Tag

Glifosato

Browsing

En su paso por la cordillera, el gobernador se refirió al agroquímico glifosato que se utiliza como herbicida y fue recientemente prohibido por una ley provincial impulsada por el diputado José Ma. Grazzini, del espacio Chubut Somos Todos.

La ley fue inmediatamente cuestionada por los principales organismos e instituciones vinculadas al agro, por haber sido “inconsulta” y no tener en la provincia, como sí podría ocurrir en el norte del país, un uso indiscriminado que puede afectar a la población.

Al ser consultado, el gobernador confirmó “la vamos a vetar con fundamento. Lo cierto es que hay un proyecto de ley con una irresponsabilidad total, tal como nos tienen acostumbrados los diputados. Hay que estudiar el tema convocando a todos los sectores para ver cómo puede reglamentarse”

 

 

EQS Notas

El glifosato, es la sustancia activa presente en los pesticidas de Monsanto, ésta fue detectada en 2015 por la Organización Mundial de la Salud como agente cancerígeno.

La organización presente en Estados Unidos y Canadá, U.S. Pirg, detectó un incremento de hasta un 500% en las partículas de glifosato en cervezas y vinos de distintas marcas.

El glifosato (C3H8NO5P), es la sustancia activa presente en los pesticidas vendidos por la empresa Monsanto, ésta fue detectada en 2015 por la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés) como agente cancerígeno.

El uso de este pesticida se ha incrementado hasta en un 500% en los cultivos de uvas y cebada, materia prima para obtener vino y cerveza.

Mientras la WHO maneja como aceptable un nivel de 3.5 partículas por mil millones (ppb, por sus siglas en inglés) de glifosato, El estudio de U.S. Pirg, publicado en febrero de este año, arroja que existen empresas de cerveza y vino que exceden por mucho esa referencia.

Cervezas como Coors Light con 31.1ppb, Heineken con 20.9, Budweiser con 27.0 ppb o Corona 25.1 ppb, así como los vinos Beringer Estates Moscato con 42.6 ppb y Inkarri Estates Malbec: Certified Organic con 5.33 destacan por representar un verdadero peligro para la salud de sus consumidores.

24 Horas

 

El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) sentenció hoy que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) debe permitir el acceso a estudios de toxicidad y carcinogenicidad de la sustancia activa del glifosato, herbicida sobre el que alertó la Organización Mundial de la Salud en 2015.

La corte anuló así dos decisiones de la EFSA que denegaban el acceso a detalles sobre estudios relativos al herbicida más utilizado y polémico del mundo, empleado por multinacionales como Monsanto, para el que la Comisión Europea (CE) acordó en noviembre de 2017 renovar hasta 2022 la licencia en la Unión Europea (UE), pese a la oposición de países como Francia.

La EFSA había denegado la solicitud de acceso a distintas partes de estudios científicos de esa agencia relativas al impacto sanitario y medioambiental del glifosato que habían cursado un ciudadano europeo y los europarlamentarios ecologistas Heidi Hautala, Michèle Rivasi, Benedek Jávor y Bart Staes.

Los demandantes recordaron en su solicitud que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) concluyó en marzo de 2015 que el glifosato presentaba potencial carcinogenicidad y que, sin embargo, en noviembre de 2015, el examen por los homólogos de la EFSA había concluido que probablemente no presentase ningún riesgo carcinógeno para el hombre, indicó la corte.

La EFSA argumentó su rechazo a permitir el acceso a esos documentos, entre otros motivos, en base a que su divulgación supondría un perjuicio serio para los intereses comerciales y financieros de las empresas que presentaron los informes de estudio, y aduciendo no existía un interés público superior que justificase la divulgación.

Esa agencia de la UE consideraba también que “el acceso a las partes de dichos estudios no era necesaria para verificar la evaluación científica de los riesgos realizada de conformidad con el Reglamento relativo a la comercialización de productos fitosanitarios”, agregó el Tribunal de Luxemburgo.

Sin embargo, el TGUE sostiene en su fallo que el público debe tener acceso “no sólo a la información sobre las emisiones (…) sino también a la relativa a las consecuencias a más o menos largo plazo de estas emisiones sobre el estado del medio ambiente, como los efectos de dichas emisiones sobre los organismos distintos de aquellos a los que va destinado el producto”.

El fallo del TGUE, que admite recurso de casación ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), establece además que el acceso a esos documentos “reviste un interés público superior con respecto al interés basado en la protección de intereses comerciales de una persona física o jurídica”.

Tras conocerse la sentencia, el eurodiputado español de EQUO Florent Marcellesi del grupo Verdes/ALE del Parlamento Europeo señaló que el fallo supone “una victoria en la lucha contra el secretismo cuando hay riesgos medioambientales y sanitarios de productos peligrosos como el glifosato”.

“Gracias a la publicación de todos los estudios disponibles, en el futuro otros científicos independientes tendrán la posibilidad de hacer doble control sobre la ciencia que está detrás de las evaluaciones de los plaguicidas”, añadió. EFE

 

 

 

La Vanguardia

Un jurado en California (EE.UU.) condenó este viernes a Monsanto a indemnizar con 289 millones de dólares a un hombre que asegura que el cáncer terminal que padece se debe a su exposición a un producto de la multinacional que contiene el herbicida glifosato.

El hombre en cuestión, Dewayne Johnson, sostiene que utilizó el herbicida Roundup de Monsanto de manera frecuente mientras trabajó como jardinero para el distrito escolar de San Francisco.

El jurado, del Tribunal Superior de San Francisco, determinó que Monsanto no advirtió correctamente del riesgo para la salud que se corría al usar este producto con glifosato.

El jurado también concluyó que la omisión de las advertencias necesarias fue “un factor sustancial” en la enfermedad de Johnson, que tiene 46 años y padece linfoma no hodgkiniano (un cáncer en los linfocitos de la sangre), detectado 4 años atrás.

Los médicos del demandante aseguraron en el juicio que a Johnson le quedan meses de vida.

El glifosato es un herbicida que ha generado una gran controversia en todo el mundo por presuntos efectos perjudiciales tanto en la salud de las personas como en las tierras donde se aplican productos que lo contienen.

Roundup, la marca con la que Monsanto comercializa el fitosanitario. / AFP PHOTO / JOSH EDELSON

Diversos especialistas al tanto de este juicio consideran que para el esclarecimiento científico de esta polémica instalada en la sociedad es positivo que se trate a fondo, en todas las instancias judiciales que correspondan.

En un comunicado de prensa, Scott Partridge, uno de los vicepresidentes de Monsanto, señaló que apelarán la decisión judicial.

“Mostramos nuestra empatía con el señor Johnson y su familia. La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones -y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA), el Instituto Nacional de Salud de EE.UU. (NIH) y autoridades regulatorias en todo el mundo- apoyan el hecho de que el glifosato no causa cáncer”, aseguró.

Medios californianos estimaron que este puede ser el primero de otros casos que Monsanto podría afrontar en Estados Unidos por los supuestos efectos cancerígenos del glifosato.

 

Clarín / EFE