Tag

Japón

Browsing

Damian Santos, presidente de la CAPIP, declaró a través de un medio de comunicación en la red social en Twitter sobre la temporada de pesca en la Provincia del Chubut. Dijo que “nosotros hoy no podemos salir a pescar, la temporada no comienza, y la veo peligrar, yo hace rato que no estaba en una negociación sindical, y la veo peligrar a la temporada”.

A causa del COVID-19 y las medidas sanitarias que se han venido implementando, Santos explicó que “vemos impracticable que hagan 14 días de cuarentena. Nosotros estamos aplicando la realización del PCR, y que hagan la cuarentena por 48 horas hasta que esté el resultado”.

Sostuvo que “tenemos dos problemas el coyuntural es el Coronavirus, y el estructural es el aumento de los costos”.

De la misma manera, dijo que “el año pasado las empresas perdieron plata. Hoy no hay ningún número que dé. No sé cuál es hoy el número de salarios”.

Aseveró Santos de la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras que “cuando no hay consumo no hay precio”.

“El Gobierno nos pidió que mantengamos las fuentes de trabajo”

Santos, aseguró durante la entrevista que “el Gobierno nos pidió que mantengamos las fuentes de trabajo”.

“Las empresas están dispuestas a hacer un sacrificio económico hasta acá. Si los gremios no acompañan para que la pérdida quede acá y no arriba, no vamos a poder salir a pescar”, dijo.

Asimismo, el presidente de la CAPIP aseguró que “no se están hablando de bajar los sueldos”.

Sobre el trabajo de la pesca, aclaró que “la temporada es más corta. Lo que planteamos es que la gente tiene sueldos importantes, que se lo ganan porque el trabajo es muy sacrificado, pero está muy lejos de la esclavitud”.

Por otro lado, recordó que “en otros momentos hemos visto que los números no nos dan y la gente sale igual a pescar, pero en este caso hasta que no se ajusten las variables no vamos a poder salir a pescar”.

Concluyó diciendo que “Japón es el mercado más exigente que hay porque comen langostinos crudos. Hoy el negocio cambió”.

Declaraciones en la red social de Twitter

 

 

Las autoridades japonesas decidieron hoy cerrar el monte Fuji de cara al verano para prevenir la propagación de la pandemia del nuevo coronavirus, lo que supondrá un duro golpe para el sector turístico a nivel local.

El cierre, que se producirá por primera vez en 60 años, fue anunciado por las autoridades de la provincia de Shizuoka, en el centro del país insular, que confirmaron que se cerrarán sus cuatro rutas principales en plena temporada de alpinismo, que estaba previsto que comenzara el próximo 10 de julio.

La región de Yamanashi, que colinda con Shizuoka, decidió la semana pasada cerrar su ruta a la cumbre del monte, que tiene 3.776 metros de altura, según informó la agencia de noticias Kiodo.

Se trata de la primera vez que las autoridades deciden cerrar las cuatro rutas desde 1960, informó la agencia de noticias DPA.

El monte Fuji, localizado a unos 100 kilómetros de Tokio, forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 2013 y cada año son unos 300.000 alpinistas los que acuden a la zona.

El cierre, que golpea duro al sector turístico deShizuoaka, se produce mientras el Producto Bruto Interno (PBI) de Japón registra una contracción en el primer trimestre del año del 0,9% en comparación con los tres meses inmediatamente anteriores, cuando la tercera economía mundial había retrocedido un 1,9%.

Esta contracción, consecuencia del impacto adverso de la subida del IVA y los tifones, confirma la entrada en recesión técnica del país nipón por primera vez desde 2015.

Según los datos del gobierno japonés, entre enero y marzo, el consumo privado registró una caída trimestral del 0,7%, mientras que la inversión privada residencial se desplomó un 4,5%.

Por su parte, la demanda del sector público se mantuvo estable.

«La fuerte caída de la producción en el primer trimestre sugiere que la propagación del virus ya había asestado un golpe significativo a la actividad económica en marzo, con lo peor por llegar en el segundo trimestre», advierte Tom Learmouth, analista de Capital Economics.

Learmnouth recuerda que la evolución de la economía japonesa entre abril y mayo ha sido «mucho peor», mientras la consultora apunta que el PBI de Japón en el segundo trimestre de 2020 podría llegar a caer un 12% y solo recuperarse parcialmente en el tercer trimestre, con un repunte del 7%, como consecuencia de la relajación de las medidas de confinamiento y de los cierre de negocios.

Japón registra 744 muertes y 16.285 contagios de coronavirus, según el reporte actualizado de la Universidad Johns Hopkins.

El primer caso de Covid-19 en el país se detectó el 15 de enero. Exactamente 4 meses después, el 15 de mayo, el gobierno decidió levantar la alerta sanitaria que había declarado en la mayor parte de su territorio, tras registrar una notable ralentización de los nuevos contagios.

El famoso museo del estudio Ghibli abre sus puertas para que podamos hacer una visita virtual durante la cuarentena.

Museos

Descubre el Museo Ghibli de forma virtual

Una hermosa noticia ha sorprendido a los amantes de Hayao Miyazaki y las películas del estudio Ghibli, el famoso estudio de cine de animación japonés ya que su museo, llamado precisamente Museo Ghibli y que ahora está cerrado al público debido a la actual emergencia de salud, abre sus puertas a fans con visitas virtuales reales.

El Museo Ghibli te abre sus puertas para que puedas hacer una visita virtual durante la cuarentena

El Museo Ghibli es un lugar mágico donde toma forma la imagen de las películas realizadas por Studio Ghibli, dando vida a los lugares y personajes más famosos del estudio de cine. Ubicado en Mitaka , cerca de Tokio, el museo es considerado como una de las paradas imprescindibles para todo aquel que visita Japón, ya que se considera un lugar sugerente que es muy representativo de una parte importante de la cultura del Sol Naciente.

Ideado por el propio Hayao Miyazaki y construido en 2001, el museo, también conocido como el Museo de Arte Ghibli, ofrece ahora pequeños recorridos virtuales para ofrecernos así, una oportunidad única de ver el museo por dentro desde casa, debido a la emergencia de salud causada por Covid-19.

Una oportunidad que no debe perderse, ya que las entradas al Museo Ghibli generalmente tienen una gran demanda y están agotadas durante todo el año, por lo que se deben reservar con anticipación si no quieres perderte esta oportunidad mágica.

¿Cómo asistir a la visita virtual del museo Ghibli? 

Aunque podemos entrar en la web del museo para poder comprar las entradas, como ahora está cerrado, solo podemos hacer la visita virtual que os hemos comentado y para ello, tenemos que recurrir a YouTube.

De hecho, si no quieres perderte esta visita virtual tan solo tienes que entrar en el canal del Museo en YouTube donde verás que se han publicado varios vídeos cortos que muestran el interior del museo, con sus habitaciones originales y dibujos y bocetos presentados como los de las películas animadas del estudio, además de un vistazo a los pasillos del museo por la noche y algunos de los personajes Ghibli más famosos.

Y así es como vas a poder ver a Nicky en su escoba o Nausicaä en su planeador y muchos otros personajes queridos de las películas de anime más queridas. Un auténtico espectáculo ya que este museo está considerado en todo el mundo como un auténtico y único viaje al arte de un estudio mítico en el mundo de la animación. Incluso tenemos que decir que en algunas de sus salas ofrece películas o trabajos inéditos que no se pueden ver en ningún otro lugar. ¡No te puedes perder esta visita!, señaló Ok Diario.

Lo anunció el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien les advirtió a los ciudadanos que debían prepararse para «un nuevo estilo de vida».

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, anunció hoy que el estado de emergencia se extenderá hasta el 31 de mayo y alertó que los ciudadanos del país deben prepararse para afrontar «un nuevo estilo de vida» producto de los cambios que está provocando la pandemia de coronavirus.

En una conferencia de prensa brindada esta noche en Tokio, Abe confirmó la extensión de las medidas de aislamiento, una medida que ya había anticipado más temprano durante una reunión del equipo gubernamental que supervisa las acciones para evitar una propagación mayor de la pandemia de Covid-19.

De manera oficial, el primer ministro indicó que el estado de emergencia sanitaria iniciado el 7 de abril que debía concluir este miércoles, se extenderá ahora el 31 de mayo en la misma jornada en la que las estadísticas oficiales fijaron en 15.057 las personas contagiados y 510 las que perdieron la vida por la Covid-19, informó la agencia de noticias EFE.

«Este es el mes para parar la extensión de la infección y para preparar los siguientes pasos» advirtió el mandatario sobre la decisión del Ejecutivo nacional que marca las pautas generales para que luego cada Prefectura (provincia) las aplique según la situación particular de cada distrito.

El estado de emergencia, que se dictó por primera vez en la historia del país, le permite a las autoridades, entre otras cosas, restringir el movimiento de sus ciudadanos, reservarse la compra de medicamentos o alimentos y usar instalaciones privadas para atención médica en caso de necesidad.

No obstante, las medidas especiales distan mucho del confinamiento aplicado en los países más afectados por la pandemia y no acarrean sanciones de ningún tipo, aunque sí señalamientos públicos en el caso de empresas.

Como parte de estas acciones, las autoridades de Japón mantienen la prohibición de entrada en el país de decenas de naciones y está pidiendo a los ciudadanos nipones que sólo viajen a esos lugares en caso de que sea absolutamente necesario.

En ciudades más afectadas, como Tokio, los movimientos de sus ciudadanos no están totalmente restringidos, aunque prácticamente se anuló la vida nocturna, se cerraron escuelas, teatros, cines y estadios, pero no los parques para hacer ejercicio.

Todo ello en medio de llamamientos, reiterados hoy por Abe, para «permanecer en casa», evitar salidas innecesarias y, sobre todo, observar el distanciamiento social para reducir el contacto interpersonal entre un 70 y un 80%, según la intención del gobierno.

El mandatario consideró que algunas restricciones van a perdurar en el tiempo, entre ellas el cierre de espacios muy concurridos y los contactos cercanos entre las personas, y advirtió que deberán acostumbrarse a «una nueva vida cotidiana».

Con los últimos datos oficiales, que muestran a Tokio, una ciudad de unos 14 millones de habitantes, con casi la mitad de los contagios (4.568), Abe dijo que los esfuerzos «no han sido suficientes».

El anuncio oficial ocurrió al inicio de lo que se conoce como «Semana Dorada», una festividad que se inicia hoy y dura hasta el miércoles, y que usualmente es aprovechada por los japoneses para juntarse con familiares distantes.

Ahora tendrán que hacerlo «virtualmente», dijo Abe, que insistió en que la pandemia obliga a adoptar un «nuevo estilo de vida» que debería adoptarse en el futuro para que sirva como guía en los comportamientos sociales.

El gobierno japonés realizará el 14 de mayo una reunión de expertos para revisar la situación y, si llegan a recomendarlo, se podría levantar la alerta sanitaria antes del 31 de mayo dependiendo del número de contagios, señaló Télam.

Un sismo de mediana magnitud 4,0 en la escala de Richter se registró este domingo en Japón y sacudió las costas del norte de la isla, a 155 kilómetros de Shima en la Prefectura de Mie, y también afectó con una magnitud de 3.7 a Mobara.

El movimiento telúrico se registra justo cuando un grupo de expertos japoneses en sismología alertaron sobre la posible llegada de un tsunami en los próximos días, con olas de 30 metros de altura, que podría devastar todo el norte de Japón, sobre todo a la región de Hokkaido e Iwate. El fenómeno sería provocado por un sismo de 9 grados de magnitud en la escala de Richter.

Según los resultados de un estudio, que se llevó a cabo tomando los últimos 6 mil años de Japón, el grupo de científicos advirtió que cada 300 o 400 años un terremoto masivo sacude a su país. La última vez que se registró un fenómeno parecido en ese territorio fue en el siglo XVII.

De acuerdo con el medio The Japan Times, un sismólogo y docente de la Universidad de Tokio, Kenji Satake, explicó que «un terremoto masivo de esta clase sería difícil de tratar mediante el desarrollo de infraestructura. Para salvar la vida de las personas, la política básica de la isla sería una evacuación».

Los científicos señalaron que si el megaterremoto azota a la zona norte de la fosa de Japón y la fosa de las Kuriles, el impacto sería de proporciones impensadas.

Esta misma zona se ubica cerca de donde tuvo lugar un arrasador terremoto acompañado de un tsunami en marzo de 2011, en el que murieron aproximadamente 15 mil personas, desaparecieron otras 2000 y se destruyeron más de 100 mil edificios, además de provocar un accidente nuclear en la planta de Fukushima I.

Expertos japoneses en sismología alertaron sobre la posible llegada de un tsunami en los próximos días, con olas de 30 metros de altura, que podría devastar todo el norte de Japón, sobre todo a la región de Hokkaido e Iwate. El fenómeno sería provocado por un sismo de 9 grados de magnitud en la escala de Richter.

Según los resultados de un estudio, que se llevó a cabo tomando los últimos 6 mil años de Japón, el grupo de científicos advirtió que cada 300 o 400 años un terremoto masivo sacude a su país. La última vez que se registró un fenómeno parecido en ese territorio fue en el siglo XVII.

De acuerdo con el medio The Japan Times, un sismólogo y docente de la Universidad de Tokio, Kenji Satake, explicó que “un terremoto masivo de esta clase sería difícil de tratar mediante el desarrollo de infraestructura. Para salvar la vida de las personas, la política básica de la isla sería una evacuación”.

Los cientificos señalaron que si el megaterremoto azota a la zona norte de la fosa de Japón y la fosa de las Kuriles, el impacto sería de proporciones impensadas.

Esta misma zona se ubica cerca de donde tuvo lugar un arrasador terremoto acompañado de un tsunami en marzo de 2011, en el que murieron aproximadamente 15 mil personas, desaparecieron otras 2000 y se destruyeron más de 100 mil edificios, además de provocar un accidente nuclear en la planta de Fukushima I.

El crucero italiano anclado en la ciudad japonesa de Nagasaki sumó este viernes 43 nuevos positivos en COVID-19 y el número total de infectados entre su tripulación es de 91 personas, informaron funcionarios de la prefectura.

Los casos confirmados hoy se encontraron al hacer un análisis a 200 de los tripulantes del buque Costa Atlántica, donde ya habían dado positivo en la prueba de esta enfermedad en días anteriores otras 48 personas de varias nacionalidades no especificadas, según explicaron en una rueda de prensa funcionarios de la prefectura de Nagasaki.

Las autoridades locales anunciaron su intención de hacer la prueba durante este viernes a las 300 personas que quedan sin examinar en el crucero, con la ayuda de médicos enviados por el Ministerio de Salud japonés y las Fuerzas de Autodefensa (ejército).

El navío llegó a Nagasaki (suroeste) a finales de enero con 623 tripulantes a bordo, pero sin pasajeros, para someterse a reparaciones y tenía previsto levar anclas a finales de abril.

Las labores de mantenimiento iban a realizarse originalmente en China, pero cambiaron de ruta tras el brote de coronavirus en Wuhan.

El primer positivo entre la tripulación del Costa Atlántica se confirmó a mediados de este mes de abril.

Desde que a mediados de marzo se detectaran los primeros casos de COVID-19 en la prefectura, las autoridades locales están pidiendo a las personas en barcos que atracan en su puerto que no abandonen las embarcaciones para evitar una extensión del COVID-19.

El mayor brote de COVID-19 detectado en Japón en un navío fue el del crucero Diamond Princess, que amarró en el puerto de Yokohama a principios de febrero pasado con más de tres mil personas a bordo, entre tripulantes y pasajeros.

En ese crucero se registraron 712 casos de COVID-19 y trece de los infectados murieron.

Fuente: EFE

¿Preocupado por un “divorcio de coronavirus”? Una empresa japonesa de alquiler a corto plazo está comercializando sus apartamentos vacíos como una forma de que las parejas estresadas se separen durante el bloqueo del virus. “Consulte con nosotros antes de pensar en el divorcio de coronavirus», dice Kasoku -una firma con sede en Tokio- a sus clientes, ofreciendo sus unidades totalmente amuebladas tipo Airbnb como “refugios temporales” para que las personas “escapen” de sus familia, ya sea para trabajar o simplemente para obtener algo de paz y tranquilidad.

El gobierno japonés ha declarado un estado de emergencia en siete regiones por el brote del virus. Si bien las medidas no incluyen prohibiciones para salir, se les ha pedido a las personas que eviten salidas innecesarias, las escuelas están cerradas y muchas personas trabajan desde sus hogares. Para aquellos que encuentran oneroso ese acuerdo, Kasoku ofrece apartamentos a un precio de ¥ 4,400, unos 40dólares por día.

El portavoz Kosuke Amano dijo que la compañía ha tenido 20 clientes desde que comenzó la campaña el 3 de abril. El servicio también viene con la oferta de una consulta gratuita de divorcio de 30 minutos con un funcionario legal. “Entre los usuarios de este servicio se encuentran una esposa que dijo que huyó después de una gran pelea con su esposo, y una mujer que dijo que quiere tiempo para sí misma ya que está cansada de cuidar a sus hijos que están en casa todo el día porque de los cierres de escuelas, mientras su esposo trabaja remotamente en casa», dijo Amano.

“No tenemos datos sólidos que muestren que el divorcio está en aumento, pero los medios informan que las tasas de divorcio están aumentando en China y en Rusia después de los bloqueos que nos llevaron a idear este servicio”, agregó.

Si bien la empresa comercializa los apartamentos de manera irónica, el servicio también ha atraído a usuarios que enfrentan serios problemas, incluida una mujer que huye de la violencia doméstica. La compañía tiene alrededor de 500 unidades en todo el país, principalmente en el centro de Tokio, y una caída en el turismo significa que muchas están vacías, aunque la demanda de oficinas remotas para el teletrabajo está ayudando a compensar el impacto.

Personas con mascarillas cruzan una calle casi vacía después de que el Gobierno anunciara el estado de emergencia para la capital y algunas prefecturas tras el brote de coronavirus en Tokio, Japón, el 16 de abril de 2020. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

La campaña de la empresa se produce cuando el hashtag corona-divorce ha sido una tendencia en el Twitter japonés. La emisora pública NHK está dedicando parte de su programa de desayuno a consejos para evitar frustraciones que pueden terminar con el matrimonio mientras está atrapado en apartamentos japoneses a menudo estrechos.

A pesar de su población femenina altamente educada, Japón ocupó el puesto 121 de 153 países en el índice de brecha de género 2020 del Foro Económico Mundial, principalmente debido a su pobre desempeño en la representación política. Los roles de género tradicionales están profundamente arraigados en la sociedad japonesa y a menudo se espera que las mujeres asuman la responsabilidad principal del cuidado infantil y las tareas domésticas, incluso mientras mantienen un empleo profesional.

Aumento de divorcios

Un artículo publicado este miércoles por Bloomberg advierte que la pandemia, además de las consecuencias humanitarias y económicas, podría llevar a una alta tasa de divorcios. Algo similar a lo que ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando en Estados Unidos se registró el mayor pico de separaciones. En ese entonces, cuando los soldados regresaban a sus casas, “eran recibidos por sus esposas que se habían acostumbrado a dirigir los hogares”.

En estos tiempo de coronavirus, en cambio, muchas parejas se han reencontrado, pero de una manera forzada. Muchos nunca antes habían compartido tanto tiempo juntos, ya sea por horarios de trabajos, actividades, viajes, etc. Ahora, la situación es diferente. El confinamiento los llevó a estar prácticamente las 24 horas juntos, aislados de otras personas, y por tiempo indeterminado.

“Una relación igualitaria es ahora uno de los mejores predictores de la satisfacción matrimonial”, explicó Stephanie Coontz, autora de varios libros sobre matrimonio y género. Si bien las sociedades cada vez trabajan más en busca de esa “relación igualitaria”, en Estados Unidos sólo el 30% de las parejas aseguran tener una participación casi igualitaria en lo que se refiere al cuidado de los niños y las tareas domésticas, de acuerdo con la investigación de Daniel Carlson y otros. Para el resto, en cambio, la división del trabajo doméstico es algo que ocurre más en la teoría que en la práctica.

Tal vez lo peor de una pelea o una fuerte discusión en estos tiempos, es que las parejas deben permanecer conviviendo bajo el mismo techo ya que no pueden violar el confinamiento. Por ese motivo, según explica Coontz, una de las “válvulas de escape” que utilizan las parejas es ayudarse mutuamente para disminuir el conflicto y así preservar el matrimonio.

También están los problemas financieros que históricamente han sido motivo de ruptura. Las autoridades internacionales todavía no logran tomar dimensión de los efectos económicos que tendrá el coronavirus. En Estados Unidos 6,6 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo a principios de este mes, lo que eleva el total a 16,8 millones de solicitudes. A esas cifras se le agregan aquellas personas que aún tienen trabajo pero que les cuesta llegar a fin de mes.

En Rusia, prohibidos

Las parejas rusas que decidan que su matrimonio ya no tiene solución podrían tener que esperar antes de tomar caminos separados ante las medidas del Gobierno para combatir la epidemia de coronavirus. El Ministerio de Justicia informó a las autoridades regionales de todo el país que cesen el registro de bodas y divorcios hasta después del 1 de junio, según una declaración en su sitio web. Rusia tiene una alta tasa de ruptura marital y hasta el 60% de los matrimonios terminan en divorcio.

El primer ministro ruso, Mikhail Mishustin, ordenó un confinamiento a nivel nacional después de que las dos mayores ciudades de Rusia, Moscú y San Petersburgo, ordenasen a los residentes a quedarse en casa ante el fuerte aumento en los casos de coronavirus. En la capital, el ayuntamiento quiere introducir un plan para que los residentes obtengan un Código QR cada vez que dejen sus hogares, incluso para sacar la basura, según informó el periódico Kommersant.

La decisión fue confirmada por fuentes del gobierno, y se haría efectiva en las próximas horas. También evalúa implementar ayuda social.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, resolvió ampliar a todo el país el estado de emergencia que decretó inicialmente solo en siete prefecturas -entre ellas las de Tokio y Osaka- para contener la expansión del nuevo coronavirus.

La decisión de ampliar el estado de emergencia fue confirmada por fuentes del gobierno a la agencia de noticias Kyodo, y se haría efectiva en las próximas horas.

A mediados de marzo, el Parlamento nipón le otorgó al primer ministro poderes especiales y se declaró el estado de emergencia para hacer frente a la crisis sanitaria.

La legislación habilitó así a Abe declarar el estado de emergencia si las circunstancias lo aconsejan, algo que hizo, primero, en siete regiones y que ahora extenderá al resto del país.

Con esta medida excepcional, los gobernadores de las prefecturas amplían sus competencias para tomar acciones, por ejemplo para suspender las clases, cerrar empresas o reducir la circulación.

La medida, que fue inicialmente dictada para siete prefecturas, se extenderá ahora a todo el país.

Abe también planteó la posibilidad de modificar los presupuestos para entregar 100.000 yenes (unos 800 dólares) en efectivo a todos los ciudadanos, con vistas a paliar las consecuencias económicas de la emergencia sanitaria, según informó la agencia de noticias DPA.

Ayer, el asesor sanitario del gobierno y profesor de la Universidad de Hokkaido, Hiroshi Nishiura hizo público un informe en el que alerta sobre un escenario catastrófico producto del brote de coronavirus.

El informe anticipa que alrededor de 850.000 japoneses corren el riesgo de contagiarse de Covid-19 y casi la mitad de ellos podría morir si no se respeta y profundiza el distanciamiento y aislamiento social.

«Es imprescindible que el gobierno tenga como objetivo reducir el contacto entre las personas en al menos un 70% y un 80% tanto como sea posible en el plazo de un mes», señaló Nishiura.

Las autoridades niponas confirmaron más de 9.000 contagios de coronavirus, de los cuales unos 700 corresponden al crucero ‘Diamond Princess’.

Casi 200 personas han perdido la vida por la enfermedad Covid-19 en Japón, informó Télam.

El primer ministro Shinzo Abe dijo que se registró un incremento de contagios en esas zonas al que debe ponerse fin.

Japón amplió hoy a todo su territorio un requerimiento para que la población se abstenga de ir a bares, clubes y restaurantes a fin de contener el brote de coronavirus, en medio de temores a que los casos se disparen y colapsen los hospitales.

La medida cubría previamente sólo siete áreas urbanas, incluida la de Tokio, pero el primer ministro Shinzo Abe dijo hoy durante una reunión con autoridades sanitarias que se registró un incremento de contagios en esas zonas al que debe ponerse fin.

«Muchos casos de infecciones han sido confirmados en lugares donde la gente sale de noche, y esa propagación es nacional», señaló, citado por la agencia de noticias japonesa Kyodo.

El estado de emergencia decretado en Japón el 7 de abril no contempla penalidades pero solicita a la población quedarse en casa el mayor tiempo posible.

Abe reiteró su pedido a las compañías para que permitan el teletrabajo y dijo que esto ha reducido la cantidad de gente que se junta en los trenes y subtes, pero que se necesita bajarla aún más.

Aunque las grandes shoppings y tiendas y los cines han cerrado, algunas cadenas de comercios minoristas han permanecido abiertas.

Japón ha registrado unos 6.000 casos de coronavirus y unas 100 muertes, pero existe la preocupación de que los contagios aumenten de manera abrupta y que las unidades de terapia intensiva de los hospitales se vean desbordadas, señaló Télam.