad educativa pueda descargarla.

Tomás Bobowski, estudiante de la carrera de Historia y consejero directivo fue quien presentó el proyecto a partir del pedido de varios estudiantes que sufrían revisiones o la desaprobación de sus trabajos prácticos o tesis de grado por utilizar lenguaje inclusivo.

“Logramos que se apruebe a partir de las leyes que existen y teniendo en cuenta que hay varias universidades que lo están usando. Lo que se resolvió es que todo el que quiera usarlo podrá hacerlo sin sufrir ningún tipo de corrección o intimidación. No es obligatorio”, aclaró Bobowski en diálogo con El Patagónico.

El concejo directivo de la FHCS aseveró que se trabajará para que la medida se extienda al reglamento de alumnos teniendo en cuenta que hay varias universidades que implementaron el lenguaje inclusivo en todos sus ámbitos.

“Es un gran paso porque cualquier alumno podrá utilizar el lenguaje inclusivo y no se le podrá descontar puntos o descalificarlo. Ese fue el disparador del proyecto, que ya está en vigencia y se puede utilizar en la Facultad”, valoró Bobowski quien también explicó que la resolución podrá ser utilizada si algún docente se niega a corregir un trabajo práctico o una tesis redactada en ese estilo.

“Varias de nuestras compañeras sabían en qué universidades se está aplicando y eso nos sirvió como antecedente.Tenemos docentes que han presentado trabajos en lenguaje inclusivo y la Facultad de Humanidades emite sus comunicados en lenguaje inclusivo. Tenemos un montón de herramientas para demostrar que se estaba utilizando en la Universidad”, argumentó el estudiante de la carrera de Historia.

Decisión unánime

Bobowski subrayó que el proyecto fue votado por unanimidad y que ninguno de los consejeros de los diferentes claustros –docentes, no docentes, graduados y estudiantes- se mostró en contra de la iniciativa. En cambio, varios se sorprendieron al enterarse de que existían casos de alumnos que habían desaprobado trabajos por el uso de lenguaje inclusivo.

“Fue unánime la decisión. Solo se hizo una breve fundamentación del proyecto. No fue necesario extenderse mucho. Hubo acuerdo entre los presentes y también sorpresa porque algunos docentes no sabían que se había desaprobado a los alumnos por usar lenguaje inclusivo”, afirmó.

“No estaba por fuera del sistema universitario. Era algo que se podía apreciar al solo ingresar y por eso queríamos un reconocimiento del lenguaje inclusivo. Todos sabíamos que se utilizaba, pero no estaba reglamentado. Queríamos que el Consejo lo aprobara y se pueda utilizar sin sufrir ningún tipo de consecuencia”, afirmó el representante de los estudiantes.