Tag

Hollywood

Browsing

Olivia de Havilland, dos veces ganadora de un premio de la Academia, y la última sobreviviente del elenco de «Lo que el viento se llevó», murió pacíficamente por causas naturales en su residencia de París, Francia, informó Entertainment Tonight. Tenía 104 años.

Con la muerte de Kirk Douglas en febrero de 2020, con 103 años, Olivia de Havilland había quedado como la única representante de aquella gloriosa época para el cine. La actriz había cumplido 2014 años el 1 de julio.

Aunque nació en Tokio, Japón, en 1916 de padres británicos, Olivia de Havilland se crió en California con su hermana menor, la actriz Joan Fontaine, ganadora de un Oscar. A pesar de haber hecho historia como las únicas hermanas que ganaron los Oscars en papeles protagonistas, las hermanas separados tuvieron una larga rivalidad que duró hasta la muerte de Fontaine en 2013.

Olivia De Havilland debutó en pantalla en la producción de 1935 de Max Reinhardt de El sueño de una noche de verano. Ese mismo año, consiguió su papel protagónico en Capitán Sangre, protagonizado junto a Errol Flynn, y pasó a aparecer en clásicos del cine como Las aventuras de Robin Hood, Las vidas privadas de Elizabeth y Essex, antes de su papel nominado al Oscar como Melanie Hamilton en Lo que el viento se llevó, en 1939.

La leyenda del cine británico-americano, que una vez salió con el actor James Stewart y el famoso magnate de la aviación y el cine Howard Hughes, también era muy amiga de Bette Davis.

En 2017, de Havilland demandó a Ryan Murphy y a FX por la forma en que fue retratada en la serie Feud: Bette y Joan basada en la conocida rivalidad de Davis y Joan Crawford. Catherine Zeta-Jones interpretó a de Havilland en la serie.

Aunque la demanda de Feud fue desestimada, Olivia de Havilland obtuvo una victoria legal histórica contra Warner Bros. décadas antes, en 1944. El fallo del tribunal, que liberó a de Havilland de su contrato cinematográfico, sentó un precedente legal en Hollywood, pero llevó a de Havilland a ser incluido temporalmente en la lista negra de la industria. Su carrera se remontó en 1946 en To Each His Own. La película le valió a de Havilland su primer premio de la Academia como mejor actriz. Volvió a ganar en la misma categoría para La heredera de 1949.

Sus últimos papeles en el cine fueron en 1964 en Lady in a Cage y Hush… Hush, Sweet Charlotte, este último co-protagonizado por Davis. Después de alejarse de la gran pantalla, de Havilland pasó a la televisión, haciendo su última aparición en pantalla en el drama televisivo de 1988, The Woman He Loved.

Olivia De Havilland se casó con el periodista Marcus Goodrich en 1946, con quien recibió un hijo, Benjamin Goodrich. La pareja se divorció en 1953. Dos años después, De Havilland se mudó a Francia y se casó con el editor de la revista francesa Pierre Galante. Los dos compartieron una hija, Gisele Galante, y siguieron siendo amigos después de separarse en 1962 y divorciarse una década más tarde. Galante murió de cáncer de pulmón en 1988, mientras que el hijo y primer ex marido de de Havilland murió en 1991.

En los últimos años de su vida, de Havilland vivió una vida relativamente tranquila en Francia y obtuvo varios honores por su carrera cinematográfica, entre ellos una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y la Medalla Nacional de Arte, que le fue otorgada en 2008. También recibió la Legión de Honor de Francia en 2010 y fue nombrada Dama Comandante de la Orden del Imperio Británico en 2017.

El productor de Hollywood Harvey Weinstein fue sentenciado este miércoles a 23 años de prisión por el juez James Burke luego de su condena por delitos de abuso sexual.

Por acto sexual penal en primer grado: 20 años de prisión

Por violación en tercer grado: 3 años de prisión.

Las sentencias se ejecutarán consecutivamente y ambas conllevan 5 años de supervisión después de salir de prisión.

Weinstein, de 67 años, llegó a su audiencia de sentencia en una silla de ruedas y con esposas. El exproductor de películas enfrentaba entre cinco y 29 años por las condenas del mes pasado por actos sexuales criminales de primer grado y violaciones de tercer grado.

Los cargos se basaron en el testimonio en un tribunal de Nueva York de Miriam Haley y Jessica Mann, quienes hablaron en la sentencia.

“Si Harvey Weinstein no hubiera sido condenado por este jurado, habría sucedido una y otra vez”, dijo Haley este miércoles en la corte. “Me alivia que ahora sepa que no está por encima de la ley. Me alivia que haya mujeres más seguras porque él no está”.

Haley y las otras cinco mujeres que testificaron contra Weinstein en su juicio, Mann, la actriz Annabella Sciorra y tres testigos de “malos actos anteriores”, llegaron a la corte con los fiscales y se sentaron en primera fila. La actriz Rosie Pérez, que testificó en apoyo de las afirmaciones de Sciorra, entró con ellos y se sentó en la segunda fila.

Weinstein fue absuelto de dos cargos más graves de agresión sexual depredadora, que podrían haberle significado la cadena perpetua.

Harvey Weinstein se dirigió al tribunal durante casi 20 minutos. Weinstein pasó gran parte de él discutiendo sus problemas con el movimiento #metoo.

Weinstein dijo que le preocupa este país y el derecho de las personas al debido proceso.

Weinstein le dijo al juez que quería testificar durante el juicio, pero sus abogados le advirtieron que dañaría su caso.

Añadió que sus esposas no sabían sobre su vida sexual extramarital. “Hice todo lo posible para ocultar mis asuntos extramaritales”.

“No he visto a mis tres hijos mayores desde que salió el artículo del diario The New York Times. No los he visto. No tengo idea de lo que están haciendo. No tengo contacto. Eso para mí es un infierno en la tierra”.

También dijo durante el apogeo de su carrera: “No tenía grandes poderes”. Weinstein dijo que interpretó los mensajes afectuosos de Jessica Mann y Miriam Haley leídos en la corte durante el juicio “como una amistad seria. Eso es lo que creo que tuve con ellas”.

Una argentina figura entre los nominados de este año a los premios Independent Spirit, los más importantes valorados por la industria del entretenimiento de Hollywood en su tipo. Es la directora de fotografía Natasha Braier, considerada una de las más destacadas del mundo en su especialidad, dueña de una carrera ascendente y de gran reconocimiento en el cine estadounidense e integrante además de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, la encargada de elegir el Oscar.

Braier está nominada por su trabajo como directora de fotografía de Honey Boyde Alma Har’el, película basada en la autobiografía del actor Shia Labeouf. La película acumula cuatro nominaciones en total, una menos que Uncut Gemsy The Lighthouse, con cinco cada una.

Los premios Independent Spirit se otorgan a aquéllas películas producidas en los Estados Unidos con un presupuesto menor a los 20 millones de dólares. Sus ganadores son elegidos por alrededor de 6000 representantes de la industria del entretenimiento y los galardones se entregan cada año en la jornada previa a la ceremonia del Oscar en un escenario especialmente levantado a modo de gigantesca carpa en la zona cercana a las playas de Santa Monica, en Los Ángeles. Este año será el sábado 8 de febrero.

En la última década hubo muchas coincidencias entre los Independent Spirit y los Oscar a la hora de la consagración, ya que la Academia de Hollywood también nominó a numerosas películas realizadas fuera del sistema de los grandes estudios. Así ocurrió en 2011 con El artista, en 2013 con 12 años de esclavitud, en 2015 por Spotlight, en primera plana, y en 2016 por Moonlight, luz de luna.

Trailer Historia de un matrimonio

Para la edición 2020 están nominadas a mejor película Una vida oculta ( A Hidden Life), Historia de un matrimonio (Marriage Story), Clemency, The Farewelly Uncut Gems. Hasta ahora sólo las dos primeras están programadas para su estreno en la Argentina. La primera, dirigida por Terrence Malick, llegará a los cines locales el 6 de febrero y la segunda estará disponible en Netflix a partir del 6 de diciembre.

Los candidatos a mejor director son Robert Eggers ( The Lighthouse), Arma Har’el ( Honey Boy), Julius Onah ( Luce), Benny y Josh Safdie ( Uncut Gems) y Lorene Scafaria ( Estafadoras de Wall Street).

Judy, la biopic de Judy Garland protagonizada por Renée Zellweger

Entre los actores se destacan algunos nombres que también suenan fuerte para las futuras candidaturas al Oscar en sus respectivas categorías. Son Renée Zellweger ( Judy) como mejor actriz protagónica, Adam Sandler ( Uncut Gems) como mejor actor protagónico y Jennifer Lopez ( Estafadoras de Wall Street) como actriz de reparto.

También se destaca entre las candidaturas a los Independent Awards la inclusión de dos films latinoamericanos en la lista de nominaciones a mejor película internacional. Son Invisible Life (Brasil) y Retablo (Perú). Competirán con las francesas Les Miserables y Portrait of a Lady in Fire, la surcoreana Parasitesy la británica The Souvenir, informó La Nación.

La nueva función de reproducción en la que trabaja la plataforma por ahora es una prueba en dispositivos Android.

Netflix está probando una nueva herramienta que permite modificar la velocidad en la que se pueden reproducir los contenidos de la plataforma en dispositivos Android. De esta forma, permite cambiar las velocidades a 0,5x -más lento- o a 1,5x -más rápido-, como sucede en otras plataformas como YouTube.

Un vocero de Netflix le confirmó a Android Police que se están probando esta herramienta que permite variar la velocidad de las series, películas y documentales que el usuario reproduzca en la plataforma, aunque aseguran que esto no significa que se vaya a implementar en un futuro de manera definitiva.

Las opciones de velocidad, en la prueba de Netflix. (Foto: Android Police).
Las opciones de velocidad, en la prueba de Netflix. (Foto: Android Police).

«Siempre estamos experimentando con nuevas formas de ayudar a los miembros a usar Netflix. Esta prueba hace posible variar la velocidad a la que las personas ven contenidos en sus móviles», explicó el vocero, destacando que «puede no convertirse en una herramienta permanente en Netflix».

Los usuarios que cuenten con esta nueva herramienta, de acuerdo con las imágenes compartidas por Android Police, la verán aparecer automáticamente cuando se inicie un video en una pestaña bajo el nombre ‘Speed’, junto a la pestaña de ‘Audio y Subtítulos’.

La opción "Speed" (velocidad), en un teléfono celular. (Foto: Android Police).
La opción «Speed» (velocidad), en un teléfono celular. (Foto: Android Police).

Si se hace click sobre ella, se despliega un menú donde aparecen las opciones 0,5x, 0,75x, 1x (velocidad normal), 1,25x y 1,5x, siendo las dos primeras para ralentizar la velocidad del vídeo y las dos últimas para acelerarla.

La nueva función fue descubierta por varios usuarios en sus dispositivos Android, por lo que se desconoce si la herramienta también se está probando en iOS.

Las quejas de Hollywood

Por supuesto, la posibilidad que tendrían los usuarios de ver una serie o película no de la forma en que fueron pensadas, sino «acelerada», quizás para ganar tiempo o terminarla antes, generó críticas de actores, directores y productores.

Brad Bird, director de Los Increíbles, y Judd Apatow, de Virgen a los 40, se quejaron. Para Apatow, la función es «ridícula e insultante». Bird dijo en Twitter que la propuesta es «otro corte a la ya de por sí sangrante experiencia cinematográfica».

Peter Ramsey, codirector de Spider-Man: un nuevo universo, criticó a los espectadores que usan este tipo de características. «¿Todo tiene que ser diseñado para los más perezosos y sin buen gusto?».

Desde Netflix justificaron la característica, explicando que está disponible en otras plataformas, como YouTube o los reproductores de DVD.

«Es una característica que ha estado disponible durante mucho tiempo en reproductores de DVD y nuestros miembros la han solicitado con frecuencia. Por ejemplo, las personas que buscan volver a ver su escena favorita o quieren ir más despacio porque es un contenido en un idioma extranjero», declaró Keela Robinson, vicepresidenta de la compañía de Streaming.

El periodista y narrador cierra «aliviado» la saga que inició Stieg Larsson con La chica que vivió dos veces, sexta y última entrega del famoso policial sueco; «Salander es un ícono del feminismo», dice.

Puede que al morir -en noviembre de 2004, a los 50 años, a causa de un infarto de miocardio- el periodista de investigación sueco Stieg Larsson, antiguo trotskista y militante antifascista convencido, ni soñara siquiera con llegar a publicar algún día la trilogía policial que había entregado a un editor. Mucho menos hubiera podido sospechar en lo que se convertiría 15 años después su historia en tres entregas sobre Mikael Blomkvist, un periodista muy parecido a él de la revista Millennium(remedo de Expo, que cofundó en 1995 y en la que trabajaba), y una hacker inadaptada, punk y bisexual con memoria fotográfica llamada Lisbeth Salander.

Desde la publicación de Los hombres que no amaban a las mujeres,en 2005, a la fecha, la obra de Larsson se convirtió en un fenómeno mundial que implantó la moda de la novela negra escandinava durante casi una década. La trilogía original se convirtió en una saga de seis entregas, a partir de que la editorial sueca Norstedts designó, en 2013, al escritor y también periodista sueco David Lagercrantzcomo continuador, y Millennium no solo ya lleva cinco adaptaciones al cine (tres producciones suecas y dos norteamericanas), sino que también suma más de cien millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Sin contar con la escandalosa publicidad que le dio al fenómeno la agria batalla en tribunales de los herederos de Larsson por la gallina de los huevos de oro: a un lado, Eva Gabrielsson, su compañera durante 30 años con la que no estaba casado, y al otro, Erland y Joakim Larsson, padre y hermano del escritor, con los que apenas tenía contacto.

En medio de esa tormenta legal, entró en juego Lagercrantz como continuador del fenómeno, con la cuarta entrega, Lo que no te mata te hace más fuerte(2015). Y ahora, «aliviado», dice, le pone punto final a la saga con la sexta y última entrega: La chica que vivió dos veces(Destino), lanzada en 50 países. «Al escribir la última frase estaba pensando en Lisbeth Salander, pero también en mí, por la libertad que siento», explica. «Ha sido una experiencia apasionada, pero no quiero quedarme estancado. Soy periodista y me gustan los retos, ahora puedo volver a crear mis propios personajes, no tan fuertes, sino más bien un poco neuróticos y vulnerables, como soy yo», confiesa satisfecho. «Muchos editores me han suplicado que continúe y lo seguirán haciendo, pero seré fuerte y diré siempre que no».

Y ese cierre definitivo le permite a Lagercrantz hacer ahora balance de la saga y del legado de Larsson, a quien no llegó a conocer. «No tenía ni idea de su existencia, ni siquiera como periodista. Muy poca gente lo conocía -recuerda-, y quizá por eso los editores no habían leído su obra cuando él aún vivía ni lo publicaron». Cosa que había cambiado drásticamente una década después, y por eso Lagercrantz fue el escogido para tomar el relevo de la saga, porque por entonces el sucesor ya era un escritor muy popular y de prestigio. No solo había publicado la novela El enigma de Turing, sino también Soy Zlatan, la biografía del futbolista Zlatan Ibrahimovic, que, con medio millón de ejemplares vendidos en su país, había hecho más por la promoción de la lectura entre los chicos suecos que cualquier política gubernamental.

Lagercrantz aún recuerda «el escalofrío irresistible, como el de un periodista frente a una exclusiva», cuando recibió la propuesta de continuar la saga. Y también la «preocupación y el miedo» por estar a la altura. «Luego, al darme cuenta de que funcionaba, añadí algo más personal en las siguientes novelas», dice. «Creo que comparto con Stieg las mismas ideas políticas y la preocupación social, pero a mí me interesa más la psicología de los personajes. Los míos son más vulnerables».

«Fue una experiencia maravillosa, pero la guerra por los derechos fue algo muy triste», matiza. Una batalla legal que «finalmente perdieron el padre y el hermano y me supo mal», confiesa. Sobre todo, «cuando el escándalo ocupaba los titulares de los periódicos y no la guerra de Siria o la crisis de los refugiados». Pero reconoce que esa publicidad indirecta «ayudó a difundir la obra de Larsson y su lucha contra el odio y la intolerancia entre las nuevas generaciones».

Para Lagercrantz, el gran tema de la saga no es tanto el racismo, el odio o la corrupción generalizada, aun en la civilizada Suecia, sino más bien «la violencia contra las mujeres». «Salander es un ícono del feminismo, no complace a nadie ni necesita que la rescaten, rechaza el lugar de víctima o presa y se convierte en cazadora», dice, en referencia al leitmotivde la última entrega.

En La chica que vivió dos veces,Salander debe enfrentarse a su último gran enemigo, su propia hermana gemela, quizás al servicio de la mafia rusa, mientras Blomkvist investiga las fábricas de fake newsy los ataques informáticos provenientes de la ex Unión Soviética. Y la compleja trama que comienza con el asesinato de un vagabundo en Estocolmo acababa con la caída del ministro de Defensa sueco. «Siempre soñé con escribir una historia que atravesara todos los estratos sociales, del más bajo al más alto. Cuando el poder está corrupto, corrompe hacia abajo a toda la sociedad», puntualiza, con el ejemplo de «la sociedad americana plagada de mentiras, porque su líder, Trump, miente todo el tiempo», dice. Pero el tema central de la novela es la intoxicación informativa o la desinformación en la era digital. «Es el gran problema de nuestro tiempo. Antes, los hackerseran individuos aislados; ahora, son Estados que atacan a la democracia. Siembran la mentira, el odio y, en definitiva, la violencia, y los líderes populistas aprovechan esa propaganda. De hecho, sabemos que este tipo de webs y hackersrusos influyeron en la elección de Trump», señala. Lagercrantz incluso teme que este fenómeno explique el auge de la ultraderecha tanto en Suecia como en toda la Unión Europea.

Y por último, un tema que irrita al escritor: las adaptaciones americanas de la saga a la pantalla, tanto la de David Fincher, de 2011, protagonizada por Daniel Craig, como, sobre todo, la última, de Fede Álvarez, de 2018, basada en su novela Lo que no te mata te hace más fuerte. «Los actores están bien, pero la película, terrible, muy mala. Hollywood no entendió la esencia de Millenniumni el alma de los personajes. Realmente me molesta, porque lo convirtieron en un thrillerde acción comercial», fustiga. Y la cosa no acaba ahí, porque dice: «Estamos luchando por recuperar los derechos de la saga», informó La Nación.

La actriz y cantante Doris Day ha muerto a los 97 años, según informa la fundación que lleva su nombre.

Nacida en Cincinnati (Ohio) en 1924, Doris Day sacó su primer disco, Sentimental Journey, en 1945. A través del sello Columbia Records, ha grabado a lo largo de su extensa carrera más de 600 canciones y 28 álbumes en solitario.

Entre su filmografíase encuentran alrededor de 40 películas, entre ellas Pijama para dos (19667) o el clásico de Alfred Hitchcock El hombre que sabía demasiado (1956), en la que Day interpretaba la famosa canción «Qué Será, Será».

Doris Day formó parte de la Época de Oro del cine en Hollywood junto a grandes actrices como Marylin Monroe, Elizabeth Taylor o Lauren Bacall. Fue nominada a un Óscar, posee una estrella en el Paseo de la Fama y en 2008 recibió un premio Grammy en reconocimiento a su carrera artística.

 

 

rtve

Mickey Rourke, uno de los rostros cinematográficos más deseados de la década de los 80, volvió a ser viral por unas fotografías del 2018 que han inundado las redes las últimas horas. En las imágenes el estadounidense aparece hinchado y con un rostro poco natural, como han apuntado algunos internautas más propio de una máscara de Halloween.

La causa de esta extraña apariencia no sería otro que este resultado poco exitoso de los agresivos retoques estéticos que el actor se ha ido haciendo al lo largo de los años. Los cambios estéticos de Rourke ya no son noticia en Hollywood, aunque estas últimas fotografías han sido el pretexto para nuevas mofas y memes en la red.

El actor también lucía una extraña línea de cabello muy artificial. Rourke siempre ha justificado su paso por quirófano debido a la necesidad de arreglar su rostro tras la larga carrera como boxeador.

 

Telefé Noticias