Tag

Glifosato

Browsing

Así lo hizo el concejal Mario Márquez quien este lunes presentará un recurso de Amparo ante la justicia. De igual manera el propio intendente Raúl Ibarra el pasado viernes se sostuvo que están investigando esta situación y que se abrió un sumario.

Desde el municipio confirmaron que ya estaban trabajando en el tema, “en realidad quien me pone en conocimiento es mi propio funcionario; Así que inmediatamente hago lo que hago siempre, se abrió un sumario para instruir y saber para qué sirve, en principio por mí funcionario que me dijo Mira Raúl podría haber pasado esto y yo dije bueno hay una resolución que ordena un sumario y lo más importante un y usando un poquito mis conocimientos legales vamos a hacer un muestreo de un pedazo de piso al azar para determinar si hubo contaminación”, remarco Ibarra.

Mediante la utilización de varios vídeos e imágenes captadas en la cancha de fútbol del gimnasio municipal de Lago Puelo el concejal Alejandro Márquez denunció la utilización de un herbicida que podría tener derivados de glisofato, en la mañana del día lunes el edil presentará un recurso de Amparo a la justicia que dice lo siguiente:

El día 11/07/2019 aproximadamente a las 13 hs. me acerque al predio del gimnasio municipal de Lago Puelo, buscando a mi hijo que se encuentra actualmente de vacaciones, cuando me encuentro con una imagen inusual que llamo mi atención.

Dentro de dicho predio se encontraba una persona realizando tareas de fumigación y, llamativamente, acercándome al alambrado, constato la utilización de un producto prohibido por ordenanza municipal, precisamente el GLIFOSATO, del cual pude verificar la utilización de al menos 8 envases de dicha sustancia.

Asimismo, y siendo flagrante el uso indebido que se le estaba dando al químico en cuestión, sumado a que en dicho predio realizan actividades deportivas personas de toda edad y de forma diaria, procedí a filmar toda la secuencia a fin de obtener una prueba fehaciente de los dichos aquí vertidos. Además, constate con la persona que efectuaba la utilización si tenía conocimiento de la prohibición del agroquímico a nivel municipal, obteniendo una respuesta negativa.

Por último, y siendo que esta circunstancia no fue solo advertida por mi persona, un vecino se acercó y me informo que había está realizando vuelos de prueba con su Dron, y había capturado en registro audiovisual toda la escena de fumigación.

La utilización de químicos prohibidos no solo soslayan el cumplimiento de una ordenanza municipal que data del año 2013, leyes provinciales y nacionales, sino que van en contra de estudios científicos que en reiteradas oportunidades han determinado el carácter cancerígeno del glifosato cuando es ingerido por un ser humano, circunstancia que se ve sensiblemente agravada siendo que existe un canal de agua utilizado para riego y bebedero de animales,  a tan solo 20 metros del lugar en donde se estaba efectuando la fumigación .

Demás está decir que el hecho de que este químico este siendo utilizado, ni más ni menos, que en un espacio público de las características del gimnasio municipal, va en contra de toda lógica dado que en dicho predio se realizan actividades deportivas según informa noticias el bolsón.

Solicito que como medida cautelar se ordene a la MUNICIPALIDAD DE LAGO PUELO que de forma inmediata proceda a suspender cualquier tipo de FUMIGACION dentro del ejido municipal, hasta tanto V.S. resuelva la cuestión de fondo del presente amparo en relación a la violación de la normativa Municipal, Provincial y Nacional.

La respuesta del municipio

Previo a la denuncia en redes sociales el intendente municipal Raúl Ibarra el día viernes fue consultado por noticiasdelbolson respecto a este herbicida, » denuncia no ha llegado a mi conocimiento que la haya habido, en algunos medios sociales hay una suerte denuncia pública de la que nosotros estábamos interiorizados, tenemos la cancha donde se va a ser el estadio municipal que tiene el alquitrán arriba, se habían encomendado la misión de que se colocará algún producto que tenga que ver con la contención de los yuyos”, explicó el intendente.

Seguidamente el mandatario confirmo que ya estaban trabajando en el tema, “en realidad quien me pone en conocimiento es mi propio funcionario; Así que inmediatamente hago lo que hago siempre, se abrió un sumario para instruir y saber para qué sirve, en principio por mí funcionario que me dijo Mira Raúl podría haber pasado esto y yo dije bueno hay una resolución que ordena un sumario y lo más importante un y usando un poquito mis conocimientos legales vamos a hacer un muestreo de un pedazo de piso al azar para determinar si hubo contaminación”, remarco Ibarra.


¿Qué enfermedades produce el glifosato en los humanos?


Además de éstas, también se asocian con el glifosato otras afecciones como la enfermedad renal crónica, la depresión, la diabetes, enfermedades cardíacas, esclerosis múltiple, hipotiroidismo, enfermedades respiratorias, colitis, obesidad y problemas reproductivos.

Que dice la empresa fabricante

Garante es un herbicida sistémico, no persistente en el suelo, especialmente indicado para el control post-emergente de malezas de hoja ancha y gramíneas anuales y perennes. Su acción sistémica consiste en la penetración de la solución en las hojas y tallos tiernos de las malezas, desde donde se trasloca hacia raíces y órganos subterraneos, ocasionando la muerte de las malezas. Los efectos son visibles a los 4-6 días de su aplicación. Garante no deja residuos en el suelo y es inactivado al entrar en contacto con el mismo.

 

El diputado José María Grazzini (Frente para la Victoria), autor de la norma que prohíbe en Chubut el uso del herbicida glifosato, dijo el jueves que «esperamos que esta ley esté vigente cuánto antes porque fue aprobada por unanimidad de la legislatura, promulgada por el gobierno y ahora falta la reglamentación y publicación en el boletín oficial».

El legislador de la oposición pidió en diálogo con Télam «celeridad» en el trámite para que «quienes tengan almacenado ese producto no lo comercialicen o lo distribuyan porque sería contraproducente a los efectos de la norma».

La ley prohíbe en Chubut «la importación, introducción, tenencia con fines de comercialización, fabricación, fraccionamiento, distribución, transporte, comercialización y aplicación del herbicida glifosato en todas sus variantes, así como de productos que tengan como base o principio activo al glifosato».

También establece que «la autoridad de aplicación será el Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable, responsable de asegurar el cumplimiento de lo establecido por esta norma, de la difusión de sus alcances, del control del cumplimiento de lo establecido en el artículo precedente y de la sanción correspondiente».

La norma propicia «la promoción de medidas alternativas para el control de malezas y plagas, en armonía con el ambiente, la salud humana y los derechos de la naturaleza».

Grazzini reconoció que el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, «nos sorprendió porque había adelantado que iba a vetar la ley pero se ve que los ambientalistas le marcaron la cancha y para no quedar mal con ellos la promulgó a pocos días de las elecciones y bienvenido sea».

Ayer jueves se conoció que Chubut se convirtió esta semana en la primera provincia argentina en prohibir oficialmente la fabricación, comercialización y uso del herbicida glifosato en todo su territorio.

Arcioni había desestimado la semana pasada su promulgación con el argumento de que «sería el único lugar en el país que se prohibiría», lo que consideró «una irresponsabilidad porque los especialistas nos dan otra cara de la historia y fundamentan que el uso no es tan nocivo como dicen».

El gobierno había quedado en el medio de una puja entre el apoyo a la iniciativa que brindaron grupos ambientalistas y la opinión en contrario de la sectores rurales que consideraron a la medida mal precedente, poco seria y de nula incidencia porque el glifosato prácticamente no se utiliza en Chubut.

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, firmó el proyecto de ley promulgado por la Legislatura. Queda prohibido el uso del herbicida en todo el territorio provincial.

El gobernador Mariano Arcioni promulgó la ley que prohíbe el glifosato en Chubut. El proyecto había sido aprobado por unanimidad el 16 de mayo en la Legislatura.

El documentado que oficializa la promulgación de la ley provincial tiene fecha del martes 4 de junio del 2019 y  lleva la firma del gobernador.

Allí se aclara que queda promulgado el proyecto de ley sancionado por la legislatura del Chubut en el mes de mayo.

La ley prohíbe en todo el territorio de la provincia la importación, introducción, tenencia con fines de comercialización, fabricación, fraccionamiento, distribución, transporte y aplicación del herbicida glifosato en todas sus variantes.

Como así también se prohíben todos los productos que tenga  como base o principio activo el glifosato.

 

“Hoy podés comprar plaguicidas en una ferretería, en lugares donde venden alimentos para mascotas, incluso en los supermercados. Tenemos una venta muy flexibilizada y la gente hace uso de ellos sin conciencia de los efectos”, dice Javier Souza Casadinho, ingeniero agrónomo, docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y presidente de Red de Acción en Plaguicidas de América latina (Rapal) que nuclea a instituciones, asociaciones y universidades de 11 países de la región que investigan, capacitan y denuncian los efectos nocivos de estos productos en la salud socioambiental.

“Está tan naturalizado el acceso y uso de los plaguicidas que también en forma cotidiana se utilizan en las plazas, sobre los animales y hasta en el pelo de los niños con los piojicidas”, agrega Souza Casadinho que publicó recientemente una investigación sobre el uso en Argentina de plaguicidas altamente peligrosos. El informe indica que 107 productos que se usan acá están prohibidos o no autorizados en otros países. Y de ese total, 36 -es decir el 33%- son plaguicidas altamente peligrosos (PAP) según los criterios establecidos por la OMS y la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO).

Entre los plaguicidas fuertemente dañinos, que fueron vedados en otras regiones del mundo por su peligrosidad y posibilidad de generar deterioros crónicos en la salud de las personas, se destacan los herbicidas “Atrazina”, usado para controlar el crecimiento de malas hierbas en la agricultura y el “Paraquat”, aplicado tanto en el cultivo del tabaco como en el de hortalizas. El litro de estos productos se consigue en Mercado Libre a un valor de entre $600 y $700.

El medio litro de glifosato marca Roundup se ofrece en Internet a $850 y el envío del “potente preparado que elimina todo” corre a cuenta del comprador. Esta marca de herbicida, perteneciente a Monsanto-Bayer, es la misma por la que un jurado de la corte estatal de Oakland, en California, Estados Unidos, dictaminó que el gigante químico debía indemnizar a una pareja con el pago de 2.045 millones de dólares por causarle linfoma no hodgkiniano tras la exposición reiterada ante el producto. El jurado determinó que la compañía había actuado de forma negligente al no advertir sobre los riesgos asociados a este herbicida.

Políticas estatales que se resisten

Hace 33 años que Souza Casadinho trabaja con productores rurales y cuenta que para muchos de ellos está muy instalada la idea de que “pueden manejar” a los agrotóxicos. “Hay una especie de resistencia. Sobre todo en las producciones más extensivas, muchas veces el productor no vive en el predio y entonces ni siquiera toma dimensión de lo que está pasando y naturaliza el uso de plaguicidas”, señala el ingeniero agrónomo.

En muchos casos las personas expuestas a estos químicos “no toman conciencia porque usan los productos hace mucho tiempo”, otros argumentan que no tienen más opción porque es el único trabajo al que pueden acceder o “toman como fatalismo” cuando alguien les dice que el contacto continuo afecta la salud. “Existe un desconocimiento social sobre las características de los plaguicidas y sus grados de toxicidad. El trabajo pasa por sensibilizar y que el Estado tome decisiones a favor de la salud de las personas”, indica el presidente de Rapal.

“Se naturaliza lo que no es natural”

“Después está la naturalización de algo que no es natural. En Misiones, por ejemplo, se naturaliza que una familia, a su vez, naturalice que de tantos hijos uno va a tener una discapacidad. Se naturaliza que las mujeres, en zonas expuestas a fumigaciones, tengan abortos espontáneos, se naturaliza también que una persona se muera joven”, precisa el docente de la UBA y agrega: “Se naturaliza lo que no es natural y eso es lo que indigna”.

Hay varios motivos por los cuales se llegó a este punto; por un lado, la dependencia de los plaguicidas se fue incrementando en los últimos años con la expansión de los monocultivos y en este contexto del sistema establecido, Argentina ocupa el tercer lugar en el mundo respecto a la utilización de semillas transgénicas. Por otro lado, tiene que ver con situaciones en las cuales se va creando dependencia de los químicos “que permearon tanto en la soja, el tabaco y también en los árboles frutales y las hortalizas”, dice Souza Casadinho. Se conjugan así algunos elementos, como la falta de regulación sobre plaguicidas que en otros lados están prohibidos y acá los seguimos usando y también, algo no menor, la inacción de implementar políticas de Estado que antepongan la salud de las personas sobre el lucro.

– ¿Hay alguna manera de revertir esta situación?

– Primeramente, la distancia prudencial, poner barreras entre plaguicidas y la gente, que no es la panacea pero ya marca algo, ese es un primer paso. Luego es importante determinar de qué manera se prohíben los plaguicidas altamente peligrosos y cómo se puede ir girando a producciones que sean sustentables. Los que trabajamos en esto decimos que se pueden poner barreras, se puede restringir el uso pero el tema es cómo cambiamos el modelo, ese es el gran desafío.

– ¿Es rentable la experiencia agroecológica?

– Sí, de hecho en Córdoba hay muchas experiencias de productores familiares, empresariales que están demostrando que es rentable, porque se baja los costos de producción y en consecuencia los ingresos son mejores. También porque los productores van hilvanando todo el ciclo, desde la autoproducción de semillas, la producción, la industrialización y comercialización, entonces vemos experiencias de media hectárea a 400 hectáreas con altísima rentabilidad. Como dicen muchos productores, mejoran sus condiciones de vida sin la utilización de agrotóxicos y esto lleva a querer producir de otra manera, a tener más tiempo libre, hay muchas cosas interesantes en este proceso. También la gente se pone contenta porque no contamina el ambiente, se relaciona de manera diferente con los bienes naturales. Es importante prestar atención a lo que uno come porque los efectos del plaguicida son progresivos.

El veto de Cosquín

En Argentina se utilizan alrededor de 200 mil litros de glifosato por año para fumigaciones. En este contexto, Damián Marino, doctor en Ciencias Exactas, especializado en química orgánica e investigador del Conicet en la Universidad de La Plata, halló en sus investigaciones que la atmósfera está contaminada y el agrotóxico además puede encontrarse en el agua de lluvia, también está presente en los productos elaborados a través de los cultivos resistentes al glifosato, como el algodón. En una zona fumigada, si uno levanta la cara hacia el cielo un día de precitaciones, recibirá agua y glifosato.

A sabiendas de los efectos del agrotóxico, a fines de septiembre de 2018, en Cosquín, el concejal Raúl Cardinali presentó un proyecto para prohibir la aplicación del herbicida, tanto en el ejido municipal como las reservas principales de la zona. Tras varios meses, el 17 de abril pasado, el Concejo Deliberante aprobó por diferencia de un voto, la ordenanza 3.735 en contra del agrotóxico. Tres semanas después el intendente Gabriel Musso vetó la medida.

A la salida de Cosquín, está el puente carretero y a unos tres kilómetros más adelante hay una estancia donde desde hace unos diez años se cultiva soja y maíz, y cuando se fumiga se hace hasta el alambrado que está pegado a la ruta. Si uno la atraviesa se da con el límite donde empiezan cuatro barrios e inclusive, muy cerca, hay una escuela. Las fumigaciones que alcanzan a esta zona fueron las que originaron el proyecto. “Pese a que las multinacionales digan que no, está archicomprobado que el glifosato tiene efectos letales, como el cáncer, enfermedades tiroidéas, malformaciones genéticas, linfomas y un sin número de enfermedades que se relacionan al uso y el contacto directo con los agrotóxicos”, indicó a este medio Cardinali, que además es médico.

Los argumentos del freno

El intendente, cuando veta, se resguarda en la ley 9.164, artículo 9 e indica que la prohibición del plaguicida resultaría contraria a la normativa provincial al vedar absolutamente en  todo el territorio de la ciudad de Cosquín el uso y la comercialización de un producto químicos o biológico de uso agropecuario, “que no ha sido prohibido por la legislación provincial ni por el Senasa”.

“Musso pone como si esto generaría derechos adquiridos y sentara jurisprudencia para que otros municipios del interior puedan hacer lo mismo a nivel provincial y que la aprobación de esta ley sería un peligro para el resto de la provincia”, explica el edil haciendo una lectura sobre la decisión del mandatario municipal y agrega: “Entiendo que haya una jerarquía normativa, Nación, Provincia, municipio y que con el veto se argumente que la ordenanza sería inconstitucional, pero hay muchas leyes que se contraponen y ponen derechos en pugna». Tal vez de eso se trata, a veces, para poder cambiar cosas.

Las muertes silenciosas de Ituzaingó

En Córdoba existe la ley 1208 aprobada en 2014 que legisla la política ambiental, y en ella se prevé específicamente en el artículo tercero, la creación de una fiscalía especializada en delitos fiscales. Lleva ya cinco años sin materializarse, “eso muestra la falta de voluntad de darle a estos temas un marco de superioridad”, dice el ex fiscal Carlos Matheu quien siguió muy de cerca el reclamos de las madres de barrio Ituzaingó Anexo, cuando en el 2001, preocupadas por la notoria cantidad de casos de cáncer entre los vecinos, sin entender mucho por dónde empezar a cuestionar, se movilizaron por el derecho a vivir libres de fumigaciones. Trascendió que finalmente el juicio comenzaría, tras casi dos décadas de espera, en febrero de 2020, pero nadie hasta el momento salió a confirmarlo.

Matheu actualmente está jubilado y en los últimos años como funcionario público esperó por la concreción de la nueva fiscalía para poder abocarse de lleno a los casos de daños al medioambiente. Se cansó, pidió la jubilación y creó una fundación desde donde trabaja en causas como la contaminación del lago San Roque, o el caso de presencia de abesto en el colegio Garzón Agulla.

– ¿Qué representa el caso de la lucha de los vecinos de barrio Ituzaingó?

– Este caso es el originario. La denuncia se realizó en el año 2002 presentado por la Fundación para Defensa del Medio Ambiente (Funam), donde está el biólogo Raúl Montenegro. Él junto a muchos vecinos del barrio, que varios ya murieron, se pusieron este tema al hombro. En el 2008 trabajando como fiscal de Cámara tuve otra denuncia que la hizo en ese entonces el subsecretario de la Municipalidad de Córdoba, informando que el 1 de febrero de 2008 habían fumigado en esa zona. Empecé a investigar y en un año elevamos la causa a juicio, se llevó adelante el proceso y logramos la condena. Ahí se condenó a Francisco Parra, un productor agropecuario y Edgardo Pancillo, que fue el fumigador aéreo. Ambos fueron condenados a dos años de prisión en suspenso, con tareas comunitarias en centros con personas con cáncer. El Tribunal Superior confirmó la condena y sentó jurisprudencia. La apelación llegó a la Corte Suprema y ahí también se avaló la condena, rechazó el recurso y quedó firme el fallo. Ese peregrinaje sentó precedente. Ese juicio fue un apéndice del reclamo que al día de hoy lleva 17 años esperando.

– ¿Cuáles considera que serían las medidas más urgente para frenar las fumigaciones sin control?

– Lo primero es que desde fiscalía provincial debería haber un impulso a los fiscales de instrucción para que investiguen esto, sobre todo en el interior porque la mayor cantidad de casos están en esas localidades. En Marcos Juárez, por ejemplo, la tasa de mortalidad por cáncer es el doble que en Córdoba. 
Hay mucha ineficiencia por parte de la Justicia, no es una sensación, es real. El caso Ituzaingó es el ejemplo de la inacción judicial.

Los efectos son nocivos y hay que investigar y regular. Por ejemplo, el registro de tumores de la provincia de Córdoba es muy contundente, ahí se ve que en los departamentos del interior se duplica la muerte por enfermedad de cáncer. Todo lo que es la pampa del sudeste provincial, allí, la tasa de mortalidad de cáncer es superior. Los registros muestran que hay 135 casos de cáncer en Córdoba capital cada 100 mil habitantes y en el interior provincial, en Marcos Juárez, San Justo, todo el sudeste, hay 269 casos de muertes por cáncer cada 100 mil habitantes. Y Canals es un caso muy notorio, desde el 1 de marzo de 2017 al 1 de marzo de 2018, es decir, en un año, murieron 111 personas en total, de las cuales 75 fueron por cáncer. La Justicia mira con indiferencia mientras los agrotóxicos cosechan estas muertes silenciosas.

 

 

lmdiario

A poco de conocer las manifestaciones del gobernador Mariano Arcioni, quien anunció la intención de vetar la ley que prohíbe la introducción, tenencia, distribución y aplicación del herbicida glifosato en todo el territorio provincial, fueron numerosas las muestras de preocupación por parte de vecinos y agrupaciones ambientales y organizaciones de derechos humanos.

Una veintena de personas se movilizaron la semana pasada hasta la Escuela 159 con la intención de interpelar al primer mandatario provincial y plantear el rechazo al posible veto. Luego los vecinos marcharon por las calles de Esquel y se concentraron en el muñeco de nieve que está en el cruce de las avenidas Ameghino y Perón. Desde la APDH Esquel plantearon su “enorme preocupación” por el anuncio de veto a la legislación.

Para Arcioni, “fue un proyecto de ley que no se hizo participar absolutamente a nadie, con fines electorales, hay que reglamentarlo de otra manera, hay que convocar a todos los sectores y estudiar el tema, y no hacerse eco”.

Marisa Pérez Serrano, una de las vecinas que se movilizó a la Escuela 159 hizo hincapié en que “es un tema que nos atañe a todos y de hecho es algo que se está planteando a nivel nacional. Nosotros consumismo muchos alimentos que la gente no sabe que están tratados con agrotóxicos, y es hora de que aprendamos a vivir mejor y a poder informarnos”.

También resaltó que “es la primera pero no va a ser la última movilización que fue una autoconvocatoria por las redes en la escuela 159 donde supuestamente iba a estar a partir de las 20 horas el Gobernador.  Queríamos saber los fundamentos del gobernador para vetar esta ley, para mostrarle que el pueblo está de pie y no vamos a permitir que los políticos de turno respondan a los intereses de las grandes multinacionales”.

Agregó en diálogo con Canal 4 de Esquel que de esta manera “los vecinos nos manifestamos, hicimos una movilización desde la escuela, por respeto a la escuela y a quienes trabajan ahí, y para visibilizar la manifestación. Ahora vamos a seguir organizados y la idea es que la gente empiece a informarse. Estamos en un año electoral y seguramente van a patear la pelota para más adelante, pero la cuestión ambiental y lo que atañe al derecho a vivir no es un tema menor. Y si realmente quiere ser gobernador, es el momento de dar la cara y responder a quienes quiere representar”.

Desde la Escuela 159 Laura Ortiz, identificada con los pueblos originario de la región, acusó que “el hecho de que la Sociedad Rural haya salido a decir que se vete la ley, implica un grado mucho mayor de alerta en la sociedad, y esto lo tenemos que leer claramente. Lo que sabíamos hasta antes de que salieran desde la Sociedad Rural es que tal vez había uno o dos chacareros, dos o tres chacras, pero si sale la Sociedad Rural es porque se está utilizando mucho más glifosato en la provincia de lo que nos dicen”.

Ortiz aseguró que “esta problemática tiene que ver con un derecho humano, y nosotros no sabemos qué es lo que estamos comiendo. Estamos muy agradecidos con esta ley y es una pena que el Gobernador esté desoyendo al pueblo. Pareciera que no se ha enterado que pertenece a un poder que representa al pueblo”.

Por otra parte, sobre la ausencia del gobernador en la Escuela 159, dijo que “no es la primera vez que no llega a los lugares a donde dice que va a llegar, hace un mes los vecinos de Cholila cuentan que se escapó, en Trevelin también, y ahora acá. Pareciera que le tiene miedo al pueblo al que tiene que representar.  Y ahora está en campaña, y quiere estar otra vez como gobernador, pero lo que se vota es un poder que representa al pueblo, pero está dando muestra de que no es lo que el quiere”.

Derecho a la salud

A través de un comunicado la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Esquel manifestó “su enorme preocupación frente a las declaraciones del Gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, quien públicamente manifestó su intención de vetar la Ley recientemente sancionada en la Legislatura por la cual se prohíbe el uso de glifosato en el territorio provincial”.

El veto de la ley “implica necesariamente consolidar el modelo extractivo neoliberal como modelo de acumulación de capital que transforma los bienes comunes en simples mercancías, que excluye y mata a niños, adultos y ancianos. Recordamos al Gobierno y al sector agropecuario, así como a la ciudadanía toda, que el Derecho a la Salud es un Derecho Humano y que es responsabilidad del Estado garantizarlo. En tal sentido, es imprescindible reconocer que una nutrida bibliografía científica determina que los herbicidas organofosforados, entre los que se encuentra el glifosato como genérico, son cancerígenos. La OMS ha aumentado su calificación de riesgo para la salud humana”.

Agregan que “recientemente ha habido condenas en EEUU contra la empresa Bayer-Monsanto, distribuidora de glifosato, que la declaran culpable por casos de cáncer en humanos (Tribunal de California determinó que Monsanto-Bayer debe indemnizar a Dewayne Johnson -1er. fallo- y a Edwin Hardeman -2do. fallo- en ambos casos al determinarse la relación del cáncer con el herbicida). La utilización de glifosato tiene propiedades acumulativas en la tierra y el agua por lo que afecta también el Derecho Humano al ambiente sano que está directa y estrechamente vinculado con el Derecho a la salud de la población y supeditar el ejercicio de estos Derechos a la maximización de ganancias constituye una seria violación estatal”.

“Aun cuando algunos sectores ponen en duda el impacto negativo del glifosato, tenemos la convicción de que los argumentos esgrimidos hasta aquí justifican ampliamente la aplicación del principio precautorio. La APDH Esquel espera que el gobernador acompañe y haga respetar el proyecto votado por los diputados garantizando la independencia de los distintos poderes de gobierno y sancione con fuerza de ley la prohibición de uso del glifosato”.

 

 

El Chubut

También contempla las principales reservas aledañas. No se podrá aplicar ni por tierra ni de forma aérea. La ordenanza fija un antecedente.

El Concejo Deliberante de Cosquín otorgó el aval, por cuatro votos contra tres, a un proyecto para prohibir la aplicación de glifosato -uno de los agroquímicos más utilizados en el país- tanto en el ejido municipal como las reservas principales de la zona.  Resta saber si el intendente Gabriel Musso vetará o dejará vigente esta sanción.

El concejal Raúl Cardinali, del bloque de Unión Por Córdoba, quien presentó el proyecto, indicó en declaraciones Radio Panamericana, que la reciente ordenanza se basa en lo que está comprobado científicamente, es decir que «estos elementos químicos generan daño y perjuicio en la salud y que ya hace muchos años se viene utilizando en nuestro país».

Cardinali contó que el proyecto fue elaborado primero teniendo en cuenta la cercanía y la utilización de estos productos respecto a los vecinos afectados. «Lo hicimos pensando en la salud pública, para evitar el contacto y el daño», aseguró.

«Pensamos en lo que significa la naturaleza de Cosquín, y por qué queremos convertirnos en otro municipio no fumigado. Queremos mostrar que pensamos en un mundo libre  de estos elementos», precisó el concejal.

Por su parte, Lisandro Lícari del bloque Partido Solidario, indicó que la prohibición aplica a plazas, cunetas o  a cualquier tipo de desmalezado y está prohíbida su aplicación por tierra o aire: «Es un primer paso, pero luego tendremos que seguir avanzando porque el glifosato no es el único producto tóxico que se utiliza para la agricultura».

Lícari además destacó que la ordenanza fija un antecedente y una posición clara de «un municipio que camina en un sentido».

 

lmdiario

El diputado provincial José María Grazzini Agüero (PJ-FpV) es el responsable de la ley aprobada recientemente que ubica a Chubut como la primera provincia en prohibir el agroquímico glifosato que es cuestionado a nivel mundial por su potencialidad cancerígena.

La ley generó cuestionamientos en el ámbito rural y productivo, y tras las recientes declaraciones del gobernador, en las que marcó que vetará la ley para poder habilitar un debate con todos los sectores, el diputado marcó que “la ley estuvo un año a disposición para que todos los sectores la investiguen y hay desinformación sobre su contenido”.

El diputado confirmó que insistirá con su promulgación y criticó duramente la Arcioni. “No es la primera ley a favor de la gente que ha vetado el gobernador y la verdad no me sorprende”. Asimismo, cargó contra los reparos de la Sociedad Rural  contra la ley, quienes marcaron que atenta contra los productores y no fue consultada con el SENASA, el organismo pertinente, y por otra parte opinan que en Chubut tiene un uso regulado no riesgoso.

“Acá no han leído el proyecto de ley y desconocen la tarea legislativa, minimizando la cátedra de recursos ambientales de la escuela de oficiales, a los equipos de sanitaristas que han investigado. Hay sobradas pruebas del daño que provoca el glifosato y están tomando posicionamientos en contra de la salud de la gente. Hemos escuchado a lo largo y a lo ancho a distintos vecinos de nuestra provincia”.

Grazzini afirmó que “se puede reemplazar este producto y proponemos una transición, un tiempo para llevar adelante la reconversión, para que puedan hacerlo con concientización, educación y trabajo. En carpeta hay varios productos para sugerir y trabajar. Los mismos productores conocen productos menos tóxicos. El Ministerio de Ambiente es quien debería después marcárselo a los productores”.

“Si el gobernador lo veta seguiremos insistiendo y daremos el debate que corresponde” concluyó el legislador.

 

 

EQS Notas

En su paso por la cordillera, el gobernador se refirió al agroquímico glifosato que se utiliza como herbicida y fue recientemente prohibido por una ley provincial impulsada por el diputado José Ma. Grazzini, del espacio Chubut Somos Todos.

La ley fue inmediatamente cuestionada por los principales organismos e instituciones vinculadas al agro, por haber sido “inconsulta” y no tener en la provincia, como sí podría ocurrir en el norte del país, un uso indiscriminado que puede afectar a la población.

Al ser consultado, el gobernador confirmó “la vamos a vetar con fundamento. Lo cierto es que hay un proyecto de ley con una irresponsabilidad total, tal como nos tienen acostumbrados los diputados. Hay que estudiar el tema convocando a todos los sectores para ver cómo puede reglamentarse”

 

 

EQS Notas

El glifosato, es la sustancia activa presente en los pesticidas de Monsanto, ésta fue detectada en 2015 por la Organización Mundial de la Salud como agente cancerígeno.

La organización presente en Estados Unidos y Canadá, U.S. Pirg, detectó un incremento de hasta un 500% en las partículas de glifosato en cervezas y vinos de distintas marcas.

El glifosato (C3H8NO5P), es la sustancia activa presente en los pesticidas vendidos por la empresa Monsanto, ésta fue detectada en 2015 por la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés) como agente cancerígeno.

El uso de este pesticida se ha incrementado hasta en un 500% en los cultivos de uvas y cebada, materia prima para obtener vino y cerveza.

Mientras la WHO maneja como aceptable un nivel de 3.5 partículas por mil millones (ppb, por sus siglas en inglés) de glifosato, El estudio de U.S. Pirg, publicado en febrero de este año, arroja que existen empresas de cerveza y vino que exceden por mucho esa referencia.

Cervezas como Coors Light con 31.1ppb, Heineken con 20.9, Budweiser con 27.0 ppb o Corona 25.1 ppb, así como los vinos Beringer Estates Moscato con 42.6 ppb y Inkarri Estates Malbec: Certified Organic con 5.33 destacan por representar un verdadero peligro para la salud de sus consumidores.

24 Horas

 

El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) sentenció hoy que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) debe permitir el acceso a estudios de toxicidad y carcinogenicidad de la sustancia activa del glifosato, herbicida sobre el que alertó la Organización Mundial de la Salud en 2015.

La corte anuló así dos decisiones de la EFSA que denegaban el acceso a detalles sobre estudios relativos al herbicida más utilizado y polémico del mundo, empleado por multinacionales como Monsanto, para el que la Comisión Europea (CE) acordó en noviembre de 2017 renovar hasta 2022 la licencia en la Unión Europea (UE), pese a la oposición de países como Francia.

La EFSA había denegado la solicitud de acceso a distintas partes de estudios científicos de esa agencia relativas al impacto sanitario y medioambiental del glifosato que habían cursado un ciudadano europeo y los europarlamentarios ecologistas Heidi Hautala, Michèle Rivasi, Benedek Jávor y Bart Staes.

Los demandantes recordaron en su solicitud que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) concluyó en marzo de 2015 que el glifosato presentaba potencial carcinogenicidad y que, sin embargo, en noviembre de 2015, el examen por los homólogos de la EFSA había concluido que probablemente no presentase ningún riesgo carcinógeno para el hombre, indicó la corte.

La EFSA argumentó su rechazo a permitir el acceso a esos documentos, entre otros motivos, en base a que su divulgación supondría un perjuicio serio para los intereses comerciales y financieros de las empresas que presentaron los informes de estudio, y aduciendo no existía un interés público superior que justificase la divulgación.

Esa agencia de la UE consideraba también que «el acceso a las partes de dichos estudios no era necesaria para verificar la evaluación científica de los riesgos realizada de conformidad con el Reglamento relativo a la comercialización de productos fitosanitarios», agregó el Tribunal de Luxemburgo.

Sin embargo, el TGUE sostiene en su fallo que el público debe tener acceso «no sólo a la información sobre las emisiones (…) sino también a la relativa a las consecuencias a más o menos largo plazo de estas emisiones sobre el estado del medio ambiente, como los efectos de dichas emisiones sobre los organismos distintos de aquellos a los que va destinado el producto».

El fallo del TGUE, que admite recurso de casación ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), establece además que el acceso a esos documentos «reviste un interés público superior con respecto al interés basado en la protección de intereses comerciales de una persona física o jurídica».

Tras conocerse la sentencia, el eurodiputado español de EQUO Florent Marcellesi del grupo Verdes/ALE del Parlamento Europeo señaló que el fallo supone «una victoria en la lucha contra el secretismo cuando hay riesgos medioambientales y sanitarios de productos peligrosos como el glifosato».

«Gracias a la publicación de todos los estudios disponibles, en el futuro otros científicos independientes tendrán la posibilidad de hacer doble control sobre la ciencia que está detrás de las evaluaciones de los plaguicidas», añadió. EFE

 

 

 

La Vanguardia