Tag

Ginés González

Browsing

El ministro de Salud Ginés González García criticó el banderazo que se llevó a cabo este sábado en distintos puntos del país contra el Gobierno al asegurar que “lo vuelve loco que la convocatoria sea a contagiarse». “Creo que esta no es la forma, lo que están haciendo no es muy solidario”, expresó.

Miles de personas protestaron esta tarde con diversas críticas hacia el Gobierno, que giraron en torno al cepo reforzado al dólar, el desplazamiento de tres jueces que investigaron a Cristina Kirchner y la quita de fondos a la Ciudad.

El epicentro de las protestas fue el Obelisco porteño. Además, cientos de personas con banderas celestes y blancas se juntaron nuevamente frente a la residencia presidencial en Olivos, sobre la avenida Maipú. También hubo movilizaciones muy concurridas en La Plata, Quilmes, Córdoba, Tucumán, Salta, Neuquén y Bariloche.

Al igual que otros banderazos de los últimos meses, la protesta fue convocada principalmente por las redes sociales con consignas como “Por la República” y cuestionamientos de toda índole a la gestión del presidente Alberto Fernández.

“Cualquier expresión que quieran hacer me parece absolutamente razonable, lo que me vuelve loco es que la convocatoria sea a contagiarse”, lamentó Ginés González García. Consideró que quienes manifestaron estar en los banderazos “por la República” apelaron a un «un eslogan político copiado y reproducido”.

De la movilización en la Ciudad, donde a la concentración se sumó una caravana de autos, participaron la presidenta del PRO Patricia Bullrich y referentes opositores como el exsecretario de Medios Públicos Hernán Lombardi y el diputado de la Coalición Cívica Fernando Iglesias.

“Nos expresamos por el futuro, por la democracia, por el valor del mérito y porque somos cada día más los que pensamos que la Argentina no está condenada a la impunidad ni a la igualación hacia abajo”, afirmó Bullrich en Twitter junto a una foto suya en la caravana de autos.

Consultado sobre el mensaje de la exministra de Seguridad, González García ironizó: “Ella nos dejó bien hipotecado el futuro, así que de futuro sabe bastante”. Además, respondió al planteo de Iglesias, quien sostuvo que “desde los banderazos las curvas no paran de bajar en CABA”.

Fuente: C5N

 

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, anticipó este jueves que el Estado argentino está en conversaciones con quienes producen vacunas contra la Covid-19 para asegurar «cuotas inmediatas cuando estén disponibles”, e insistió: “Cuidándonos hasta que esté la vacuna, nos va a ir bastante mejor”.

En declaraciones a la Televisión Pública, González García anunció que «el presupuesto de Salud para 2021 tendrá un incremento de fondos del 50%, con respecto al que se ejecuta durante este año».

“Es una meta de todos los argentinos y una intención del Gobierno. Pese a todas las dificultades que tiene la economía argentina y las que resta corregir, el Presupuesto que está yendo al Congreso, tiene un 50% de incremento con respecto al que usamos en 2020, que ya es muy generoso. La salud es prioritaria», señaló.

Ante la consulta sobre las actividades recreativas, el ministro aclaró que «con la apertura me parece bastante difícil lograr lo que queremos todos: que esto se vaya o por lo menos se atenúe notablemente. En los términos rigurosos de lo que significa cuarentena, Argentina estuvo desde el 20 de marzo hasta el 11 de abril. Después empezaron a flexibilizarse actividades, en muchos lugares casi completamente porque no había casos”, agregó.

«El Presupuesto de Salud para 2021 tendrá un incremento de fondos del 50%, con respecto al que se ejecuta durante este año»-

En igual sentido sostuvo que «hoy, en algunas ciudades –del interior del país–, cuando se les complican las cosas, empiezan a darse cuenta de que, si no disminuyen las actividades recreativas, la cosa puede perjudicar a unos cuantos. La epidemia se nacionalizó”, aseguró.

El ministro se refirió al apoyo del Estado nacional durante estos meses y aseguró que al principio de la pandemia el equipamiento era crítico. “Hemos provisto a todo el país con respiradores, monitores, vestimenta de protección personal y en muchas provincias aumentamos incluso la capacidad privada de respuesta, dando en comodato equipamiento para que mejoren la respuesta”, explicó.

Respecto del bono anunciado para el personal de salud, González García aclaró que el pago adicional “es para todos los trabajadores públicos y privados de la Argentina, de los hospitales, los geriátricos, de las ambulancias de traslado, de la atención primaria. Hay 700.000 trabajadores a los que se les amplió el bono por tres meses más”.

“Por indicación del Presidente, estamos en conversaciones con quienes producen vacunas contra la Covid-19 para asegurarnos cuotas inmediatas cuando estén disponibles”
Por otra parte, el titular de la cartera de Salud se refirió a la producción de vacunas y señaló: “Por indicación del Presidente, estamos en conversaciones con quienes producen vacunas contra la Covid-19 para asegurarnos cuotas inmediatas cuando estén disponibles”

«Tenemos el privilegio de tener tres ensayos clínicos que se hacen en Argentina, de tres vacunas que están liderando. Tenemos una cuarta vacuna que se fabrica en el país. Próximamente anticiparemos dinero a varios de estos proveedores, para asegurarnos cuotas inmediatas cuando la vacuna esté disponible», aclaró.

En cuanto al impacto de la pandemia en la Argentina, González García afirmó: “Si bien tenemos muchísimos casos, también es cierto que tenemos la menor cantidad de consecuencias fatales; una tasa de letalidad baja, que está entre las tres menos malas de las que hay en América.”

El ministro de la cartera, Ginés González García, y miembros de su equipo presentaron hoy ante la Comisión Regional para el Monitoreo de la Sostenibilidad y Re-verificación de la Eliminación de Sarampión, Rubéola y Síndrome de Rubéola Congénita de la OPS/OMS la evidencia para demostrar el cese del brote de esta enfermedad que se inició en agosto de 2019, y cuyo último caso detectado ocurrió el 20 de marzo de este año.

«Es una alegría para nosotros poder presentar en esta reunión la evidencia del cese del brote de sarampión que tuvimos el año pasado, después de mucho tiempo», dijo González García en una reunión virtual con los expertos internacionales.

El ministro explicó que «el brote se inició a través de casos importados, luego adquirió volumen y se desarrolló donde tenemos la mayor concentración demográfica del país», ya que el epicentro fue en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en 19 localidades bonaerenses.

«A eso le sumamos que a principios de marzo se declaró la pandemia de Covid-19, también con epicentro en esta región del país, que planteó más desafíos a toda la estrategia que hicimos de rastreo, búsqueda de casos y eliminación del foco, pero hemos logrado más de 12 semanas sin casos», indicó el ministro.

Según explicaron desde la cartera sanitaria, para el control del brote se trabajó en la investigación epidemiológica de los casos, búsquedas de contactos y se intensificó la vacunación.

«Hemos provisto las vacunas suficientes a lo largo y a lo ancho del país, que también era un tema que había quedado muy disminuido en el gobierno anterior», afirmó González García.

El ministro Ginés González, brindó un reconocimiento «al sistema de salud de toda la Argentina, al epidemiológico y a los vacunadores que llevaron a cabo acciones casa por casa», y destacó el trabajo conjunto entre la Nación, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires.

Por su parte el presidente de la comisión de Inmunizaciones y director adjunto de la OPS, Jon Andrus, agradeció al ministro por «su compromiso para que la región esté libre de sarampión y rubeola», y adelantó que la evidencia será analizada para elaborar un informe con una devolución.

A fines de agosto de 2019, se inició en Argentina el brote más extenso de sarampión desde que se logró la eliminación de la circulación endémica, con 179 casos confirmados, 123 de ellos en 2019 y 56 en 2020.

El ministro de Salud, Ginés González García, dijo esta noche que se ha «administrado bien» la crisis por la pandemia del coronavirus debido a que «regulamos el número de casos» y agregó que acepta cualquier cosa «menos que tengamos muertes» porque se tome a la economía como lo principal.

«Administramos bien porque regulamos el número de casos. Si no la pandemia te pasa por arriba», dijo el ministro de Salud al canal de noticias TN y desestimó asegurar que la nueva fase de aislamiento social que inicia este miércoles el AMBA sea el último esfuerzo, porque «los que lo dijeron tuvieron que empezar de nuevo, como Nueva Zelanda, Israel, China o Japón, ya que el virus tiene comportamientos imprevisibles».

González García también expresó que «no queremos ninguna vida que se pueda salvar que no se salve. Acepto cualquier cosa menos que tengamos muertes porque la economía es lo principal», en referencia a cuestionamientos sobre los efectos económicos de la cuarentena en la sociedad.

«No me preocupan que digan que hacemos la cuarentena prolongada. No hay nada que tenga mejor efecto que la cuarentena. No nos alegra, entendemos el daño en la economía, que lo hace la pandemia y no el aislamiento», aseguró.

El titular de la cartera de Salud consideró que «la estrategia ha sido muy buena por aciertos nuestros, por el compromiso» de la sociedad y por aprender de los otros, con lo que somos de los tres países de América con menos consecuencia de casos».

Sobre la evolución del aislamiento social en el AMBA, opinó que «dependerá del comportamiento del virus y de la gente. Estamos llegando al 60% de ocupación de terapia intensiva. Viendo el aumento exponencial nos dimos cuenta que en 25 o 30 días el sistema puede entrar en estrés».

«Salvo el AMBA, partidos circundantes y el Gran Resistencia, el resto vamos a mejorar y seguir el camino de que la gente tenga más capacidad de trabajar y de vivir», dijo.

El ministro de Salud citó dos temas como «cuellos de botella» en la lucha contra la pandemia: la relocalización de los casos detectados y la provisión de reactivos para tests en el sector privado.

«Empezamos a aprender junto con la ciudad. Un problema es la relocalización de los casos detectados, como en barrios populares, donde no se puede hacer la cuarentena en su casa, y eso costó mucho, y la Ciudad lo está haciendo hace unos días, siendo la jurisdicción que tiene más capacidad hotelera» y ya albergó «3.500 personas en hoteles»

«Actualmente hay unas 14.000 personas rastreando, y la semana que viene la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires agregarán 1.000 cada una, con voluntarios», más la colaboración «de las universidades».

«Lo haremos mejor si es menos lento el ritmo de transmisión. Hay que considerar que la Provincia de Buenos Aires tiene 4.000 villas», agregó.

Por otro lado, sostuvo que también hay un cuello de botella en los test porque «no son tantos los laboratorios y se cayó un poco la provisión del insumo reactivo en el sector privado. En el público hay muchísimo. Estamos tratando de mejorar la eficiencia de cómo dar los resultados de los tests en tiempo y forma».

Asimismo, expresó que se están haciendo «varios miles de test con el programa DetecAr, con un estimado de entre 15.000 a 18.000 diarios y queremos aumentar la capacidad productiva».

«Hay testeo serológico para la circulación del virus la última semana de cada mes. La última nos dio mayor circulación, 3,2, lo cual sospechábamos. Estos no son test para diagnóstico. De estos hizo muchos Chile. De los test de diagnóstico, los PCR, hemos comprado 600.000 test y ahora entran 250.000 más».

Sobre cuestionamientos acerca de una supuesta demora en el rastreo y testeo de casos, González García dijo: «se salió a buscar al enfermo cuando vimos que había circulación y ampliamos muchísimo la cantidad de tests, así como la de laboratorios, que ahora son más de 100».

«El programa DetectAr empezó la primera semana de mayo y dio muy buen resultado», consideró.

El avance del virus en el AMBA y la ausencia de una vacuna y de medicación específica contra la Covid-19, «con una capacidad de contagio que sorprende», llevaron al gobierno a determinar una nueva y mayor restricción a la circulación de personas en esa región para evitar «consecuencias fatales por no contar con camas de terapia intensiva», dijo hoy el ministro de Salud Ginés González García.

A 100 días del comienzo del primer anuncio del aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) dispuesto por el Gobierno nacional y cuando en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se concentra el mayor número de contagios del país, el ministro recibió a Télam en su despacho, una oficina plagada de monitores que lo conectan con la Sala de Situación, con las noticias y un solo elemento que parece distenderlo: una maqueta de su querida cancha de Racing Club.

A su izquierda, en cambio, el monitor con el tablero de control y un enorme televisor que lo actualiza con las noticias al instante.

Afirma que duerme poco pero bien, se lo ve de buen humor, tranquilo, y lamentándose porque el delantero Ricardo Centurión no regrese a Racing.

Pero el motivo de la visita era otro: las nuevas medidas restrictivas para mitigar el avance de la pandemia en el AMBA.

«Buscamos manejar la cuarentena de tal manera que el número de casos fuera siempre controlable y administrado. Lo hicimos desde el primer día, y digo lo hicimos porque fue todo el pueblo argentino, lo hicimos entre todos», comenzó.

«Cuando empezamos a notar que teníamos circulación comunitaria en una megalópolis como el AMBA, empezamos a pensar de otra manera; así que salimos con el Programa Detectar», explicó Ginés.

El ministro continuó con su explicación: «También notamos que el avance de internación específica empezó a ser muy exponencial. Eso implicó que teníamos que hacer algo para que dentro de 25 o 30 días no suceda lo que no queremos que ocurra: que no haya ninguna persona que, por no tener una terapia intensiva, respiradores y todo lo que necesite termine con una consecuencia fatal».

Ginés recordó que «en todo el mundo más del 50% de la mortalidad ocurrió porque algunas personas no tenían cómo atenderse. Y para que eso no suceda tenemos que ponerle un freno, hay que administrar la cuarentena y restringir la circulación de la mejor manera porque este es un virus dinámico, con una capacidad de contagio que sorprende y que no tiene, hoy, solución en el mundo».

«El AMBA es una de las 20 ciudades más grandes del mundo, es una unidad geográfica que no para en la General Paz, así que lo que hicimos entre Provincia, Ciudad y Nación es restringir el movimiento», explicó.

T: ¿Esto significa que lo esperable es que el pico de la pandemia se produzca en esta etapa?

Ginés González García: Entre fines de junio y la primera quincena de julio las enfermedades respiratorias tienen más impacto. Venimos bien porque logramos una extraordinaria campaña de vacunación antigripal, venimos bien con la bronquiolitis, pero está subiendo esto que es una enfermedad desconocida, sin vacunas ni medicamentos. También bajamos la tasa de letalidad, y con esto tratamos de evitar una consecuencia tan dramática como la muerte, lo único irreversible.

El ministro recordó que «el virus no viaja solo en colectivo o en auto, viaja con la gente. Ese es el movimiento que tenemos que restringir porque aumentó mucho en las últimas dos semanas».

En ese sentido, ratificó que «la cantidad de medidas que se toman tratan de contener el movimiento, frenarlo de tal modo que la curva de casos que venía subiendo muy precipitadamente, dentro de 8, 9 o 10 días empiece a controlarse y aplanarse».

Y aseveró que Argentina está entre los tres países de América que mantiene los mejores indicadores, junto a Uruguay y Paraguay.

«¿Qué significa esto?: centenares de muertes evitadas, miles quizás. Lo que ocurre es que eso no se ve porque no se tiene constancia de la prevención, pero queremos que no suceda», aseveró.

T: ¿Cuál es el conjunto de medidas necesarias para esta etapa?

G: No sólo necesitamos más y mejores servicios, sino que tenemos que tener menos casos, y para eso tenemos que tener menos transmisión, y para tener menos transmisión hay frenar o inhibir la circulación de las personas. Y exactamente eso es lo que intenta las medidas que está tomando el Presidente.
Son medidas antipáticas, a nadie le gusta adoptar este tipo de acciones, pero también es cierto que -como hicimos desde el primer día- privilegiamos la vida y trabajamos mucho para evitar la cantidad de pérdidas que tienen otros países. Las economías se pueden recuperar, las vidas no.

T: ¿Qué importancia le dan al indicador R (el número de casos que va a contagiar una persona infectada en cierto período)?

G: Miramos todas las cifras y todos los indicadores, tenemos un monitor central donde está todo el país puesto en una pantalla. El R es uno más. El punto crítico, inadmisible, era que, en todas las cuentas, si seguíamos como estábamos, llegaríamos a una situación de estrés que, elegantemente, es como decir que hay enfermos que no iban a poder ser tratados. Y eso es inadmisible.

Las medidas anunciadas este viernes son para que dentro de 20 o 25 días no pase lo que todos decíamos que iba a ocurrir.

T: ¿Hay alguna posibilidad de seguir ampliando la cantidad de camas de terapia intensiva?

G: Lo hacemos todos los días, pero hay un punto donde no hay cama que alcance.

La ciudad que tiene más recursos por habitantes del mundo es Nueva York, y el tema los pasó por encima. No hay sistema que aguante si no se controla la evolución de la pandemia. Nosotros la venimos controlando muy bien y no queremos tirar por la borda el esfuerzo que hemos hecho todos los argentinos. Tenemos que hacer, nuevamente, un esfuerzo porque en el último tiempo hemos venido levantando restricciones.
En todo el mundo hay países que han hecho la reapertura y aunque creen que han terminado con la pandemia, o han exaltado sus aperturas, tuvieron que volver todo para atrás.

T: ¿Cómo está evolucionando la utilización del plasma?

G: Está en plan de experimentación. No hay resultados concretos, concluyentes, tenemos expectativas, pero nada más que eso. No podemos indicar que se aplique un procedimiento que no está comprobado hasta que no se compruebe que es una metodología que sea realmente útil.
Por ahora se aplica en forma experimental para voluntarios y habitualmente en casos leves, de manera tal que está muy circunscripto su nivel de aplicación. Hasta que no haya una conclusión directa, no podemos indicar ni permitir que se haga una aplicación masiva.

T: ¿Qué tendría que ocurrir para que algunas cosas cambien a partir del 18 de julio?

G: Que baje la curva de contagio, que hasta el 17 va a bajar, y el 18 de julio va a seguir bajando. Eso nos va a tranquilizar.

Pero la respuesta a esta pregunta no es esperable sólo con la capacidad de camas, indicadores o respiradores, sino también con las personas: los trabajadores de la salud están trabajando muy fuerte todos los días, todo el día y con un riesgo incrementado.

Tratamos de cuidar todo, pero particularmente a los trabajadores, que son irremplazables. Hemos tenido alguna tasa importante de contagios al principio, ahora bajó. Entre los trabajadores de la salud arrancamos con 14% de contagiados y ahora estamos en el 8%, que está por debajo de lo que ocurre en otros lugares. Tenemos un Plan Nacional de Seguridad de los Trabajadores, distribuimos permanentemente ropa de bioseguridad además de las compras de las provincias. Los profesionales son el único recurso crítico y tenemos que cuidarlo. Están haciendo un esfuerzo extraordinario y a veces con consecuencias fatales.

T: ¿Cuáles son los próximos pasos en cuanto a testeos?

G: Estamos haciendo los serológicos en las estaciones de tren. Son como un Evatest (test de embarazo), y sirven para ver cómo circula el virus. De esos hemos hechos unos 28 mil.

En la ciudad de Buenos Aires se hace una vez por mes. La primera vez dio 0,1. Este jueves dio 3,2, y eso significa que hay circulación, que hay personas que ni siquiera sabían que estaban enfermas y han tenido el virus.

El otro es el test PCR, de diagnóstico. De este hicimos más de 320 mil. Al principio los hicimos a los que teníamos sospechas de enfermedad. Pero lo que empezamos a hacer distinto cuando vimos que había circulación comunitaria, a principios de mayo, es tocar timbre y buscar. En ese caso empezamos con el plan Detectar.

El test es parte de una estrategia, determina casos desconocidos e implica el aislamiento, que en barrios vulnerables a veces no es tan fácil y hay que sacar los contactos, que es lo que está haciendo la ciudad de Buenos Aires, donde hay 3.500 personas en hoteles. Eso mismo lo está haciendo también la Provincia. Ahora vamos a intensificar esto y hacer la búsqueda barrio por barrio en el AMBA, y en lugares como Chaco.

T: Que el porcentaje de positividad sea alto, ¿es preocupante?

G: Sí, porque significa que hay mucho virus.

T: ¿Esto quiere decir que no se está respetando la cuarentena?

G: Bueno… son 100 días, es cierto que la gente se ha relajado, y que hemos ampliado la gente que se podía mover.

No es la misma cuarentena que al principio. Ahora, lo que hacemos es para volver a la forma en que logramos frenar el desarrollo del virus para que se desagoten las terapias y haya menos presión sobre la utilización de ese tipo de camas.

T: ¿Qué nos puede decir sobre la vacuna en relación con el país?

G: Por indicación del Presidente, el país está abierto a que el que quiera trabajar acá en el desarrollo de una vacuna, pueda hacer pruebas clínicas en la Argentina. Esto significa trabajar en humanos voluntarios, pero con dos requisitos: primero, prioridad en la provisión de vacunas. Y segundo, transferencia de tecnología para que podamos fabricarla. Los problemas de la vacuna también serán dos: el precio, que no lo sabemos, y puede ser inaccesible porque mucha gente va a necesitarla. Y segundo, la disponibilidad. Por eso queremos, en el acuerdo que hagamos, negociar esta transferencia para tener disponibilidad.

El ministro de Salud, Ginés González García, confirmó cinco nuevos casos de coronavirus en la Argentina, por lo que ya son 17 los contagiados en el país, uno de ellos fallecido

Según precisó el propio ministro, se trata de dos de pacientes de Chaco, uno de Río Negro, uno de San Luis y otro de Ciudad de Buenos Aires. A las personas que ingresan al país y que hayan permanecido en zonas con transmisión, el ministerio de Salud recomienda permanecer en el domicilio y no concurrir a lugares públicos como ámbitos laborales, recreativos, deportivos y sociales durante 14 días.

🚨😷|| El ministro de Salud, #GinésGonzálezGarcía, confirmó cinco nuevos casos de #coronavirus en la Argentina, por lo que ya son 17 los contagiados en el país, uno de ellos fallecido. #CholilaOnline #A24 #Covid219

🚨😷|| El ministro de Salud, #GinésGonzálezGarcía, confirmó cinco nuevos casos de #coronavirus en la Argentina, por lo que ya son 17 los contagiados en el país, uno de ellos fallecido.🗣 Según precisó el propio ministro, se trata de dos de pacientes de Chaco, uno de Río Negro, uno de San Luis y otro de Ciudad de Buenos Aires.#CholilaOnline #A24 #Covid219

Publicado por Cholila Online Portal de Noticias Digital en Lunes, 9 de marzo de 2020

 

En una conferencia de prensa brindada luego de que esta tarde la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la «emergencia de salud pública internacional», el ministro explicó que la medida del organismo «es algo excepcional, de hecho es la quinta vez que se da, y se dieron determinadas condiciones para dictarla, algunas de ellas es que se reportó en cinco regiones distintas, se demostró también que había propagación interhumana y fundamentalmente, para contener el brote».

Sobre la situación al día de hoy, el ministro precisó que de los 7.800 casos, el 98.8 % se dieron en China o en personas que estuvieron en ese país y que los fallecidos en todos los casos, hasta ahora 170, sucedieron en su totalidad en China, especialmente en la ciudad Wuhan, epicentro del brote.

González García explicó que, a pesar de la declaración de emergencia internacional, las adoptadas «básicamente serán las medidas que se vienen tomando, ya que desde el primer momento» se estuvo atento al brote.

«La primera medida -dijo- es reunirnos permanentemente con un comité de expertos, trabajar todos juntos, para tranquilizar a la gente que se están tomando las medidas pertinentes y evaluar las acciones en proceso; actualizar la situación epidemiológica; dar recomendaciones a los organismos relacionados con la salud de todas las provincias y a los viajeros en particular».

Asimismo explicó que el Instituto Malbrán está equipado y disponible para identificar el virus ante la presencia de algún caso compatible con los síntomas.

Por otra parte, indicó que se está trabajando en conjunto con los demás organismos gubernamentales que puedan estar en relación con esta situación: Aduana, Migraciones, Aeropuertos, Ministerio de Relaciones Exteriores y otras dependencias.

El ministro precisó que en la Argentina, de momento, no se registró ningún caso, ya que «nos favorece, además de la distancia con el país de origen del virus, no estar en invierno» cuando se dan con más frecuencia los síntomas de gripes y enfermedades respiratorias.

Si bien hasta el momento no hay vacunas, ni medicamentos contra el virus, el ministro aclaró que sí hay medicamentos para aplacar los síntomas.

Sobre los ciudadanos argentinos que actualmente están en China, González García explicó que hay 12 personas que están en la ciudad de Wuhan que «obviamente están en cuarentena, pero los otros argentinos, presentes en otras ciudades, sabemos por Cancillería que están todos bien y no presentan ningún síntoma».

Al respecto el ministro aclaró que «no se prohibe», pero la recomendación es, de momento, evitar viajar a China, sino es «necesario e imperativo».

Por último precisó que hay un protocolo de salud que se está llevando a cabo en los aeropuertos y el hospital de Ezeiza, por su cercanía con el aeropuerto está preparado, llegado al caso, «para atender si se diera algún caso, situación que de momento no se dio».

El ministro de Salud, Ginés González García confirmó en una entrevista con FM Futurock que su gestión se encargará de alentar la producción de misoprostol. Este es un medicamento que la Organización Mundial de la Salud considera esencial para realizar abortos seguros y ambulatorios hasta la décimo-segunda semana de embarazo.

Este anuncio viene luego de que se publicara en el Boletín Oficial el nuevo protocolo para el aborto no punible. Durante el diálogo aseguró: “Nosotros vamos a estimular esta producción”. El funcionario hizo referencia a las actividades del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de la provincia de Santa Fe, el cual actualmente fabrica la droga y se verá potenciado en esto por el actuar del Estado.

Por otro lado, García confirmó que el jueves recibirá a los ministros de Salud de todas las provincias para tratar varios temas. Entre ellos está las instrucciones para poder llevar a cabo la interrupción del embarazo.

“Cuando una provincia no adhiere, en el fondo lo que busca es obstaculizar el cumplimiento de la ley”, señaló el jefe de la cartera de Salud. Con respecto al medicamento, actualmente falta que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) permita la distribución a todo el país.

El protocolo de aborto no punible impulsado por Ginés González García

“El protocolo pretende, y vamos a trabajar con toda fuerza, que sea lo que es. Una guía, como hoy en las medicinas modernas se utiliza para trata cualquier tipo de patología y mucho más alguna que está muy protegida por la ley como en este caso la interrupción legal del embarazo”, comenzó diciendo el encargado del Ministerio de Salud

Y continuó desde la Casa Rosada: “Habrá algunas organizaciones antiderechos que lo van a cuestionar. Lo que estamos haciendo es dar un instrumento sanitario para que se cumpla con la ley y con los derechos de las que, lamentablemente, están en una situación de interrupción legal del embarazo”.

«Ginés es una persona con un perfil sanitarista muy importante, que ya fue ministro de Salud nacional en dos oportunidades y logró encaminar la salud pública de la Argentina en momentos aún más complejos que éste”, valoró el titular de la cartera sanitaria chubutense, Fabián Puratich.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, consideró este miércoles como “una gran noticia” la designación por parte del Presidente de la Nación electo, Alberto Fernández, del médico sanitarista Ginés González García como ministro de Salud de la nueva gestión del Gobierno Nacional, que comenzará el próximo 10 de diciembre.

Consultado al respecto, Puratich señaló que “Ginés es una persona con un perfil sanitarista muy importante, que ya fue ministro de Salud nacional en dos oportunidades y logró encaminar la salud pública de la Argentina en momentos aún más complejos que éste”, de manera que su confirmación como ministro de Salud del próximo Gobierno Nacional “nos pone muy contentos”, resaltó.

“Nosotros ya veníamos trabajando con su equipo técnico, el jueves de la semana pasada incluso tuvimos una reunión con ellos en la ciudad de Buenos Aires, así que ahora estaremos esperando la convocatoria para después del 10 de diciembre, la fecha en la que asumen las nuevas autoridades nacionales”, sostuvo.

En tal sentido, “lo que conversamos es que se tratará de convocar a un Consejo Federal de Salud antes que termine el año, para encarar los temas prioritarios de la gestión sanitaria”, comentó.

Vuelve el Ministerio de Salud de la Nación

Asimismo, Puratich destacó que “también está confirmado que con el nuevo Gobierno Salud volverá a ser Ministerio a nivel nacional, para ejercer el poder de rectoría que nunca tendría que haber perdido”.

“Nosotros siempre estuvimos en contra de que Salud dejase de ser Ministerio y la verdad que esta decisión nos pone muy contentos, porque se va a poder trabajar de otra forma”, señaló y recordó que con la desjerarquización de la cartera sanitaria nacional “se transfirieron programas a las provincias sin consulta previa y sin el financiamiento adecuado, y para nosotros sobre todo este último año fue muy complejo, porque sin una previsión es muy difícil trabajar”.

“Lo más grave que pasó fue con el tema de las vacunas, que durante todo el año hubo un déficit y tuvimos que correr atrás de su provisión, lo cual nos preocupa sobremanera, porque tampoco sabemos cómo quedo este programa para que el año que viene”, agregó el titular de la cartera sanitaria chubutense.

Fortalecer la accesibilidad de las personas a los medicamentos

Por otro lado, Puratich remarcó que “uno de los ejes primordiales de la gestión de Ginés, por lo que estuvimos hablando, será fortalecer la accesibilidad de las personas a los medicamentos, un tema que trabajó especialmente cuando fue ministro de pasadas gestiones con el Plan Remediar, que fue un programa muy importante”.

“Hoy por hoy hay un programa que se llama CUS Medicamentos, que ha sido desfinanciado y cuyo botiquín pasó a tener menos del 30% de los medicamentos que tenía”, detalló.