Tag

Héctor López

Browsing

El fiscal federal Fernando Gélvez consideró acreditado quiénes planificaron y ejecutaron los asesinatos de Federico Lomeña y Héctor López, cuyos cadáveres aparecieron enterrados. Una deuda de 4 kilos de droga, la clave de los homicidios. Detalles del pedido de elevación para las audiencias.

Hechos

A Nicolás Cerrudo le habían robado 4 kilos de marihuana para vender en Puerto Madryn, valuados en $ 230.000. Federico Lomeña y Héctor Nehemías “Bastian” López lo amenazaron fuerte para que pagara esa carga, llegada desde Mendoza para distribuir en la ciudad del Golfo. Es que ambos eran quienes debían rendir cuentas por la droga.

La presión fue tanta que Cerrudo reclutó a su grupo íntimo para ejecutar a ambos antes de que algo le pasara a él. “Eran ellos o yo”, dijo, como consta en la causa. Todos sabían de la deuda narco. Algunos se negaron a participar. Otros no. El plan criminal se cumplió pero dejaron demasiados rastros. Cerrudo terminó ahorcado con un mensaje sugerente (ver página 7). Le decían “Mínimo”, “Máximo” o “Reptil”.

Es la hipótesis del fiscal federal de Rawson, Fernando Gélvez, que ya elevó el pedido de juicio oral y público para Genaro Carrizo Artiles, Nicolás Valencia, Nalib Zajur, B.B. y Aaron Agustín Sepúlveda por el homicidio de Lomeña, doblemente agravado por la premeditación de dos o más personas, el 6 de diciembre de 2018, en Puerto Madryn.

B., Sepúlveda y Giulio Giancarlo De Cecco tienen la misma imputación pero por el crimen de López, el 10 de diciembre de ese año.

Según la hipótesis de la acusación, el 6 de diciembre, cerca de las 15, en la casa de la abuela de Cerrudo, Berwin al 200, se reunieron Sepúlveda, Valencia, Carrizo Artiles, Zajur y B., conspirados para asesinar a Lomeña.

Lo llamaron y tras discutir por la deuda por venta de droga, lo golpearon y le asestaron al menos 20 puñaladas con dos cuchillos en todo el cuerpo. Lo mató un puntazo en el corazón. Con una remera le rodearon y le quebraron el cuello. “Le provocaron un sufrimiento extraordinario y no necesario”, explicó el fiscal en su elevación.

Habrían metido el cuerpo dentro de un mueble de madera de la vivienda. Lo cubrieron con una frazada y lo llevaron en un Renault Clío a Playa Paraná. El vehículo era de un testigo reservado que había recibido un mensaje de Cerrudo: “Necesito que me hagas un favor, te doy churro”. Decía que era enterrar droga porque de lo contrario lo iban a matar. El testigo se negó pero “Reptil” en el asiento de atrás sacó un arma: “Llevame porque me van a matar y a mí no me importa hacerte daño”.

Bajaron el mueble entre dos, con mucho esfuerzo. Era muy pesado y salía un fuerte “olor a mierda”. Bajaron dos palas y una bolsa de residuos de nylon negra para envolverlo. Lo enterraron con cemento y cal para acelerar la descomposición. Lomeña fue encontrado el 18 de diciembre cerca de la ruta, envuelto en la bolsa. Se encontraron trozos de madera.

Cuatro días después, el 10 de diciembre, en la misma casa de Berwin, pasadas las 23 se reunieron B., Cerrudo, Sepúlveda y De Cecco. Llamaron a López. Hubo una previa de TV, cerveza y porros.

Discutieron por la deuda. Lo atacaron y le quebraron el cuello con una manguera. Lo golpearon en la cabeza con un fierro y le mutilaron ambos manos. Ese hierro fue hallado en el patio de la casa. Lo mató una puñalada en el corazón. Agonizó.

Lo desvistieron, lo bañaron y lo envolvieron en una frazada. Estuvo tirado en la ducha hasta que pudieran sacarlo del barrio sin llamar la atención. Cerrudo pidió comprar lavandina para borrar rastros del piso de la cocina.

Estacionaron el Volkswagen Vento de la víctima en la puerta de la casa. Según la acusación fiscal, vaciaron el baúl: había ropa, una campera de mujer y un monopatín de nena.

Envolvieron al cuerpo con una sábana y luego en otra de nylon. Lo midieron con una sábana de cabeza a pie. Pero no entraba. Quebraron su cuerpo, lo doblaron y lo ataron de pies a cabeza.

Cargaron al auto las bolsas de cal, palas, cemento y la ropa. En el camino frenaron en el basural: en la pantalla del auto un celular se conectaba por Bluetooth. Todos lo tenían apagado. Sugestionado, Cerrudo le disparó al celular de López.

Lo enterraron en el Parque Ecológico El Doradillo. Limpiaron el coche con pedazos de sábana embebidas de nafta y abandonaron el vehículo con la batería desconectada. El cuerpo quedó en otra punta, debajo de un árbol cerca de una laguna seca, con un arbusto encima. Era madrugada.

Fue hallado el 17 de diciembre. Como Lomeña, estaba en estado de descomposición por la cal y al cemento. Ambos habían ido a la casa de Berwin creyendo que les iban a pagar.

Rol central

Según Gélvez, el rol central de ambos operativos lo tuvo Cerrudo. Eligió días, lugar, ayudantes y estrategia para intentar quedar impune. Todo el grupo está vinculado estrechamente por “amistad, conocimiento y comunidad de intereses”. El factor común que los reunía en lugares públicos era la droga. “Cerrudo recurrió a ellos solicitando el auxilio y la participación en los hechos que estaba decidido a cometer. Aceptaron, consintieron, y de manera libre respondieron afirmativamente”. Ninguno actuó amenazado, pese a sus excusas.

El joven organizó la logística y acordó llevar los cadáveres fuera del casco urbano para que no fueran hallados. “Fue una completa planificación, con la debida concertación de voluntades que se unieron”.

La deuda de Cerrudo involucraba al resto, explicó Gélvez. Según la pericia de su celular Motorola, Cerrudo se comunicó con Zajur desde el 6 de diciembre (crimen de Lomeña), 8, 9 y 10 del mismo mes (cuando mataron a López). Le pidió bolsas de cal o de material.

Según su WhatsApp, un tal “Ale” le dice: “No sé man es matar a alguien, es una pregunta re jugada”, a lo que contesta Cerrudo: “Mal”. “Ale” le pregunta: “Cuándo tenés pensado hacerlo”; responde Cerrudo: “En una hora…Hora y media”. El tal “Ale” le pregunta si tiene “fierro o algo”.

El resto del chat se eliminó. Los mensajes fueron el 5 de diciembre y la “hora u hora y media” coincidiría con el 6 de diciembre.

No era posible que una sola persona completara ambos operativos por su cuenta. Y la cantidad de lesiones muestran la crueldad, innecesaria si sólo querían matarlos. “Se buscó el sufrimiento y agonía de las víctimas”, concluyó el fiscal en su elevación. #

“Les voy a decir la verdad”

Nalib Zajur conocía a Nicolás Cerrudo por patinar y juntarse a “boludear” con cervezas y porros en la rambla, en cervecerías y en el patinódromo II. El grupo llegó a tener 50 personas. “Nicolás cuando se enojaba se enojaba feo. No sabría afirmar si era capaz de cumplir con sus amenazas, por su cara no se sabía con qué podía salir”, dice la acusación.

El 4 de diciembre Cerrudo le escribió. Estaba por llegar su “tranza” con una carga de diez kilos de droga. Le pidió a Zajur que le avise a su papá (policía retirado) para organizar un procedimiento. Le daría los detalles sobre la marcha desde casa de su abuela. “La idea era agarrar a toda la banda junta”.

El día era el 6 de diciembre. La División Drogas vigiló la casa. Vieron el Palio Negro de “El Mendocino” Campos Sosa merodeando. A las 14 salieron dos jóvenes con una actitud que llamó la atención policial: se movían rápido y observaban hacia todos lados. Una hora se sumaron otros dos jóvenes. “Estaban como perseguidos, en constante alerta”. Estaban sucios de sangre.

Policía le mostró el material a Genaro Carrizo Artiles. Fue espontáneo: “Les voy a decir la verdad, a Federico Lomeña lo matamos nosotros, el cuerpo está enterrado en Playa Paraná”. La filmación mostraba a Valencia y a Sepúlveda.

“Es el último trabajo que tenemos y ya está”

Ante la Brigada de Investigaciones, Genaro Carrizo Artiles contó que convivía con Nicolás Cerrudo en casa de su abuela, sobre pasaje Berwin. Sostuvo que su amigo había entrado en el “negocio” de vender droga y que en realidad, la deuda por perder 4 kilos era suya. Héctor López y Federico Lomeña lo presionaron. “Bastian” lo buscó en su coche y sacó un revólver. “Le dijo que tranquilamente podía matarlo y era mejor que pagaran. Él no iba a hacer nada, pero si venía alguien de Mendoza le iba a decir quiénes eran”.

Cerrudo estaba desesperado por conseguir la plata y a Artiles le pidió mudarse. Era peligroso que estuvieran juntos y la abuela le habría recriminado que le faltaban blusas, sábanas y frazadas. Eran las halladas en El Doradillo.

Artiles declaró que días antes, Cerrudo le había pedido a Aaron “Papota” Sepúlveda que le comprara un bidón de nafta en la YPF de Gales y Juan B. Justo. Se usó para limpiar el techo, el baúl, el torpedo y los asientos.

Los bidones los encontró su abuela en la basura en el patio. En esa casa, un equipo de luz UV encontró manchas de sangre, telas sucias, un hierro, una manguera azul e indicios de que se procuró limpiar todo el lugar. La mujer notó que le faltaban toallas, sábanas, frazadas, la colcha del perro y una alfombra. En la basura del patio, una bolsa vacía de cemento, bidones con olor a nafta y trapos con sangre.

Se arrepintió

Luego Carrizo Artiles intentó desmentir su primera declaración en la Brigada: “Soy inocente y declaré bajo presión, Cerrudo me dijo que no diga nada porque había personas pesadas como policías y políticos, que no era joda, que se iban a enterar e iban a matar a mi familia, que por seguridad se fue de Madryn. Me pidió que diga algunas cosas para tapar algo más grande, que esto no era chiste, que no diga nada sobre lo que él había hecho con Lomeña y López”.

Sin embargo, toda su primera confesión ya estaba corroborada con la investigación: había participado con Cerrudo y la filmación policial (ver recuadro “Les voy a decir la verdad”) lo comprometía.

Para el fiscal Gélvez, su desmentida “es una hipótesis incomprobable y alejada de toda realidad, limitándose a echar toda la responsabilidad a quien ya está muerto y elaborar una suerte de entramado oscuro y poderoso de `gente más pesada´, historia alejada de todo sentido”.

Artiles sabía que Cerrudo estaba endeudado con los muertos y estaba en “situaciones límite”. Según contó Giulio De Cecco, en la celda de Fiscalía de Tribunales le preguntó a Carrizo: “Me dijo que con Cerrudo habían matado a Lomeña. Que sus cortaduras no eran de un robo, entonces me dijo la verdad, que era porque Federico se había defendido.”

Otros dos testigos de identidad reservada señalaron que cuando B. dejó el velatorio de Cerrudo, el 12 de diciembre, les contó que “boletearon a dos” y que habían “descartado” el Vento de López en El Doradillo, entre otros detalles, como el celular con dos tiros.

El joven negó todo: el cuchillo y la rejilla con sangre hallados en su casa eran de la cena de la noche anterior. Y las sábanas -dijo- eran de su hermano, que tenía problemas de sangrado en la nariz.

Sin embargo, para el fiscal lo que contaron esos dos testigos sólo pudieron oírlo de alguien que hubiera participado en los crímenes: eran indicaciones precisas y datos reales y coincidentes que sólo un protagonista pudo saber.

Todos intentaron mostrarse amenazados por Cerrudo para justificar que habían participado “de manera involuntaria”. Según el fiscal, la estrategia fue “centrar toda la responsabilidad en quien ya no está, y a la vez colocarse en una suerte de víctima del supuesto amedrentamiento”.

El día de la muerte de López, por WhatsApp Cerrudo le pidió a Sepúlveda bolsas de cal y cemento. Y que vaya a casa de la casa de la abuela a las 17.30: “Es el último trabajo que tenemos que hacer y ya está”. Sepúlveda responde: “Oka dalee”. #

“Esto nos pasa por jugar con fuego”

Aunque fue el primer crimen, primero se denunció la desaparición de Héctor López, el 11 de diciembre. Faltaba de su casa desde el día anterior a las 22.30. Su pareja declaró que esa noche mientras preparaba la cena, López le dijo que iba en el Vento a buscar un lavarropas a lo de “Maxi” Cerrudo. No supo más.

Ese mismo 11 de diciembre fue entrevistada la “madre de crianza”. Reveló que su hijo aparecía con plata o con cosas caras. Para ella “andaba metido en la droga”.

Nicolás Cerrudo declaró para vender una versión distinta: López y federico Lomeña eran amigos íntimos y tenían una deuda con Humberto Marcelo “El Mendocino” Campos Sosa, que traía la droga del norte. Eran ellos los que habían perdido 4 kilos en panes de marihuana. Habían juntado la plata para escapar a Buenos Aires ya que era inminente que “Marcelo” llegara a la ciudad del Golfo. Lo describió como de entre unos 50 y 60 años, canoso, morocho, siempre de chomba, 1,70. La droga la enterraban en el terreno de la casa de Lomeña. Como no tenía antecedentes, se movía tranquilo en un Fiat Palio Negro.

Pero el 12 de diciembre, en el Parque Ecológico familiares de López encontraron ropa, una lona con sangre; bolsas vacía de cal y cemento, frazadas, guantes, un cuchillo carnicero, una manguera azul, un Iphone con dos tiros en la pantalla y la alfombra del Vento. El caso ya no era una fuga de dos sino un ajuste de cuentas.

A horas de su declaración, Cerrudo se ahorcó. Dejó una carta de despedida de su familia. Pedía perdón y explicaba: “Esto nos pasa por jugar con fuego”. El plural indicaba que estaba involucrado en las muertes.

Héctor López, coordinador de Inspecciones Generales en la Municipalidad de Trelew, hizo un llamado en el cumplimiento de los protocolos para que los comercios puedan seguir funcionando, ya que “el comerciante necesita trabajar”.

Héctor López, es el encargado de verificar que se cumplan con las medidas en las habilitaciones, clausuras, zoonosis, grupos religiosos y control de iglesias; así como de transportistas, entre otras áreas. Su actividad tiene como compromiso que se inspeccionen y cumplan con los protocolos adecuados, y más aún en este escenario de pandemia que aún no ha terminado.

Para Cholila Online realizó una entrevista especial hablando sobre las inspeccionados y demás actividades que se realizan en su coordinación.

¿Cómo se recrudecen los controles?

Nosotros desde el Área, y desde que comenzó la pandemia no hemos parado de hacer los controles correspondientes, sobre el funcionamiento de distintos tipos de comercio.

A los que se han relajado, les hemos hecho unos controles más estrictos.

Si nos cuidamos todos podemos sostener esta cuestión del horario, y que la mayor cantidad de rubros continúen abiertos en la ciudad de Trelew.

¿Qué pasó con el último DNU para la Provincia del Chubut y qué pasó con Trelew?

Trelew a diferencia de las otras ciudades hemos podido no tener casos puntuales en la ciudad, y los pocos casos que hay… han quedado aislados automáticamente, gracias a eso no hemos tenido el contacto general en la ciudad. Eso nos pone en una situación de privilegio, de alguna manera, con respecto a las otras ciudades. Al no tener mayor cantidad de contagios podemos continuar como veníamos.

Hay que priorizar el trabajo, y que el comercio continúen con sus puertas abiertas la mayor cantidad de horas posibles. Entiendo que han tenido mucho tiempo cerrados, y han tenido un prejuicio económico muy grande.

A la hora de pagar sueldos y servicios, nosotros en la ciudad de Trelew, el Intendente entendió que tenemos que priorizar esto más allá de los cuidados, y que extrememos las medidas de control y prevención para asegurarnos que todo lo que podamos hacer para evitar los contagios lo hagamos, pero dentro de ese contexto poder hacer todo lo necesario para que el comercio siga con sus puertas abiertas.

En caso de que nos pase lo que a otras ciudades tendríamos que retroceder. Mientras tanto, entendemos que hay que priorizar el trabajo. El comerciante necesita trabajar.

¿En las inspecciones generales qué áreas son las que tocan?

Tenemos varias áreas fundamentales que tienen que ver con habilitaciones comerciales, veterinaria, y zoonosis.

Tenemos en funciones alrededor de 20 inspectores que están recorriendo la ciudad y van a lugares puntuales.

Entrevista completa

#AHORA #TRELEWControles Generales en TwCharlamos con Héctor López, Coordinador de Inspecciones Generales. Habilitaciones,clausuras, Zoonosis, grupos religiosos y control de iglesias. Transportistas y Camiones protocolos activos. #CholilaOnline#CholilaOnlineStreaming

Publicado por Cholila Online Streaming en Miércoles, 2 de septiembre de 2020

Los cuatro detenidos serán imputados de homicidio agravado de Héctor «Pato» López y Federico Lomeña. La audiencia se realizará mañana. A las 17 horas brindarán una conferencia de prensa el Procurador General Jorge Miquelarena junto al Ministro de Seguridad de Chubut Federico Massoni.

El cuerpo de Federico Lomeña (27) fue encontrado en Playa Paraná la mañana del martes. Se suma al hallazgo de Héctor López (25) en la zona de El Doradillo el lunes al mediodía. Ambas muertes estarían vinculadas y por el caso hay cuatro detenidos, entre ellos un menor de edad.

Los detenidos son A.S., G.C., G.E., y B.B. (16). Los fiscales Silvana Salazar y Jorge Bugueño formularán la imputación de «doble homicidio agravado» en la denominada audiencia de «apertura de investigación y control de detención» que se realizará mañana en Tribunales ante la jueza Stella Eizmendi.

Las detenciones se realizaron la madrugada del martes en procedimiento que incluyeron tres allanamientos donde se secuestraron elementos útiles a la investigación. Fueron realizados en domicilios ubicados sobre las calles Independencia al 400, Albarración al 800 y Beltrán al 2400.

El caso, según indicaron los fiscales, está vinculado a la comercialización de estupefacientes y en tal sentido enviaron parte de la causa al fuero federal.

El hallazgo del cuerpo de Lomeña, así como el de López, fue realizado a raíz del relato de testigos de identidad reservada que aportaron elementos a la causa.

La mañana del martes se conocieron los resultados parciales de la autopsia realizada por el Cuerpo Médico Forense que determinó que López presentaba un traumatismo de cráneo y la mutilación de sus manos. Los investigadores pidieron ampliación de resultados y se enviaron análisis a realizar en la provincia de Buenos Aires.

A las 17 horas en el edificio del Ministerio Público Fiscal las autoridades encabezadas por el Procurador General Jorge Miquelarena y el Ministro de Seguridad Federico Massoni brindarán una conferencia de prensa.

Jornada

Durante la madrugada del martes el Ministerio Público Fiscal conjuntamente con la policía del Chubut concretó diferentes allanamientos relacionados con el homicidio de Héctor López.

En las mismas, se procedió a la detención de 4 personas que serán imputadas por el delito de homicidio agravado, en el marco de la apertura de investigaciones que se concretará durante las próximas 48 horas.

Asimismo, está previsto que durante la mañana de hoy prosigan las diligencias vinculadas a la causa donde se encontró muerto y mutilado al joven.

noticiasPMY

El cadáver apareció en la zona norte de la ciudad. Estaba semienterrado en una tumba cavada y le faltaban las manos. Realizarán pericias para confirmar que se trata del joven de 25 años desaparecido desde la semana pasada, pero ya fue confirmado por los familiares que se acercaron al lugar.

El cadáver hallado en la zona norte de Puerto Madryn es el del joven Héctor López, desaparecido la semana pasada. El dato no fue confirmado oficialmente por los investigadores pero familiares que se acercaron al lugar reconocieron el cuerpo, que ahora está siendo sometido a pericias.

La causa que investiga la desaparición de «Pato» López (25) vincula el hecho con el narcotráfico, y será enviada a la Justicia Federal, a su vez que la Justicia Provincial continuará tramitando el expediente que investiga la denuncia de la desaparición.

Jornada

Desde el Ministerio Público Fiscal informaron que el cuerpo fue hallado por el funcionario de fiscalía Ismael Cerda, el oficial Martín Díaz Baldi y el sargento Oviedo de la División de la Investigaciones, quienes se encontraban en la zona junto a perros que realizan búsquedas. Los funcionarios estaban recorriendo el lugar buscando indicios cuando, en horas del mediodía, hallaron el cuerpo en cercanías de la ruta, en un lugar donde hay una laguna.

Personal a cargo de la investigación no descartan ninguna hipótesis. Se realizará la autopsia en la morgue judicial, que buscará determinar la fecha y mecanismo de muerte, así como las pericias de ADN.

EL CASO

López fue visto por última vez el pasado lunes 10 y su vehículo fue encontrado abandonado el martes 11 en la zona de las chacras de El Doradillo, en una zona cercana a la ruta 3. El automóvil estaba limpiado con solventes y había rastros de sangre. Al día siguiente, familiares de López encontraron prendas y elementos en cercanías de lugar. Algunas de ellas no fueron reconocidas por sus familiares como propias de Héctor López.

Durante el fin de semana se realizó un allanamiento donde se encontraron numerosos rastros de sangre lavada en un domicilio. Los rastros serán enviados para la realización de pericias de ADN para determinar a quién pertenecen. Para los investigadores, la cantidad de rastros de sangre en el domicilio, significa que ese sería el lugar de la escena de crimen cometido contra López u otra persona.

En los últimos días una importante cantidad de efectivos policiales se encuentran abocados la investigación de la causa, que dirige la fiscal Silvana Salazar junto al funcionario Ismael Cerda. En el marco de la causa se secuestraron teléfonos celulares y elementos que serán peritados.

BUSCAN QUE TAMBIÉN INTERVENGA LA JUSTICIA FEDERAL

La línea investigativa más fuerte del expediente indica que la desaparición de López se encuentra vinculada al comercio de estupefacientes. En tal sentido, si bien la causa tramita en la Justicia Provincial una parte del expediente fue enviado al fuero federal por las posibles vinculaciones del caso con el narcotráfico.

En la causa también declaró como testigo Nicolás Cerrudo (20), quien al día siguiente apareció ahorcado en el domicilio donde vivía junto a su familia. Según relatos de testigos y otros indicios colectados, el día domingo sucedió un hecho grave. En esa fecha, Lopéz aún no había sido denunciado como desaparecido.

Asimismo, una persona cercana a López también es buscado por la Policía ya que se desconoce su paradero. Se trata de Federico Lomeña, quien era amigo de López y de Cerrudo. En el marco de las hipótesis que manejan los investigadores, no descartan que la sangre hallada en el domicilio pueda pertenecer a Lomeña.

Fuente: Radio 3 Cadena Patagonia

Las manchas estaban en una casa que pudo ser escena de un crimen. Buscan a otra persona, amiga de López y del joven que se ahorcó.

Un joven de 25 años desaparecido, otra persona que es buscada, un testigo clave que apareció ahorcado en un confuso y –al parecer- violento episodio y un allanamiento domiciliario en donde se encontraron rastros de sangre, que puede ser de algunos de aquellos tres, es el combo que expuso este fin de semana el caso de la búsqueda de paradero de Héctor López y que estaría vinculada a una red narco en Puerto Madryn.

Es que la causa que investiga la desaparición de López (25) y que tendría vinculación con el comercio de estupefacientes y conexiones con el narcotráfico será enviada a la Justicia Federal, a su vez que la Justicia Provincial continuará tramitando el expediente que investiga la denuncia de la desaparición.

Allanamiento

La madrugada del sábado se realizó un allanamiento que arrojó un saldo positivo en cuanto al hallazgo de rastros hemáticos. En un domicilio, en base a nuevos testimonios, se pudo detectar numerosos rastros de sangre lavada.

La medida procesal se realizó durante casi nueve horas y se descubrieron numerosas manchas hemáticas que habían sido limpiadas.

La pericia se realizó con un reactivo químico conocido como Luminol, que se utiliza para detectar trazas de sangre en las posibles escenas del crimen.

Los rastros serán enviados para la realización de pericias de ADN para determinar de si pertenecen a López, o se trata de otra persona. Según los investigadores, en base a la cantidad de rastros de sangre que había en el domicilio es que ese sería el lugar de una escena del crimen cometido contra López o contra otra persona, informó una gacetilla de la Fiscalía.

El caso

López fue visto por última vez el pasado lunes 10 y su vehículo fue encontrado abandonado el martes 11 en la zona de las chacras de El Doradillo, en una zona cercana a la ruta nacional Nº 3.

El automóvil estaba limpiado con solventes y había rastros de sangre. Al día siguiente, familiares de López encontraron prendas y elementos en cercanías de lugar. Algunas de ellas no fueron reconocidas por sus familiares como propias de Héctor, el joven que aún no fue hallado.

La línea investigativa más fuerte del expediente indica que la desaparición de López se encuentra vinculada al comercio de estupefacientes.

En la causa también declaró como testigo Nicolás Cerrudo (20), quien al día siguiente apareció ahorcado en el domicilio donde vivía junto a su familia. Según relatos de testigos y otros indicios colectados, el día domingo sucedió un hecho grave.
En esa fecha, López aún no había sido denunciado como desaparecido.

Una persona cercana a López también es buscado por la Policía ya que se desconoce su paradero. Se trata de Federico Lomeña, quien era amigo de López y de Cerrudo. En el marco de las hipótesis que manejan los investigadores, no descartan que la sangre hallada en el domicilio pueda pertenecer a Lomeña.

Búsqueda con perros “K9”

Los “Perros K9” de Buenos Aires y de Punta Alta realizaron rastrillajes en busca de cadáveres en la zona donde se encontró el vehículo. Los resultados fueron negativos. Los “K9” hacen referencia a perros usados como unidades de búsqueda de personas, explosivos o drogas.

ADN y celulares

La causa está a cargo de la fiscal Silvana Salazar y el funcionario Ismael Cerda junto con personal policial, tanto de las comisarías como de la División de Investigaciones y de Criminalística, quienes se encuentran abocados a la investigación.

En el marco del expediente ya declararon varios testigos y se encuentran en trámite diversas pericias. En el día de ayer, numerosos rastros y elementos fueron enviados para ser peritados sobre las trazas genéticas de ADN.

También se encuentra trabajando peritos del Equipo Técnico Multidisciplinario de la Procuración General para el análisis de los teléfonos celulares secuestrados.

Es importante destacar, que, a poco de iniciarse la investigación de este caso, la cúpula de la divisiòn Drogas Peligrosas y Leyes Especiales de la ciudad del Golfo fue relevada de su cargo. El traslado no se debió a esta causa, se aseguró desde la Policía.

Jornada

López fue visto por última vez el lunes a las 21 cuando salió de su casa, supuestamente a buscar un lavarropas. Horas antes había ingresado al hospital con heridas de arma blanca aunque no formalizó ninguna denuncia.

Los rastrillajes en la zona de Barrio El Doradillo, con canes de policía e incluso con colaboración desde Neuquén, hasta el momento no obtuvo resultados.

Están focalizados en la zona cercana a donde se halló el auto de López, el martes por la mañana, y en donde también familiares del otro desaparecido, Gastón León, encontraron pertenencias del primero en la mañana del miércoles.

Por otra parte el fiscal Daniel Báez, en declaraciones radiales en Trelew y no con los medios de Puerto Madryn, advirtió que hay sospechas sobre el supuesto suicidio de Nicolás Cerrudo, de 21 años. Este joven apareció colgado en la mañana del miércoles en un domicilio que había sido allanado por la desaparición de López.

Las dudas del fiscal son por el resultado de la autopsia sobre Cerrudo, quién presentó lesiones en los testículos, compatibles con torturas.

Por otra parte se harán pericias caligráficas a la carta, atribuida a Cerrudo, y que fue encontrada en el domicilio donde supuestamente se colgó.

Quieren determinar si fue escrita por él o no.

En tanto fuentes cercanas a la investigación advirtieron a LA 17 que las pericias realizadas al VW Bora de López, y encontrado Barrio El Doradillo el martes por la mañana, se complicaron ya que había sido limpiado con nafta o alguna sustancia solvente.

Consideraron que el trabajo es de profesionales que sabían como borrar rastros y huellas.

Fuente: LU17

Un joven de 25 años es intensamente buscado por la policía de Puerto Madryn desde el lunes cuando los familiares radicaron la denuncia, tras lo cual se encontró, en las afueras de esa ciudad, el vehículo Volkswagen Vento de color gris en el que se desplazaba, aunque nada se sabe del desaparecido.

Se trata de Héctor López, de 25 años, cuyo celular y otros efectos personales también fueron encontrados, con posterioridad, en cercanías del vehículo.

El fiscal en jefe de Puerto Madryn, Daniel Báez, no tiene ninguna duda que la desaparición tiene que ver con una red de narcotráfico porque así lo acreditaron algunos testimonios, entre ellos el de Nicolás Cerrudo, de 21 años, quien luego de declarar apareció ahorcado con una correa para sujetar perros.

Si bien todo indica que se trató de un suicidio, tanto la policía como los fiscales se detuvieron en un dato que aportó la autopsia sobre lesiones en los testículos que pueden ser compatibles con una presión ejercida para torturar a la víctima y hacerla padecer de dolor.

“Tenemos muchas dudas sobre esa lesión” reconoció el fiscal Báez, quien no descarta que a Cerrudo lo hayan matado haciéndolo aparecer como un suicidio, a pesar de una carta que dejó cuyo texto será sometido a pericias para determinar si fue escrito por él.

Cerrudo y López eran del mismo grupo de pertenencia y se dedicaban a la compra y venta de ropa, por lo que hacían permanentes viajes al gran Buenos Aires en busca de mercadería, lo cual también es un dato que suma para la pista del posible tráfico de drogas, añadieron voceros de la pesquisa.

Los investigadores tienen dos hipótesis: que López fue secuestrado en el marco de un ajuste de cuentas vinculado al narcotráfico o que se ausentó de manera voluntaria para escapar de alguna circunstancia peligrosa.

El fiscal Báez reclamó que intervengan la justicia federal porque se está ante un caso de narcotráfico que es de otra competencia, pero no solo eso, también pidió públicamente que actúen fuerzas nacionales que tienen personal especializado y tecnología para este tipo de investigación que los excede.

Ocurre que este es el segundo caso en pocos meses en que se produce una desaparición, explicó Báez quien recordó que desde mayo pasado, nada se sabe de Gastón “pitranca” León, de 31 años, quien pareciera haberse esfumado en similares circunstancias.

Si bien no está acreditado que León haya estado vinculado con López, sí se sabe que ambos fueron investigados como presuntos integrantes de una red de distribución y venta de estupefacientes al menudeo.

Radio Chubut