fbpx
Tag

Homicidio

Browsing

El Tribunal Colegiado hizo pública la sentencia dando a conocer el monto de pena que deberán afrontar los imputados. Ricardo Rolón, Martín O’ Connor y Daniel Pérez, impusieron la pena de 18 años de prisión a Juan de la Cruz Reynacul, 12 años de prisión a Roberto Mauricio Reynacul y 4 años a María Roxana Higuera. Imponiendo a todos las costas del juicio.

La diferencia del monto de la pena entre los tres condenados está dada en primer lugar por las conductas por las que fueron hallados responsables. Juan de la Cruz Reynacul fue declarado penalmente responsable como coautor de homicidio y autor del delito de desobediencia. Roberto, su hijo, como coautor de homicidio, en tanto que María Roxana, pareja del primero y madre del segundo, como partícipe secundaria del homicidio de Olegario Reynacul, hermano de Juan de la Cruz.

Ricardo Rolón lideró los votos e hizo referencia a que las condiciones que rodean al hecho dan pautas del grado de violencia desplegado. “Parto por recordar que le accionar de todos los acusados estuvo rayano al de un homicidio calificado que el Tribunal descartó por la duda, pero está claro que el modo de comisión con una pluralidad de atacantes, disminuyó las posibilidades defensivas de la víctima, que al comienzo estaba desarmada y luego se defendió con una lima o pedazo de hierro, que le alcanzó su hija, que también fue lesionada en la reyerta”.

Juan de la Cruz tenía diferencias con Olegario originadas en una señalada, situación que se encendió por habérselo cruzado en la vía pública, “lo que nos da una idea de la nimiedad de la circunstancia que finalmente desembocó en la muerte injustificada de la víctima”, planteó Rolón.

Por su parte el juez Martín O’Connor, tuvo en cuenta la pluralidad de actores, ya que el caso estuvo cerca de tratarse de un homicidio agravado. Añadió que a esa pluralidad se agrega que todos estaban armados. Además tomó como agravante el parentesco, ya que “resulta más censurable la conducta de quien termina con un propio que con un extraño”. A criterio del juez la situación es más censurable para Juan de la Cruz, por ser el hermano de la víctima.

En tanto que el Dr. Daniel Camilo Pérez señaló que “estamos en presencia de un hecho grave, tal como lo planteó el MPF. No fue este hecho el tradicional que suele ocurrir entre dos personas que dirimen sus conflictos en las zonas rurales utilizando sus cuchillos. El reto por el orgullo o tal vez luego de una ingesta alcohólica suele protagonizar estas peleas en dicho ámbito rural. Aquí se trata de una acometida plural de personas armadas con cuchillo, contra una persona que salía de un comercio indefenso. Aquí no había nadie alcoholizado. Ocurre en plena vía pública y en horario del mediodía ante la mirada de los transeúntes”.

El tercer votante, puntualizó que la extensión del daño también debe ser valorada, ya que como consecuencia de este hecho la hija de la víctima resultó con lesiones en el afán de defender a su padre.

El Tribunal entendió que Roberto Mauricio Reynacul, si bien lideró las acciones, sus motivos fueron diferentes a los de su padre. El propósito de este acusado era el de apoyar a su progenitor en la disputa con la víctima. “La corta edad de Roberto Mauricio Reynacul debe jugar en su favor y disminuir –sensiblemente- la respuesta punitiva. Ello así, pues se encuentra en una edad muy cercana a los 18 –piso mínimo de plena imputabilidad-. La juventud suele llevar a cometer actos impulsivos e irreflexivos, máxime cuando se actúa con el fin de secundar a su padre en un conflicto de este”, ponderó O’ Connor.

En relación a María Roxana Higuera, además de ser hallada responsable en un grado mucho menor y con una escala pena que arranca en la mitad de la pena que la escala habilitada para Roberto, consideraron que su accionar fue claramente distinto. Ella no acometió con el arma blanca que portaba a Olegario, pero además tampoco se demostró “claramente de que hecho aceptó participar, concretamente solo se pudo establecer que sujetó a la hija de la víctima para que no intervenga en la disputa…” Por su parte, O’Connor tuvo en cuenta razones de prevención especial y de intrascendencia de la pena, “pues tiene hijos a cargo y nietos a los que cuida cuando su hija trabaja. Por eso, entiendo que el mínimo legal se ajusta a la pena adecuada…”

El defensor había solicitado que se “perfore” el mínimo de la escala penal, los jueces no estuvieron de acuerdo con el planteo. “La opinión de la defensa no puede suplir la imposición de la escala penal impuesta por el legislador”, argumentó Rolón.

El primer votante dejó en claro que a su criterio estas afectaciones son gravísimas, ya sea desde el punto de vista de la víctima, de sus seres queridos y su entorno familiar. “No hay duda que es un dolor legítimo y resulta imposible ponerse en el lugar de las personas que lo padecieron. Solo se puede acompañarlas y en el mejor de los casos, ayudarlos a alivianar esa carga en la medida de lo posible. Más, jurídicamente, ese tipo de menoscabo no encuentra tutela en el delito de homicidio de nuestro Código Penal. Sí lo encuentra, pero patrimonialmente, en el ámbito civil, donde cada persona que se considere ilegítimamente afectada podrá demandar por el daño moral y los daños y perjuicios derivados de esa muerte”.

Se trata de Gustavo Servera. La mujer, María Soledad Arrieta, falleció a raíz de las quemaduras. Sostiene que es inocente.

Un trabajador petrolero será juzgado por el femicidio de su esposa, quien en febrero de 2018 fue golpeada, ahorcada y prendida fuego en su casa de Comodoro Rivadavia.

Se trata de Gustavo Servera (41), quien está procesado con prisión preventiva por el asesinato de María Soledad Arrieta (38).

Según se informó desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) de la provincia de Chubut, el juez penal de Comodoro Rivadavia, Jorge Odorisio, resolvió el viernes pasado que Servera sea sometido a juicio por un tribunal colegiado como imputado del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido contra el cónyuge y por haber sido cometido a una mujer siendo perpetrado por un hombre, mediando violencia de género”.

Preso preventivamente

El magistrado también dispuso que el acusado, un maquinista del rubro petrolero, continúe preso hasta por la finalización del debate oral por considerar que dada la pena en expectativa -pena perpetua- existen el riesgo de que se fugue y/o entorpezca la investigación si es excarcelado.

De acuerdo a los voceros, el juez convalidó lo solicitado en una audiencia preliminar por la fiscal general comodorense María Laura Blanco; en tanto que el defensor particular Francisco Miguel Romero no se opuso a ninguno de los planteos de la representante del Ministerio Público Fiscal de Comodoro Rivadavia.

Al momento de solicitar que se eleve la causa a juicio, la fiscalía dio por acreditado que el 5 de febrero de 2018, entre las 01.30 y las 02.02, Arrieta se encontraba en el interior de su domicilio, en la parte posterior de un predio ubicado en Juan Manuel de Rosas al 3600, en el barrio Abel Amaya de Comodoro Rivadavia, en el sudeste de Chubut.

En esas circunstancias se presentó en el lugar Servera, un maquinista de una empresa petrolera que residía en la parte delantera del predio y quien se cree ingresó a dónde se hallaba su esposa por una ventana lateral.

Siempre en base a la acusación del MPF, Arrieta primero fue atacada a golpes, tras lo cual, el agresor tomó un lazo metálico y lo colocó alrededor del cuello de la mujer para ejercer mayor presión y reducirla.

Luego, el atacante condujo a la víctima hasta su dormitorio, donde la roció con un líquido inflamable y la prendió fuego.
Mientras el asesino huyó del lugar, Arrieta murió por las quemaduras sufridas, detalló el informe judicial.

“El ataque reseñado se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Arrieta se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Servera, basada en una relación desigual de poder”, sostuvo la fiscal Blanco en su requisitoria.

Móvil

Para la Fiscalía, “el móvil del femicidio fue una eminente separación de pareja”, situación que ese mismo día “había producido una discusión” entre ambos “momentos previos al hecho”.

Por su parte, Servera, una vez detenido, se declaró inocente y aseguró que Arrieta profesaba la religión Umbanda junto a una nueva pareja y que había mantenido diferencias con mujeres de otro templo, inclusive con amenazas de por medio.

De hecho, el acusado contó que al momento del crimen él se encontraba en una plaza del barrio junto a los tres hijos menores de edad del matrimonio que posteriormente declararon en la causa a través de la Cámara Gesell.

Estos chicos -que quedaron al cuidado de la madre de la mujer asesinada- fueron en la causa penal por la Defensoría de Menores de Comodoro Rivadavia, al tiempo que la familia de Arrieta contó con el acompañamiento profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD) comodorense.

Diario Jornada

Lo resolvió la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia pronunciándose sobre la competencia del fuero provincial en la investigación del doble crimen de Federico Lomeña y Héctor “Pato” López.

Los camaristas Javier Leal de Ibarra, Hebe Corchuelo de Huberman y Aldo Suárez dieron curso a la apelación presentada por el fiscal federal Fernando Gelvez luego de la negativa del juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, de rechazar la causa.

Consideraba que no había elementos suficientes que indiquen vínculos del narcotráfico con los asesinatos.

Gelvez, al igual que la juez provincial Stella Eizmendi, entendían que la causa debe ser llevada adelante por el fuero federal.

La cámara consideró que ambos asesinatos se relacionan con episodios ligados al comercio y tráfico de estupefacientes y por eso debe ser investigados por el fuero federal y no por la justicia provincial.

En el caso hay seis imputados: Se trata de Aaron Sepúlveda, Genero Carrizo, Giulio De Cecco, Nalib Zajur, Nicolás Valencia y B.B. (16 años).

Todos están detenidos en prisión preventiva bajo los cargos de “homicidio doblemente agravado por la participación de varias personas y por ensañamiento”, que prevé una pena de prisión perpetua.

El cuerpo de Héctor “Pato” López, de 25 años, fue encontrado en la zona del Barrio El Doradillo, semi enterrado y con sus manos seccionadas.

Días después encontraron el de Federico Lomeña, de 27 años, en el final del pavimento que llega a Playa Paraná.

La fiscal del caso, Silvana Salazar, dijo a La 17 que, por las pericias psicológicas, los imputados tenían “plena conciencia de lo que hacían.”

LU17

La última jornada de juicio comenzó a las 9 hs. y finalizó cerca de las 23 hs. con el veredicto de responsabilidad dictado por los jueces Ricardo Rolón, Martín O’ Connor y Daniel Perez. Los magistrados encontraron penalmente responsables a Juan de la Cruz Reynacul y a Roberto Reynacul del delito de Homicidio Simple, en calidad de coautores y María Roxana Higuera, como partícipe secundaria del mismo delito. El 13 de febrero se realizará el debate por la pena.

Por la mañana finalizó la producción de la prueba de las partes. A partir de las 18:30 hs expusieron los alegatos. La fiscal Fernanda Révori solicitando condena por el delito de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y supletoriamente por el delito de homicidio simple, en tanto que el defensor Marcos Ponce propuso una teoría exculpatoria, basada en el accionar amparado en la legítima defensa o bien en un exceso de la misma.

El tribunal se retiró a deliberar y pasadas las 22 hs. regresó a la sala para dar a conocer su veredicto y los fundamentos que lo sustentan.

Juan de la Cruz y Roberto Mauricio Reynacul, fueron declarados coautores de homicidio simple. María Roxana Higuera, fue hallada responsable de participación secundaria en el homicidio de Olegario Reynacul, en tanto que resultó absuelta del delito de lesiones leves proferidas a la hija de Olegario. A su vez, Juan de la Cruz Reynacul fue hallado culpable de desobediencia. Los tres resultaron condenados al pago de costas.

El Dr. Martín O’ Connor tuvo a su cargo la explicación de los fundamentos en los que se sustentó la decisión adoptada. Para empezar se refirió al incumplimiento por parte de Juan de la Cruz, a la orden de prohibición de acercamiento dictada por el Juez de Paz de la localidad. La validez de la orden había sido cuestionada por el defensor, sin embargo el Tribunal consideró que estaba plenamente vigente y debía ser respetada. “La urgencia de la orden fue debidamente evaluada por el juez de paz”, consideraron. Existía una pelea entre los hermanos Reynacul que demandó la urgencia de intervenir y dictar la medida por una autoridad local. El Juez de Paz evaluó correctamente la urgencia y que la medida no fuera remitida con posterioridad al Juzgado de Familia, no le quita validez. El incumplimiento a esa orden implicó una desobediencia por la que quién la incumplió debe responder.

Respecto de las lesiones leves que afectaron a la hija de Olegario, los jueces valoraron que existe un manto de duda acerca de quién la causó, ya que no solo Higuera estuvo en contacto con la joven, sino que tuvo contacto con los otros dos acusados, al menos mientras intentaba defender a su padre.

La secuencia de los hechos admitida por el tribunal fue la propuesta por la Fiscalía, asentada en el relato de la hija de la víctima. O’ Connor se refirió a la coherencia interna de sus dichos del día del hecho al momento de la denuncia, con los vertidos en la declaración de juicio.

Por otra parte, el magistrado evaluó que el relato de los imputados fue un recorte centrado solo en un momento que los beneficiaría, pero aislado de toda la secuencia. Ese relato no explica la mecánica que terminó con la vida de Olegario, ni tampoco explica que haya sido la única vía para salvar la integridad física de María Roxana Higuera, sin dar cuenta de alternativas que tenían a mano y que no fueran tan gravosas.

En el análisis jurídico de los hechos, los magistrados consideraron que existió una provocación ilegítima por parte de los acusados. Se había presentado en ese lugar los tres armados con cuchillo, violando una prohibición de acercamiento. Por lo tanto, no puede alegarse tampoco el exceso, cuando la conducta en su inicio de ejecución no estaba amparada por la legítima defensa. Sin embargo los jueces plantearon que existe al menos una duda respecto de que hubiera existido un concurso premeditado de voluntades para matar en esas circunstancias a Reynacul, por eso la declaración de responsabilidad lo fue por homicidio simple.

Comenzó el primer juicio de 2019 con las teorías del caso de la Fiscalía, representada por Fernanda Révori y de la Defensa a cargo de Marcos Ponce. Los imputados decidieron declarar y dar su versión de los hechos antes de que comenzaran las declaraciones testimoniales. Uno de los momentos más emotivos fue la declaración de la hija de la víctima quien estuvo presente en el hecho e intentó salvar a su padre.

La Fiscalía sostiene que se trató de un homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas. La Defensa procurará demostrar que no ocurrieron de esa forma los hechos y, si alguno de sus defendidos fuera declarado responsable de la muerte de Olegario Reynacul, no lo serán los otros. Ricardo Raúl Rolón, Martín O’Connor y Daniel Camilo Pérez, componen el Tribunal.

Cuál es el caso fiscal

El día 7 de febrero de 2018 aproximadamente a las 12.30 horas, Juan de la Cruz Reynacul, Roberto Mauricio Reynacul y María Roxana Higuera, circulaban en un Renault 19 por Paso del Sapo. Vieron a Olegario Reynacul, hermano de Roberto, retirándose luego de hacer una compra de un comercio bajaron de su vehículo portando armas blancas y le dijeron “… que te pasa a vos… que le que venís a decir cosas a mi viejo…”. Fue entonces cuando intervino la hija de la víctima en defensa de su padre, solicitando a los agresores desistieran de su actitud. A pesar de ello, los tres acusados hicieron caso omiso y de manera conjunta y coordinada, se dirigieron con cuchillo en mano hacia Olegario. La joven se interpuso para evitar que le hicieran algo a su padre, pero Higuera la tomó del pelo y la sacó arrastrándola. La joven resultó con diversas heridas cortantes en muñeca y antebrazos.

La acusación sostiene que mientras esto sucedía, Roberto y Juan de la Cruz aprovecharon para acometer contra Olegario, agrediéndolo con golpes de puño que le ocasionaron varias escoriaciones y equimosis en diversas partes del cuerpo, lanzándole además varias puñaladas, dos de las cuales le provocaron dos lesiones en zona abdominal que por su gravedad le causaron la muerte minutos después cuando era trasladado en ambulancia hacia el Hospital de Gualjaina.

Révori puntualizó que en ese entonces existía una medida de prohibición de acercamiento y contacto dictada el 11 de enero de ése mismo año por parte del titular del Juzgado de Paz local, como consecuencia de conflictos de antigua data existentes entre los hermanos Juan Cruz y Olegario Reynacul, medida dispuesta recíprocamente por el plazo de 30 días, la que había sido debidamente notificada a ambos en sede policial, el día 12 de ese mismo mes y año.

Las jueces Mónica García y Gladis Olavarría de la circunscripción judicial de Comodoro Rivadavia confirmaron la resolución de su par Mariel Suarez, quien el ultimo jueves resolvió mantener la continuidad de la prisión preventiva contra Martin Edgardo Napal (31). El joven fue acusado por el Ministerio Publico Fiscal como presunto autor del delito de tentativa de homicidio doblemente agravado.

Napal se encuentra detenido desde el 28 de mayo del 2018. La calificación jurídica escogida por los investigadores es la de presunto autor del delito tentativa de homicidio, doblemente agravado por el vinculo y por haber sido cometido con alevosía, en concurso ideal con los delitos de aborto preterintencional y hurto.

La fiscalía sostiene que Napal apuñalo a su ex pareja Yohana Teran (27), la madrugada del 19 de mayo del año pasado . Esa mañana, la víctima descansaba en su dormitorio en compañía de sus dos pequeños hijos. Como consecuencia de la agresión la mujer tuvo que ser intervenida quirúrgicamente. Perdió un embarazo de seis meses de gestación y no podrá engendrar hijos.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial se realizo una audiencia de revisión de la medida de prisión preventiva. Las magistradas García y Olavarría participaron del acto judicial mediante el sistema de video conferencia desde la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. Allí también estuvo Martin Napal que permanece alojado en la alcaidía policial

La Fiscalía estuvo representada por el fiscal general Herminio Gonzales Meneses. El imputado, en tanto, recibió el asesoramiento del abogado adjunto de la Defensa Publica, Marcelo Catalano.

La audiencia se inicio con la lectura del voto efectuado por la jueza Gladis Olavarría respecto al pedido de impugnación presentado por el abogado defensor, luego que la magistrada Mariel Suarez no hiciera lugar al pedido de morigeración de la prisión preventiva para su defendido.

Suarez había resuelto mantener la medida de coerción en una audiencia celebrada la semana pasada. En esa oportunidad, la jueza considero que la defensa pública no había incorporado nuevos elementos que permitieran modificar la situación de privación de la libertad del imputado.

En este marco, Olavarría sostuvo que en esta etapa de la investigación se encuentra debidamente acreditado el grado de probabilidad respecto de la autoría del imputado.

A ello, agrego el conjunto de evidencias descriptas por la fiscalía durante la audiencia de revisión de la medida de coerción . Los investigadores cuentan con la huella dactilar del sospechoso hallada en el panel de una de las ventanas de la casa de la víctima, la observación del rastro de pisadas calzado deportivo que van desde la casa de Terán a la del procesado, las pericias realizadas a los teléfonos celulares y el relato de testigos.

También coincidió con la continuidad del riesgo procesal del peligro de fuga, en función de que por la calificación jurídica presentada, la pena en expectativa tiene establecida un mínimo de 10 años de prisión de cumplimiento efectivo.

A su turno, García califico de impecable el voto de su colega. Asimismo considero que la juez Mariel Suarez había enmarcado adecuadamente el análisis de los hechos, las circunstancias que lo rodearon y la prueba colectada por la parte investigadora.

En este orden, sostuvo que no encontró arbitrariedad en la resolución dictada por la magistrada. También señalo que Napal cuenta con antecedentes de agresiones a otras mujeres con las que finalizo su vinculo afectivo.

En consecuencia, el tribunal revisor confirmo a medida de encarcelamiento preventivo contra Martin Napal por el plazo de 60 días . El joven continuara alojado en la Alcaidía Policial de Comodoro Rivadavia.

El caso

El hecho que investiga la Fiscalía ocurrió el sábado 19 de mayo del año pasado a las 8:00, en la vivienda ubicada en la calle Rafael De La Fuente casa n° 2, de la localidad de Rio Mayo.

En esa ocasión Yohana Teran -embarazada de aproximadamente 25 semanas- se encontraba durmiendo junto a su hija de 2 años, en la cama de abajo de una cucheta. En la habitación también se encontraba su otro hijo de 5 años.

En este marco, los investigadores señalan que Napal aprovecho esa situación de indefensión e intento matar a Yohana Teran. La apuñalo por la espalada, entre el tórax y el abdomen del lado izquierdo. Utilizo un cuchillo de 33 centímetros de largo.

Asimismo, informaron que la victima logro despertarse y comenzó a gritar “mamá, mamá sácame el chuchillo, sácame el cuchillo”. La madre de Yohana llego de forma inmediata y le quito el puñal que tenía clavado en la espalda.

Para los investigadores, Napal se escapo por la misma ventana que abrió para ingresar a la casa de su ex novia.

Como consecuencia del brutal ataque, la víctima fue llevada de urgencia al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Allí, los médicos le realizaron intervenciones quirúrgicas para realizarle una cesárea -el feto estaba sin vida- extirparle el útero y el bazo.

A raíz de estas operaciones, Yoahana perdió la capacidad de engendrar. Quedo hospitalizada en terapia intensiva, en grave estado y con riesgo de vida.

En otro tramo de la pieza de investigación, aseguran que Martin Napal conocía el estado de embarazo de Yohana Teran. También confirmaron que durante el noviazgo, ella se lo había comunicado. A todo esto, se supo que la pareja se había distanciado y se veían esporádicamente.

Asimismo, la parte acusadora sostiene que el imputado sustrajo 500 pesos de una billetera, una radio y un pen drive. Todos los elementos eran propiedad de la madre de la víctima.

La radio y el pen drive fueron encontrados afuera de la casa, tirados en la vereda. En tanto, el dinero no fue hallado.

Confirmó que su hija mantenía una relación reciente con el sospechoso de matarla. Pidió que lo detengan y que “se pudra en la cárcel”.

En estado de shock y con una fuerte conmoción, Marianela, la madre de Valeria Coppa, la mujer asesinada de un disparo en la cabeza, dijo tener miedo por sus nietos y reclamó la detención y condena para el autor del femicidio de su hija.

“No lo voy a superar más, porque me mataron a mi hijita, me la mató, por qué me la mató”, dijo la mujer en diálogo con radio Seis y agregó “no acepto que no voy a escuchar más su voz, no acepto que no la voy a ver más, no lo puedo aceptar, no se cómo se hace, no lo se, a mi hija no me la devuelven más”.

La madre de la víctima relató que su hija mantenía una relación reciente que el sospechoso de matarla, aproximadamente desde mediados del año pasado y que desconocía si tenía antecedentes, como circula por las redes sociales. Valeria tenía dos hijos, de 16 y 9 años, con una pareja anterior.

La mujer cuestionó que hasta el momento no tenga mayor información respecto de lo ocurrido y que no se haya acercado ninguna persona de la fiscalía a cargo de la causa. Indicó que tiene escasos datos aportados por policías y por trascendidos en el hospital a donde su hija fue trasladada ayer por la tarde gravemente herida de un disparo en la cabeza.

La madre de la víctima se anotició que su hija se encontraba en el hospital Ramón Carrillo porque la policía contactó a una amiga de la mujer, presuntamente con quien había hablado por última vez por teléfono.

“Yo estaba en mi casa, me enteré porque se comunicaron primero con una amiga de ella, vieron en el celular la última llamada y fueron a la casa. El papá de ella estaba ahí y él me llamó desde el hospital y me dijo que vaya, me dijo que había tenido un accidente con la bicicleta”, indicó.

Una vez en el hospital, la madre de la mujer, tuvo contacto con una médica que le informó que “estaba golpeada, que tenía un golpe terrible en la cabeza y que llegó prácticamente sin signos vitales. Al rato, me comunica la médica que en realidad tenía heridas de bala y tenía proyectiles en su cabecita”.

Marianela dijo que fue la Policía quien le informó que el sospechoso “está prófugo, que lo salieron a buscar” y entre llantos agregó: “tengo miedo que le hagan algo a mis nietos, este tipo está prófugo”.

Respecto al sospechoso, la madre de la víctima dijo que supo de la relación en junio del año pasado y enfatizó: “lo conocí muy poco, no sabía que tenía antecedentes, habré hablado con él tres veces”.

Pidió que “la Policía haga lo posible para agarrar a este tipo y que se pudra en la cárcel”.

Río Negro

El hallazgo se produjo esta mañana cerca de Autopista La Plata – Buenos Aires, tras 14 días de búsqueda.

Tras 14 días de búsqueda, esta mañana fue encontrado el cuerpo de la odontóloga Gissella Solís Calle, desaparecida en La Plata el 15 de enero pasado, según confirmó su familia.

El hallazgo se produjo esta mañana cerca de Autopista La Plata – Buenos Aires. Efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires encontraron el cadáver semienterrado y envuelto en una sábana, cerca del Camino Negro que une las localidades de Villa Elisa, partido de La Plata, y Punta Lara, Ensenada.

Ayer se había realizado otro rastrillaje en la localidad de Berisso, en la esquina de 66 y Montevideo, para recorrer campos y arroyos de la zona a lo largo de unos ocho kilómetros, pero no hubo resultados positivos.

El domingo también había sido recorrida la zona de El Dique, cercana a Río Santiago, en el partido de Ensenada, a pocas cuadras del lugar en el que vivía la odontóloga. Tampoco se habían obtenido ninguna pista sobre el paradero de la mujer.

La última vez que fue vista, la odontóloga había discutido con su novio, Abel Casimiro Campos. Al otro día, no se presentó a su trabajo y en su domicilio se encontraron rastros de vino en dos copas, además de vómito en el baño.

Se supo que un testigo vio a Campos salir de la casa de Solís el 16 de enero y que a las pocas horas hizo lavar su camioneta.

El hombre viajó a la zona de Lobería, donde vive su esposa, con una hija adolescente, ya que mantenía una doble vida. Después volvió a La Plata, donde trabajaba en la obra social IOMA, y se suicidó cuando iba a ser abordado por la Policía en un hotel en el que estaba.

Telefe Noticias

La agenda de audiencias de la Oficina Judicial Esquel vuelve a completarse en febrero. El martes próximo dará inicio el primer juicio del año. El 7 de febrero de 2018 Olegario Reynacul fue brutalmente agredido y a consecuencia de esa agresión perdió la vida. El hecho, ocurrido en Paso del Sapo, fue calificado por la fiscal Fernanda Révori como homicidio agravado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas. El tribunal de juicio estará integrado por Martín O Connor, Daniel Camilo Pérez, Ricardo Raúl Rolón.

Los imputados son familiares de la víctima. Existía un conflicto previo y el Juzgado de Paz dictó una medida de prohibición de acercamiento y contacto el 11 de enero, por un plazo de 30 días. La medida fue dispuesta en forma recíproca para la víctima y su hermano, uno de los agresores.

Los hechoshom

La acusación pública sostiene que el 7 de febrero de 2018, aproximadamente a las 12.30 horas, los imputados, dos hombres y una mujer, se movilizaban a bordo de un Renault 19 cuando advirtieron la presencia de Olegario Reynacul (hermano de uno de ellos) retirándose luego de hacer una compra de un comercio ubicado sobre la calle Mustafá Grenier. Estacionaron y descendieron del vehículo portando armas blancas con intenciones de agredirlo, manifestándole Roberto “… que te pasa a vos… que le que venís a decir cosas a mi viejo …”. La reconstrucción de la Fiscalía indica que intervino la hija de la víctima para defenderlo, solicitando a los agresores desistieran de su actitud. A pesar de ello, los tres acusados hicieron caso omiso y de manera conjunta y coordinada, se dirigieron con cuchillo en mano hacia Olegario con intenciones de darle muerte o al menos representándose esa posibilidad, interponiéndose la joven nuevamente en defensa de su padre, trenzándose en lucha con la agresora quien de este modo la neutralizó para que no lo defendiera, ocasionándole con la utilización del elemento que portaba, varias heridas cortantes en muñeca y antebrazos. Mientras ello acontecía, los otros dos imputados aprovecharon para acometer a Olegario mediante golpes de puño que le ocasionaron varias escoriaciones y equimosis en diversas partes del cuerpo, lanzándole además varias puñaladas, dos de las cuales le provocaron dos lesiones en zona abdominal. A raíz de las heridas, la víctima falleció minutos después cuando era trasladado en ambulancia hacia el Hospital de Gualjaina.

La víctima tiene 24 años y el atacante 20. Ambos estaban compartiendo una noche de alcohol cuando se produjo el desenlace fatal

Una noche de alcohol terminó de la peor manera para un joven de Cushamen, quien fue apuñalado por su vecino, con quien compartía la jornada.

El hecho ocurrió en la plaza principal del pueblo, informó el sitio EQSNotas. Allí un hombre de apellido Nahuelquir, de 24 años, fue apuñalado por otro joven de 20 que le propició un corte de arma blanca en el brazo izquierdo y otro en la pierna. La víctima se desangró y finalmente falleció.

El jefe de la Unidad Regional de Policía de Esquel, Rodolfo Hess, confirmó que ambos involucrados vivían junto a sus familias en el mismo predio y habrían compartido la noche de alcohol.

En ese sentido, en el lugar se secuestraron restos de cajas y botellas de vinos. Por el momento se investiga el motivo del fatal desenlace.

ADNSUR