Tag

Horacio Rodríguez Larreta

Browsing

El procurador General de la Ciudad, Gabriel Astarloa, ya sabía desde la noche del miércoles que trabajaría todo el fin de semana. Pasó buena parte del jueves y el viernes en las oficinas del Gobierno porteño de la calle Uspallata. Es quién lleva adelante la estrategia técnica de la presentación que Horacio Rodríguez Larreta pretende llevar a la Corte Suprema, hacia mediados de la semana próxima. Será un largo escrito judicial, con la intención inmediata de paralizar el recorte de 1,18 puntos porcentuales que dispuso por decreto Alberto Fernández, y la pretensión ulterior de lograr la declaración de inconstitucionalidad de la decisión presidencial.

Astarloa no será el único que remará durante todo el fin de semana. Rodríguez Larreta deberá atender tres frentes: el judicial, el económico y el político. Y en cada uno de ellos encontrará dificultades. El jefe de Gobierno sabe que Cristina Kirchner lo tiene apuntado y eso implica que su relación política con el Presidente quedó congelada hasta nuevo aviso.

Rodríguez Larreta ya leyó innumerables veces el inesperado decreto simple de Alberto Fernández y asumió que no se trata de un recorte de un punto de la coparticipación porteña. El artículo 2 de ese decreto prevé que la coparticipación de la Ciudad quedará reducida al 1,40%, la cifra que percibía CABA antes de que Mauricio Macri la duplicara por decreto en 2016, aunque un importante recorte frente al 3,50% que el gobierno porteño podía desplegar antes de la crisis policial bonaerense y los consejos de CFK.

Sin diálogo con la Casa Rosada desde la noche del miércoles, cuando Rodríguez Larreta mantuvo un tenso y breve diálogo telefónico con el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro, y de no responder al mensaje del jefe de Estado, que le avisó un minuto antes del anuncio de Olivos que avanzaría con la quita de parte de los recursos, en las oficinas de Uspallata aseguran que serán el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, y el ministro de Salud, Fernán Quirós, los encargados de interactuar con sus pares de Nación para empezar a definir cómo será la continuidad de la cuarentena.

 

Mientras el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, manifestaba en conferencia de prensa su enojo por la quita de fondos coparticipables a la Ciudad, el presidente Alberto Fernández publicó un mensaje en las redes sociales relacionado al tema.

El Presidente le agradeció a los 19 gobernadores que firmaron la solicitada del Gobierno a favor de la decisión de quitarle fondos a la Ciudad para solventar el funcionamiento de la Policía Bonaerense.

«Es apenas un paso en la construcción de un verdadero federalismo que empiece a corregir los desequilibrios de nuestra patria», sentenció el mandatario.

Alberto Fernández difundió su mensaje justo cuando Rodríguez Larreta confirmaba en una conferencia de prensa su decisión de concurrir a la Corte Suprema de Justicia para reclamar que el Gobierno nacional revierta esa medida.

Para el mandatario porteño, la quita de los recursos coparticipables que dispuso Fernández es «inconstitucional». «Ayer a la noche nos encontramos, sorpresivamente, con una medida improvisada e intempestiva que le quita fondos de coparticipación a la Ciudad para destinarlos a la Provincia», dijo Rodríguez Larreta.

A pesar de las críticas, el Presidente defendió más temprano el decreto que reduce la coparticipación de la Ciudad del 3,50% al 2,32% y crea el Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la Provincia de Buenos Aires.

«Le mandé un mensaje de texto a Horacio diciéndole ‘quedate tranquilo, vamos a resolver este problema de otro modo. Esto es lo que te dije que íbamos a hacer, pero no tenés que intraquilizarte’. Yo no lo hice para intranquilizar ni jorobar a nadie», aseguró el Presidente respecto al malestar de Rodríguez Larreta.

Además, el Jefe de Estado afirmó que «en el inicio de la gestión planteamos que había una necesidad de revisar esos 2,4 (puntos porcentuales) de la coparticipación que habían sido transferidos a la Ciudad en la gestión anterior, porque era un exceso».

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, encabezó esta noche una conferencia de prensa en donde se refirió al anuncio que hizo ayer el presidente Alberto Fernández sobre quitarle un punto de la coparticipación a la Ciudad para financiar el aumento salarial en la Policía Bonaerense. «No voy a contestar con la misma moneda, no voy a hacer una disputa personal, no voy a hacer un conflicto personal. No voy a cambiar mis convicciones por decisiones como estas, que considero erradas e inapropiadas”, sostuvo Rodríguez Larreta.

“La decisión que tomó ayer el Gobierno es inconstitucional y vamos a ir a la Corte a defender los derechos de la Ciudad. Mucha jurisprudencia dice que no se puede tomar una decisión así, y menos de un día para el otro», continuó.

“Toda mi vida elegí el camino del diálogo, dejando de lado cualquier diferencia política. Acompañé al Gobierno en la renegociación de la deuda. Y ayer mismo con la situación difícil que se vivió con la Policía de la provincia de Buenos Aires, manifesté que no era la forma de manifestarse”, indicó el jefe de Gobierno.

“Lo que vivimos ayer es exactamente lo contrario al diálogo. Se eligió deteriorar la convivencia política que habíamos logrado. Para lograr la seguridad en la provincia de Buenos Aires se eligió la división. Nos encontramos con medida intempestiva, inconsulta, que le saca fondos de la coparticipación a la ciudad de Buenos Aires para dárselos a la Provincia”, detalló.

“Lo que es más grave aún: nos sacan fondos en el medio de la pandemia. Este año tuvimos que hacer una revisión para tener fondos para cuidar la salud de todos los porteños. Ahora, en el medio de esta situación, nos sacan los fondos. Hoy es la coparticipación de la Ciudad, mañana le puede pasar a cualquier provincia. Necesitamos un federalismo en serio en donde cada provincia pueda crecer”, agregó Rodríguez Larreta.

“Para mí es un orgullo ver la transformación de la Ciudad, que viven y trabajan en la Ciudad. Lo que tenemos que buscar en el país es el progreso de todos los argentinos, igualar para arriba. Nunca voy a profundizar la división. Frente a decisiones arbitrarias, como la que tomó anoche el gobierno nacional, los argentinos estamos acostumbrados a redoblar la apuesta. Tenemos que buscar formas diferentes para solucionar los problemas», sostuvo.

Fuente: Infobae

La vicepresidenta Cristina Kirchner salió ayer a criticar al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en medio del escándalo que se desató en la Cámara de Diputados por las diferencias entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio sobre la prórroga del protocolo de debates remotos. La jugada de la exmandataria generó la reacción del oficialismo porteño.

La vicepresidenta compartió una serie de mensajes de la legisladora porteña Lucía Cámpora (Frente de Todos), quien cuestionó con dureza el accionar del bloque de Vamos Juntos en la Legislatura, donde Larreta tiene la mayoría.

«Mirá este hilo de Lucía Cámpora y te vas a sorprender tanto como yo de las cosas que hace el macrismo en la Legislatura porteña, que responde a Rodríguez Larreta, y que nadie se entera», escribió Cristina Kirchner ayer en su cuenta de Twitter, mientras crecía la tensión política en el Congreso. Así, volvió a tensionar el vínculo entre la Casa Rosada y la Ciudad, el principal bastión de la oposición.

Cámpora, exvicepresidenta de la FUBA y sobrina nieta de Héctor Cámpora, aprovechó la polémica en la Cámara de Diputados por las sesiones remotas para advertir que en la Legislatura porteña «la virtualidad no es un problema para tratar las leyes de fondo».

Y resaltó que mientras Juntos por el Cambio pide postergar el debate de la reforma judicial en el Congreso, el oficialismo porteño avanzó durante los últimos meses con el tratamiento de proyectos vinculados al funcionamiento de la Justicia en la ciudad.

«Justo Rodríguez Larreta decía que hace falta más debate para tratar temas de Justicia. Le cuento que en la Legislatura su bloque pidió preferencia para la reforma del Consejo de la Magistratura (o sea, acortó los plazos para observaciones)», señaló Cámpora. También se quejó de que el oficialismo no busca consensuar iniciativas con la bancada del Frente de Todos, que conduce Claudio Ferreño. Hay varios legisladores de la coalición opositora que se sienten «ignorados» por Larreta.

«Es hora de dejar atrás toda forma de oportunismo político», apuntó la legisladora, quien responde a la agrupación kirchnerista La Cámpora.

Respuesta del oficialismo

La crítica de Cristina Kirchner a Larreta generó la reacción del oficialismo porteño. El vicepresidente primero de la Legislatura, Agustín Forchieri (Pro), le respondió a través de las redes: le dijo que los legisladores no responden «a una persona en particular sino a toda la ciudadanía».

«Trabajamos con el diálogo y la búsqueda de consensos, incluso sin mayoría parlamentaria por diez años (2007-2017), abrazando la práctica afianzada de debate parlamentario para ponernos de acuerdo en beneficio de toda la sociedad», remarcó Forchieri, del riñón de Diego Santilli.

Por su parte, el jefe del bloque de Juntos por el Cambio, Diego García Vilas, dijo que la Legislatura «ha funcionado de manera ejemplar» desde el inicio de la pandemia gracias al consenso alcanzado con la oposición. «A diferencia de lo que pasa en Diputados, acá trabajamos de manera coordinada y transparente en un cambio de reglamento interno que permitiera sesionar desde el principio», replicó.

Con un tono más duro, el legislador oficialista Hernán Reyes, de la CC-ARI, acusó al kirchnerismo de «mentir». «Se acordó con todos la manera de funcionar en pandemia. Ahora inventan y mienten para justificar su sucia y prepotente reforma por la impunidad. Cinismo puro», lanzó.

Durante el último mes, Cristina Kirchner intensificó sus críticas públicas a la gestión de Rodríguez Larreta, quien rechazó la reforma judicial y mantiene diferencias con el Gobierno por la estrategia sanitaria. Días atrás, el presidente Alberto Fernández dijo que la Ciudad es «opulenta, bella, desigual e injusta con el resto del país».

Cristina sumó a Mendoza entre sus críticas
Hoy al mediodía, la vicepresidenta también se hizo eco de la forma de trabajo de los legisladores mendocinos y acusó al radicalismo de «decir una cosa y hacer otra».

«Parece que no solamente Rodríguez Larreta dice una cosa pero hace otra. Lo acompaña otro entusiasta militante del ‘haz lo que yo digo pero no lo que yo hago’: Alfredo Cornejo, Diputado Nacional, Presidente de la UCR y exgobernador de la Provincia de Mendoza», escribió en un primer mensaje en Twitter.

Luego, agregó: «¡En esa provincia el Poder Legislativo está REFORMANDO LA CONSTITUCIÓN por vía remota! ¡Si! No quieren debatir en el Congreso Nacional pero en su provincia reforman la Constitución por zoom. ¿No me crees? Te comparto el hilo de Natalia Vicencio, senadora provincial mendocina».

El jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta habló sobre el nuevo banderazo que tendrá lugar el lunes y dijo que defiende el derecho a manifestarse, pero que él no va a participar. Además descartó que la convocatoria se haya realizado desde Pro, más allá de las manifestaciones individuales que hicieron integrantes de su partido.

En comunicación con radio Mitre, Rodríguez Larreta advirtió sobre la situación epidemiológica en la Ciudad y pidió que en la manifestación del lunes con reclamos al Gobierno se respete el distanciamiento social. Sugirió, por ejemplo, que la gente esté con banderas desde los autos como en marchas anteriores y así evitar las aglomeraciones, tan peligrosas por el Covid-19.

«Personalmente no voy a participar», dijo el mandatario porteño, y agregó que no es una convocatoria institucional desde el Pro. A su vez informó que habrá un operativo de seguridad y remarcó que apela a la responsabilidad de la gente para que mantengan el distanciamiento social.

En esa misma radio más temprano, la presidenta del Pro Patricia Bullrich había dicho que el 99% de los afiliados iban a participar. «Yo no estoy convocando, yo voy a participar. Es una marcha ciudadana», aclaró la exministra de Seguridad. Y agregó que la marcha no es solo en reclamo a la extensión de la cuarentena y sus consecuencias económicas sino también en oposición a las decisiones del gobierno nacional respecto a la Justicia.

La decisión de Horacio Rodríguez Larreta de reabrir las escuelas en la Ciudad de Buenos Aires despertó críticas de diferentes sectores, quienes sostienen que no están dadas las condiciones para llevar a cabo esta medida, en medio de un aumento de contagios por coronavirus.

En esa línea se manifestó el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. A través de Twitter, el funcionario reiteró que “no están dadas las condiciones epidemiológicas” para esta apertura y solicitó al Gobierno porteño la presentación de los protocolos que serán aplicados para que sean analizados por los equipos multidisciplinarios de la cartera que encabeza.

No obstante, Trotta ponderó la la propuesta del dirigente del PRO “de llevar a cabo una política socioeducativa para llegar a los hogares de los más de 5000 niños, niñas y adolescentes que no han tenido contacto con sus docentes”.

Este viernes, el secretario gremial de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA), Eduardo López, en diálogo con Radio Nacional, criticó duramente la medida y exigió al oficialismo porteño que entregue computadoras a los chicos que no cuentan con ellas.

El presidente, Alberto Fernández, mantuvo una breve reunión en la Residencia de Olivos con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para evaluar la situación epidemiológica y sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires.

Durante el encuentro, el Presidente y el mandatario porteño comenzaron delinear la próxima etapa del aislamiento social preventivo y obligatorio en el distrito por el coronavirus, confirmaron a Télam fuentes oficiales de ambas administraciones.

El encuentro se concretó en momentos en que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires evalúa la posibilidad de realizar nuevas aperturas a la cuarentena en la ciudad, a partir del lunes de la semana que viene.

La reunión entre Alberto Fernández y el jefe de Gobierno se llevó a cabo a una semana del inicio de una nueva fase -sin cambios- del aislamiento social preventivo y obligatorio (Aspo) en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).

El 31 de julio pasado, junto a Larreta y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el Presidente anunció desde Olivos la continuidad de la cuarentena en Fase 3, hasta el 16 de agosto en el Amba, donde se concentran la mayor cantidad de contagios.

El intendente de Rawson, Damián Biss, junto al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y a sus pares de otros puntos del país, se contactaron este martes mediante videoconferencia, para intercambiar experiencias sobre cómo se está sobrellevando la pandemia del Covid-19.

Larreta estuvo acompañado por miembros de su gabinete, y del encuentro virtual, participaron además de Biss, los intendentes de La Rioja, Mendoza, Corrientes, La Plata, y San Salvador de Jujuy.

Se generó un “ida y vuelta” positivo sobre las medidas que cada jefe de Gobierno lleva adelante para combatir la propagación del virus, y a partir de las fases en las que se encuentra cada localidad, expusieron las distintas realidades.

Durante el encuentro, además de analizar el panorama particular que atraviesa el país, cada referente compartió cómo van saliendo de manera gradual de la etapa del aislamiento, y los protocolos sanitarios que se aplican a fin de conservar los aspectos de salubridad.

De esta manera los dirigentes pudieron coordinar políticas en común para enfrentar la pandemia, y Rawson, en virtud del pase del aislamiento al distanciamiento social, pudo nutrirse de las acciones preventivas de otras localidades del país.

Horacio Rodríguez Larreta vislumbra un futuro negro para las arcas de la Ciudad y apura la sanción de su proyecto de ley de emergencia económica, que, en uno de los artículos más controvertidos, abre la posibilidad de pagar en cuotas los sueldos de los empleados públicos porteños.

El jefe de gobierno porteño busca redireccionar partidas hacia las áreas críticas que atienden la pandemia e intenta paliar la caída en picada de la recaudación. El plan incluye la posibilidad de reasignar recursos, establece el congelamiento de ingresos a la planta del gobierno porteño y dispone el aporte del 25% de los salarios por tres meses de los funcionarios jerárquicos. También abre la alternativa de, a futuro, pagar los sueldos estatales de forma escalonada, dentro de un mismo mes.

Rodríguez Larreta no solo quiere que se apruebe el proyecto exprés en la Legislatura, sino que quisiera que se sancione por consenso con el voto de los legisladores del Frente de Todos, un objetivo enmarcado en el buen clima político cultivó con Alberto Fernández en días de pandemia.

Hasta ahora, en el bloque del Frente de Todos de la Legislatura manifestaron «entender» la necesidad de reordenar partidas, pero reclamaron «una exhaustiva política de control» de los fondos. «El proyecto delega funciones propias del cuerpo legislativo al Ejecutivo y podría afectar aún más el salario de las y los trabajadores», afirmaron los legisladores en un comunicado esta semana.

Hoy, el oficialismo habilitó algunos cambios en el proyecto del Ejecutivo para acercar posiciones con la oposición. Entre otros, modificó el artículo 19º del proyecto, que faculta al Poder Ejecutivo a fijar «cronogramas de pago escalonado y/o diferido de haberes de sus nóminas salariales».

Con los cambios introducidos ayer, la iniciativa exceptuará de esa medida a aquellos empleados cuya remuneración sea inferior a tres salarios mínimos ($50.625)y también al personal que se desempeñe en efectores del sistema público de salud. Hubo despacho de mayoría de la comisión de Presupuesto y Hacienda.

El oficialismo hubiera querido llegar hoy a un acuerdo con la oposición para tratar la iniciativa mañana mismo sobre tablas y aprobarla con los votos de dos tercios del cuerpo.

Pero el acuerdo por ahora no prosperó y el debate pasó para la semana próxima. «En esta situación de pandemia sería bueno que haya consenso», dicen cerca de Rodríguez Larreta.

El proyecto oficial, aún con los cambios, no lograba convencer a los legisladores del Frente de Todos. De todas formas, Juntos por el Cambio ya tiene asegurada una mayoría para sancionar el proyecto.

El Presidente electo había cuestionado los recursos de la Ciudad. Ahora ambos hablaron por teléfono y pusieron paños fríos.

Ya desde los días previos para Horacio Rodríguez Larreta era un tema la posible tensión por los climas contrapuestos en Costa Salguero, si se confirmaba la derrota de Mauricio Macri a nivel nacional y su triunfo en primera vuelta en la Ciudad. Cuando se consumó ese escenario, el jefe de gobierno porteño salió al escenario para levantar el ambiente y desde el mismo búnkerllamó a Alberto Fernández, el electo presidente con el que tendrá que negociar en su segundo mandato. “Me toca trabajar con quien la gente elija yestoy convencido de vamos a poder trabajar bien”, dijo Rodríguez Larreta el día después.

Fue una comunicación “breve pero amable”, según dirigentes de confianza del jefe de Gobierno. “Lo llamé para felicitarlo y saludarlo, tuvimos una buena charla y vamos a ponernos a trabajar con él y con la provincia”, dijo a radio Mitre. Con Alberto F. casi no tuvo relación, no hablaron nunca a solas. Durante la campaña surgió un ruido, cuando el futuro presidente dejó trascender que analizaráreducir los recursos de coparticipación de la Ciudad -aumentados por decreto por Mauricio Macri – en favor de las provincias. “Yo no soy el presidente de los porteños, soy el presidente de la Argentina”, disparó la cuestión en un acto en Rosario. Rodríguez Larreta no se adelanta a un eventual conflicto: “Va a depender de lo que haga el Gobierno nacional”.

En la sede de Uspallata consideraron que de cualquier modo la Ciudad posee cierta autonomía económica como para manejarse, aunque no desestimaron la diferencia de moverse en tándem con la Casa Rosada. “La Ciudad tiene recursos. Los ocho años de Mauricio y Horacio fueron una prueba elocuente, porque la ayuda fue cero. También es cierto que los últimos cuatro años de trabajo coordinado con la Nación fueron muy productivos y se hicieron muchas obras en conjunto”, estimaron cerca de Rodríguez Larreta, que este lunes hizo otro guiño al discurso“más moderado”de Alberto F, según sus palabras, en comparación con Cristina Kirchner.

“Será una relación con el Poder Ejecutivo Nacional más que con el Presidente. Va a haber contacto entre ellos, pero básicamente los vínculos serán entre las áreas que exigen coordinación”, matizaron a su vez en Parque Patricios, con la mirada en la comunicación que en el mejor de los casos tendrán los ministros de ambas administraciones en Transporte, Educación, Salud y Seguridad, entre otras. Rodríguez Larreta encabezó por la tarde una reunión de Gabinete en la sede de Uspallata y luego llegó a la Casa Rosada para participar de la mesa de acción política para empezar a discutir los próximos pasos de Juntos por el Cambio.

“Hicimos historia en la Ciudad de Buenos Aires”, dijo exultante el domingo por la noche en Costa Salguero. De ese modo aportó acaso el único motivo de celebración en el búnker, más allá del aliciente por la recuperación del porcentaje de Macri, con su triunfo sin pasar por el balotaje con el55,9% de los votos. Ya convocó a Matías Lammens, el rival que pretendía forzar una segunda vuelta, y también a Matías Tombolini y Gabriel Solano.

La contundencia de la victoria lo ubica como referente opositor con proyección nacional, aunque desestimó las versiones que precipitaban el inicio de una eventual carrera presidencial de cara a 2023. Ya antes del domingo dejó trascender que imaginaba a Macri “activo y con presencia”en la nueva etapa que arrancará en diciembre: “Sería una mala señal que Mauricio se vaya a vivir a Madrid”. Con el porcentaje de Macri arriba del 40%, la discusión por el liderazgo y la conformación de la coalición en la próxima etapa en todo caso decantará más adelante. Rodríguez Larreta será parte central de la nueva mesa de la toma de decisiones. 

“Es una gran noticia para la Argentina que haya equilibrio. Si ves la distribución de las Cámaras va a ser así. Lo peor que nos puede pasar es que haya hegemonía”, ponderó el resultado con menor diferencia de lo esperado, lo que dejó a Cambiemos a priori con la primera minoría en Diputados (119 integrantes) y un peso considerable en el Senado, con una bancada de 28 miembros. “No pueden sacar leyes autoritariamente. Tendrán que dialogar y debatir. Macri estuvo siempre en minoría”, remarcó.

De buen vínculo con la llamada a la política del Gobierno – se moverá en tándem con Vidal y a la vez mantiene estrecha relación con Emilio Monzó -, Rodríguez Larreta era señalado este lunes en algunos despachos de la Casa Rosada como la muestra de lo que debería haber hecho Macri para mejorar sus posibilidades en esta elección. El jefe porteño sumó a Martín Lousteau, también a Roy Cortina y el apoyo de José Luis Espert. Funcionarios se lamentaban no haber “sumado peronismo” a nivel nacional en su momento, informó El Clarín.