Tag

Jones Huala

Browsing

Una apelación recurrente al hablar de Bariloche es señalarla como la ciudad de los contrastes.

Los barrios del Alto hundidos en la pobreza y la prosperidad del centro y las zonas acomodadas. El mundo del esquí que concentra el turismo de alta gama y la población sin recursos que nació y creció en la ciudad pero no conoce el cerro. Las bellezas naturales que atraen a visitantes de todo el mundo y la contaminación que vierten a diario las cloacas en el Nahuel Huapi. Los restaurantes lujosos y los comedores solidarios.

Podría decirse que asimetrías de la misma clase –aunque en otro registro– quedaron expuestas también en los dos procesos de extradición que, si no los únicos, fueron sin duda los más notables de la historia de Bariloche.

Ambos fueron tramitados por el juzgado federal local y terminaron igual, con fallos favorables y el traslado de los presos a los países requirentes: Italia y Chile. Pero aparecen separados también por significativas diferencias.

Facundo Jones Huala fue extraditado el pasado lunes 11 luego de un proceso que se extendió por algo más de 14 meses. Había sido detenido el 27 de junio de 2017 en el puesto Río Villegas de la Ruta 40, acusado de haber tenido participación de un ataque incendiario contra una vivienda habitada en un campo de Pisu Pisué (al sur de Chile) y de tenencia ilegal de arma de fuego,

Jones Huala reivindica la autonomía y los derechos territoriales del pueblo mapuche y forma parte de la Pu Lof en Resistencia de Cushamen. Ese grupo, que lo designó lonko, inició en 2015 una ocupación de tierras en el noroeste de Chubut, que afecta una estancia del grupo Benetton.

Sobre él pesaba un pedido de captura de Chile desde hacía al menos dos años y que no le impidió moverse con cierta libertad, hasta que la cuestión atrajo la atención del más alto nivel de gobierno. La detención de Jones Huala se produjo horas después de un encuentro entre los presidentes argentino Mauricio Macri y su par chilena Michelle Bachelet, en el que habrían acordado aplicar una mayor severidad con los grupos mapuches que apelan a la violencia.

Jones Huala estuvo preso en Esquel y fue trasladado a Bariloche para el juicio oral, que se realizó en febrero pasado. La defensa argumentó que el líder mapuche era víctima de una persecución política y que ya había sido juzgado por el mismo hecho. Pero el juez Gustavo Villanueva no le hizo lugar y concedió la extradición.

La abogada Sonia Ivanoff apeló ante la Corte Suprema, que en agosto pasado confirmó la extradición. Unos días antes Jones Huala había obtenido el beneficio de la prisión domiciliaria, que cumplió en casa de su abuela en Esquel. Pero con la decisión de la Corte debió volver a la cárcel, hasta que unas pocas semanas después fue trasladado a Chile.

Con una masacre a cuestas

Una acusación mucho más grave fue la que recayó 23 años antes sobre Erich Priebke, cuyo enjuiciamiento dejó rastros perdurables en la sociedad barilochense, que durante décadas lo había considerado un buen vecino, sin reparar en su siniestro pasado.

Priebke nació en 1913 en Alemania, donde se incorporó a las SS –la policía política de Hitler– y tuvo destino en Roma durante la Segunda Guerra Mundial. En 1948 se radicó en Bariloche, nunca se cambió el nombre (salvo para ingresar al país), fue un activo dirigente de la comunidad alemana y del colegio Primo Capraro, pero mantuvo un ominoso secreto que recién se hizo público en 1994, cuando ya era un anciano de 81 años.

El primer indicio fue aportado por el libro El Pintor de la Suiza Argentina, del escritor barilochense Esteban Büch, quien desenmascaró la responsabilidad del ex capitán Priebke en la matanza de las Fosas Ardeatinas, ocurrida en un suburbio romano el 24 de marzo de 1944, donde en una cruel represalia fueron fusilados 335 prisioneros, entre ellos 75 judíos.

Con ese dato en la mochila un reportero de la cadena estadounidense ABC llegó en 1994 a Bariloche para indagar sobre la presencia de excriminales nazis. Priebke fue abordado en plena calle por el equipo de la tevé extranjera y en la breve entrevista reconoció su participación en la masacre y dijo incluso que había matado a una de las víctimas con sus propias manos.

La repercusión mundial fue inmediata e Italia pidió la extradición. Priebke fue detenido por la Justicia Federal y comenzó el proceso que, apelaciones y recursos mediante, se extendió por casi 20 meses. El juez Leónidas Moldes otorgó en primera instancia la extradición, pero la Cámara de Apelaciones de Roca revocó ese fallo y rechazó el pedido italiano. Esa decisión generó un gran revuelo y preocupó al gobierno del presidente Carlos Menem, especialmente interesado en que la Argentina deje de ser considerada como un refugio de nazis.

Finalmente la Corte Suprema concedió la extradición en un fallo de seis votos contra tres. El fundamento principal del fallo la calificación del delito atribuido a Priebke como un crimen de lesa humanidad, y por lo tanto imprescriptible.

Las formas y el fondo

A pesar de que el tiempo transcurrido impuso cambios en las formas y prácticas judiciales y también en los protocolos que siguen las fuerzas de seguridad, basta con revisar ambas historias para encontrar notorias disparidades. Priebke, por su edad, gozó de la prisión domiciliaria desde el primer día. Un derecho que hoy no se concede con tanta facilidad a los exrepresores de la última dictadura autóctona.

El exSS vivió durante más de un año y medio en su departamento de la calle 24 de Septiembre frente a la plaza Belgrano, vigilado por custodios de Policía Federal y Prefectura, con los que llegó a entablar una clara familiaridad.

Jones Huala estuvo detenido en el penal federal de Esquel, su defensa solicitó varias veces la prisión domiciliaria y el juez Villanueva sólo se la concedió por unos pocos días, antes del fallo definitivo. Ambos dieron varias entrevistas bajo detención y Jones Huala llegó a realizar una huelga de hambre cuando se negaba el ingreso a la cárcel de varios miembros de su comunidad para celebrar el wiñoy xipantu (año nuevo mapuche).

Priebke fue llevado varias veces a declarar pero nunca estuvo esposado, al menos en público. El día de la extradición subió la escalerilla del avión con la actitud de un diplomático que parte de viaje después de saludar con afecto a sus custodios. Esa despedida generó un escándalo y varios policías fueron sumariados y pasados a disponibilidad por la demostración. “También somos personas”, dijo en su defensa uno de los federales al explicar por qué habían saludado con abrazos al exjerarca nazi.

En cambio Jones Huala, el día elegido para efectivizar la extradición, fue subido a un helicóptero con esposas, casco y chaleco antibalas, rodeado de policías que le dieron trato de reo y con los que, por obvias razones, nunca tuvo ninguna afinidad.

La extradición de Jones Huala no fue anticipada, se realizó sin presencia de la prensa, y las fotos y escasos detalles fueron difundidos después por el gobierno nacional.

El día y hora del vuelo de Priebke –quien fue acompañado por efectivos de Interpol Italia– se sabía de antes. De hecho varios familiares llegaron especialmente a la ciudad para despedirlo y el propio detenido dio una entrevista a este diario en el que se preocupó por mostrarse magnánimo. “Quiero saludar a todos los vecinos, incluso a aquellos que no me han querido”, dijo Priebke. También entregó un documento en el que volvió a argumentar que participó en la confección de la lista y los preparativos de la matanza de las Fosas Ardeatinas “en cumplimiento de órdenes” y que si no lo hacía él también hubiera sido asesinado.

En ambos casos los fallos de última instancia emitidos por el máximo tribunal fueron objeto de variadas especulaciones y estuvieron rodeados de fuerte presión política.

En la causa Priebke la Corte tenía nueve jueces y constituyeron mayoría a favor de la extradición los votos de Julio Nazareno, Eduardo Moliné, Carlos Fayt, Guillermo López, Gustavo Bossert y Antonio Boggiano. En contra se pronunciaron Ricardo Levenne, Augusto Belluscio y Enrique Petracci.

Más de dos décadas después la Corte ya había quedado reducida a cinco miembros y en la extradición de Jones Huala resolvió por unanimidad. Ricardo Lorenzetti, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda rechazaron los planteos de la defensa en un voto compartido, mientras que Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti también avalaron la extradición, con argumentos propios.

Diario Río Negro

Sonia Ivanoff, abogada del lonko Facundo Jones Huala, le dijo a Cholila Online que la decisión viola tratados internacionales de derechos humanos y, por ende, también la Constitución Nacional. Isabel Huala, madre de Facundo, manifestó que se enteró por los medios de la situación.

Pasadas las cinco de la tarde, la lúgubre monotonía que reina en el Penal 14 de Esquel se vio interrumpida abruptamente por el aleteo de las hélices de un helicóptero de la Policía Federal. El murmullo inicial pronto se transformó en sospecha y al instante en certeza: venían a llevarse al preso más conocido de los pabellones del recinto, detenido por defender sus ideas políticas. Pese a que hacía pocas horas el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le solicitara al Gobierno de Mauricio Macri que suspenda momentáneamente el trámite de extradición del lonko Facundo Jones Huala a Chile, se lo llevaron sin mediar comunicación previa a su abogada Sonia Ivanoff, ni a sus familiares.

“Vino una comitiva directamente de Policía Federal y lo trasladaron al aeropuerto El Plumerillo de Mendoza. Allí se le hace el documento de identidad argentino y después es trasladado al aeropuerto de Santiago de Chile. Eso es hasta ahora lo que yo sé”, le relata, entre sorprendida y angustiada por la situación, a Cholila Online la abogada de Jones Huala en Argentina. Agrega que no le permitieron “hablar con él, no he tenido contacto con él”.

¿Cómo fue que te enteraste del traslado?

Porque la gente del mismo pabellón llama a la familia y le dice que hay un helicóptero en el patio de la cárcel. Estuve llamando al penal y me daba ocupado, y cuando llamo al director me dice, “doctora, ya se fue”.

¿Fue todo de manera intempestiva?

Exactamente.

¿Es habitual que se proceda de esta forma en los casos de extradición?

Para nada. Esto es una situación muy particular. Y es claro que marca que es un preso político. Aparte aquí el Comité de Derechos Humanos mandó una medida cautelar de suspender el proceso. ¡Se lo extradita y luego el Estado argentino va a analizar la admisibilidad de la medida! Se le contesta al revés. Es muy grave lo que está pasando.

¿Qué significa en términos jurídicos que el Estado argentino haya procedido de esa manera, no acatando lo que dispuso la ONU?

Que es un Estado que viola sistemáticamente los derechos humanos, porque si es un Estado que ratifica tratados de derechos humanos indudablemente es porque los recepta como un paradigma. Pero lo más grave en nuestro país es que este pacto forma parte del bloque constitucionalista de la Reforma (del 94), está incluida en nuestra propia Constitución. Indica que es un Estado que no cumple con los derechos humanos.

¿Y, por ende, está violando la propia Constitución Nacional?

Por supuesto. Nosotros tenemos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en nuestra Carta Magna. Sería incumplirlo.

La abogada si bien reconoce que no figura la firma del presidente Mauricio Macri en la disposición de la extradición, no le quita responsabilidad al Ejecutivo nacional ya que “indudablemente es una decisión de Cancillería”. Por lo cual, adelanta que habrá que “esperar a mañana (por hoy) a ver qué opina el Comité de Derechos Humanos por el incumplimiento de Argentina de la suspensión de extradición”.

Quien también dialogó con Cholila Online fue la madre de Facundo Jones Huala, Isabel Huala: “Yo me enteré por los medios de la extradición y cuando ya se lo habían llevado del penal”. Ante la consulta si esto ratifica la política de criminalización y  estigmatización del lonko en particular y del pueblo mapuche en general, Huala respondió que “no solamente al pueblo mapuche. Facundo nació en Bariloche, tiene identidad argentina, y en el momento en que el pueblo argentino permite que lleven a alguien con identidad argentina, más allá de que es lonko y que somos mapuches, el cachetazo es para los argentinos más que nada”.

Facundo Jones Huala ya cuenta con abogado en Chile, cuyo nombre es Rodrigo Román. “Allá, del otro lado, hay mucha gente mapuche que está esperando que el lonko llegue y recibirlo como lonko, y acompañarlo y ayudarlo. Desde el primer momento que salió la extradición la gente ya se movilizó desde el otro lado de la cordillera”, resalta la madre del detenido.

A Jones Huala se lo extradita a Chile acusado de un incendio ocurrido en el año 2.013, en donde todos los imputados fueron absueltos por falta de pruebas. Durante el transcurso de esta mañana Según informan desde la Red en Apoyo de Comunidades en Conflicto –MAP, el lonko que será recibido por el Tribunal Oral de la Corte de Valdivia que determinará su situación procesal y pondrán fecha de juicio, que no podrá exceder los dos meses. Mientras, en Argentina ya se desplegó una gran campaña en solidaridad con el preso político por parte de comunidades de pueblos originarios y organismos de derechos humanos, que incluye movilizaciones en varias ciudades del territorio nacional y concentración a la Embajada de Chile en Buenos Aires.

Por Iván Marín

Durante la tarde del martes el gobierno nacional decidió cumplir con la extradición y trasladar al líder mapuche Facundo Jones Huala a Chile.

A pesar de la cautelar impuesta por la Organización de las Naciones Unidas, Jones Huala fue notificado cinco minutos antes de realizarse el traslado. “No se pudo comunicar ni con la familia ni con el abogado defensor”, dijo la abogada defensora Sonia Ivanoff.

Un helicóptero de Interpol Argentina aterrizó alrededor de las 17 horas en la Unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal, donde estaba alojado Jones Huala. De allí lo trasladaron al Aeropuerto Internacional de Plumerillo en Mendoza donde le realizarán el DNI argentino: “a pesar de que es argentino y se pidió que no sea extraditado y sea juzgado acá. De allí lo llevarán a Santiago de Chile”, expresó Ivanoff.


Durante el momento del traslado, las fuerzas de seguridad bloquearon el ingreso terrestre al Aeropuerto local, dado que desde allí iniciaron el vuelo a Mendoza.

 

 

EQS Notas

 

Cabe destacar que, según palabras de su abogada defensora, el Estado argentino podría ser sancionado por incumplir con la cautelar de la ONU.

Lo definió el juez Martín Zacchino para el y ocho integrantes más de la Pu Lof Cushamen. Es por el reclamo de Benetton

Este jueves el Juez Martín Zacchino definió elevar a juicio la causa por usurpación, abigeato y tenencia ilegal de armas que tiene como principal protagonista a Facundo Jones Huala y a varios miembros del Pu Lof Cushamen.

La acusación pasa a juicio con toda la prueba aportada por las partes.

Los imputados son Facundo Jones Huala, Andrea Millañanco, Sergio Huenchupán, Matias Santana, Rodrigo Jaramillo, Nicolás Hernandez Huala, Fernando Jones Huala y Alberto Cayutur.

Los defensores son Bruno Deias, Fernando Raziwilowski y Sonia Ivanoff, y  los fiscales Marcelo Cretton, Carlos Riccheri y Fidel González . Por la empresa Compañia de Tierras (Grupo Benetton) esta presentado como querellante el  Dr. Jorge Williams.

La causa tiene  como querellante a la compañía de Benetton y por la fiscalía actúan los fiscales Marcelo Cretton y Fidel González.

Facundo Jones Huala siguió la lectura de la sentencia por videoconferencia desde la Unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal donde permanece alojado  a la espera de la extradición a Chile confirmada por la Corte días atrás.

 

 

EQS Notas

El 7 de mayo comenzó la audiencia preliminar en la que los fiscales Díaz Mayer y Oro presentaron la acusación pública por los delitos de usurpación, abigeato y tenencia de arma de guerra que involucra a varios miembros del denominado lof en resistencia Cushamen. En esa misma audiencia retiraron la acusación. El 11 de mayo el juez entendió que el procedimiento fue irregular y dio intervención al Procurador General. El 21 de mayo, Miquelarena emitió la resolución 71/18, coincidiendo con el criterio del juez y disponiendo la conformación de un nuevo equipo de fiscales para que den respuesta a los planteos de las defensas. Este lunes los fiscales Marcelo Crettón, Fidel González y el funcionario Carlos Richeri, respondieron a los planteos y se escucharon las contra réplicas de las defensas. El jueves, en un horario que sería cercano a las 20 hs., se conocerá la decisión del juez Martín Zacchino.

Lo central a resolver es si se abre o no la etapa de juicio. Si se abriera esa etapa, cuál será la descripción de los hechos y calificaciones legales que se debatirán y cuál es la prueba de la que podrán valerse tanto las acusaciones, pública y privada, como las defensas.

Zacchino deberá analizar si tienen asidero procesal, o de fondo, los planteos de nulidad realizados por los defensores, si son cuestiones a dilucidar en esta etapa o son temas que requieren producción de prueba y por lo tanto deberán ser materia de discusión en el juicio. También deberá analizar qué descripción de los hechos es la que debe tomarse por válida. Los fiscales indicaron que la descripción oralizada en la audiencia del 7 de mayo, no es la que fue homologada en la audiencia de apertura de investigación y pretenden que llegue a juicio la que se dio a conocer a los imputados al momento de formalizar la apertura de la investigación en su contra.

Otro de los aspectos debatidos es la prueba que podrá admitirse y la que no. Tanto la Fiscalía como las Defensas realizaron cuestionamientos sobre la prueba de la contraparte. Es el juez quien tendrá que analizar cuáles son las evidencias pertinentes en relación a los hechos a juzgar y cual no.

El próximo jueves se conocerá la resolución.

Pedido de explicaciones

Un capítulo aparte merece una situación inusual ocurrida durante el primer cuarto intermedio, en horas de la mañana. Por orden del juez federal Guido Otranto, personal de la Policía Federal llevó a cabo la sorpresiva detención de Matías Santana, cuando este salía de la sala de audiencias. La situación generó momentos de gran tensión, fundamentalmente para todas las personas que se encontraban en los tribunales provinciales que desconocían lo que estaba sucediendo.

El juez Martín Zacchino informó al retomar la audiencia, que envió oficios a tres jueces federales requiriendo que se le informe si desde sus respectivos juzgados habían ordenado dicha detención y en tal caso a qué fines. Solo uno de los magistrados respondió de modo negativo. Zacchino indicó que pudo informarse por los medios de comunicación que la orden había sido emanada del juzgado federal de Esquel. En tal sentido, adelantó que interpretó la situación, al menos como una alteración del orden en el desarrollo de una audiencia e informaría al Superior Tribunal de Justicia de la provincia para que tome intervención en el asunto.

Lo denunció ante Cholila Online Sonia Ivanoff, abogada Facundo Jones Huala, quien además dio detalles de la situación procesal de su defendido. Por su parte, Andrea Millañanco, compañera del lonko, describe cómo fue la violenta comunicación de la revocación de la prisión domiciliaria.

“Eran las 5 de la tarde, estábamos tomando mates con Facundo. Y de repente se hacen presentes dos camionetas de la Policía Federal y empiezan a bajar varios uniformados. Yo salgo a atenderlos y me dicen que necesitan notificar a Facundo Jones Huala. Lo llamo. En ese momento nos empiezan a rodear alrededor de 10 efectivos y después terminan siendo 20, diciendo que le tienen que notificar que se le revocó el arresto domiciliario. Para entonces ya le estaban colocando la primera esposa. Facundo les dijo que necesitaba conversar con su familia y con su abogada porque nosotros no sabíamos nada. Los dos quedamos rodeados por los policías, y ahí lo golpearon para poder ponerle la otra esposa. Yo también fui golpeada, tengo moretones en mis brazos y piernas”, relata Andrea Millañanco, compañera del lonko Facundo Jones Huala, quien el sábado pasado fue llevado desde la casa de su abuela Trinidad Huala, donde se encontraba bajo arresto domiciliario, hacia la Unidad 14 de Esquel.

El 23 de agosto la Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó por unanimidad el fallo a favor del pedido de extradición a Chile emitido por el juez federal Gustavo Villanueva. Silvia Little, fiscal subrogante del juzgado federal de Bariloche solicitó la revocación de la prisión domiciliaria porque entendió que había peligro de fuga ante la inminente decisión del Poder Ejecutivo Nacional de ratificar o no el fallo de la Corte. Sin embargo, Sonia Ivanoff, abogada del lonko, en diálogo con Cholila Online denuncia que en realidad “lo hacen porque es Jones Huala, porque es un mapuche, porque es el sujeto peligroso que está instalado en la agenda estatal, es el líder que encarna estas situaciones que atentan con la gobernabilidad, como lo dijo la ministra (de Seguridad, Patricia Bullrich). Y lastimosamente hay un poder judicial que es obsecuente, es la herramienta política para ejecutar este plan”.

Sobre la situación procesal de Jones Huala, la abogada describe que: “Si en 10 días, a partir de que es notificado el Poder Ejecutivo vía Cancillería, no se manifiesta, el silencio es presunción afirmativa de que sí hay una decisión del presidente de extraditar a Jones Huala”. Pero recuerda que el presidente Mauricio Macri tiene antecedente de negar un pedido de extradición ratificado por la Corte Suprema, por lo cual no le parece “extraño que pueda ocurrir.” Aunque, aclara: “No es que lo libera o lo exculpa, sino que dice no se extradita pero que sea jugado en la Argentina. Creo que tiene mayor poder sobre el sistema judicial argentino que sobre el sistema judicial chileno”. Ivanoff tiene expectativas en que el juicio pueda realizarse en nuestro país.

“Otra de las cuestiones por las cuales no podría hasta el momento ser extraditado es tener causas pendientes. Él está procesado en la causa de usurpación donde la querella es Benetton, que es una causa por todos conocidos dentro de la provincia del Chubut, que es por el tema de recuperaciones territoriales”, advierte la abogada, e informa que el 3 de septiembre el juez Martin Zacchino de Esquel se expedirá sobre la situación procesal de su defendido.

Finalmente, agrega Ivanoff, que también podría ocurrir que si desde Chile dejan pasar más de 30 días de notificada las condiciones extradición y no cruzan la frontera a concretar el traslado, automáticamente el día 31 Jones Huala “debe quedar en libertad y no se puede pedir más la extradición por ese mismo delito”.

Consultada sobre los tiempos para un posible juicio, Ivanoff respondió que “como va todo, puede ser muy rápido. Hay un código procesal y una ley en particular para Jones Huala. Es decir, que son los tiempos políticos”. La defensora remarca que en la causa por la que se pide la extradición de su defendido fueron absueltos en Chile todos los mapuches acusados ya que no encontraron pruebas suficientes para condenarlos.

Ante esta situación, se le requirió una lectura de las razones por las cuales considera se desarrollaron los acontecimientos: “Indudablemente ha venido el gobierno nacional, y así también lo entendió el gobierno provincial en su momento, a hacer un comanejo de la causa indígena en donde Jones Huala implica el derecho penal de autor, es responsable penalmente antes que un juez en una sentencia”. Y vuelve a explayarse sobre la violencia con la que se llevaron al lonko el sábado desde la casa donde cumplía el arresto domiciliario: “Uno de los policías pateó al perro de la familia, lo metieron a los golpes adentro de la camioneta y ahí le leyeron con dos vecinas que habían traído desde la vereda cuál era la situación. Yo fui notificada 45 minutos después cuando ya Jones Huala estaba adentro del penal”. Y, agrega que a ella “sinceramente las imágenes me permiten imaginar la época en donde se llevaban a alguien de una casa sin decirle para qué, la subían a un Falcon verde, les faltó solamente encapucharlo y después en la comisaría decirle por qué estaba ahí”.

Sobre el particular, también Millañanco, en diálogo con Cholila Online, denuncia que “se lo llevaron con lo que tenía puesto, una remera y nada más. No le dieron tiempo a buscar nada, a decir nada”. Por último, la compañera del lonko denuncia que “claramente estamos ante un gobierno que pretende judicializar y desparecer a todas las personas que luchen por sus derechos, por sus territorios, por la vida más digna del pueblo porque claramente la justicia está hecha para defender los intereses de la burguesía porque realmente aquí lo que quieren hacer es seguir configurando esta imagen del mapuche peligroso y terrorista contra el cual deben utilizar la máxima fuerza represiva a su alcance. Utilizan todos los medios para poder acallar la voz de nuestro pueblo y sobre todo de las autoridades mapuches o de los referentes que sean consecuentes con una lucha que plantee la autonomía, la recuperación de los territorios y sobre todo que se oponga al sistema capitalista”.

Por Iván Marín

Ayer a las dos de la madrugada se registró un principio de incendio en una maquinaria del aserradero del padre de Mirco Szudruk, en el El Hoyo, que pudo ser sofocado rápidamente y afortunadamente sólo se produjeron daños menores. Personal policial encontró en proximidades pintadas y panfletos de la RAM que pedían la liberación de Facundo Jones Huala, por lo que se presume que el incendio está relacionado con dicho grupo.

El hecho se conoció cuando el padre de la familia se alertó al oir ruidos en la chacra y luego disparos de arma de fuego, por lo que llamó a su hijo quien vio el fuego sobre la maquinaria y logró sofocarlo de inmediato. Luego, los Bomberos de El Hoyo se encargaron de extinguirlo por completo.

Según se conoció, en el incendio intencional, se utilizó gasoil con aceite quemado, igual método en los atentados en Minas Magri hace un año y las maquinarias que realizaban en el interconectado Lago Escondido Usina, en Mallín ahogado, hace dos años.

En ese sentido, unos sujetos que aparentemente sería dos, por las huellas halladas en terrenos aledaños, habrían rociado dicho gasoil e incendiado una máquina cargadora estacionada en el interior del aserradero cubierto.

Asimismo, cerca de las tres de la mañana, los efectivos tomaron conocimiento que había una cubierta incendiada sobre la Ruta Nacional 40 con proximidades al paralelo 42 en la zona de acceso al barrio Esperanza de El Bolsón.

En el lugar, Gendarmería Nacional constató la presencia de pintadas relacionado con la libertad de Facundo Jones Huala y si bien en el aserrado no se encontraron indicios de estos, los efectivos presumieron que los hechos estarían relacionados entre sí.

Pintadas

En tanto, cerca de las 10 de la mañana del mismo día, se encontró un cartel con consignas «Libertad al Lonko Jones Huala» de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) en proximidades al aserradero de la familia Szudruk, que en la primera intervención que se hizo en la oscuridad no se había detectado dicha pintada. De esta manera, se confirmó que el atentado contra la propiedad habría sido perpetrado por dicho grupo y se dio a conocer que no fue posible el hallazgo de rastros nítidos con intervención de la División Policial de Investigaciones (DPI) Comarca.

Por otro lado, vecinos de El Hoyo indicaron a EL CHUBUT que esta es la priemra vez que sucede algo así en la localidad. «Habíamos tenido unos incendios que fueron hace dos años atrás que también se los atribuyó este grupo pero eran solamente comentarios, no había hechos concretos que dijeran que si habían sido ellos», comentaron.

En ese sentido, añadió que se produjeron este tipo de hechos alrededor de El Hoyo, como en El Maitén, El Bolsón y Lago Puelo que sí se los atribuyeron los integrantes de la RAM, «pero a nivel local es la primera vez que ocurre esto».

Jones Huala volvió a la cárcel

Cabe recordar que esto sucedió luego de que el sábado se diera a conocer que Jones Huala fue trasladado nuevamente a la U-14 de Esquel, al revocarse la prisión domiciliaria de la que había sido beneficiado semanas atrás por cuestiones de salud.
En ese sentido, en cuanto a la revocatoria del arresto domiciliario, la abogada defensora de Jones Huala, Sonia Ivanoff, indicó que la fiscal pidió la revocatoria entendiendo que la Corte Suprema había resuelto el tema de la extradición y a su vez entienden que puede haber peligro de fuga.

 

 

El Chubut

El líder mapuche Facundo Jones Huala fue trasladado este sábado al Penal Nº4 de Esquel, por orden del juez subrogante de Bariloche, Gustavo Villanueva, a la espera de ser extraditado a Chile para ser juzgado por los delitos que cometió en ese país.

Tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que confirmó la extradición de Jones Huala, Villanueva resolvió el traslado inmediato del líder mapuche, informó el sitio Mendoza Online.

Jones Huala debe volver a Chile a responder por los delitos de incendio de un lugar habitado y tenencia de arma de fuego de fabricación artesanal.

Durante el último año cumplió prisión preventiva en el penal de Esquel al que regresó este sábado con un operativo de la policía de Chubut.

A partir del fallo de la Corte, la Cancillería argentina tiene 10 días para expedirse luego de lo cual Chile tendrá 40 días para trasladar a Jones Huala a su territorio y otros 60 para juzgarlo.

 

Minuto Uno

La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó la resolución del juez federal de Bariloche, Gustavo Villanueva, para que el líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), Facundo Jones Huala, sea extraditado a Chile para que las autoridades de ese país puedan juzgarlo por el incendio de una casa y la tenencia ilegal de un arma de fuego.

Los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda rechazaron los planteos de la defensa del líder de la RAM en los que se opuso a la extradición argumentando que incumplía la norma sobre los pueblos originarios y el “principio de doble discriminación”.

Los tres magistrados también puntualizaron que los abogados de Jones Huala no fundamentaron lo suficiente para considerar positivamente que la “extradición resultaba improcedente por estar relacionada a un delito político o conexo”.

Lorenzetti, Highton y Maqueda además negaron la posición de la defensa que planteó que “en caso de ser el acusado extraditado, existiría riesgo de persecución por raza y nacionalidad o de que se aplicara una pena cruel, inhumana y degradante”.

De todas maneras, la Corte Suprema le informó a las autoridades de Chile que “el tiempo de privación de libertad al que estuvo sujeto Jones Huala durante el trámite de extradición (en la Argentina) sea computado en Chile como si hubiese sufrido el curso del proceso”.

Ahora, para que el líder de la RAM sea extraditado, solo hacen faltan dos firmas: la del canciller Jorge Faurie y la del presidente Mauricio Macri.

 

 

El Pais