Tag

Japón

Browsing

Las autoridades japonesas investigan la desaparición de una pequeña isla al norte del país, que podría hacerle perder parte de su mar territorial.Conocida como Esambe Hanakita Kojima, la isla no fue registrada por Japón hasta 1987 y su tamaño nunca fue determinado con exactitud. Se encontraba al oeste de una zona a la que los japoneses llamanTerritorios del Norte y los rusos, Islas Kuriles.

Luego de informar su descubrimiento, las autoridades enviaron una expedición a investigar qué estaba pasando y no tardaron en verificar que, efectivamente, la pequeña isla de Esanbe Hanakita Kojima, ubicada a tan solo 500 metros de su orilla, había desaparecido sin dejar rastro.

Según los expertos lo más probable es que la extensión de tierra se hundiera bajo el agua debido a la erosión del viento y el hielo a la deriva que se forma todos los inviernos en el cercano Mar Okhotsk. La última vez que la isla fue relevada, en 1987, se determinó que sobresalía sólo 1,4 metros por encima del agua de mar.

Según testimonios recogidos por un medio local, los pescadores de Sarufutsu sabían de la existencia de la isla, pero evitaban pasar cerca de ella, debido a que sus sistemas de navegación indicaban que contaba con una serie de arrecifes subterráneos.

Ahora bien, Esanbe Hanakita Kojima, que había sido nombrada junto a otras 157 islas deshabitadas en 2014, formaba parte de los Territorios del Norte, una zona que es disputada por Japón y Rusia, que llama al lugar Kurils. El conflicto se remonta al fin de la Guerra del Pacífico, en 1945, cuando las islas fueron arrebatadas a Japón por fuerzas soviéticas.

La campaña por nombrar todas las islas de la zona formaba parte de un esfuerzo del gobierno japonés por delimitar claramente su alcance territorial, lo que a su vez le serviría para determinar su zona exclusiva de explotación económica. Este tema también es de suma importancia para el país de cara a las disputas territoriales con China por las islas Senkaku (o Diaoyu, como las llama Beijing), en el Mar de China del Este.

 

 

Radio Mitre

Un fuerte terremoto de magnitud 6,7 en la escala de Richter sacudió hoy de madrugada la isla nipona de Hokkaido (norte) y causó al menos nueve muertos y una treintena de desaparecidos, cuando Japón trataba aún de reponerse de la devastación causada por un potente tifón.

El sismo sorprendió a los residentes de la isla a las 3.08 hora local (18.08 GMT del miércoles) con epicentro a unos 40 kilómetros de profundidad al este de la localidad de Atsuma, la más castigada, donde se han producido la mayoría de muertos, informó en rueda de prensa el ministro portavoz del Gobierno nipón, Yoshihide Suga.

El temblor alcanzó en este municipio de unos 4.600 habitantes el nivel 7 máximo de la escala sísmica nipona (centrada en medir la agitación de la superficie terrestre), y provocó aludes de tierra que sepultaron una veintena de casas en esta ínsula montañosa.

Aunque el Gobierno central no ha ofrecido cifras de desaparecidos ni heridos ante la “gran cantidad de información confusa”, las autoridades locales cifran en 31 el número de desaparecidos y en 300 el de heridos, según recogió la cadena pública NHK. 

Unos 21.000 efectivos trabajaron hoy en las labores de rescate y búsqueda, incluidos 4.000 miembros de las fuerzas de Autodefensa, un número que el Ejecutivo quiere aumentar hasta 25.000 para doblar los esfuerzos e impedir el mayor número de víctimas posibles.

Medio centenar de helicópteros acudieron en ayuda de personas que habían quedado atrapadas, y los medios estatales difundieron durante todo el día imágenes de vehículos devorados por el lodo, carreteras resquebrajadas y enseres revueltos en el interior de viviendas.

“Nunca había experimentado un terremoto así”, dijo un residente de 87 años de Atsuma, epicentro del seísmo, en declaraciones a la agencia local Kyodo, mientras una mujer relató a la televisión estatal su confusión en la oscuridad de la noche y la conmoción al ver el “inimaginable” paisaje del exterior tras el temblor.

Es la primera vez que un terremoto en Hokkaido alcanza tal intensidad desde que el país revisó su escala sísmica en 1996. 

El terremoto dejó puntualmente a toda la isla sin suministro eléctrico, mientras que los 2,95 millones de viviendas y establecimientos que seguían hoy sin suministro a media tarde están recobrándolo progresivamente, indicó el portavoz nipón.

El corte energético estuvo causado por el apagado automático de la central térmica de Tomato, en Atsuma, que produce en torno a la mitad de la electricidad de toda la prefectura.

El apagón, el mayor desde el gran terremoto de Hanshin que en 1995 dejó a 2,6 millones de viviendas sin luz, afectó además a 80 hospitales, a los servicios telefónicos y de televisión.

El Gobierno ha pedido ahorrar energía a la población y ha solicitado ayuda a las eléctricas Tokyo Electric Power y Tohoku Electric Power para movilizar generadores de emergencia hasta los centros hospitalarios afectados, pues se prevé que el restablecimiento completo del suministro tarde hasta una semana.

La central nuclear de Tomari vio interrumpido temporalmente su suministro eléctrico externo y se activó su sistema de alimentación de emergencia para mantener refrigerado el combustible atómico gastado y almacenado en piscinas, aunque el regulador nuclear nipón no detectó anomalías en los niveles de radiación. 

El terremoto también causó cortes de ruta, la suspensión de servicios ferroviarios locales y de Shinkansen (alta velocidad), que conectan Hokkaido con la isla principal del archipiélago nipón, del metro y el cierre del nuevo aeropuerto internacional de Chitose.

La agencia meteorológica nipona ha advertido del riesgo de derrumbes y desprendimientos de tierra, y de la posibilidad de que haya una réplica del seísmo de intensidad similar en la próxima semana, con más probabilidad en los dos o tres días posteriores.
Hasta las 18.34 hora local (9.34 GMT) la JMA había contabilizado 71 réplicas, algunas de las que superaron los 4 y 5 grados Richter.

Las autoridades han pedido a la población que permanezcan alerta, pues se pronostican lluvias para la tarde del viernes y el sábado.

El temblor se produce apenas dos días después del paso este martes por la región occidental del archipiélago del tifón Jebi, el más poderoso en tocar tierra en el país asiático en 25 años, que dejó 11 muertos y centenares de heridos.

 

 

 

Los Andes

El tifón más poderoso en golpear Japón en los últimos 25 años tocó tierra este martes dejando al menos seis muertos y más de 100 heridos, mientras el oeste del país sufría los embates de vientos violentos y lluvias torrenciales.

Además del balance de muertos divulgado por la cadena de televisión pública NHK, una persona estaba en estado crítico y unas 170 resultaron heridas por accidentes derivados del ciclón Jebi.

Se trata del vigésimo primero de la temporada en Asia que azota al país con aguaceros y ráfagas con vientos que alcanzan los 220 km por hora en algunos lugares, en un radio muy amplio.

Las autoridades pidieron a varios habitantes abandonar sus casas en zonas inundables o susceptibles a ser golpeadas por el fenómeno. Recomendaron a casi 1,2 millones de habitantes protegerse en refugios y otros 16.000 recibieron órdenes de evacuación, aunque la medida no es vinculante.

Además de las víctimas, el fenómeno ha provocado daños materiales impresionantes.

Un petrolero estaba encajado bajo un puente que conduce al aeropuerto internacional de Kansai, cerca de Osaka (oeste). Este aeropuerto, construido sobre el mar, se inundó y fue cerrado después que el subsuelo y las pistas quedaran bajo agua, precisó  un responsable del ministerio de Transportes.

Según la cadena de televisión NHK, varios pasajeros seguían atrapados al interior de la terminal.

Imágenes de televisión mostraban andamios desmontados por el viento, árboles por el suelo, vitrinas de las tiendas rotas, postes torcidos, calles inundadas, camiones volcados y un mar agitado en todas direcciones.

Decenas de autos estacionados en un garaje en la región más afectada se quemaron por un incendio cuyas causas se desconocían.
El sistema de transporte se vio muy perturbado, con varias compañías aéreas que anularon casi 800 vuelos por precaución.

Por otra parte varias líneas de trenes fueron suspendidas, al igual que los trenes a gran velocidad Shinkansen entre Tokio y Osaka, que transportan a diario cientos de miles de pasajeros. En Kioto, una parte del techo de la estación de trenes se derrumbó.

Los grandes almacenes de la región de Osaka, en el oeste de Japón, decidieron cerrar sus puertas.

Varias empresas grandes como Toyota, Honda o Panasonic, suspendieron la producción, mientras otras pidieron a sus trabajadores que se quedaran en casa, y las escuelas hicieron lo mismo con sus alumnos.

Más de 1,4 millones de hogares y edificios se quedaron sin electricidad, informaron los medios.

El primer ministro Shinzo Abe había convocado una reunión de crisis en previsión de la llegada del tifón que afectó primero el sudoeste del archipiélago antes de dirigirse hacia el norte.

Con vientos sostenidos de entre 160 y 190 km/h en la parte central (además de ráfagas de hasta 220), Jebi entra en la categoría de “muy potente”, “el más potente desde 1993”, precisó yuta Kurora, responsable de la agencia nacional meteorológica.

Japón ha sido golpeado dos veces por tifones muy fuertes, en 1991 y en 1993, agregó.

En verano este país suele sufrir los embates de los tifones, pero este año ha sido particularmente difícil.

Hace un mes y medio, un nivel de lluvias sin precedente provocó inundaciones inéditas y derrumbes que cobraron la vida de 220 personas.

Una sofocante ola de calor húmedo afectó a Japón en julio, que dejó 119 muertos mientras que 49.000 personas tuvieron que ser hospitalizadas.

 

Los Andes

El Parlamento de Japón aprobó hoy una ley para promover la participación de las mujeres en política, de cara al objetivo del primer ministro nipón, Shinzo Abe, quien se propuso que las mujeres alcancen el 30 % de los cargos públicos en 2020.
La nueva ley insta a las organizaciones y partidos políticos a contar con un número similar de varones y mujeres en sus filas y a establecer objetivos numéricos de paridad de género, entre otras medidas.
Sólo 97 de los 707 parlamentarios que conforman las dos Cámara del Parlamento nipón son mujeres, un 13,7 %, pese a que el Gobierno del primer ministro, Shinzo Abe, se ha propuesto que la representación femenina en las elecciones nacionales alcance el 30 % en 2020, informó la agencia EFE.
Japón se sitúa actualmente en el puesto 158 en representación femenina parlamentaria, por detrás de países como Birmania o Gambia, en la lista “Mujeres en los parlamentos nacionales” elaborada por la Unión Interparlamentaria (UIP) en Ginebra.
De los 19 ministros que conforman el Gabinete de Abe sólo dos son mujeres: la ministra del Interior, Seiko Noda, y la de Justicia, Yoko Kamikawa.
Noda se mostró satisfecha por la aprobación hoy de la legislación y en declaraciones a la prensa local dijo que espera que “ayude a generar un gran cambio en la política japonesa”.
La titular nipona del Interior expuso que espera que la ley ayude a los votantes a comprender que “la política no es sólo trabajo de hombres” e instó a las mujeres que quieran ser candidatas en las elecciones a “levantarse con valentía” y participar.
Japón celebrará en 2019 elecciones regionales en abril y comicios para la Cámara Alta del Parlamento en julio.
El país asiático se sitúa en el puesto 114 (de 144) del ránking del Foro Económico Mundial que mide la paridad de género, y pese a que en 2017 la tasa de empleo femenino fue del 65 %, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) advirtió que las mujeres trabajan menos horas y en empleos peor pagados.