Tag

José López

Browsing

La defensa del exsecretario, condenado a seis años de cárcel, busca que el dinero sea utilizado de prueba en la causa de los Cuadernos.

Todonoticias.com informó que el condenado exsecretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo, José López, reclamó que los 9 millones de dólares que le decomisaron no sean entregados a los hospitales Garraham y Gutiérrez, tal cual dispuso la Justicia al imponerle una pena de seis años de prisión por enriquecimiento ilícito. El exfuncionario quiere quepermanezcan como «prueba» para la causa de los cuadernos de las coimas, en la cual también es investigado.

El ahora «arrepentido» del caso que lleva adelante el juez federal Claudio Bonadio por el pago de sobornos durante el kirchnerismo se mostró disconforme con la decisión del Tribunal Oral Federal 1, que hace poco lo condenó y dispuso el decomiso del dinero que intentaba ocultar en un convento de General Rodríguez en junio de 2016.

El reclamo lo hizo a través de su defensor oficial, Gustavo Kollmann, ante Bonadio, en su calidad de «imputado colaborador», para que oficie al Tribunal 1, con el objeto de que ponga «a exclusiva disposición» de la causa de los cuadernos los 9 millones de dólares.

López fue condenado el 12 de junio pasado por enriquecimiento ilícito a raíz de la posesión de ese dinero, sumado a que la Justicia cree que él es el verdadero dueño de la casa Dique Luján, Tigre, en donde vivía pero que decía que alquilaba. Al dictar sentencia, el Tribunal también dispuso el decomiso del dinero y su entrega en parte iguales a los hospitales Garrahan y Gutiérrez.

Aún el dinero no fue entregado y permanece en la bóveda del Banco Central, ya que la decisión puede quedar sujeta a apelaciones luego de que el Tribunal brinde los fundamentos de su fallo.

En el escrito presentado ante Bonadio, la defensa de López considera «loable» la decisión de la Justicia de entregar el dinero a los hospitales, pero «probablemente errado por cuanto licuaría un determinante elemento de prueba» del caso cuadernos. Además, le advirtió a Bonadio que «no puede mantenerse esquivo» frente a la decisión del Tribunal de disponer de ese plata, ya que él «posee una investigación cuyo objeto procesal gira en torno al mecanismo de recaudación de dinero ilegal con relación a obras públicas».

Si bien aún no se conocen los fundamentos de la condena por enriquecimiento ilícito, se infiere que el Tribunal determinó que los 9 millones de dólares eran de José López, pero el exfuncionario insiste en que no, y que sólo los guardó por expreso pedido de un entonces secretario de la expresidenta Cristina Kirchner.

En el mismo escrito presentado ante Bonadio, la defensa de López insistió en que hay «muchos puntos de conexión» entre el caso cuadernos y el que lo tiene como condenado por enriquecimiento ilícito. Reiteró, en tanto, que el exfuncionario dijo que el dinero que le fue descubierto en el convento en realidad le había sido cedido por Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de los Kirchner.

Sobre los puntos en común entre ambos casos, mencionó que quienes fueron secretarios privados de Néstor y Cristina Kirchner están en su mayoría imputados en el caso cuadernos, «sospechados de ser testaferros del matrimonio presidencial». Para la defensa de López, pese a la condena, «no se demostró» que el dinero fuera de él y en la causa cuadernos es donde se debe determinar el origen que él atribuyó al entorno de la expresidenta.

Por último, se opuso a la pretensión de las querellas de acusar a López como «organizador» de la asociación ilícita que investiga Bonadio como matriz de recaudación ilegal, pues de ser así –advierte la defensa- se caería el acuerdo como «arrepentido» que el exfuncionario pactó con la Fiscalía y donde sólo es considerado miembro de aquella, una figura penal más leve.

En tanto, el abogado Kollmann, que también asiste al remisero Oscar Centeno, pidió para éste su sobreseimiento y que no sea elevado a juicio oral y público. En el planteo hecho ante Bonadio, la defensa dijo que fue un «simple chofer» que trabajó para las órdenes de Roberto Baratta, exhombre de confianza de Julio De Vido y detenido en la causa, y que no fue parte de la asociación ilícita investigada.

Tanto López como Centeno son «arrepentidos» en el caso y los dos están bajo el programa de protección de testigos e imputados colaboradores.

El Tribunal determinó que el dinero incautado será destinado al Hospital Garrahan. La monja del convento de General Rodríguez, que estaba acusada por encubrimiento, fue absuelta

El Tribunal Oral Federal 1 resolvió hoy condenar a 6 años de prisión por enriquecimiento ilícito al ex secretario de Obras Públicos José López por el escándalo de los bolsos con casi USD 9 millones que arrojó a un convento de General Rodríguez en 2016. También deberá pagar una multa del 60 por ciento del valor del enriquecimiento y lo condenaron a la prohibición perpetua para ejercer cargos públicos.

Los magistrados también condenaron a María Amalia Díaz, esposa de López, a 2 años de prisión de ejecución condicional por ser partícipe secundaria de López. Por su parte, la monja Inés Aparicio, quien lo ayudó a ingresar los bolsos al convento de General Rodríguez, fue absuelta del delito de encubrimiento.

Además, los casi USD 9 millones y los relojes marca Rolex y Omega que fueron incautados durante el procedimiento en el que López quedó preso fueron decomisados y serán entregados añ Hospital Garrahan y al Hospital de Niños Gutiérrez para que las instituciones «puedan satisfacer sus necesidades prioritarias de asistencia médica, insumos para la atención de los pacientes y aparatología».

En total son poco menos de 8.982.047 de dólares, 153.610 mil euros y 59.114 mil pesos que irán a los hospital. Se trata del dinero con el que fue detenido la madrugada del 14 de junio de 2016 en un convento de General Rodríguez, a donde fue para esconder la plata.

Con traje oscuro y corbata roja, López escuchó la condena sin inmutarse desde la última fila de la sala de audiencias. Lo acompañaban cuatro agentes del programa de protección de testigos e imputados al que ingresó López luego de declarar como arrepentido.

La pena de seis años es la más alta para el delito de enriquecimiento. Esta es la primera condena que recibe el ex funcionario, 12 años secretario de obras públicas de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Pero no es es el único. El 21 de mayo pasado comenzó a ser juzgado junto a la ex mandataria en el caso de la obra pública.

El veredicto fue dictado por los jueces Ricardo Basílico José Michilini y Adrián Grünberg, con la disidencia de este último en siete puntos del veredicto.

El tribunal consideró que hubo enriquecimiento ilícito en los millones de dólares con los que López fue detenido y en la casa del Dique Luján, en Tigre, en la que vivía. Por esa vivienda también fueron condenados los empresarios Andrés Enrique Galera y a Eduardo Ramón Gutiérrez fueron condenado como partícipes necesarios de enriquecimiento ilícito a 2 años y seis meses de prisión de cumplimiento condicional y al pago de una multa del valor del 50 por ciento del enriquecimiento.

En el juicio también se juzgó el enriquecimiento en un departamento de la avenida Las Heras al 2000, en Barrio Norte. Pero el empresario rosarino Carlos Gianni y el abogado Marcos Artemio Marconi, que estaban acusados de ser los prestanombres de López, fueron absueltos. El tribunal dispuso levantar el embargo que había sobre esa propiedad.

La fiscalía a cargo de Miguel Ángel Osorio y la Oficina Anticorrupción -su titular Laura Alonso estuvo presente en el veredicto- habían reclamado una pena para López de seis años al considerar que el dinero era del ex funcionario y que no podía justificarlo con sus ingresos.

López dijo que el dinero «era de personas vinculadas a la política». Contó que esa noche, Fabián Gutiérrez, ex secretario de Cristina Kirchner, le pidió que escondiera plata que era de Daniel Muñoz, fallecido secretario de Néstor Kirchner, y que para eso fueron hombres que lo escoltaron en un auto y una moto hasta su casa.

Los fundamentos de la decisión del tribunal se conocerán el próximo 28 de agosto. A partir de allí, las partes podrán apelar para que la decisión sea revisada por la Cámara Federal de Casación Penal.

 

 

infobae

El juicio por enriquecimiento ilícito del ex secretario de Obras Públicas José López concluye este miércoles cuando se conozca la sentencia que dará a conocer el Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1) después de las palabras finales, que se esperaba que comenzaran a las 9.30.

El fiscal del caso, Miguel Ángel Osorio, solicitó seis años de condena para el ex funcionario K al igual que la Oficina Anticorrupción (OA) en su rol de querella. En tanto, la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió que se acuse a los imputados también por lavado de dinero.

En la madrugada del 14 de junio de 2016, José López quedó preso cuando buscó esconder en un convento de General Rodríguez bolsos con casi 9 millones de dólares, 153.000 euros, 59.000 pesos y relojes Rolex. Esto reactivó la causa por enriquecimiento ilícito en su contra que tenían desde 2008 el juez Daniel Rafecas y el fiscal Federico Delgado.

“Hay prueba suficiente” para “tener por acreditado el enriquecimiento ilícito de López y de su mujer, y en particular la compra del terreno y la construcción de la casa ubicada en Dique Luján, el departamento de la calle Las Heras y la tenencia del dinero hallado en el Monasterio”, señala la acusación que llevó a juicio al ex funcionario K.

El juicio comenzó el 11 de junio de 2018 y contó con más de 100 testigos a lo largo de las audiencias. Durante los alegatos, la UIF fue la primera en exponer, pero por haber sido aceptada en el inicio del proceso como querellante, nunca pudo realizar el pedido de elevación a juicio oral, por lo cual su acusación es sin condena.

La UIF dio por probado que los 9 millones de dólares que el detenido ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo intentó esconder le pertenecían, y sostuvo que, además de enriquecimiento ilícito, hubo lavado de activos.

El fiscal Osorio consideró que durante su paso por la función pública, “López aumentó su patrimonio en un monto escandalosamente elevado que de ningún modo puede justificarse (…) lo cual demuestra que detrás de ese dinero espurio se esconden actos de corrupción”.

Además, la Fiscalía explicó que López contó con la colaboración de Andrés Enrique Galera, Eduardo Ramón Gutiérrez y Carlos Hugo Gianni, quienes actuaron como interpósitas personas, comúnmente denominados “testaferros”, para disimular la incorporación de esos bienes a su haber, y con la colaboración de su esposa –María Amalia Díaz-, quien “actuó de intermediaria para la compra del departamento y en la dirección de la obra de la casa de dique Luján.

También contó con la cooperación de Marcos Artemio Marconipara modificar el estatuto de la empresa Marketing y Eventos y así posibilitar la adquisición de tal departamento”.

En relación a Celia Inés Aparicio, Osorio sostuvo que no surgieron a lo largo del debate elementos que permitan sostener el “ánimo doloso” de la imputada de encubrir la comisión del hecho ilícito de José López. “La prueba examinada demostró que no era ella sino la madre Superiora Alba la que tenía contacto directo con José López y María Amalia Díaz. Y que la noche del hecho Aparicio sólo actuó cumpliendo órdenes, sin que existiera indicio alguno que tuviera conocimiento del contenido de los bolsos”, explicó.

López llegó a esta instancia de juicio oral por tres hechos: la posesión injustificada en su patrimonio del dinero de los bolsos, donde había 9 millones de dólares y $ 452.600 en joyas. Además, se le atribuyó la compra y refacción de una casa en Tigre, que López decía alquilar y la justicia determinó que era de su propiedad. Fue registrada en calidad de testaferro, primero a Galera -hasta el año 2010- y después a nombre de Gutiérrez. La tasación oficial le otorgó un valor de 480.000 dólares a la propiedad.

También, el ex funcionario fue procesado por la compra del departamento de calle Las Heras 2030. Allí habría utilizado como pantalla a la sociedad “Marketing y Eventos S.A.”, propiedad del empresario Carlos Gianni, y al abogado Marcos Artemio Marconi. El valor de la propiedad es de 110.000 dólares.

El ex funcionario K es actualmente imputado colaborador en la causa de los «cuadernos de las coimas», tras haber declarado en ese sentido ante el fiscal del caso, Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio.

 

 

JPE para Clarín

El fiscal Guillermo Marijuan pidió iniciar una nueva investigación para determinar si el exsecretario de Obras Públicas kirchnerista, José López, y los exintendentes de la ciudad petrolera, Martín Buzzi y Raúl Simoncini, cometieron el delito de «defraudación a la administración pública» en la construcción del Estadio del Centenario de Comodoro Rivadavia.

La obra estaba bajo la órbita de las empresas Edisud y Torraca Hermanos y en 2010 se sumó la constructora CPC del empresario Cristóbal López. Para el organismo de control nacional «se trata de un fraude millonario».

Según indicó el canal TN, Marijuán elevó su requerimiento a la jueza María Romilda Servini de Cubría a partir de la denuncia de la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, que basó su presentación judicial en un informe de la Secretaría de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública, a cargo de Fernando Alvarez De Celis, que detalla irregularidades en la construcción del «Estadio del Centenario» como retrasos, sobreprecios y faltantes.

Además del exfuncionario kirchnerista preso por haber sido filmado tirando bolsos de dinero en un convento, José López, fueron imputados los exintendentes de Comodoro Rivadavia, Raúl Simoncini y Martín Buzzi, y el ex subsecretario de Obras Públicas del Ministerio de Planificación Federal, Abel Fatala. Todos están acusados de participar de la maniobra.

La historia

El proyecto comenzó a tomar forma en 2004 tras un acuerdo entre el municipio y la secretaría de Obras Públicas que dirigía López. La obra se proyectó con una inversión total de $ 30 millones aunque tras 14 años y más de $ 60 millones invertidos, aún resta construir parte de la tribuna norte y se observan faltantes de pisos, barandas, conexiones eléctricas y el propio techo del escenario.

Para entender el motivo por el que este gigante de cemento se erosiona a la vera del Atlántico Sur hay que remontarse en el tiempo.

«El 5 de septiembre de 2006 -describió TN-, López aprobó el contrato con la municipalidad de Comodoro Rivadavia por un total de $ 30.054.914 y nueve días después se adjudicó la obra a la Unión Transitoria de Empresas (UTE), integrada por Edisud S.A y Torraca Hermanos SRL», relató el medio nacional.

El informe confeccionado por Alvarez De Celis indica que entre 2008 y 2013 los trabajos estuvieron prácticamente neutralizados. Los retrasos no solo se debieron a cuestiones financieras: La tribuna norte nunca pudo ejecutarse porque en ese sector del terreno se encontraba la «Estación Reguladora de Presión de Gas Costanera», la que tardó años en removerse.
Para cuando el espacio estuvo libre, el proyecto no contaba con los fondos para levantar la estructura.

«Pese a los nulos avances, en ese período la obra acumuló varias asistencias financieras. Un ejemplo de esto es el acta complementaria que el 13 de noviembre de 2008 firmaron Fatala y Buzzi, en la que se estableció una ampliación del monto total de la obra en $ 13.906.341», precisa el medio de Grupo Clarín.

En medio de la parálisis, Cristóbal López se incorporó al proyecto. Lo hizo el 26 de abril de 2010, cuando la constructora CPC se sumó a la UTE en lugar de Edisud S.A.

Tres años después de su llegada se produjo una nueva asistencia financiera por más de $42 millones y se estableció un nuevo plazo de ejecución de obra de 605 días. En 2014 se aprobaron otros $7.684.363, y ya con Mauricio Macri en el poder, en abril de 2017, se firmó un convenio por otros $15.342.482, que no se pagó debido a que el municipio no entregó la documentación respaldatoria.

De acuerdo al requerimiento de Marijuán, para ese entonces la obra tenía un valor de más de $109 millones, es decir casi $80.000.000 más de lo estipulado en 2006. El Estado entregó, hasta el momento, $60.128.368 y la construcción presenta un avance de solo el 70,55%.

Qué pasó. De a poco se empiezan a conocer más detalles de la extensa declaración del ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López ante el fiscal Carlos Stronelli, en el marco de la causa de los cuadernos K. Esta vez lo que trascendió es que el detenido ex funcionario involucró al diputado nacional Máximo Kirchner como parte de un engranaje que se encargaba de recaudar fondos ilegales durante el kirchnerismo.

Eso no fue todo, López también apuntó contra Néstor y Cristina Kirchner como “los principales responsables” de este sistema de recaudación. Es más, aseguró que los u$s 9 millones que tenía en el bolso que intentó esconder en el convento de General Rodríguez, en 2016, era dinero de este circuito ilegal proveniente de la obra pública para financiar la política.

Según revelaron hoy los diarios Clarín y La Nación, durante las más de seis horas de declaración ante Stornelli, López aseguró que fue instruido por el kirchnerismo para juntar dinero durante la campaña de 2013 con el único fin de destruir la candidatura de Sergio Massa.

Qué dijo sobre el episodio del convento. El ex secretario de Obras públicas dijo que estos bolsos “tienen relación con las coimas que se investigan en esta causa (de los cuadernos K), son parte de la misma maniobra”. «El dinero de los bolsos no era mío, era de personas de la política», reiteró.

López aseguró que intentó esconder los 9 millones de dólares, 153.000 euros y 59.000 pesos en el convento de General Rodríguez «por órdenes de otras personas” y remarcó que ese dinero no enriqueció su patrimonio.

Cómo sigue su situación judicial. Tras su declaración, el ex funcionario kirchnerista pidió ingresar al programa de testigos protegidos, por lo que fue sacado del penal de Ezeiza y trasladado a un lugar secreto, en resguardo de su seguridad.

Ahora se espera la decisión del juez de la causa, Claudio Bonadio, quien tiene que determinar si la confesión de López es homologada o no, y hasta podría pedirle más información.

Como si fuera tarea para el hogar, José López se llevó el miércoles las copias de las confesiones de Claudio Uberti, Carlos Wagner y otro material adicional de la causa por los cuadernos de las coimas . Por distintas razones que incluyen cuestiones más personales que políticas -sostienen en su entorno-, esa lectura precipitó su cambio de actitud.

Dos días después, el exsecretario kirchnerista confesó ante la Justicia cómo eran los pagos ilegales por la obra pública , explicó de qué manera se juntaba dinero negro para las campañas y, por primera vez, contó detalles sobre los US$9 millones que llevaba en bolsos cuando fue detenido, allá por junio de 2016.

López punteó 12 temas relevantes como su primera oferta para convertirse en arrepentido, según pudo reconstruir LA NACION de fuentes judiciales. La propuesta sorprendió el viernes al fiscal Carlos Stornelli y al juez Claudio Bonadio , que incluso ya había abandonado Comodoro Py.

El hombre de los bolsos llegó después de las 14 hasta el despacho del fiscal. Pidió un mate cocido y, tal como lo había ensayado con su abogado, declaró sobre los temas más relevantes. López contó, por ejemplo, cómo fue instruido por el kirchnerismo para juntar dinero durante la campaña de 2013 con el único fin de destruir la candidatura de Sergio Massa , que recién había creado el opositor Frente Renovador tras su paso por el gobierno de Cristina Kirchner .

Temor reverencial
Pero toda la determinación que el exfuncionario mostraba para relatar cómo funcionaba el sistema de coimas quedaba inhibida a la hora de precisar el rol de Cristina Kirchner.

«Tenía un temor reverencial», resumió una fuente judicial. Le preguntaban el fiscal Stornelli, el fiscal adjunto Carlos Rívolo y su abogado Gustavo Kollmann, que intentaba guiar su relato.

«En ese momento iba diciendo las cosas con cuentagotas», dijo uno de los protagonistas sobre el momento más tenso de esa declaración, que finalmente involucró a la expresidenta.

La percepción de varios testigos presenciales que consultó LA NACION era que López ya había manifestado que tenía mucho temor de las consecuencias que esa declaración pudiera generarle en su regreso al penal de Ezeiza , donde llevaba más de dos años detenido.

Pero la sorpresiva confesión que complicó a la familia Kirchner comenzó a gestarse 48 horas antes. «Me niego a declarar por ahora», lanzó López el miércoles, ante Bonadio, en su primera indagatoria por los cuadernos. Ese «por ahora» fue un guiño que interpretó alguno de los investigadores como una oportunidad para negociar.

López conoció ese mismo miércoles a su nuevo abogado, el defensor oficial Kollmann, el mismo que representa al chofer Oscar Centeno, primer arrepentido de la causa. Después de una larga reunión, el hombre de los bolsos se llevó de su despacho varias copias del expediente que incluían las confesiones de Uberti, excompañero del Ministerio de Planificación , y Wagner, un empresario al que frecuentó durante varios años.

López leyó las confesiones en el penal de Ezeiza. El exfuncionario compartió el módulo N° 6 del penal de Ezeiza con Amado Boudou , Ricardo Jaime , Cristóbal López y Juan Manuel «Pata» Medina, entre otros personajes del entorno kirchnerista. Sabía que si aceptaba convertirse en arrepentido ya no podría volver a ese lugar.

El viernes era el día. Sus defensores cuidaron hasta los detalles más pequeños para no despertar sospechas. Fue citado en Comodoro Py por la abogada Pamela Bisserier Díaz, que lo representa en el juicio por los bolsos y comparte la Defensoría General con Kollmann, su abogado por los cuadernos.

Estuvieron reunidos más de tres horas en Comodoro Py para coordinar la defensa. López todavía dudaba, pero finalmente tomó la decisión. Antes de enfrentar a Stornelli, sus defensores intentaron estructurar lo máximo posible el relato, una tarea nada fácil para un hombre acostumbrado a oraciones cortas y frases secas.

López habló durante seis horas. Repitió su mate cocido y, sobre el final, volvió a sorprender cuando pidió ingresar en el programa de protección de testigos. Nunca más volverá a cruzarse con sus compañeros kirchneristas.

La Nación

El ex secretario de Obras Públicas pidió declarar nuevamente en las últimas horas del viernes, tras haberse negado anteriormente.

El ex secretario de Obras Públicas José López solicitó volver a declarar ante el fiscal Carlos Stornelli en la causa donde se investigan las coimas a cambio de obra pública.

Por ello, en la tarde del viernes llegó desde el penal de Ezeiza a Comodoro Py, donde pidió convertirse en «imputado colaborador». Ahora, resta que el juez que investiga la causa, Claudio Bonadio, lo acepte.

Hasta ahora López se había negado a declarar, pero tras reunirse con sus defensores volvió ante el fiscal y compareció por alrededor de siete horas.

López llegó este mediodía a Comodoro Py.

López además afronta un juicio por enriquecimiento ilícito, luego de ser sorprendido escondiendo bolsos con U$S 9 millones en un convento de General Rodríguez. Por la misma se encuentra preso desde hace dos años. Y se especula con que puede recibir una condena.

En ese contexto declaró: «Lo que voy a explicar ahora es la verdad: ese dinero no es mío, es de varias personas vinculadas a la política. Al lugar no llegué solo, me escoltaron tres personas, en un auto y en una moto. Son las personas que me entregaron el dinero», confesó.

Por los bolsos en el convento, López afronta una causa de enriquecimiento ilícito.

Por otro lado, el ex funcionario se encuentra acusado por presunto cobro de coimas a la brasileña Odebrecht para llevar adelante plantas potabilizadoras de AySA en Berazategui y Zárate.

La pata financiera
El financista Ernesto Clarens acordó este viernes con el fiscal Stornelli convertirse en imputado colaborador en la causa por presuntas coimas en obras públicas. Sin embargo todavía falta la homologación del juez Bonadio.

Clarens fue mencionado por algunos empresarios como quien recibía parte de los bolsos con las coimas, que eran parte del pago a los ex funcionarios kirchnerista.

Clarens está señalado como el lavador de las coimas.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que el financista corroboró los dichos de dos empresarios arrepentidos que aseguraban que llevaban dinero de coimas en pesos a su financiera y luego él los transformaba en dólares y se los entregaba a gente de confianza de Néstor Kirchner, entre los que estaba Daniel Múñoz, ex secretario del ex Presidente.

Su financiera, Invernes -muchos adjudican su nombre a «Inversiones Néstor»- era la encargada de blanquear el dinero proveniente de las coimas. Además está considerado como una pieza clave dentro del sistema de lavado de dinero montado por el empresario Lázaro Báez, causa por la cual está imputado.

Liberados y próximos detenidos
Este viernes, Bonadio ordenó la excarcelación de Martín Larraburu, secretario del ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y uno de los primeros detenidos en la investigación que surgió tras darse a conocer los cuadernos de Oscar Centeno, chófer de Roberto Baratta. Esta excarcelación se dará luego del pago de una fianza de 50.000 pesos.

Larraburu quedará en libertad luego del pago de una fianza.

Por otro lado, a quien se le negó la la exención de prisión es al empresario Néstor Otero -dueño de la concesión de la terminal Retiro- por lo que en las próximas horas podría ordenarse su captura.

En los cuadernos de Centeno consta que el viceministro de Planificación Baratta fue a buscar 250.000 dólares en efectivo a las oficinas que tiene el empresario en la Terminal de Retiro.

Otero, dueño de Retiro, con pedido de captura.

A su vez, se ordenó la detención del ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, tras la declaración del empresario Aldo Roggio.

El dueño de la constructora que lleva su propio nombre declaró que le pagó coimas a la secretaría de Transporte por operar el Ferrocarril Urquiza y el subte con Metrovías.

Schiavi otra vez en la mira de la Justicia.

De esta manera, Schiavi quien ya tiene una condena por la tragedia de Once quedó una vez más en la mira de la justicia.

López inició: «Voy a declarar porque quiero que se demuestre que no me enriquecí ilícitamente en la función pública ni yo, ni mi esposa, ni ningún miembro de la familia en los doce años y medio que estuve al frente de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación».

La audiencia del juicio oral se desarrolla en los tribunales federales de Comodoro Py. Allí, el ex funcionario manifestó que si bien hará uso de su defensa, no caerá en detalles ni precisiones con el fin de «no poner en riesgo» la seguridad de su familia.

López criticó que hasta el momento había sido limitado en su defensa ya que no tuvo la libertad para elegir a su abogado, y ahora sí lo pudo hacer.

De esta manera, señaló: «Esto quedó claramente evidenciado con mi primera defensora, que me la pusieron, que jamás la hubiese elegido voluntariamente y que me costó mucho esfuerzo que la cambiaran».

Por otro lado, López aseguró que el dinero de los bolsos que llevaba al convento en General Rodríguez no era suyo sino de «personas vinculadas a la política».

En este sentido, añadió: «Me usaron como chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar agregando además ridiculeces inexplicables y que yo no tuve otra alternativa que obedecer».

«Cuando antes señalé que es dinero de la política es porque así me lo indicaron pero en realidad lo que quise referenciar es que ese dinero era de personas vinculadas a la política de las cuales no puedo hablar. No es una persona sino varias y yo mismo no sé bien quiénes son todos ni quiero saberlo», manifestó.

También informo que en unas reuniones «algunas personas» le encomendaron una «diligencia» que»consistía en que debía trasladar esos bolsos al convento» al que él conocía y tenía entrada, «entendiendo que a partir de allí se los iba a ir retirando para darle otro destino».

«Al lugar no llegué solo, me escoltaron tres personas, una en una moto y dos en un auto. Cuando digo que me escoltaron no digo que eran simples acompañantes, digo que son las personas que me entregaron el dinero que debía trasladar y me siguieron por todo el camino a modo de control”, disparó el ex funcionario.

Y continuó: » A mediados del año 2016 estando en Montevideo, Uruguay para las sesiones de parlametnarios del Mercosur un parlamentario me dijo a vos, a mí, a Rossi y a otro parlamentario más nos están investigando, esto me dijeron fuentes allegada a la SIDE, a los servicios».

«Cuando me dijo este parlamentario me hizo este comentario veníamos en su auto y venía en el asiento de atrás una parlamentaria y su secretaria», detalló.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 está integrado por los jueces Ricardo Basílico, Adrián Grünberg y José Antonio Michilini.

Cronica

El ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el ex secretario de Obras Públicas, José López, declaran por la causa de los cuadernos con pagos ilegales de empresarios y en la deenriquecimiento ilícito, respectivamente.

López fue trasladado desde el penal de Ezeiza en tanto que De Vido desde Marcos Paz, y ambos están alojados en la Alcaldia de Tribunales.José López detenido

Bonadio le tomará indagatoria a De Vido por los cuadernos del chofer Oscar Centeno, en tanto que López en instancia de juicio por los bolsos que le encontraron con casi 9 millones de dólares.

 

 

Diario 26