Tag

Kim Jong-Un

Browsing

El líder norcoreano, Kim Jong Un, pidió esfuerzos de prevención contra el coronavirus y un tifón, informó el miércoles la agencia estatal de noticias KCNA.

Una reunión ampliada del politburó del Partido de los Trabajadores se realizó en medio de una pandemia que está ejerciendo una presión adicional sobre la economía de Corea del Norte, golpeada por los recientes cierres de fronteras y los daños por inundaciones.

En la reunión se evaluaron “algunos defectos en el trabajo estatal de emergencia contra la epidemia para controlar las incursiones del virus maligno”, dijo KCNA en un comunicado.

Corea del Norte no ha reportado ningún caso confirmado del coronavirus, pero Kim Jong Un, dijo el mes pasado que el virus “podría decirse que ingresó” al país e impuso un confinamiento después de que se informó que un hombre tenía síntomas. Los resultados de las pruebas posteriores en el hombre no fueron concluyentes, según la Organización Mundial de la Salud.

Kim había levantado este mes un confinamiento de tres semanas en la ciudad de Kaesong después de un presunto caso de coronavirus.

En la reunión se discutieron además las medidas de emergencia estatales para prevenir víctimas y daños a los cultivos del tifón Bavi, que se espera que azote al país en unos días, informó KCNA. Las fuertes lluvias e inundaciones han suscitado preocupación por el suministro de alimentos en el aislado país.

El partido gobernante había dicho que celebrará un congreso el próximo año para decidir un nuevo plan quinquenal, luego de que una reunión del organismo notó serios retrasos en la mejora de la economía nacional y los niveles de vida.

Fuente: KCNA

El sábado en un canal de televisión de Hong Kong afirmaron que el líder norcoreano, Kim Jong-un, ha muerto. La CNN y medios surcoreanos afirmaron que Kim fue operado del corazón. “Está en estado vegetativo”, agregó una revista japonesa. China mandó un equipo de médicos de urgencia. Su amigo Dennis Rodman -el ex basquetbolista de la NBA que lo visitó varias veces en Pyongyang- está rezando por él. Pero al gobierno de Corea del Sur no le consta que Kim esté enfermo y el Pentágono comunicó que Kim Jong-un “está en pleno control de sus armas nucleares”. Kim, según la foto satelital de su tren privado, está en la costa este del país, lejos de la capital. La radio estatal de Corea del Norte dijo este domingo que Kim Jong-un manda saludos a los trabajadores de la ciudad de Samjiyon: una manera de decir “está vivo”.

El líder norcoreano no aparece en público desde el 11 de abril. Ni siquiera fue al acto por el aniversario del nacimiento de su abuelo -la navidad norcoreana- cuatro días después. La opacidad es el rasgo principal de este país. Pero más allá de la falta de información hay una lógica que impera desde 1948: el régimen es un asunto familiar. Si Kim Jong-un muere, lo más probable es que el poder recaiga en su hermana tres años menor, Kim Yo-jong, hoy a cargo de organizar la propaganda estatal.

Los guías del tour en el viaje que hice a Corea del Norte en 2016 me llevaron a una librería. Todos los libros eran de Kim Il Sung, Kim Jong Il y Kim Jong Un: el fundador del régimen y sus sucesores. Para simplificar los llamaremos Kim I, Kim II y Kim III. En uno de esos libros llamado Anécdotas de Kim Jong II se dice que un día Kim II visitó una granja en el Distrito de Taehongdan y un granjero pidió un brindis diciendo: “Aunque nunca he creído en la resurrección de Jesús, no abrigo ninguna duda de que el Presidente es inmortal”. Entre los presidentes norcoreanos no hay una sucesión en el poder sino una “reencarnación”.

Kim III tiene 36 años, mide 1,52 centímetros y pesa 136 kilos. Según su índice de masa corporal es “extremadamente obeso”. En 2014 ya había desaparecido durante seis semanas y reapareció usando un bastón. Cuatro años después, cuando se reunió con su par del sur, los medios surcoreanos midieron su respiración: exhaló 35 veces en un minuto cuando lo normal es hasta 16. Podía haber estado nervioso ya que era su primera vez en público fuera de su país y jugaba de visitante. Pero a Kim III se lo ha visto fumando varias veces, hasta inaugurando un hospital en 2013. Además, tiene antecedentes familiares de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Kim III cursó la secundaria en la ciudad suiza de Berna bajo el seudónimo Park Chol. Allí lo acompañó su hermana Kim Yo-jong: siempre fue su confidente, su mano derecha, su escolta y por eso suena como la sucesora natural. Recientemente Kim Yo-jong estuvo al lado de su hermano en los encuentros con los presidentes de Estados Unidos, Corea del Sur y China. Fue ella quien lo representó en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Corea del Sur y quien promovió que las delegaciones coreanas desfilaran juntas. El mes pasado la hermana de Kim III fue por primera vez la vocera del gobierno en los medios estatales para decir que Corea del Sur es “un perro que ladra porque está asustado”, tras recibir quejas del presidente surcoreano Moon Jae-in por los últimos ejercicios militares norcoreanos. La imagen de Kim Yo-jong va en ascenso pero, como dijo el especialista Leonid Petrov, tiene un límite: “Corea del Norte es un país confuciano donde se respetan la autoridad y la masculinidad. Ella es la aliada más confiable de Kim, pero no más que eso”.

Kim II se había casado por primera vez en 1974 con la hija de un General con quien tuvo su primera hija. Luego se casó con la madre de Kim III con quien tuvo dos varones y una mujer. El varón mayor, Jong Chul, tiene 38 años y nunca fue muy querido por su padre. El chef de Kim II, el japonés Kenji Fujimoto, contó que había una marcada discriminación de Kim II: “solía decir que Jong Chul tenía el corazón de una niña”. En 2015 la prensa inglesa mostró a Jong Chul de la mano de un hombre y muy lejos del régimen en un recital de Eric Clapton en Londres.

Kim II también tuvo un hijo extramatrimonial que fue reconocido: Kim Jong-nam. Ese podría haber sido el heredero del “trono” por ser el primogénito varón. Pero en 2001 fue interceptado con un pasaporte falso de la República Dominicana en el Aeropuerto Internacional de Tokio cuando se dirigía a Disneylandia: como castigo su padre lo condenó al exilio. En 2017 Kim Jong-nam fue envenenado por dos mujeres mientras caminaba por el aeropuerto de Kuala Lumpur, Malasia. Con una línea de sucesión compuesta por dos hijas mujeres, un hijo desheredado y otro homosexual, Kim II ya había elegido heredero antes de morir en 2011: el poder recayó en su hijo fanático de la NBA, Kim Jong-un.

En la prensa internacional se ha caracterizado al nuevo “Gran Líder” y tercer “Presidente Eterno” como “un loco sanguinario y bufón”. Pero quizás solo sea como dicen los medios oficiales: un tipo tranquilo y fiel a su joven esposa Ri Sol-ju, una científica y cantante, fanática de Dior y Padra, con quien tuvo su única hija (reconocida oficialmente) hace 7 años.

Kim III es el jefe de Estado más joven del mundo. Tanto él como su hermana nacieron aislados en cuna de oro, han tenido una infancia privilegiada no muy diferente a la de los hijos de algunos multimillonarios occidentales. En el gobierno intentó modernizar la sociedad norcoreana y derritió el hielo de las relaciones diplomáticas con Corea del Sur y Estados Unidos. Pero al mismo tiempo continuó fabricando armas nucleares y arsenales balísticos. De manera cíclica recurre a estrategias de provocación como lanzar misiles para después invitar al diálogo o simplemente como señales de humo. Dirige un país bloqueado y embargado que comercialmente depende de China.

Kim III ha dicho varias veces que su mayor deseo es reunificar Corea. Pero el régimen norcoreano es un fin en sí mismo, un proyecto político sin salida. Para la periodista Anna Fifield, que publicó una biografía del líder norcoreano, “el objetivo de vida de los Kim es simplemente conservar el poder y mantener el sistema intacto para la familia y su entorno”. Pero esa estabilidad, que podría verse amenazada si Kim desapareciera del mapa, no depende solo del gobierno de un país con un PBI similar al de Honduras: también deciden sus sponsors y sus antagonistas. Corea del Norte es un contrapeso a la influencia norteamericana en la península que favorece a China: su principal fuente de financiamiento y abastecimiento. Y si Corea del Norte no fuese una amenaza latente, Estados Unidos no tendría cómo justificar tanto despliegue militar en Corea del Sur y el mar de China. La dinastía Kim sostiene un punto de equilibrio útil para el tablero geopolítico desde los tiempos de la vieja Guerra Fría.

Frente a las versiones que indican que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, está internado en grave estado de salud, hoy se conoció que China envió al país norcoreano un equipo que incluye expertos médicos para asesorar sobre la evolución del gobernante.

En la actualidad China es el principal aliado del país asiático y tiene intereses en que mantenga una estabilidad.

Mientras continúa el fuerte hermetismo sobre la actual situación, lo que dispara rumores de todo tipo alrededor de la salud de Kim Jong-un, una delegación de funcionarios y médicos, dirigida por un miembro de alto rango del Departamento de Enlace Internacional (DPI) del Partido Comunista chino salió el jueves de Pekín con rumbo a Corea del Norte, según indicaron tres fuentes familiarizadas con la situación a la agencia Reuters. El DPI es el principal organismo chino que trabaja con Corea del Norte.

Corea del Norte mantiene en total aislamiento la salud de sus líderes, que es tratada como una cuestión de seguridad estatal. Por el momento, no se logró confirmar detalles de la condición en la que se encuentra el gobernante.

Por su parte, algunos funcionarios del gobierno surcoreano y un funcionario chino cuestionaron los informes que sugieren que Kim Jong-un estaba en grave peligro después de la cirugía. Inclusive, algunos llegaron a afirmar que la actividad de Corea del Norte no presentó ningún cambio.

«No tenemos nada para confirmar en cuanto a los rumores sobre supuestos problemas de salud de Kim Jong-un mencionados por ciertos medios. Ningún movimiento particular fue señalado en Corea del Norte», advirtió Kang Min-seok, vocero de la presidencia surcoreana.

Versiones y dudas

El sitio surcoreano Daily NK, especializado en Corea del Norte, sin citar fuentes afirmó a su vez que el dictador, de 36 años, tuvo que ser operado del corazón el 12 de abril debido a «su obesidad, su pronunciado tabaquismo y un exceso de trabajo» en el Centro Médico Hyangsan, un establecimiento que aparentemente solo está destinado a tratar a la familia Kim. La cadena estadounidense CNN, a su vez, había dicho que la inteligencia estadounidense había encendido un faro con Kim indicado que estaría «en grave peligro».

Los datos fueron suficientes para multiplicar los rumores en unas pocas horas, siguiendo todo el espectro de hipótesis, incluida la muerte, mientras que recientemente se agregó el semanario sensacionalista japonés Shukan Gendai, que hablaba del «estado vegetativo» de Kim después de un procedimiento fallido. Supuestamente la inserción de un stent.

Los ministerios de Defensa y Unificación surcoreanos siguen negándose a hacer comentarios, mientras los servicios de inteligencia se muestran dubitativos sobre esas informaciones. «No es la primera vez que Kim desaparece y reaparece como si nada», insisten.

Por otro lado, al ser consultado por la salud del gobernante norcoreano, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, indicó en una entrevista televisiva: «No tengo nada que pueda compartir con ustedes esta noche, pero el pueblo estadounidense debe saber que estamos observando la situación con mucha atención».

La última vez que los medios estatales norcoreanos informaron sobre Kim Jong-un fue el 11 de abril pasado, hace dos semanas. Lo más llamativo fue su ausencia el 15 de abril, el «Día del Sol», dedicado al cumpleaños de su abuelo Kim Il-sung, «presidente eterno» y fundador del estado norcoreano.

Sin embargo , no es la primera vez que el líder desaparece de la cobertura en los medios. Ya en 2014 se había ausentado y luego reapareció cojeando. En su momento se especuló con un problema de tabaquismo, aumento de peso y antecedentes cardiovasculares.

Los medios de comunicación de Corea del Norte, en silencio sobre el destino del líder, recordaron hoy el aniversario de la fundación del Ejército Revolucionario Popular de Corea, las fuerzas armadas detrás del actual Ejército Popular de Corea (KPA), organizado por Kim Il-sung el 25 de abril de 1932 contra la ocupación japonesa. «Es el firme compromiso del líder supremo Kim Jong-un de desarrollar aún más nuestras fuerzas armadas revolucionarias en fuerzas armadas con la verdadera naturaleza revolucionaria del Partido», escribió Rodong Sinmun, la voz del Partido de los Trabajadores, en un editorial.

Fuente: Agencias Reuters y ANSA

A caballo blanco y en el Monte Paektu, un sitio sagrado cargado de épica. Cual escena de la serie Game Of Thrones, el líder norcoreano Kim Jong-un filtró una foto que desató una ola de rumores sobre un anuncio político importante en las próximas horas, en medio de la escalada en la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte.

El paseo ecuestre de Jong-un en el Monte suele anteceder cambios radicales en el rumbo de la política del líder. Por ejemplo, Kim estuvo en esta montaña en diciembre de 2017, antes de un proceso de apertura diplomática que permitió, entre otros, una cumbre histórica con el presidente estadounidense Donald Trump.

Sin embargo, estas negociaciones no avanzaron en los últimos meses y Corea del Norte aumentó la tensión diplomática con una serie de pruebas de misiles.

Las de noviembre de 2014 y febrero de 2013 precedieron, respectivamente, al fin del periodo de tres años de luto declarado por la muerte del padre de Kim y anterior líder, Kim Jong-il, y a la ejecución de su tío político y «número dos» del régimen, Jang Song-thaek.

Esta vez, las imágenes difundidas por la agencia de prensa nacional norcoreana KCNA, estuvieron acompañados por un texto que recuerda que el paseo a caballo es un «gran acontecimiento de una importancia fundamental» para el país. “Va a haber una gran operación que sorprenderá al mundo y significará un paso adelante en la revolución coreana”, anticiparon manteniendo el misterio.

Para B.R. Myers, experto en propaganda norcoreana y profesor de la universidad Dongseo de Corea del Sur, estas imágenes tienen un regusto imperial y hablan de un dirigente protector de la pureza de la nación frente a las fuerzas exteriores que quieren corromperla. El padre y el abuelo de Kim también eran aficionados a estas estampas a caballo entre cumbres nevadas.

Las pistas que dejó Kim

El mismo líder norcoreano dio indicios de las medidas que puede llegar a tomar. Jong-Un condenó durante una visita a la localidad de Samjiyon las sanciones estadounidenses en un momento marcado por el presistente bloqueo de las negociaciones entre Pionyang y Washington sobre desnuclearización.

«Cada vez que los enemigos tratan de estrangularnos con una cadena de presión, debemos allanar el camino con nuestro propio esfuerzo para seguir viviendo decentemente bajo el estandarte del gran espíritu de la autosuficiencia», resaltó Kim, según asegura KCNA.

Las visitas de Kim llegan poco después de que las conversaciones con EE.UU. hayan topado con un nuevo muro: Pionyang acusó a Washington de no modificar su postura en cuanto a desarme y de exigir pasos al régimen sin ofrecer un alivio de sanciones o garantías de seguridad en las reuniones mantenidas hace algo más de 10 días en Estocolmo.

Corea del Norte dio por interrumpido el diálogo y aclaró que en principio no tiene previsto reunirse de nuevo en la capital sueca en los próximos días como había propuesto EE. UU.

En su cuarto viaje a China en menos de un año, el líder norcoreano se entrevistó con Xi Jinping y visitó una fábrica de medicamentos

El tren personal de Kim Jong-un partió este miércoles de Pekín tras una visita sorpresa de dos días del líder norcoreano para reunirse con el presidente chino, Xi Jinping. Era el cuarto viaje del mandatario a China en menos de un año, y llegaba mientras crecen las expectativas de una nueva reunión entre Kim y el presidente de EE UU, Donald Trump, tras la celebrada en Singapur en junio pasado.

Muy pocos datos han trascendido hasta el momento sobre la visita. De acuerdo con la costumbre, los medios oficiales de ambos regímenes esperarán al menos hasta que Kim haya cruzado la frontera —algo que se calcula que ocurrirá a primera hora del jueves— para divulgar detalles de las actividades de Kim en Pekín. De momento se sabe que se reunió con Xi y, según la agencia surcoreana Yonhap, visitó una fábrica de medicamentos.

La visita tenía como objetivo, según han apuntado los analistas, coordinar posiciones entre Pyongyang y Pekín ante la posible próxima cumbre entre Kim y Trump, para la que ya se busca localización.

Aunque Trump calificó el encuentro de Singapur como un rotundo éxito, esa reunión se saldó con una vaga declaración conjunta sobre la desnuclearización de la península coreana. Desde entonces, el diálogo entre Washington y Pyongyang se encuentra estancado: la Casa Blanca exige para hacer concesiones que Corea del Norte se deshaga de su programa de armamento nuclear y balístico de manera irreversible, completa y verificable, mientras que ese país considera que ya ha dado suficientes muestras de buena voluntad y reclama que Estados Unidos levante al menos parte de las sanciones que pesan sobre el régimen. En su discurso de comienzo del año, el líder norcoreano había advertido de que si Washington no accede a levantar esos castigos, Corea del Norte optará por “un nuevo camino” que no precisó.

Los desplazamientos de Kim a China —su principal aliado económico y militar, y el país que tiene la llave del cumplimiento de las sanciones internacionales contra Corea del Norte— antes de acontecimientos de importancia en las negociaciones entre Pyongyang y Washington han sido práctica habitual a lo largo de 2018.

Pero en esta ocasión, el líder norcoreano, que se desplazaba acompañado de una comitiva que incluía a su esposa, Ri Sol-ju, y sus ministros de Defensa y Exteriores, puede querer presionar a Estados Unidos y demostrarle que su país cuenta con otras opciones y aliados económicos si las negociaciones con Washington fracasan.

Kim probablemente haya “presionado a Xi para que reitere el apoyo de China a un proceso de desnuclearización por fases, en el que Pyongyang y Washington hacen concesiones mutuas en vez de que Estados Unidos exija que Corea del Norte abandone de modo unilateral su armamento nuclear antes de que EE. UU. acceda a relajar el régimen de sanciones”, apunta en una nota la consultora Eurasia Group.

Aunque el presidente chino reiterase su apoyo a un proceso de concesiones recíprocas, “probablemente Pekín tenga pocas ganas ahora mismo de arriesgarse a agravar las tensiones con Estados Unidos porque parezca que cambia su posición sobre Corea del Norte para favorecer a Pyongyang”, apunta la consultora. El desplazamiento de Kim coincidía con el desarrollo de negociaciones en Pekín sobre la disputa comercial entre China y EE. UU.

Como en sus visitas previas el año pasado, la de esta semana incluía también un componente económico para el líder norcoreano. Según Yonhap, aprovechó este miércoles su estancia en Pekín para visitar una fábrica de fármacos de medicina tradicional china.

Kim anunció el año pasado que el programa nuclear norcoreano ya había sido completado, por lo que los esfuerzos se centrarían ahora en el desarrollo económico. En su discurso del 1 de enero, aludió específicamente a la industria farmacéutica como uno de los posibles motores. “Debemos modernizar las fábricas de medicinas y equipos médicos”, declaró entonces.

El País