Tag

huracanes

Browsing

El 18 de septiembre de 2020 pasará a la historia de los huracanes: tres tormentas tropicales formadas en un mismo día, una de ellas en Portugal, al otro lado del Atlántico, un huracán de categoría 4 en medio del océano y todo los nombres de ciclones de la lista de 2020 cubiertos.

Después de que una tormenta más cerca de las islas de Cabo Verde que del Caribe se apoderara del último nombre de la lista, Wilfred, las tormentas Alfa, en Portugal, y Beta, en el Golfo de México, entraron en escena.

Los pronósticos decían que la temporada ciclónica 2020 en la cuenca atlántica iba a ser muy activa y no se equivocaron.

Quedan dos meses y doce días para su fin (30 de noviembre) y ya ha habido 23 tormentas con nombre.

Las reglas de la Organización Meteorológica Internacional establecen que cuando se acaban los nombres, lo que sólo ha ocurrido una vez antes que ahora, en 2005, se recurre al socorrido alfabeto griego.

La última tormenta en formarse hoy, Beta, está localizada a unas 335 millas (545 km) al este noreste de Tampico y a cerca de 280 millas (450 km) al este sureste de la desembocadura del río Grande o Bravo, frontera natural entre México y EE.UU.

Se mueve rumbo al nor-noreste a 9 millas por hora (15 km/h) y presenta vientos máximos sostenidos de 40 millas por hora (65 km/h). El domingo puede alcanzar intensidad de huracán y a comienzos de semana tocar tierra en el norte de México o en Texas.

Su predecesora, la anómala tormenta subtropical Alfa, tocó tierra este viernes en Portugal con vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora (75 km/h) y se mueve a 17 millas por hora (28 km/h) en dirección noreste.

El patrón de trayectoria indica que va a ‘barrer’ la península ibérica (España y Portugal) antes de disiparse el sábado.

El huracán Teddy, que mantiene la categoría 4 aunque sus vientos se han reducido a cerca de 125 millas por hora (205 km/h) con ráfagas mas fuertes, sigue su camino hacia el noroeste a cerca de 14 millas por hora (22 km/h).

El NHC ha emitido una vigilancia de tormenta tropical para Bermudas, la primera que ha propiciado Teddy, cuyo principal peligro es la marejada que va a llegar al noreste de Sudamérica y las costa este de EE.UU.

Por último, la tormenta tropical Wilfred, situada a unas 735 millas (1.185 km/h) de Cabo Verde y que presenta vientos máximos sostenidos de 40 millas por hora (65 km/h), puede fortalecerse a lo largo de la noche, antes de debilitarse el domingo.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos ha pronosticado que la temporada de huracanes 2020 en el Atlántico 2020 puede hacer historia con 25 tormentas con nombre.

El pronóstico puede quedarse corto: sólo quedan dos para 25.

El huracán Sally podría causar inundaciones históricas y extremas «potencialmente mortales probablemente durante todo el miércoles», advirtió el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

Comúnmente se considera que los huracanes amenazan con vientos fuertes y poderosos. Pero, de hecho, es el agua lo que causa la mayoría de la destrucción, y representa casi el 90% de las muertes.

Se esperan de 25 a 50 centímetros de lluvia a lo largo de la costa del Golfo. También se calculan totales aislados más altos de 76 cm posibles desde el oeste de Florida hasta la costa sureste de Mississippi.

Atlanta, Birmingham, Charlotte e incluso Greenville, Carolina del Sur, todas al menos a 320 kilómetros de la costa, registrarán cantidades significativas de lluvia que podrían provocar inundaciones.

Atlanta y Charlotte, Carolina del Norte, tendrían entre 10 y 15 centímetros de lluvia hasta el viernes. Además, se pronostica que Birmingham y Greenville, Carolina del Sur, registrarán de 15 a 25 centímetros hasta el viernes.

Sally causaría la lluvia de varios meses en solo unos días
Sally se mueve a solo 3,2 kilómetros por hora, según de la actualización de las 11 a.m., hora de Miami, del Centro Nacional de Huracanes. Es una velocidad menor a la que caminan la mayoría de los humanos, y representa un gran problema.

En promedio, la mayoría de los humanos caminan entre 4 y 6 kilómetros por hora. Cuando una tormenta avanza a paso lento y tan cerca de la tierra, como Sally, deja grandes cantidades de lluvia en la costa por días.

Sally se mueve lentamente hacia Alabama y Mississippi 
«En septiembre se registran, en promedio, de 10 a 12 pulgadas de lluvia a lo largo de la costa del Golfo en el Panhandle de Mississippi, Alabama y Florida. Sally provocará esta cantidad en un par de horas y probablemente producirá el equivalente de lluvia de varios meses en algunas áreas antes de que la tormenta salga de la región», explicó Brandon Miller, meteorólogo de CNN.

Lluvias adicionales hasta el viernes por cuenta del huracán Sally.

Los modelos se han desplazado hacia el este en las últimas 24 horas. Eso significa que la lluvia más intensa también se ha movido más hacia el este. De ahí que un lugar como Dauphin Island, Alabama, tenga un pronóstico de hasta 50 centímetros de lluvia (y cantidades aisladas de hasta 60 centímetros).

«Irónicamente, este es el lugar exacto en el que el huracán Danny (1997) dejó un récord estatal de 93 centímetros», dijo Pedram Javaheri, meteorólogo de CNN.

¿Qué es la marejada ciclónica?
Como se señaló anteriormente, el 90% de las muertes de un sistema tropical ocurren debido al agua. Y la mitad de ellas se deben a la marejada ciclónica.

La marejada ciclónica es el aumento en el nivel del mar durante una gran tormenta. Se mide como la altura del agua por encima de lo que sería el nivel pronosticado de la marea astronómica normal.

No siempre son las ciudades costeras las que resultan afectadas por las marejadas ciclónicas: los lugares del interior también pueden sufrir marejadas ciclónicas. Nueva Orleans, por ejemplo, no está en la costa, pero será afectada de manera más indirecta a través del lago Pontchartrain, que se espera aumente de 60 centímetros a 1,2 metros.

MIRA: Por qué la marejada ciclónica es la mayor amenaza de un huracán
Como Nueva Orleans y el lago Pontchartrain se encuentran actualmente al oeste de donde se anticipa que Sally toque tierra, la marejada ciclónica aquí será más baja que en otras áreas al este, como Dauphin Island y Gulf Shores, Alabama, que pueden esperar una marejada de 1,2 a 2,1 metros, o Pensacola y Destin, Florida, con un aumento de 91 centímetros a 1,5 metros.

Entonces, si Nueva Orleans está en el lado occidental de la tormenta, donde el oleaje es menor, ¿por qué toda la atención en esta ciudad? La respuesta es que esta ciudad tiene la forma de ninguna otra gran ciudad de Estados Unidos.

Nueva Orleans está especialmente en riesgo de inundaciones por el huracán Sally porque esencialmente tiene la forma de un cuenco. Debido al sistema de drenaje que han instalado, la ciudad puede actuar como un colador que permite que el agua fluya, pero cuando llueve mucho en poco tiempo, el sistema de drenaje puede abrumarse y ese colador actúa más como un cuenco e inunda la ciudad. Afortunadamente, como Nueva Orleans está al oeste de donde Sally tocaría tierra, solo se espera que registren entre 2,5 y 5 centímetros de lluvia, pero si la trayectoria cambia, ese cálculo podría modificarse también.

Judson Jones, meteorólogo de CNN, contribuyó a este artículo.

Huracán Sally Inundaciones Marejadas

Estamos en el pico de la temporada de huracanes 2020. Y esto queda claro cuando miras el Océano Atlántico, que tiene cinco ciclones tropicales activos al mismo tiempo. Es la segunda vez en la historia que esto ocurre.

La única vez, antes de 2020, que hubo cinco ciclones tropicales activos ––huracanes, tormentas tropicales y/o depresiones tropicales–– en el Atlántico fue en 1971.

Así avanzan los huracanes de la temporada 2020
El huracán Paulette tocó tierra este lunes muy temprano en Bermudas. Aunque el sistema se aleja de la isla, las condiciones del huracán aún afectan este territorio. Es probable que los vientos fuertes, la marejada ciclónica y las intensas lluvias continúen durante toda la tarde.

«Las marejadas producidas por Paulette afectan partes de las Islas de Sotavento, las Antillas Mayores, las Bahamas y Estados Unidos», señaló el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés). «Estas marejadas podrían causar olas que amenazan la vida y condiciones de corrientes de resaca».

También se espera que Paulette continúe fortaleciéndose a medida que avanza hacia el Atlántico abierto. El sistema podría alcanzar el estatus de huracán mayor, con vientos de al menos 178 km/h, este miércoles. Si eso ocurre, sería el segundo huracán en lograr esta categoría en lo que va de la temporada 2020. Por lo general, la temporada de huracanes del Atlántico suele tener un promedio de tres huracanes grandes en total.

La depresión tropical Rene, que fue una tormenta tropical el pasado fin de semana, continuará debilitándose a medida que avanza por el Océano Atlántico central. No se espera que la tormenta afecte algún territorio y también se prevé que se disipe en los próximos dos días.

Tres tormentas con impactos muy diferentes
El huracán Sally se dirige actualmente hacia el noroeste a través del Golfo de México. Ya se realizan evacuaciones obligatorias para las áreas bajas a lo largo de la costa del Golfo.

Se pronostica que Sally tocará tierra este martes o este miércoles en algún lugar cercano a la frontera estatal entre Louisiana y Mississippi. El error de seguimiento promedio de pronóstico del NHC (48 horas) es de aproximadamente 128 kilómetros, por lo que es demasiado pronto para determinar exactamente dónde golpeará directamente el centro de Sally. El NHC advierte que las personas a lo largo de la costa no deben centrarse en los detalles específicos de la ruta, sino en el impacto general de la tormenta.

La gran conclusión del huracán Sally es la peligrosa cantidad de agua. El NHC advierte que se pueden producir «tormentas e inundaciones repentinas de riesgo mortal». Se anticipa que la marejada ciclónica más alta se ubique justo al este de donde Sally toque tierra. En este momento, el NHC pronostica de 2 a 3,3 metros de marejada ciclónica desde la desembocadura del río Mississippi hacia el este hasta Ocean Springs, Mississippi, incluido el lago Borgne. Se espera que las aguas crecientes del oleaje se produzcan tan al oeste como Burns Point, Louisiana, y tan al este como Saint Andrews Bay, Florida.

Además de la marejada ciclónica, también se anticipan cantidades extremas de lluvia en algunos lugares. Se pronostica que los totales de lluvia generalizada a lo largo de la costa del Golfo desde Louisiana hasta la península de Florida estarán entre 15 y centímetros. Sin embargo, algunas ciudades podrían registrar hasta 60 centímetros de lluvia. Esa cantidad de lluvia puede provocar lugar a inundaciones repentinas de riesgo mortal, incluidas grandes inundaciones urbanas y fluviales.

La tormenta tropical Teddy se encuentra actualmente en el Atlántico central, a más de 1.600 kilómetros al este de las Antillas Menores. Se espera que Teddy se convierta en un huracán en los próximos días. Si esto ocurre, Teddy será el octavo huracán de la temporada de huracanes del Atlántico de 2020, detrás de Sally. Sally se convirtió en huracán este lunes, según un tuit del NHC.

Para el final de la semana, se anticipa que Teddy será en un gran huracán (categoría 3 o superior) a medida que se acerque a Bermudas. Es demasiado pronto para decir llegará directamente a la isla, pero dada la trayectoria actual, será algo para seguir en los próximos días.

 

Meteorólogos consideran que es uno de los más grandes y poderosos huracanes de los que se tiene registro en el centro del Atlántico tropical.

El huracán Lorenzo alcanzó la categoría 4 con vientos de 140 millas por hora (220 km/h) sobre mar abierto y se prevé un mayor fortalecimiento para las próximas horas.

Lorenzo, quinto huracán de la temporada ciclónica 2019 en el Atlántico, es uno de los más grandes y poderosos de los que se tiene registro en el centro del Atlántico tropical, según destacaron los especialistas, aunque no supone amenaza alguna para tierra dado que se encuentra en medio del océano, a 1.095 millas (1.765 kilómetros) al oeste de la parte más meridional de las islas de Cabo Verde.

De todas maneras, desde el Centro Nacional de Huracanes (NHC), destacaron que podría causar olas que afecten partes de las Islas Barlovento y la costa noreste de Sudamérica.

El NHC señaló además que se prevé un fortalecimiento adicional, y esperan fluctuaciones en la intensidad el viernes y sábado.

Formado este miércoles, el huracán ha alcanzado rápidamente la categoría 4 de la escala Saffir-Simpson (de cinco), y sus vientos huracanados se extienden hasta 45 millas (75 km) del centro y los de tormenta tropical hasta 255 millas (405 km).

Según un boletín emitido por el NHC, Lorenzo se mueve hacia el noroeste a 12 millas por hora (19 km/h) y se espera que el viernes vire hacia el norte noroeste.

Por su parte, el huracán Karen se encontraba esta tarde a 370 millas (595 kilómetros) al sur sureste de las islas Bermudas y avanzaba a 12 millas por hora (19 km/h) con vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora (75 km/h).

Se espera que Karen, que descargó intensas lluvias sobre Puerto Rico y las islas Vírgenes estadounidenses este miércoles, sea esta sábado un remanente de baja presión.

Los meteorólogos pronostican que la tormenta gire hacia el este y se vuelva casi estacionaria el viernes por la noche, y luego comience a moverse hacia el oeste durante el fin de semana, informó El Clarín.

El sitio BBC mundo compiló algunos datos para graficar la peligrosidad de Dorian. Ahí consignan, por ejemplo, que el huracán, el más intenso que se ha formado en el mundo en lo que va de año, alcanzó el máximo en la categoría de Saffir-Simpson (que llega hasta 5) este domingo, poco antes de impactar la islas Ábaco, en el noreste del archipiélago. Después perdió algo de fuerza, situándose en la categoría 4, con vientos sostenidos de 250 km/h,según el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Dorian se está moviendo a una velocidad muy lenta: apenas 2km/h –casi el paso de una persona– lo que implica que sus potenciales daños serán mayores, dado que los fuertes vientos permanecerán sobre los mismos lugares por más tiempo. Esto, según el CNH, puede conducir a una «destrucción extrema».

Los meteorólogos señalaron que alguna de sus características ubican a Dorian entre los huracanes más «más intensos y potencialmente catastróficos» desde que se tienen registros. Y aunque no existe consenso entre los científicos si el rango de peores huracanes debe medirse por velocidad del viento, tamaño, cantidad de lluvia, presión barométrica, daños materiales o humanos, en términos técnicos, el ciclón superó a algunas tormentas de otras temporadas.

*El más intenso en tiempos modernos en tocar tierra en todo el Atlántico

Desde 1935, un ciclón estableció un récord que nunca más se había alcanzado o superado… hasta este domingo. Ocurrió, casualmente, por estas fechas: se lo conoce como el huracán del Labor Day(Día del Trabajo, Estados Unidos) por el día el que llegó a ese país. El ciclón registró la mayor fuerza de sus vientos máximos sostenidos al tocar tierra: 295 km/hy desde entonces pasó a los libros de historia. Ahora, Dorian lo alcanzó, por primera vez en 84 años: cuando alcanzó la isla Gran Abaco en Bahamas tenía esa misma fuerza de vientos.

* El más intenso en llegar al noroeste del Caribe

Antes de tocar tierra en Gran Abaco, Dorian impactó en Elbow Cay con vientos máximos sostenidos de 289 km/h. Según el CNH, es la mayor fuerza que había alcanzado alguna tormenta antes de tocar el archipiélago en la historia moderna. Nunca antes, desde que se tienen registros, un huracán categoría 5 había golpeado las islas Ábaco. El récord anterior para el noroeste del Caribe lo había dejado Irma, que golpeó Barbuda, San Martín y las Islas Vírgenes Británicas con vientos de 289 km/h.

* Una energía descomunal

Los huracanes generan más energía que cientos de bombas atómicas juntas: es lo que se conoce como Energía Ciclónica Acumulada (ECA) y es uno de los índices que tienen en cuenta los científicos para estimar el posible impacto de las tormentas. Hasta este domingo, Dorian había generado más ECA que todos los ciclones que se formaron en el Atlántico durante la temporada de 1983. Y según el meteorólogo Philip Klotzbach, de la Universidad Estatal de Colorado, superará también a la cantidad que se generó durante la temporada de huracanes del Atlántico de 1977 antes del martes.

* Entre los peores desde 1980

En la tarde del domingo, un avión de reconocimiento midió la intensidad de los vientos alrededor del ojo del huracán: rondaban los 300 km/h. Esto no solo lo convirtió en el huracán más intenso en el Atlántico desde 1980, sino también en el segundo con mayor fuerza de sus vientos desde que se tienen registros. Los vientos de Dorian son los más fuertes jamás observados hasta ahora en al este de Florida, en el norte del Océano Atlántico, según Klotzbach.

* Record de presión

La presión central de los huracanes es uno de los datos principales a tener en cuenta. En el ojo de la tormenta, la presión suerle ser menor que en el resto del planeta. Cuanto más baja sea, mayor será la intensidad de los vientos que genere. Dorian ya también se encuentra en la lista de los huracanes que han tocado tierra con menor presión atmosféricadesde que se tiene registro. Cuando golpeó Bahamas este domingo, su presión central era de 910 hectopascales, una cifra menor incluso que la que tenía el huracán Andrew cuando devastó Florida en 1992, informó Página 12.