Tag

Industria

Browsing

El Estimador Mensual Industrial (EMI) arrojaron que en el acumulado de los nueve meses de 2018 la baja fue del 2,1 por ciento con respecto al mismo período del año anterior.

La caída de la industria en septiembre es la más pronunciada de los últimos dieciseis años y toda la gestión de Cambiemos, que solo consiguió mostrar cifras positivas para la industria entre mayo 2017 y abril de 2018.

Desde que el Indec volvió a difundir las cifras del EMI, tras el apagón estadístico entre diciembre 2015 y abril 2016, solo junio de este año, con una caída del 8,1 por ciento, se aproxima al derrumbe registrado en septiembre.  Mientras que el mejor mes para la industria fue junio de 2017, con una suba de 6,6 por ciento respecto al mismo mes de 2016, un año en el que 11 de los 12 meses estuvieron en rojo.

El desplome también se reflejó en las expectativas de las empresarios, que en un 60, 7 por ciento de los casos espera una caída en la demanda interna para el cuarto trimestre de 2018 en relación al mismo periodo de 2017, mientras que solo el 28,6 por ciento espera que suban sus exportaciones.

La situación crítica de la industria se traduce en una expectativa de disminución en la dotación del personal en el 29,8 por ciento de las empresas, un 39,5 por ciento espera que también se reduzcan las horas extras y en un 41,8 por ciento de los casos consideran que el uso de la capacidad instalada continuará cayendo.

Un único rubro mostró una mejora en septiembre: la producción de acero y aluminio con un avance interanual del 3 por ciento. En tanto, la industria textil con una caída del 24,6 por ciento, la refinación de petróleo con un 11 por ciento y la automotriz con un 15,7 por ciento fueron los sectores con peores registros.

 

 

Pagina 12

La recesión económica impulsada por la caída del consumo y las elevadas tasas de interés se acentuó en el sector productivo. En septiembre, la totalidad de los sectores industriales registraron una merma con respecto al 2017, entre los cuales de destacó la caída interanual del 21% de la producción automotriz.

El Índice de Producción Industrial (IPI), que elabora la consultora Orlando Ferreres & Asociados (OJF) y la Fundación de Investigaciones Económicas (FIEL) todos los meses, arrojó en septiembre una caída interanual de 8,1% y 8,7%, respectivamente, y así se sumó al sexto mes consecutivo de baja en relación al 2017. En los primeros nueves meses del año, la contracción acumulada fue del 3%.

“Durante septiembre todos los sectores industriales que componen el índice registraron números negativos, reflejo de una crisis generalizada”, indicó el informe de OJF. Y agregó: “El actual contexto de caída salarial, alza inflacionaria, baja del consumo  un nivel de tasas muy elevado, no nos permite pronosticar un rebote de la actividad industrial en lo que resta del año”.

En el análisis sectorial, OJF destacó a Maquinaria y Equipo con “la peor caída desde 2014”. El segmento sufrió una baja de 20,1% con respecto al mismo mes de 2017 por los malos resultados de la producción de maquinaria agrícola, electrodomésticos de línea blanca y el derrumbe del 20,6% de la industria automotriz

Se suma al arrastre de la industria los sectores de Refinerías (cayó un 17,6% frente a 2017), que acumula casi 12% de baja en el año; Plásticos, con una caída de 9,2%; y Minerales no Mecánicos (merma de 8,3%), básicamente por la caída de 10% en la producción de cemento portland, aunque acumula suba de 2,5% en los primeros nueve meses de 2018.

Entre las únicas noticias positivas dentro de cada sector, el informe de FIEL indicó que la caída del mes fue amortiguada por la siderurgia, con un leve aumento de actividad en relación a 2017, pero que acumula hacia el tercer trimestre un aumento de 10,8%.

“En síntesis, la industria volvió a mostrar en septiembre un retroceso. La rama siderúrgica ha contenido una mayor caída en el mes. La fase recesiva se prolonga y en el corto plazo no aparecen aún indicios que sugieran una rápida reversión de la misma”, concluyó el informe de FIEL, en línea con el de OJF.

El último mes que la industria tuvo un desempeño tan pobre fue en febrero de 2017, luego de un año recesivo donde la economía se achicó un 1,8%. Ese mes la actividad manufacturera cayó un 9% interanual. Además, septiembre significó para el sector productivo el sexto mes consecutivo de caída.

 

 

Cronista

Este jueves se llevará a cabo en Bahía Blanca el relanzamiento de la Unión Industrial de la Patagonia. Para ello, han cursado invitaciones a las cámaras y Pymes de la Provincia, que rechazaron inmediatamente la posibilidad de asistir, admitiendo que no se sienten representadas por esta entidad que incluso se encuentra por fuera del territorio patagónico.

“No representan los intereses de nuestra región, a la que le ha costado mucho sacrificio avanzar y lograr beneficios en estos últimos años. De hecho está conformada por muchos sectores provenientes del Territorio Bonaerense, que influyeron en la quita de beneficios para todos los patagónicos”, indicó el Intendente de Puerto Madryn, y coincidió con los comunicados enviados en las últimas horas desde diversos sectores de Chubut donde se menciona que no existe tal representatividad desde una entidad que no forma parte geográficamente de la región y tampoco comparte problemáticas en común con las cámaras y Pymes de la Provincia.

“Sabíamos de la convocatoria, y también desde el primer momento estuvimos al tanto del descontento del sector empresarial de toda la Provincia. Se entiende, por lo que han manifestado, que el principal objetivo de la UIPA es explotar el corredor bioceánico que se abre entre Bahía Blanca y el Yacimiento de Vaca Muerta, algo que según las cámaras de Chubut, no deja ningún tipo de beneficio a las provincias patagónicas”, señaló el Intendente.

Por otro lado Ricardo Sastre admitió que “pudimos leer el comunicado enviado por las autoridades de la Federación Empresaria de Chubut (FECh), y coincidimos en lo que se plantea. Bahía Blanca no forma parte geográficamente del territorio patagónico, y participar del relanzamiento de la Unión Industrial de la Patagonia en esa ciudad, sería darle una trascendencia y una representatividad que no tiene”.

El INDEC dará a conocer este jueves la tasa de desempleo y demás índices laborales del segundo trimestre del año, cuando la economía cayó un 4,2%. Se descuenta que marcará un incremento con relación al 8,7%(1.600.000 desocupados a nivel nacional urbano) del segundo trimestre de 2017. En tanto, el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA) informó este miércoles que por la menor actividad fabril y en la construcción, por séptimo mes consecutivo, el empleo volvió a caer en la industria.

El empleo registrado en el sector manufacturero se redujo en junio 2018 (último dato disponible) en 5.834 puestos de trabajo. Así, con relación a junio de 2017, la industria acumula 25.051 trabajadores formales y 55.716 puestos menos que en junio de 2016.

Este deterioro de la ocupación fabril se explica, en gran medida, por el retroceso de la producción. Según el informe de la UIA, en julio la industria presentó una contracción interanual de -4,4%.

La baja del mes de julio fue generalizada para casi todos los sectores. Ocho de los 12 rubros analizados presentaron caídas, dice el Informe. Y destaca el bajo desempeño del rubro químico y petroquímico (-18%), explicado por la parada programada de la principal planta de producción petroquímica del país y las caídas en las ventas minoristas de medicamentos (-2,5%).

También presentaron resultados interanuales negativos los rubros minerales no metálicos (-6,9%), por la retracción de la construcción; edición e impresión (-3,2%), con las mayores caídas en packaging; y metalmecánica (-2,1%), explicado fundamentalmente por caídas en la producción de maquinaria agrícola, de equipos y aparatos eléctricos y de autopartes; y el sector textil. Por su parte, el sector de alimentos y bebidas presentó una baja (-3,6%), aunque si se descuenta el efecto de la producción de aceites se produjo un incremento del +3,3%.

Los bloques que contrarrestaron la caída fueron metales básicos (+14,6%) –impulsado por la expansión tanto del acero, como consecuencia de un incremento de las exportaciones de productos largos y con la construcción que aún continúa en ejecución y por el sector automotriz, que a su vez presentó un crecimiento (+8,6%), traccionado fuertemente por las exportaciones a Brasil.

 

 

Clarín

La medición del INDEC sobre el mes de julio arrojó que la actividad industrial se desplomó un 5.7%. Con este dato, la tercera caída consecutiva, el acumulado del año arroja un estancamiento de la industria ya que creció un 0.0%.

Para agosto se prevé una caída interanual mayor porque igual mes de un año atrás, la industria tuvo un buen desempeño (+5,1%).

Hacia adelante, para los meses de agosto a octubre casi la mitad de las empresas (44, 8%) anticipa una baja de la demanda interna; 44,1,2% prevé un ritmo estable; 11,1% espera un aumento.

En exportaciones los números son menos negativos ya que “el 51 % no anticipa cambios en sus exportaciones totales; 31,3% espera una suba y 17,7% vislumbra una disminución”.

 

 

Política Argentina

En la presentación de 24 Conferencia Industrial Argentina, que se desarrollará el próximo martes 4 de setiembre, y que encabezó el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, la crisis cambiaria, las medida anunciada por Mauricio Macri y el dólar, fueron los temas más comentados.
Acevedo confirmó que el Macri cerrará la  conferencia y agregó que una UIA mas pobre que el año pasado será la que recibirá al Presidente. “Probablemente nos cuente como será la modificación del acuerdo con el FMI que se anunció para mejorar el programa financiero del Gobierno de aquí hasta fin del 2019”, dijo.
En un encuentro con la prensa también estuvieron presentes el presidente de la conferencia, Alberto Álvarez Saavedra, y el Director Ejecutivo de la entidad fabril, Diego Coatz.
Mientras se desarrollaba el encuentro, la cotización del dólar se ubicaba $31,60; y al final había trepado a 34,50 pesos. Al respecto, Acevedo sostuvo que “lo que se esta viendo en estos días no es una devaluación competitiva y eso no es bueno sobre todo cuando hay ausencia de un plan económico y el mercado tiene desconfianza en el peso en un país de crisis recurrentes”.

“La crisis cambiaria es un problema sobredimensionado y hay que salir rápidamente de esta situación, que está impactando en todos los sectores  de la sociedad”, dijo el aceitero. Para el empresario, el eje del problema es la desconfianza “total” del peso. “Por eso, estamos teniendo una devaluación que no es competitiva, sino que básicamente se está dando porque no hay confianza” con la moneda nacional.Lo que se está viendo en estos días no es una devaluación competitiva y eso no es bueno sobre todo cuando hay ausencia de un plan económico
Acevedo destacó además que “por el tamaño del déficit de cuenta corriente y los problemas que generó la sequía la economía argentina se muestra vulnerables ante un shock externo y lo que pasa en el mundo se amplifica en la Argentina que es un país con la historia del default y de la quita de la deuda. Uruguay tuvo crisis pero nunca declaró y aplaudió un default”.
Coatz se refirió a las señales que tendría que dar el Gobierno, uno de los temas centrales entre economistas luego del breve anuncio de Macri. “El Gobierno tiene que estabilizar y dar señales y tener reglas de juego claras y no cambiarlas. Se necesita previsibilidad. Argentina es uno de los 20 países del mundo que tiene industria, y la industria es parte de la solución en la Argentina”, dijo.
La crisis cambiaria es un problema sobredimensionado y hay que salir rápidamente de esta situación, que está impactando en todos los sectores  de la sociedad

En lo que respecta a las empresas. Álvarez Saavedra destacó que en el caso de las pymes están muy afectadas por el nivel de la tasa y la recesión y que por eso, desde la UIA, piden a la Afip que postergue el pago de impuestos a las pequeñas empresas. “No pedimos subsidios. Cuando reclamamos por los reintegros es porque se trata de una devolución de impuestos para los que exportan y es una diferencia que permite o no estar en un mercado y hay que destacar que los reintegros no son subsidios”, destacó.

También dijo que al país “le hace falta visión de largo plazo. Y para ello, se necesitan reglas de juego claras y permanentes. Creo que el Gobierno, ahora, está usando todas las herramientas que tiene para salir de la crisis”. Álvarez Saavedra también manifestó con respecto a la causa de los cuadernos que “no todos los empresarios somos iguales y la sociedad debe diferenciar a uno de los otros”.

 

Infobae

La producción de la industria pyme se derrumbó 7,3% interanual en julio, según informó CAME.

Es el tercer mes consecutivo en que el sector cae, alcanzando el valor más bajo de la serie desde que en enero de 2008 comenzó la medición.

En los 7 meses del año se acumula un leve crecimiento de 0,1% frente a igual periodo de 2017.

Las bajas más acentuadas se dieron en fabricación de Productos Eléctrico-mecánicos, Informática y Manufacturas (-13,5%), Papel, cartón, edición e impresión (-10,6), Productos de Madera y Muebles (-10,2), Productos de metal, maquinaria y equipo (-7,9), Calzado y marroquinería (-7,4), Material de Transporte (-6,6), Productos textiles y prendas de vestir (-6,3), Alimentos y bebidas (-6,0), Productos de caucho y plástico (-5,6) y Productos químicos (-4,3).

El rubro donde más proporción de empresas progresaron en la comparación anual fue ‘Indumentaria y Textil’ donde el 36% de firmas tuvieron crecimiento, aunque 12 puntos menos que en junio (48 por ciento).

 

InfoNews

La actividad industrial se derrumbó un 8,4 por ciento en junio, aunque todavía acumula un crecimiento de 0,4 por ciento en lo que va del año, según el informe elaborado por la Unión Industrial Argentina. La caída estuvo encabezada por el rubro químico y petroquímico (-19,3 por ciento), aunque también registraron bajas significativas la industria automotriz (-13,4 por ciento), textil (-10,8), metalmecánica (-4,4), minerales no metálicos (-4,4) y alimentos y bebidas (-3,5 por ciento). Los únicos bloques que contrarrestaroon la caída fueron metales básicos (7,3 por ciento) impulsado por la expansión del acero y papel y cartón (5 por ciento) por la baja base de comparación. El informe advierte que para el segundo semestre se espera una caída de la actividad industrial de entre 2 y 3 por ciento debido a la desaceleración de la construcción y la obra pública así como también de la agroindustria producto de la sequía que afectó la última campaña. A esto se suma el menor dinamismo del mercado interno producto de la merma del consumo y las elevadas tasas de interés.

La industria comenzó el año creciendo 0,6 por ciento interanual, en febrero registró su mejor marca del año al trepar 8,5 por ciento, en marzo subió 2,8 por ciento y en abril 3,1 por ciento, pero en mayo cayó 1,9 por ciento y al cierre del semestre retrocedió un 8,4 por ciento, su peor registro desde febrero de 2017 cuando había caído 9,5 por ciento. “No veo un plan a largo plazo (…) En nuestro sector vamos a tener una recesión fuerte. Es lo que me están diciendo las pymes, es lo que me está diciendo en el sector. No creo que esto se revierta porque tenés un problema internacional y una dificultad interna no solucionada”, aseguró ayer Miguel Acevedo el titular de la UIA.

La crisis cambiaria impactó de lleno en el sector porque el gobierno prefirió evitar todo tipo de control de capitales y recurrió a la tasa de interés casi como única herramienta para tratar de frenar la huida hacia el dólar. La fuerte suba de las tasas impactó de lleno en una actividad que requiere del sector financiero no solo para tomar créditos sino también para cambiar cheques. En la actualidad, la tasa de interés de las Lebac en un 45 por ciento anual no solo encarece cualquier tipo de operación bancaria sino que también desincentiva la producción porque conviene especular antes que producir.

En análisis por rubro muestra que la producción de sustancias y productos químicos cayó 19,6 por ciento en junio en términos interanuales, acumulando una caída de 8,5 por ciento en el primer semestre. En particular, el rubro químico y petroquímico –relevado por la Cámara de la Industria Química y Petroquímica– cayó 30,6 por ciento interanual. Al interior del rubro, los agroquímicos y fertilizantes experimentaron de nuevo las principales caídas en su producción acompañados por básicos inorgánicos y petroquímicos intermedios, mientras que la mayor producción de básicos orgánicos morigeró la caída.

La producción del sector automotor, por su parte, cayó 13,4 por ciento en términos interanuales, acumulando una suba de 10 por ciento en el semestre. La disminución se explicó por las menores ventas de vehículos a concesionarias.

En tercer lugar se ubicó la producción textil que retrocedió 10,8 por ciento interanual por la caída en la producción de tejidos de algodón (-12,7 por ciento) y de la producción de hilados (-9,7 por ciento).

 

 

Pagina 12

En el primer semestre de 2018, según los datos del Estimador Mensual de la Industria, el nivel de actividad del sector textil se contrajo un 7,4 por ciento con relación a igual período de 2017. Los hilados de algodón exhibieron una leve caída del 2,4 por ciento mientras que los tejidos retrocedieron un 9 por ciento. En cuanto a las fibras sintéticas tuvieron una fuerte caída del 17,8 por ciento.

Así lo señaló un informe de Investigaciones Económicas Sectoriales (IES). El estudio indicó que las exportaciones en valores alcanzaron los u$s 209,4 millones, cifra 1,7 por ciento superior a los u$s 205,9 millones del primer semestre de 2017. Por su parte, las cantidades exportadas sumaron 43 mil toneladas, lo que implicó una merma del 14 por ciento con respecto al mismo período de 2017.

En cuanto a las importaciones del sector textil, en el acumulado a junio de 2018, treparon a u$s 888 millones, un 17,5 por ciento por encima de los u$s 756 millones de igual período de 2017. En volúmenes, alcanzaron las 144 mil toneladas con una suba del 15,2 por ciento.

El saldo comercial del sector textil e indumentaria arrojó un resultado negativo en el primer semestre de 2018, con un déficit de u$s 679 millones.

Por su parte, la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima) presentó ayer un nuevo informe de coyuntura de su observatorio. Los datos reflejan una delicada situación por la caída de actividad y ventas. Se espera para 2018 una caída del bloque en torno al 8 por ciento.

La Capital