Tag

la pandemia

Browsing

Después de seis meses con una tendencia de casos y muertes creciente, la pandemia del coronavirus empieza a desacelerar despacio en un Brasil donde cada vez es más frecuente ver playas, parques y bares abarrotados de gente, mientras la inmensa mayoría de los colegios continúan cerrados.

El Ministerio de Salud reportó en su último boletín 504 fallecidos relacionados con la COVID-19 en las últimas 24 horas, para sumar un total de 127.464, aunque este martes fue el sexto día consecutivo por debajo del millar de decesos diarios.

El número de positivos fue de 14.279 en el último día y acumula ya 4.162.073 desde que el pasado 26 de febrero las autoridades brasileñas confirmasen el primer caso de la enfermedad en el país, que también fue el primero en Latinoamérica.

Los datos indican que en el gigante suramericano ha comenzado a descender de forma tímida la alarmante «meseta» en la que se instaló desde finales de mayo, cuando comenzó a contar una media diaria de 1.000 muertos y entre 40.000 y 50.000 contagios.

Brasil es hoy el segundo país con mayor número de fallecidos, solo por detrás de Estados Unidos, y el tercero en número de casos, superado recientemente por India.

Sin embargo, los especialistas epidemiológicos advierten del exceso de relajamiento de una población que ya ha comenzado a abarrotar los lugares públicos en vísperas de la primavera austral, pese a las restricciones sanitarias aún vigentes.

«Es muy preocupante porque, a pesar de la disminución, estamos viendo muchas aglomeraciones en bailes, bares y playas. Todo lo que se está mejorando ahora, en una semana o quince días, puede empeorar», alertó a Efe el doctor Marcos Antonio Cyrillo, miembro de la Sociedad Brasileña de Infectología (SBI).

DESCENSO SOSTENIDO EN EL NÚMERO DE MUERTES

Brasil, que cuenta con una población de unos 212 millones de habitantes, registró en la última semana una media diaria de 784 decesos por la COVID-19, la más baja desde mayo y un 17 % menos con respecto a los 14 días precedentes.

Desde el 12 de agosto, el promedio de óbitos vinculados al SARS-CoV-2 en el país se situó por debajo de los 1.000; desde el pasado día 28, de los 900, y ahora de los 800, con lo que la tendencia continúa a la baja.

«Parece que se ve la luz al final del túnel y con las medidas adecuadas se acentuará esa fase descendente, pero aún es temprano para estar tranquilos. Apenas estamos comenzando a entrar en una tendencia de caída», insiste Cyrillo, que actúa también en el Instituto Brasileño de Control del Cáncer.

PLAYAS, BARES Y PARQUES ABARROTADOS

La leve mejoría en las estadísticas y las buenas temperaturas de las últimas semanas parecen haber hecho olvidar a los brasileños que el virus sigue circulando, aunque en menor grado.

En Sao Paulo y Río, los dos estados brasileños más azotados por la pandemia en números absolutos y que concentran cerca de un tercio de la población del país, la nueva normalidad se abre paso de manera preocupante, pese a las restricciones en vigor.

En la víspera, que fue día festivo con motivo de la celebración de la Independencia, cientos de personas volvieron a copar las playas, abarrotar los parques, llenar los bares y hasta organizar fiestas en la calle.

La tasa de aislamiento en Sao Paulo, por ejemplo, llegó al 40 %, su nivel más bajo desde marzo, cuando comenzaron a adoptarse medidas para contener la expansión del virus, en medio de las advertencias de las autoridades, las mismas que iniciaron una desescalada gradual en junio, aún con la pandemia en fase creciente.

Las imágenes de desdén contrastan con el resultado de una encuesta, elaborada por el Instituto Ibope y publicada este martes por el diario O Globo, que indica que el 83 % de los brasileños está de acuerdo con los protocolos sanitarios contra la COVID-19, como el uso obligatorio de mascarilla en locales públicos.

SIN FECHA PARA EL RETORNO DE LAS AULAS

Y mientras la vida en la calle resurge con fuerza, los colegios públicos continúan cerrados y sin fecha, en muchos casos, para su reapertura. Hasta el momento, solo los alumnos de la red pública del estado de Amazonas asisten a las aulas de manera presencial.

En este caso, como en todo lo relacionado con la crisis sanitaria en Brasil, cada uno de los 27 Gobiernos regionales tiene su propio cronograma.

Río de Janeiro permitió solo la apertura de las escuelas privadas, aunque la mayoría no lo ha hecho, mientras que Sao Paulo liberó desde este martes apenas las clases de refuerzo en los centros con la previsión de retomar las aulas normales a partir del 7 de octubre.

Otras administraciones, como la de Rio Grande do Norte, solo prevé la vuelta a las clases presenciales en las escuelas públicas a partir de 2021.

Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Brasil se encuentra entre los países que más tiempo lleva con los colegios cerrados con motivo de la pandemia, de un total de 46 naciones analizadas.

Además, el «club de los países ricos» advirtió que Brasil afrontará un desafío adicional con respecto a este asunto debido al alto número de alumnos por clase, lo que puede favorecer la aparición de rebrotes.

Mientras unos 70 países mantienen sus fronteras cerradas al turismo extranjero, otros 80 lo hacen en forma parcial, según la nacionalidad.

Las fronteras aéreas argentinas permanecen cerradas y no llegan vuelos regulares desde el exterior, pero sí hay vuelos especiales autorizados por el Gobierno, tanto a países de la región como a Europa o a Estados Unidos. En este contexto, ¿a qué países podemos viajar hoy los argentinos?

Para responder esta pregunta hay que ir paso a paso, porque más allá de la situación en la Argentina, la respuesta depende de cada país, porque en el mundo hay diferentes situaciones que, además, van cambiando y evolucionando semana a semana, así que un punto fundamental es estar alerta a las novedades: países que abren o cierran fronteras o modifican los requisitos de ingreso.

Así las cosas, aún si el país restableciera los vuelos internacionales, habría muchos países a los que los argentinos no podríamos viajar, porque mantienen las fronteras cerradas o con distintos grados de restricciones según el país de origen. Al día de hoy, al menos 70 países mantienen sus fronteras cerradas para turistas extranjeros, y otros 80 en forma parcial, según la nacionalidad de los viajeros. Mirá este mapa elaborado por el sitio www.promociones-aereas.com.ar

Por la gran cantidad de casos que registra nuestro país (10º en el ranking mundial y en ascenso), son varios los países que restringen el ingreso de ciudadanos provenientes de la Argentina.

Como ya se mencionó, el requisito principal para poder viajar desde la Argentina es conseguir lugar en alguno de los vuelos especiales que parten desde el país. Además, la gran mayoría de los países aplican restricciones o condicionamientos, como presentar un certificado de salud o un test de Covid negativo, o no haber visitado determinados países en los últimos días.

El consejo central si se planea un viaje, entonces, es siempre consultar al Consulado del destino al que se quiere viajar y chequear sitios web como el de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (www.iatatravelcentre.com/world.php), que van actualizando la situación de las fronteras en el mundo.

Este viernes 4/9 parten desde Ezeiza tres vuelos especiales a Miami, dos a Santiago de Chile y otros a Madrid, Qatar y Santa Cruz de la Sierra (www.aa2000.com.ar).

Los que no reciben turistas

América​: Argentina, Bolivia, Canadá, Chile, Cuba, Paraguay, Perú, Venezuela.

Asia: Arabia Saudita, Bután, Filipinas, India, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Mongolia, Pakistán, Singapur, Tailandia -que probablemente no reabra sus “fronteras turísticas” hasta 2021-, Vietnam, Yemen.

África: Angola, Argelia, Libia, Madagascar, Marruecos, Mozambique, Namibia, Nigeria, Sudáfrica.

Situación en otros destinos

Uruguay: pueden ingresar extranjeros siempre que cumplan una serie de requisitos y demostrando un motivo de viaje impostergable, además de presentando un test de Covid con resultado negativo que haya sido emitido 72 hs antes del viaje, o haciéndose una prueba al llegar.

Todos los extranjeros no residentes deben contar con un seguro de salud que cubra casos confirmados o sospechosos de coronavirus.

Brasil: se puede ingresar por vía aérea por 90 días, con seguro médico válido y cobertura para toda la estadía.

Chile: mantiene sus fronteras cerradas, excepto para ciudadanos y residentes. Exige una cuarentena de 14 días y antes del embarque hay que completar una declaración jurada de salud.

Ecuador: reabrió sus fronteras con cuarentena de 14 días y exige certificado “libre de coronavirus”, y declaración de salud.

México: quienes llegan desde países afectados por Covid 19 son examinados, y los que presenten síntomas compatibles deben ir a cuarentena.

República Dominicana: exige test negativo o prueba rápida al ingreso, además de Declaración Jurada de Salud del Viajero. Desde el 15 de septiembre aplicará una prueba rápida aleatoria y otorgará a los turistas un plan de asistencia al viajero.

Estados Unidos: restringe el ingreso a extranjeros que hayan visitado China, Brasil, Irán, Unión Europea, Irlanda o el Reino Unido en los últimos 14 días. Diferentes estados aplican distintas reglas respecto a cuarentenas o tests.

Unión Europea: mantiene fronteras cerradas a argentinos, brasileños y estadounidenses, entre otras nacionalidades, una medida que se va reviendo cada 15 días. Sí pueden ingresar argentinos con nacionalidad europea y pasaporte de la Comunidad, y hacer escalas hacia otros países.

Reino Unido e Irlanda: se puede ingresar haciendo una cuarentena de 14 días.

Australia y Nueva Zelanda: sólo permiten el ingreso desde algunos países cercanos.

Dubái: exige un seguro médico y un test negativo realizado en las 96 horas previas al arribo, incluidos pasajeros en conexión.

Costa Rica: de América latina sólo pueden ingresar uruguayos. Exige prueba negativa de coronavirus, un formulario llamado “pase de salud” y un seguro que cubra gastos médicos generados por Covid-19.

Japón: quienes lleguen desde la Argentina, que integran una larga lista de países “vedados”, no pueden ingresar.

China: abrió sus fronteras a 36 países de Europa y 13 de Asia, pero no a argentinos ni de otros países de Sudamérica.

Rusia: exige certificado médico con resultado negativo o resultado positivo de anticuerpos IgG. También se puede hacer el test dentro de los tres días de la llegada.

Egipto: pide certificado de prueba de PCR negativo realizado dentro de las 72 horas previas al arribo.

El Covid-19 con restricciones y vacunas, las dos apuestas del mundo para frenar la pandemia. Mientras el planeta registra más de 21,7 millones de casos y unos 776.600 muertos, Estados Unidos, Brasil, Rusia e India -los cuatro países más afectados- avanzan en la concreción de una vacuna.

La mayoría de los países apuesta este lunes por mantener o reimponer medidas preventivas y por desarrollar una vacuna o garantizarse un stock de dosis para frenar las primeras y segundas olas de contagios con coronavirus, mientras la pandemia sigue rompiendo récords en el mundo.

El mundo ya registra más de 21,7 millones de casos y unos 776.600 muertos, según el conteo de la Universidad de Johns Hopkins, y más de 21,5 millones de contagiados y de 767.000 fallecidos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta agencia de la ONU estimó que, solo en las últimas 24 horas, el planeta sumó más de un cuarto de millón de nuevos contagios, lo que demuestra el ritmo acelerado de avance de la pandemia.

Entre los países con más casos diarios se destacan India -hoy la potencia asiática más afectada-, Estados Unidos y Brasil.

En India, donde las autoridades reimpusieron algunas medidas restrictivas luego de la explosión de contagios tras la reapetura económica, el Ministerio de Salud informó hoy que el país superó por quinto día consecutivo los 900 muertos.
India se acerca a los 51.000 muertos y supera los 2,6 millones de casos confirmados, según la agencia de noticias EFE.

Estados Unidos, otro país que reinstauró medidas preventivas tras una reapertura que demostró ser prematura y generó el peor pico de contagios del mundo, ya supera los 5,4 millones de casos y los 170.000 muertos por coronavirus.
El crecimiento de la actual primera ola de contagios en el sur y el oeste del país, llevó a los estados que había controlado su brote, como Nueva York, a imponer medidas como cuarentenas para los recién llegados para evitar una segunda ola, como la que viven las naciones europeas.

En Brasil, en tanto, pese a que el Gobierno sigue rechazando las medidas restrictivas nacionales, el gobernador del estado más golpeado, San Pablo, explicó hoy que no piensa aún levantar la cuarentena.
«Parte de la población decretó erradamente el fin de la cuarentena, no puede haber un final precoz, ya estamos en la octava renovación (consecutiva) de la cuarentena en San Pablo», aseguró Joao Doria en una entrevista a la cadena Bandeirantes desde su casa, donde permanece en reposo tras contraer la semana pasada la enfermedad.

Este fin de semana hubo grandes concentraciones de público en varios puntos de la ciudad de San Pablo, como el barrio Vila Madalena, zona de bares y restaurantes, informó la agencia de noticias ANSA.
Brasil ya suma cerca de 108.000 muertos y más de 3,3 millones de casos confirmados.

La esperanza

Estos tres países, además, apuestan a desarrollar una vacuna o garantizarse un stock de dosis lo antes posible.
Los gobiernos de Brasil e India acordaron con empresas que están realizando algunos de los ensayos clínicos más avanzados, mientras que Estados Unidos anunció hace unos días que confía en patentar una vacuna para fines de año.

Rusia, el primer país en anunciar la aprobación de una vacuna contra el coronavirus -aunque sus desarrolladores aún deben cumplir con la Fase 3-, anunció hoy que ya produjo un primer lote industrial de Sputnik V de más de 15.000 dosis.
La fábrica farmacéutica Binnopharm informó que la vacunación masiva en Rusia comenzará dentro de un mes, según la agencia de noticias oficial rusa RIA Novosti.

El director del Centro de Microbiología y Epidemiología Gamaleya, Alexandr Ginzburg, responsable de desarrollar la vacuna, adelantó que la Fase 3 comenzará a fin de mes y contará con la participación de decenas de miles de personas, entre ellas el personal médico que enfrenta la pandemia.
Rusia sumó en las últimas 24 horas casi 5.000 nuevos contagios, lo que sitúa en cerca de 930.000 el total de casos desde que comenzó la pandemia, mientras que el número de fallecidos ya superó los 15.500.

China, en tanto, aprobó hoy la primera patente de una vacuna, con la esperanza de que pueda ser fabricada en masa a corto plazo en caso de que empeoren los datos de infectados en el país, que acumula más de 89.400 contagios y que parece haber controlado los rebrotes que sufrió en los últimos meses.
La agencia de protección intelectual aprobó la patente de una vacuna creada por la Academia de Ciencias Militares y la empresa Cansino Biologics y que ya fue en marzo la primera en entrar en la fase de ensayos clínicos, según la agencia de noticias oficial Xinhua.

Por otra parte, en América Latina, la región del mundo más golpeada por la pandemia, según la OMS, las negociaciones avanzan para definir cómo será la distribución de la primera tanda de 150.000 dosis que se producirán en Argentina y México en el primer semestre del año próximo.

Desarrollan desinfectantes de superficies para mitigar los contagios por coronavirus.El dispositivo funciona a través de una lámpara LED portátil y la aplicación de la nanotecnología y fueron desarrollados por científicos de la Universidad de Morón y una empresa privada.

Desinfectantes de superficies para disminuir el contagio por coronavirus a través de una lámpara LED portátil y la aplicación de la nanotecnología fueron desarrollados por científicos universitarios y una empresa privada.

Un equipo interdisciplinario de investigadores docentes de la Universidad de Morón desarrollaron un dispositivo portátil con tecnología LED para desinfectar zonas de difícil acceso «con apoyo tanto del gobierno nacional como de la provincia de Buenos Aires», destacó hoy esa casa de altos estudios.

El proyecto, que aspira a reducir los contagios de covid-19 por medio de contacto en superficies «utiliza un dispositivo portátil de desinfección por LED UV-C (luz ultravioleta banda C)»

Además desarrollan «Este método de desinfección, además de su practicidad, presenta una serie de ventajas frente a la limpieza con productos químicos, ya que no requiere la manipulación de sustancias tóxicas, y por ende, permite preservar la salud de los operarios», precisó la Universidad en un comunicado.

La secretaria de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Morón, Gabriela Leiton, aseguró que se trata de «una tecnología de desinfección por UV-C en reciente desarrollo en el ámbito científico-tecnológico del mundo, y la utilización de iluminación LED tiene poco más de un año de implementación».

Precisó que este desarrollo «nos permite estar entre los tres países del mundo que lograron usar esta tecnología nueva para responder rápidamente a la necesidad de cortar la cadena de contagio por medio de la desinfección total de los espacios”,

En tanto, una empresa privada argentina, desarrolló a través de la aplicación de la nanotecnología, una «pelicula sanitizante» para desinfectar superficies y mantenerlas libres del virus Sars CoV-2..

“La nanotecnología va ganando cada vez un terreno mayor, que va desde la posibilidad de generar nuevos medicamentos que se liberen donde necesitan, hasta nano-robots que permiten tomar imágenes del interior de los vasos sanguíneos para hacer diagnósticos precoces», explicó Omar Sued, médico infectólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

También es útil «para nuevos materiales capaces de impregnar a otros materiales, permitiendo que catéteres o prótesis se mantengan desinfectados, o incluso evitar que los materiales e instrumental de laboratorio y de las salas de terapia intensiva sean colonizados por organismos multirresistentes”.

Quienes desarrollan este  producto es  la empresa Dornoch llamado Liquid Guard, «no funciona por acción química, sino física: es un revestimiento con base de dióxido de silicio diseñado con la más avanzada nanotecnología», destacó la empresa.

El presidente Alberto Fernández convocó hoy a reunir «fuerzas» para superar la pandemia de coronavirus «en unidad», al advertir que esa será la manera de «construir la Argentina que nos merecemos».

«Unamos fuerzas para que en unidad superemos la pandemia y construyamos la Argentina que nos merecemos. Unidos somos más», expresó Fernández, y acompañó su publicación con una imagen de la bandera argentina.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio fue dispuesto por el Gobierno el 20 de marzo para mitigar los efectos de la pandemia, y prorrogado posteriormente en sucesivas oportunidades.

Actualmente, la fase 1 de la cuarentena, que es la más estricta, rige sólo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y las provincias de Chaco, Jujuy, Catamarca y San Luis, además del departamento rionegrino de General Roca y el aglomerado urbano de Neuquén.

De acuerdo con los datos actualizados esta mañana, el balance global de coronavirus suma otros 192.400 casos más, para un total de 11.293.738 personas contagiadas y 531.419 víctimas mortales en 188 países y territorios.

La medición de la Organización Mundial de la Salud, siempre un poco más conservadora porque sólo toma cifras oficiales, establece en 11.108.580 los contagios y en 527.835 los decesos por la Covid-19.

Como nota positiva, en el balance de la JHU el total de personas recuperadas superó en las últimas horas los seis millones, con Brasil al frente de la lista, con 990.731 personas curadas, según informa la agencia Europa Press.

Por países, Estados Unidos sigue como más afectado por la pandemia y contabiliza 45.300 positivos en las últimas horas, hasta un total de 2,83 millones de casos y 129.676 muertos.

Brasil, segundo en ese listado, suma 37.900 casos en las últimas 24 horas, con lo que ya tiene a 1,57 millones de personas contagiadas y 64.265 fallecidas.

Rusia se queda en la tercera posición global, con 673.564 positivos y 10.011 muertos, mientras India, la nación más poblada del mundo, con más de 1.400 millones de habitantes, superó un nuevo récord de casos diarios con casi 25.000 nuevos casos, con los que llega a un total de 673.165 personas contagiadas y 19.268 decesos por la covid-19.

Por su parte, Perú y Chile, 5° y 6° en el ranking mundial de casos, respectivamente, ya superaron al Reino Unido, relegado al 7° puesto.

El Gobierno peruano ha confirmado 299.080 personas con coronavirus y 10.412 víctimas mortales, mientras que las autoridades chilenas contabilizan 291.847 contagios y 6.192 fallecidos. En territorio británico hay 286.412 contagiados y 44.283 fallecidos.

México ha superado a España en las últimas horas en lo que a número de casos y fallecimientos se refiere: 252.165 contagios y 30.366 decesos frente a los 250.545 contagios y 28.385 fallecimientos declarados por las autoridades españolas, donde ayer el gobierno de Cataluña tomó la drástica decisión de ordenar el confinamiento obligatorio de 200.000 personas en la provincia de Lérida, para contener un rebrote de la enfermedad.

Italia acumula 241.419 contagiados y unos 34.854 muertos; Irán 237.878 positivos y 11.408 víctimas mortales; Pakistán 228.474 contagiados y 4.712 muertos; Arabia Saudí 205.929 casos y 1.858 muertos; Turquía 204.610 casos y 5.206 decesos, y Francia 204.222 contagiados y 29.896 fallecidos.

Por debajo del umbral de los 200.000 casos se sitúan: Alemania (197.388); Sudáfrica (187.977); Bangladesh (159.679); Colombia (109.793) y Canadá (107.185), que sobrepasan los 100.000 enfermos de Covid -19; un umbral que roza Qatar, con 99.183 positivos.

China, el país donde se originó la pandemia, figura a continuación con 84.838 positivos, mientras que Argentina, Egipto, Suecia, Bielorrusia, Indonesia, Bélgica, Ecuador, Irak, Emiratos Árabes Unidos y Países Bajos han superado los 50.000 casos.

Tienen más de 40.000 Ucrania, Kuwait, Kazajistán, Omán, Singapur,Portugal y Filipinas, mientras que Bolivia, Panamá, República Dominicana, Polonia, Afganistán y Suiza han registrado ya más de 30.000 positivos.

Israel, Bahréin, Rumanía, Nigeria, Armenia, Irlanda, Honduras y Guatemala sobrepasan los 20.000.

Con más de 10.000 figuran en este listado Azerbaiyán, Japón, Ghana, Austria, Moldavia, Serbia, Argelia, Nepal, Marruecos, Corea del Sur, Dinamarca, Camerún, República Checa y Costa de Marfil.

La evaluación de la gestión del Gobierno nacional «tiene una aprobación del 65%» mientras que asciende «al 80% de apoyo respecto a las medidas para enfrentar la pandemia» por coronavirus, aunque «hay muestras de un deterioro del estado de ánimo» en la sociedad, según indica un estudio de la consultora Aresco.

La consultora de Julio Aurelio presentó un estudio sobre el contexto sociopolítico y socioeconómico del país realizado entre el 16 y 19 de junio, en el que además revela que «el 54% cree que el Gobierno nacional sabe cómo planificar la salida de la cuarentena» y que «un 56% de los encuestados tiene una valorización positiva de la gestión económica».

El estudio muestra que la gestión del presidente Alberto Fernández tiene un apoyo del 65,3% frente a una evaluación negativa del 33,5%, luego de más de cien días de cuarentena para mitigar los contagios de coronavirus.

Según el informe, el mayor respaldo a la administración nacional reside en los sectores más vulnerables, con una evaluación positiva de la gestión de un 71,8%, mientras que en los sectores medios alcanza el 63,6% y cosecha el apoyo del 52,2% en los estratos con mejores niveles socioeconómicos.

También se destaca en el estudio que en junio la gestión de Fernández logró aumentar un 12% comparado con el mes de marzo, previo al inicio de la cuarentena, aunque se detalla que la imagen positiva tuvo picos más altos durante el mes de abril.

En la comparación entre la primera etapa de la cuarentena y la actualidad, el informe sostiene que para la mayoría de la sociedad «en marzo la política de salud es una política de Estado», mientras que «en junio la política de salud es una política del Gobierno».

Esto demuestra, según la consultora Aresco, que ahora «hay un retorno de una grieta ideológica política» porque existe «un acuerdo con las medidas de Gobierno y aprobación de la gestión según su simpatía política», pero en el inicio de la cuarentena no fue así.

Con respecto a la cuarentena, el estudio reafirma que «hay un cansancio» pero también que «hay cierta resignación» a la medida, ya que el 37% de la gente en el área metropolitana (AMBA) quiere que siga como está ahora, mientras que un 44% quiere que siga con excepciones y el 16% quiere que se levante.

El panorama en el resto del país es muy distinto al AMBA porque el 64% quiere que siga la cuarentena como está y el 24% quiere que se levante totalmente.

Respecto a la situación económica generada por la pandemia, el estudio concluyó que «desde el inicio de la cuarentena hasta el mes de mayo, la mayoría de la gente consideró que el Gobierno nacional debía priorizar la Covid-19 por sobre la economía».

«Sin embargo, hoy la cuestión prioritaria está equilibrada con la economía», dice la consultora.

En el aspecto económico, el estudio de Aresco sostiene que «solo el 35% mantuvo el nivel de los ingresos desde el inicio de la cuarentena», «el 52% prevé estar peor o igual de mal en sus ingresos luego de la cuarentena», y «solo el 10% de los que han sufrido daños en su situación económica confían que en el corto plazo se recuperan».

Latinoamérica, considerado el epicentro actual de la pandemia de coronavirus, cerró la semana con unos de 2,3 millones de casos, un 25 % del total mundial, y más de 105.000 muertes, mientras se mantiene la curva ascendente en varios países de la región y se extiende el desbordamiento de los sistemas hospitalarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó hoy que los casos de coronavirus en el mundo rondan los 9,5 millones, con más de 480.000 decesos.

De acuerdo con estos datos, América se aproxima a los 5 millones de casos, la mitad del total mundial y casi el doble de lo que acumula Europa.

AMÉRICA: CASI 5 MILLONES DE CASOS Y 240.000 MUERTES

Según el organismo, la curva ascendente de esta pandemia se explica en gran medida por el nivel de contagios en países como Estados Unidos y Brasil.

Estados Unidos, el país con más contagiados a nivel mundial, supera ya los 2,4 millones de casos confirmados de COVID-19 y los 124.000 fallecidos.

Ese dato y el nuevo récord diario de contagios en el país, con casi 40.000 nuevos casos en las últimas 24 horas, puso este viernes en alerta a las autoridades, especialmente en California, Texas, Arizona y Florida, donde las cifras de infecciones han crecido sustancialmente en los últimos días.

Para hacer frente a esta situación, varios gobernadores buscan limitar las congregaciones sociales, ordenar el uso obligatorio de mascarillas en público y evalúan volver a dictar una orden de confinamiento.

En tanto, en Brasil (segundo más afectado del mundo) los contagios y muertes aumentan sin señales de estabilización: hay unos 55.000 decesos y más de 1,2 millones de infectados. Además, los epidemiólogos creen que una subnotificación y que las cifras reales son mucho más elevadas.

La situación en esa nación ha puesto en alarma a países fronterizos como Paraguay, que este viernes expresó preocupación ante la expansión de contagios en el departamento de Alto Paraná, que definió como la «zona más roja del país».

Dentro del continente, tras EE.UU. y Brasil, los países más afectados siguen siendo Perú (272.000 casos y casi 9.000 muertos); Chile (263.360 contagios y 5.068 fallecidos); y México (202.951 infectados y 25.060 decesos).

Con esto, en todo el continente se reportan ya casi 5 millones de casos y unas 240.000 muertes.

LETALIDAD FRENTE A RECUPERADOS

La OMS estima, basada en datos de las redes sanitarias nacionales, que la cifra de recuperados es superior a los 5 millones en todo el mundo.

De ese total. Latinoamérica reporta más de 1,2 millones de personas que han superado la enfermedad, de un total de 2,3 millones de casos.

Mientras en Estados Unidos, entre sus 2,4 millones de contagiados, hay unos 660.000 recuperados.

En cuanto a tasa de letalidad, datos de la Universidad Johns Hopkins ubican a la cabeza a México, con un 12,3 % de fallecimientos del total de casos en el país; seguido de Ecuador (8,2 %); Estados Unidos (5,1 %); Brasil (4,5 %); Colombia (3,4 %); Perú, (3,3 %); y Bolivia (3,2 %).

COLAPSO EN HOSPITALES

Precisamente, Bolivia cumplió este viernes tres meses de la declaración de estado de emergencia sanitaria con una tendencia al aumento de casos, que superan los 28.500, con más de 900 fallecidos, en un país de once millones de habitantes.

El cómputo de casos diarios marca una tendencia al alza en los últimos días, mientras continúan los reportes de centros sanitarios colapsados y algunas muertes a las puertas de hospitales y en las calles.

Las alertas por el colapso en centros de salud se han presentado en ciudades como Santa Cruz, la mayor del país y la más golpeada por la pandemia, con casos de enfermos que deben deambular por varios hospitales hasta encontrar atención y de familiares con problemas para enterrar a sus fallecidos, una situación similar a la que se había reportado en Guayaquil (Ecuador).

El aumento de cifras en México, que al momento parece ser imparable, también ha encendido las alarmas en ese país.

En menos de una semana, México pasó de 20.000 decesos a más 25.000 y en ese mismo periodo sumó 30.000 contagios para sobrepasar los 200.000, desde los 170.000 del pasado viernes.

Sin embargo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno de México, Hugo López-Gatell, consideró un «éxito» que la pandemia se prolongue hasta octubre -según sus estimaciones- pues ello significa que no hubo un incremento súbito de casos y por ello no se saturó el sistema hospitalario.

«A pesar de que tenemos un tenemos un sector de salud maltrecho y en malas condiciones, no ha colapsado y se ha podido contender con la pandemia», señaló.

Esa preocupación también se vive en Sao Paulo, el estado de Brasil más poblado y castigado por la pandemia de coronavirus, que frenó este viernes la desescalada en el interior de su territorio, donde las zonas del interior cuentan con una estructura hospitalaria menor que en la capital.

Desde antes de la pandemia, Latinoamérica ya presentaba una situación compleja en sus sistemas de salud, con una inversión mucho menor que la de Europa, una extendida inconformidad salarial y donde alrededor del 70 % de naciones apenas toca el umbral del personal sanitario requerido.

PEORES PREVISIONES ECONÓMICAS

En medio de las dudas por la desescalada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio otra desalentadora estimación y rebajó drásticamente este viernes las previsiones económicas para 2020 en Chile a -7,5 %, Colombia a -7,8 %, Perú a -13,9 % y Venezuela a -20 %.

En Centroamérica y la República Dominicana las previsiones también son sombrías, con una caída del PIB conjunto del 5,9 % este año, tres puntos y medio por debajo de lo pronosticado en abril; y un leve repunte del 3 % en 2021.

Además, en esta región, “donde la mayoría de los países aún luchan por contener infecciones, prevemos que las dos economías más grandes, Brasil y México, se contraigan un 9,1 % y un 10,5 %, respectivamente, en 2020″, detallaron los expertos del FMI.

Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental, fue más allá al advertir que incluso el panorama podría «empeorar» y durar aún más «elevando la pobreza, la desigualdad y reavivando las tensiones sociales en la región».

 

El pedido del secretario general de la Organización Mundial de Salud coincidió además con la aceleración de la pandemia a nivel global: superó los 9 millones de infectados y los 469.000 muertos, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Sin dar nombres, el secretario general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebeyesus, pidió hoy a los líderes mundiales que no politicen la pandemia de coronavirus sino que se unan para combatirla, en un momento en que los dos países más golpeados, Estados Unidos y Brasil, están sumidos en una crisis política, en parte por sus gestiones sanitarias.

El pedido de Tedros coincidió además con la aceleración de la pandemia a nivel global: superó los 9 millones de infectados y los 469.000 muertos, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

La OMS, que lleva un conteo más conservador y lento, calculó hoy que los casos confirmados en el mundo superan los 8,8 millones y los muertos, los 465.000.

«La mayor amenaza que enfrentamos ahora no es el virus en si mismo, es la falta de solidaridad y liderazgo globales», advirtió Tedros y agregó: «No podemos derrotar esta pandemia con un mundo dividido.»

Algunos ejemplos de divisiones o tensiones políticas son las denuncias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra la OMS y la falta de coordinación dentro de los países para ayudar a los miles de migrantes que quedaron varados tras el cierre de las fronteras como medida sanitaria.

Además, Tedros destacó que la crisis no es solo sanitaria con la pandemia.»Sabemos que la pandemia es mucho más que una crisis sanitaria, es una crisis económica, una crisis social y, en muchos países, una crisis política», aseguró, citado por el canal de noticias CNN.

Dos de las crisis políticas más fuertes de la actualidad se viven en los dos países más golpeados por la pandemia, Estados Unidos y Brasil.

El primero alcanzó a nivel nacional su pico de contagio a la par de Nueva York, su brote más importante hasta ahora. Pero mientras Nueva York tiene hoy una curva pronunciada de descenso, como sucedió en países como Italia y España, el país en su conjunto vive un amesetamiento de la curva que no llega a descender porque más de la mitad de los estados registran aumentos diarios de casos.

Uno de los brotes actuales está en Florida, un estado que hoy superó los 100.000 casos de coronavirus, con 2.926 nuevos en las últimas 24 horas.

Como sucede en otros estados como Texas o Arizona, el aumento constante de los contagios diarios no frenó la reapertura económica que siguen defendiendo las autoridades locales y el propio Trump, sin modificación alguna.

En Brasil, en tanto, la crisis política se profundiza aún más por la retórica beligerante del presidente Jair Bolsonaro.

Hoy el mandatario insistió en que la reacción mundial a la pandemia fue exagerada y defendió una aceleración del proceso de reapertura de los comercios y una vuelta a la normalidad, lo antes posible.

«Le pido a los gobernadores y a los alcaldes de Brasil que, obviamente con responsabilidad, comiencen a abrir el comercio, porque las nuevas informaciones que vienen de todo el mundo, que vienen de la OMS, junto a sus equivocaciones, muestran que tal vez hubo un poco de exageración en el tratamiento de este asunto», afirmó el mandatario en entrevista con el canal de TV BandNews.

Pese a que Bolsonaro volvió a tildar la pandemia como «una gripecita», la crisis del coronavirus ya suma un saldo de casi 51.000 muertos y más de 1,1 millones de contagiados.

En menor medida, la pandemia sigue creciendo en otros países latinoamericanos como Chile.

Hoy las autoridades de Salud informaron de 4.500 contagios nuevos en las últimas 24 horas y el país quedó al borde de los 247.000 casos confirmados.

Asimismo, anunciaron una leve disminución del número de muertos diarios, 23, lo que elevó el total a más de 4.500.

Con estas cifra, Chile ya supera a Italia en cantidad de infectados por coronavirus y es uno de los 10 países con más casos en el mundo, aunque el dato que sigue siendo más preocupante es que su sistema hospitalario sigue al borde de la saturación.

El epicentro de la pandemia se ubica hace semanas en el continente americano, pese a algunos rebrotes importantes en Irán, India y Rusia.

En Europa, el continente que supo ser el foco principal de la pandemia en marzo y abril, las reaperturas graduales siguen avanzando sin aparentes rebrotes masivos.

Francia hoy anunció una nueva disminución del número de enfermos de coronavirus internados en terapia intensiva e informó de 23 nuevas muertes, una cifra que confirma el descenso de fallecimientos diarios en el país.

En total, Francia supera los 197.000 casos confirmados y los 29.600 muertos, según la agencia de noticias EFE.

En tanto, España avanzó con su primera semana laboral sin estado de alarma después de tres meses de confinamiento por la crisis del coronavirus.

Sin embargo, en paralelo anunció que la región de Aragón, donde hubo un rebrote, volverá a la fase , lo que supone volver a restringir la ocupación de comercios y bares o instalaciones hoteleras al 50%, un tercio en las piletas y zonas comunes de ocio, así como insistir en mantener el distanciamiento social y el uso de tapabocas o barbijos en vías públicas y transporte público.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, ha estado monitoreando la cantidad de recursos que los gobiernos en 168 países han invertido para enfrentar la pandemia de coronavirus.

Enormes paquetes fiscales de emergencia están inyectando dinero a la economía para mitigar los efectos de una crisis económica global que, según los pronósticos de expertos y organismos internacionales, será la peor desde la Gran Recesión de los años 30.

En estas inéditas circunstancias, el dogma de mantener el equilibrio fiscal y no incurrir en gastos fuera del presupuesto quedó en el pasado, en la medida que los contagios y las muertes se expandieron rápidamente casi a todo los rincones del planeta.

«Es un nivel de gasto extraordinario», le dice a BBC Mundo Ceyhun Elgin, director del Programa de Master en Economía de la Universidad de Columbia, Nueva York.

Hasta ahora, el monto total del gasto fiscal a nivel global se acerca a los US$7,2 billones, equivalente a unos US$1.152 per cápita, según Elgin.

El ranking del gasto fiscal por covid-19

Para poder hacer una comparación sobre el tamaño de los paquetes de rescate, la investigación de Columbia los presenta en relación al PIB de cada país.

Así entonces el primer lugar lo ocupa Japón con un 21% del PIB, seguido por Luxemburgo (20%), y Bélgica (19%).

En el otro extremo, entre los países que -por distintas razones- no han invertido recursos adicionales a los que tenían contemplados en su presupuesto fiscal están Turkmenistán, Yemen, Omán o Argelia.

¿Por qué hay tanta diferencia entre los paquetes?

Sin duda los países más ricos tienen más posibilidades de aumentar su gasto fiscal, pero no es el único factor.

Elgin explica que los países con menos camas de hospital han tenido que desembolsar más recursos, algo que está directamente relacionado con la calidad y la cobertura del sistema de salud de cada país.

El nivel de exposición a la pandemia también juega un rol clave, en la medida que los países con un mayor número de contagios, tienen mayor presión para inyectar más recursos.

Otro elemento relevante es el acceso al crédito o la ayuda internacional, dado que si un país tiene bloqueadas las vías de oxígeno financiero, no tendrá muchas opciones de aumentar su gasto.

Por ejemplo, países como Estados Unidos o Japón no solo son más ricos, sino que además tienen más facilidades para endeudarse, ya que hay más inversores dispuestos a comprar sus bonos.

Perú lidera el ranking en América Latina

«Latinoamérica presenta un gasto menor que el promedio a nivel mundial», dice Elgin.

Mientras la región ha gastado cerca de un 2,4% del PIB, el mundo ha desembolsado un 3,7%.

Y en el caso de los países ricos -aquellos con más de US$10.000 per cápita- el gasto fiscal adicional por la emergencia es de 6,7% del PIB.

«En América Latina el sector informal es muy grande. Eso hace que la recaudación de impuestos sea baja y por lo tanto, el tamaño de los paquetes más reducido», apunta el economista.

El país que lidera la lista regional de mayor gasto fiscal frente a la pandemia es Perú (9% del PIB), mientras que en el otro extremo está Nicaragua, con un nivel de gasto igual a cero.

«Más grande no es mejor»

«No hay que confundir el tamaño del paquete con la efectividad», advierte Elgin.

«Lo más importante es cómo se gasta el dinero, el contenido del paquete, no sólo la cantidad de dinero».

«Un paquete más grande no significa un paquete mejor», dice Elgin, agregando que se van a requerir otros estudios que permitan analizar en profundidad los contenidos específicos del gasto fiscal frente a la pandemia.

«¿En qué estás gastando el dinero?, ¿en darle crédito a las empresas pequeñas?, ¿en rescatar a empresas grandes?, ¿en los desempleados?, ¿en los informales?, ¿en los bancos?. Esto es muy importante», dice Elgin.

El seguimiento hecho por el equipo de Columbia incluye el gasto adicional al presupuesto aprobado por los países para este año.

En ese sentido, incluye en sus datos recursos frescos y deja fuera reasignaciones dentro del mismo presupuesto.

Eso podría explicar en parte por qué en otras investigaciones sobre los paquetes económicos para enfrentar la pandemia, los valores son distintos.

Por ejemplo, un análisis hecho por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), «Política y gestión fiscal durante la pandemia y las post-pandemia en América Latina y el Caribe», centrado en los recursos totales anunciados por los gobiernos (incluyendo gasto directo, reasignaciones, préstamos a los bancos y otros factores) arroja que el costo de estos paquetes llega al 4,1% del PIB en Latinoamérica.

Con estos parámetros, Chile ocupa el primer lugar de la lista con un 15,1% del PIB, seguido por Perú (11,1%), y el El Salvador y Colombia con cerca de 8%.