Tag

Incendios

Browsing

Varias dotaciones de bomberos combatían este lunes por la tarde un incendio en una zona serrana cercana a la localidad cordobesa de Villa Carlos Paz y otro foco que se declaró en Unquillo, con la ayuda de aviones hidrantes, informó el Gobierno provincial.

El Ministerio de Seguridad de Córdoba indicó que en el siniestro en la turística Villa Carlos Paz trabajan 33 bomberos para controlar el perímetro del fuego y que no ponga en riesgo viviendas, con el apoyo del avión FireBoss que está operando desde el Lago San Roque.

En la zona de Los Quebrachitos, cercano a Unquillo, en las Sierras Chicas, había esta tarde 40 efectivos combatiendo las llamas con el apoyo de dos aviones hidrantes del Gobierno provincial.

Mientras, las autoridades mantienen el alerta de incendio de muy alto a extremo al menos hasta mañana, en tanto que las condiciones climáticas de viento y sequía favorecen la propagación de los incendios.

 

Un temporal de viento con ráfagas que superan los 100 kilómetros por hora provocó destrozos en viviendas, caída de árboles, rotura de carteles, cortes de energía y al menos dos incendios, según informó Defensa Civil.

«Tenemos varios lugares de intervención en coordinación con los bomberos voluntarios. Estábamos preparados para esta contingencia porque existía un alerta meteorológica de fuertes vientos que se está cumpliendo», dijo a Télam el director de Defensa Civil de Chubut, José Mazzei.

El incidente más grave se reportó en Rawson, capital provincial, donde un cortocircuito originado tras un corte de energía en la consola de la radio de Frecuencia Modulada «Sonyk» inició un incendio que causó pérdidas totales en la emisora que alcanzaron al estudio de transmisión ubicado en la esquina de Belgrano y Conesa.

El jefe de los bomberos voluntarios de esta ciudad, Javier Bassi, confirmó que «el incendio en la radio fue total. Cuando llegamos ya estaba extendido y no pudimos hacer mucho, aunque menos mal que no había nadie y estaban transmitiendo de manera remota».

En Rawson y zona de influencia se reportaron al menos dos cortes de energía desde la madrugada producto de fallas originadas por las ráfagas que provocaron la salida del sistema por descargas.

En tanto, en Comodoro Rivadavia, el temporal produjo el incendio de una vivienda que fue arrasada por las llamas, avivadas por las ráfagas de viento, según describió el suboficial principal del cuartel central de los bomberos voluntarios, Daniel Navarro.

Vialidad Nacional pidió a los usuarios de las rutas 3, 25 y 40 extremar los cuidados para circular porque «las fuertes ráfagas desestabilizan a quienes transitan».

De acuerdo al servicio meteorológico, las actuales condiciones permanecerán hasta mañana.

Incendios en California avanza sin control en la costa oeste. Las imágenes parecen salidas de películas de ciencia ficción: el aire en las ciudades misteriosamente teñido de naranja y rojo, los bosques en fantasmagóricos negros y grises convertidos en cenizas y cientos de miles de personas que buscan huir de los peores incendios que se han desatado en el oeste de los Estados Unidos en mucho tiempo y que ya se cobraron al menos 17 muertos.

Los incendios comenzaron el California y ahora se extienden en zonas densamente pobladas del estado de Oregon y también alcanza a partes de Washington.

Decenas de personas están desaparecidas en Oregon, mientras que los incendios forestales ya han destruido millones de hectáreas que siguen ardiendo, lo que obliga a la gente a escapar de sus casas no solo por el peligro de las llamas sino por el humo que está asfixiando a los residentes que están incluso alejados de los incendios. En ese estado hay 500.000 evacuados.

Ante el panorama de las llamas que aún siguen ardiendo y con centenares de casas destruidas, el director de gestión de emergencias de Oregon dijo este sábado que el estado temía un “muertes masivas”.

Oregón, Washington y California están siendo atacados por una temporada de incendios forestales de proporciones históricas, con el esfuerzo de extinción de las llamas agravado por la pandemia del coronavirus.

En California, por ejemplo, se han incendiado 26 veces más hectáreas de lo que había quemado en este momento el año pasado, y los funcionarios advierten que es probable que haya más incendios.

El gobernador Gavin Newsom de California dijo que temía que se encontraran más cuerpos y describió que la escala de los bomberos que combatían el fuego no tenía precedentes. “Es algo que no hemos visto en nuestras vidas”, agregó.

Rayos y sequía
¿Por qué estos incendios son mucho más graves que otros en el pasado? Consultado por Clarín, Scott Stephens, Profesor de Ciencias del Fuego de la Universidad de Berkeley, dijo que “este año, casi todos nuestros incendios fueron provocados por una tormenta eléctrica sucedida en el mes de agosto. Esto es inusual, pero también sucedió en 1987 y 2008. Este año, los rayos se centraron en el área de la bahía de San Francisco, lo cual es muy raro».

Además, explicó, «la mayoría de nuestros relámpagos se producen en las montañas Klamath o en Sierra Nevada. Tuvimos 360 fuegos de rayos encendidos en 48 horas, esto sobrepasó nuestro sistema de extinción de incendios”.

Según el experto, “es importante destacar que el cambio climático está secando rápidamente el material combustible (hojas y ramas que caen al suelo, por ejemplo) y aumentando las temperaturas. Esto sin dudas está teniendo un impacto en nuestros incendios”.

Jon Keeley, investigador del servicio Geológico de EE.UU. con base en California, dijo a Clarín que los incendios actuales constituyen una «tormenta perfecta» en la que se han unido todas las características para de “un incendio desastroso”: primero, sequía en invierno. Segundo, una sequía a largo plazo (de 2012 a 2017), que resultó en una extensa muerte regresiva de la vegetación que dejó un legado de combustibles muertos (140 millones de pinos ponderosa muertos).

Tercero, un siglo de política de extinción de incendios que ha aumentado considerablemente los combustibles en gran parte de nuestros paisajes boscosos. Cuarto, una extraordinaria tormenta de rayos que resultó en miles de incendios que no es un evento normal, sino algo que ocurre una vez cada 10 años. Quinto, la ola de calor extrema que ha sido inusualmente severa. Sexto, el Covid-19 ha limitado la capacidad de extinción de los incendios.

Agrega que “la frecuencia de grandes incendios ha aumentado en las últimas dos décadas y los cambios globales son ciertamente un factor. Hay un vínculo con el cambio climático, pero no podemos analizar cuánto”.

incendios-california-oregon

Otro factor importante, señala el experto, es el aumento del crecimiento de la población. “California suma 300.000 personas al año y esto aumenta el número de personas en riesgo, aunque estos incendios son provocados por rayos, la mayor parte del área quemada en las últimas dos décadas se debe a incendios humanos, tanto incendios como fallas de la línea eléctrica”.

Ariel Stein, científico argentino que es vicedirector del Air Resources Laboratory de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) en Maryland, es uno de los encargados de monitorear la peligrosidad del humo y hacia dónde se dirige.

“Tenemos un sistema de pronóstico de humo con un satélite, calculamos cuánto se emite de material particulado y predecimos hacia dónde va. Hay un pronóstico diario”, señaló a Clarín.

“Es importante en el tema de visibilidad y de calidad de aire, porque puede haber exposición a altos niveles de contaminación. Se emite una alarma y, de acuerdo a la peligrosidad, recomendamos que la gente se tiene que ir, no salir de sus casas o no hacer ejercicio”, explicó. Y agregó que los actuales incendios tienen niveles muy altos de contaminación: “Hay lugares donde no se puede respirar”.

¿Por qué se ven esas imágenes de cielos rojizos? “Son los aerosoles (partículas pequeñas de diámetros menores a 2,5 micrones que tienen carbono, azufre y distintos componentes) que se esparcen por la atmósfera y dispersan la luz”, explica Stein.

“Es como el atardecer, cuando el ángulo entre el sol y las partículas de la atmósfera absorben el azul y dejan ver el rojo. Con los incendios hay muchas partículas en el aire. Pasan los rayos rojos y los azules se dispersan para todos lados. Es como un atardecer permanente”.

Al menos 15 muertos y más de medio millón de personas que tuvieron que abandonar sus hogares, es el saldo parcial de las decenas de incendios que arrasan la costa oeste de Estados Unidos, según las autoridades, que estiman que la situación empeorará en los próximos días.

El fuego afecta los estados de California, Oregón y Washington, donde hay zonas a las que los bomberos no pudieron aún acceder aún y las llamas se ven avivadas por altas temperaturas e intensos vientos muy secos.

Las autoridades locales fueron informando desde ayer sobre las víctimas mortales, entre ellas un bebé en el estado de Washington, mientras la mayoría de los fallecidos se registraron en California, indicó hoy AFP.

«En Oregón unos 500.000 habitantes fueron evacuados y la cifra sigue aumentando», según un comunicado de las autoridades de esa localidad, donde los bomberos luchan contra incendios que se extienden en una superficie de 365.000 hectáreas.

«Quiero ser franca al decir que esperamos ver una gran pérdida. Esta podría ser la mayor pérdida de vidas humanas y propiedades debido a los incendios forestales en la historia de nuestro estado»

En este estado, al menos cinco localidades quedaron «destruidas», detalló la gobernadora Kate Brown, quien explicó que el área afectada por las llamas en las últimas 72 horas es «dos veces la superficie que se ve afectada por los fuegos en el estado cada año».

En el noroeste de California, el incendio bautizado «August Complex Fire», un conjunto de 37 fuegos, se convirtió oficialmente ayer en el más grande de la historia en este estado, ya que se extiende por 190.000 hectáreas.

El portavoz de los Bomberos de California, Daniel Berlant, dijo que la vegetación seca originó esos incendios a los que calificó de «explosivos».

«Quiero ser franca al decir que esperamos ver una gran pérdida. Esta podría ser la mayor pérdida de vidas humanas y propiedades debido a los incendios forestales en la historia de nuestro estado», agregó Brown en conferencia de prensa.

En el norte de California, en el condado de Butte, ya arrasado por grandes incendios en noviembre de 2018 que causaron 86 muertes, la policía informó sobre siete nuevas muertes en las últimas horas, con lo que el saldo de víctimas en esta zona ya asciende a 10.

En el incendio llamado Creek, que ya consumió más de 70.000 hectáreas, también se vieron afectados unos 360 edificios, según los bomberos de California, mientras miles de trabajadores intentan extinguir las llamas.

En todo el Estado, hay más de 20 focos activos y el fuego ya consumió este año un total de 12.500 kilómetros cuadrados, un récord desde que comenzaron a hacerse estadísticas en 1987, de acuerdo a las cifras oficiales.

Cerca de Los Ángeles, el incendio Bobcat sigue fuera de control y ya abarcó a unas 9.000 hectáreas, según los bomberos.

En tanto, en el estado de Washington, las llamas consumieron más de 200.000 hectáreas, según el gobernador Jay Inslee, quien denunció el jueves las consecuencias catastróficas del cambio climático.

Las autoridades estiman que solo en California cerca de 14.000 bomberos combaten los incendios y no descartan que el número de víctimas fatales se incremente por la imposibilidad hasta el momento de ingresar a algunos sectores.

Más de 500.000 personas se han visto obligadas a evacuar debido a la presencia de incendios forestales en todo el estado, informaron las autoridades de Oregon el jueves.

Las cifras más recientes provienen de la Oficina de Manejo de Emergencias de Oregon, y representan a más del 10% de los 4,2 millones de habitantes de la entidad.

Los incendios han consumido más de 3.625 kilómetros cuadrados (1.400 millas cuadradas) en el estado esta semana. Las autoridades señalan que la actividad de las conflagraciones fue particularmente grave la tarde del jueves en el noroeste de la entidad, debido a las condiciones de calor y fuertes vientos.

La gobernadora Kate Brown señaló en conferencia de prensa que hay víctimas fatales, pero aún se desconoce la cifra exacta. Se ha reportado la muerte de al menos tres personas debido a los incendios en la entidad.

“Este tipo de evento ocurre una vez por generación”, alertó la gobernadora Kate Brown.

“Desde que asumí como gobernadora [en 2015] he visto temporadas de incendios históricos” y añadió que la de este año es “sin precedentes”.

Jody Evans, vecino de la ciudad de Detroit, en Oregon, dijo haber “cruzado el infierno” al escapar de las llamas que se acercaban a su casa.

“Fuego en ambos lados de la ruta, árboles caídos, viento que sopla, cenizas que vuelan”, dijo al describir la escena en un canal local de televisión.

Los residentes en las ciudades del Oeste de EEUU, en especial San Francisco, despertaron este miércoles con unas imponentes nubes de humo en el aire que tiñeron el cielo de un espeluznante brillo naranja y que mantuvieron las luces de las calles iluminadas hasta el mediodía; todo ello gracias a la peor temporada de incendios forestales registrada en California hasta la fecha.

“Son más de las 9 de la mañana y todavía no hay señales del sol”, tuiteó la división Golden Gate de la Patrulla de Carreteras de California, instando a los conductores a encender sus faros y a reducir la velocidad.

Las redes sociales estaban llenas de fotos del inusual cielo y mucha gente se quejaba de que las cámaras de sus móviles no captaban con precisión los tonos dorados. “Nunca he visto el cielo de San Francisco con este aspecto en los casi 20 años que he vivido aquí. Parece una escena de Marte”, escribió una usuaria de Twitter.

A pesar de los cielos presagiadores, había poco olor a humo y el índice de calidad del aire no alcanzaba niveles insalubres. Esto se debe a que la niebla a la deriva del Océano Pacífico estaba atrapada entre el humo y la superficie. Mientras tanto, las partículas de humo por encima de la capa marina sólo permitían que la luz amarilla-naranja-roja llegara a la superficie, dijo Ralph Borrmann, un portavoz del Distrito de Gestión de la Calidad del Aire del Área de la Bahía.

Borrmann dijo que se esperaba que las condiciones se mantuvieran hasta el viernes; para entonces el distrito espera emitir su 25ª alerta consecutiva de “Spare The Air” que requiere que los residentes reduzcan la contaminación – el tramo más largo desde que el programa comenzó en 1991.

La racha anterior fue una alerta de 14 días emitida en el 2018 cuando el área de la bahía fue asfixiada por el humo de un incendio que devastó el pueblo de Paradise y mató a 85 personas.

Esta vez, los fuertes vientos del norte y noreste empujaron el humo de los devastadores incendios forestales de Oregon y el estado de Washington a elevaciones más bajas, dijo Roger Gass, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional del Área de la Bahía.

“La gran cantidad de humo, las múltiples capas de humo sobre nosotros en la atmósfera se están combinando para oscurecer nuestro cielo”, dijo.

Fuente: Infobae

La Asociación Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn adquirió equipamiento y reacondicionó uno de sus móviles preparándose para la próxima temporada de incendios forestales que suele tener lugar en nuestra región entre los meses de diciembre y marzo.

La más importante inversión de esta nueva adquisición es la instalación en el móvil 12, una Ford Ranger 4×4 modelo 2014 que posee la institución, de un Kit Forestal Vallfirest compuesto por un tanque de 500 litros, una boba y una devanadera; junto con el carrozado doble cabina Vallfirest para colocar las herramientas y las mangas (mangueras).

También fueron adquiridos equipamientos para los bomberos: 60 cascos forestales Vallfirest, 60 antiparras forestales Vallfirest, y 60 máscaras forestales Vallfirest. Estos equipos, que difieren de los que son usados habitualmente en otro tipo de emergencias, están especialmente diseñados para brindar mayor seguridad y confort a los bomberos en caso de incendios forestales.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a defender este jueves las políticas de su Gobierno para la Amazonía, insistió en que existe una «campaña» contra Brasil por los incendios en esa región y arremetió de nuevo contra las ONG.

«Ustedes saben que las ONG, en gran parte, no pueden conmigo, pero yo no consigo matar ese cáncer que, en gran parte, son las ONG», dijo Bolsonaro en una transmisión directa a través de sus redes sociales en la que abordó la cuestión amazónica.

La lluvia caída en los últimos días en la zona de Rosario apagó los incendios en los humedales del Delta del Paraná, aunque mañana, los brigadistas podrían regresar a las islas para extinguir «fuego subterráneo» que podría reavivarse.

Así lo manifestó a Canal 3 el subdirector de Defensa Civil del municipio rosarino, Gonzalo Ratner, quien comentó que la lluvia caída entre el lunes último y ayer (35 milímetros), lograron apagar las quemas que afectaban a las islas del delta.

El funcionario indicó que los 70 brigadistas que se hallan apostados en el pueblo de Alvear, podrían regresar a las islas mañana «para buscar fuego subterráneo que haya quedado encendido y que podría reavivarse».

Al respecto, Ratner explicó que la vegetación en las islas no es como el de la llanura, ya que, dijo «tiene capas y capas de sedimentos entre las cuales pueden haber focos que no hayan sido alcanzados por el agua».

«Si habláramos de un pastizal común, este tipo de lluvia hubiera sido suficiente para extinguir el fuego por completo», añadió.

El subdirector de Defensa Civil, dijo que ante la jornada soleada que anticipa para mañana el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), «los brigadistas volverán al delta para apagar los fuegos ocultos para evitar que se reaviven y propaguen».

Tras advertir que «aún queda mucha tarea por realizar y vigilancia que hacer», Ratner, expresó que la lluvia caída en la zona «ha fortalecido el trabajo de los brigadistas».

En tanto, desde el gobierno santafesino se anticipó que mañana se realizará una reunión entre autoridades de la Nación y de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, para analizar la situación en las islas, luego de los pavorosos incendios que causaron graves daños ambientales.

Al menos nueve provincias continúan afectadas por los incendios en el país, según informó esta mañana el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), a través de su tercer reporte de incendios forestales.

Según detalló el organismo, se trata de nueve provincias: Catamarca, La Rioja, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Buenos Aires, Salta y Misiones, donde se mantienen focos activos y otros contenidos al día de hoy.

En Catamarca, en los departamento de El Alto y Andalgalá-Aconquija, el fuego está controlado, mientras que en Ancasti y Andalgalá-Ruta 48 están contenidos.

Con respecto a La Rioja, en el departamento de Independencia, continúa un foco activo; mientras que en Tama y El Arquito. se encuentran controlados.

En tanto, se explicó que en Córdoba, en las ciudades de Capilla del Monte, Casa Grande, Cosquín y Achiras, pudieron contener los incendios.

En la zona de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, en los departamentos de Concepción del Uruguay y Diamante, también están contenidos ambos incendios.

Con respecto a la provincia de Corrientes, se informó que se registran focos activos en las ciudades de Echeverría, Ituzaingó y Mburucuya.

Por su parte, en la localidad de San Fernando, provincia de Buenos Aires, continúa un foco que está contenido, explicaron las fuentes.

La situación de Salta, en los departamentos de Pampa de Guachipa y Aguaray, indica que continúan con los incendios activos, mientras que en la provincia de Misiones, en la ciudad de Apóstoles, se logró contener el fuego.

El subsecretario de Gestión de Riesgo y Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, Gabriel Gasparutti, estará hoy en el comando de operaciones de Rosario donde mantendrá una reunión con la ministra de Ambiente y Cambio Climático de la provincia, Erika Gonnet, para analizar la situación de los incendios del Delta del Paraná.

En tanto, ayer se reunió con el director de Defensa Civil de Catamarca, Martín Castelli, y con otras autoridades provinciales para coordinar acciones para el trabajo contra el fuego.