Tag

hantavirus

Browsing

Además, el titular de la cartera sanitaria de la Provincia negó la existencia de casos sospechosos en el territorio chubutense. “El caso es oriundo de Neuquén y, como siempre, nos pusimos a disposición de las autoridades de esa provincia”, indicó.

El ministro de Salud de la Provincia, Fabián Puratich, desmintió este martes la existencia de un caso positivo de hantavirus en Chubut e informó que se trata de un caso oriundo de la provincia de Neuquén. “Hay que aclarar que no hay ningún caso positivo de hantavirus en nuestra provincia ni tampoco ningún caso sospechoso. Lo que hay es un caso de la provincia de Neuquén, en las cercanías de San Martín de los Andes”, afirmó.

“Se trata de una trabajadora del área rural comprendida en una localidad cercana a San Martín de los Andes, y eventualmente pasando un período de tiempo en Chubut, hace más de 40 días. La mujer se dedica a cosechar frutos silvestres y a la elaboración de dulces en esa zona, y es en esa localidad donde se produjo tanto el contagio, como la aparición de los síntomas. Ayer se confirmó el caso y se encuentra internada en el área de Terapia Intensiva de Hospital Castro Rendón de la ciudad de Neuquén”, explicó Puratich.

Asimismo, el titular de la cartera sanitaria sostuvo que “estamos en permanente contacto con la Ministra de Salud de Neuquén. Es el primer caso que se ha detectado en la Patagonia y, como siempre, nos pusimos a disposición. Ya le habíamos acercado el protocolo de acción y prevención de hantavirus que tenemos en Chubut”, y remarcó que “la Ministra de Salud de Neuquén me comunicó que tienen a 22 personas en aislamiento respiratorio selectivo y que fueron los contactos cercanos que tuvo esta persona durante las 48 horas previas a la aparición de los síntomas, tal como lo como lo dicta el protocolo”.

Finalmente Puratich recordó que “como nos sucedió a nosotros en el 2018 y 2019, en la zona de donde es la señora afectada, tampoco en este caso hay floración de la caña de colihue, seguimos remarcando que con que haya un ratón que porte el virus, es suficiente”.

El gobierno neuquino confirmó el primer caso de hantavirus en esa provincia patagónica, un paciente en «estado reservado», y aseguró que los protocolos de actuación correspondientes se activaron desde el momento de la sospecha.

«El viernes 31 de enero, en horas del mediodía, se atendió a una persona en el hospital regional Ramón Carrillo de la localidad de San Martín de los Andes, cuyos síntomas indicaban que podría tratarse de un caso probable de hantavirus», explicó a través de un comunicado difundido esta mañana.

Señaló que «según el accionar derivado del protocolo provincial, la persona fue trasladada de inmediato en un vuelo sanitario a la capital neuquina, donde actualmente se encuentra internada en el hospital Castro Rendón».

Asimismo, precisó que se trata de una mujer que reside en un área rural, en cercanías al lago Meliquina, «donde se presume que se produjo la exposición ambiental con el hábitat de los roedores así como también en una estancia de la comarca andina en la provincia de Chubut en los días del 23 al 27 de diciembre del año pasado».

En la tarde de ayer se recibió la confirmación de infección por hantavirus desde el Laboratorio de Referencia Nacional de Hantavirosis de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS)-Malbrán.

«Es importante señalar que la persona está en una unidad de terapia intensiva, con asistencia respiratoria y su estado es reservado», detalló el comunicado.

Hasta el momento, solo hubo cuatro casos sospechosos de hantavirus en la provincia y todos fueron adecuadamente estudiados y descartados, mientras que con este caso particular, se activaron rápidamente los protocolos de actuación vigente entre los distintos agentes de salud, en articulación con autoridades municipales y provinciales.

Por otra parte, todas las personas que tuvieron contacto estrecho con el caso fueron, desde el momento de la sospecha, aisladas en sus propias viviendas hasta la espera del resultado confirmatorio y de que se cumplan los 45 días de aislamiento.

Además, el texto manifestó que se están coordinando múltiples acciones con las distintas áreas de la Municipalidad de San Martín de los Andes «para asegurar el abastecimiento de alimentos, artículos de limpieza, gestiones ante los prestadores de servicios públicos, entre otros, como así también un seguimiento efectivo con el Ministerio Público Fiscal y la Policía para el cumplimiento de los aislamientos domiciliarios indicados», informó Diario Jornada.

El ministro de Salud, Fabián Puratich, presentó en la reunión del Consejo Federal de Salud, que encabezó el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, el Programa Provincial que se utiliza en Chubut en la lucha contra el hantavirus. En el Salón Ramón Carrillo de Salud de la Nación había ministros de todo el país, que abordaron problemáticas sanitarias generales y de cada una de las regiones.

Distribución

Puratich señaló que “se abordó la distribución de las vacunas que se lograron rescatar de la Aduana, que comenzarán a ser distribuidas en la primera quincena del mes próximo a todas las provincias”.

Explicó que el “stock de vacunas existentes ya se habían distribuido para el primer trimestre de año, y ahora se agregarán estas otras vacunas que lograron ser liberadas de la Aduana”.

El ministro mencionó mediante el comunicado de prensa además que se abordaron las problemáticas referidas al dengue y hantavirus y explicó que en ese marco “entregamos a Carla Vizzotti, que es la Secretaria de Acceso a la Salud, el programa provincial que tenemos en Chubut de lucha contra el hantavirus”.

“La idea es que nosotros ponemos ese material a disposición de la cartera de Salud de Nación para que por su intermedio puedan disponer del mismo todas aquellas provincias que lo requieran”, detalló Puratich. Resta aguardar si alguna jurisdicción debe llegar a utilizar el protocolo.

Frente a la información publicada en diversos de medios de circulación nacional, los ministerios de la Provincia aclararon que no hay ningún inconveniente sanitario en el Corredor de los Andes, que se prepara para un gran verano.

Los Ministerios de Turismo y Areas Protegidas y de Salud de la Provincia aclararon que no hay ningún inconveniente sanitario en la Cordillera, cuyos destinos se preparan para una gran temporada de verano, con más del 50 por ciento de reservas para diciembre y enero. “Los medios nacionales que toman una región de 7.000 kilómetros de extensión como si fuera un solo lugar. Chubut está en perfectas condiciones, la gente tiene que estar tranquila porque en Chubut no hay ningún inconveniente y nuestros prestadores están trabajando con todo para recibir a los visitantes”, señaló el ministro de Turismo, Néstor García.

“Es una confusión hablar de Patagonia genéricamente. La provincia que fue afectada es Neuquén. Hemos sufrido hace muchos años ratadas y asumimos entonces la responsabilidad, pero en estos momentos no tenemos ninguna. Siempre hacemos un monitoreo previo a la temporada turística: en agosto controlamos la población de roedores y tomamos muestras para poder evaluar el potencial poder infectivo. De acuerdo al monitoreo es muy baja la población de roedores, es lo habitual y no hay roedores infectados”, explicó Mafalda Mosello, Jefa del Departamento de Zoonosis del Ministerio de Salud que encabeza Fabián Puratich.

“Por más que podamos tener una población importante de roedores en algún lugar, como puede ocurrir en Neuquén, no constituyen un problema de salud. Junto al Ministerio de Turismo y a Parques Nacionales habilitamos los lugares de acampe con las recomendaciones habituales para quienes acampan al aire libre”, agregó la especialista.

Los funcionarios brindaron una conferencia de prensa en la cartera turística, ante una serie de informaciones erróneas publicadas en diarios, sitios webs y canales de televisión de Buenos Aires. “Los medios nacionales no miden las consecuencias de lo que publican, tienen que ser un poco más serios porque hay mucha gente que el año pasado sufrió en demasía por esta situación. Hoy en la provincia no tenemos ningún inconveniente detectado y estamos en víspera de una buena temporada en la Cordillera. Tenemos atractivos de sobra y de calidad: Chubut está preparada para recibir una temporada de primer nivel”, manifestó el Ministro de Turismo.

“El año pasado tuvimos una contingencia que fue abordada con la mayor seriedad por el Gobierno de la provincia, que asumió la responsabilidad de la mejor manera a través de los Ministerios de Salud y de Turismo. Nuestros prestadores han hecho inversiones a lo largo del año, y ante informaciones erróneas se sienten perjudicados. Pero no hay ningún acontecimiento que nos haga pensar que pueda haber inconvenientes, tenemos reservas superiores al 50 por ciento en diciembre y enero en el Corredor de los Andes, por eso es importante llevar tranquilidad a los visitantes y futuros turistas, y exigirle seriedad a los medios de circulación nacional”, finalizó García.-

 

Provincia adquirió tres de ellas, que reforzarán la estructura del sistema sanitario provincial este año, ante otro posible brote de la enfermedad que mantuvo en vilo a principios de este año a toda la provincia.

El gobierno de Chubut adquirió tres camillas de bioseguridad, que reforzarán la estructura del sistema sanitario provincial para abordar la problemática del hantavirus transmitido por el ratón colilargo.

Las camillas, de origen checoslovaco, “se utilizan para el traslado de pacientes infectocontagiosos”, dijo el ministro de Salud provincial, Fabián Puratich. Detalló que «se compraron hace unos cinco meses, son tres camillas de presión negativa. Se dejó una en el área programática Esquel, otra en el hospital zonal de El Maitén y la otra está en la base aeronaval de donde parte el avión sanitario por si hay derivaciones aéreas”.

“Las camillas tienen presión negativa por lo cual entra oxígeno pero no sale; se filtra y están cubiertos para que no se contagie el que hace el traslado”, explicó Puratich.

Respecto a las camilla, Jorge Elías -director asociado del Area Programática Esquel- señaló que “estas camillas trabajan al vacío brindando la mayor bioseguridad al paciente trasladado y al personal que realiza el traslado entre una institución hospitalaria y otra de mayor complejidad”.

Explicó que las camillas tienen un sistema de vías de cánulas, sistema de oxigenación “todo súper controlado, muy técnico”, agregó Elías.

El director del área programática Esquel indicó que en El Maitén se realizó una capacitación desde la Dirección de Emergencias Sanitarias, a cargo de Claudio Massa, para el manejo de las camillas de la que participaron unas 60 personas de toda la región, entre enfermeros, médicos, trabajadores en terreno y choferes.

“Esto mejora lo que es el manejo del paciente en el tema hantavirus, brinda mayor protección y bioseguridad a todo los recursos humanos y nos obligó a formalizar un protocolo respecto al traslado el cual involucra el manejo preciso de esta camilla”, concluyó Elías, notificó ADNSur.

El Ministerio de Salud del Chubut, que conduce Fabián Puratich, realizó recientemente en la localidad de El Maitén una capacitación en el manejo de las modernas camillas de bioseguridad que fueron adquiridas por el Gobierno Provincial para reforzar la estructura con que cuenta el sistema sanitario para abordar la problemática del Hantavirus, luego de la inédita contingencia epidemiológica, relacionada con el brote de la enfermedad en la localidad de Epuyén, a la que se hizo frente y se controló este verano.

La jornada contó con un módulo teórico y otro práctico, y congregó a personal sanitario del Hospital Zonal de Esquel, el Hospital Subzonal de El Maitén y los Hospitales Rurales de Trevelin, El Hoyo, Lago Puelo y Epuyén.

Traslados seguros de pacientes

Consultado al respecto, el director provincial de Emergencias Médicas y Derivaciones Sanitarias, Claudio Mazza, recordó que “son tres las camillas que fueron adquiridas por el Gobierno Provincial para el traslado seguro de pacientes con enfermedades infectocontagiosas”, e indicó que “la jornada de capacitación dictada en El Maitén vino a complementar las medidas de bioseguridad que se vienen implementando en Chubut y que permitieron abordar la contingencia epidemiológica que vivimos el verano pasado, a raíz del brote de hantavirus que se produjo en la localidad de Epuyén”.

En tal sentido, Mazza destacó “la decisión del ministro de Salud, Fabián Puratich, y el gobernador Mariano Arcioni de adquirir estas herramientas y capacitar al equipo de salud en su utilización, a fin de asegurar mayor seguridad en los traslados de pacientes, evitando posibles contagios en el personal sanitario”.

Presión negativa

Asimismo, Mazza explicó que “las camillas son de origen checoslovaco y la empresa importadora nos dijo que es la primera venta que realizan en Argentina. Por lo general, son utilizadas en el plano bélico, para la guerra bacteriológica, y después de lo que pasó con el ébola en África comenzaron a ser utilizadas en el plano civil, para el traslado de pacientes”.

“Dentro de estas camillas el paciente va totalmente aislado y con presión negativa, eso quiere decir que nada de adentro de esa cápsula sale hacia fuera, ya que el aire pasa por un filtro que retiene el 99,5% de las emisiones, asegurándose de que los virus no puedan contaminar el ambiente”, detalló.

Otra particularidad de estas camillas es que también pueden filtran el aire que entra al interior de las mismas, mediante un sistema de presión positiva, lo cual permite que la persona trasladada no reciba ningún tipo de contaminación externa.

Disponibilidad

En la actualidad, dos de las camillas de bioseguridad que adquirió el Gobierno Provincial se encuentran ubicadas en el Área Programática de Salud Esquel, para hacer traslados de casos sospechosos de hantavirus en la zona; mientras que la tercera está en la Base Aeronaval “Almirante Zar” de Trelew, en caso de que se requiera trasladar un caso sospechoso con el avión sanitario provincial.

Se realizaron, durante Septiembre y Octubre, talleres de prevención en diversas localidades de la región cordillerana.

El Ministerio de Salud presentó, el pasado miércoles, el protocolo de acción para el abordaje del Hantavirus. Jorge Elías, director del Área Programática Esquel, recordó además las instancias de prevención que deben adoptar los vecinos y eventuales turistas.

“Lo fundamental en prevención de Hantavirus es evitar el contacto con el virus en el medio ambiente. Hay que evitar conductas de riesgo: si se va a limpiar un lugar cerrado en el medio rural que sabemos hay actividad de roedores es necesario hacer previamente la apertura de ventanas y puertas por dos horas, rociar con agua con lavandina y usar barbijos”, manifestó.

“Si se hace un campamento o senderismo en el medio agreste hay que utilizar los caminos habilitados. Los pescadores deben evitar introducirse en lugares boscosos y cerrados que puedan tener actividad de roedores”, indicó.

El titular del Área Programática también fue preciso al sostener que “durante estos meses no sólo desarrollamos este protocolo, sino que en Septiembre realizamos catorce intervenciones con los equipos técnicos en Lago Puelo, Cholila, Epuyén, El Hoyo, Maitén, Esquel, Trevelin y Corcovado concretando talleres de prevención y difusión en el que participaron actores relacionados al turismo, guias de pesca y recolectores de hongos para que sean multiplicadores de la información”.

Para finalizar sostuvo que durante el mes de Octubre “realizamos doce intervenciones muy similares en torno a esta campaña de prevención. En los Hospitales Rurales los trabajadores en terreno, durante sus visitas habituales domiciliarias, llevan adelante la campaña para evitar las actividades de riesgo antes mencionadas”.

Será en el marco de un encuentro intersectorial que tendrá lugar el miércoles 30 de octubre en Esquel. Fruto de la contingencia epidemiológica que se vivió el verano pasado, a raíz del brote de esta enfermedad que se produjo en la localidad de Epuyén, “hemos podido cambiar los paradigmas de atención, tratamiento y derivación, y hoy por hoy disponemos de las enseñanzas que nos dejó lo ocurrido”, destacó el ministro de Salud provincial, Fabián Puratich.

El Ministerio de Salud del Chubut realizará el próximo miércoles 30 de octubre en la localidad de Esquel una reunión intersectorial en el marco de la cual se presentarán los protocolos de acción que se han venido trabajando en los últimos meses con los equipos de los diferentes Hospitales del Área Programática de Salud Esquel, a fin de revisar la unificación de la normativa de abordaje a implementarse frente a posibles casos de Hantavirus en la zona cordillerana.

Así lo adelantó el titular de la cartera sanitaria provincial, Fabián Puratich, quien además confirmó que encabezará el encuentro.

Protocolos

Consultado al respecto, Puratich señaló que “durante estos meses se ha estado trabajando intensamente en el desarrollo y la ejecución de distintas estrategias de acción frente a casos futuros de hantavirus, como ser, por ejemplo, los protocolos de derivación de pacientes con síntomas de contagio, los protocolos de tratamiento que fueron adoptados a partir del evento extraordinario sufrido en la comarca andina durante el verano pasado y el protocolo de aislamiento respiratorio selectivo”.

El protocolo de aislamiento respiratorio selectivo fue diseñado por el Ministerio de Salud junto a otros organismos del Gobierno Provincial: el Ministerio de Coordinación de Gabinete, el Ministerio de Gobierno, el Ministerio de la Familia y Promoción Social, y el Ministerio de Educación; y Municipios de localidades cordilleranas.

Promoción y prevención

Asimismo, el Ministro de Salud resaltó que “la presencia del hantavirus está íntimamente ligada al contacto ambiental de las personas con las excretas de ratón, y en virtud de esto es que ya circula en los hospitales, municipios y áreas de turismo folletería con indicaciones precisas referidas a las medidas de prevención requeridas para evitar el contagio”.

“Las tareas de prevención y promoción relacionadas con el hantavirus comenzaron a implementarse a partir del 1° de septiembre pasado con una fuerte campaña de difusión”, recordó también Puratich, quien además señaló que “el Ministerio de Salud ha estado trabajando en la posibilidad de seguir aplicando de manera continuada el protocolo de utilización de ribavirina, que originalmente había sido autorizado únicamente para el contexto del brote ocurrido durante el verano pasado”.

Del mismo modo, “desde el Ministerio se avanzó también en la producción de suero hiperinmune, para el tratamiento de pacientes que pudieran ser aquejados por esta enfermedad”, añadió.

Zona endémica

Por otro lado, Puratich explicó que “la región cordillerana es una zona endémica en la que habitualmente suelen producirse cuatro o cinco casos al año de contagio de hantavirus”, precisando que “quienes presentan mayor riesgo de exposición son los turistas que acampan en el área y los trabajadores abocados a la recolección de hongos, por lo que el Ministerio de Salud ha profundizado la campaña de difusión de las medidas de prevención y protección, haciendo un especial hincapié en estos dos grupos de riesgo”.

Experiencias y enseñanzas

Finalmente, el Ministro de Salud consideró que “fruto del triste evento del verano pasado, que nos marcó a todos, pero especialmente a la comunidad de Epuyén, hemos podido cambiar los paradigmas de atención, tratamiento y derivación, y hoy por hoy disponemos de las enseñanzas que nos dejó lo ocurrido”.

“Las experiencias vividas se tradujeron en enseñanzas que nos permitirán enfrentar con mayor solvencia los posibles casos de hantavirus que pudieran ser detectados a futuro en la zona cordillerana”, concluyó.

Es fundamental destacar que la principal estrategia es la prevención de la exposición de las personas al ambiente de roedores, puesto que si no hay casos de hantavirus de exposición ambiental, no hay riesgo de hantavirus de transmisión interhumana.

«Nos estamos acercando a la fecha donde puede haber casos y en el hospital aún no hay un protocolo formal de cómo se debe atender a un paciente febril, más allá del uso de barbijo que fue como una práctica que surgió como investigación de los vecinos pero no está instalado como una obligación», expresaron con preocupación pobladores de la cordillera chubutense.

Vecinos de la localidad chubutense de Epuyén continúan preocupados y exigen medidas acción, prevención y respuestas tras el brote de hantavirus registrado en la zona el año pasado y principios de 2019, que causó la muerte de 11 personas, otras 34 infectadas y cientos de pobladores aislados para evitar el contagio.

«Nos estamos acercando a la fecha donde puede haber casos de hantavirus y en el hospital aún no hay un protocolo formal de cómo se debe atender a un paciente febril, más allá del uso de barbijo que fue como una práctica que surgió como investigación de los vecinos pero no está instalado como una obligación», dijo a Télam Patricia Dambielle, docente, pobladora de Epuyén.

«Queremos que Salud se haga responsable de lo que pasó y de cómo van a seguir para adelante», resaltó la docente.

«El dolor es inmenso. Algunos estamos aquí en esta Mesa organizándonos ante la indiferencia del gobierno provincial», dijo a Télam la docente Fabiola Salerno Schmuck, quien se contagió hantavirus por contacto interpersonal y tras 40 días en terapia intensiva lo superó.

«Muchos vecinos tratan de recuperarse de sus pérdidas, sus familiares y amigos fallecidos y otros, todos en realidad, están afectados por las cuestiones económicas de un pueblo que mueve gran parte de su economía del turismo», dijo Schmuck.

«Gracias a Dios, nadie de mi familia adquirió el virus. Mi hija de 8 años que vive conmigo, no lo adquirió», dijo la docente, que desarrolló un proyecto para que se instale la mesa interinstitucional que funcione con participación de todas las fuerzas vivas del municipio para poder conformar los protocolos de actuación para cada institución y lograr que esos protocolos puedan ser llevados adelante a través de la bajada de recursos.

«Al día de hoy la situación del sistema de salud está peor que hace un año y el ministerio de Salud no ha establecido protocolos de acción y prevención por el contagio interpersonal», consideró Facundo Quiroga, quien era compañero de Loreley Valle, una de las mujeres fallecidas.

«Lamentablemente el sistema nos falló, por negligencia, por falta de insumos, porque nos mintieron, por la temporada turística, por lo que sea», enfatizó Quiroga.

El hombre contó que «Lore el 5 de octubre hubiera cumplido 31 años. Se contagió el virus cuando acompañó a su padre en la terapia intensiva del Hospital Zonal de Esquel».

«La verdad es que no es fácil seguir; particularmente en mi familia se lo vive como un vacío, una ausencia muy grande», manifestó Mailén Valle, quien estuvo 40 días en aislamiento, perdió a su padre y a dos hermanas en menos de un mes.

Hace unas semanas se pusieron placas en memoria de las víctimas y árboles frutales para recordarlos.

«Cuesta seguir, van acercándose las fechas y el temor de revivir todo lo que pasó está presente», concluyó la pobladora.

Por su parte la doctora Teresa Strella, de la Dirección PPP y Epidemiología del Ministerio de Salud de la Provincia del Chubut, dijo a Télam que desde fines de agosto se encuentran en proceso de organización los circuitos de admisión, abordaje y derivación de los casos potenciales de hantavirus, con reuniones coordinadas con los hospitales de la Comarca.

«También se avanzó en conversaciones con el nivel nacional para la concreción de la instalación del diagnóstico de PCR en el laboratorio del Hospital Zonal Esquel», indicó Strella.

La profesional informó que en las próximas semanas se concretará la capacitación para el uso de las camillas de aislamiento adquiridas en el contexto del brote, y la distribución de equipos de filtros para las habitaciones eventualmente destinadas a aislamiento asimismo, a a vez que se planifica una campaña comunicacional para informar a la comunidad.

«Lo importante es destacar que el trabajo fundamental para evitar la ocurrencia de nuevos brotes o de casos de hantavirus de transmisión interhumana es poner todo el esfuerzo en evitar los casos de exposición ambiental», manifestó Strella.

«Lo que se agrega este año a partir del brote es que, de no cumplir con las recomendaciones de prevención, frente a un cuadro febril posterior a alguna actividad de riesgo se debe evitar el contacto con otras personas y realizar la consulta inmediata» informó la funcionaria, informó ADNSur.

Desde el Ministerio de Salud preparan una batería de medidas tendientes a «disminuir al máximo la posibilidad de riesgo de contagio de hantavirus».

 El Ministerio de Salud del Chubut se prepara para afrontar la llegada de la temporada estival con una batería de medidas tendientes a «disminuir al máximo la posibilidad de riesgo de contagio de hantavirus», adelantó el director asociado del Área Programática Esquel, Jorge Elías.

El especialista recordó que «nunca dejamos de trabajar en el terreno, sobre todo en la población de Epuyén», sobre el noroeste chubutense, que fue epicentro el año pasado del mayor brote de hantavirus que se recuerde en esa localidad, con el saldo de 11 víctimas fatales sobre 34 casos confirmados.

Chubut se vio obligado a implementar el llamado aislamiento preventivo para quienes habían tomado contacto con personas afectadas por la enfermedad que trasmite el «ratón colilargo», una medida sanitaria jamás empleada hasta entonces que abarcó a un centenar de pobladores y que contó con el aval de la justicia, incluso para utilizar la fuerza pública y obligar a su estricto cumplimiento.

«Una vez que el brote cesó, quedó en la zona personal del área de salud mental trabajando para superar el problema porque hay mucha gente que quedó afectada, sobre todo los familiares directos de víctimas fatales», explicó Elías.

El funcionario reconoció que «el hantavirus es un fenómeno endémico en la cordillera norte de la Patagonia, siempre van a aparecer casos, pero lo importante es que se tengan las herramientas para prevenirlo, sobre todo a quienes realizan actividad en el medio agreste».

Elías informó que «se trabaja en conjunto con el Ministerio de Turismo para articular medidas de prevención y esperar que tengamos una temporada exitosa, con muchos visitantes que lleguen a la comarca, que tiene unos recursos paisajísticos maravillosos».

El último caso que se reportó de hantavirus fue el 8 de febrero pasado, aunque las medidas de emergencia se implementaron hasta entrado el mes de marzo, así lo informó ADN Sur.

El período estacional del hantavirus está ligado estrechamente a las condiciones climáticas, por lo cual, ante la llegada del período estival se «actualizan los mecanismos de respuesta en los hospitales de la comarca andina y particularmente en Esquel, que es el hospital cabecera» describió