Tag

impuesto a las ganancias

Browsing

En un reciente fallo, el Tribunal Fiscal de la Nación (Sala A) resolvió excluir del pago del Impuesto a las Ganancias a todas las indemnizaciones laborales que se abonan en el marco de una desvinculación. Los jueces alegaron que estos conceptos no constituyen una renta, sino que son un resarcimiento que se abona al trabajador por haber concluido la actividad que la produce.

Esta jurisprudencia, que salió el pasado 5 de julio y que se conoce ahora, se originó en un reclamo que hizo una empleada ante la AFIP, debido a que su empleador (Unilever de Argentina SA) al producirse el despido sin causa, de acuerdo con lo que establece la Ley 20.628, retuvo el impuesto sobre los conceptos indemnizatorios que no se encuentran exentos.

Los rubros que están gravados, de acuerdo a lo que expresa la norma, son el de indemnización preaviso, el aguinaldo sobre el preaviso, la indemnización por vacaciones no gozadas y el aguinaldo que le corresponde, entre otros.
Asimismo, la orden de reintegro del tributo alcanza al acrecentamiento de haberes que abonaba el empleador al empleado que fue desvinculado, que constituye un rubro variable que asegura un determinado sueldo neto a pagar, porque ese concepto que se pagó en la liquidación final no se encuentra dentro del objeto del tributo ya que no se cumplen los requisitos de periodicidad y de permanencia en la fuente productora de la renta.

El único rubro que expresamente está exento de pagar el impuesto en cuestión es el de la indemnización por antigüedad, que con la reforma se limitó a lo que se encuentran determinados legalmente por los topes previstos en el convenio colectivo.
Para el personal que se encuentra fuera de convenio, en la exención de antigüedad, se acepta lo que en su momento fijo el Fallo Vizzotti (67% del sueldo).

La empleada, cuando fue despedida sufrió la retención del impuesto sobre los conceptos indemnizatorios; por ese motivo presentó la declaración jurada del tributo exponiendo el saldo a favor originado en esos rubros y le solicitó al organismo que preside Leandro Cuccioli su devolución.
La AFIP únicamente aceptó reintegrar el gravamen calculado sobre el concepto de «Bonificación Especial», amparado en otro fallo anterior (Negri); sin embargo, rechazó la devolución del impuesto aplicado sobre los demás rubros indemnizatorios.

El reclamo realizado, luego, ante el Tribunal Fiscal tuvo una respuesta favorable y se ordena al ente recaudador restituir Ganancias. Como todo reclamo es de orden individual, pero ante las retenciones que realicen las empresas a sus empleados, en los casos de desvinculaciones laborales, éstos tendrán la posibilidad de reclamar ante el Tribunal Fiscal, para poder recibir el mismo tratamiento que tuvo la demandante en este caso.

Qué dice la ley

La ley de Ganancias (20.628), establece en su artículo 20 que se encuentra exento del pago del impuesto lo que el empleado cobra por indemnización de despido, del rubro antigüedad. También, están exentas las indemnizaciones que se perciben por incapacidad o muerte del trabajador, producidas por accidente o enfermedad. Tras la reforma (Ley 27.430) la desgravación se limita a lo que está establecido en la ley 20.744, referida al tope del cálculo indemnizatorio.

La norma no incluye expresamente en la exención a las demás indemnizaciones que se pagan al rescindirse el contrato: por ejemplo, la falta de preaviso, las vacaciones no gozadas ni la integración del mes de despido. También debe pagar el impuesto, según la ley, el aguinaldo proporcional liquidado en los casos de desvinculación, y las gratificaciones por jubilación o renuncia, como lo que se percibe durante las ausencias por enfermedad.

En cuanto a lo que está definido como acrecentamiento, la Resolución 4003 de la AFIP permite que los empleadores puedan hacerse cargo del impuesto que tienen que pagar sus empleados, colocando un concepto en el recibo de sueldos denominado «acrecentamiento». Este rubro, que es variable (puede subir o bajar), debe pagar cargas sociales.

Qué dijo la jurisprudencia

La Justicia en muchos casos avanzó más lejos que el texto de la propia ley.
En el fallo «Cuevas Luis Miguel c/ AFIP» la Corte hizo lugar al reclamo de un trabajador para que no se le cobre el impuesto a las Ganancias sobre la indemnización por estabilidad gremial que percibió en el momento del despido. El fundamento es que la misma carece de periodicidad y permanencia de la fuente necesarias para tener que pagar el tributo, ya que se cobra como consecuencia del cese laboral.

Otro fallo del Tribunal Superior, «De Lorenzo, Amelia c/ DGI», confirmó que la indemnización agravada por embarazo tampoco debe pagar Ganancias, a pesar de no estar literalmente previsto en la ley, contrariamente a lo que interpretó la AFIP que, en el dictamen 43/00, consideró que debía estar alcanzada impositivamente.

Otro caso es el de los trabajadores despedidos que figuran fuera del convenio colectivo, porque como consecuencia del fallo de la Corte «Vizzotti, Carlos c/ AMSA SA», se les extendió la exención impositiva al monto de indemnización por despido que surge considerando la base de cálculo de la antigüedad del 67% por cada año de servicio. La interpretación surgió por el dictamen número 160.978 de la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, conformado por la Subsecretaría de Ingresos Públicos.

También en este caso, la AFIP a través del dictamen 57/02 tenía un pronunciamiento diferente. Por otro dictamen del organismo se interpretó que el importe abonado a una persona en caso de un despido «consensuado» o por mutuo acuerdo, previsto en el artículo 241 de la ley laboral, hasta el monto que debería pagarse como indemnización por despido no tributa Ganancias. El mismo tratamiento tiene el importe abonado en concepto de gratificación por retiro voluntario, que a pesar de no encontrarse la exención en la ley, por un dictamen de la AFIP no se encuentra gravado.
En el mismo sentido, la licencia por maternidad que percibe una trabajadora en ese período, al constituir salario familiar no tiene que incluirse en la retención del impuesto.

Los recientes fallos que se pronunciaron en contra del impuesto a las Ganancias en los sueldos y jubilaciones son los siguientes: la Corte Suprema, en el fallo «Negri, Fernando c/ AFIP», definió que no debe pagar Impuesto a las Ganancias del plus indemnizatorio que otorgó un empleador en el caso de una desvinculación laboral. En esa dirección, según la doctrina, otras indemnizaciones exentas serían las agravadas por matrimonio y la que se abona por finalizar el período de excedencia. En cambio, impacta en Ganancias la indemnización que se abona por clientela a los viajantes de comercio.

La postura de la AFIP

El organismo fiscal se expresó sobre este tema a través de dos circulares (3 y 4) en el año 2012. AFIP reconoce como exentas en el Impuesto a las Ganancias a la indemnización por estabilidad y asignación gremial (artículo 52 ley 23.551) y la indemnización agravada por despido por embarazo (artículo 178 LCT).
En cuanto a la indemnización por antigüedad, del artículo 245 LCT, la AFIP opina que la indemnización que se encuentra exenta en Ganancias es la que se calcula de acuerdo a lo que establece la Ley de Contrato de Trabajo.

Finalmente, por el fallo Negri, de la Corte, emitió la circular 4/16 que establece lo siguiente: «Se aclara que el pago realizado en concepto de gratificación por cese laboral por mutuo acuerdo -normado en el Artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo- no se encuentra alcanzado por el impuesto a las Ganancias. Consecuentemente, el monto correspondiente a dicho concepto se halla excluido del régimen de retención».

Con el pago de los sueldos de agosto, que se hace efectivo  en los primeros días de septiembre, y de los sueldos de septiembre, que se cobra en los primeros días de octubre, los empleados alcanzados por el Impuesto a las Ganancias recibirán en esas dos cuotas la devolución del saldo a favor que se generó por el aumento del 20% del mínimo no imponible y de las deducciones especiales anunciadas por el Gobierno tras la derrota en las PASO. Por ese mismo cambio impositivo, a esos mismos trabajadores les retendrán hasta fin de año un monto menor al que le estaban descontando hasta ahora por ganancias.

A su vez, los 2,2 millones de padres de los casi 4 millones de chicos beneficiarios de la AUH (Asignación Universal por Hijo) recibirán los $ 1.000 adicionales aprobados la semana pasada con el cobro de la mensualidad de septiembre y de octubre, según informó la ANSeS a Clarín.

Ganancias
Por tratarse de un impuesto de cálculo anual, con retenciones o descuentos mensuales, un aumento del mínimo no imponible de Ganancias implica que algunos contribuyentes dejarán de pagar ese impuesto y otros pagarán menos. Y además, implica la devolución de lo que les estuvieron descontando hasta ahora y menores descuentos hasta fin de año.

La Resolución N° 4546/19 de la AFIP del 15 de agosto pasado especificó que, por aplicación del nuevo mínimo no imponible, «las diferencias que pudieran generarse a favor de los sujetos pasibles de retención, se reintegrarán en 2 cuotas iguales en los meses de septiembre y octubre de 2019. El importe reintegrado deberá ser exteriorizado inequívocamente en los respectivos recibos de haberes, bajo el concepto «Beneficio decreto 561/19».

Por consiguiente, en el recibo de sueldo en la columna donde se detalla el sueldo y otros ingresos, figurará el monto del beneficio del decreto 561/19 tanto con el cobro en los primeros dias de septiembre y octubre.

«Si el sueldo de agosto se abona antes del 31 del mes, Ganancias se liquida sin la devolución, En cambio si se paga en septiembre corresponde el reintegro de la primera cuota», señaló el especialista César Litvin. Por eso mismo, algunas empresas que suelen pagar los sueldos el 31 podrían retrasar el pago para los primeros días del mes, para que los trabajadores puedan recibir el beneficio.

Con esos números se pueden proporcionar algunos ejemplos, de acuerdo a los cálculo del especialista Marcelo D.Rodriguez.

Para un soltero sin hijos que gana en mano $ 50.000, antes de esta medida, terminaba de pagar este año Ganancias un total de $ 17.330. Con el nuevo mínimo pagará $ 3.402 por año. Con lo cual, ese trabajador tendrá una reducción anual de $13.928. Como desde enero hasta ahora le estuvieron descontando en base al mínimo imponible anterior, deberán reintegrarle en 2 cuotas lo descontado hasta julio, lo que suma $ 8.124,67.

En el caso de un casado con dos hijos que gana en mano $ 80.000, de pagar $72.889 de Ganancias durante este año, pagará $ 37.910. Es una mejora de $ 34.979. Y como le retuvieron durante todos estos meses una suma superior, deberán devolverle $ 20.404,40, siempre en dos cuotas.

Para un trabajador sin hijos, con un sueldo bruto de $ 100.000, la AFIP informó que «por los meses que ya pasaron el saldo a favor suma $ 19.000», así lo reseñó Elonce.

El Gobierno incrementó hoy 20% el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias para alinear el índice con el ritmo de la inflación, medida que busca generar un impacto en 1,9 millones de trabajadores activos y 400.000 jubilados alcanzados la actualización.
.
Los cambios son parte del paquete de medidas económicas anunciadas por el presidente Mauricio Macri.
De esta manera, según detalló la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) antes de que se oficializara hoy la medida en el Boletín Oficial, se establecieron los siguientes cambios: 

  • Un empleado soltero sin hijos pasará a tributar Ganancias a partir de los $55.376, mientras que la escala para trabajadores con cónyugue y dos hijos ascenderá a $70.274.
  • La última actualización prevista para el año había sido de 28,3%, por lo que la medida anunciada hoy por el presidente Mauricio Macri aumenta 20% el Mínimo No Imponible (MNI) y deducciones especiales, para alinear el índice con el ritmo de la inflación.
  • El impacto positivo en el salario de bolsillo será desde los $2.747, calculado en base al salario mensual bruto de $100.000 para un trabajador soltero y sin hijos.
  • La AFIP también agregó que por tratarse de un tributo anual, por los meses que ya pasaron, se devolverá el saldo a favor en los primeros meses, que en el mismo ejemplo anterior suma $19.000.
  • El organismo aclaró que la devolución se realizará reduciendo las retenciones de Ganancias de los próximos meses.
  • En el caso de los trabajadores autónomos, el anuncio prevé una reducción de 50% en los anticipos que deben pagar el resto del año.
  • Los trabajadores en relación de dependencia no pagarán sus aportes personales durante septiembre y octubre, por lo que seis millones de trabajadores con salarios brutos menores a $60.000 mensuales recibirán $2.000 extra en cada mes.
  • Para los monotributistas se dispuso que no pagarán el componente impositivo de su cuota el mes que viene, lo que equivale en promedio a $1.000 por persona o hasta $4.000 en las categorías más altas, con el requisito de pagar en tiempo y en forma, así lo informó Ambito.

La decisión de la ANSeS sobre el nuevo esquema de cálculo de retención del Impuesto a las Ganancias por CUIL, “es inconstitucional” según el Ombudsman de la Tercera Edad, Eugenio Semino, quien adelantó que recurrirán a la Justicia. Por su parte, el abogado previsional Miguel Fernández Pastor recordó que una de las promesas en campaña de Mauricio Macri fue precisamente que ningún trabajador pagaría el impuesto. “Lamentablemente es otra promesa incumplida, otra de las tantas. Forma parte de una política constante de este gobierno: ajustar sobre los sectores más débiles”, dijo.

El Ombudsman de la Tercera Edad, Eugenio Semino, dijo este miércoles que la decisión de la ANSeS sobre el nuevo esquema de cálculo de retención del Impuesto a las Ganancias por CUIL, “es inconstitucional” y adelantó que recurrirán a la Justicia. “El haber jubilatorio es un sueldo diferido; es decir que si a esas personas ya le descontaron ganancias como trabajador activo, se está haciendo una doble imposición”, aseguró.

Recordemos que con este nuevo cálculo, a aquellos jubilados que perciban al menos dos beneficios previsionales (por ejemplo, jubilación y pensión) se les aplicará un nuevo esquema de cálculo de retención del Impuesto a las Ganancias cuando su ingreso total –por la sumatoria de haberes– supere en enero los 55.854 pesos. Este nuevo cálculo de la retención del tributo afectará a más beneficiarios del sistema de previsión en 2019.

“Nuestro sistema político institucional tiene un empecinamiento en el despropósito; a mi criterio, ya aplicar ganancias sobre sueldos es incorrecto, y sobre los haberes jubilatorios es una exageración”, enfatizó Semino en declaraciones a radiales.

El defensor de la tercera edad recordó que en el caso Blanco, resuelto a fines del año pasado, la Corte Suprema de Justicia le dijo claramente a la ANSeS que “con resoluciones no puede modificar criterios legales”.

“Nosotros vamos a hacer el requerimiento judicial, pero van a pasar meses, y desgraciadamente mientras esto se resuelva, si ocurre algún día, se le va a seguir injustamente descontando a los trabajadores jubilados”, se lamentó Semino.

Por su parte, el abogado previsional Miguel Fernández Pastor recordó que en 2015 unos 117.000 jubilados pagaban Ganancias y que esa cifra llega hoy casi a 273.000. “Con este cambio se sumarán otras 50.000 y podría incrementarse más a partir de marzo cuando se aplique la actualización prevista en los haberes previsionales”, advirtió.

El experto recordó que una de las promesas en campaña del presidente Mauricio Macri fue precisamente que ningún trabajador pagaría el impuesto.

“Lamentablemente es otra promesa incumplida, otra de las tantas. Forma parte de una política constante de este gobierno: ajustar sobre los sectores más débiles. Sacan plata al sistema de seguridad social para enviarlo al sistema financiero”, concluyó.

En medio de las críticas, el titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso, salió a justificar la decisión. “Lo que hicimos es ser más justos. Si un jubilado tiene dos beneficios y otro no, pusimos a todos en igualdad de condiciones”, sostuvo.

El funcionario explicó que el organismo no hace más que aplicar lo que dice la ley. “Nosotros no definimos quién debe pagar”, dijo y recordó que antes que asuma el gobierno de Cambiemos había muchos trabajadores pasivos que tributaban. “Nosotros achicamos la cantidad de jubilados que pagan ganancias”, concluyó.

El Comodorense

Será con los importes que se cobren este mes – Si la persona percibe dos beneficios, se sumarán para el cálculo cuando superen el valor de seis mínimas. Hasta ahora se tomaban por separado.

No será extraño que un grupo de jubilados note este mes que cobró menos dinero que el mes anterior, y que le aparezca en el recibo un descuento por el concepto 309000. Y seguramente, cuando vaya a la ANSES a reclamar por ello, se enterará de que está tributando el Impuesto a las Ganancias. Se trata de aquellos que cobran dos beneficios, una jubilación y una pensión, por ejemplo, que sumados superan los $55.804 pesos.

Por una resolución interna, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) decidió empezar a retener Ganancias a las personas que cobran dos beneficios. Las retenciones las aplicará por CUIL, es decir, por el número de identificación de cada persona, en vez de hacerlo por cada orden de pago. Sucede que hasta ahora, si los dos beneficios por separado no superaban el mínimo no imponible, la ANSES no practicaba las retenciones.

Eso no quiere decir que los jubilados no tuvieran que pagar. El tributarista Federico de Luca explicó en declaraciones a Ámbito Financiero que “el cambio radical de esta circular se da en el sentido de la retención de ganancias mensual”.

“Hasta ahora, ANSES tomaba cada beneficio que percibía un beneficiario en forma particular por lo que, si ninguna de las cifras superaba el tope de la ley para comenzar a tributar el impuesto, no se le descontaba nada, y era el beneficiario quien debía autodeterminarse el impuesto que le correspondía y abonarlo, a través de la Declaración Jurada anual del Impuesto a las Ganancias”, explicó.

Lo que muy probablemente ocurría es que el jubilado no estaba ni enterado de que le correspondía pagar el impuesto, y por lo tanto, no pagaba nada, aunque ello no correspondía.

Los que pagan Ganancias no son el grupo más numeroso de jubilados. Son algo así como el 1,5% del total, unos 100.000 beneficiarios. En 2015 eran algo más de 320.000. En 2017 se cambió la manera de determinar el mínimo no imponible para las jubilaciones. Antes era igual al de los trabajadores en relación de dependencia solteros y sin hijos. Ahora equivale a seis jubilaciones mínimas.

De Luca añadió que “podrán gozar de la deducción especial para jubilados quienes no reciban ingresos de otras fuentes (como ser sueldos, alquileres, dividendos, etc.) y no estar alcanzados por el impuesto sobre los Bienes Personales”.

Se podrán hacer deducciones también al descuento para el PAMI, gastos médicos o pagos al personal de servicio doméstico. La otra cuestión es que una vez determinado el impuesto a retener, la ANSES lo va aplicar de manera proporcional en los dos beneficios. Por caso, una persona que cobra una jubilación de $97.044,91 y una pensión de 9.309,10, tendrá una retención de $14.382,12 (incluido el proporcional de aguinaldo). Entonces en la primera tendrá un descuento de $13.123,68 y en la segunda $1.258,44.

A pesar de que el Gobierno prometió una reducción de la presión fiscal, en los últimos tres años se estima que 700.000 personas se sumaron al grupo de los que tributan en gravamen a las Ganancias. El mecanismo para sumar más gente era el congelamiento de las escalas y del mínimo no imponible en un contexto de inflación. Eso hizo que para muchas personas en relación de dependencia el incremento salarial implicara comenzar a pagar el gravamen para la Cuarta Categoría. Desde 2017 se aplica una fórmula de ajuste automática que se basa en un promedio simple entre masa salarial sobre la cantidad de aportantes al sistema de jubilaciones. Este año el incremento fue del 28,29% y las personas pagan desde $38.301,85 (es el caso del soltero sin hijos).

En 2019 también se genera otro desajuste con los monotributistas. Las escalas y categorías ajustaron por una fórmula parecida. Mientras la facturación de este grupo se incrementó al ritmo de una inflación anual del orden del 47%, las escalas lo hicieron al 28%. Eso implicó que los que están en las categorías más altas tuvieran que dejar el denominado régimen simplificado, y pasar al General, donde los costos son más altos. Deben retener IVA en la facturación y pagar Ganancias.

En Bienes Personales también subió la presión de vía indirecta. En el caso de los autos de más alto valor, desde el año pasado la AFIP comenzó a usar la tabla de valuación de la Superintendencia de Seguros de la Nación, cuyos valores son 30% más altos que la que usaba hasta el momento el organismo. Mientras tanto, el Gobierno trabaja en un plan para homogeneizar las valuaciones de los inmuebles. Hacia el final del proceso, las tasaciones fiscales para Bienes Personales y el Impuesto Inmobiliario que cobran las provincias equivaldrá al 70% del valor de mercado.

Ámbito

La jubilación jamás debería tributar Impuesto a las Ganancias, sea el monto que perciba el jubilado porque provienen del reconocimiento por sus aportes efectuados durante su etapa de actividad y la contribución estatal correspondiente.

Al ser una prestación de naturaleza previsional queda claro que la jubilación no es una ganancia sino el débito que tiene la sociedad hacia el jubilado que fue protagonista del progreso social en su ámbito y en su época; que consiste en hacer gozar de un jubileo, luego de haber transcurrido la vida activa y en momentos en que la capacidad laborativa disminuye o desaparece.

La jubilación es una suma de dinero que se ajusta a los parámetros constitucionales de integridad porque la sociedad lo instituyó para subvenir a la totalidad de las necesidades que pueda tener la persona en ese período de vida.

Por este motivo la prestación no puede ser pasible de ningún tipo de imposición tributaria, porque de lo contrario se estaría desnaturalizando el sentido de la misma.

Las 3 Salas que conforman la Seguridad Social, en innumerables fallos: “Pagani, Pedro Jose c/ Anses” y similares tales como “Alegre Nelly Emmi c/ Estado Nacional/AFIP s/Amparo”, como asi también, los recientes fallos de la Sala II de la Excelentísima Cámara Federal de la Seguridad Social en los autos “Calderón, Carlos Héctor c/ ANSES s/ Reajustes Varios”, Expte. 7473/2010, en su fallo de fecha 12/06/2017, y “Hartmann Gabriel Leonidio c/ Anses”, Expte. 79.740/14 de fecha 19/09/2018, sostienen que los: “jueces deben velar por el cumplimiento del mandato constitucional, protegiendo la cuantía de los haberes previsionales de cualquier quita o disminución que resulte confiscatoria. Cuando exista una norma que se contraponga con tal principio debe ser revisada y desestimada.”

La validez del cobro de Ganancias a los jubilados, dispuesto por la ley impositiva y explicado por el hecho de que los aportes previsionales hechos en la vida activa están al margen de la carga fiscal, es un tema que tiene una definición pendiente por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación –según publica Urgente 24-.

En septiembre de 2017, la sala II de la Cámara Federal de la Seguridad Social, declaró inconstitucional el Impuesto a las Ganancias en la causa del jubilado Leonardo Calderale. Antes de eso ya había existido un pronunciamiento judicial, también en contra de la imposición, por parte de la Justicia Federal de Paraná, en Entre Ríos, “Cuesta, Jorge Antonio c. AFIP sobre Accion de Inconst (sumarísimo)”, Expte. n° fpa 21005389/2013, sentencia del 29/04/2015 y “Bonnot, Jorge Osvaldo c. AFIP sobre acción meramente declarativa de inconstitucionalidad, ordinario“, Expte. n° fpa 14166/2015/ca1, sentencia del 31/10/2017, proveniente del Juzgado Federal N° 2 de Concepción del Uruguay.

Corresponde, y así lo creemos los especialistas en la materia, que la Corte Suprema declare la inconstitucionalidad del art. 79 inc. “C” de la Ley 20.628 (Decreto 649/97) y la inaplicabilidad del Impuesto a las Ganancias sobre el haber previsional de los jubilados, en virtud de las sumas percibidas por los ajustes jubilatorios y siendo que los mismos no generan ganancias.

Dando una precisa y convincente explicación de la voracidad de un impuesto, en la mayoría de sus partes, inconstitucional, la administración de Mauricio Macri parece no entender del control de legalidad y de los principios constitucionales que rodean la carta magna, desde la sencilla razón que, desde la ANSeS se emitió un circular número 01/19 titulada “Nuevo esquema de cálculo de retención del Impuesto a las Ganancias por CUIL”, el pasado 02/01/2019.

Prácticamente y en criollo, la circular de ANSeS pone de manifiesto el nuevo esquema del pago de ganancias a partir de enero de este año, en el cual, pagan Ganancias, las jubilaciones a partir de un ingreso equivalente a 6 haberes mínimos; así, el monto varía durante el año. En enero y febrero el mínimo será de $55.854,60, mientras que en marzo subirá a $62.462,20.

Del aumento, oficial, que les otorgaron a los jubilados en marzo de este año, parece que “lo que te dan, por un lado, te lo quitan con la ganancia”.

Lo que no parece entender el gobierno de Mauricio Macri, es que una circular de un órgano descentralizado del Estado Nacional, Anses, no puede violar el control de legalidad y de constitucionalidad que tienen una norma emanada por el Congreso de la Nación. La Ley de Impuesto a las Ganancias, en su art 79 inc “C”, ley 20.628, es -y ya fue declarado por la justicia- de carácter inconstitucional, pues, la jubilación no es una ganancia sino el cumplimiento del débito que tiene la sociedad hacia el jubilado y entonces el haber previsional no puede quedar sujeto al pago del Impuesto a las Ganancias.

Parece no entender, luego del revés al gobierno el pasado 18/12/18, con el fallo “Blanco”, a favor de los jubilados, que, la validez y el control del descuento o retención de ganancias a los jubilados está pendiente de la palabra de la Corte Suprema y no de la ANSeS, ni mucho menos del Ejecutivo.

El Estado no puede y no debe subrogarse esta facultad mediante una simple circular de un órgano descentralizado de sus entrañas.

Que no quede dudas, es el juez quien vela por el mandato legal y constitucional, no el Poder Ejecutivo ni mucho menos sus órganos descentralizados, en este caso, Anses, mediante un mera circular, resolución o Decreto.

El Comodorense