Tag

jugadores

Browsing

En medio de la pandemia del coronavirus, aún vigente, las autoridades sanitarias de la Nación otorgaron ayer el visto bueno para que los clubes de las dos máximas categorías del fútbol local, enrolados en una suerte de «fase 2», puedan desarrollar «prácticas grupales» con hasta 40 personas en el campo de juego.

Y dentro de 72 horas, es decir este jueves, los equipos están autorizados a pasar a la denominada ‘fase 3’, que estipula que se puedan organizar encuentros amistosos entre entidades de la Primera División y las de la Primera Nacional.
Asimismo, los equipos de la Primera B, Primera C y Primera División del fútbol femenino, además de los del Torneo Federal A, tienen permitidas las prácticas grupales desde el próximo 12 de octubre. Y dos semanas más tarde, es decir el lunes 26 de octubre, las entidades de las divisiones más chicas del fútbol local podrán organizar encuentros amistosos, para ir preparándose de cara a la reanudación oficial de sus respectivas categorías.

Los testeos de dos de estos jugadores arrojaron «resultado positivo» en COVID-19, mientras que los otros «mantuvieron contacto» con un entrenador que está contagiado, por lo cual «deberán estar aislados por una semana».

Cinco tenistas queeste lunes debían participar en la clasificación del Abierto de Roland Garros, en Francia, por el tercer Grand Slam de la temporada, fueron excluidos por estar involucrados en casos de coronavirus.

La organización se abstuvo de suministrar los nombres de los jugadores, aunque la prensa local difundió que los involucrados son el bosnio Damir Dzumhur (114), el español Bernabé Zapata (144), quien ya regresó a su país; el estadounidense Ernesto Escobedo (172); el uzbeco Denis Istomin (167) y el serbio Pedja Krstin (253), según apuntó un informe de agencia ANSA

El comunicado oficial refiere que los testeos de dos de estos jugadores arrojaron «resultado positivo» en COVID-19,, mientras que los otros «mantuvieron contacto» con un entrenador que está contagiado, por lo cual «deberán estar aislados por una semana».

«Por eso fueron excluidos en conformidad de lo que establece el protocolo sanitario», completó el texto emitido por la organización del Abierto francés, cuyo cuadro principal empezará el domingo 27 del corriente.

El próximo martes Flamengo visitará al colista del grupo A, el también ecuatoriano Barcelona, en Guayaquil, y según anunció el diario brasileño O’Día, seis jugadores quedarán al margen del mismo por haber contraído Covid-19.

Flamengo, que fue protagonista indeseado de un récord en la Copa Libertadores al perder 5 a 0 el pasado jueves ante Independiente del Valle, en Ecuador, lo que lo convirtió en el primer campeón vigente en recibir semejante goleada en los 60 años de historia del certamen, hoy sufrió otro fuerte revés fuera de la cancha, ya que se conocieron seis casos positivos de coronavirus en su plantel.

El próximo martes Flamengo visitará al colista del grupo A, el también ecuatoriano Barcelona, en Guayaquil, y según anunció el diario brasileño O’Día, seis jugadores quedarán al margen del mismo por haber contraído Covid-19.

Según ese medio cuatro de ellos son el capitán Bruno Henrique, Diego, Michael y el chileno Mauricio Isla, mientras que en el cotejo anterior con el puntero de la zona, Independiente del Valle, estuvo de baja Vitinho por un cuadro gripal y hoy se informó, para colmo de males, que su estrella, Gabriel Barbosa «Gabigol», está lesionado.

El grupo A es encabezado por Independiente del Valle con puntaje ideal de 9 unidades en tres juegos, seguido por Flamengo con 6, y Junior de Barranquilla, el equipo colombiano que paradójicamente viene de vencer a Barcelona (0), en Ecuador, pero no tiene entrenador (lo tentó a Lucas Pusineri, de Independiente), ya que se retiró su veterano técnico, el uruguayo Julio Comesaña, tiene

El presidente de FIFA, Gianni Infantino, manifestó hoy su firmeza para hacer cumplir a los clubes europeos con su obligación reglamentaria de cederles sus futbolistas a las selecciones que los soliciten para jugar eliminatorias mundialistas, durante una reunión que pasó a cuarto intermedio hasta el jueves, cuando se ratificará o se resolverá postergar el comienzo de esa competición en Sudamérica, previsto hasta ahora para el 8 de octubre próximo.

Esa decisión se postergó justamente ya que el Consejo Directivo de la Conmebol espera que FIFA garantice la cesión de los jugadores que militan en el fútbol europeo para iniciar el torneo clasificatorio a Qatar 2022.

De esta manera, el inicio de las eliminatorias sudamericanas programado para el jueves 8 de octubre todavía no fue confirmado por las autoridades. Ese día el seleccionado argentino debería recibir a Ecuador en La Bombonera, para visitar cinco días después a Bolivia, en La Paz, el martes 13.

Conmebol pretende para el comienzo de las eliminatorias, cuando quiera que ello ocurra, la presencia asegurada de los futbolistas que juegan en Europa.

FIFA tendrá entonces la última palabra el jueves próximo en la voz del suizo Infantino, a través de otra videoconferencia. Sin embargo, su idea primigenia es que se juegue recién a partir de marzo del año próximo con un nuevo formato de tres partidos por cada ventana en vez de los dos como se acostumbraba hasta las eliminatorias para Rusia 2018.

En la que se celebró ayer, sin la participación de los representantes de Bolivia y Venezuela (sus presidentes fallecieron en los últimos meses y no se designaron aún sus reemplazantes), se votó por la realización de las eliminatorias tal como están programadas hasta el momento, pero la moción tuvo un revés contundente, ya que perdió por 7 a 1 (solo Brasil estuvo de acuerdo).

Y no es un dato menor que entre los que votaron en favor de la postergación estén, además de la propia Argentina y Uruguay, la Asociación de Paraguay, justamente el país donde reside la Conmebol y de cuya nacionalidad es su presidente, Alejandro Domínguez. La idea generalizada entonces es pasar el comienzo de las eliminatorias para el año próximo o, de última, para noviembre.

En media de tanta incertidumbre, la Conmebol emitió poco después de finalizada la reunión un protocolar comunicado con el siguiente contenido:

El Ministerio de Salud de Paraguay anunció esta noche que autorizará a los futbolistas de Boca Juniors que hayan estado contagiados de Covid-19 a viajar a Asunción y jugar ante Libertad el próximo jueves por Copa Libertadores, aunque vuelvan a dar positivo en el hisopado PCR de mañana cumpliendo con el protocolo de la Conmebol.

Un vocero de ese Ministerio le informó a Télam que podrán viajar, al considerar que «pasaron la cuarentena sin síntomas y ya no contagian», por lo que lo autorizaron desde la Conmebol.

Esta tarde, mientras la Conmebol autorizaba a Boca a viajar a Asunción con futbolistas que den testeos positivos tras los 14 días de aislamiento sin síntomas de coronavirus, según admite una cláusula del reglamento de protocolo de la entidad; Guillermo Sequeira, funcionario del gobierno paraguayo, informaba lo contrario.

El director de vigilancia sanitaria del Ministerio de Salud de Paraguay dijo hoy en la radio AM 650 de Asunción que «todos los jugadores que bajen al aeropuerto deben mostrar el test negativo y los positivos al Covid-19 no van a poder ingresar al país».

Sin embargo una fuente de la Conmebol y un allegado a la dirigencia de Boca, luego confirmado por el vocero del organismo de salud paraguayo, le confirmaban a Télam que «por un artículo del protocolo del organismo ante la pandemia de coronavirus y con permiso del gobierno paraguayo, aquellos jugadores que dieron positivo -y luego de los 14 días de aislamiento vuelvan a darlo y no tienen síntomas de la enfermedad- podrán viajar y jugar con sus equipos».

La Conmebol hará mañana un testeo oficial al plantel boquense, mientras que el realizado ayer por parte del cuerpo médico xeneize, aunque no hubo confirmación por parte del club, habría dado positivo en algunos de los 18 jugadores que ya tenían el alta sanitaria, por solo haber pasado los días de aislamiento.

Boca tiene 18 jugadores con alta sanitaria después del rebrote de Covid-19, con sus chequeos médicos correspondientes, ocurrido en la concentración del hotel de la zona de Tristán Suárez, después de haber pasado los 10 días estipulados para aquellos que fueron positivos asintomáticos o con pocos síntomas.

También hay tres integrantes del cuerpo técnico que tuvieron la enfermedad en la concentración: Leandro Somoza ayudante de campo: Fernando Gayoso, entrenador de arqueros; y Damián Lanatta, preparador físico.

A ese panorama hay que agregarle seis futbolistas que nunca estuvieron contagiados, quienes hoy volvieron a dar negativo en sus hisopados, pero que si mañana dan positivos estos no podrán viajar.

Hay cuatro que tuvieron Covid-19 y que dieron negativo; y dos más (Gonzalo Maroni y Edwin Cardona) que hicieron en sus hogares el aislamiento preventivo por venir del exterior.

Finalmente, todavía hay cuatro jugadores más que dieron positivo de coronavirus, instalados en el hotel esperando que se cumplan 10 días.

El DT Russo, quien se reintegró ayer a los entrenamientos después de pasar 14 días aislado y comunicado con el plantel a través de la plataforma Zoom, paró hoy dos equipos mezclados.

Otra vez estuvo ausente Julio Buffarini, con un fuerte dolor en el gemelo derecho, quien estuvo en kinesiología y que ya descartado su lugar lo ocuparía Leonardo Jara.

Hoy se retiró con una molestia muscular Sebastián Villa, quien se hizo estudios y no mostró lesión alguna, más allá que hoy por la tarde la dirigencia xeneize volvió a ratificar que el delantero hasta que no resuleva su causa en la justici por violencia de genero contra su ex pareja Daniel Cortes, no podrá jugar.

Quien no va a poder viajar es Ramón «Wanchope» Ábila, quien según el parte médico del viernes pasado tiene un desgarro grado dos en el recto anterior y tiene para 20 días de recuperación.

El técnico Russo, paciente de doble riesgo por edad (64 años) y por haber padecido una enfermedad oncológica hace dos años, había sido separado de la delegación «xeneize» cuando estalló el brote de contagios de coronavirus en la pretemporada «xeneize».

Russo difícilmente pueda viajar el miércoles a Paraguay para el partido del jueves ante Libertad, que marcará la vuelta del equipo al máximo torneo continental por la tercera fecha del Grupo H.

El posible equipo titular para enfrentar a Libertad, de no haber novedades con los permisos de los testeos, no cambiaría mucho de la base que ganó la Superliga 2019/20: Esteban Andrada; Leonardo Jara, Lisandro López, Carlos Izquierdoz o Carlos Zambrano y Frank Fabra; Eduardo Salvio, Jorman Campuzano; Ivan Marcone y Guillermo «Pol» Fernández; Carlos Tevez y Franco Soldano.

El plantel de Boca trabajará en Ezeiza hasta el miércoles, cuando embarque a las 19 en un vuelo charter de solo 50 pasajeros, 20 son futbolistas, rumbo a la capital paraguaya para enfrentar el jueves a Libertad, desde las 21.

Con dos fechas jugadas, Boca suma cuatro puntos en el Grupo H de la Copa Libertadores, mientras que Libertad es líder con seis. Caracas de Venezuela tiene un punto y cierra Independiente Medellín sin unidades.

El plantel de Boca, con 18 de sus integrantes contagiados con el virus Covid-19, seguirá concentrado hasta el sábado 12 de septiembre en el hotel cercano a la zona de Ezeiza, por pedido del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.

Los jugadores que dieron negativos en los testeos se entrenaron esta mañana en las dos canchas ubicadas en el hotel de la localidad de Tristán Suárez, a la espera de que el lunes -con el permiso de las autoridades sanitarias- puedan trabajar en el centro de entrenamientos que el club tiene en Ezeiza.

A ese grupo se sumarían Iván Marcone, Agustín Almendra, Gonzalo Maroni y el juvenil Agustín Lastra, quienes realizaron aislamiento por haber dado positivo en coronavirus dos semanas atrás.

En la práctica de hoy estuvieron 14 jugadores divididos en dos canchas, bajo la coordinación de Mariano Herrón, uno de los ayudantes del entrenador Miguel Russo, y el `preparador físico alterno Alejandro Blasco.

El otro ayudante técnico, Leandro Somoza; el entrenador de arqueros, Fernando Gayoso; y el preparador físico principal, Damián Lanatta, dieron positivo en coronavirus durante esta semana.

Las 61 personas alojadas en el hotel tendrán que hacer mañana un nuevo test PCR, mientras que para el lunes próximo por la tarde se esperan los resultados para ver si hay otro positivo en lo que Boca intentó conformar como una «burbuja sanitaria».

Allegados al cuerpo médico boquense dijeron a Télam que el miércoles próximo los ocho jugadores que dieron positivo asintomáticos podrían empezar a entrenarse, después de realizarse los análisis cardiológicos, a quienes se podrían sumar algunos que tuvieron síntomas leves.

En tanto, el médico infectólogo Tomás Orduna (MN 61528) indicó al respecto a TyC Sports que «las personas que dan positivo asintomáticas, después de diez días podrán intergrarse a sus actividades. No soy deportólogo, pero pienso que si se hacen el chequeo cardiológico correspondiente, no tendrían problemas para volver a practicar».

En tanto, Russo continúa en su casa, con la tranquilidad de saber que su hisopado dio negativo. El DT boquense es paciente de doble riesgo por tener 64 años de edad y haber tenido una enfermedad oncológica hace dos años.

El técnico podría retomar sus tareas cuando el plantel sea autorizado para volver a entrenar en el predio de Ezeiza.

Según sus allegados, está de muy buen animo pese a la situación y de ninguna manera quiere suspender el regreso de Boca a los partidos por la Copa Libertadores. Además, espera contar con varios titulares para ese encuentro.

Boca Juniors tiene ya 26 casos de coronavirus, de los cuales 18 son futbolistas del plantel profesional, mientras que tres de los contagiados son integrantes del cuerpo técnico, uno del cuerpo médico y seis son empleados de otras áreas del club.

Si bien Boca evitó, en el comunicado emitido el miércoles, publicar los nombres, se supo que los jugadores titulares afectados son Esteban Andrada, Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz, Frank Fabra (el arquero y toda la defensa titular); Guillermo «Pol» Fernández, Eduardo Salvio, Franco Soldano y Ramón «Wanchope» Ábila.

El primer enfrentamiento oficial del campeón de la Superliga será en Asunción el jueves 17 ante Libertad de Paraguay, por la tercera fecha del Grupo H de la Copa Libertadores 2020.

El plantel de Marcelo Gallardo, que volvió a trabajar en el predio de Ezeiza, planificó un doble turno para hoy a pesar de la lluvia y los hisopados del mediodía tras aislarse durante el fin de semana, luego del Covid positivo del entrenador de arqueros Adrián Olivieri. En dos grupos y en horarios diferentes, los jugadores del plantel trabajó en la parte física por la mañana, regresó al hotel donde fueron hisopados todos nuevamente y, a la espera de los resultados, tras el entrenamiento de la tarde van a definir cuándo dejan la burbuja.

Los jugadores que desde el jueves pasado se encontraban aislados en el Hotel Holiday Inn tenían previsto dejar el lugar el sábado pasado, pero el caso positivo los obligó a entrar en cuarentena estos días para evitar más contagios.

El protocolo interno, que incluyó un corredor seguro en el hotel para poder entrenar al aire libre de manera individual, funcionó porque la delegación completa de River, testeada el lunes al mediodía, no presentó síntomas ni cargas virales en los hisopados.

De todos modos, el efecto que causó el caso de Olivieri dentro del grupo se terminará de conocer esta noche, cuando se obtengan los nuevos resultados de las PCR realizadas hoy.

Lo cierto es que el plantel va a dejar la burbuja en las próximas horas para continuar con los entrenamientos sin concentrar.

El regreso a la burbuja será entre el 14 y el 30 de septiembre, cuando deban jugar la Copa.

River enfrenta a San Pablo de visita el 17 de septiembre; el 22 lo hará en Lima, Perú, ante Binacional; y cerrará el mes ante San Pablo en el estadio de Independiente, donde jugará de local.

Durante ese lapso de partidos van a estar obligados por reglamento y protocolo de la Conmebol a estar aislados y con pruebas de detección de Covid cada 72 horas, ya que los testeos negativos son necesarios para poder viajar y jugar.

Por su parte, el chileno Paulo Díaz, con una distensión en el recto anterior de la pierna derecha, siguió trabajando de manera diferenciada y sería baja al menos para los primeros partidos pues tiene poco tiempo de recuperación.

Asimismo, el «Muñeco» Gallardo planea algunas prácticas de fútbol para la semana próxima para poder llegar con un poco de ritmo a los partidos, pues no tiene chances siquiera de realizar amistosos.

Futbolistas de River que no presentaron síntomas de coronavirus, fueron autorizados hoy por el cuerpo médico a realizar algunos entrenamientos individuales dentro de la burbuja sanitaria del hotel Holiday Inn de Ezeiza, donde está concentrado el plantel, al aire libre y dentro de un corredor sanitario.

Después del aislamiento preventivo y suspensión de los entrenamientos grupales que causó el positivo en coronavirus del entrenador de arquero, Adrián Olivieri, algunos jugadores salieron a una cancha de fútbol que tiene el hotel en distintos turnos a hacer ejercicios con distanciamiento.

“Se organizó un corredor sanitario dentro del hotel para que los jugadores salgan de sus habitaciones en turnos rotativos a moverse un poco, para hacer algo de bicicleta, sin contacto y con un protocolo especial”, confiaron fuentes de la concentración.

La decisión se tomó anoche luego de consultas a autoridades sanitarias y esta modalidad de entrenamientos se va a repetir hasta que haya nuevos hisopados y puedan regresar al trabajo en el predio en modalidad grupal, tal como venía sucediendo hasta el jueves a la noche cuando se detectó el caso positivo de Olivieri.

En las últimas horas, el médico del plantel, Pedro Hansing, informó que entre el lunes y el martes habrá nuevos estudios para saber si hubo contagios y dependiendo de esos resultados que se van a repetir a las 72 horas se realizará un nuevo plan de trabajo.

El plantel iba a dejar la burbuja sanitaria hoy tras el entrenamiento de la mañana pero por el caso de covid los jugadores seguirán aislados al menos una semana más hasta tanto haya precisiones sobre si hubo más contagios en el grupo de 65 personas.

River va a tener que cambiar el plan de entrenamientos de cara al inicio de la competencia oficial, que será el 17 de septiembre ante San Pablo en Brasil cuando se reinicie la Copa Libertadores, que para el equipo de Gallardo incluye también un viaje a Perú y dos partidos más de local en cancha de Independiente.

Pasada la medianoche y comenzando este jueves en Argentina, terminó una reunión multitudinaria entre los jugadores de la NBA que disputan los playoffs en la burbuja de Orlando. Buscaban un consenso respecto a cómo seguir luego del boicot que comenzó con la baja de Milwaukee Bucks del partido con Orlando y terminó, sorprendentemente, con muchos otros equipos y ligas con encuentros suspendidos. Y no hubo acuerdo: mientras los representantes de Los Angeles Lakers y Los Angeles Clippers votaron por bajarse del torneo y finalizar la temporada, el resto no los acompañó.

La reunión comenzó luego de las 21 de nuestro país, cuando -después de casi tres horas y media encerrados en el vestuario- los jugadores de Milwaukee salieron a leer un comunicado luego de hacer tambalear la estantería de la NBA.

El equipo había decidido no salir a jugar contra Orlando a causa del ataque sufrido por un joven negro llamado Jacob Blake, a quien un policía blanco (identificado este miércoles como Rusten Sheskey) le disparó siete tiros en la espalda y lo dejó gravemente herido, con la posibilidad de que no vuelva a caminar.

A partir de entonces, aunque no había nada planificado, el resto de los equipos fue tomando la misma decisión, la propia NBA decidió suspender los partidos del día y otras franquicias de distintas ligas tomaron el mismo camino.

En el meeting entre los basquetbolistas, en el que se manifestó cierta molestia con los Bucks por haber encarado la situación unilateralmente, y de acuerdo a lo informado por The Athletic, Los Angeles Lakers, equipo liderado por LeBron James y Anthony Davis; y Los Angeles Clippers, con Kawhi Leonard y Paul George a la cabeza, votaron por sostener la medida de boicot y darse de baja de lo que resta del campeonato.

Sin embargo, los jugadores del resto de las franquicias no se mostraron de acuerdo con tan drástica medida. Para muchos de ellos había que hacer valer el sacrificio de haberse metido en la «burbuja» que se armó en Disney, Orlando, en la que están obligados a permanecer encerrados, cumpliendo estrictos protocolos y, claro, lejos de sus familias.

Udonis Haslem, veterano tres veces campeón de la liga y hoy hombre con mínima presencia en la cancha pero suma ascendencia en el vestuario de Miami Heat, les preguntó a sus compañeros: «¿Cómo seguimos una temporada sin los Lakers ni los Clippers?».

Sucede que no sólo son dos equipos importantes: también son dos de los tres o cuatro máximos candidatos a campeón y cuentan en sus filas con cuatro de los 10 mejores de la NBA. Charladas todas las cuestiones y ante la división en la votación, uno de los jugadores LeBron James -que opinó que los dueños de las franquicias deben involucrarse más fuertemente en la cuestión- se retiró de la reunión y detrás suyo salieron el resto de los Lakers y Clippers.

Más allá de la disidencia, esto no implica que los dos equipos californianos vayan a abandonar la temporada dejando al resto, sino que será tema de debate.

Para la mañana de este jueves, en tanto, se espera otra reunión entre los jugadores y una videollamada entre las autoridades de la liga y la Junta de Gobernadores, conformada por los propietarios de los equipos. Todo indica que no se jugarán los partidos programados (Utah-Denver y LA Clippers-Dallas).

Serán horas decisivas para definir la continuidad de una NBA que ya había sido pospuesta por la pandemia de Covid-19 y cuyo regreso ya había estado en duda precisamente por la problemática de la injusticia racial.

El boicot de los Milwaukee Bucks al partido 5 de playoffs de la NBA del miércoles inspiró a otros deportistas a realizar acciones similares en Estados Unidos, todo como protesta por el tiroteo de Jacob Blake, un hombre negro, el pasado domingo a manos de la policía. Las protestas fueron muy eficaces y crearon mucho revuelo en contra del racismo, sin embargo, no son una acción que Lewis Hamilton vea viable para la Fórmula 1.

El piloto de Mercedes, en declaraciones a Nextgen-Auto, expresó sus dudas sobre la eficacia que podría tener un boicot en la F-1 con motivo del Gran Premio de Bélgica de este fin de semana, principalmente porque el foco de las protestas se encuentra en la violencia vivida en Estados Unidos.

Eso sí, Lewis Hamilton alabó la decisión de los jugadores de la NBA y demás deportes. “Me parece asombroso lo que mucha gente en Estados Unidos está haciendo en su deporte, organizadores de eventos, comentaristas, por ejemplo. Hay mucha gente apoyando a los jugadores y realmente presionando por un cambio”, dijo.

El británico se mostró orgulloso de los participantes en las protestas, y se comprometió a hablar con la Fórmula 1 para buscar otras formas de concienciar a los aficionados sobre el problema del racismo y ayudar al movimiento en su contra. Durante esta temporada, él y otros pilotos se han arrodillado antes de las carreras, emulando el gesto que comenzó Colin Kaepernick en 2016 en la NFL, durante la escucha del himno antes de los partidos, y que muchos otros deportistas han adoptado para mostrar su postura antirracista.