Tag

Guaidó

Browsing

Juan José Marquez, imputado por presunto «tráfico ilícito de armas y explosivos» y tío del líder opositor, fue detenido el martes en el Aeropuerto Internacional de Caracas procedente de Lisboa.

El equipo de Juan Guaidó, proclamado presidente encargado de Venezuela por la Asamblea Nacional, lanzó un «alerta internacional» en rechazo a la detención de Juan José Marquez, imputado por presunto «tráfico ilícito de armas y explosivos» y tío del líder opositor.

Márquez fue detenido el martes en el Aeropuerto Internacional de Caracas procedente de Lisboa, acompañando a su sobrino tras una gira internacional.

Según el diputado Diosdado Cabello, número dos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Márquez fue detenido por llevar un chaleco antibalas y linternas que contendrían explosivo C4, «un material muy peligroso», en tanto la defensa asegura que es inocente y que lo detuvieron para amedrentar a Guaidó.

«Es inocente de los hechos que se le imputan, que no son otra cosa que un vil montaje, acusaciones falsas que rayan lo absurdo, dado que nadie puede creer que desde un aeropuerto de la UE permitieran entrar, subir a un avión y salir a un pasajero con explosivos», expresó Julio Borges, ministro de Relaciones Exteriores del virtual gobierno de Guaidó.

En un comunicado, Borges lanzó un «alerta internacional» para elevar de manera decisiva y sin temor las medidas y la presión contra «la tiranía encabezada por (el presidente, Nicolás) Maduro», informó Europa Press.

El secuestro de mi tío Juan José Márquez, a manos de la dictadura, pone en evidencia la crueldad a la que están expuestas más de 380 familias de los presos políticos.

Deben pagar el costo de la crueldad, porque estamos del lado de la verdad y vamos a desmontar su farsa.

El ministro de Relaciones Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, coincidió con el análisis esbozado por Borges acerca de que «no tiene sentido»

«La UE y Portugal tenemos controles férreos para detectar explosivos, esa acusación no tiene sentido», afirmó ayer Silva.

Por su parte, Borges, agregó que este caso «evidencia una vez más la naturaleza autoritaria del régimen de Maduro, violador del Estado de Derecho y de los Derechos Humanos».

«Nos encontramos secuestrados como país y, por ende, nos enfrentamos a un conglomerado criminal que usa la fuerza de las armas para tratar de mantenerse y perpetuarse en el poder a costo de lo que sea», aseveró.

Márquez estuvo detenido 24 horas sin se que conociera su paradero hasta que fue presentado ante un juez que ordenó su prisión preventiva.

Actualmente, se encuentra en las instalaciones de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), en la ciudad de Caracas, informó Télam.

El presidente se refirió al autoproclamado presidente del país caribeño, Juan Guaidó, como «líder de la oposición», ante la feroz crítica de la derecha y ultraderecha.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, defendió hoy su giro político respecto de la situación en Venezuela refiriéndose al autoproclamado presidente del país caribeño, Juan Guaidó, como «líder de la oposición», ante la feroz crítica de la derecha y ultraderecha, que lo acusaron de «amparar» al «régimen dictatorial» de Nicolás Maduro.

El debate en torno de Venezuela monopolizó la primera sesión de control al Ejecutivo de la nueva legislatura, tras el cambio hacia una posición más neutral por parte de Sánchez, y a raíz de un polémico encuentro en el aeropuerto de Madrid entre el ministro de Transporte español, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, quien tiene vetado su ingreso a territorio de la Unión Europea (UE).

Aunque hace poco más de un año Sánchez lideró el reconocimiento internacional a Guaidó como presidente interino de Venezuela, hace unas semanas rebajó su condición a líder opositor, una posición que dejó plasmada cuando evitó recibir al dirigente venezolano en Madrid en el marco de su gira europea.

El viraje político también se manifestó en las palabras de hoy del presidente, aunque el gobierno español precisó después que sigue «reconociendo y respaldando a Juan Guaidó» como presidente encargado de Venezuela, según un comunicado oficial emitido al término del intenso debate.

El conservador Partido Popular (PP), los liberales de Ciudadanos y los ultraderechistas de Vox colocaron esta cuestión y el controvertido encuentro entre Ábalos y Rodríguez en la primera línea, exigiendo a los gritos en el Parlamento la «¡dimisión!» del ministro socialista y hasta del presidente del gobierno y su vicepresidente Pablo Iglesias.

Juan Guaidó

El líder de Vox, Santiago Abascal, fue quien abrió el debate cuestionando el accionar de Ábalos y pidiendo la renuncia de Sánchez y de su vicepresidente Iglesias, a quien acusó de tener «fuertes vínculos con el chavismo».

Abascal preguntó a Sánchez si la reunión entre el ministro de Transporte y la vicepresidenta venezolana había sido una orden suya, y lo acusó de «mentir» y de una «absoluta falta de escrúpulos». «Si usted dio la orden, dimita», dijo.

Según Abascal, lo que ocurrió hace algunas semanas fue que «un ministro español evitó que una dirigente de una narcodictadura sea detenida en suelo español», refiriéndose a las sanciones que prohíben a Rodríguez pisar territorio europeo.

Sin embargo, Sánchez le respondió que Ábalos cumplió con su deber, que fue «evitar una crisis diplomática».

Esta fue la explicación oficial del gobierno español desde que trascendió la noticia del encuentro entre el ministro socialista y la vicepresidenta venezolana durante una escala de su avión en el aeropuerto internacional de Madrid.

En ese contexto, el presidente recordó unas palabras del propio Guaidó, quien dijo que «tenemos las mejores relaciones con España», para concluir diciendo que «es bastante clara la posición del líder de la oposición en Venezuela».

La cuestión de Venezuela continuó con un cruce entre Ábalos y la vocera del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, quien acusó al ministro de reunirse con una «torturadora» en Barajas, porque «el gobierno de Sánchez», aseguró, «siempre elige a sus aliados entre los delincuentes».

Tras relatar los cambios de posición del gobierno, y después de que Ábalos se refiriera a Guaidó como «presidente encargado», Álvarez de Toledo pidió una nota aclaratoria sobre el reconocimiento del líder venezolano, que llegó poco después.

Desde el Ejecutivo insisten en que no hay contradicción pese a que Sánchez decidió no recibir personalmente a Guaidó cuando visitó Madrid el pasado 25 de enero, en contraste con otros líderes europeos como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, o la canciller alemana, Angela Merkel.

El cambio en la posición de Sánchez coincide con su reelección al frente de un gobierno de coalición entre su Partido Socialista (PSOE) y la coalición de izquierda Unidas Podemos (UP), liderada por Iglesias.

También con la constatación de que los intentos de Guaidó por derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, con ayuda de Estados Unidos fueron infructuosos y que las sanciones impuestas a Venezuela no lograron el objetivo proclamado por España y la Unión Europea de que el país celebre elecciones.

De hecho, la semana pasada, Sánchez se comprometió con el presidente Alberto Fernández a coordinar los esfuerzo internacionales de los países europeos y latinoamericanos a través del Grupo de Contacto Internacional (GCI) en busca de que Venezuela acuda a las urnas para dar salida a la actual crisis.

También lo hicieron Merkel y Macron, según fuentes del gobierno argentino.

Mientras la derecha y ultraderecha española respaldan la estrategia de Guaidó, Sánchez, Merkel y Macron reconocieron a Fernández que el intento de boicot contra Maduro no ha sido efectivo y que solo el diálogo puede llevar a una solución a la crisis venezolana.

Asimismo, Sánchez respalda las gestiones de mediación que está haciendo el ex presidente socialista José Luis Rodriguez Zapatero, quien según Álvarez de Toledo, «trabaja activamente para la dictadura» de Maduro, señaló Télam.

El presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) y líder de la oposición de Venezuela, Juan Guaidó, se reunió hoy en Bogotá con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y mañana iniciará una gira en la que visitará al menos Londres, Bruselas y Davos.

Guaidó conversó con Pompeo al margen de la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, tras haberse reunido anoche con el presidente de Colombia, Iván Duque.

El diputado afirmó que en su país “hay una dictadura brutal que ha perseguido a miles” de opositores y disidentes.

“Estamos hoy luchando en Venezuela contra grupos armados, paramilitares” pero “hay un país unido por la democracia”, subrayó Guaidó en conferencia de prensa junto a Pompeo.

El secretario de Estado sostuvo que el gobierno de Maduro “destruyó vidas, familias, y agregó a su régimen de terror trabajar con organizaciones terroristas”, por lo que “ahora lidera una operación que parece la de un cartel más que otra cosa”.

“Eso no es bueno para Venezuela y para los países cercanos”, agregó Pompeo, según el diario caraqueño El Nacional y la agencia de noticias EFE.

Colombia y Estados Unidos son dos de los cerca de 60 países que desconocen el mandato actual del presidente Nicolás Maduro por considerar que surgió de elecciones irregulares y reconocen a Guaidó como mandatario interino de Venezuela nombrado por la AN, de mayoría opositora.

Por otra parte, Guaidó ratificó que mañana estará en Londres y el miércoles visitará en Bruselas al alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell -quien más temprano había anunciado esa reunión-, y confirmó que asistirá al Foro Económico Mundial, en Davos, sin dar más detalles de su agenda.

“La lucha por la democracia no tiene momentos; busca vías, busca alternativas, refuerza los mecanismos ante una dictadura que no ha tenido ningún pudor en infiltrar diferentes organizaciones”, explicó Guaidó cuando fue consultado sobre sus próximos pasos.

El viaje representa un desafío para el líder opositor, quien tiene prohibido salir de Venezuela por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, controlado por el chavismo).

Entre febrero y marzo pasados, Guaidó realizó otra gira por varios países -incluida la Argentina- después de quedar varado en el lado colombiano de la frontera tras el intento fallido de ingresar alimentos y medicinas a Venezuela en concepto de ayuda humanitaria.

Regresó a Caracas gracias a un operativo en el que diplomáticos de los más de 50 países que lo reconocen como jefe del Estado fueron a buscarlo al aeropuerto internacional de Maiquetía y lo acompañaron en caravana hasta el centro de la ciudad.

Meses después, sin embargo, esa escapada le costó un escándalo, cuando se publicaron fotos de él junto a supuestos paramilitares colombianos que lo habrían ayudado a cruzar de Venezuela a Colombia, informó Télam.

En una nota que firma la subdirectora nacional de Ceremonial de la Cancillería, Mariángeles Bellusci, dirigida a Trotta, expresa: «Me dirijo a usted a los efectos de comunicarle que a partir del día de la fecha se pone fin a su misión especial en la República Argentina y a sus funciones en el marco de la misma».

El canciller Felipe Solá había calificado de «ilegal» la representación diplomática de Trotta, que había sido aceptada por el anterior gobierno de Mauricio Macri.

Fuentes de la Cancillería informaron a Télam que Trotta «estaba bajo un formato de misión especial que le había otorgado la gestión anterior y no como embajadora formal».

Trotta integra el grupo de los representantes diplomáticos designados por el presidente interino designado por la AN, Juan Guaidó, ante los cerca de 60 países que lo reconocieron como tal.

Recordaron, además, que «no reconocemos a Guaidó como Presidente sino como un destacado líder de la oposición».

Por otra parte Trotta, en una declaración emitida esta tarde, sostuvo que fue designada por Guaidó «con la intención de afianzar la cooperación internacional en pro del rescate de la democracia en Venezuela y de ayudar a las decenas de miles de compatriotas que aquí hacen vida. Ambas tareas las estamos realizando desde el año 2019 y las seguiremos realizando».

Y agregó: «Respetamos las decisiones soberanas de Argentina. Estamos abiertos a todo tipo de conversaciones y diálogos que puedan surgir con el Gobierno argentino con el objetivo de contribuir a la recuperación de la democracia en Venezuela y de atender a las familias venezolanas que residen en este país».

Guadó: «No era nada que no esperáramos»

El líder opositor venezolano Juan Guaidó se refirió a la decisión del gobierno de Alberto Fernández de retirarle las cartas credenciales a su embajadora en la Argentina, Elisa Trotta Gamus, y afirmó: «No era nada que no esperáramos».

«Sabemos de la postura entre comillas neutral del país (por Argentina). También vimos la postura del canciller Felipe Solá con respecto a la toma ilegal por parte de la dictadura. Así que nada que no esperáramos en este momento», sostuvo Guaidó.

El dirigente se pronunció así en una conferencia de prensa que dio en su país, al ser consultado sobre la medida de la gestión de Fernández.

Y agregó: «Seguimos haciendo votos para que Argentina respalde la democracia, la libertad y búsqueda de una solución a la catástrofe que padecemos los venezolanos».

El Palacio Legislativo está rodeado por equipos antimotines y fuerzas de seguridad. El presidente encargado está acompañado por una caravana de diputados opositores a Maduro.

EL presidente de la Asamblea Nacional y encargado de Venezuela, Juan Guaido, se disponía este martes a reconquistar la sede del parlamento para dar inicio a la sesión plenaria de su segundo mandato mientras la directiva parlamentaria ilegítima, apoyada por el régimen de Nicolás Maduro, también ha convocado sus actividades a la misma hora y en el mismo lugar.

La tensión está al rojo vivo por la posible confrontación que podría surgir en el Palacio Legislativo debido a que el régimen ha rodeado con equipos antimotines y fuerzas de seguridad la sede parlamentaria, impidiendo su ingreso a los diputados opositores que son la mayoría de la Asamblea Nacional.

«En Venezuela y en el mundo no son los militares quienes deciden el ingreso a un poder cívico, es el pueblo. Somos los diputados elegidos por el pueblo», gritó Guaidó al ser levantado en andas por otros diputados que estaban junto a él. Fue instantes después de haber intentado sin éxito sortear el cordón formado por los efectivos de la Guardia Bolivariana.

Minutos más tarde, Guaidó y un grupo de diputados logró llegar hasta uno de los patios de la asamblea, y desde allí denunció que adentro «no hay sesión, hay violadores, cómplices de la dictadura. La mayoría instalada es la de este presidente, cualquier otra cosa es abonar a la dictadura»

El régimen que este domingo se apoderó de la Asamblea Nacional (electa popularmente en el 2015), en lo que la oposición llamó un golpe de Estado, se ha tomado muy en serio su intento de liquidar a los representantes de la oposición que son 112 de los 167 escaños.

En la noche del lunes, los cuerpos policiales secretos del Sebin junto a la temida Fuerza de Acción Especial (FAES) irrumpieron por segunda día en el hotel Paseo de Las Mercedes donde se encuentran alojados 96 diputados de la oposición para inmovilizarlos y que no acudan este martes a la convocada sesión de Guaidó, fijada a las 10 de la mañana, hora de Caracas, hacia el mediodía en Argentina.

Ante el bloqueo informativo impuesto por el régimen, las redes sociales se activaron para alertar sobre el asedio policial en el alojamiento de los diputados. La diputada Delsa Solorzano advirtió por twitter: “Este lunes 06 de enero de 2020 se encuentra el Sebin en las inmediaciones del hotel Paseo Las Mercedes, donde se encuentran los diputados y la directiva de la Asamblea Nacional presidida por Juan Guaidó’’, escribió la diputada Solorzano.

Igual alertas las dio la diputada Manuela Bolívar y los partidos políticos, agrupados en el G4, entre ellos, Voluntad Popular que celebró que Guaidó se retirara de la organización política para tener independencia de actuación y decisión.

El régimen mantiene un control absoluto y una censura férrea sobre los medios de comunicación públicos, privados y digitales. La estatal Venezolana de Televisión (VTV) y Telesur sólo han transmitido la designación e instalación de la directiva parlamentaria chavista, dirigida por Luis Parra, silenciando la legítima de Guaidó.

Luis Parra./ Reuters

En el interior la desinformación es total, según pudo constatar Clarín las estaciones de radio solo pasan programas elogiando a Maduro y a Luis Parra, a quien lo identifican como miembro del partido Primero Justicia, cuando en realidad fue expulsado hace tiempo por sus vínculos con la corrupción de las cajas de alimentos CLAP. Luis Parra declara en los medios oficiales que fue electo con supuestos 150 votos de la Asamblea sin comprobarlos, indicó El Clarín.

El líder opositor del régimen de Nicolás Maduro se enfrentó con las fuerzas cuando intentaba renovar su cargo en la Asamblea Nacional.
Se viralizaron los videos en los que se ve a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de Venezuela impidiendo el acceso al Parlamento a Juan Guaidó, quien buscaba este domingo renovar su liderazgo en la Asamblea Nacional. El líder opositor venezolano denunció el hecho y dijo que no se lo permitieron «el Ejército, la Guardia Nacional y la Policía».

«Están intentando todos los mecanismos posibles de evitar una reelección de una junta directiva que tiene la capacidad para que Venezuela cambie… Y es la dictadura la que prohíbe», aseguró Guaidó el domingo temprano.
Más tarde se conoció que se enfrentó por segunda vez con la policía militarizada del régimen de Nicolás Maduro, en un segundo intento por ingresar al Parlamento, luego de que fuese elegido un nuevo presidente del Legislativo en una sesión a la que no le permitieron ingresar ni a él ni a numerosos diputados opositores.

Según la agencia de noticias EFE, Guaidó forcejeó, hasta el momento sin éxito, en una de las puertas laterales del Palacio Federal Legislativo, cerca de un grupo de funcionarios de la PNB, que por suerte no intervino de manera violenta.
Este domingo estaba prevista la sesión de la Asamblea Nacional para elegir al equipo directivo del Parlamento y Guaidó aspiraba a ser reelegido como presidente, un rol fundamental para luchar desde la oposición.

Diputados chavistas de la Asamblea Nacional eligieron como presidente del organismo a Luis Parra, antiguo miembro del partido Primero Justicia, en un breve debate al que no llegó Juan Guaidó, retenido durante horas por la Policía en los alrededores del Palacio Legislativo.

El diputado de mayor edad presente, el chavista Héctor Agüero, ejerció como presidente temporal de la sesión antes de la elección de Parra que el equipo de Guaidó calificó como un «golpe al Parlamento», puesto que quienes lo eligieron lo hicieron «sin votos ni quórum».
Pero antes, en su tentativa por tomar el control de la Cámara y dar inicio a la sesión, varios diputados chavistas y sus colaboradores intentaron derribar la puerta de la sala de control de audio, que mantenía los micrófonos apagados.

Varias diputadas opositoras impidieron esta acción en un primer momento, pero luego, cuando se producía la votación de la nueva directiva, el chavismo tomó el control de la sala y encendió los micrófonos y bocinas.
El coordinador de Primero Justicia y delegado por Guaidó para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Julio Borges, alertó en su cuenta de Twitter que «la dictadura sin quórum juramenta a una junta directiva ilegal e inconstitucional».
«Ellos no representan al pueblo venezolano, es una maniobra para tratar de imponer a un grupo de cómplices de Maduro y su régimen en la Asamblea Nacional», escribió Borges, señaló Clarín.

El gobierno de Donald Trump cuestionó que la elección de Luis Parra va “en contra de la voluntad del pueblo y de las leyes”.

Estados Unidos fijó su postura sobre la elección de Luis Parra como nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, durante un breve debate en el que no estuvo Juan Guaidó, retenido durante horas por la Policía en los alrededores del Palacio Legislativo.

Lo hizo a través de la cuenta de Twitter de la embajada virtual en ese país, voz autorizada por el gobierno de Donald Trump.

«ALERTA: Lo que el régimen está haciendo ahora en la @AsambleaVE va completamente en contra de la voluntad del pueblo y de las leyes que gobiernan el proceso. La democracia no puede ser intimidada. #ANFirmeConVzla #5Ene», dice el mensaje publicado este domingo tras la elección.

Parra, antiguo opositor señalado como partícipe de un escándalo de sobornos, fue designado este domingo presidente del Parlamento de Venezuela para suceder a Guaidó con los votos de los legisladores chavistas y de los disidentes de la oposición. 

Parra fue designado en una sesión a la que el grueso de la oposición calificó como irregular, después de denunciar que la Policía Nacional Bolivariana (PNB), controlada por el chavismo, impidió el ingreso de numerosos legisladores de su bloque a la sede de la AN.

«Alerta. Golpe al parlamento. Sin votos ni quórum diputados del (oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela) PSUV intentan juramentar falsa directiva», escribió el equipo de Guaidó en la cuenta de Twitter de la Asamblea Nacional.

Además de Parra, fueron investidos Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega como primero y segundo vicepresidentes, respectivamente.

Parra y Noriega fueron expulsados el mes pasado de los partidos opositores Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP), respectivamente, después de que fueran involucrados en la «Operación Alacrán», una supuesta trama de sobornos a legisladores antichavistas con el objeto de impedir la reelección de Guaidó, señaló Clarín.

El líder opositor busca este domingo su reelección al frente del Legislativo. Incertidumbre en un país en crisis.

El líder opositor venezolano Juan Guaidó buscará este domingo la reelección como jefe del Parlamento, en medio de la incertidumbre sobre lo que podrá ocurrir este año en materia política y económica en el país caribeño, sumergido en una crisis de la que no se ve salida a corto plazo.

Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 50 países, entre ellos Estados Unidos, se juega una carta crucial este domingo, cuando el Parlamento vote si lo mantiene o no como titular del cuerpo.

Así, casi un año después de proclamarse «presidente encargado», entre ovaciones, abrirá en medio de tensiones y divisiones opositoras un 2020 en el que distintos analistas vislumbran dificultades en su ofensiva contra Nicolás Maduro, con unas elecciones legislativas previstas para fines de año y que avizoran una campaña encendida.

«Tenemos muchos más votos de los necesarios», adelantó Guaidó, quien se entusiasma con seguir al frente del Parlamento. «Toca hacer más, corregir, redoblar esfuerzos», admitió en el final de 2019, consciente de que no pudo cumplir su promesa de lograr la renuncia de Nicolás Maduro en poco tiempo.

Los escenarios para 2020

«El escenario principal» es la reelección de Guaidó al frente de la Asamblea Nacional -controlada por la oposición-, señala Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis.

Aunque su popularidad se erosiona, golpeada por casos de aliados acusados de corrupción, analistas del Diálogo Interamericano consultados por la agencia AFP consideran prácticamente garantizada su continuidad como jefe parlamentario y, con ello, su ratificación como «presidente interino» de Venezuela.

«Los elementos centrales» se mantendrán, considera Peter Hakim. «Supongo que Maduro conservará el control del gobierno con apoyo de los militares y Guaidó liderará una oposición que seguirá dividida», sostiene.

Después de todo, expresa a su vez el experto Michael Shifter, Guaidó aún es «la figura política más popular».

Según Datanálisis, 44% de los venezolanos respalda su reelección.

Aunque un acuerdo previo establecía que la presidencia rotativa del Parlamento correspondía este año a partidos minoritarios, la mayoría apoya a Guaidó. Otros son críticos y un grupo aparte está en negociaciones con el gobierno de Maduro.

La oposición controla dos tercios de 167 escaños(112), pero una treintena de sus legisladores se exiliaron o se refugiaron en sedes diplomáticas tras procesos judiciales. Guaidó necesita la mayoría simple: 84 votos.

Guaidó exige elecciones presidenciales sin Maduro, a quien el Congreso declaró «usurpador» del Ejecutivo, luego de acusarlo de haber logrado su reelección en elecciones fraudulentas en 2018. En esos comicios, la mayoría de los líderes opositores no pudieron presentarse por estar presos o inhabilitados, acusados en distintas causas poco probadas.

El chavismo descarta la acusación y se mantiene firme en el poder, desconociendo las decisiones tomadas por el Parlamento manejado por la oposición.

Elecciones legislativas

Mientras la oposición y gran parte de la comunidad internacional exigían durante todo 2019 nuevas elecciones presidenciales, el régimen de Maduro, desafiante, convocó a comicios, pero sólo legislativos.

«Vamos a recuperar la Asamblea Nacional», dijo Maduro en una entrevista difundida este miércoles.

Las votaciones serían convocadas por la oficialista Asamblea Constituyente, que la oposición considera «ilegítima», pero no han trascendido fechas, aunque serían hacia fin de año.

La convocatoria a parlamentarias «luce inevitable», sostiene el analista León, lo que a su juicio traerá «fracturas en la oposición» y «abstención».

Aunque Guaidó ha negado que la oposición vaya a aceptar votaciones convocadas por la Constituyente, que tomó las atribuciones del Parlamento, Shifter cree que podría verse obligado a «concentrarse» en las legislativas para no perder el control de la cámara.

El Parlamento puso en marcha en 2019 negociaciones para designar un nuevo Poder Electoral, pero hasta ahora no hubo avances.

Guaidó ganó enorme fuerza y popularidad a comienzos del año pasado, con las multitudinarias manifestaciones antigubernamentales que organizó en todo el país. a inicios de 2019. Perosu fuerza de convocatoria se ha debilitado.

Venezuela sufre una inflación que el FMI proyectó en 200.000% en 2019 y encadena seis años de recesión.

Pero, y aunque piensa que es solo «una burbuja», Shifter subraya que la desaceleración de la inflación y el retroceso de la escasez de alimentos en los últimos meses podrían «ayudar a Maduro», tras la flexibilización de controles económicos y una dolarización informal que gana terreno.

Pero Guaidó sigue teniendo el apoyo del gobierno de Donald Trump. Elliott Abrahms, el encargado de la Casa Blanca para asuntos de Venezuela, ratificó el respaldo estadounidense al líder opositor y denunció «sobornos» a diputados para intentar evitar su reelección, informó Clarín.

Paralelamente, Guaidó admitió por primera vez que, bajo ciertas condiciones, puede resultarle aceptable que se realicen elecciones presidenciales sin que el presidente Nicolás Maduro haya salido antes del gobierno.

El diputado Ismael León afirmó en conferencia de prensa la existencia de una supuesta “operación Alacrán”, destinada a impedir que Guaidó -a quien la AN designó mandatario interino de la república tras desconocer el mandato actual de Maduro- sea reelecto al frente del parlamento.

Según León, dicha operación tiene dos etapas y en la primera de ellas, denominada “Plata”, funcionarios chavistas buscaron “comprar la conciencia de los legítimos diputados para que dieran la espalda al mandatario interino”.

La segunda etapa, llamada “Plomo”, incluye la “persecución judicial a los diputados” y “los allanamientos a la inmunidad parlamentaria a otros legisladores”, informó el partido Voluntad Popular (VP), del cual forman parte León y Guaidó.

“Buscan comprar la conciencia de todos los diputados, o de 30 mínimo, para poder sacar del juego al presidente; hay diputados que viven en condiciones económicas muy difíciles, pero están firmes y saben que 500.000 o un millón de dólares no vale más que la libertad del país”, sostuvo León.

El legislador apuntó directamente a su colega Luis Parra: “Que deje de ser cobarde, salga a la calle y diga que él ha estado llamando a los diputados (supuestamente para intentar sobornarlos); tengo las pruebas”, dijo León, según el diario caraqueño El Nacional.

Parra es uno de los nueve diputados antichavistas señalados por haber emitido “cartas de buena conducta” a favor de empresarios sancionados por Estados Unidos que tienen negocios con el gobierno de Maduro, según una denuncia periodística publicada a principios de este mes.

Las sospechas de corrupción en el antichavismo también salpicaron a Guaidó luego de que este relevara a fines del mes pasado a su representante diplomático en Colombia, Humberto Calderón Berti, quien meses atrás había denunciado a dos colaboradores del presidente interino por el presunto desvío de un fondo de ayuda a militares venezolanos exiliados.

Por otra parte, Guaidó reconoció implícitamente la posibilidad de que se realicen elecciones presidenciales sin que Maduro haya salido antes del gobierno, en una entrevista publicada hoy por el diario madrileño El País.

El jefe del parlamento afirmó que lleva meses “pensando” en la eventualidad de que se celebren elecciones libres sin que antes se hayan cumplido los dos requisitos que él exige desde hace casi un año, el “cese de la usurpación” y el establecimiento de un “gobierno de transición”.

“El gran dilema es: ¿es posible poder tener la reinstitucionalización y la garantía de una elección presidencial con Maduro en Miraflores?”, se preguntó Guaidó.

“Eso es un debate en curso; hoy creo que no” pero “eso puede cambiar a partir del 5 de enero, con un CNE (Consejo Nacional Electoral) electo por el parlamento, un parlamento en plenas funciones”, agregó.

Maduro se manifestó ayer “totalmente de acuerdo” en que la “mesa de diálogo nacional” que el chavismo mantiene con una fracción minoritaria de la oposición alcance con la AN “una fórmula de consenso para un nuevo CNE”.

Sin embargo, en declaraciones anteriores, Maduro no ha aceptado la posibilidad de celebrar elecciones presidenciales -su mandato, no reconocido por la oposición y por 56 países, vence en 2025- sino solo las parlamentarias que corresponde efectuar a fines de 2020.

Mientras tanto, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, controlado por el chavismo) aprobó, aun sin que se realizara el antejuicio de mérito que establece la Constitución, el desafuero de cuatro diputados opositores a los que acusó de traición a la patria y otros seis delitos por su supuesta participación en el frustrado alzamiento del 30 de abril pasado.

El procedimiento -que será refrendado por la Asamblea Nacional Constituyente integrada solo por chavistas y autoproclamada plenipotenciaria- es similar al que el chavismo impuso a otros 19 legisladores en los meses previos, señaló Télam.

Nicolás Maduro denunció un plan para desestabilizar al país y acusó al líder opositor.

El Ministerio Público de Venezuela designó este lunes a dos fiscales con competencia nacional para la investigación del presunto «plan conspirativo» coordinado por dirigentes de la oposición, que al parecer pretendía atacar dos cuarteles militares y generar acciones violentas en seis estados venezolanos

Tarek William Saab, fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente de mayoría chavista, lo informó tras precisar que la designación se produjo «apenas conocimos de esta lamentable noticia que coloca nuevamente a este sector radical que tomó por asalto la directiva de la Asamblea Nacional, para tratar en estas navidades de desestabilizar el país»

«El que mueve los hilos del títere, de la marioneta, es Leopoldo López, un bandido que actúa de manera dual, tras bastidores, escondido como un cobarde en la embajada de España para desde ahí liderar toda esta acción conspirativa contra la democracia y la paz», dijo.

Indicó que Juan Guaidó, jefe del Parlamento y reconocido como presidente interino por más de 50 países, le sirve a los «intereses más transnacionales, más lacayo, más apátrida, buscando que se propicie en nuestro país una guerra civil».

«Ya han salido a la luz pública pruebas, elementos, audio, vídeos de esta disputa por una botella vacía pero que ha hecho daño a la patria. Hemos visto cómo se han fugado divisas que hubieran podido servir para la compra de medicinas o la toma ilegal de Citgo o Monómeros, esas son acciones de corrupción», expresó.

En este sentido dijo que Humberto Calderón Berti, «quien usurpó la embajada de Venezuela en Colombia detalló paso a paso toda esta trama de corrupción captada desde el primer momento en que esta gente usurpando el poder ficticio hicieron porque tampoco lo han podido tomar».

«Todos los días decían que iban a la oficina de Miraflores y ahí lo hemos visto, deambulando, ebrio de licor, pero también de vanidad y de soberbia para el asalto del erario nacional», sostuvo.

En la víspera el presidente, Nicolás Maduro, denunció un «plan terrorista» que involucra además de los opositores López y Guaidó, a James Story, encargado de Negocios de los Estados Unidos para la Oficina Externa de Venezuela, en Bogotá, Colombia y al propio gobierno de Donald Trump.

«Desde el viernes se activaron las órdenes judicialesy la fiscalía para capturar a los involucrados en esta conjura sangrienta (…) Les derrotamos», dijo el mandatario en la víspera.

Las nuevas denuncias sobre planes conspirativos, fue rechazada por Guaidó, quien la calificó de «novela» que solo busca distraer la atención de los venezolanos que sufren una emergencia humanitaria compleja por culpa de la dictadura.

«Es un cuento, una novela, nosotros estamos defendiendo nuestra constitución, nuestro Estado de derecho», dijo este domingo tras instalar la Comisión Delegada del Parlamento que sesionará hasta el 5 de enero y conmemorar los 20 años del deslave del estado Vargas (centro) y las dos décadas del referéndum de 1999, en el que se aprobó la Constitución impulsada por el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), señaló Clarín.