Tag

Internacionales

Browsing

Junto con la ONU y la Unión Europea, reclamaron que hoy mismo el gobierno interino y la oposición se reúnan. Y piden un urgente llamado a elecciones.

La Iglesia católica de Bolivia llamó este lunes al gobierno interino, a todos los partidos políticos y a la sociedad civil a un «diálogo» para poner fin a una crisis en la que está inmerso el país y que se tornó más violenta tras la renuncia de Evo Morales, presionado por la oposición y las fuerzas armadas.

Los obispos bolivianos, en coordinación con la Unión Europea y Naciones Unidasllamaron a un diálogo este mismo lunes para «pacificar el país, y consensuar las condiciones de unas nuevas elecciones generales y los vocales para un nuevo Tribunal Supremo Electoral», mientras las protestas no cesaban en el país contra el gobierno interino.

El diálogo es el camino apropiado para superar las diferencias entre bolivianos», dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, Aurelio Pesoa, en conferencia de prensa. «Celebrar elecciones transparentes es el mejor camino para superar las diferencias», agregó.

Al mismo tiempo, Pesoa llamó a los medios de comunicación y «líderes de opinión» a «bajar el tono de las declaraciones públicas para facilitar el diálogo y el entendimiento entre todos».

«Dios bendiga y ayude a todos, especialmente a los líderes políticos y sociales, para cumplir la responsabilidad personal e histórica que tienen en la pacificación del país, concluyó.

Los obispos propiciaron acercamientos desde la semana pasada entre el gobierno interino de la derechistas Jeanine Áñez y sectores afines a Morales, quien renunció el domingo 10 de noviembre y se asiló en México luego de que recrudecieran las protestas que denunciaban un fraude electoral en los comicios del pasado 20 de octubre.

También Jean Arnault, enviado del secretario general de la ONU, y un delegado de la Unión Europea se han reunido en los últimos días con el gobierno de Áñez y organizaciones sociales en un intento de restaurar la paz.

Denuncias de amenazas

En tanto, en medio de un clima todavía crispado, el ministro de Gobierno (interior), Arturo Murillo, denunció, sin aportar pruebas, que «un grupo criminal quiere atentar contra la presidenta» Áñez, quien, dijo, tuvo que suspender un viaje al interior del país: «Está en peligro su vida», aseguró. «Hay gente, por supuesto, venezolana, cubana, colombiana metida en esto, está el narcotráfico por detrás», agregó el funcionario.

A su vez, la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, acusó este lunes al ex presidente Morales de tratar de provocar confrontaciones entre bolivianos. «Lo que está causando es una convulsión. No es el pacificador (..), nos está chantajeando», declaró.

Vecinos de El Alto llamaron en tanto a cercar desde este lunes la ciudad vecina de La Paz, capital administrativa del país, para forzar «la renuncia inmediata» de Áñez, informó Clarín.

El organismo alertó por las condiciones de detención y enumeró violaciones a los derechos humanos como la imposición de la pena de muerte, torturas y violencia sexual.

Miles de mujeres y niños están recluidos en condiciones inhumanas en el norte de Siria e Irak, principalmente en campamentos superpoblados, denunciaron hoy tres altas representantes de la ONU y una relatora especial.

«Estamos profundamente preocupadas por la incertidumbre de las condiciones de detención y seguridad en esta región», señalaron las especialistas en un comunicado en el que advierten sobre la falta de debido proceso, las detenciones arbitrarias, la imposición de la pena de muerte, torturas o tratos crueles y violencia sexual, entre otras violaciones de derechos humanos.

Asimismo, criticaron el acceso limitado a servicios humanitarios básicos como alimentos, agua y atención médica.

«Hacemos hincapié en que los niños no deben ser detenidos, excepto como último recurso y solo por el período más breve posible, de conformidad con las leyes internacionales, de Derechos Humanos y humanitarias, incluida la Convención sobre los Derechos del Niño y sus Protocolos facultativos», enfatizaron, informó Télam.

México anunció que concedió el asilo político que pidió el ex presidente de Bolivia Evo Morales.

«Hace unos momentos recibí una llamada de Evo Morales mediante la cual solicitó formalmente asilo político en el país», dijo en una declaración pública el canciller de México, Marcelo Ebrad.

«Y México -siguió- ha decidido concederle el asilo por razones humanitarias; en Bolivia, su vida y su integridad corren peligro», añadió el canciller.

Añadió el diplomático que puso en marcha los trámites necesarios para conseguir un salvoconducto.

México fue el primer país en ofrecer asilo político a Morales, quien renunció ayer a la presidencia de Bolivia, forzado por presiones de sectores de las Fuerzas Armadas y agentes de seguridad, además de protestas populares nacidas del resultado de las elecciones del pasado 20 de octubre.

Esos comicios le dieron a Morales la reelección en primera vuelta, sin necesidad de un balotaje, pero fueron considerados fraudulentos por la oposición y tachados de irregulares por una misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), informó Télam.

El ex presidente Carlos Mesa pide designar un nuevo órgano electoral que convoque a otros comicios, luego de que una auditoría señalara graves irregularidades.

Mientras crece la presión sobre el presidente de Bolivia luego de que una auditoría oficial detectara una cantidad de irregularidades en el proceso electoral en el que Evo Morales obtuvo una nueva reelección, el mandatario se mantiene firme: «No voy a renunciar», aseguró este viernes.

Las protestas contra el gobierno se extienden por el país y el líder opositor Carlos Mesa exige el llamado a nuevas elecciones.

El mandatario, quien se impuso en las cuestionadas elecciones del 20 de octubre y debe iniciar un nuevo mandato de cinco años en enero, respondió por adelantado a una carta que planea entregarle el lunes el líder del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, en la que le pide la renuncia.

Morales criticó a la oposición, que ahora ya no pide una segunda vuelta, «ni siquiera otras elecciones», sino que solo buscan «que se vaya Evo». «Seguramente sueñan que nos vayamos porque no se trata de Evo, se trata de este pueblo, y este pueblo no se va a ir del gobierno», remarcó, durante un acto en Desaguadero, en la frontera con Perú.

No nos ha temblado la mano para nacionalizar los RRNN. Por eso tenemos estabilidad económica para estas grandes obras. Ahora defenderemos pacíficamente la democracia y la paz social ante la arremetida golpista de grupos que fomentan violencia y enfrentamientos entre hermanos. pic.twitter.com/eba4mU8vAF

— Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 8, 2019

“La derecha que dice, ‘Evo tiene que renunciar’, quiero decirles a ustedes, hermanos, a Bolivia y al mundo, no voy a renunciar, somos electos por el pueblo, respetamos la Constitución, vamos a defender nuestro proceso», afirmó el presidente. Y desafió: «Convoco a todos nuestros movimientos sociales, a todos los sectores, profesionales, que están por la vida, igualdad, paz, justicia social, a defender nuestro proceso de cambio, nuestra revolución democrática-cultural y vamos a defender, hermanos y hermanas”.

Además, insistió en que lo que está haciendo la oposición «es un golpe de Estado».

La carta opositora

Camacho, líder del Comité Cívico de Santa Cruz -que reúne a empresarios y líderes sociales de la esa rica región que ha sido siempre un bastión opositor a Evo Morales-, llegó el miércoles a La Paz para entregar a Morales una carta, después de un primer intento fallido el martes, cuando manifestantes oficialistas lo cercaron en el Aeropuerto Internacional de El Alto y lo obligaron a regresar a Santa Cruz.

En las últimas horas, Camacho informó que el lunes irá al Palacio de Gobierno para entregar personalmente la carta. «Y no nos vamos a mover hasta que sea aceptada y el presidente renuncie», aseguró, en declaraciones recogidas por la prensa boliviana.

Su idea es ir acompañado por diferentes sectores opositores. Así, en una reunión celebrada el jueves en La Paz, se acordó que el resto de comités cívicos y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (CONADE) trasladarán sus movilizaciones a la capital.

Carlos Mesa reclama nuevas elecciones

En tanto, el ex presidente y principal candidato opositor en las elecciones del 20 de octubre, Carlos Mesa, exigió este viernes que el Congreso designe un nuevo órgano electoral que convoque a repetir las elecciones, tras la difusión de un informe que lo describió como «viciado de nulidad».

Mesa le envió una carta al vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, quien está al frente del Congreso, para que «pida a la Asamblea Legislativa un proyecto de ley de emergencia para la reorganización del Tribunal Supremo Electoral».

El ex mandatario, que gobernó entre 2003 y 2005, hizo este pedido tras el crítico informe de la consultora panameña Ethical Hacking, contratada por el mismo TSE para hacer una auditoría informática a las cuestionadas elecciones del 20 de octubre.

«Mucho de lo que se encontró sustenta que el proceso electoral está viciado de nulidad», dijo el director de la compañía, Álvaro Andrade, citado por el diario Página Siete.

Mesa dijo en conferencia de prensa que «a lo largo de las últimas semanas se han hecho públicas investigaciones y evidencias muy claras del fraude. Pero, sin duda, la prueba más reveladora de lo afirmado es el informe de auditoría contratado por el Tribunal Supremo Electoral, a cargo de la consultora Ethical Hacking».

Según el ex presidente,«la conclusión final de la empresa Ethical Hacking es demoledora» y «cambia de manera dramática el escenario electoral, en cuanto hace a la auditoría de la propia OEA».

Una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) está haciendo una auditoría de los comicios, que fue rechazada por la oposición boliviana porque fue acordada con el gobierno de Evo Morales de manera «unilateral».

Mesa justificó su pedido de nombrar a siete nuevos vocales para el TSE «al haberse convertido el órgano electoral en el factor determinante de la convulsión y violencia social con grave daño para la paz y concordia».

Indicó además que los nuevos vocales del TSE deberían organizar de inmediato una nueva elección para que el próximo presidente asuma el  20 de enero, cuando concluye el actual mandato Morales, en el poder desde 2006.

Las protestas en Bolivia estallaron la misma noche de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre por la suspensión repentina de la transmisión de los resultados oficiales justo cuando mostraban una distancia de 7 puntos entre Morales y el candidato de la alianza de centroderecha Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa. Esa diferencia obligaba, según las leyes bolivianas, a una segunda vuelta electoral.

Pero cuando se retomó, casi 24 horas después, esa diferencia se había ampliado hasta los 10 puntos, lo que le daba a Morales la victoria en primera vuelta. Mesa denunció entonces un «fraude gigantesco». Ambos llamaron a la movilización de sus seguidores. Las marchas fueron pacíficas en un comienzo pero derivaron en enfrentamientos y violencia. Desde entonces murieron tres personas, más de cien quedaron heridas y más de 190 han sido detenidas, informó Clarín.

El ministro de Defensa advirtió que en cualquier momento empiezan a contar los muertos por docenas.

La crisis en Bolivia sigue escalando en medio de un clima de fuerte polarización, con violentos enfrentamientos entre opositores y oficialistas que ya dejaron tres muertos, 346 heridos y 220 detenidos. El ministro de Defensa, Eduardo Zavaleta, alertó sobre la gravedad de la situación al señalar que el país está a “un paso” del descontrol total, y que en cualquier momento empiezan a “contar los muertos por docenas”.

La jornada de ayer fue la más violenta desde los comicios del pasado 20 de octubre, con 97 heridos y un muerto en Cochabamba, una región del centro de Bolivia donde se vivió una ola de disturbios durante gran parte del día. Los otros dos fallecidos se produjeron el 30 de octubre en la ciudad oriental de Montero, en enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente Evo Morales.

Los afines a Morales defienden su triunfo en las urnas para un cuarto mandato consecutivo, mientras que los contrarios al presidente denuncian fraude electoral, que renuncie al poder y se convoquen nuevas elecciones.

La gran mayoría de los heridos son producto de los choques entre civiles, sectores fanatizados de ambos bandos. Hay un amplio despliegue de efectivos policiales en La Paz, así como en las principales ciudades del país, aunque sólo intervienen cuando los choques se tornan violentos.

“Estamos a un paso de que esto se descontrole totalmente y comencemos a contar los muertos por docenas. Ahora lo que debería interesarnos a todos nosotros es que esto no termine en una sangría”, sostuvo Zavaleta al diario El Deber, en referencia al nivel de ferocidad que se registra tanto en los partidarios de Evo como en los de la oposición.

Este martes murió un joven de 20 años, identificado como Limbert Guzmán, en Cochabamba. Participaba de las manifestaciones contra Morales y sufrió un fuerte golpe durante enfrentamientos con partidarios del mandatario. Hay cuatro detenidos por el hecho, aunque aún es bastante confuso. El miércoles pasado habían muerto otros dos opositores en Montero, también a causa de los choques callejeros.

El otro hecho que conmocionó a Bolivia fue el de la alcaldesa de Vinto, una localidad vecina a Cochabamba. Patricia Arce, del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), fue golpeada y humillada públicamente por una turba de vecinos.

Tanto la oposición como el oficialismo se culpan mutuamente de la violencia. El ex presidente Carlos Mesa, quien resultó segundo en las elecciones, acusó a los cocaleros de Cochabamba, partidarios de Morales, de causar los disturbios. El ministro Zavaleta, por su parte, denunció que los comités cívicos de Santa Cruz, Cochabamba y Potosí han trasladado grupos de choque a La Paz para enfrentarse a las fuerzas de seguridad. Según dijo, “no son muchos” pero están “provocando deliberadamente a la Policía”.

Zavaleta ha responsabilizado al líder del comité cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, del derramamiento de sangre. “El llamado que ha hecho a radicalizar sus medidas, a tomar instituciones y arengar enfrentamientos va a traer consecuencias”, advirtió. “Toda esa sangre que está corriendo en Cochabamba es exclusiva responsabilidad del señor Camacho”, sostuvo.

Camacho, un dirigente de derecha que no participó en las elecciones, se convirtió en los hechos en un referente del bando opositor. Encabezando las protestas, busca poner en jaque a Morales al insistir en entregarle una carta de renuncia para que la firme. La oposición exige la dimisión de Evo y la convocatoria a nuevas elecciones, mientras el presidente responde que las elecciones fueron limpias y que se deben respetar los resultados.

La Organización de Estados Americanos (OEA) realiza una auditoría para estudiar las denuncias de fraude, y sus resultados estarían la semana próxima. Sin embargo, la oposición rechaza esa supervisión al considerar que el organismo fallará a favor de Evo.

En el marco de este clima de incertidumbre se multiplicaron los llamados a pacificar el país. Los obispos bolivianos iniciaron gestiones preliminares con las autoridades para establecer un diálogo. “Ya se ha tomado contacto con el gobierno, estamos esperando la respuesta”, dijo el arzobispo de Sucre, Jesús Juárez.

Naciones Unidas, en tanto, expresó su “profunda consternación e indignación ante los altos niveles de violencia registrados el día de ayer”, a la vez que exigió a la Policía, al Ministerio Público y al órgano judicial que “investiguen, procesen y sancionen a las personas responsables de estos atroces crímenes”.

El organismo internacional lamentó el “trato inhumano” a la alcaldesa del municipio cochabambino de Vinto, la oficialista Patricia Arce, e instó a todos los actores políticos a “reducir de manera inmediata las tensiones políticas y desestimar completamente cualquier manifestación violenta”, informó Clarín.

El presidente francés criticó la falta de coordinación entre los socios del tratado.

El presidente francés, Emmanuel Macron, criticó hoy la falta de coordinación entre los socios de la OTAN, sostuvo que la alianza militar está en una situación de «muerte cerebral» y exigió que comience a actuar «como una potencia en el mundo», si no quiere desaparecer.

La visión de Macron fue cuestionada por la canciller alemana, Angela Merkel, quien salió a cruzar al mandatario francés durante una comparecencia en Berlín junto al secretario general de la alianza atlántica, Jens Stoltenberg.

«Macron ha elegido palabras drásticas, esa no es la visión que tengo yo de la cooperación en la OTAN», sentenció Merkel, citada por la agencia de noticias EFE.

«La OTAN es indispensable, debemos tomar en nuestras manos nuestro destino pero creo que la OTAN ha avanzado y tiene una labor mucho más política que hace años», manifestó la jefa del gobierno alemán.

Para Macron, sin embargo, Europa está «al borde del precipicio» y necesita comenzar a pensar estratégicamente si no quiere perder «el control de su destino».

El mandatario evaluó que la construcción europea se ha centrado en la ampliación constante y que eso constituye «un error profundo» porque a partir de los años 90 ha empezado a reducir su alcance político.

Al mismo tiempo, continuó, Estados Unidos comenzó a mirar más hacia China y se olvidó de «su gran aliado», Europa; un movimiento que comenzó en la presidencia de Barack Obama (2009-2007) y se acentuó con Donald Trump.

«Por primera vez hay un presidente (de Estados Unidos) que no comparte la idea del proyecto europeo y se aleja de él», subrayó Macron.

En tercer lugar, señaló que Europa ha visto surgir en los márgenes de sus fronteras «potencias autoritarias» como Rusia y Turquía, que «debilitan» los principios de la OTAN.

Ante este escenario, reclamó a sus socios activar mecanismos para evitar la desaparición de Europa como polo geopolítico o la pérdida de control de su destino, informó Télam.

Por primera vez, Brasilia se alineó con Estados Unidos e Israel en esta votación.

La Asamblea General de Naciones Unidas pidió este jueves una vez más el fin del embargo estadounidense contra Cuba, aprobando una resolución apoyada por 187 de los 193 Estados miembros y con los votos en contra de Estados Unidos, Israel y Brasil, que por primera vez muestra su apoyo a los estadounidenses en esta votación.

Además, Colombia y Ucrania mostraron su abstención y Moldavia optó por no ejercer su derecho a voto sobre la resolución, que pide el fin del «embargo económico, comercial y financiero» sobre la isla.

Desde 1992, el gobierno cubano somete cada año a votación en la Asamblea General de la ONU una resolución de condena al bloqueo impuesto por Estados Unidos a la isla caribeña en los años 60 con la intención de propiciar la caída del régimen ‘castrista’.

Como es habitual, la resolución fue aprobada por 187 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones. «187 países votan por el fin del bloqueo. Indiscutible aislamiento de Estados Unidos. (…) Otra contundente victoria de Cuba», ha celebrado el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, en Twitter.

El tercer voto negativo corresponde a Brasil, que siempre había votado a favor pero este año, bajo el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, ha decidido alinearse con Estados Unidos e Israel.

Estados Unidos e Israel, aliados en la arena internacional, siempre han votado a en contra del texto cubano salvo en 2016, cuando ambos países se abstuvieron, en un giro histórico, debido al diálogo que en ese momento protagonizaban Washington y La Habana para iniciar el deshielo de las relaciones bilaterales, bajo el gobierno del demócrata Barack Obama.

Sin embargo, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en 2017 puso fin al acercamiento entre Estados Unidos y Cuba. El magnate neoyorquino ha recuperado y reforzado las sanciones contra el régimen ‘castrista’.

En el caso de Colombia, el gobierno de Iván Duque explicó en un comunicado que es «una manifestación política de rechazo a la actitud hostil de Cuba hacia Colombia, la cual no se compadece con las buenas relaciones que se venían forjando desde años atrás entre los dos países».

Colombia ha denunciado «el refugio a terroristas colombianos confesos en territorio cubano, a pesar de las reiteradas solicitudes de que sean puestos a disposición de las autoridades colombianas para su sometimiento a las investigaciones y procesos judiciales correspondientes», en alusión a los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

También se ha referido al «apoyo activo» de Cuba «al régimen tiránico y dictatorial de Nicolás Maduro, que representa una amenaza a la seguridad nacional y regional», así como a «la a participación del régimen cubano en intentos desestabilizadores a varios gobiernos de la región», informó Clarín.

El gobierno de Bolsonaro tiene políticas pro mercado y un historial petrolero. Argentina posee indefiniciones y menos experiencia.

La Argentina no decidió qué hara con el cepo del mercado cambiario. Tampoco define la política para mostrarles a los inversores energéticos, con el objetivo que hundan miles de millones de dólares en la formación Vaca Muerta. A su lado, Brasil -el gigante del Mercosur- corteja a las empresas con más privatizaciones, desregulaciones e inequívocas señales de adherencia a una economía de libre mercado.

La economía brasileña está creciendo. Tras los escándalos de Petrobras, en el sector energético se tomaron medidas adicionales para evitar cualquier acusación de corrupción. El gobierno deJair Bolsonaro ya pasó la reforma jubilatoria y se apresta a lanzar una audaz modificación en las leyes impositivas. Con independencia de sus declaraciones inflamatorias y continuos exabruptos, la política económica del Poder Ejecutivo de Brasil encuentra buena recepción entre las empresas.

La venta de activos energéticos brasileños le quitará  atracción a la Argentina. «En el caso de las compañías internacionales, hay competencia por asignación geográfica de inversiones», explica un consultor energético que pide reserva. En esa búsqueda de donde llevar su capital, la mira «está puesta en Brasil y el petróleo y gas no convencional de Estados Unidos», señala.

La transición en el Gobierno argentino encuentra a un oficialismo -que promovió las inversiones energéticas durante casi todo su mandato, pero que este año reinterpretó subsidios y decidió un congelamiento- de salida. El próximo ocupante del Poder Ejecutivo habla de Vaca Muerta y da pistas de una ley para el sector, pero hasta ahora son solo rumores.

Brasil va varios casilleros adelante de la Argentina en su relación con empresas energéticas. Mientras que aquí se realizó este año la primera licitación de yacimientos «offshore», Brasil ya lleva más de 16 rondas con convocatorias de esa naturaleza.

En Brasilia hay reformas para achicar el Estado, libertad para entrar y sacar dólares -con una moneda como el real, mayormente estable-, un historial de licitaciones petroleras por más de 20 años y un presidente comprometido a seguir una agenda alineada con los Estados Unidos. Del otro, no hay libertad cambiaria (ni una moneda estable), un Gobierno que asoma con ciertas inclinaciones a intervenir más en la economía, una política energética cambiante y varios interrogantes sobre qué pasará hasta que se reestructure la deuda soberana. En ese sentido, es fácil de identificar a qué país privilegiarán los empresarios a la hora de alocar su capital, informó Clarín.

El Palacio de La Moneda, en el centro Santiago, sigue blindado. Y en la Plaza Italia, epicentro de las mayores concentraciones, hay tensión por la presencia de los militares.

La calma asomaba en las costumbres hasta que algo la rompía. Hacia el mediodía, mientras un grupo de varones tomaba café en los bancos, un chico con la remera de Nirvana golpeaba una cacerola. Una mujer, después del mediodía, bajó las persianas de su negocio.

¿Por qué? “Porque ahora empiezan los destrozos”, dijo. Y en un puesto de diarios le subieron el volumen a “Señor Cobranza”. Es el tema de Las Manos de Filippi que popularizó Bersuit Vergarabat, la banda sonora de diciembre de 2001 en Buenos Aires.

El Palacio de La Moneda, en el centro Santiago de Chilesigue blindado. Y en los alrededores la rutina se sostuvo hasta que el reloj marcó las dos de la tarde. El toque de queda, que obliga a todos a quedarse en sus casas, termina a las siete. Los que pudieron viajar, llegaron a tiempo al trabajo. Algunas escuelas y universidades siguen cerradas, así que muchos estudiantes no pudieron cursar. No hay otro tema de conversación en los bares. Es una sociedad en alerta.

La zona peatonal, algo así como nuestro microcentro, está taggeado. En las paredes, en las persianas, en los vidrios de los locales comerciales pueden leerse estas consigas: “Fuera Piñera”o “milicos asesinos”. Curioso: Sebastián Piñera, el presidente de Chile, no logra (o no quiere) controlar el accionar de sus fuerzas de Seguridad. Otra convocatoria pacífica terminó en gravísimos disturbios.

El presidente había anunciado el martes una serie de medidas. La propuesta es una “agenda social” que contempla, entre otras cosas, subir las jubilaciones mínimas, mantener las tarifas de luz hasta el año próximo, crear un seguro que cubra parte de los gastos en medicamentos y fijar un impuesto más alto para quienes ganen más dinero.

Otro de los anuncios del presidente fue su intención de “terminar con los toques de queda”, pero este jueves el Ejército decretó el sexto, aunque más corto: de 22 a 4 de la mañana. Quienes sepan que estarán en la calle a esa hora, deben tramitar un “salvoconducto” en una comisaría. Es un papel que deben mostrar a la policía o carabineros en caso de que los detengan en ese lapso. Otra cuestión que altera la rutina, porque el permiso sólo puede tramitarse una vez anunciado la medida de manera oficial.

Los anuncios no conformaron porque las calles volvieron a colmarse de genteque salió a pedir, otra vez, soluciones urgentes. Y por eso hacia las dos de la tarde, una de las zonas más ruidosas de Santiago, hizo silencio. Una peregrinación espontánea por la peatonal Huérfanos y por la Alameda terminaba en Plaza Italia.

Allí iba Ana Rictou, 35 años, empleada administrativa. La dejaron salir antes del trabajo y se reunirá con amigas para llegar juntas a Plaza Italia, algo así como el epicentro de las manifestaciones durante los últimos días en la capital de Chile. “Crecí en una familia despolitizada. No confiaban en nadie, en ningún partido. Trabajaron toda su vida y ahora apenas pueden pagarse los medicamentos. Yo creo que hay que organizarse y salir a reclamarporque no quiero tener una vejez como la de mis padres. No es justo”, dice Ana.

En un local de venta de accesorios para teléfonos, uno de los vendedores le pregunta a otro si saldrá a manifestarse. “No. Ya salí, ya protesté. Ahora, después de tantos días, me pregunto quién es nuestro líder, a quién seguimos”, responde. La duda del vendedor también la tiene el Gobierno: ¿quién es su interlocutor? ¿Con quién debería sentarse en una mesa de negociación? Al parecer, la respuesta no está en Plaza Italia.

La manifestación es enorme y tiene rasgos festivos (hubo actividades artísticas) y otra característica que vuelve como un eco de los indignados españoles: asambleas para decidir un plan de acción.“Chile despertó” decían los carteles. Pero terminó mal. Ana Rictou, la mujer que había ido a protestar con sus amigas, decidió irse antes: “Sentí el chorro de los carros hidrantes muy cerca. Los pacos –así llaman a la policía– están desatados. Tuve miedo y me fui”.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile actualiza su monitoreo dos veces al día. Su último reporte indicaba que hay 2.686 personas detenidas, de las cuales 217 son menores de edad. Cuentan 584 heridos. Nueve personas presentaron demandas porque las fuerzas de Seguridad las obligaron a desnudarse, fueron amenazas de violación o las tocaron de manera indebida. La ex mandataria Michelle Bachelet anunció que enviará una “misión de verificación para examinar denuncias de violaciones a los derechos humanos” en Chile. Lo hace en calidad de Alta Comisionada en DDHH de la ONU y lo hizo después de hablar por teléfono con Piñera, informó El Clarín.

El hombre publicó en las redes sociales la imagen del delincuente en el suelo.

Despertó todo tipo de reacciones en las redes sociales y no es para menos. Un hombre enfrentó a un ladrón que le estaba robando la bicicleta, lo noqueó con un golpe y tras dejarlo inconsciente se sacó una selfiepara mostrárselo al mundo a través de la redes sociales. Su actitud provocó orgullo en algunos e indignación en otros.

El hecho ocurrió en Puebla, en México, y fue el propio protagonista el que publicó las imágenes y la historia en la web. En las fotos se puede ver al hombre posando y al ladrón noqueado, en el suelo, ya detenido por la policía. 

En la publicación compartida por la cuenta Rodadas Puebla, en Twitter, el «héroe», según la mayoría de los comentarios de los usuarios, relató cómo fue que logró abatir al delincuente.

«¡¿Adivinen a quién ciclista le acaban de querer robar su bicla?! Así quedó el cabrón ladrón después de la madriza que le puse«, escribió.

Y luego contó en un largo texto cómo fue la secuencia: «Estaba dejando un paquete en la paquetería, siempre o la meto (a la bici) o la amarro, dependiendo cuánta gente hay dentro. Hoy la cola se salía del local, así que solo la apoyé en la puerta de vidrio».

«Un rato después que entré, vi dos manos tomar mi manubrio y empezar a cargar mi bici para darse la vuelta. Salí, moderadamente rápido, tampoco con demasiada prisa, di la vuelta dejándolos con la pared atrás, y… francamente no recuerdo qué dije, el efecto adrenal ya estaba funcionando, pero sí le dije algo, un ‘¿qué chingadas estás haciendo?’ probablemente, y en lo que me veía, dejaba la bici y decidía si huir o no, mi paquete -una caja grande que traía en una de esas bolsas verdes que salvan al planeta- se impactaba con fuerza en su cara y cabeza desde arriba», relató.

Y agregó: «El golpe le resultó completamente inesperado, y mientras trataba de subir su guardia -subir las manos, nomás, para quienes no sabemos pelear formalmente- ya le estaban lloviendo derechazos de mi parte en los hombros y espalda media y baja, mucho más pues se agachó para protegerse la cara».

«El ratero ya estaba en el piso, medio sentado medio en cuclillas, y, pues la verdad es que siempre había tenido la sádica curiosidad sobre cómo sería patear a alguien con botas de casquillo, así que, pues a patearlo con botas de casquillo«, continuó.

Y reveló que aunque le decían que se detuviera,le siguió pegando. «Le gritaba al tiempo que me volvía a poner a distancia de patín, y otro patín poca madre en la cara -se la busqué, le atiné, se movió, al pómulo-«.

«Me quité, si lo mío no es la violencia, la violencia es el recurso del incompetente, dice Asimov, por algo así no vale dañar permanentemente a alguien, ¿o sí?», se preguntó. Y siguió golpeándolo: «Regresé a darle una última patada, en la pantorrilla y con fuerza»..

Por último dijo que finalmente entregó su paquete y concluyó que «vale más romperle la madre a los ladrones que denunciar».

«Al verlo irse renqueando, pensé fugazmente en esperar a que se fueran las patrullas y round 2, pero solo fugazmente», disparó.

El tuit fue compartido la noche del 24 de septiembre y sumó una gran cantidad de comentarios y likes. Allí se pueden apreciar reacciones divididas entre los usuarios, ya que muchos aplauden que el ciclista haya neutralizado al ladrón y otros pocos señalan que solamente originó más violencia.

«Se siente bien, muy bien, romperle su puta madre a tu ladrón. Se sabe mal, muy mal tener que golpear a alguien pues no somos más que simples mamíferos», finalizó, informó El Clarín.